Defensores de nuestras libertades

Para conmemorar el 30.o aniversario del premio, el Parlamento, conjuntamente con cuatro fotógrafos de la agencia Magnum, nos presentan las historias de cuatro activistas pro derechos humanos de hoy.

El proyecto, titulado «Defensores de nuestras libertades», es un viaje que nos sumerge en las vidas cotidianas de dos mujeres y dos hombres que luchan por los derechos humanos en Bosnia y Herzegovina, Túnez, Camboya y Etiopía.

Asma Kaouech, Túnez

por Newsha Tavakolian

Asma Kaouech, Sakharov Fellow

© Newsha Tavakolian / Magnum Photos, 2017

La fotógrafa iraní Newsha Tavakolian documenta el trabajo de Asma Kaouech para evitar la radicalización de los jóvenes tunecinos. En sus catorce fotos Newsha revela las penalidades y las esperanzas de la nueva generación de tunecinos tras la revolución de 2011.

Ameha Mekonnen, Etiopía

por Enri Canaj

Ameha Mekonnen, Sakharov Fellow

© Enri Canaj / Magnum Photos, 2017

Enri Canaj está tras la cámara que sigue el trabajo y la vida del abogado etíope Ameha Mekonnen. Antiguo funcionario del Estado, Ameha dirige hoy el Human Rights Council, organización que defiende el derecho de periodistas y blogueros a expresar libremente sus opiniones.

Jadranka Miličević, Bosnia-Herzegovina

por Bieke Depoorter

Jadranka Miličević, Sakharov Fellow

© Bieke Depoorter / Magnum Photos, 2017

El trabajo de la fotógrafa belga Bieke Depoorter revela en veinticinco instantáneas la intimidad que se esconde tras el trabajo diario de Jadranka Miličević.  Jadranka es una antigua refugiada de la guerra de los Balcanes que en 1992 huyó a Serbia desde Sarajevo. Es la fundadora de dos ONG - Cure y Care - destinadas a ayudar a mujeres víctimas de la discriminación y la violencia.

Samrith Vaing, Camboya

por Jérôme Sessini

Samrith Vaing, Sakharov Fellow

© Jérôme Sessini / Magnum Photos, 2017

La avezada mirada del fotógrafo francés Jérôme Sessini sigue el trabajo diario del camboyano Samrith Vaing en su apoyo a la lucha de la minoría bunong contra la expropiación de sus tierras en beneficio de empresas multinacionales. Sessini nos comunica lo esencial de las vidas de estas personas a través del uso del blanco y negro.