Compartir esta página: 

El Parlamento Europeo ha votado este martes una propuesta legislativa que busca facilitar a los estudiantes e investigadores extranjeros la entrada y residencia en la UE por periodos superiores a tres meses. Los eurodiputados reclaman que estas personas puedan permanecer en el Estado miembro de acogida hasta un año y medio después de haber terminado el periodo de estudios o de investigación para que puedan buscar trabajo o crear una empresa.

Según la Comisión Europea, la UE gasta cada año un 0,8 por ciento menos que Estados Unidos y un 1,5 por ciento menos que Japón en I+D. Por ello, muchos de los mejores investigadores del mundo se trasladan a países donde disfrutan de mejores condiciones laborales y de residencia.


Las nuevas normas, que la Eurocámara ha respaldado por 578 votos a favor, 79 en contra y 21 abstenciones, pretende fomentar el atractivo de la UE para los estudiantes e investigadores de terceros países, así como introducir condiciones comunes de entrada y residencia para los becarios, voluntarios y au pairs que quieran venir a la Unión Europea.


"La UE está perdiendo competitividad con respecto a otros países que han conseguido atraer a más trabajadores cualificados. Con frecuencia, los procedimientos en la Unión son complicados y hay demasiados trámites burocráticos (...) necesitamos normas claras y simples con el fin de lograr que la UE sea más atractiva para los trabajadores cualificados de terceros países. Más estudiantes extranjeros e intercambios internacionales significa más crecimiento económico, innovación y creación de empleo a largo plazo", subrayó la ponente, la liberal sueca Cecilia Wikström, en un debate celebrado el lunes por la tarde.


Estancias más largas


Los eurodiputados exigen que los investigadores y estudiantes extranjeros puedan permanecer en el Estado miembro receptor hasta 18 meses después de haber concluido el periodo de estudios o de investigación, para buscar trabajo o crear una empresa (la Comisión propuso 12 meses).


El Parlamento Europeo también propone que los familiares directos de los estudiantes e investigadores extranjeros tengan derecho a trabajar en el país de acogida durante el mismo periodo.


Plazos más estrictos


La Eurocámara sugiere reducir a la mitad el plazo para que las autoridades nacionales decidan sobre las solicitudes de admisión (30 días, frente a los 60 propuestos por la CE). El PE también clarifica que, en caso de que un solicitante recurra una decisión negativa, las autoridades del país tendrán 30 días para revisar el caso y decidir si finalmente aceptan la solicitud o no.


Tasas sí, pero no excesivas


Los Estados miembros podrían exigir el pago de tasas por la tramitación de las solicitudes. No obstante, el Parlamento Europeo subraya que esas tasas no deben ser excesivas ni desproporcionadas y, en caso de que sean abonadas por el solicitante, la entidad o la familia de acogida deberían devolverle el importe total.


Movilidad entre países de la UE


De acuerdo con la propuesta de la Comisión, los investigadores, estudiantes y becarios tendrían derecho a desarrollar sus actividades en otros países de la UE hasta un máximo de seis meses. Los eurodiputados proponen extender este derecho a los voluntarios.


Próximos pasos


El voto en el pleno establece la posición en primera lectura del Parlamento Europeo. Los Estados miembros seguirán negociando para tratar de llegar a un texto común y poder empezar las negociaciones con la Eurocámara durante la próxima legislatura.

 

Procedimiento: codecisión (procedimiento legislativo ordinario), primera lectura

Ponente: Cecilia Wikström (ALDE, Suecia)