Compartir esta página: 

  • Despedidos de Caramelo, Confecciones Deus, Deus Creaciones, Viriato y Shivshi
  • Compañías afectadas por el aumento de las importaciones textiles en la UE
  • Además de asistencia en la búsqueda de empleo, se ofrecerán incentivos económicos

Un total de 303 trabajadores de la industria textil que han perdido su trabajo recibirán 720.000 euros de ayuda económica de la UE.

La comisión de Presupuestos del Parlamento respaldó la medida el jueves, con 30 votos a favor, uno en contra y una abstención.

 

Los despedidos trabajaban para cinco empresas de la localidad de Ordes: Caramelo, Confecciones Deus, Deus Creaciones, Viriato y Shivshi. Todas ellas se han visto afectadas por el aumento de las importaciones textiles y la subsiguiente bajada de los precios. Esta tendencia ha llevado a los fabricantes a trasladar parte de su producción a países extracomunitarios con costes de producción más bajos, propiciando el cierre de varias empresas y despidos de trabajadores.

 

La liberalización del comercio textil en la UE ha acarreado una disminución constante del número de empresas de confección localizadas en la región gallega. La resolución preparada por Esteban González Pons (PPE, España) destaca que entre diciembre de 2016 y abril de 2017 el desempleo aumentó un 40% en la comarca de Ordes, mientras que un 26% de las empresas textiles afincadas en Galicia cerraron entre 2010 y 2016.

 

El dinero del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización complementará las medidas que ya han tomado las autoridades españolas. Los 303 trabajadores despedidos, de los que el 83,5% son mujeres con edades comprendidas entre los 30 y los 54 años, podrán acceder a talleres, orientación profesional, formación, apoyo en la búsqueda de empleo, seguimiento tras la reintegración al trabajo, e incentivos económicos.

 

Próximos pasos

 

El pleno del Parlamento debe confirmar el respaldo a la medida, el 1 de marzo. El Consejo de Ministros se pronunciará el 27 de febrero.

 

Más información

 

El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización financia paquetes personalizados de servicios para ayudar a trabajadores despedidos a encontrar un nuevo empleo. Su techo anual es de 150 millones de euros. El fondo ofrece a los trabajadores despedidos apoyo para la creación de empresas, ayuda en la búsqueda de empleo, orientación y asesoramiento profesional individualizado y varios tipos de formación. En la mayoría de los casos, las autoridades nacionales comienzan a aplicar las medidas y la UE reembolsa los costes una vez aprobada la dotación.