Compartir esta página: 

Daños materiales causados por el terremoto de l'Aquila (región de Abruzzo, Italia) en 2009 ©BELGAIMAGE/ZUMAPRESS/M.Romano 

Los países que hayan sufrido una catástrofe natural recibirán ayuda del Fondo de Solidaridad de la UE de forma más rápida y efectiva, gracias a una nueva norma aprobada este miércoles por la Eurocámara. El texto, del que es ponente la española Rosa Estaràs (PPE), amplía el plazo para solicitar ayuda de 10 a 12 semanas. Además, permite anticipar el pago del 10% de la ayuda y clarifica los criterios para desplegar el fondo en caso de desastres más localizados.

Los eurodiputados, que han aprobado la reforma del Fondo de Solidaridad por 525 votos a favor, 12 en contra y 41 abstenciones, han conseguido mantener en el texto final la cláusula que permite los pagos anticipados de hasta el 10% de la ayuda total (con un máximo de 30 millones de euros), a pesar de las objeciones del Consejo durante las negociaciones.


"El Fondo de Solidaridad es uno de los ejemplos más visibles y efectivos de solidaridad europea. Esta reforma tiene por objetivo convertir el Fondo en un instrumento más ágil y e introduce un criterio común para que cualquier región pueda optar al Fondo. El adelanto de los pagos es un éxito importante para los negociadores del Parlamento porque en caso de catástrofe el despliegue rápido de las ayudas es vital", declaró la ponente después del voto.


Criterios más claros y simples


El nuevo Fondo de Solidaridad se centrará en las catástrofes de mayor envergadura, cuyos daños representen al menos 3.000 millones de euros o el 0,6% de la Renta Nacional Bruta (RNB) del país afectado.


No obstante, también se concederán ayudas a las regiones que hayan sufrido catástrofes más localizadas. En estos casos, las nuevas normas establecen un criterio común de elegibilidad con un umbral mínimo de daños fijado en el 1,5% del Producto Interior Bruto (PIB) de la región afectada, lo que facilitará a la Comisión la evaluación de las solicitudes y agilizará el pago de las ayudas.


Regiones ultraperiféricas y sequías


Los eurodiputados también han conseguido reducir el umbral mínimo de las ayudas hasta el 1% en el caso de las regiones ultraperiféricas, entre ellas las islas Canarias. Además, han logrado que el Fondo también cubra catástrofes con efectos visibles a largo plazo, como las sequías.


Plazos más amplios, trámites más rápidos


El texto aprobado amplía el plazo para solicitar ayuda del Fondo de Solidaridad desde las 10 semanas actuales hasta las 12. También prolonga de un año a 18 meses el plazo que tienen las autoridades de los Estados miembros para hacer uso del Fondo.


Por otro lado, se han reducido los límites para los trámites administrativos, de modo que la Comisión tendrá seis semanas para evaluar las solicitudes recibidas y determinar la cuantía de las ayudas.


Contexto


El Fondo de Solidaridad de la UE, con un presupuesto máximo de 500 millones de euros anuales hasta 2020, se introdujo en 2002 en respuesta a las inundaciones de ese mismo año en Europa central. Desde entonces, el Fondo se ha movilizado en 56 ocasiones para ayudar a las personas afectadas por tormentas, inundaciones, incendios forestales, terremotos y sequías. Hasta ahora, 23 países se han beneficiado de esta ayuda con un coste total de cerca de 3.600 millones de euros.


Los eurodiputados han reclamado en varias ocasiones la revisión del fondo para mejorar su efectividad, rapidez y claridad. En 2005, una primera propuesta de reforma fue recibida de forma satisfactoria por el Parlamento, aunque posteriormente fue rechazada por el Consejo.


Procedimiento: codecisión (procedimiento legislativo ordinario), acuerdo en primera lectura.

Ponente: Rosa Estaràs (PPE, España)