Prácticas comerciales desleales: protección a agricultores y pequeñas empresas 

 
 

Compartir esta página: 

Los agricultores y las pequeñas empresas son los operadores más vulnerables de la cadena de suministro de alimentos. El PE aprobó nuevas reglas que les garantizarán una mayor certidumbre.

Las nuevas normas evitarán las prácticas injustas en la industria alimentaria ©AP images/European Union-EP 

Las prácticas comerciales desleales en la cadena de suministro de alimentos sitúan a los operadores más débiles en una situación de vulnerabilidad y exponen a los productores agrícolas a una presión económica excesiva.

El martes, 12 de marzo, los eurodiputados aprobaron una nueva directiva europea que busca reforzar la posición de los agricultores y de los pequeños y medianos proveedores de la industria alimentaria frente a los comporamientos injustos y desequilibrados de sus socios comerciales más grandes, como supermercados o minoristas.

Los proveedores pequeños a menudo carecen de poder suficiente en las negociaciones con compradores de mayor tamaño ni cuentan con otras alternativas.

¿Qué son las prácticas comerciales desleales? 
  • Las prácticas comerciales desleales se apartan de la buena conducta comercial y son contrarias a los principios de buena fe y comercio justo. Suelen estar impuestas de manera unilateral por un socio comercial a la otra parte. 
  • Pueden ocurrir en todas las etapas de la relación contractual: durante las negociaciones, en la implementación del contrato o a posteriori.  

El impacto de las prácticas comerciales desleales

Pueden amenzar la supervivencia en el sector de pequeños productores e impiden que los pequeños negocios inviertan en nuevos productos y tecnología, o accedan a nuevos mercados.

Generan costen inesperados o ingresos más bajos de los estimados para los socios comerciales más débiles.

Además, pueden llevar a la sobreproducción y causar desperdicios de alimentos.

¿Qué cambiará?

Las nuevas normas establecerán unos estándares mínimos que prohíben las prácticas injustas para proteger a todos los operadores de la cadena de suministro de alimentos con un volumen de negocio inferior a 350 millones de euros (productores, cooperativas, procesadores de alimentos y minoristas). También se aplicarán a los proveedores de fuera de la Unión Europea.

Las reglas prohibirán la morosidad en los pagos de los productos alimenticios perecederos, las cancelaciones de última hora y los cambios unilaterales o retroactivos de los contratos. También impedirán que se le obligue al proveedor a pagar por el derroche de los productos así como el rechazo de los contratos por escrito.

88%  ; Porcentaje de participantes consideran impoprtante mejorar la posición de los agricultores en la cadena de valor (Eurobarómetro de 2018).

Compartir esta cita: 

Los Estados miembros deben designar una autoridad pública que haga cumplir las nuevas reglas y lleve a cabo investigaciones e imponga sanciones en caso de infracciones.

La cadena de suministro alimentario en la UE 
  • 11 millones de agricultores 
  • 300.000 procesadores 
  • 2,8 millones de distribuidores y minoristas 
  • 500 millones de agricultores 

Próximos pasos

Tras el respaldo del pleno, las nuevas reglas tendrán que recibir el aprobado del Consejo.