Acceso directo a la navegación principal (Pulse "Intro")
Acceso a los contenidos de la página (pulse en "Entrada")
Acceso directo a la lista de otros sitios web (Pulse "Intro")

El PE aprueba normas para mejorar la protección de los consumidores que contraten una hipoteca

Sesión plenaria Notas de prensa - Asuntos económicos y monetarios10-12-2013 - 13:37
 

Los compradores de una vivienda tendrán más información sobre los costes y las consecuencias de asumir una hipoteca y estarán mejor protegidos en caso de impago, según la nueva directiva sobre hipotecas aprobada hoy por el Parlamento Europeo. El socialista español Antolín Sánchez Presedo es el ponente de esta norma, que supone la primera legislación europea en el ámbito hipotecario. Estas normas impedirán a los Estados miembros oponerse a la dación en pago cuando sea acordada entre las partes.


Los eurodiputados han respaldado la directiva por 596 votos a favor, 31 en contra y 65 abstenciones. Los Estados miembros tendrán un plazo de dos años para transponer la directiva a sus legislaciones nacionales.


La normativa se aplicará a los contratos de crédito garantizados por una hipoteca u otra garantía comparable utilizada en un Estado miembro, así como a los contratos cuya finalidad sea adquirir o conservar derechos de propiedad sobre fincas o edificios. Las nuevas reglas se adaptarán a los distintos mercados hipotecarios de los Estados miembros, aunque la información al consumidor tendrá que presentarse en un formato homogéneo en toda la UE.


Demoras y desahucios


La ley exigirá una tolerancia razonable antes de proceder a las ejecuciones, limitará los cargos por impago, impedirá a los Estados miembros oponerse a la dación en pago acordada entre las partes, impondrá el deber de buscar el mejor precio por la venta de la propiedad en las ejecuciones y exigirá a los países de la UE que faciliten el pago, protegiendo a los consumidores y evitando el sobreendeudamiento a largo plazo.


Siete días de reflexión


De acuerdo con la nueva legislación, el consumidor dispondrá de un periodo obligatorio de reflexión de siete días antes de firmar un contrato hipotecario, o bien del mismo periodo de siete días para retractarse tras la firma, según lo decida cada país.


Antes de firmar cualquier contrato, el consumidor tendrá que recibir, en papel o en formato electrónico, información general clara y comprensible sobre los contratos de crédito para conocer el coste total y las consecuencias financieras a largo plazo. Igualmente, los bancos o intermediarios tendrán que ofrecer al consumidor información personalizada para comparar los créditos disponibles en el mercado y tomar una decisión fundada sobre la conveniencia de suscribir la hipoteca.


No a los préstamos irresponsables


Con el objetivo de frenar los préstamos irresponsables, las entidades vendedoras de hipotecas tendrán que ser autorizadas, registradas y supervisadas por las autoridades nacionales para asegurarse de que cumplen requisitos profesionales estrictos.


Por otro lado, se reforzarán los criterios de evaluación de la solvencia del comprador, con lo que se busca frenar la concesión de hipotecas a personas que no puedan pagarlas.


Paquetes financieros


La directiva prohibirá a los prestamistas hacer ofertas de crédito condicionadas a la compra de seguros y otros productos financieros de un proveedor especificado. Esta prohibición de productos vinculados facilitará a los consumidores el cambio de proveedor. Por otra parte, productos como una póliza de seguro, si se compran en otro lugar, tendrían que tener el mismo nivel de garantía exigido por el prestamista.


Flexibilidad para amortizar deuda


La nueva legislación introducirá reglas de flexibilidad en el pago, como un derecho del prestatario para pagar el préstamo antes de tiempo. La entidad bancaria tendrá, por su parte, derecho a recibir una compensación justa por los costes de ese reembolso anticipado, pero no podrá imponer multas adicionales para desincentivar esa amortización.


Aplicación en los Estados miembros


El Parlamento y el Consejo (que reúne a los Estados miembros) han acordado extender los poderes de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en sus siglas en inglés) para que en determinados casos pueda pedir información a los países de la UE sobre cómo están transponiendo la legislación europea que afecta a los servicios financieros. Esta medida se aplicará a la directiva sobre hipotecas, entre otras legislaciones.


Otros cambios


El Parlamento Europeo ha conseguido introducir otros temas no cubiertos en la propuesta inicial de la Comisión, como la imposición de condiciones estrictas para los préstamos en moneda extranjera (el consumidor tendrá que ser informado de que las cantidades pendientes de pago podrían aumentar) y con tipos de interés variable y la obligación de presentar una tasación independiente de la propiedad.


Texto aprobado por el PE


Procedimiento: codecisión, acuerdo en primera lectura

Ponente: Antolín Sánchez Presedo (S&D, España)

Ref. : 20131206IPR30025
Actualización: ( 10-12-2013 - 13:38)
 
 
Contactos