Parlamento Europeo
Textos aprobados por el Parlamento
Edición provisional : 19/11/2003

Hacia una estrategia temática para la protección del suelo

P5_TA-PROV(2003)0507

A5-0354/2003

Resolución del Parlamento Europeo sobre la Comunicación de la Comisión: 'Hacia una estrategia temática para la protección del suelo' (COM(2002) 179 - C5-0328/2002 - 2002/2172(COS))

El Parlamento Europeo,

-  Vista la Comunicación de la Comisión (COM(2002) 179),

-  Vista la Decisión nš 1600/2002/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de julio de 2002, por la que se establece el Sexto Programa de Acción Comunitario en Materia de Medio Ambiente(1),

-  Visto lo prescrito por las Directivas 92/43/CEE(2) ('Hábitats'), 79/409/CEE(3) ('Aves silvestres'), 85/337/CEE(4) ('Evaluación de Impacto Ambiental') y la Directiva Marco 2000/60/CE(5) ('Agua'), en lo que concierne a la protección de los ecosistemas y a su directa relación con la protección de los suelos,

-  Visto el apartado 2 del artículo 47 de su Reglamento,

-  Vistos el informe de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Política del Consumidor y las opiniones de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural y de la Comisión de Política Regional, Transportes y Turismo (A5-0354/2003),

A.  Considerando que el suelo es un componente esencial del medio ambiente terrestre, punto de encuentro entre hidrosfera, atmósfera y los organismos que la habitan, regulador de los ciclos naturales de materia y energía, muy sensible a los efectos del cambio climático y a las actividades antrópicas e históricas, de forma que su estructura y características son el resultado de un proceso secular que lo convierten en un recurso no renovable,

B.  Considerando que el suelo es el soporte de los asentamientos humanos, de sus actividades económicas y las infraestructuras, por lo que es urgente regular sus usos, así como evaluar y mitigar el impacto de las acciones externas,

C.  Considerando, sin embargo, que determinadas actividades agrícolas y forestales (conservación de las terrazas, pastoreo controlado en determinadas zonas, creación de mosaicos de cultivos) han venido siendo claves para la conservación del recurso 'suelo' y que, por lo tanto, el abandono de las mismas ha provocado importantes problemas de pérdida del suelo,

D.  Considerando que la metodología de esta estrategia temática ha de considerar la relación causa-efecto, los impactos antrópicos o climáticos, las principales causas de la degradación y pérdida de suelo, la contaminación, la lluvia ácida, la desertificación y salinización, el sellado y compactación, las inundaciones y deslizamientos, para proponer una serie de medidas integrales encaminadas a promover una gestión eficaz del suelo,

E.  Considerando que la urbanización excesiva y la construcción de infraestructuras, no siempre respetuosas con el medio, han favorecido el consumo de suelo natural, han generado grandes espacios compactos que reducen la relación del ciudadano con el entorno natural, han fragmentado el territorio, modificado los cauces del agua e incrementado los riesgos de inundaciones, y reconociendo que este proceso está resultando especialmente insostenible en muchas zonas costeras europeas,

F.  Considerando que es necesaria una reducción del uso de pesticidas, así como una eliminación gradual del uso de determinadas sustancias peligrosas en los pesticidas, con el fin de minimizar los problemas relativos a la calidad de los suelos agrícolas,

G.  Considerando que entre las prioridades de la política de suelos debe incluirse la pérdida de biodiversidad, los procesos de degradación física y química provocados por la erosión, la desertificación, la contaminación y la pérdida de materia orgánica,

H.  Señala la gran diversidad de la problemática del suelo entre los Estados miembros y los países candidatos a la adhesión y en el seno de los mismos; constata que la contaminación del suelo posee un carácter menos transfronterizo que la contaminación atmosférica o del agua, y considera, por consiguiente, que el valor añadido de la actuación a nivel europeo se encuentra principalmente en el intercambio de información, conocimientos y mejores prácticas,

I.  Considerando que la protección del suelo es una condición previa para alcanzar, entre otros, los objetivos de la citada Directiva 2000/60/CE a la hora de prevenir la contaminación difusa, y de la Directiva 92/43/CEE, respecto de la biodiversidad del suelo y del Protocolo de Kyoto en lo referente a la capacidad del suelo y del subsuelo para retener CO2,

J.  Considerando que es necesario contemplar las causas del proceso de degradación de los suelos teniendo en cuenta las especificidades de cada territorio europeo y, en especial, la problemática de los suelos mediterráneos gravemente afectados por fenómenos como los incendios forestales o la desertificación,


1.  Solicita a la Comisión que presente antes de julio de 2004 la estrategia temática de protección del suelo basada en el fortalecimiento de las políticas actuales que, mediante un enfoque integrado, defina problemas, objetivos cualitativos y cuantitativos y medidas para alcanzarlos, calendarios y principios generales de evaluación y seguimiento destinados a:

-       poner fin al tratamiento del suelo con sustancias peligrosas para el medio ambiente y la salud;

-        invertir la alarmante tendencia a la erosión, compactación y sellado, desaparición y contaminación del suelo;

-        proteger el suelo por la función que desempeña en el almacenamiento de CO2, asegurar los recursos hídricos y preservar la biodiversidad;

-        proteger el suelo con miras a una protección sostenible de productos alimenticios y materias primas renovables;

2.  Insta a la Comisión a que, en cooperación con los Estados miembros y las autoridades regionales competentes, elabore para el año 2007 un catálogo científico de suelos, que incluyan la naturaleza del suelo, su biografía, salud y vulnerabilidad, procesos de degradación y erosión y los espacios contaminados, reconociendo la existencia de suelos de gran valor (agrícola, geológico, ecológico, histórico o paisajístico) y la necesidad de formular recomendaciones para su conservación y uso sostenible; subraya la importancia de armonizar los métodos de análisis para la obtención de unos datos sobre el suelo comparables; considera, asimismo, que deberá mejorar el acceso a los datos existentes dado que se trata de una condición importante para el necesario intercambio de información y experiencias entre los Estados miembros;

3.  Solicita en este sentido a la Comisión que, cuando se elabore el Catálogo de suelos científicos, se vincule la protección de los suelos con el uso que se hace de los mismos, pues cualquier clasificación científica y taxonómica de los suelos, si bien es altamente interesante, perdería eficacia sin el establecimiento de unos mecanismos de continua vigilancia de la utilización de éstos (control del aumento de los regadíos, reclasificación de las zonas protegidas, urbanización sobre humedales, realización de infraestructuras sobre suelo fértil, etc.); considera que, teniendo en cuenta el principio de subsidiariedad, dichos mecanismos de vigilancia de los usos deberían aplicarse en estrecha colaboración con los Estados Miembros;

4.  Pide a la Comisión que elabore unas directrices, dirigidas a los Estados Miembros y a las autoridades regionales competentes, para la prevención, vigilancia y control de la contaminación en el suelo;

5.  Apoya a la Comisión para recopilar y perfeccionar las bases de datos existentes y completar las cartografías, para conseguir un sistema georreferenciado; aprueba igualmente la creación de un Sistema de Información Geográfica digital que recoja la información dispersa a escalas apropiadas y que sea accesible al público;

6.  Pide que, en consonancia con el proyecto SOVEUR de la FAO(6), la Comisión proceda a un control de evaluación metodológica y cartográfica de los suelos europeos, teniendo en cuenta la necesidad de un enfoque específico que descanse sobre tres grandes principios: precaución, anticipación y prevención; considera que estos principios deben orientarse hacia la prevención de la erosión de los suelos y de la desertización, conforme al espíritu de la Carta Mundial de suelos de la FAO;

7.  Propone a la Comisión, realizados los catálogos y diagnósticos, una zonificación de los suelos europeos que tenga en cuenta la heterogeneidad geográfica, climática y tipológica, incluyendo usos y riesgos y sus propuestas de monitorización viable en aquellos niveles en que proceda;

8.  Solicita a la Comisión que estudie la posibilidad de adoptar un sistema de indicadores específicos para suelos que permita establecer, a partir de un diagnóstico inicial, la evolución del estado del suelo en función de las acciones tomadas; en este sentido, se recuerda que ya existen sistemas propuestos por la Agencia Europea de Medio Ambiente o por la OCDE (sistema presión/estado/respuesta) que podrían ser adoptados en la estrategia temática;

9.  Considera necesaria una mayor integración de la protección del suelo en las políticas comunitarias y considera, en particular, que la protección del suelo debe tenerse en cuenta en el contexto de la Política Agrícola Común (PAC) y de los proyectos de infraestructura (regionales) cofinanciados por la Unión Europea, tanto en el marco de la red transeuropea de transportes como cuando se conceda apoyo a cargo de los Fondos Estructurales y de Cohesión y de la ayuda de preadhesión;

10.  Pide a la Comisión que haga obligatorio el cumplimiento cruzado para todos los pagos en el marco de la PAC, asegurando que todos los aspectos relevantes de la protección del suelo estén cubiertos en la definición de 'buena condición agrícola y medioambiental', incluyendo planes obligatorios de gestión del suelo y proporcionando datos y asesoramiento libres e imparciales a todos los agricultores, tanto en sistemas herbáceos como de pastos;

11.  Apoya la iniciativa de la Comisión de elaborar una propuesta legislativa, cuyo nivel ha de ser fijado en las estrategias temáticas, sobre la creación de un sistema de seguimiento y monitorización de los suelos y de la posible compactación;

12.  Pide a la Comisión que examine la legislación existente con miras a mejorar la integración de la protección del suelo y que garantice, mediante propuestas complementarias, que se presta mayor atención a la protección del suelo en las directivas relativas a la prevención y al control integrados de la contaminación y a la evaluación estratégica medioambiental;

13.  Pide a la Comisión que en las iniciativas legislativas que se derivarán de su estrategia temática tenga en cuenta el papel que desempeña la agricultura en la revitalización de los suelos y la importancia de mantener la actividad agraria, sobre todo en las regiones con mayores riesgos de despoblación; considera que unos usos adecuados de los suelos en agricultura, pastizales o bosques son básicos para el mantenimiento de los mismos;

14.  Considera preciso proceder a una definición formal de los modelos de agricultura y formas de cultivo que conviven en la UE (agricultura biológica sostenible de mínimo laboreo, de secano, de regadío, pastizales, sin suelo, pastos de montaña o de secano y otros) y sus diferentes efectos sobre el suelo, con el fin de que las medidas medioambientales sean diversificadas en función de las características de la agricultura y sus beneficios sobre el suelo;

15.  Pide a la Comisión que incentive a través de los programas de acompañamiento medioambientales de la PAC prácticas orientadas a la conservación de los suelos y que promueva asimismo, a través de un apoyo adecuado por parte del FEOGA, los cultivos y usos más idóneos según las características del suelo y su entorno económico y social; en ese sentido, destaca el papel que podrían desempeñar las leguminosas en el mantenimiento de la capa vegetal y en la riqueza de la fauna de determinadas regiones, pues la capacidad de fijación del nitrógeno de esos cultivos permite un menor uso de fertilizantes;

16.  Pide a la Comisión que elabore un diagnóstico localizado sobre el impacto de la reforma de la PAC en la salud del suelo, que incluya el despoblamiento rural (y sus consecuencias socioeconómicas y medioambientales), la deslocalización de las ayudas y la liberalización de los mercados, e igualmente pide que en las medidas ambientales de la PAC se incluyan las relativas a la protección y conservación de los suelos y recursos hídricos, incluyendo medidas específicas con apoyo financiero;

17.  Considera que, aunque existen suelos salinos de elevado valor intrínseco, se deben arbitrar los mecanismos necesarios para el control de los procesos de salinización y evaluar los regadíos que puedan repercutir negativamente en ríos o caudales subterráneos; asimismo, recomienda elaborar guías de buenas prácticas agrícolas, reforzando las capacidades y la responsabilidad de las administraciones regionales y locales;

18.  Urge a la Comisión para que revise la Directiva 86/278/CEE(7) sobre lodos de depuradora, y prepare una directiva sobre el compost; subraya la necesidad de intensificar la investigación en este campo con el fin de impulsar su potencial para recuperar suelos pobres en materia orgánica y compatibilizar gestión de residuos, protección y enriquecimiento del suelo;

19.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros que, tanto en la estrategia temática del medio ambiente urbano como en los instrumentos de ordenación territorial, se excluyan de posible urbanización, compactación o explotación los espacios de uso sagrado, las riberas de los ríos, bosques relictos, humedales y saladares; considera que las superficies con suelos contaminados podrán destinarse, teniendo en cuenta las exigencias específicas de saneamiento o seguridad vinculadas a la contaminación ambiental, a determinados usos autorizados por la normativa en materia de ordenación del territorio;

20.  Pide a la Comisión que elabore directrices para la recuperación de suelos contaminados en zonas urbanas y periurbanas que incluyan una adecuada definición de las tipologías de los suelos que permita caracterizar sus posibles usos; el establecimiento de plazos de tiempo suficientes para su recuperación; la investigación en uso de sistemas más simples y eficientes, y en técnicas experimentales de tratamientos biológicos y la biografía de los suelos;

21.  Pide que en las evaluaciones de impacto de infraestructuras subterráneas y de superficie, así como de las construcciones urbanas, los Estados miembros tengan presentes los efectos en el flujo natural de las aguas en superficie o en el subsuelo, incluyendo medidas de conservación de suelo permeable, y asimismo se tenga en cuenta el efecto de fragmentación de cauces naturales, espacios y hábitats en el momento de su planeamiento; pide igualmente que al desarrollar la estrategia temática urbana y territorial se apliquen las Directivas de impacto ambiental y de evaluación ambiental estratégica;

22.  Subraya la necesidad de integrar los objetivos de protección del suelo en estrategias de planificación del territorio y comprometerse con el desarrollo de la Perspectiva Europea de Ordenación Territorial; pide que, en el marco de la Comunicación prevista para el 2003 sobre 'Planificación y Medio Ambiente: Dimensión Territorial', la Comisión estudie medidas de prevención de la impermeabilización del suelo debido a la afectación de nuevos suelos para urbanización e infraestructuras; pide que se implante una normativa que adecue los usos de las tierras a las características de los suelos, teniendo en cuenta los valores sociales, y que ponga fin al sellado indiscriminado del terreno;

23.  Considera que, en aras del desarrollo sostenible, la topografía, la estructura y el relieve natural del terreno deben ser respetados durante los procesos de urbanización; considera que también es necesario limitar el sellado del suelo, y la deformación de la morfología natural y del relieve. Asimismo, debe ejercerse un mayor control sobre la desaparición de suelo y prevenir el impacto medioambiental y visual de las grandes excavaciones para la extracción de áridos;

24.  Constata que, en lo que respecta al sector del transporte, la infraestructura vial y, en menor medida, la infraestructura ferroviaria, representan una amenaza para el suelo debido a los fenómenos de sellado y compactación del suelo (consecuencia de la presión ejercida por los vehículos pesados) y por el hecho de atravesar ecosistemas; señala en este sentido la importancia de fomentar el transporte por vía navegable, tal como se preconiza, entre otros, en el Libro Blanco del transporte y la importancia de realizar una evaluación del impacto medioambiental de conformidad con la Directiva 2001/42/CE(8) para los proyectos efectuados en el marco de la red transeuropea de transporte; pide a la Comisión que utilice nuevas técnicas y productos sostenibles en la construcción de carreteras, tales como el hormigón poroso;

25.  Considera preciso completar el conocimiento sobre las funciones de las especies que habitan el suelo, el ciclo de nutrientes y el ciclo del agua; considera que es crucial aplicar el principio de cautela y asegurar que el sexto programa de acción medioambiental y la legislación medioambiental de la UE, como las directivas marco sobre hábitats, aves y agua, son plenamente respetados; considera asimismo que, en los casos en que sea necesario, deben revisarse las políticas comunitarias, con el fin de proteger mejor el equilibrio natural mediante la prevención del declive de la biodiversidad;

26.  Insta a la Comisión a que, como parte integrante de la estrategia temática de protección del suelo, elabore un sistema para estimar de forma fiable y actualizada los costes e implicaciones económicas de la degradación del suelo;

27.  Considera que el proceso de desertificación existente en varias regiones de la Unión y sus repercusiones socioeconómicas y en el medio natural no han tenido eco ni sensibilidad suficiente en algunas instancias comunitarias; urge a la Comisión a que presente de inmediato una comunicación sobre la desertificación; pide, por ello, a la Comisión que en ella incluya un Programa Comunitario de Acción donde se detalle con precisión la zonificación de las regiones que sufren o son susceptibles de sufrir el proceso de desertificación, así como el análisis exhaustivo de las causas y efectos socioeconómicos en los territorios y sus consecuencias en el medio humano, medio natural y ciclo del agua y que identifique las acciones comunitarias apropiadas para ayudar a limitar los efectos negativos de dicho proceso;

28.  Está de acuerdo con la Comisión en que la erosión es un problema a escala de la UE y pide a la Comisión que adopte un programa de acción a nivel comunitario que tenga debidamente en cuenta la erosión costera que amenaza tanto las zonas habitadas como las infraestructuras y el patrimonio cultural;

29.  Pide a la Comisión que estudie las implicaciones del cambio climático en el proceso de erosión y desertificación y elabore propuestas destinadas a los Estados miembros para mitigar los efectos del mismo;

30.  Solicita a la Comisión que mantenga y fomente nuevas ayudas a la prevención contra los incendios forestales, factor clave en la erosión del suelo y fenómeno especialmente grave en los países mediterráneos; para ello, además de las ayudas para la prevención de incendios, es preciso aumentar la dotación de fondos para mantener aquellas prácticas de gestión tradicional de los suelos que tan beneficiosas se han demostrado para su conservación;

31.  Subraya la importancia de la gestión forestal sostenible para la protección del suelo, y pide a los Estados Miembros que tomen medidas para prohibir la urbanización del suelo forestal quemado y que su recuperación se base en especies adecuadas que no repercutan negativamente en el equilibrio ambiental e hídrico de la región;

32.  Recomienda revisar las investigaciones sobre el suelo, favoreciendo la investigación sobre la relación entre la agricultura y los suelos, cultivos en déficit hídrico y otras medidas contra la desertificación; considera que debe fomentarse también la investigación sobre los efectos de los fertilizantes y los productos fitosanitarios sobre la biodiversidad del suelo, primando la investigación interdisciplinar; considera necesario abordar la investigación sobre los procesos de urbanización e impactos del sellado del suelo;

33.  Insiste en que toda estrategia de planificación y conservación de los suelos debería incluir objetivos respecto a una educación ambiental dirigida a aquellos sectores y agentes que, con sus prácticas incorrectas, contribuyen a la degradación de los suelos (agricultores, industria alimentaria, granjas emisoras de purines, sector de extracción maderera, etc.);

34.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión y a los Parlamentos de los Estados miembros y de los países en vías de adhesión.



(1)      DO L 242 de 10.9.2002, p. 1.
(2)      DO L 206 de 22.7.1992, p. 7.
(3)      DO L 103 de 25.4.1979, p. 1.
(4)      DO L 175 de 5.7.1985, p. 40.
(5)      DO L 327 de 22.12.2000, p. 1.
(6)      Van Linden, G. W., 2000. Soil degradation in Central and Eastern Europe: The assesment os the status of human-induced soil degradation. FAO-ISRIC, Roma.
(7)      DO L 181 de 4.7.1986, p. 6.
(8)      DO L 197 de 21.7.2001, p. 30.