Compartir esta página: 

  • Los eurodiputados piden una auditoría completa de Facebook 
  • La ley electoral debe adaptarse a la nueva realidad digital 
  • Los países deben investigar las maniobras en redes sociales de potencias extranjeras 

El Parlamento quiere una auditoría completa de Facebook y nuevas medidas contra la injerencia electoral para que no se repita un escándalo como el de Cambridge Analytica.

En una resolución aprobada el jueves, el Parlamento urge a Facebook a autorizar que organismos de la UE efectúen una auditoría completa de la compañía para evaluar la seguridad de los datos personales de sus usuarios. Esta petición llega tras conocerse que la información personal de alrededor de 87 millones de perfiles de la red social fue utilizada de manera indebida.

Los eurodiputados subrayan que Facebook no solo defraudó la confianza de los ciudadanos comunitarios, “sino que también ha violado el Derecho de la UE”. Instan a la compañía a efectuar modificaciones sustanciales en su plataforma para cumplir con la ley europea de protección de datos.

Medidas contra la manipulación electoral

El PE considera que Cambridge Analytica podría haber sido utilizado con fines políticos por ambas partes en el referéndum del Reino Unido sobre la pertenencia a la UE y para el diseño de mensajes adaptados a los electores durante las presidenciales estadounidenses de 2016.

Los eurodiputados destacan la importancia de contrarrestar cualquier intento de injerencia en los procesos electorales de la UE y de adaptar las leyes electorales a la nueva realidad digital.

Para evitar la manipulación electoral a través de las redes sociales proponen:


  • aplicar al entorno virtual las salvaguardas convencionales impuestas a las campañas electorales, como los límites de gasto y la obligación de transparencia, los periodos de reflexión y el principio de igualdad de trato de los candidatos;
  • facilitar la identificación de la publicidad electoral en internet, así como las organizaciones que la financian;
  • prohibir la elaboración de perfiles para fines políticos y electorales y el uso de información sobre el comportamiento en línea que pueda revelar preferencias políticas;
  • las redes sociales deberán etiquetar los contenidos compartidos por bots, acelerar el proceso para la eliminación de cuentas falsas y trabajar con profesionales y académicos independientes para erradicar la desinformación;
  • los Estados miembros deben iniciar urgentemente, con el apoyo de Eurojust si es necesario, una investigación sobre el supuesto uso indebido del espacio político en línea por potencias extranjeras.

La resolución, aprobada a mano alzada, resume las conclusiones de la Cámara tras el encuentro del pasado mayo entre los líderes de los grupos políticos y el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, y las tres audiencias celebradas posteriormente en torno al escándalo de Facebook-Cambridge Analytica. El texto hace también referencia a la filtración de datos de Facebook conocida el 28 de septiembre.

Declaración del ponente

El presidente de la comisión de Derechos y Libertades, Claude Moraes (S&D, UK), afirmó: “Este es un asunto global que ya ha influido en nuestros referendos y elecciones. La resolución reclama una auditoría independiente de Facebook, la actualización de nuestras normas de competencia y medidas adicionales para la protección de nuestras elecciones. Hay que tomar medidas ya, no solo para restablecer la confianza en las plataformas en línea sino también para proteger la privacidad de los ciudadanos y garantizar la solidez de nuestros sistemas democráticos”.