Las mujeres y el Parlamento Europeo (vídeo) 

 
 

Compartir esta página: 

Con motivo del Día Internacional de la Mujer 2019, el Parlamento examina la presencia de la mujer en la política y destaca su enorme contribución a escala europea y nacional.

En el Parlamento Europeo, de momento, sólo el 36% de los eurodiputados son mujeres, a pesar de los esfuerzos de la institución para incrementar este porcentaje.

Antes de la elección por sufragio directo, cuando los diputados al Parlamento Europeo eran designados por los Parlamentos nacionales, la representación femenina era mínima. Entre 1952 y 1979, fecha de las primeras elecciones directas, sólo hubo 31 eurodiputadas.

El número de diputadas en el Parlamento comenzó a crecer tras 1979, año en el que la reputada feminista Simone Veil fue elegida presidenta en las primeras elecciones directas.

Políticas del PE para conseguir el equilibrio de género en la toma de decisiones

En un informe aprobado en enero de 2019, el Parlamento volvió a subrayar la importancia de incrementar la presencia femenina en las listas electorales y animó encarecidamente a los partidos politicos europeos y a sus miembros a asegurar la representación equitativa de los candidatos para las elecciones europeas de 2019.

En esta legislatura, el Parlamentó ha pedido medidas para prevenir y combatir el acoso sexual en la esfera política. En contra del retroceso respecto de los derechos de la mujer y la igualdad de género, quiere potenciar la presencia de la mujer en los puestos de alta dirección. En particular, insta a las mujeres a votar y a presentarse como candidatas en las próximas elecciones europeas.

La Unión Europea lleva años trabajando en promover la igualdad entre hombres y mujeres. Ésta comenzó a ganar importancia en 1957, cuando se introdujo el principio de igualdad de retribución entre trabajadores y trabajadoras para un mismo trabajo en el artículo 119 del Tratado de Roma.

En 2001, aprobó una resolución en la que defendía que la inclusión de las mujeres en la toma de decisiones refuerza la democracia y es una condición necesaria para que se tengan en cuenta los intereses y preocupaciones de las mujeres.

En 2012, felicitó a los Estamos miembros que introdujeron las cuota de género y urgió al resto a que adaptaran su legislación hacia el equilibro de género en la toma de decisiones políticas.