Compartir esta página: 

  • Voluntariado y empleo para jóvenes de 18 a 30 años 
  • Protección del medio ambiente, educación e integración de inmigrantes, entre las áreas prioritarias 
  • El presupuesto para 2018-2020 asciende a 375,6 millones de euros 
El Cuerpo de Solidaridad facilitará el acceso a oportunidades de voluntariado y empleo en el ámbito solidario© European Union 

El nuevo Cuerpo Europeo de Solidaridad, aprobado el martes por el PE, dará la oportunidad a los jóvenes de participar en proyectos solidarios por todo el continente.

El pleno respaldó, con 519 votos a favor, 132 en contra y 32 abstenciones, el reglamento que instituye el Cuerpo. La iniciativa fue anunciada por el presidente Juncker durante su discurso sobre el estado de la Unión en septiembre de 2016.

Con una dotación de 375,6 millones de euros para 2018-2020, el proyecto busca promover el espíritu solidario de los jóvenes y facilitarles experiencia, en actividades de protección del medio ambiente, la educación, la prevención de desastres, el suministro de productos alimentarios y de primera necesidad, y la recepción e integración de inmigrantes y solicitantes de asilo.

El 90% de los fondos será para financiar tareas de voluntariado, mientras que el 10% restante se destinará a la rama ocupacional del programa (prácticas remuneradas y empleos en organizaciones y empresas). La Comisión Europea ha propuesto un presupuesto de 1.260 millones de euros para el periodo 2021-2027.

Los interesados, que deben tener entre 17 y 30 años (18 años cumplidos al inicio de la actividad), pueden inscribirse en la página del Cuerpo Europeo de Solidaridad. Los proyectos serán gestionados por organizaciones acreditadas con un “sello de calidad” otorgado por la Comisión. Los jóvenes registrados también podrán agruparse, un mínimo de cinco, para crear y gestionar sus propias actividades solidarias.

Los participantes recibirán una contribución para cubrir sus gastos de viaje y de seguro, una ayuda para manutención y alojamiento gratuito, así como una cantidad de bolsillo.

La Comisión Europea publicó el 10 de agosto una convocatoria para la presentación de propuestas de proyectos.

Apoyo a jóvenes con dificultades

Los eurodiputados insisten en que el programa debe ser accesible para jóvenes con menos oportunidades, como personas con discapacidad, procedentes de comunidades aisladas o marginalizadas, con dificultades de aprendizaje o problemas de salud. La Comisión y los países deberán adoptar medidas para facilitar su participación, así como asistencia personalizada.

Evitar la explotación

El Parlamento también quiere evitar que los voluntarios sean utilizados para desempeñar trabajos que deberían ser remunerados. El periodo máximo para actividades voluntarias será de doce meses, mientras que las prácticas podrán oscilar entre 2 y 6 meses (renovables una vez), y los contratos laborales serán para mínimo tres meses.

España, líder en número de participantes

Desde diciembre de 2016, cuando se abrieron las inscripciones, hasta agosto de 2018, se han registrado alrededor de 72.000 jóvenes para participar en la iniciativa. España, con más de 11.000 inscritos, se sitúa a la cabeza.

España está también entre los países más atractivos para los jóvenes interesados en tareas solidarias. De los más de 7.000 jóvenes que ya participan o han participado en proyectos del programa, más de 500 actividades se han efectuado en nuestro país, sólo superado por Italia y Rumanía.