Compartir esta página: 

La Eurocámara ha subrayado hoy en dos resoluciones aprobadas por el pleno que la decisión de explotar el gas de esquisto depende de los países de la UE, pero la normativa europea debe ser lo suficientemente estricta con prácticas que, como la extracción mediante fractura, pueden causar daños al medio ambiente. Los diputados también piden a los Estados miembros que sean "cautos" respecto a la concesión de permisos de explotación de combustibles fósiles pendientes de un análisis más profundo.

Los Estados miembros tienen derecho a decidir si explotar o no recursos como el gas de esquisto, señala la resolución de la comisión de Energía, redactada por la eurodiputada griega Niki Tzavela (Europa de la Libertad y de la Democracia) y adoptada por 492 votos a favor, 129 en contra y 43 abstenciones.


Sin embargo, es necesario aplicar un "régimen riguroso de regulación" para las actividades de extracción del gas de esquisto, especialmente la fractura hidráulica. Los eurodiputados subrayan que deben utilizarse en todo momento procesos que respeten el medio ambiente así como aplicar las mejores técnicas para garantizar la máxima seguridad.


Además, el texto reconoce que son necesarias inversiones sustanciales para construir la infraestructura necesaria, aunque añade que la industria deberá responsabilizarse "de manera completa" de su realización.


Dependencia energética


El PE subraya que se prevé un descenso en la producción interna de gas en Europa, aunque la demanda continuará creciendo, lo cual incrementará las importaciones hasta 450 billones de metros cúbicos para 2035. No obstante, es fundamental adoptar otras medidas y políticas para la seguridad del suministro a largo plazo, como aumentar de forma significativa la utilización de fuentes de energía renovable y mejorar la eficiencia energética y el ahorro de energía.


Aunque la Comisión Europea afirma que las normas de la UE cubren adecuadamente la provisión de licencias y la explotación y producción de gas de esquisto, la resolución del conservador polaco Boguslaw Sonik, presentada por la comisión de Medio Ambiente, insiste en la necesidad de un análisis exhaustivo del marco regulador de la UE sobre la prospección y la explotación de combustibles fósiles no convencionales. El texto fue adoptado con 562 votos a favor, 86 en contra y 43 abstenciones.


Agua y uso químico


Según esta resolución, todo tipo de actividad de fractura hidráulica ("fracking") debería adjuntar planes especiales para el uso y el reciclaje del agua. Asimismo, las empresas deben revelar qué productos químicos utilizan, con el fin de cumplir la normativa comunitaria.


No a la prohibición de la extracción por fractura


El Parlamento rechazó, con 262 votos a favor, 391 en contra y 37 abstenciones, una enmienda que instaba a los Estados miembros a no autorizar nuevas operaciones de fractura en la UE.


Procedimiento: resolución no legislativa