Compartir esta página: 

  • Servicios sujetos a imposición: el PE añade el suministro de contenido vía interfaces digitales 
  • Umbral de ingresos mínimos imponibles rebajado a 40 millones de euros 
  • Respaldo mayoritario del PE a los nuevos impuestos a la espera de la decisión del Consejo 

El Parlamento Europeo es partidario de extender el alcance de las nuevas normas fiscales para las compañías digitales que operan en la UE.

El pleno aprobó el jueves su opinión sobre dos propuestas legislativas sobre fiscalidad corporativa para las empresas con presencia digital significativa (439 votos a favor, 58 en contra y 81 abstenciones) y para crear un impuesto a los servicios digitales (451 a favor, 69 en contra y 64 abstenciones).

El suministro de contenidos digitales también debe ser gravado

Los eurodiputados añadieron a la lista de servicios que deben estar sujetos a imposición el suministro de contenidos en forma de video, audio, juegos o texto usando una interfaz digital, con independencia de que dicho contenido sea propiedad de la empresa o que haya adquirido los derechos para distribuirlo. Las plataformas como Netflix deberían por tanto pagar por esos servicios.

Umbral más bajo para los ingresos imponibles

El Parlamento plantea rebajar el umbral mínimo a partir del cual los ingresos obtenidos en la UE de una empresa deben pagar impuestos y fijarlo en 40 millones de euros por ejercicio. La Comisión Europea proponía un mínimo exento de 50 millones.

Impuesto a los servicios digitales: una solución temporal

Para el PE, el impuesto a los servicios digitales es una solución temporal. Los eurodiputados insisten en que la implantación de normas fiscales sobre presencia digital significativa, la fijación de una base común consolidada para el impuesto sobre sociedades u otras reglas similares acordadas en el seno de la OCDE o la ONU serían preferibles a medio plazo.

Próximos pasos

El Parlamento, que sólo tiene un papel consultivo en materia de fiscalidad (Artículo 115 del Tratado de la UE), está presionando para que las nuevas reglas se adopten antes del final de la legislatura. El Consejo debe, por su parte, decidir por unanimidad.

Antecedentes

En julio de 2013, los ministros de la UE acordaron la necesidad de establecer una base común para el impuesto sobre sociedades. La Comisión dividió entonces su propuesta previa en dos proyectos legislativos: uno para fijar una base común (CCTB, en inglés) y otra para la base común consolidada (CCCTB). Ambos están sobre la mesa del Consejo desde 2016, esperando un acuerdo. El Parlamento es favorable a la reforma y respalda la noción de “presencia digital” para permitir a los Estados miembros cobrar impuestos a las compañías digitales.

En marzo de 2018, la Comisión presentó otras dos propuestas para una fiscalidad más justa de los negocios digitales. La primera (fiscalidad corporativa de la presencia digital significativa), la preferida por el ejecutivo comunitario, busca que los beneficios sean registrados y gravados allí donde las empresas interactúan con los usuarios vía canales digitales. La segunda (impuesto sobre los servicios digitales), de caducidad en principio limitada, pretende cubrir la actividad de compañías que operan en la UE sin pagar impuestos.