Acceso directo a la navegación principal (Pulse "Intro")
Acceso a los contenidos de la página (pulse en "Entrada")
Acceso directo a la lista de otros sitios web (Pulse "Intro")

Vídeo: cómo contrarrestar el poder de la desinformación

Sesión plenaria Artículo - Instituciones / Relaciones exteriores10-04-2017 - 17:34
 

La existencia de noticias falsas no es un fenómeno nuevo, pero las redes sociales han potenciado su difusión. Casi la mitad de los ciudadanos de la UE (el 46 % de media en 2016) se informan a través de las redes sociales y seis de cada diez tienden a compartir estas noticias sin haberlas leído o comprobado su veracidad. La propaganda política y el discurso del odio también se propagan en internet. El Parlamento discutió estas cuestiones en su sesión plenaria del 5 de abril.


¿Qué son las noticias falsas?

Se consideran noticias falsas las que recogen historias deliberadamente fabricadas (desinformación y engaños) que se presentan como periodismo con el objetivo de manipular a los lectores, un fenómeno que forma parte de una tendencia descrita como “posverdad”.

Las denominadas "noticias falsas" virales tuvieron más impacto en los usuarios de Facebook que las noticias reales en los últimos tres meses de la campaña presidencial de Estados Unidos del año pasado.

¿Por qué se crean este tipo de información?

Una de las razones es atraer la atención, generar el mayor número de clics posible. De esta manera aumenta el tráfico de una determinada página web, lo que a su vez permite, por ejemplo, generar beneficios publicitarios. Esta tendencia se conoce como “clickbait" o “cebo de clics”, en español.

Otro de los motivos es la propagación de contenido engañoso para conducir al público en una dirección determinada, por ejemplo, con fines políticos.

¿Qué puede hacer la UE?

Como demostró el debate del pleno, no hay acuerdo en el Parlamento sobre cómo abordar mejor la proliferación del discurso de odio y las noticias falsas en internet. Algunos miembros prefieren la autorregulación, otros abogaban por acciones legales y multas. Otros criticaron esas iniciativas al considerar que constituyen un intento de silenciar internet y la opinión política disidente, y crear “ministeriors de la verdad” orwellianos.

¿Qué opinan los eurodiputados?


"La censura no es una alternativa cuando estamos tratando de que el estado de derecho se refleje también en internet”, afirmó la demócrata liberal holandesa Marietje Schaake. La eurodiputada admitió, no obstante, no estar tranquila “cuando Silicon Valley o Mark Zuckerberg son los que diseñan de facto nuestras realidades o nuestras verdades".

"¿Quién determina qué es el discurso del odio?", preguntó el británico Andrew Lewer, de los Conservadores y Reformistas Europeos. "Aunque luchar contra la propaganda del odio suena loable, si no tenemos cuidado puede conducir a la censura”.

La socialdemócrata eslovena Tanja Fajon celebró el código de conducta de la Comisión contra los discursos de incitación al odio en internet, pero también invitó al Ejecutivo de la UE a que considere proponer medidas legislativas. Defendió asimismo que se impongan multas a quienes no eliminen noticias falsas o contenidos ilegales. Su colega de partido, el austríaco Josef Weidenholzer, reiteró esa posición: "el Código de conducta es un paso importante pero las reglas voluntarias no son suficientes".

La popular alemana Monika Hohlmeier también propuso que se combatan las noticias falsas con leyes apropiadas: "Tenemos libertad de opinión, pero no hechos alternativos, sino solo hechos. Es esencial adoptar medidas legales a escala de la UE para que podamos reaccionar con eficacia".

La alemana Martina Michels de Izquierda Unitaria Europea consideró ingenuo creer que este problema desaparecerá con la regulación. "Si echas un vistazo a las causas del populismo, el discurso del odio, etc., no están en Internet (...) se encuentran en la sociedad misma y es el clima en la sociedad que tendremos que cambiar".

La alemana Julia Reda, de Los Verdes, también se mostró escéptica: "Ninguna tecnología está capacitada para tomar la difícil decisión necesaria para calificar el discurso de odio”.

“Al confiar únicamente en la tecnología, no estamos ayudando a las víctimas y estamos silenciando la libertad de expresión ", advirtió. El camino a seguir para ella es que se aplique la ley en relación con el discurso del odio y facilitar la denuncia de los crímenes de odio en internet.

Ref. : 20170331STO69330