Acceso directo a la navegación principal (Pulse "Intro")
Acceso a los contenidos de la página (pulse en "Entrada")
Acceso directo a la lista de otros sitios web (Pulse "Intro")

Sesión plenaria del 4 al 7 de abril

Apoyo mayoritario de los eurodiputados a los test de estrés a centrales nucleares

  • Varios grupos reclamaron que se revise la normativa europea para que las pruebas sean obligatorias y con criterios comunes
  • La alemana de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica Sabine Wils opinó que "es posible" un futuro sin energía nuclearr
 
Enikő Győri, Corien Wortmann-Kool, Marita Ulvskog, Lena Ek, Rebecca Harms, Giles Chichester, Sabine Wils, Niki Tzavela y Günther Oettinger   Enikő Győri, Corien Wortmann-Kool, Marita Ulvskog, Lena Ek, Rebecca Harms, Giles Chichester, Sabine Wils, Niki Tzavela y Günther Oettinger

El miércoles 6 de abril el Parlamento Europeo debatió con el Consejo y la Comisión las lecciones extraíbles de la crisis nuclear en Japón, desde el punto de vista tanto de la seguridad energética y como del uso de la energía atómica en Europa. En líneas generales, los eurodiputados se mostraron de acuerdo acerca de la necesidad de realizar test de estrés a las centrales nucleares europeas, aunque algunos grupos políticos fueron muy críticos con el carácter voluntario y el enfoque nacional de las pruebas propuesto por la Comisión Europea.


Al día siguiente, el Parlamento Europeo rechazó la resolución sobre la seguridad nuclear en Europa por 264 votos a favor, 300 en contra y 61 abstenciones. Varios puntos provocaron el desacuerdo entre los grupos políticos, lo que llevó al rechazo final del texto.


Debate


Algunos parlamentarios exhibieron carteles antinucleares al comienzo del debate, como muestra de disconformidad ante el uso de energía nuclear en la Unión Europea. Ya durante el debate, la representante del Consejo Enikő Győri subrayó que la Unión Europea es muy consciente de la importancia de la seguridad nuclear, por lo que desde hace ya veinticinco años cuenta con un marco jurídicamente vinculante sobre la materia. Una legislación que también será revisada con vistas a las pruebas de estrés a las centrales.


Győri explicó que no se cierra la puerta a otras alternativas, pero puntualizó que "los catorce Estados miembros que han optado por la energía nuclear no pueden cerrar sus centrales".


Criterios


En cuanto a las pruebas, el comisario de energía Günther Oettinger explicó que la Comisión Europea trabaja en estos momentos en la elaboración de "una lista de criterios que después serán enviados a la Eurocámara, y publicados" hacia finales de mayo. Sin embargo, el objetivo de las pruebas es claro: "evaluar la capacidad de resistencia de las centrales europeas frente a desastres o ataques terroristas", en palabras de Oettinger.


El comisario explicó que la realización de las pruebas corresponderá a "los reguladores nacionales", ya que actualmente no es posible tomar este tipo de decisiones sobre energía nuclear a escala europea.


Revisar la normativa


Sin embargo, para la eurodiputada holandesa del grupo del Partido Popular Europeo Corien Wortmann-Kool, lo ocurrido en Japón "demuestra que tenemos que revisar la normativa en vigor", ya que deberían realizarse "test a todas las centrales" y con criterios comunes a toda Europa.


También la socialista eslovena Marita Ulvskog remarcó que la seguridad nuclear "es un problema global, sin fronteras", por lo que aseveró que "es absolutamente necesaria una decisión de la UE al respecto", realizando un llamamiento a que se superen "las diferencias políticas sobre el tema" con el fin de "tomar decisiones juntos".


"Es obvio que necesitamos la energía atómica, y que no podemos movernos en otra dirección inmediatamente, pero tenemos que encontrar posibles alternativas", agregó.


A su vez, la liberal sueca Lena Ek consideró que "los test de estrés son demasiado débiles", y apuntó que deberían ser obligatorios y desarrollados por expertos.


La alemana de Los Vedes Rebecca Harms incluso calificó las pruebas de "sospechosas", dado que las responsables de realizarlas serán las autoridades nacionales, mientras que el británico del grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos Giles Chichester remarcó que "hay un mundo de distancia entre los viejos reactores de quince años de antigüedad de Japón y los modernos de Europa", al igual que no es comparable el riesgo sísmico de ambas regiones. "Tenemos que analizar la situación, y no actuar apresuradamente", advirtió.


No a lo nuclear


La alemana de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica Sabine Wils recordó que "miles de personas se manifestaron en su país pidiendo renovables y el cierre de lo nuclear", algo que, desde su punto de vista "es posible". "Conocíamos los riesgos ya antes de Fukushima", advirtió.


Es más, para la griega del grupo Europa de la Libertad y de la Democracia Niki Tzavela "nos adentramos en una mueva era de megadesastres". Por ello, abogó por que se refuerce la obligación de las empresas de informar sobre sus actividades, considerando que aquellas que no tomen las debidas precauciones cometen "crímenes contra la sociedad".


El jueves, el Parlamento Europeo votará una resolución sobre la materia; justo antes, el presidente de la comisión de Industria y Energía de la Eurocámara, Herbert Reul, responderá a las preguntas de los internautas en un chat a través de Facebook.