Compartir esta página: 

Las distancias largas perjudican la salud de los animales domésticos. Para garantizar su bienestar, los eurodiputados quieren sanciones y controles más estrictos, y viajes más cortos.

Cada año se transportan millones de animales entre Estados miembros y dentro de estos, así como a terceros países, a lo largo de grandes distancias, para su cría, engorde y sacrificio, así como con fines de entretenimiento, para competiciones y como animales de compañía. Entre 2009 y 2015, el número de animales transportados en la UE incrementó un 19%, de 1252,1 millones a 1492,8 millones. El transporte de cerdos, aves de corral y caballos aumentó, mientras que el de rebaños, ovejas y cabras disminuyó.

El 14 de febrero, el pleno del Parlamento Europeo adoptó una resolución para mejorar las reglas europeas de protección y bienestar animal durante el transporte. La actualización urge una mejor aplicación de las normas, más sanciones y una reducción de los tiempos de viaje permitidos.

Reducción de los tiempos de viaje

Los viajes largos perjudican a los animales, que se encuentran en espacios reducidos y se enfrentan a cambios de temperaturas, alimento y agua limitados y al movimiento del vehículo. Contar con instalaciones inadecuadas o viajar en malas condiciones meteorológicas pueden enfermar a los animales. Además, los controles fronterizos situados en las fronteras de terceros países, en los que la grave falta de medios se traduce en largas colas y unas temperaturas excesivas, les causan un gran sufrimiento.

Animales transportados cada año durante más de ocho horas 
  • 4 millones de cabezas de rebaño 
  • 28 millones de cerdos 
  • 4 millones de ovejas 
  • 243 millones de aves de corral 
  • 150.000 caballos 

Alternativas al transporte de animales vivos

Los eurodiputados defienden que deberían reducirse al máximo y buscar soluciones alternativas al transporte de animales vivos, como el transporte de productos cárnicos, embriones o espermas. También proponen la construcción de instalaciones de sacrificio y de procesadoras de carne económicamente viables en los Estados miembros de modo que los animales puedan ser sacrificados lo más cerca posible de su lugar de cría.

También piden estipular una definición completa de lo que constituye «aptitud para el transporte» para evitar correr más riesgos.

Controles y sanciones más estrictos

Los eurodiputados recomiendan el uso de los avances tecnológicos, como los sistemas de geolocalización, para poder monitorizar la localización de los animales. Piden a los Estados miembros que realicen más inspecciones de los viajes para evitar infracciones.

El nivel de inspecciones varía enormemente entre los países de la UE, desde cero a varios millones al año. La incidencia de las infracciones varía de 0 al 16,6%.

El Parlamento aboga por sanciones más duras como medidas disuasorias, entre las que se incluyen castigos a los países de la UE que no apliquen las reglas europeas. Las

Las empresas que incumplan las normas deberían enfrentarse a prohibiciones de vehículos y embarcaciones inadecuados, la retirada de licencias de transporte y la capacitación obligatoria del personal sobre bienestar animal.

Normas más estrictas en el extranjero

Para proteger a los animales que se exportan a terceros países, los miembros del Parlamento piden acuerdos bilaterales o prohibir el transporte de animles vivos cuando los estándares nacionales no coincidan con la legislación europea. También demandan áreas de descanso adecuadas en las zonas aduaneras donde los animales puedan comer y beber.

Próximos pasos

La resolución recomienda crear una comisión de investigación sobre el bienestar de los animales transportados dentro y fuera de la UE al comienzo de la próxima legislatura.