Acceso directo a la navegación principal (Pulse "Intro")
Acceso a los contenidos de la página (pulse en "Entrada")
Acceso directo a la lista de otros sitios web (Pulse "Intro")

Cara y cruz de la integración de los refugiados en los mercados laborales europeos

Otros Artículo - Derechos humanos / Desarrollo y cooperación / Política social / Política de empleo18-02-2016 - 18:07
 
El eurodiputado socialdemócrata italiano Brando Benifei, ponente parlamentario en la materia ©Unión Europea 2016 - PE.   El eurodiputado socialdemócrata italiano Brando Benifei, ponente parlamentario en la materia ©Unión Europea 2016 - PE

Europa afronta el mayor desplazamiento de población desde la II Guerra Mundial. Que aquellos que huyen de la guerra y la pobreza disfruten de una nueva vida en la Unión Europea (UE) depende en gran medida de la agilidad con la que se integren en el mercado laboral y en, en consecuencia, en la sociedad. La comisión de Empleo del Parlamento Europeo debatió con expertos internacionales este jueves sobre las oportunidades y los retos que la actual llegada de refugiados plantea a la UE.


La integración y la inclusión social de los refugiados es una cuestión "muy politizada" que afecta a las políticas de asilo, a la protección internacional, a los mercados laborales y la discriminación, detalló el eurodiputado socialdemócrata italiano Brando Benifei, ponente parlamentario en la materia. Las políticas europeas permanecen fragmentadas y las competencias de la Unión Europea en algunos de estos campos es bastante limitada. En la práctica, en cada país son diferentes las condiciones para que los refugiados accedan al mercado laboral.


"Para tener éxito en la integración es necesario plantearse medidas de apoyo a la inclusión laboral, pero también otras como la reunificación familiar, el acceso a la atención sanitaria, apoyo psicosocial y rehabilitación, asesoramiento jurídico, y aprendizaje de idiomas", resumió Denis Haveaux, representante de la Cruz Roja.


Una de las cuestiones cruciales planteadas durante el debate fue la duración de los trámites para conceder asilo, ante la que se mostró crítica Hala Akari, representante de la Asociación Nacional de Refugiados Sirios y la iniciativa popular sueca Mariestad. También se mencionó la necesidad de establecer normas comunes para reconocer las cualificaciones y evaluar las competencias. Jean Lambert, eurodiputado verde británico, planteó la cuestión de cómo lograr "un modo sistemático de evaluar las competencias que estas personas ya atesoran".


¿Refugiado hoy, parado mañana?


"El refugiado de hoy no debería convertirse en el parado de larga duración de mañana", defendió Wolfgang Mueller, representante de la Agencia Federal Alemana de Empleo.


Ante la cuestión de si la integración laboral debe realizarse mediante subsidios y subvenciones, la eurodiputada socialdemócrata alemana Jutta Steinbruck sostuvo que "todos los que buscan trabajo en Europa deben recibir el mismo trato, con independencia de que sean nacionales de la UE o de otra parte del mundo".


Los Estados de la UE deben superar su "falta de solidaridad", reclamó Ryszard Cholewinski, especialista de política migratoria de la Organización Mundial del Trabajo (OIT).


Europa tiene que basarse en sus propios valores para combatir toda forma de xenofobia, esgrimió la eurodiputada popular francesa Elisabeth Morin-Chartier. "Europa es un punto de atracción para todo el mundo por los valores que representa", afirmó.


Durante el debate se cuestionó el consenso sobre las medidas a adoptar para facilitar la integración de los refugiados. El eurodiputado conservador polaco Czeslaw Hoc tildó de "ilusorias" algunas de las cuestiones citadas. "Cada país tiene su propia identidad nacional, integrar sin asimilar es una utopía", zanjó.


La sesión fue presidida por la eurodiputada socialdemócrata sueca Marita Ulvskog, vicepresidenta de la comisión parlamentaria de Empleo y Asuntos Sociales.

Ref. : 20160218STO14834