Acceso directo a la navegación principal (Pulse "Intro")
Acceso a los contenidos de la página (pulse en "Entrada")
Acceso directo a la lista de otros sitios web (Pulse "Intro")

Los análisis de ADN y el respeto de la protección de los datos sensibles deben ir de la mano

Otros Artículo - Investigación e innovación / Salud pública27-02-2013 - 13:35
 
Imagen de un óvulo humano inyectado en una prueba de laboratorio. ©Belga/DPA/R.Hirschberger   Un óvulo humano inyectado en una prueba de laboratorio. ©Belga/DPA/R.Hirschberger

El consentimiento informado, el asesoramiento genético, una vigilancia más estrecha de los mercados y la protección de los datos privados deberían garantizar que los análisis genéticos no se conviertan en una amenaza para los derechos humanos. Esta es una de las principales conclusiones alcanzadas por los eurodiputados y los expertos que este martes 26 de febrero participaron en un taller sobre la reglamentación de los dispositivos médicos organizado por la comisión de Medio Ambiente y Salud.


"Las pruebas genéticas pueden ayudarnos a entender los factores de riesgo y a reaccionar", explicó Peter Liese, eurodiputado alemán del grupo del Partido Popular Europeo. "Es más fácil realizar diagnósticos y evitar molestias a los pacientes que desean saber qué tipo de enfermedad sufren", añadió este político que lleva la batuta de la negociación en el Parlamento Europeo sobre el proyecto de reglamentación sobre dispositivos médicos para realizar diagnósticos in vitro.


Laurence Lwoff, de la comisión de Bioética del Consejo de Europa, advirtió que "los análisis genéticos facilitan datos privados sensibles sobre el paciente y sobre sus familiares, y dan información sobre su salud futura". Se preguntó: "¿Quién tendrá acceso a estos datos y como serán almacenados y gestionados?". Y concluyó: "No debería intervenirse en una persona sin su consentimiento".


La comisión parlamentaria de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria trabaja en la actualidad en dos proyectos de reglamentación sobre los dispositivos médicos y sobre aquellos que se utilizan para realizar diagnósticos in vitro. El origen de esta futura legislación son las propuestas de la Comisión Europea para garantizar que los pacientes y los consumidores dispongan de dispositivos médicos más seguros y eficaces, que los profesionales de la sanidad reciban mejor información, y que los productores estén enmarcados por reglas más claras.

Ref. : 20130225STO06074