Compartir esta página: 

  • Yemen sufre la peor crisis humanitaria del planeta 
  • Ambos bandos de la guerra civil deben asumir responsabilidades y poner fin a la violencia 
  • Los eurodiputados condenan los ataques a civiles, entre ellos niños, en Yemen  

Los países de la UE deben abstenerse de vender armas a todas los bandos en la guerra de Yemen para no agravar la peor crisis humanitaria del mundo, señaló el Parlamento Europeo el jueves.

En una resolución aprobada a mano alzada, la Cámara subraya la devastación que sufre el país como consecuencia de la guerra civil. El conflicto ha provocado el colapso de la economía, ha dejado a 22 millones de personas necesitadas de asistencia o protección humanitaria y a 8 millones en riesgo de inanición y se ha cobrado numerosas vidas, incluidas las de 2.500 niños.

Tanto las fuerzas leales al Gobierno, reconocido internacionalmente y apoyado por una alianza de Estados árabes liderada por Arabia Saudí, como los rebeldes Houthi, respaldados por Irán, han sido acusados de bombardear zonas densamente pobladas, así como hospitales, escuelas y otros objetivos civiles, según denuncian los eurodiputados.

El Parlamento condena la violencia y los ataques a civiles y subraya la necesidad de investigar las presuntas violaciones de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario.

El texto pide a todas las partes implicadas en el conflicto el cese inmediato de los enfrentamientos y urge a los Estados implicados, incluido Irán, a retirar su apoyo político, militar y financiero a los contendientes.

Embargo de armas a Arabia Saudí

El PE reitera sus llamamientos previos a imponer un embargo a la venta de armas a Arabia Saudí e insta a los Estados miembros a acabar con la venta de armas y cualquier equipamiento militar a todos los miembros de la coalición liderada por Riad, el gobierno yemení y las demás fuerzas implicadas.

La resolución respalda los esfuerzos de la ONU, la UE y los Estados miembros para contribuir al fin de la contienda y apoyar a los afectados por la misma. “Sólo una solución política, inclusiva y negociada al conflicto puede restablecer la paz y preservar la unidad (...) de Yemen”, recalcan los eurodiputados.

Contexto

Desde principios de 2015, las fuerzas leales al Gobierno yemení, reconocido internacionalmente, se han enfrentado a los rebeldes chiíes, conocidos como Houthis. En marzo de ese año, una coalición liderada por Arabia Saudi respondió a una llamada de ayuda del presidente yemení, Abdrabbuh Mansour Hadi, y llevo a cabo ataques aéreos contra objetivos Houthi. La coalición está formada por cinco Estados árabes del Golfo, Jordania, Egipto, Marruecos y Sudán, y cuenta con el apoyo de Estados Unidos y el Reino Unido.