Compartir esta página: 

  • Prioridad a las regiones frente a los países a la hora de repartir los fondos 
  • Atención especial a las regiones ultraperiféricas 
  • El dinero para ciudades y desarrollo urbano sostenible pasa del 6% al 10% 

El Parlamento apoyó el miércoles revisar las reglas de financiación regional para fomentar la cohesión económica, social y territorial en la UE.

Las nuevas normas, que se aplicarán durante el próximo periodo presupuestario (2021-2027) al Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y al Fondo de Cohesión, tendrán efectos sobre todas las regiones europeas, en especial en las zonas menos desarrolladas, las áreas urbanas y las regiones ultraperiféricas.

La propuesta salió adelante con 475 votos a favor, 93 en contra y 53 abstenciones.

Los eurodiputados acordaron dedicar el grueso del FEDER, el fondo más cuantioso, a crecimiento inteligente y economía verde. El texto aprobado establece que las regiones deberán gastar, como mínimo, entre un 30% y un 50% de la financiación recibida en proyectos que apuesten por una Europa inteligente e innovadora. Además, al menos un 30% se deberá invertir en luchar contra el cambio climático y en avanzar hacia una economía circular.

Las infraestructuras de transporte y medioambientales seguirán siendo las áreas prioritarias del Fondo de Cohesión.

Prioridad a regiones y ciudades

La Cámara pide, a la hora de gestionar los fondos comunitarios, tener en cuenta la diversidad territorial, económica y social de las regiones de la UE, las más beneficiadas de la política de cohesión. Los eurodiputados insisten en que la financiación debe repartirse a nivel regional en función del PIB per cápita de cada región, y no a nivel nacional según la RNB del país, como se hace ahora.

Además, piden que al menos el 10% de los recursos del FEDER a nivel nacional se dediquen a desarrollo urbano sostenible, por encima del 6% que proponía la Comisión.

Actividades no subvencionables

Las infraestructuras aeroportuarias, la gestión y el tratamiento de residuos, así como las inversiones relacionadas con los combustibles fósiles, no deben beneficiarse de los fondos regionales de la UE, según el PE.

El texto contempla, no obstante, algunas excepciones para las regiones ultraperiféricas y en caso de soluciones basadas en los principios de la economía circular y la eficiencia energética.

Próximos pasos

Las negociaciones entre el nuevo Parlamento Europeo y los ministros de la UE en torno a la financiación de la futura política de regional y de cohesión deberían comenzar el próximo otoño.