Compartir esta página: 

  • Éxito económico en Polonia gracias al nuevo modelo social y a una fiscalidad más estricta 
  • Solidez del gasto en defensa y fronteras fuerzas para garantizar seguridad 
  • La UE debe combatir los desequilibrios con una política de cohesión ambiciosa 
El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki © Parlamento Europeo 2018 

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, analizó el miércoles el futuro de Europa con los eurodiputados y el vicepresidente de la Comisión Valdis Dombrovskis.

“Polonia fue uno de los primeros países en dar derecho de voto a las mujeres y el país está profundamente arraigado en el Estado de derecho. Podríamos haber sido un país fundador de la UE de no haber sido por el telón de acero. Ahora, como miembros de pleno derecho, queremos ofrecer un programa constructivo, sobre la base del respeto a la identidad nacional y al derecho de cada país a organizar su sistema jurídico en línea con sus tradiciones”, señaló Morawiecki.

“El proyecto europeo debe ser más abierto, ante una situación actual sin precedentes, dadas las numerosas crisis acumuladas”, agregó Morawiecki, citando la crisis migratoria, brexit, y una guerra híbrida rusa.

El gobernante polaco abogó por una unión segura, que proteja a los ciudadanos frente al poder de corporaciones globales, y que combata la desigualdad con una política de cohesión ambiciosa. Destacó que Polonia está mejorando su sistema de cobro de impuestos y atajando la evasión y elusión fiscales, apuntando a una judicatura pasiva, disfuncional, como culpable.

Los líderes de los principales grupos políticos preguntaron a Morawiecki sobre los cambios en el sistema judicial, advirtiendo de la amenaza que suponen para el Estado de derecho. La mayoría de eurodiputados criticaron al Gobierno de Varsovia por la acumulación de poder y reiteraron que la UE está basada en unos valores compartidos que incluyen el respeto a la democracia y la separación de poderes

.

Varios oradores insistieron en que forzar la jubilación de los jueces y colocarlos bajo el control político no puede justificarse como una tradición nacional e hicieron constar su apoyo a las protestas ciudadanas en Polonia contra los cambios legislativos.