Raif Badawi – 2015, Arabia Saudita

© Amnesty International

RAIF BADAWI es un joven bloguero saudí que está en prisión y ha recibido latigazos por su defensa de la libertad de conciencia y de expresión. Creador y administrador de los foros de internet Liberales saudíes y, posteriormente, Red de liberales saudíes libres, en los que se debatía sobre la religión y la política de su conservador país, tenía mil usuarios inscritos cuando en 2008 fue detenido durante un día para ser interrogado por posible apostasía, un crimen que se castiga con la pena de muerte en Arabia Saudí. A partir de ese momento se le prohibió abandonar el país, sus cuentas bancarias quedaron inmovilizadas y su familia política intentó imponer el divorcio. Un imán extremista emitió una fetua condenándolo a muerte.

Badawi no se amilanó y siguió expresando su opinión de liberal moderado. Entre otros temas, escribió en defensa del derecho a la libertad de conciencia y de expresión e instó a la apertura de la sociedad a otras opiniones. Badawi escribió que a un librepensador, en una sociedad árabe sometida al yugo teocrático, le bastaba con expresar una opinión para ser merecedor de una fetua que lo condenara a muerte. Temía que esto provocara la huida de los mejores cerebros.

A través de sus escritos, ya fueran en línea o en papel, Badawi, una voz liberal en Arabia Saudí, estaba comprometido con alumbrar el entendimiento de su comunidad y vencer la ignorancia luchando contra la imposibilidad de criticar al clero y promoviendo el respeto de la libertad de expresión, así como de los derechos de la mujer y de las minorías y los pobres en Arabia Saudí, tal como escribió en 2015 desde la prisión para el prólogo de un libro con textos suyos que se lograron reunir a pesar del cierre permanente de sus sitios web.

Badawi fue detenido en 2012 y acusado, entre otros cargos, de apostasía, aunque ningún tribunal se ha pronunciado sobre esto último. En 2013 fue declarado culpable de crear un foro con comentarios y artículos en línea blasfemos y condenado a siete años de cárcel y seiscientos latigazos, que posteriormente, en 2014, fueron ampliados mediante una nueva condena a mil latigazos, diez años de prisión y una multa de un millón de riyales (226 000 euros). Como primera tanda en lo que habían de ser mil latigazos a lo largo de veinte semanas, en enero de 2015 recibió cincuenta delante de una mezquita de Yeda ante una multitud que emitía cánticos. Los médicos que lo examinaron tras estos primeros azotes inmisericordes dictaminaron que las heridas habían sido tan profundas que no sobreviviría a una segunda tanda. Por el momento, las quejas internacionales y la preocupación en torno a su salud ha impedido más latigazos, pero el Tribunal Supremo confirmó la sentencia en junio de 2015.Tiene prohibido el uso de cualquier medio de comunicación, así como viajar al extranjero durante los diez años siguientes a su salida de prisión.

La mujer de Badawi, Ensaf Haidar, y sus tres hijos viven en la actualidad en Canadá tras haber huido de Arabia Saudí en 2013 por las amenazas de muerte anónimas.

El encarcelamiento ha permitido a Raif Badawi entender la dignidad humana de aquellos con los que comparte prisión.

Denis Mukwege – 2014, República Democrática del Congo

Malala Yousafzai – 2013, Pakistán

Nasrin Sotoudeh – 2012, Irán

Jafar Panahi – 2012, Irán

Mohamed Bouazizi – 2011, Túnez

Ali Ferzat – 2011, Siria

Asmaa Mahfouz – 2011, Egipto

Ahmed El Zuber El Senussi – 2011, Libia

Razan Zaitouneh – 2011, Siria

Guillermo Fariñas – 2010, Cuba

Fotografías de las ceremonias de entrega de los premios