Compartir esta página: 

El Parlamento Europeo ha reclamado hoy a la comunidad internacional que se una en la lucha contra la violencia y la discriminación que sufren diariamente lesbianas, homosexuales, bisexuales y transexuales (LGBT) en la UE y fuera de ella. En una resolución aprobada en el pleno, los diputados exigen también a la Organización Mundial de la Salud que elimine de la lista de trastornos mentales los cambios de identidad de género.

La UE debe defender sistemáticamente en sus relaciones con terceros países los derechos de estos colectivos y la despenalización de la homosexualidad en el mundo, señalan los diputados en la resolución, adoptada por 442 votos a favor, 104 en contra y 40 abstenciones.


Mal ejemplo en casa


El Parlamento reconoce además que no todos los países de la UE defienden debidamente esos derechos. El texto "lamenta que los derechos de las personas LGBT aún no se respeten siempre plenamente en la Unión Europea, en particular el derecho a la integridad física, el derecho a la vida privada y la vida familiar, el derecho a la libertad de opinión y de expresión, el derecho a la libertad de reunión, el derecho a la no discriminación, el derecho a la libertad de circulación y el derecho de asilo".


Los eurodiputados condenan "con la máxima firmeza el hecho de que en algunos países, incluso en el seno de la UE, todavía se perciba la homosexualidad, la bisexualidad o la transexualidad como una enfermedad mental" que requieren tratamiento psiquiátrico, incluso en algunos Estados Miembros. Piden por tanto "la desquiatrización de la vivencia transexual y transgénero, la libre elección del equipo encargado del tratamiento, la simplificación del cambio de identidad y la cobertura por parte de la seguridad social".


El Parlamento señala la obligación de los Estados Miembros a otorgar asilo a los ciudadanos no comunitarios perseguidos por su orientación sexual. Por último, piden a los países de la UE que garanticen el derecho a la libre circulación de parejas del mismo sexo y sus familias.


Tras un debate con la Alta Representante de la UE Catherine Ashton, los diputados aprobaron el miércoles la resolución en respuesta a un texto adoptado por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en junio sobre orientación sexual e identidad de género, el primero sobre este tema.