Compartir esta página: 

Eurodiputados discutieron con Federica Mogherini las restricciones de viaje a EEUU 

La mayoría de los líderes de los grupos políticos del Parlamento criticaron el miércoles el decreto firmado por el presidente Trump que impide viajar a EEUU a ciudadanos de siete países al considerar la medida arbitraria y contraria a los valores fundamentales de las democracias occidentales, como la libertad, la no discriminación y la solidaridad.

La jefa de la diplomacia comunitaria Federica Mogherini agradeció la clarificación de que el veto no se aplicará a los ciudadanos de la UE con doble nacionalidad de alguno de los países afectados. Pero dejó claro que “esto no cambia nuestra evaluación. (...)  La UE no rechazará a nadie con derecho a protección internacional”, recalcó. “Ahí estamos y ahí vamos a seguir”, subrayó.


“Trump ha sido elegido y queremos diálogo”, señaló el jefe del PPE, Manfred Weber (Alemania). Se mostró de acuerdo en luchar contra la inmigración ilegal y el Islam radical, pero ahora no se trata de eso, afirmó. “La sospecha generalizada sobre países y pueblos conduce a la xenofobia”, advirtió. Weber recordó que EEUU siempre fue un país de libertad y derechos fundamentales, “y ahora Trump justifica la tortura”. Así, “un Estado se convierte en criminal”, concluyó.

 

Gianni Pittella (S&D, Italia) consideró que las restricciones de viaje son “un ataque contra la cultura jurídica europea y los valores fundamentales (...). Seamos claros, la prohibición (...) no es contra el terrorismo”. Pittella apeló a las compañías aéreas para que no rechacen a los pasajeros de los países incluidos en la lista y pidió que Trump cerrar las puertas de Europa mientras mantenga el veto.


Syed Kamall (ECR, Reino Unido) dijo que esta “prohibición arbitraria” implica que no se puede ser un buen musulmán y a la vez un buen ciudadano de una democracia occidental. A su juicio, sigue el juego del Estado Islámico y otros extremistas, que tienen la misma teoría. Pero también recordó que los americanos eligieron a Trump, que está haciendo lo que prometió. “Debemos aceptar que este presidente, sus prioridades y políticas son la consecuencia del creciente descontento”, agregó.


Para Guy Verhofstadt (ALDE, Bélgica), el hecho de que ningún terrorista de los siete países bloqueados haya atacado en territorio estadounidense muestra que “se trata de simple discriminación”, una medida que busca alimentar el populismo y el nacionalismo. Apuntó que Europa también se ve amenazada por esas fuerzas y confió en que los líderes de la UE, cuando se reúnan en Valletta, se enfrenten a los populistas y nacionalistas “que quieren destruirnos”.


La líder del grupo GUE/NGL, Gabrielle Zimmer (Alemania), apeló a usar nuestros valores frente Trump: “demostremos, con una política migratoria basada en la solidaridad, que las personas que buscan protección no son la causa de todos los males”. Y se preguntó qué hubiera sido de las democracias europeas si los refugiados del nazismo no hubieran encontrado protección.


Ska Keller (Alemania) advirtió de que las libertades y derechos que damos por descontados pueden desaparecer muy rápidamente. “Así es como mueren las democracias liberales, aparentemente”, observó. Keller reclamó que la UE sea garante de la legislación internacional, los derechos humanos y la libertad: “convirtamos a Europa en el modelo contrario de Trump”.

Nigel Farage(EFDD, Reino Unido) opinó que, en Estados Unidos, „un líder elegido democráticamente está haciendo lo que prometió“. Consideró las quejas europeas una prueba del „antiamericanismo de la UE“ y propuso invitar al presidente Trump al Parlamento para un „diálogo franco“.


Desde el grupo ENF, Marcel De Graaff (Holanda) pidió al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y a la Comisión que sigan el ejemplo de Trump y levanten controles en las fronteras para mantener fuera a los yihadistas. Y no sólo de los siete países vetados en EEUU, sino de muchos más.


Conclusiones finales de Federica Mogherini.


Procedimiento: declaración de la Alta Representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común, seguidas de debate