Compartir esta página: 

Durao Barroso durante su discurso sobre el Estado de la Unión  

El presidente de la CE, José Manuel Durão Barroso, ha pronunciado este miércoles su último discurso sobre el Estado de la Unión antes de las elecciones europeas de mayo de 2014. En su alocución, Barroso ha desgranado sus prioridades para el último tramo de la legislatura. Los líderes de los grupos políticos de la Eurocámara han subrayado la necesidad de restablecer la confianza en la UE y han destacado la importancia de los comicios europeos para que los ciudadanos definan el futuro de la Unión.


El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, aseguró al inicio del debate que "la gente ha perdido la confianza en la UE y la primera medida para volver a ganarla debe ser abrir todas las puertas y trabajar de forma transparente". También recalcó que la UE debe centrarse en mejorar las vidas de los millones de personas que sufren la crisis. "Si los jóvenes carecen de expectativas, ¿cómo queremos que confíen en la UE?", preguntó.

"Dentro de ocho meses los votantes juzgarán los logros de los últimos cinco años", declaró Barroso, y añadió que Europa ha tenido que luchar contra la crisis aplicando reformas en sectores como el financiero. También señaló los retos pendientes para los últimos meses de la legislatura: conseguir que la unión bancaria sea una realidad, combatir el desempleo, eliminar las barreras al mercado interior y aplicar las decisiones adoptadas hasta el momento.

En nombre del grupo PPE, el eurodiputado francés Joseph Daul declaró que la confianza en la UE y los gobiernos se ha visto mermada y ha alertado de que las soluciones simplistas no son buenas. "Esta crisis no se debe a Europa, sino que es gracias a Europa y al euro que hemos sobrevivido", subrayó. Daul pidió a los europeos que acudan a las urnas para decidir cómo quieren que sea la Europa del futuro.

Por su parte, el austríaco Hannes Swoboda (S&D) lamentó el optimismo del presidente de la CE y dijo que "el vaso sigue medio vacío". Declaró, además, que "las medidas de austeridad siguen ampliando la brecha entre ricos y pobres, norte y sur (...) se necesita más inversión pública y privada". Swoboda hizo un llamamiento a la unidad de cara a las próximas elecciones europeas, con el objetivo de construir "una Europa más cercana que sea lo suficientemente fuerte como para defenderse en el mundo".

El líder del grupo de los liberales, el belga Guy Verhofstadt, criticó a la Comisión por su inacción. "Hay una pequeña recuperación, pero no es justo que nos fijemos solo en los aspectos positivos. Estamos sumergidos en un largo periodo de estancamiento y usted (Durão Barroso) no ha logrado promover políticas para evitar esta situación. Necesitamos la unión bancaria, una eurozona más integrada, un gobierno para el euro y un BCE que también se fije en el PIB", concluyó.

En nombre de los Verdes/ALE, la alemana Rebecca Harms declaró que "usted podría haber logrado una Europa mejor si hubiese impulsado otras políticas". "La política climática ha desaparecido y la Unión Europea va a dar más subsidios a la energía nuclear y al carbón. Además, la reforma agraria es injusta y nada respetuosa con el medio ambiente", añadió.

El británico Martin Callanan (ECR) pidió a los europeos que utilicen las próximas elecciones europeas para "empezar de cero la UE. Querer una Unión Europea distinta no significa ser antieuropeo", explicó.

"Vivimos en una Europa diferente que Barroso", dijo el vicepresidente del grupo de la Izquierda Unitaria (GUE/NGL), el chipriota Takis Hadjigeorgiou. "Las políticas de austeridad han empeorado la crisis, lo que ha provocado más paro", agregó. También criticó la falta de democracia en la UE y destacó que "la democracia no consiste solo en ir a votar - es la vida entre las elecciones".

Nigel Farage (EFD, Reino Unido) criticó las políticas del gabinete de Barroso. "Le daré la nota más alta por ser coherente. Pero esta coherencia ha causado el sufrimiento de muchas personas, con un paro juvenil superior al 50 por ciento en el Mediterráneo", subrayó. Asimismo, pidió poner fin a los esfuerzos por combatir el cambio climático que, según él, no existe.

La británica Nicole Sinclaire (NI) declaró que la Comisión de Barroso no ha logrado los objetivos que se había impuesto. "Su estrategia de Lisboa se ha hundido sin dejar huella, el paro sigue desbocado y la gente siente que la UE no funciona. Es hora de que los ciudadanos decidan qué UE quieren", recalcó.