Compartir esta página: 

  • Todos los niños separados deben ser devueltos a sus familias 
  • Los detenidos deben tener acceso a derechos básicos: agua, alimentos, salud y alojamiento 
  • EEUU debe buscar alternativas a la detención de migrantes y solicitantes de asilo 
  • Preocupación por los últimos cambios en la política migratoria mexicana 

El PE criticó el jueves la política migratoria de EE UU y mostró inquietud por la situación de migrantes y solicitantes de asilo, en particular los niños, en la frontera con México.

Los eurodiputados denuncian las “condiciones deplorables” en centros de internamiento de inmigrantes en EEUU, que carecen de una atención sanitaria adecuada, de alimentos dignos y de servicios de saneamiento adecuados, e insisten en que las autoridades deben garantizar a los recién llegados los derechos humanos, la seguridad y el acceso a los procedimientos de asilo.

El texto fue aprobado con 330 votos a favor, 252 en contra y 55 abstenciones.

Acabar con la separación de familias

La Cámara hace hincapié en que la separación de las familias puede provocar traumas sistemáticos en los niños y sus familiares más allegados y lamenta que el Gobierno de Trump lo use para disuadir a las personas que buscan seguridad. Los eurodiputados piden que se suspenda esta práctica y que, con carácter urgente, todos los niños separados de sus padres o tutores sean devueltos a sus familias.

Respeto del derecho de asilo

La resolución pide a Washington que revise todas las políticas y prácticas actuales en materia de migración que violan el Derecho internacional en materia de derechos humanos, incluido el derecho fundamental a solicitar asilo, el principio de no devolución y el derecho a la dignidad humana.

Las autoridades deben garantizar a todos los detenidos el acceso a derechos básicos como el derecho al agua, alimentos, salud y alojamiento y buscar alternativas a la detención de los migrantes y solicitantes de asilo, sean niños o adultos.

El pleno también lamenta las redadas iniciadas por las autoridades de inmigración estadounidenses, que afectan a migrantes sobre todo de América Central, y recalca que “responder a los flujos migratorios con la represión y la penalización favorece la xenofobia, el odio y la violencia”.

Los eurodiputados también se declaran preocupados por los cambios introducidos recientemente en las políticas migratorias por las autoridades mexicanas y piden al Gobierno del país que respete las normas internacionales y el Derecho en materia de derechos humanos al abordar la cuestión migratoria.

El Parlamento apuesta por la cooperación entre los países de origen, tránsito y destino para afrontar el desafío que supone la migración y reitera su pleno apoyo al desarrollo y la aplicación de los pactos de la ONU sobre refugiados y para una migración segura, ordenada y regular.

No a las amenazas arancelarias

El PE subraya que la coerción económica y la amenaza de aranceles punitivos son contraproducentes y no resultan adecuadas para contribuir a que los países soberanos encuentren soluciones constructivas y sostenibles a desafíos políticos como la migración.