Acceso directo a la navegación principal (Pulse "Intro")
Acceso a los contenidos de la página (pulse en "Entrada")
Acceso directo a la lista de otros sitios web (Pulse "Intro")

¿Cómo compaginar lucha contra el terrorismo y protección de los derechos humanos?

Otros Artículo - Derechos humanos13-04-2012 - 16:27
 
Interior de una prisión ©BELGA/PHOTOPQR/Y.Estivals   Interior de una prisión ©BELGA/PHOTOPQR/Y.Estivals

Existen evidencias de que la CIA estableció centros secretos para retener a sospechosos de terrorismo en varios Estados miembros de la Unión Europea. La Eurocámara considera que los países involucrados deben dar explicaciones, aunque hay quien apunta que tanto los gobiernos europeos como el estadounidense tratan de obstaculizar las investigaciones. La subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo celebró el 12 de abril una audiencia pública sobre este asunto.


"Una audiencia pública de estas características hace justicia con las víctimas del terrorismo y con sus familias", dijo el 12 de abril en la Eurocámara Ben Emmerson, relator especial de las Naciones Unidas sobre promoción y protección de los derechos humanos, durante el encuentro sobre centros secretos de detención de sospechosos establecidos por la CIA en le UE.


Con todo, Emmerson consideró que "por el contrario, la detención indefinida o secreta de sospechosos de terrorismo sin cargos ni juicio no sólo es ilegal y va en contra de nuestros valores comunes, sino que además ofrece argumentos distorsionados a los terroristas".


Por su parte, Juan Méndez, relator especial de Naciones Unidas contra la tortura, dijo que "en casi todos los casos recientes no ha habido investigación judicial sobre las denuncias de detención secreta, y prácticamente nadie ha sido llevado ante la justicia". Del mismo modo, Méndez explicó que "la mayor parte de las víctimas no han recibido ayuda, rehabilitación o compensación".


Crítica a la OTAN y la responsabilidad nacional


La presidenta de la subcomisión de Defensa del Parlamento Europeo, la eurodiputada alemana Barbara Lochbihler, del grupo de Los Verdes, lamentó la decisión de la OTAN de no asistir a la reunión. "No logro entender el motivo por el que no han querido venir, ya que miembros del ejército de la OTAN han podido estar involucrados en estas violaciones de los derechos humanos", declaró.


Pero Antoine Buchet, de la Dirección General de Justicia, Libertad y Seguridad de la Comisión Europea, fue más allá explicando que "ni la Comisión ni el Parlamento Europeo tiene poderes para investigar estos casos". Y argumentó que "corresponde a los Estados miembros aclarar lo que ha sucedido".


Siguiendo esta línea, el eurodiputado socialista británico, Richard Howitt, dijo que creía que asunto no sólo atañe a las ONG y de la Eurocámara, sino también de los parlamentos nacionales, "que realmente mantienen viva esta cuestión", dijo.


Para la eurodiputada socialista portuguesa Ana Gomes, es necesario "presionar para que aquellos que toman las decisiones políticas y que encubrieron y mintieron sobre la investigación parlamentaria aclaren el caso".


Ataque a los valores


En este sentido, Gerald Staberock, secretario general de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT), aseguró que "se hace una distinción entre víctimas inocentes y víctimas culpables", aunque, "el derecho de no ser torturado se aplica a cualquier persona, independientemente de si es un terrorista o no lo es".


Por su parte, la eurodiputada liberal Sarah Ludford, de Reino Unido, hizo referencia al sentimiento de seguridad implícito en el respeto de los derechos humanos, Así, dijo que "el cumplimiento de los derechos humanos determina que estemos más seguros", agregando que desde su punto de vista no es cierto el "dogma" que dicta "que tenemos que renunciar a nuestra libertad por la seguridad".


A su vez, la eurodiputada francesa Hélène Flautre, de los Verdes, insistió en que "tenemos que establecer instrumentos que aseguren que esto no vuelve a suceder".


Por su parte, el eurodiputado lituano Vytautas Landsbergis, del Partido Popular Europeo, explicó que "este tipo de prácticas continúan realizándose y generalmente están cubiertas por una supuesta lucha contra el terrorismo que no respeta los derechos humanos".


Clive Stafford Smith, fundador y director de la organización Reprieve, dedicada a aplicar la ley para hacer cumplir los derechos humanos de los prisioneros, ofreció un nuevo punto de vista al debate diciendo que "haciendo caso omiso de los derechos humanos es cuando nos ponemos en peligro", y apuntó: "la mejor arma en nuestro arsenal contra la violencia y el terrorismo es el respeto de los derechos humanos".

Ref. : 20120410STO42634