Compartir esta página: 

  • La fijación del precio y el porcentaje de reembolso es competencia de las autoridades nacionales 
  • Esto conlleva duplicación de las evaluaciones de los nuevos medicamentos 
  • Las evaluaciones conjuntas permitirán ahorrar costes y acortar plazos 

El PE respaldó el miércoles medidas legislativas para acabar con la duplicación de las pruebas que los países efectúan para determinar el valor añadido de las medicinas y fijar su precio.

Los eurodiputados destacan las numerosas barreras existentes en la UE para acceder a algunos medicamentos y tecnologías innovadoras, como la falta de tratamiento para algunas enfermedades y el elevado precio de las medicinas, que en muchos casos no tienen valor terapéutico añadido.

Los profesionales de la salud, pacientes e instituciones necesitan saber si una nueva medicina o dispositivo médico supone una mejora respecto a otros productos en el mercado. Las evaluaciones tecnológicas sanitarias (HTA, por sus siglas en inglés) sirven para medir su valor añadido y facilitan la comparación con otros productos.

La nueva legislación pretende impulsar la cooperación entre los Estados miembros en este ámbito y, para ello, establece el procedimiento para llevar a cabo, de manera voluntaria, evaluaciones conjuntas. Así, el texto incluye disposiciones sobre gestión de datos, grupos de coordinación, conflictos de intereses y publicación de los resultados conjuntos.

Competencia nacional

En la actualidad, la evaluación tecnológica sanitaria es una competencia exclusiva de los países. El PE advierte de que, dada la diversidad de normativas, esto puede acarrear una duplicación innecesaria de las evaluaciones y un incremento del coste financiero y administrativo para los diseñadores de la tecnología sanitaria.

Estas barreras dificultan el libre movimiento de las tecnologías sanitarias y el correcto funcionamiento del mercado interno, además de retrasar el acceso de los pacientes a tratamientos innovadores.

Declaración de la ponente

Soledad Cabezon Ruiz (S&D, España) señaló que el texto “es un paso hacia delante que mejorará el acceso de los ciudadanos europeos a los medicamentos y a las nuevas tecnologías de la salud. También redundará en la calidad, ayudará a fijar prioridades en la investigación y eliminará duplicidades innecesarias. Además, contribuirá al avance hacia un sistema sanitario más sostenible”.

Próximos pasos

El Parlamento respaldó el borrador con 576 votos a favor, 56 en contra y 41 abstenciones. Una vez que los Estados miembros acuerden su posición sobre la iniciativa legislativa, podrán iniciarse las negociaciones entre los eurodiputados y la presidencia del Consejo, con vistas a alcanzar un acuerdo en primera lectura.

Contexto

Las tecnologías de la salud abarcan los medicamentos, los productos sanitarios y los procedimientos y medidas de prevención, diagnóstico y tratamiento.

El sector de tecnología de la salud es un sector innovador que forma parte de un mercado global que, en términos de gasto sanitario, equivale al 10% del PIB de la Unión Europea.