Compartir esta página: 

La Eurocámara considera que la creación de la unión bancaria es "urgente" para la recuperación económica de la Unión Europea, una medida que permitiría responder de forma más "rápida, eficaz y justa" ante futuras crisis. Además, el Parlamento pide al BCE mayor transparencia en lo referente a las medidas tomadas para salir de la recesión.

Estas propuestas forman parte de un informe que fue aprobado hoy en el pleno del Parlamento Europeo por 442 votos a favor, 88 en contra y 40 abstenciones. La incorporación al informe de varias enmiendas han llevado a la ponente del texto original, la eurodiputada portuguesa Marisa Matias (GUE/NGL), a pedir que se retire su autoría.


En el texto final, los eurodiputados reclaman también que se establezca lo antes posible el mecanismo único de supervisión (MUS), para aumentar la credibilidad del sistema bancario de la zona euro. Según el Parlamento, todos los Estados participantes en este instrumento deberían tener los mismos derechos y deberes.


Además, si el BCE se convierte finalmente en el supervisor único de los bancos de la zona euro, el Parlamento reclama tener una función clara en el nombramiento de los miembros del Consejo de Supervisión.


En su informe, la Eurocámara también insta a la Comisión a que presente propuestas para la creación de "un nuevo fondo europeo de resolución y un sistema europeo de garantía de depósitos que complementen las funciones de supervisión del BCE".


El Parlamento señala asimismo que no debe excluirse una revisión de los tratados, incluidos los Estatutos del Banco Central Europeo, "en relación con las nuevas funciones del BCE en materia de supervisión prudencial".


El pleno también ha aprobado una enmienda en la que subraya que "entiende que el BCE no considera ninguna de sus operaciones una financiación directa de la deuda soberana".


Evaluación de la labor del BCE en la gestión de la crisis


Los diputados consideran que durante el 2011 la línea de actuación del BCE siguió marcada por el objetivo principal de su mandato, la estabilidad de precios. El Parlamento cree que las decisiones del BCE de subir los tipos de interés básicos en abril y julio de 2011 pudieron contribuir a aumentar las primas de riesgo, por lo que aplaude su posterior rectificación en este sentido a finales de año.


Apoyo a las pymes


Sin embargo, esta política expansionista del segundo semestre de 2011 no contribuyó a aumentar el crédito a las empresas y las familias, en parte porque, según los eurodiputados, la ayuda extraordinaria del BCE al sistema financiero sigue sin estar sujeta a condiciones claras. Así, la Eurocámara pide al Banco que exija a las entidades beneficiaras aumentar los niveles de crédito a las pymes y a los hogares, para evitar que esta ayuda no sea en vano. En este sentido, "el BCE ha de buscar formas de dirigirse a las PYME de manera más directa", según una de las enmiendas introducidas.


El Parlamento recuerda que el crédito a disposición de empresas y hogares sigue estando muy por debajo de los niveles anteriores a la crisis y que su crecimiento se ralentizó más aún en 2011. Mantener el flujo de crédito a las PYME es especialmente importante, ya que proporcionan empleo al 72 % de la población activa de la eurozona.


A pesar de las iniciativas tomadas por el BCE para contribuir a la estabilización de los mercados (el programa para los mercados de valores, la operación de financiación a plazo más largo y las operaciones monetarias de compraventa), la Eurocámara subraya que todavía no se vislumbra una solución estructural para la crisis.


Austeridad cuestionable


El Parlamento considera que la imposición de medidas de austeridad en un número creciente de países contribuye a la recesión en la zona euro y a la expansión del contagio y que ocasiones consecuencias como el descontrol de las cuentas públicas, el desempleo galopante y la destrucción de la cohesión social.


Según este mismo informe, recomendar la austeridad en el mercado de trabajo como forma de reestablecer la sostenibilidad de las cuentas públicas en las economías periféricas es "muy cuestionable".


Además, la Eurocámara considera que la negativa continua del BCE a ayudar a reestructurar la deuda de las economías deficitarias es muy difícil de justificar a la vista de los resultados económicos en la eurozona.


Falta de transparencia e igualdad de género


El Parlamento Europeo critica en varias ocasiones a lo largo de su informe la "falta de transparencia en los métodos de trabajo y la ausencia de fiscalización y control democrático" de la troika. Opina en este sentido que la troika, en la que participan el BCE o la Comisión, debe "rendir cuentas democráticamente" ante la Eurocámara, y considera que esta responsabilidad no debe reducirse a audiencias parlamentarias.


En calidad de única institución europea elegida directamente por los ciudadanos, el Parlamento debe ver reforzado su papel en el proceso de toma de decisiones y ser más activo en la supervisión de las políticas económicas y monetarias.


En este sentido, los eurodiputados consideran que no reciben suficiente información por parte del BCE sobre los resultados de las medidas aplicadas.


Además, el Parlamento insta al BCE a que mejore sus normas sobre conflicto de intereses aplicadas a los cargos directivos de este organismo, y muestra su preocupación por la ausencia de mujeres en el Comité Ejecutivo del BCE.