Compartir esta página: 

Jerusalén debe ser la capital de los dos Estados: Palestina e Israel © BELGA_EYEVINE 

El PE apoya "en principio el reconocimiento del Estado palestino y la solución de dos Estados, y considera que este proceso debería ir de la mano del desarrollo de las negociaciones de paz, que tienen que avanzar", señaló la Eurocámara en una resolución aprobada hoy. Para apoyar los esfuerzos diplomáticos de la UE en el proceso de paz, el PE ha decidido también lanzar la iniciativa "Parlamentarios por la Paz" con el fin de reunir a diputados europeos, israelíes y palestinos.

La resolución ha sido redactada por cinco grupos políticos y aprobada por el Parlamento, con 498 votos a favor, 88 en contra y 111 abstenciones.


El PE reitera en la resolución "su gran apoyo a una solución de dos Estados sobre la base de las fronteras de 1967, con Jerusalén como capital de ambos Estados, con un Estado de Israel seguro y un Estado Palestino independiente, democrático, contiguo y viable, viviendo uno al lado del otro en paz y seguridad, sobre la base del derecho a la autodeterminación y el pleno respeto al derecho internacional".


Los eurodiputados también condenan en los términos más severos todos los actos de terrorismo y violencia.

 

El PE urge a las facciones palestinas a acabar con las divisiones internas


Los eurodiputados subrayan la importancia de consolidar la autoridad del gobierno palestino consensuado y urge a todas las facciones palestinas, incluida Hamás, a poner fin a las divisiones internas.

 

Asentamientos ilegales


La resolución reitera que los asentamientos israelíes son ilegales de acuerdo con el derecho internacional. Llama a la UE a convertirse en un facilitador genuino del proceso de paz en Oriente Medio y pide a la Alta Representante de la Política Exterior de la UE que facilite la consecución de una posición común en la Unión para este fin.

 

Reunir a los parlamentarios de ambos lados


Los eurodiputados han decidido lanzar la iniciativa "Parlamentarios por la Paz" cuyo objetivo es reunir a eurodiputados con miembros de los parlamentos israelí y palestino, con el fin de ayudar a desarrollar una agenda para alcanzar la paz y complementar los esfuerzos diplomáticos de la UE.