Índice 
Debates
Martes 4 de julio de 2006 - Estrasburgo Edición DO
1. Apertura de la sesión
 2. Presentación de documentos: véase el Acta
 3. Debates sobre casos de violaciones de los derechos humanos, de la democracia y del Estado de Derecho (anuncio de las propuestas de resolución presentadas): véase el Acta
 4. 70 años después del golpe de Estado del General Franco en España - (Declaraciones del Presidente y de los Grupos políticos)
 5. FEDER, FSE, Fondo de Cohesión (disposiciones generales) - Creación del Fondo de Cohesión - Fondo Social Europeo - Fondo Europeo de Desarrollo Regional - Agrupación europea de cooperación territorial (AECT) (debate)
 6. Turno de votaciones
  6.1. Propuesta de consulta al Comité Económico y Social Europeo: Impacto y consecuencias de las políticas estructurales sobre la cohesión de la Unión Europea (artículo 117 del Reglamento) (votación)
  6.2. Propuesta de consulta al Comité de las Regiones Impacto y consecuencias de las políticas estructurales sobre la cohesión de la Unión Europea (artículo 118 del Reglamento) (votación)
  6.3. Delincuencia transnacional organizada (tráfico ilícito de migrantes) (votación)
  6.4. Delincuencia transnacional organizada (trata de personas) (votación)
  6.5. Aplicación a las instituciones y a los organismos comunitarios de las disposiciones de la Convención de Aarhus (votación)
  6.6. Pilas, acumuladores y sus residuos (votación)
  6.7. Fondo Social Europeo (votación)
  6.8. Fondo Europeo de Desarrollo Regional (votación)
  6.9. Agrupación europea de cooperación territorial (AECT) (votación)
  6.10. Notificación y traslado de documentos (votación)
  6.11. FEDER, FSE, Fondos de cohesión (disposiciones generales) (votación)
  6.12. Creación del Fondo de Cohesión (votación)
  6.13. Cabotaje y servicios internacionales de tramp (votación)
  6.14. Sistema de recursos propios de las CE (votación)
  6.15. Crisis de Equitable Life Assurance Society (votación)
  6.16. Consolidación del sector de los servicios financieros (votación)
  6.17. Derecho de sociedades (votación)
  6.18. Reducción del impacto de la aviación sobre el cambio climático (votación)
 7. Explicaciones de voto
 8. Correcciones e intenciones de voto: véase el Acta
 9. Aprobación del Acta de la sesión anterior: véase el Acta
 10. Consecuencias económicas y sociales de la reestructuración de empresas en Europa (debate)
 11. Más investigación e innovación – Invertir en el crecimiento y el empleo (debate)
 12. Industria manufacturera de la UE – hacia un enfoque más integrado de política industrial (debate)
 13. Turno de preguntas (preguntas a la Comisión)
 14. Industria manufacturera de la UE – hacia un enfoque más integrado de política industrial (continuación del debate)
 15. Prescripciones técnicas de las embarcaciones de la navegación interior (debate)
 16. Aviación civil (armonización de normas técnicas y procedimientos administrativos) (debate)
 17. Traslados de residuos radiactivos y combustible nuclear gastado (debate)
 18. Orden del día de la próxima sesión: véase el Acta
 19. Cierre de la sesión


  

PRESIDENCIA DEL SR. BORRELL FONTELLES
Presidente

 
1. Apertura de la sesión
  

(Se abre la sesión a las 9.05 horas)

 

2. Presentación de documentos: véase el Acta

3. Debates sobre casos de violaciones de los derechos humanos, de la democracia y del Estado de Derecho (anuncio de las propuestas de resolución presentadas): véase el Acta

4. 70 años después del golpe de Estado del General Franco en España - (Declaraciones del Presidente y de los Grupos políticos)
MPphoto
 
 

  El Presidente. Como primer punto de nuestro orden del día, voy a efectuar una declaración sobre los 70 años después del golpe de Estado del General Franco en España, el 18 de julio de 1936.

Como saben, un grupo de 200 diputados solicitó con sus firmas una pregunta oral a la Comisión y al Consejo, cuyo objeto, explícitamente señalado, era un debate sobre la condena al régimen de Franco en el 70 aniversario del golpe de Estado franquista.

La Conferencia de Presidentes no aceptó esta petición y consideró más oportuno efectuar una declaración del Presidente, seguida de las tomas de posición de los diferentes Grupos políticos sobre el significado de esta fecha; es lo que estamos haciendo ahora.

Es una fecha ya lejana en la Historia: 70 años nos separan del 18 de julio de 1936. Es casi tanto como la esperanza de vida de la generación de españoles que protagonizamos la transición a la democracia, una transición considerada modélica, pero cuyo éxito necesitó de olvidos selectivos o de aplazamientos de la memoria, que ahora emerge en un proceso de recuperación que llena las librerías y se plasma hasta en leyes.

Como les dije hace dos años, yo pertenezco a esta generación —como muchos de los diputados españoles que están aquí— y es inevitable que mi relación personal con el pasado determine mi recuerdo. Pero esta es una declaración institucional, como Presidente de la Cámara, y mi recuerdo de hoy debe ser un acto político que transcienda lo personal. Porque traer al presente nuestro pasado es un acto de voluntad que tiene que ver, sobre todo, con el futuro que queremos construir, y lo queremos construir no solo sobre la frágil y perecedera memoria de cada cual, sino sobre la Historia, que no se recuerda, sino que se aprende, y que, por ello mismo, se puede compartir.

Y la Historia nos dice que ese día parte del ejército español —solo parte— se alzó contra el Gobierno de la Segunda República, elegido democráticamente por los españoles en 1931. Se frustró así una gran esperanza, porque esa república había llegado con el ánimo de propiciar la democracia y abordar reformas pendientes de gran calado: la agraria, la militar, la separación de la Iglesia y del Estado, el establecimiento de una seguridad social, los Estatutos de Autonomía para las regiones, y derechos como el voto de la mujer o el divorcio, en una sociedad profundamente patriarcal.

Esas reformas se convirtieron en punto de referencia para muchos países europeos. Fue una referencia para la democracia en Europa, la nueva frontera de la democracia en Europa, una democracia que, por aquellos tiempos, atravesaba momentos difíciles, porque se había hundido en Italia, en Grecia, en Polonia, en Hungría y en Alemania. Por eso, aquel golpe militar no solo dio origen a una guerra larga y cruel en España, sino que, además, acabó con aquella esperanza de Europa de la que había hablado André Malraux.

La guerra de España no fue solo una guerra y no fue solo española. Fue un enfrentamiento entre dos grandes concepciones del mundo. Sí, volvían las dos Españas de Larra y Machado, y a cada español una de las dos Españas le heló el corazón. Pero una guerra entre españoles no hubiera sido tan larga, no hubiera durado tanto, simplemente porque nuestras propias fuerzas no nos lo habrían permitido.

La guerra fue un momento decisivo para la historia del mundo. Tuvo una transcendencia internacional de enorme magnitud. Desde 1936 los futuros beligerantes de Europa en la Segunda Guerra Mundial comenzaron a enfrentarse directa o indirectamente en la guerra civil española. España fue la primera gran batalla de la Segunda Guerra Mundial, banco de pruebas de una guerra futura que devastaría Europa. Por primera vez en la historia se experimentó el bombardeo de poblaciones civiles. Guernica está en la memoria de todos, pero hubo muchas guernicas en España.

Europeos dejaron su vida en ambos bandos y sus nombres pueblan los cementerios de Madrid, de Jarama, de Belchite, de Teruel, de Guadalajara, del Ebro..., nombres míticos, donde tanto europeo reposa y que después se pasearon a lomos de los tanques que cubrieron la geografía de la liberación europea. Aquella guerra para algunos fue la última gran causa, para otros fue una cruzada.

Yo recuerdo la cruzada, los obispos saludando al modo fascista, rodeando a generales en la entrada de las iglesias. También recuerdo los cementerios llenos de fusilados de un bando y de otro. Fue la guerra más apasionada, en la que por primera vez se enfrentaron las ideologías del siglo XX: la democracia, el fascismo y el comunismo. Fue una guerra de religión y, al mismo tiempo, una lucha de clases, una revolución frente a una reacción.

Fue un enfrentamiento que se prolongaría en Europa y que también se prolongó en España, una vez que la guerra hubo acabado, porque no fue solo una guerra, hubo también una posguerra, larga y dura, donde no se trataba ya de ganar al enemigo, puesto que la guerra se había ganado, sino que se trataba más bien de erradicarlo, para mantener un sistema que permaneció durante mucho tiempo y obligó a España a mantenerse ajena al proceso de democratización y también al de reconstrucción que vivió Europa, gracias al Plan Marshall.

Muchos colegas de los países del Este tienen en la memoria el aislamiento que sufrieron como consecuencia de Yalta y del telón de acero que les separó de la Europa libre, democrática y próspera, y así ha sido. Pero se recuerda menos que en el Sur de Europa hubo países —España y Portugal— que también se vieron aislados de este movimiento y permanecieron durante mucho tiempo bajo dictaduras militares.

Recuerdo una vez que un congresista norteamericano me reprochó que los europeos no éramos agradecidos al esfuerzo de liberación que los Estados Unidos habían hecho con Europa. Tuve que recordarle que, en lo que a España se refiere, ese esfuerzo brilló por su ausencia, porque, precisamente porque el régimen militar les fue útil en la guerra fría, se olvidaron de liberarnos.

Hoy quisiera hacer mías las palabras de Salvador de Madariaga, cuyo nombre figura en uno de nuestros edificios. «Antes de 1936 —decía Salvador de Madariaga— todos los españoles vivían en España y en libertad. Hoy —decía en 1954— unos cientos de miles viven en libertad desterrados de España y el resto vive en España desterrado de la libertad».

La libertad volvió a partir de 1975. Empezamos a construir las bases de una comunidad basada en la democracia, en la libertad y en la perspectiva de Europa. Nuevas generaciones han abierto nuevas exigencias políticas respecto al futuro y respecto al pasado. Se han encontrado con una guerra y una dictadura clausuradas y, cuando hoy en España se habla de reparación moral de las víctimas, lo que queremos hacer es discutir la memoria activa de nuestro país, de nuestra sociedad, para asumir la carga plena de nuestro pasado, para honrar a todos los muertos, para no discriminar en la memoria aquella parte que nos pueda resultar incómoda, para no encerrarnos en las mentiras que consuelan y para afrontar las verdades que alumbran. Son heridas dolorosas que han cicatrizado en Europa, pero que siguen en la memoria de muchas personas, porque, en su día, no pudieron exorcizarlas.

Eso es lo que da sentido a un acto como el de hoy, aquí, en el Parlamento Europeo, para enfrentar el pasado vivo de una parte de la memoria de nuestro continente, para no repetir los errores de ayer, para condenar críticamente a sus responsables, para rendir homenaje a sus víctimas, para expresar nuestro reconocimiento hacia todos los que combatieron por la democracia, padecieron persecución e impulsaron el retorno de España a Europa, como nuestra patria común.

(Aplausos prolongados)

 
  
MPphoto
 
 

  Jaime Mayor Oreja, en nombre del Grupo PPE-DE . (ES) Señor Presidente, señoras y señores diputados, intervengo en representación del Grupo del Partido Popular Europeo al final de esta declaración referida a la historia reciente de España. Quiero subrayar que nuestra posición se fundamenta esencialmente en el pleno respaldo y apoyo a los valores de reconciliación, de superación de un trágico pasado, que fueron los que impulsaron la transición democrática y que culminaron en la Constitución de 1978.

Un día como mañana, un 5 de julio de hace 30 años, el Presidente del Gobierno de España, Adolfo Suárez, tomaba posesión de su cargo, de su responsabilidad de llevar adelante nuestra transición democrática.

Para quienes como yo tuvimos el honor y la oportunidad de servir aquel proyecto, de formar parte de aquel partido, la Unión de Centro Democrático, que tuvo la responsabilidad de la ejecución material desde el Gobierno de aquella transición, con el esfuerzo de otras formaciones políticas, con un respaldo inequívoco de la sociedad española y con el impulso de su Majestad el Rey, aquella apelación al final de las dos Españas irreconciliables, el recordatorio de los valores de la Constitución española de 1978, la libertad y la reconciliación, surgen desde lo más profundo de nuestras convicciones. Porque el error, el disparate, la tragedia del último siglo en la historia de España, fueron la facilidad de recreación de las dos Españas, la exageración siempre presente en nuestro territorio, la facilidad con que esas dos Españas se convencían de la imposibilidad de una convivencia democrática.

Todos conocemos el origen y la razón de ser de la Unión Europea, que se asienta en la misma fortaleza moral de aquella Constitución española, la fortaleza moral de los que se unen, la fortaleza moral de la unión, para que no se repitiera nuestro pasado reciente, para que no se iniciasen más guerras mundiales nacidas en suelo europeo, ni más guerras, ni más dictaduras, ni más regímenes comunistas, ni más guerras civiles como la que habíamos sufrido en España.

Las nuevas naciones europeas podremos cometer errores al abordar nuestros problemas de presente y de futuro, pero hay un error que no podemos cometer, que no tenemos el derecho de cometer: repetir errores históricos, no aprender de los errores de nuestra historia.

Por todo ello, la reconciliación y la concordia no deben aburrirnos. No debemos cambiar nuestra actitud, y por eso a muchos españoles nos parece un error histórico que hoy se trate de impulsar una segunda transición, como si la primera hubiese quedado vieja y obsoleta; es un error histórico quebrar unilateralmente la esencia de nuestra Constitución de la concordia; constituye un disparate histórico introducir en España el debate del derecho de la autodeterminación, la creación en el seno de España de nuevas naciones que no han existido nunca; es un error histórico porque nos aleja de nuestra concordia.

Por eso, señor Presidente, en este trigésimo aniversario de la transición democrática española, que inició su andadura un 5 de julio de 1976, y en nombre del Grupo del Partido Popular Europeo, permítame que concluya con un ¡viva! por la reconciliación, un ¡viva! por la libertad, y un ¡viva! por la Constitución española de 1978.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Martin Schulz, en nombre del Grupo del PSE . – (DE) Señor Presidente, después de escuchar su discurso, quisiera preguntar: ¿qué espíritu inspiraba a Franco y a su régimen? Todos lo conocemos bien. Era el espíritu de la intolerancia, del desprecio por la humanidad, el espíritu que destruye las instituciones democráticas, que odia todo lo que no se ajusta a sus deseos. Tras el régimen de Franco había desprecio por la humanidad y una mortífera propensión a la violencia. El sometimiento incondicional a su ideología o la muerte: ese era el mensaje del régimen de Franco. Sin embargo no se trataba de un mensaje español, pues cuando Franco tomó el poder hace 70 años, mi país ya llevaba tres años sufriendo bajo la dictadura de Hitler y Mussolini ya llevaba 14 años gobernando Italia. En aquel momento, el movimiento fascista del que Franco formaba parte –principalmente en su vertiente militarista– ya existía en toda Europa.

La guerra civil no fue solamente una guerra civil española. España fue su principal territorio y los españoles sus principales víctimas, pero el pueblo español también fue su rehén en un ensayo para una guerra mayor. Guernica y la Legión Cóndor constituyeron y siguen constituyendo una mancha en la historia de mi país.

La juventud de los años treinta escribió una página gloriosa en la historia europea y mundial, cuando acudió a España para defender la democracia voluntariamente. Ernest Hemingway creó un inolvidable monumento literario a esa generación. El famoso escritor norteamericano Arthur Miller dijo en una ocasión que en los años treinta la palabra España era una explosión. Se trataba de superar el feudalismo clerical y establecer un espíritu de libertad y tolerancia frente al demonio de la intolerancia.

Cuando ahora pensamos en España, en la izquierda Europea recordamos las innumerables víctimas que esa guerra civil se cobró entre nuestras filas, pero no solo entre las nuestras. También hubo demócrata-cristianos, liberales y republicanos que se opusieron a esa intolerancia. Toda la comunidad mundial de pensadores y de naciones contraria al deseo totalitario de subyugación, asociado a Franco, se opuso a él. Franco perdió.

Si me permiten hacer un balance de la situación en esta Asamblea 70 años después, quisiera hacerles notar que, desde que se introdujeron las elecciones directas, tres Presidentes del Parlamento Europeo han sido españoles: un demócrata-cristiano conservador y dos socialdemócratas. Si hoy, 70 años después, un Presidente español de origen catalán puede decir, en nombre de los representantes electos de 25 naciones de Europa, que la integración europea constituye una victoria sobre la intolerancia y la esclavitud, entonces, 70 años después, podemos decir que la libertad ha ganado y que Franco ha perdido. ¡A Europa no podía ocurrirle nada mejor!

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Bronisław Geremek, en nombre del Grupo ALDE . – (FR) Señor Presidente, Europa tiene una historia muy rica y aunque el Parlamento Europeo no debe tratar de arrogarse el papel de único depositario de la verdad sobre el pasado, es importante para el futuro de la integración europea que el Parlamento se sienta responsable de la memoria colectiva europea, que es el principal factor constitutivo de la unidad europea.

Estamos ahora en 2006. Conmemoramos el aniversario de la insurrección de los obreros de Poznan en junio de 1956 y de la revolución húngara de octubre de 1956: dramáticos sucesos en la lucha por el pan y la libertad. Contamos el año 2006: hace 70 años, el General Franco imponía un régimen dictatorial contra la libertad, la democracia y el Estado de Derecho. España, que habría debido ser uno de los países fundadores de la Unión Europea, se vio separada durante medio siglo del resto de Europa, en contra de la voluntad de su pueblo.

Al pensar en estos hechos, conviene no hacer la cuenta de las injusticias, del odio, de los conflictos y de los sufrimientos humanos de los periodos de guerra civil y de dictadura. Para que sucesos como esos no puedan producirse nunca más, debemos recordar que la experiencia española es una experiencia de Europa, es una de las experiencias que dieron lugar a la fundación y construcción de la Unión Europea.

Europa no debería olvidar que España supo cerrar este dramático capítulo de forma consensuada a través de la reconciliación y el diálogo pacífico. Rindamos homenaje a la valentía y la sabiduría del pueblo español.

En estos días de aniversarios, el Parlamento y toda Europa deberían vibrar con el sentimiento de libertad en que se basan; Europa debería sentirse unida más allá de todas las diferencias políticas y tomar conciencia de que ahora sabemos por qué existe Europa: lo debemos entre otras cosas a la dramática experiencia que hoy conmemoramos con tristeza. Muchas gracias.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Daniel Marc Cohn-Bendit, en nombre del Grupo Verts/ALE . – (FR) Señor Presidente, Señorías, España en 1936 representa ante todo una lección, o mejor dicho cuatro lecciones para nosotros, los europeos. La primera lección es la valentía, la abnegación y la extraordinaria imaginación de un pueblo, el pueblo español, en marcha hacia la libertad y la democracia. ¿Quién puede olvidar las extraordinarias invenciones sociales de la Cataluña libre? ¿Quién puede olvidar todo lo que el pueblo español intentó durante ese periodo asombroso?

La segunda lección es la barbarie del fascismo. Como se acaba de decir, Guernica es un símbolo de ella: el símbolo del asesinato, de los encarcelamientos; el símbolo también de un proyecto internacional del fascismo, pues es evidente que el fascismo español nunca habría podido ganar esta lucha sin la ayuda del nacionalsocialismo. En 1936, el proyecto de dominación europea del fascismo ya era evidente.

La tercera lección es más difícil de entender porque es la de la cobardía: la cobardía de los europeos, la cobardía de los franceses –aun cuando Léon Blum lo tuviera difícil–, la cobardía de los ingleses, la cobardía de todos los que pensaron que si el pueblo español pagaba el precio, ellos se lo ahorrarían. Esta actitud resultó ser, como en Múnich en 1938, uno de los grandes errores y las grandes lecciones que debemos extraer de este período. Quien cree que puede agachar la cabeza esperando que la tormenta pase por otro lado a menudo se equivoca, como demuestra la historia. Es una gran lección que para muchos europeos esto fue muy difícil de aceptar durante mucho tiempo. A veces el pacifismo allana el camino al horror. A veces es símbolo de valentía. Saber elegir entre uno y otro siempre es muy difícil. Pero si hay que hablar de cobardía, también hay que resaltar la valentía: por ejemplo, la de Pierre Cot, Ministro de Léon Blum, quien, siendo Ministro, hizo enviar armas a España. Recordemos que Pierre Cot, cuyos actos fueron heroicos en aquel difícil período, es el padre de uno de nuestros colegas diputados, Jean-Pierre Cot, a quien doy las gracias por recordarme los actos de su padre.

La cuarta lección, por último, se refiere a la horrible intolerancia del totalitarismo comunista. Porque no hay que olvidar que hay dos grandes imágenes de la guerra española. La primera es la de las brigadas internacionales que querían salvar al pueblo español. Pero al mismo tiempo la imagen de la intolerancia de las brigadas comunistas, que asesinaron a miembros trotskistas del POUM y a anarquistas, porque no tenían la misma orientación política. También es una lección de la guerra española. Nos enseña que la liberación no es tener la razón contra todos, sino más bien aceptar la diversidad y la democracia.

Señorías, la Unión Europea debe sacar todas las consecuencias de estas cuatro lecciones. Debemos recordarlas cuando cunde la barbarie en Bosnia y cuando tenemos el deber de mostrar solidaridad con los pueblos oprimidos. Si aprendemos bien estas lecciones, creo que el futuro podrá ser un poco más radiante.

 
  
MPphoto
 
 

  Francis Wurtz, en nombre del Grupo GUE/NGL . – (FR) Señor Presidente, el Parlamento hace lo que debe al organizar este acto político con ocasión del 70º aniversario del desencadenamiento de la Guerra Civil española por Franco.

En efecto, por más de un motivo, el aplastamiento de la joven República es algo que concierne a toda Europa. En primer lugar, los golpistas de 1936 solo pudieron vencer al Frente Popular con el decisivo apoyo de la Italia fascista y la Alemania nazi. También fue en España donde esta última experimentó su futura blitzkrieg contra Francia. Y Guernica fue el primer ejemplo de la historia universal de la masacre de una población civil por bombardeos aéreos masivos, que se convertiría en un terrorífico modelo de lo que ocurrió durante toda la Segunda Guerra Mundial.

Esos años oscuros, 1936-1939, reclaman la atención de Europa por otra razón más: la manera en que los republicanos fueron traicionados por democracias vecinas. La no intervención de 1936 abrió las puertas a Múnich en 1938, que condujo al desastre en todo el continente a partir de 1939; y qué decir de la indiferencia complaciente de los dirigentes europeos y occidentales, en general, hacia el régimen franquista después de la guerra, desde el momento en que su jefe se unió a las fuerzas del bien en contra del imperio del mal.

Hay, por último, una razón más por la que la tragedia española tiene una dimensión europea: es la extraordinaria corriente de solidaridad internacional que suscitó entre los obreros y la gente común, así como entre los más eminentes intelectuales europeos; una solidaridad que ilustraron notablemente las brigadas internacionales con sus 40 000 voluntarios procedentes de unos cincuenta países.

A la inversa, una serie de republicanos españoles pasaron a integrarse en la resistencia francesa. Algunos de ellos participarían en la insurrección de París de agosto de 1944 bajo la dirección de mi llorado camarada difunto, Henri Rol-Tanguy. Otros participaron en la liberación de Estrasburgo, en noviembre del mismo año, en las filas del ejército del General Leclerc.

Sin ninguna duda, la conciencia europea no sería la misma sin los indecibles sufrimientos de las víctimas del franquismo, sin el intrépido coraje de los resistentes españoles y sin la marea de solidaridad que sostuvo a la joven República. Que nuestro acto conmemorativo de hoy rinda a todas y a todos el homenaje que merecen!

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Brian Crowley, en nombre del Grupo UEN . – (EN) Señor Presidente, tengo grandes dificultades para saber lo que he de decir hoy, pues a diferencia de muchos de mis colegas pertenezco a una generación que no tiene el recuerdo de la tragedia que supuso la misma fundación de la Unión Europea.

Sin embargo, yo leo historia y tengo ciertos conocimientos de la materia. Hoy estamos hablando del septuagésimo aniversario del golpe de Estado de Franco. Todos los días se conmemora en los libros de historia alguna atrocidad o tragedia sucedida en el continente europeo en los últimos 227 años.

Supongo, por tanto, que deberíamos centrarnos realmente en el hecho de que el fascismo, el comunismo, el imperialismo y los regímenes totalitarios que hemos sufrido en nuestro continente suponen una misma amenaza: la falta de respeto de la diferencia humana y de las diferentes ideas y la intolerancia hacia los que quieren recorrer un camino distinto. Tanto si hablamos de Potsdam, de Hungría, de Gdańsk, de Siberia, de España, de Portugal o de Irlanda, quienes han intentado imponer su voluntad sobre los demás siempre han fracasado, porque la esencia misma del ser humano es el deseo de ser libre para poder vivir y relacionarnos con los demás.

Por eso, es fundamental que aprendamos de los errores del pasado, y también que nos aseguremos de no repetirlos. Antes que criticar o acusar diciendo que esta tragedia fue más dramática, más inicua o más relevante en la política europea que otras tragedias, pongámonos de acuerdo en que sucedió y utilicémosla como ejemplo. Hoy en Europa hemos sido capaces de superar las diferencias, hemos encontrado un foro y un camino hacia delante en que las personas de distintos países, con diferentes ideologías, historias e interpretaciones de la misma historia pueden sentarse y encontrar una base común y una causa común.

Lo mejor que podemos hacer hoy en el Parlamento Europeo es animar al Presidente Zapatero en sus esfuerzos por aproximar a los que hasta ahora habían sido pueblos irreconciliables para que encuentren un camino común en el País Vasco. No se trata de perdonar las atrocidades cometidas ni de negar los errores; se trata de que no se puede vivir en el pasado, no se puede vivir amargado. Siempre que aparezca una oportunidad para la paz, debemos aprovecharla.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Jens-Peter Bonde, en nombre del Grupo IND/DEM . – (DA) Señor Presidente, «¡no pasarán!». Eso gritó el gran joven poeta de mi juventud, Gustaf Munch-Petersen, cuando permaneció solo en el frente como soldado voluntario en la Guerra Civil española, mientras sus compañeros se retiraban al verse frente a fuerzas superiores. Gustaf dejó a su mujer, un hijo y familia en Dinamarca. Su actuación no era defendible ni responsable y no pudo evitar la plaga del fascismo en Europa. Su protesta solitaria no tenía fundamento, pero imagínense que todo el mundo hubiese actuado con el mismo valor. Morir sin temor fue la última ofrenda poética de su vida.

La mayoría de la gente permaneció pasiva mientras la democracia se veía amenazada y, en muchos lugares, quedaba desplazada, hasta que otros valientes acabaron con el nazismo y el fascismo.

Para muchos de los presentes en esta Asamblea, la liberación dio paso a una nueva ocupación, con el telón de acero y el Gulag. Recordemos hoy a las muchas personas –valientes o no– que murieron. Rindamos homenaje a los que opusieron resistencia como soldados voluntarios en la Guerra Civil española, participaron en la defensa de la democracia y dieron muestras de valor y temeridad en los ejércitos clandestinos creados para luchar contra la política de los Gobiernos de apaciguamiento de los enemigos de la democracia. Muchas personas que participaron activamente en los movimientos de resistencia se incorporaron luego a los partidos políticos y también a los movimientos que he representado en esta Asamblea durante 27 años. Casi todos han muerto. En su lecho de muerte, mi valiente vecino, Hans –herrero de oficio– hablaba atropelladamente de las bombas británicas que caían sobre una escuela francesa en lugar del cuartel general de la Gestapo. Hans había facilitado los planos ilegales, en su calidad de agente al servicio de los británicos. El error no fue suyo, pero el recuerdo de los colegiales muertos le atormentó hasta el final.

También me gustaría recordar a un joven académico que viajó por todo el país para crear el primer movimiento de resistencia danés, mientras el Gobierno cooperaba con el poder ocupador alemán. Posteriormente, Frode Jakobsen estuvo al frente del Gobierno clandestino triunfante, Asociación Danesa por la Libertad. Después de la guerra, fue ministro del Gobierno y participó en el gran congreso del Movimiento Europeo de La Haya de 1948, que dio origen al Consejo de Europa y la integración europea. Durante muchos años, fue presidente del Movimiento Europeo y diputado socialdemócrata al Parlamento danés. Dicho esto, cabe añadir que votó negativamente en todas las votaciones sobre los Tratados CE y el Tratado de la Unión Europea y en 1972 comenzó a criticar a la UE por razones democráticas.

Hemos creado un premio con su nombre, que se concede cada año a quienes hayan demostrado un valor político inusitado y hayan hecho algo a favor del prójimo en un momento en no era oportuno ni rentable hacerlo ni era probable que les ayudase a avanzar en su carrera. Nunca hemos tenido dificultades para encontrar candidatos. Siempre hay personas que demuestran un valor político inusitado y algunas de ellas han buscado inspiración en el medio millón de voluntarios y ciudadanos del mundo que acudieron a España para decir «no pasarán». Quisiera dar las gracias a todas aquellas personas que demostraron su valor personal y murieron por nuestra libertad. «El pueblo unido jamás será vencido.»

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Maciej Marian Giertych (NI ). – (PL) Señor Presidente, actualmente hay democracia, libertades civiles, propiedad privada y tolerancia en toda Europa central y occidental gracias al hecho de que el Comunismo no arraigó en nuestro continente, aunque podría haberlo hecho. En Europa oriental, la batalla victoriosa de los polacos contra los bolcheviques de 1920 y la resistencia decisiva de la Polonia católica contra la dominación soviética construyeron un dique frente al comunismo.

El hecho de que el comunismo no arraigase en el Oeste se debe en gran parte a la guerra civil victoriosa que libró a la España tradicional contra los Gobiernos comunistas. Aunque llegó al poder de forma democrática, la izquierda española se comportó de forma similar a la izquierda de la Rusia bolchevique y el principal objetivo de sus ataques fue la Iglesia. Casi 7 000 sacerdotes murieron asesinados. Se profanaron iglesias, se disparó contra las cruces de los caminos y las imágenes sagradas. Las fuerzas tradicionales respondieron inmediatamente a ese ataque contra la España católica.

Las Brigadas Internacionales, organizadas por la Rusia bolchevique, acudieron en ayuda de la España comunista. Conforme a los usos comunistas, esas brigadas estaban totalmente controladas por células del partido comunista y sus servicios secretos, al igual que todo el régimen republicano. Gracias a la derecha española, al ejército español, a sus líderes y al general Francisco Franco, en especial, el ataque comunista contra la España católica quedó frustrado. Del mismo modo, también se frenaron otros intentos de propagar la plaga comunista a otros países.

La presencia de figuras como Franco, Salazar o De Valera en la política europea garantizó que Europa mantuviera sus valores tradicionales. Actualmente carecemos de hombres de Estado como ellos. Lamento tener que asistir ahora al fenómeno del revisionismo histórico, que presenta todo lo tradicional y católico de forma desfavorable y todo lo laico y socialista de forma favorable. Recordemos que el nazismo de Alemania y el fascismo de Italia también tenían raíces socialistas y ateas.

El poder del bloque socialista y anticatólico en esta Asamblea es muy preocupante. Pudimos ver claros ejemplos de dicho poder en la votación del mes pasado sobre los textos relativos a la tolerancia y al Séptimo Programa Marco. La Europa cristiana está perdiendo la batalla contra una Europa socialista y atea. ¡Esto tiene que cambiar!

(Protestas)

 
  
MPphoto
 
 

  Martin Schulz (PSE ). – (DE) Señor Presidente, quisiera hacer uso de la posibilidad de hacer declaraciones personales al final de los debates. No recuerdo el artículo concreto del Reglamento, pero le ruego que me permita hacer esta declaración personal. He escuchado muy atentamente cuanto ha dicho el anterior orador. No voy a entrar en detalles, pero quiero decir algo en nombre propio y en el de mi Grupo: acabamos de oír hablar al espíritu del señor Franco. ¡Ha sido un discurso fascista que no tiene cabida en el Parlamento Europeo!

(Grandes aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Zbigniew Zaleski (PPE-DE ). – (PL) Señor Presidente, al igual que el señor Schulz, quisiera ejercer mi derecho a intervenir brevemente, en mi calidad de diputado al Parlamento Europeo.

Lamento que usted y la Conferencia de Presidentes hayan decidido dedicar tanto tiempo al debate sobre Francisco Franco y, en cambio, no hayan permitido que se dedique si siquiera un minuto a otra terrible masacre que tuvo lugar en Katyń, como solicité, en nombre de los polacos y de todos los que murieron allí. Lamento profundamente la decisión de no atender mi solicitud.

 
  
MPphoto
 
 

  Hans-Gert Poettering (PPE-DE ). – (DE) Señor Presidente, en mi calidad de católico, quiero manifestar que defendemos la dignidad humana, los derechos humanos, el Estado de Derecho, la democracia y la libertad. No consideramos que los dictadores y quienes apoyan a regímenes totalitarios –sean fascistas, nacionalsocialistas o comunistas– sean las personas adecuadas para defender nuestros ideales. Defendemos nuestros ideales con nuestras propias convicciones.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. Quiero agradecer a todos su participación en este debate y quiero agradecer a los diputados que han asistido al debate, especialmente a los que no son españoles, el interés que han demostrado por este acontecimiento histórico, que fue, sin duda, una tragedia. También quiero señalar que nos han acompañado en la tribuna del público personas cuya memoria histórica les ha traído hasta aquí.

(Aplausos)

 

5. FEDER, FSE, Fondo de Cohesión (disposiciones generales) - Creación del Fondo de Cohesión - Fondo Social Europeo - Fondo Europeo de Desarrollo Regional - Agrupación europea de cooperación territorial (AECT) (debate)
MPphoto
 
 

  El Presidente. El siguiente punto es el debate conjunto sobre:

- la recomendación, de la Comisión de Desarrollo Regional, sobre la propuesta de Reglamento del Consejo por el que se establecen las disposiciones generales relativas al Fondo Europeo de Desarrollo Regional, al Fondo Social Europeo y al Fondo de Cohesión y se deroga el Reglamento (CE) nº 1260/1999 (09077/2006 - C6-0192/2006 - 2004/0163(AVC) ) (Ponente: Konstantinos Hatzidakis) (A6-0224/2006 ),

- la recomendación, de la Comisión de Desarrollo Regional, sobre la propuesta de Reglamento del Consejo por el que se crea el Fondo de Cohesión y se deroga el Reglamento (CE) nº 1164/94

(09078/2006 - C6-0191/2006 - 2004/0166(AVC) ) (Ponente: Alfonso Andria) (A6-0226/2006 ),

- la recomendación para la segunda lectura, de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, respecto de la Posición Común del Consejo con vistas a la adopción del Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativo al Fondo Social Europeo y por el que se deroga el Reglamento (CE) nº 1784/1999

(09060/4/2006 - C6-0188/2006 - 2004/0165(COD) ) (Ponente: José Albino Silva Peneda) (A6-0220/2006 ),

- la recomendación para la segunda lectura, de la Comisión de Desarrollo Regional, respecto de la Posición Común del Consejo con vistas a la adopción del Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativo al Fondo Europeo de Desarrollo Regional y por el que se deroga el Reglamento (CE) nº 1783/1999

(09059/4/2006 - C6-0187/2006 - 2004/0167(COD) ) (Ponente: Giovanni Claudio Fava) (A6-0225/2006 ), y

- la recomendación para la segunda lectura, de la Comisión de Desarrollo Regional, respecto de la Posición Común del Consejo con vistas a la adopción del Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre la Agrupación europea de cooperación territorial (AECT)

(09062/2/2006 - C6-0189/2006 - 2004/0168(COD) ) (Ponente: Jan Olbrycht) (A6-0227/2006 ).

 
  
MPphoto
 
 

  Konstantinos Hatzidakis (PPE-DE ), ponente. (EL) Señor Presidente, en mi calidad de griego me considero autorizado a declarar que hoy concluye una maratón de debates y negociaciones que no comenzaron en 2004, cuando la Comisión presentó su propuesta de proyecto de reglamento general, sino mucho antes, en 2001, cuando iniciamos los primeros debates sobre el futuro de los Fondos Estructurales para el período 2007-2013.

El Parlamento ha estado presente durante todo este proceso y ha dejado su impronta en los debates y negociaciones: en las consultas inicialmente no oficiales que mantuvimos con la Comisión Europea, en el tercer informe sobre la cohesión que las siguió y en el informe intermedio sobre el reglamento que se votó el verano pasado.

En todos esos debates el Parlamento transmitió un doble mensaje: en primer lugar, que la Unión Europea necesitaba un presupuesto de cohesión creíble; creo que fuimos uno de los poderes que anuló los esfuerzos de determinados partidos de limitar el presupuesto para el nuevo periodo de programación.

El segundo mensaje fue que necesitábamos un reglamento eficaz sin burocracia innecesaria y, por otra parte, un reglamento que ayudase a hacer buen uso del dinero de los ciudadanos europeos.

En enero iniciamos las negociaciones con el fin de influir sobre el resultado final, tras las decisiones del Consejo Europeo, y de incorporar algunas de nuestras posiciones fundamentales.

Quisiera destacar la actitud constructiva tanto de la Comisión Europea y la Comisaria Hübner como de la Presidencia austriaca en dichas negociaciones y agradecer a ambas partes su colaboración con el Parlamento Europeo.

Hoy debemos aprobar o rechazar el texto negociado. En mi calidad de ponente para el reglamento general, pido a mis estimados amigos aquí presentes que acepten este texto y lo voten afirmativamente por las siguientes razones de fondo:

En el curso de las negociaciones sobre las perspectivas financieras, el Parlamento consiguió 300 millones de euros adicionales para la cooperación transnacional e interregional. Por otra parte, también consiguió vincular la financiación de los proyectos con el acceso de las personas con discapacidades. Por primera vez se estipula que no se financiarán proyectos si previamente no se garantiza que las personas con discapacidades tendrán acceso a los mismos.

También conseguimos la participación de la sociedad civil. A pesar de la resistencia inicial del Consejo, a las comisiones de seguimiento también asistirán agentes medioambientales, organizaciones no gubernamentales y otras entidades que representan a la sociedad civil. Por otra parte, gracias a la presión del Parlamento, también se podrán financiar, con la aprobación de la Comisión, las infraestructuras de las regiones ya no están incluidas entre las regiones de convergencia del Objetivo 1, como habían solicitado todas esas regiones.

Asimismo, hemos conseguido garantizar que la inclusión de un artículo especial sobre el desarrollo sostenible y el medio ambiente. Dicho de otro modo, hemos conseguido lo que durante años hemos designado como el «reverdecimiento» de los Fondos Estructurales. Existe un fundamento jurídico sólido para que no se siga perjudicando al medio ambiente a través de los Fondos Estructurales.

Al mismo tiempo, hemos consolidado la política urbana. Los Estados miembros están obligados a contar con previsiones más específicas en el caso de las ciudades. Esta obligación incluye la presentación de una lista especial de las ciudades elegidas para hacer frente a los problemas que sean pertinentes. También hemos firmado una declaración conjunta con la Comisión que prevé una evaluación provisional de las consecuencias de la liberación de fondos en virtud de la norma n+2 o n+3, dado que dicha norma puede originar problemas.

¿Significa todo esto que estamos completamente satisfechos? Sinceramente, no. A título de ejemplo, quisiera recordar las bonificaciones introducidas por la Presidencia británica, que han alterado un poco la lógica de cohesión del reglamento. También quisiera recordar que no hemos conseguido hacer valer nuestros puntos de vista sobre la llamada reserva de prestaciones, con el «reciclaje» de las asignaciones liberadas conforme a la norma n+2 o n+3. Sin embargo, un mayor retraso también supondría retrasar la puesta en marcha de los programas, lo cual perjudicaría a las regiones y los Estados miembros más pobres. Por lo tanto, este es otro motivo de peso para votar afirmativamente el reglamento.

Hoy pasamos de la teoría a la práctica. Seamos sinceros, incluso el mejor reglamento puede plantear problemas si no se aplica correctamente. Por lo tanto, el reto principal al que nos enfrentamos todos, especialmente la Comisión, los Estados miembros y las regiones, es el de garantizar que el reglamento se aplique correctamente. Esto plantea un reto tanto para los antiguos Estados miembros, que no deben repetir errores del pasado, como para los nuevos, que no deben repetir los errores de algunos antiguos Estados miembros en relación con la aceptación y el uso de los fondos.

El Parlamento estará presente durante todo el procedimiento para realizar un seguimiento y reclamar movimientos estructurales que siempre redunden en beneficio de las regiones y los Estados miembros más pobres de la Unión Europea.

(Aplausos)

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. COCILOVO
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 
 

  Alfonso Andria (ALDE ), ponente . (IT) Señor Presidente, Señorías, al cabo de más de un año llegamos al final de un intenso trabajo realizado en estrecha colaboración con muchos de mis colegas diputados y con representantes del Consejo y de la Comisión, a quienes quiero dar las gracias. También quiero dar las gracias a la Presidencia austriaca y manifestar mi especial y más sincero agradecimiento a la Comisaria Hübner, que en todo momento se ha mostrado receptiva a las peticiones del Parlamento y dispuesta a debatir y entablar un diálogo constructivo, el cual constituye la verdadera fuerza motriz de los intercambios de opiniones entre ambas instituciones.

El Parlamento Europeo habló con una sola voz en la mesa de negociación con el Consejo y la Comisión, sin distinciones de afiliación políticas y países de origen, y esto le permitió ejercer mayor influencia sobre los resultados de la negociación y contribuir a mejorar apreciablemente la estructura inicial de las disposiciones. Aunque el Consejo rechazó algunas sugerencias importantes propuestas por el Parlamento, personalmente creo que los textos cubren de forma adecuada las necesidades de una Unión ampliada. Gracias a los esfuerzos conjuntos de las tres instituciones, la votación de esta mañana permitirá que Europa tenga acceso a nuevos instrumentos jurídicos esenciales para consolidar la solidaridad y la cohesión económica y social.

Con respecto al reglamento por el que se establece un Fondo de Cohesión, del que soy ponente principal, quisiera destacar la importancia del incremento del presupuesto, por el que ha luchado el Parlamento, de 18 mil millones de euros para el período 2000-2006 a algo más de 61 500 millones de euros para el próximo periodo de programación. Esto responde a las grandes necesidades de financiación de los Estados miembros receptores en los ámbitos del medio ambiente y del transporte, con especial atención al desarrollo sostenible mediante una forma de distribución equilibrada y flexible, es decir, capaz de adecuar la forma en que se utilice el Fondo para cubrir las necesidades de cada Estado miembro.

Además de a las redes transeuropeas, el Fondo de Cohesión también se podrá aplicar a proyectos en el ámbito del transporte, incluido el transporte urbano, por ferrocarril, por las vías interiores navegables y marítimo, programas de multimodales y medidas que promuevan el desarrollo sostenible y que mejoren la dimensión medioambiental, con especial atención a los sectores esenciales de la eficiencia energética y las fuentes de energía renovables.

La labor incisiva del Parlamento ha conseguido resultados positivos en varios aspectos. Quisiera mencionar solo algunos que guardan relación con el reglamento por el que se establece un Fondo de Cohesión y con el reglamento general, del que el señor Hatzidakis es ponente y, por mi parte, soy ponente alternativo en nombre mi Grupo. El artículo 14 del reglamento general incluye una referencia específica al acceso a discapacitados, que a partir de ahora deberá caracterizar todos los trabajos financiados con fondos comunitarios. Hemos conseguido un mayor reconocimiento de la protección medioambiental y el desarrollo sostenible, como acaba de señalar el señor Hatzidakis. Estoy satisfecho en estos dos aspectos, aunque habría deseado que también se hubiese hecho referencia concreta a ellos en el cuerpo principal del reglamento sobre el Fondo de Cohesión. En cualquier caso, dicha referencia se incluye en el reglamento general y esto ya es un resultado importante y significativo.

Asimismo, en relación con a lo que se designa como cooperación, habrá una mayor participación de las entidades que representan a la sociedad civil, las organizaciones no gubernamentales y las asociaciones que luchan por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, también en lo que respecta a la política de cohesión.

Por último, en lo que respecta al reglamento sobre el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, del que es ponente el señor Fava y, por mi parte, soy ponente alternativo, considero muy positiva la inclusión de la referencia al problema de la seguridad pública en el contexto del objetivo de convergencia, como garantía para evitar que la delincuencia organizada se infiltre en los procesos de gasto relacionados con los Fondos Estructurales. Por otra parte, como resultado de la intervención del Parlamento se ha prestado mayor atención a la dimensión urbana –un tema muy caro al señor Beaupuy y también para mí, al igual que para muchísimos de nosotros– y se ha hecho hincapié en las posibilidades de impulsar la reactivación económica y sociocultural de los barrios del extrarradio y las zonas rurales circundantes, que son los verdaderos agentes del desarrollo sostenible y duradero en las regiones, mediante un programa sólido de inversión y gestión de los fondos destinados a las ciudades.

Para concluir quisiera abundar en lo que ya ha dicho el señor Hatzidakis y solicitar al Parlamento que respalde con su voto afirmativo todo el paquete legislativo que hoy se debate.

 
  
MPphoto
 
 

  José Albino Silva Peneda (PPE-DE ), ponente . – (PT) Señor Presidente, señor Presidente en ejercicio del Consejo, señor Comisario, Señorías, el proceso que culminará con la aprobación del nuevo reglamento sobre el Fondo Social Europeo merece el apoyo del Parlamento.

En la primera lectura presentamos 84 enmiendas a la propuesta original de la Comisión. Entre estas, quisiera destacar un aspecto: la versión original de la Comisión establecía una serie de medidas que eran objeto de financiación pero cuyas acciones variaban si la región beneficiaria de los fondos era una región del objetivo de convergencia o entraba dentro del objetivo de competitividad y empleo.

Por principio, me opongo a esta diferencia regional porque cuando se aplique se traducirá en la creación de un Fondo Social Europeo de dos velocidades y consagrará un modo de discriminación indirecta de los trabajadores que se beneficien del Fondo según en qué región trabajen. La Comisión y el Consejo han aceptado mi argumento.

Otras enmiendas importantes respecto a las cuales el Consejo y la Comisión aceptaron finalmente nuestras propuestas son las relativas al uso de recursos del Fondo Social Europeo para financiar las actividades de los interlocutores sociales. Siempre me he opuesto a la propuesta original de la Comisión y he sugerido una alternativa más flexible pero también más estricta por la que destinaría una cantidad adecuada de recursos del Fondo Social Europeo a medidas encaminadas a fortalecer las capacidades de los interlocutores sociales, aunque con la especificación de que dichas actividades deberían tener por objeto la formación, medidas de integración en red y una intensificación del diálogo social. La Comisión y el Consejo también han aceptado nuestro punto de vista a este respecto.

Al seguir el procedimiento normal para una segunda lectura de este nuevo reglamento, corrimos el serio riesgo de que los fundamentos jurídicos esenciales para que los Estados miembros pudiesen utilizar los créditos del Fondo Social Europeo a partir del 1 de enero de 2007 no estuviesen en vigor a tiempo. Consciente de la importancia de este hecho, la Presidencia austriaca se puso en contacto conmigo para iniciar conversaciones con el fin de reducir el tiempo que habitualmente requiere el procedimiento legislativo. Con la valiosísima ayuda de los ponentes alternativos, pude analizar las enmiendas que el Consejo no había tomado en consideración y plantear cinco cuestiones que el Consejo no había aceptado en la primera lectura pero que consideramos muy importantes.

Son las siguientes: Consolidación del papel de la integración social, compromiso por parte de los Estados miembros de respaldar acciones prioritarias, compromiso por parte de los Estados miembros de impulsar medidas en el ámbito de la innovación, compromiso por parte de los Estados miembros de las medidas transnacionales e interregionales, y asignación de una suma adecuada para la formación y el trabajo en red de los interlocutores sociales. Fue muy gratificante que el Consejo se mostrase de acuerdo con nuestras propuestas. Por lo tanto, señor Presidente, y dado que el compromiso con la Presidencia austriaca se ha cumplido, quisiera recomendar la adopción de la posición común sin ninguna enmienda.

Señor Presidente, la globalización y la evolución demográfica han provocado transformaciones de amplio alcance en una serie de aspectos de la vida de nuestras sociedades. El interrogante político más importante que esto plantea es el de determinar la dirección de estos cambios y, en este sentido, reconozco que gran parte del contenido del presente informe no solo es fruto de un trabajo intenso, sino también de una reflexión detallada sobre unos valores que en gran parte resumen mi concepción de la política como servicio público.

En lo que respecta a los valores, me cuento entre los que creen que el libre funcionamiento del mercado jamás conseguirá impulsar por si solo la esencia del proyecto europeo, basado en los valores de la paz, la justicia social, la libertad, la democracia y el respeto de los derechos humanos, del que soy defensor incondicional.

Por consiguiente, quiero que sepan que esto ha sido una nueva fuente de inspiración adicional para el nuevo reglamento del Fondo Social Europeo. Para concluir quisiera expresar mi gratitud por el excelente espíritu de cooperación demostrado durante todo el proceso y también mi agradecimiento al señor Špidla, que hoy se encuentra presente en el hemiciclo. Quisiera agradecer asimismo a los servicios de la Comisión su buena disposición para buscar soluciones que se incluyeron en la versión final, pero que no se habían planteado inicialmente. Por último, quisiera dar las gracias a las ponentes alternativas, la señora Jöns, la señora Schroedter y la señora Figueiredo, y expresar públicamente mi reconocimiento por la ayuda al Vicepresidente, el señor Cocilovo, en relación con este asunto.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni Claudio Fava (PSE ), ponente . (IT) Señor Presidente, Señorías, hemos llegado al final de un trayecto que comenzó en julio de 2004 con la presentación de las propuestas de la Comisión sobre los nuevos Fondos Estructurales, las cuales quisiera señalar que siempre han contado con el respaldo del Parlamento, que ha intentado mejorarlas y, en cualquier caso, las ha defendido al destacar determinados aspectos que consideramos importantes relativos a la calidad, el gasto, el desarrollo sostenible, la protección del medio ambiente, la igualdad de oportunidades, el acceso de las personas con discapacidades, la seguridad pública y la cooperación transfronteriza.

Hemos trabajado con la Comisión y el Consejo para garantizar que este viaje llegase rápidamente a buen término, pero también, quisiera reiterarlo, para mejorar algunos aspectos delicados que consideramos importantes en relación con el modo en que nuestras regiones y nuestras autoridades locales emplearán los Fondos Estructurales.

Quisiera destacar brevemente algunos aspectos concretos de nuestra aportación. En primer lugar, el procedimiento de consulta: hemos luchado para conseguir que este se amplíe y se respalde, y para que incluya, junto con las cuestiones institucionales y administrativos, nuevos temas de importancia en la práctica; me refiero a las organizaciones no gubernamentales y a la sociedad civil. Consideramos que el procedimiento de consulta es una extraordinaria escuela de democracia y, sobre todo, un gran recurso desde el punto de vista de la responsabilidad; ampliar el ámbito de responsabilidad en la gestión de los Fondos Estructurales es uno de los principales retos políticos a los que se enfrenta la Unión Europea.

Nos hemos centrado en la igualdad, es decir, en la necesidad de evitar una Europa de dos velocidades, que allane el camino para la adopción de medidas geográficamente discriminatorias. Sabemos que el reto de la cohesión europea es difícil. La ampliación ha ampliado la brecha entre diversas regiones geográficas de Europa y consideramos importante salvar esa brecha y lograr un equilibrio económico y social entre todos los países de la Unión Europea, evitando así el riesgo de una Europa de dos velocidades.

Nos hemos concentrado en una serie de prioridades, haciendo nuestra la propuesta de la Comisión encaminada a evitar que los Fondos Estructurales y el Fondo de Desarrollo Regional, del que soy responsable, se transformen en una «lista de la compra» a la que todos puedan acceder en virtud de las más diversas necesidades. En vez de eso, nos hemos concentrado en la calidad de unos cuantos objetivos y nos hemos asegurado de anteponer la calidad a la cantidad, teniendo en cuenta también la experiencia que cada uno de nosotros conservaba en la memoria.

Nos hemos atenido al principio de adicionalidad: los Fondos Estructurales son una forma de valor añadido y no deben sustituir el gasto corriente habitual de los Estados miembros, del Estado. En este sentido, debemos prestar más atención a los aspectos de calidad de dicho gasto, como una forma de valor añadido.

Por último, está el tema de Lisboa. Señor Presidente, Señorías, Lisboa no solo representa una Europa competitiva, es capaz de hacer despegar su economía y de avanzar hacia el objetivo de un pleno empleo de calidad, sino también una Europa que por fin sea capaz de invertir en conocimiento, en infraestructuras intangibles, en tecnología, en procesos e innovación tecnológica y en todo lo que hoy constituye la esencia de los Fondos Estructurales.

La contribución del Parlamento Europeo ha sido de orden práctico y ha incluido una serie de aspectos específicos, toda vez que ha prestado especial atención a las cuestiones medioambientales, al desarrollo sostenible, a la política urbana, a las pequeñas y medianas empresas, que constituyen la columna vertebral de la economía europea, y también a la seguridad. Nos complace que se haya propuesto una declaración que incluye nuestra petición de que se preste especial atención a la seguridad, con el fin de conseguir que nuestro gasto europeo sea inaccesible para la delincuencia organizada.

Señor Presidente, nuestra satisfacción solo es parcial, ya que, como usted y todos los colegas diputados deben saber, los recursos presupuestarios no nos parecen suficientes para el reto al que nos enfrentamos, a pesar de la ampliación y de la propuesta de la anterior Comisión, una propuesta seguramente más generosa y más acorde a las necesidades de esta Europa ampliada de los 25. Me parece que merece la pena destacar una vez más el sentido de responsabilidad del Parlamento Europeo, como ya han hecho otros diputados. El Parlamento ha procurado colaborar en todo momento plenamente y de manera eficaz con las restantes instituciones europeas, ha evitado el procedimiento de conciliación y también ha procurado no poner en peligro el próximo período de programación.

Quisiera dar las gracias a la Comisión Europea, a la Comisaria Hübner y a la Presidencia austriaca, que han demostrado el mismo espíritu de cooperación. Ahora les corresponde actuar a nuestros países; disponemos de los instrumentos adecuados y deberíamos ser capaces de hacer un buen uso de ellos.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Olbrycht (PPE-DE ), ponente . (PL) Señor Presidente, el trabajo legislativo sobre el paquete de reglamentos relativo a la política de cohesión para el período 2007-2013 llega hoy a su fin. Todos recordamos el acalorado debate sobre el papel y la importancia de la política de cohesión en la Unión Europea para conseguir los objetivos de la Estrategia de Lisboa, así como los intentos por limitar gradualmente e incluso de renacionalizar dicha política.

Hoy hablamos de estos temas como si fuesen cosa del pasado, pero es útil que en el Parlamento Europeo recordemos que la aplicación del principio de solidaridad a través de la política de cohesión, entre otros aspectos, forma parte del funcionamiento de la Unión Europea. Su forma puede cambiar, se puede adecuar a nuevos objetivos, pero socavarlo es negar la base del funcionamiento de la Comunidad. Por lo tanto la aplicación de la política de cohesión no requiere solo la definición de la estructura de determinados fondos y del modo en que se han de utilizar. Sobre todo requiere una definición de sus metas actuales. Esta se debe completar luego con medidas destinadas a adaptar la metodología política y las estrategias de aplicación, además de las medidas prácticas.

Conforme a lo establecido en los Tratados, la política de cohesión económica y social se puede desarrollar con la ayuda de los recursos financieros comunes. Sin embargo, también se puede desarrollar sin estos, mediante actividades conjuntas en diversos Estados miembros encaminadas a alcanzar objetivos similares. Durante el actual período de programación, las actividades conjuntas transfronterizas forman parte de la iniciativa comunitaria Interreg. Esta iniciativa fomenta la cooperación transnacional, interregional y en las regiones fronterizas. La experiencia de las actividades de Interreg demuestra que las iniciativas transfronterizas desarrolladas conjuntamente por las autoridades locales y regionales de varios Estados miembros son muy importantes para estos, ya que crean redes de cooperación y consolidan la confianza mutua. Podemos llegar a la conclusión de que dichas actividades, que emplean escasos recursos económicos, generan un considerable valor añadido.

El nuevo período de programación debería aprovechar esta experiencia positiva. Por consiguiente, se han incluido en el núcleo principal de la política cohesión, dentro del marco del Objetivo III, iniciativas asociadas habitualmente a Interreg. También es necesario crear nuevas oportunidades legales y organizativas para los socios que participen en acuerdos de cooperación. Este es también el origen de la idea innovadora de crear un nuevo instrumento jurídico que respalde todas las actividades interregionales, transnacionales y en las regiones fronterizas. El núcleo central de esta iniciativa consiste en proporcionar a los socios que participen en acuerdos de cooperación, que no siempre emplean fondos de la UE, un instrumento que les facilite la organización de distintas actividades, incluidos los servicios públicos transfronterizos.

Conforme al reglamento propuesto y una vez que se hayan determinado los objetivos y los principios de la cooperación, las autoridades públicas y las entidades públicas creadas con su ayuda dentro de la Unión Europea, es decir, las autoridades regionales, locales y nacionales, podrán firmar un acuerdo, que en el reglamento se designa como un convenio. Esto les permitirá registrar la nueva institución como una agrupación europea de cooperación territorial, Que tendrá una personalidad jurídica reconocida en toda la Unión, una vez que se haya informado a todos los Estados miembros.

El nuevo reglamento introducirá un nuevo precedente jurídico relativo a las cuestiones relacionadas con el sistema, motivo por el cual se ha acogido con numerosas manifestaciones de alarma, reservas e incluso protestas. El trabajo en relación con el reglamento ha sido una muestra de un avance sistemático hacia soluciones de compromiso que han requerido muchas concesiones y soluciones difíciles. Merece la pena destacar que la solución propuesta garantiza a los Estados miembros el pleno control sobre la creación y el funcionamiento de las agrupaciones europeas de cooperación territorial. El compromiso alcanzado no ha modificado el fondo de la nueva solución ni su formato innovador.

La votación de hoy pone punto final al trabajo legislativo y crea nuevas oportunidades. Sobre todo es una forma de expresar nuestro reconocimiento a todos los que, durante muchos años, han construido una forma de cooperación internacional descentralizada genuinamente europea. En mi calidad de ponente de un Estado miembro que se incorporó a la Unión Europea en la última ampliación, he tenido la oportunidad de abordar la complejidad del proceso legislativo. Por esto quisiera manifestar mi especial agradecimiento, su constructivo trabajo y su positiva cooperación, a la Comisaria Danuta Hübner, a los representantes de la DG REGIO, a los representantes de las sucesivas presidencias, especialmente a la Presidencia austriaca, a la secretaría de la Comisión de Desarrollo Regional, a los asesores políticos y también a mis colaboradores y expertos de Polonia.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. Es un placer poder dar la bienvenida por primera vez a esta Asamblea a la Presidencia finlandesa, representada por el señor Manninen, Ministro de Asuntos Regionales y Municipales del Gobierno finlandés.

 
  
MPphoto
 
 

  Hannes Manninen , Presidente en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, es un gran honor para mí tener la oportunidad de intervenir hoy aquí, en su Parlamento, como representante de la Presidencia del Consejo de la Unión Europea. La oportunidad de participar en la redacción definitiva del paquete legislativo esencial para la coherencia y el desarrollo regional de la Unión subraya la importancia de la ocasión. El Primer Ministro Vanhanen dará a conocer mañana los objetivos de la Presidencia finlandesa.

En primer lugar, quisiera agradecer al Parlamento Europeo su gran cooperación con el Consejo. Las conversaciones sobre los reglamentos relativos a la política de cohesión han requerido dos años de duro trabajo por parte de las diversas instituciones. Si el Parlamento vota hoy en el pleno el paquete legislativo conforme a las recomendaciones de las comisiones, la reforma de la política de cohesión y la aplicación del nuevo periodo de programación se podrá poner en marcha a principios de 2007, tal como se había previsto.

El Parlamento Europeo ha desempeñado un papel fundamental en la decisión sobre el contenido de la nueva política de cohesión de la Unión. En sus diversos enfoques de la cuestión, el Parlamento ha destacado especialmente la importancia de aspectos que son cruciales para la población y para la sociedad civil, como son los acuerdos de cooperación, y ha prestado atención a los valores medioambientales y a la participación de las personas con discapacidad en la aplicación de los programas. Un requisito esencial para el Parlamento era que los Estados miembros pudiesen seguir unas prácticas coherentes en relación con los criterios aplicados para calcular la cofinanciación en la Comunidad y en cuanto a la gestión del IVA. El Parlamento también ha participado activamente en definición de las disposiciones relativas a la agrupación europea de cooperación territorial.

Solo he citado algunos ejemplos de cuestiones que el Parlamento ha procurado impulsar. La mayoría de las enmiendas propuestas por el Parlamento se han contemplado en el debate de hoy sobre las propuestas de reglamentación.

Para completar el fundamento jurídico para la aplicación de los programas, además de adoptar los reglamentos, también necesitamos directrices estratégicas comunitarias sobre la política de cohesión. Los Estados miembros establecerán su marco estratégico nacional de referencia ateniéndose a dichas directrices y esto orientará la elaboración de programas de desarrollo regional.

Hemos propuesto un ambicioso calendario para la adopción de las directrices relativas a la política de cohesión. Confío en la disposición de las distintas partes para cooperar y espero que las fructíferas prácticas de cooperación con el Parlamento Europeo se mantengan. La Comisión de Desarrollo Regional del Parlamento completó su informe sobre las directrices estratégicas en mayo. Nuestro objetivo es concretar la posición del Consejo durante el mes de julio, de forma que el Parlamento Europeo pueda debatir el documento al inicio de la sesión parlamentaria de otoño. Si todas las partes se comprometen a cumplir un calendario ágil, es posible que las directrices estratégicas para la política de cohesión estén listas en octubre. En ese caso, la Comisión podrá adoptar los documentos sobre la programación nacional de forma que esta se pueda comenzar a aplicar a principios de 2007.

Conseguir la entrada en vigor de las directrices estratégicas comunitarias relativas a los reglamentos y la cohesión será el objetivo de desarrollo regional más importante durante la Presidencia finlandesa.

El Parlamento Europeo ha trabajando con gran determinación y flexibilidad en la reforma de la política de cohesión. Al mismo tiempo, ha sido posible mantener negociaciones sobre el acuerdo interinstitucional, los reglamentos y las directrices estratégicas. Quiero agradecerles su constructiva cooperación y manifestar un especial agradecimiento a la Comisión de Desarrollo Regional por su enfoque especializado.

Asimismo quisiera dar las gracias a las anteriores presidencias, a la Comisión y a los Comisarios por su valioso trabajo para impulsar las reformas de la política de cohesión. El Comité de las Regiones y el Comité Económico y Social Europeo también son dignos de elogio por el impulso que han dado a esta causa al plantear cuestiones de gran interés para las regiones y para la población.

Estoy seguro de que el fundamento jurídico propuesto proporcionará un punto de partida excelente para desarrollar una política de cohesión europea efectiva y que tenga en cuenta las características especiales de las regiones.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Danuta Hübner, miembro de la Comisión . (EN) Señor Presidente, quisiera empezar agradeciéndole su apoyo y ánimo continuos, y por el papel que el Parlamento Europeo ha desempeñado en la preparación de una reforma de la política de cohesión.

En primer lugar, permítame expresar cuánto apreciamos su papel en el aseguramiento de un importante marco financiero. En segundo lugar, agradecemos su contribución a la creación de una nueva arquitectura, y también de nuevos instrumentos para esta política. Usted ha insistido en establecer un objetivo de cooperación territorial más ambicioso. Dicho objetivo tiene un valor añadido europeo claro y considerable, sobre todo en el contexto de la ampliación de la Unión Europea. Estoy segura de que el incremento del 4 % en los recursos financieros disponibles para este objetivo de refuerzo de la cooperación transnacional e interregional, que sufrió las reducciones más considerables en la decisión del Consejo Europeo de diciembre de 2005, nos ayudará a ser más eficaces y eficientes en el proceso de unión de las regiones europeas en todo el continente.

Además, quisiera darle las gracias por su apoyo al desarrollo de un instrumento único diseñado para superar los problemas a los que se enfrentan los Estados miembros, las regiones y las autoridades locales al emprender acciones de cooperación transfronterizas, transnacionales o interregionales, estén o no financiadas por los fondos estructurales. Por primera vez, la UE proporcionará un marco legal adecuado para una cooperación transfronteriza, interregional y transnacional mejorada.

En tercer lugar, agradezco su papel en garantizar que la política de cohesión se aplique a todas las regiones y todos los Estados miembros, y que contribuya a la creación de más y mejores puestos de trabajo, así como a un crecimiento económico más rápido. En este contexto, también me siento muy satisfecha de que acogiera con interés nuestros esfuerzos por crear nuevos instrumentos de apoyo, tales como «Jeremy» y «Jessica», que aportarán nuevos socios y experiencias procedentes de instituciones financieras europeas. Con ello se abordarán valores de mercado verdaderos y se conseguirá aumentar el rendimiento de los fondos estructurales.

Permítame aprovechar esta oportunidad para expresar un agradecimiento personal a los ponentes, el señor Hatzidakis, el señor Andria, el señor Silva Peneda, el señor Fava y el señor Olbrycht, y decir cuánto apreciamos el papel que la señora Krehl desempeñó como ponente para las perspectivas financieras y su trabajo en las orientaciones estratégicas comunitarias. Permítame también darle las gracias al señor Beaupuy, sin cuyo compromiso probablemente la dimensión urbana no habría desempeñado un papel tan destacado en nuestra nueva política.

Ha sido un placer trabajar con el señor Galeote, presidente de la Comisión de Desarrollo Regional, a quien doy las gracias por su compromiso. Mantuvo en todo momento un espíritu muy constructivo y cooperativo, y compartimos los mismos principios y prioridades a lo largo de las negociaciones.

Conjuntamente hemos conseguido evitar una política basada en un sistema de doble moral en la aplicación de las normas sobre los criterios de admisibilidad del IVA no recuperable y en la aplicación del principio de coste elegible total como base de la cofinanciación.

No tendremos dos políticas de cohesión distintas para Europa, una para los antiguos y otra para los nuevos Estados miembros. Considero que ello habría sido incompatible con nuestros esfuerzos por elaborar una política eficaz y coherente, con transparencia, con una gestión financiera sólida y con reglamentos simplificados.

Usted ha compartido nuestra insistencia sobre la necesidad de consolidar el principio de asociación. En nuestra política hemos reforzado conjuntamente el papel de las ONG, de la sociedad local y civil, y de los socios medioambientales. Con su apoyo también hemos fortalecido las disposiciones relativas a la no discriminación y al desarrollo sostenible. Sin embargo, hemos fracasado plenamente en la labor de convencer a nuestros Estados miembros sobre el valor añadido de toda una serie de aspectos. Me estoy refiriendo al concepto de una reserva comunitaria, de nuestra intención de convertir en obligatoria la dimensión urbana de nuestra política, y de la idea del Parlamento de reciclar los recursos potencialmente no gastados asignados a la política de cohesión.

Tal y como solicitó el Parlamento, la Comisión ha preparado una declaración conjunta en la que se compromete a presentar una valoración de la ejecución presupuestaria de los Fondos Estructurales y del Fondo de Cohesión para el periodo de programación 2007-2013, incluidas las consecuencias de la aplicación de la norma de la liberación de créditos.

Nuestra principal preocupación en los meses venideros es asegurar que los nuevos programas de cohesión de buena calidad se inicien a tiempo. Queda mucho por hacer. Estamos colaborando con la Presidencia finlandesa para garantizar que las directrices estratégicas de la Comunidad para la cohesión pueden ser adoptadas por el Consejo una vez que el Parlamento Europeo haya emitido su opinión. Tengo entendido que podemos lograrlo a finales de septiembre o principios de octubre. Entonces, los Estados miembros presentarán formalmente sus estrategias nacionales relativas a sus propuestas para el uso de la política de cohesión, tras lo cual discutiremos en detalle los programas operativos, con la aprobación final de la Comisión.

Con el fin de ahorrar tiempo, la Comisión ya ha entablado conversaciones informales. Ya hemos recibido los proyectos de los programas nacionales de 21 Estados miembros.

Estamos completando de forma gradual la preparación de la nueva generación 2007-2013, pero debemos pensar a largo plazo para asegurar que la política de cohesión continuará apoyando la convergencia y la modernización económica y social de Europa. El Cuarto Informe sobre la Cohesión, cuya publicación está prevista en la primavera del año próximo, y el Foro de Cohesión, que se celebrará para entonces, serán pasos importantes y desarrollarán las ideas para el futuro.

Quedo a la espera de su debate, convencida de que su decisión hoy nos permitirá finalizar con éxito los preparativos para la nueva generación de nuestra política de cohesión común.

 
  
MPphoto
 
 

  Vladimír Špidla, miembro de la Comisión . (CS) Señor Presidente, Señorías, señor Presidente en ejercicio del Consejo, al igual que mi colega, la Comisaria Hübner, quisiera darles las gracias por su apoyo durante los últimos años. Hoy, casi dos años después de la propuesta de la Comisión, se disponen a votar el paquete de reglamentos relativos a la cohesión. Gracias a sus esfuerzos y a su apoyo, se trata de un paquete bien equilibrado que constituye una verdadera reforma. El Fondo Social Europeo (FSE), que celebrará su 50 aniversario en 2007, mantendrá su papel. Seguirá siendo un instrumento que proporciona ayuda directa a los ciudadanos individuales y, como tal, un elemento fundamental para acercar la Unión a los ciudadanos. Sin embargo, los fondos, y concretamente el FSE, también deben promover las prioridades de la Comunidad de manera mucho más clara que antes. Los esfuerzos de la Comisión se concentrarán en garantizar que las prioridades de financiación de los fondos y el relanzamiento de la Estrategia de Lisboa avancen a la par. Esto es esencial en un momento en el que se deben abordar nuevas tareas asociadas a la ampliación, al cambio demográfico y a la globalización. En este sentido, quisiera destacar los tres elementos principales del nuevo reglamento del FSE.

En primer lugar, por supuesto necesitamos un planteamiento estratégico. Durante el proceso de programación, la Comisión llegará a un acuerdo con los Estados miembros y las regiones sobre las principales prioridades y metas, que se deberán ajustar plenamente a la Estrategia de Lisboa que se va a relanzar.

En segundo lugar, la nueva versión exige claramente que los recursos se concentren en los objetivos comunitarios conforme a la estrategia europea de empleo, incluidos algunos objetivos importantes en los ámbitos de la inclusión social, la educación y la formación profesional. La concentración de recursos es un requisito esencial para el éxito.

En tercer lugar, el apoyo al capital humano permitirá que el FSE contribuya de forma significativa a la creación de una sociedad basada en el conocimiento. El apoyo a una mano de obra formada, cualificada y adaptable, así como a la innovación, es fundamental si queremos aumentar el empleo, la productividad en el trabajo, el crecimiento, la cohesión social y la seguridad social.

Por otra parte, también gracias al apoyo incondicional del Parlamento, este reglamento da prioridad a la mejora de la capacidad institucional en las regiones de convergencia y en los países que cumplen los requisitos para acceder al apoyo del Fondo de Cohesión. Creo firmemente que esta prioridad tendrá un papel fundamental en la mejora del funcionamiento efectivo de la administración pública, con el consiguiente aumento la competitividad, que a su vez consolidará la creación de puestos de trabajo sostenibles y el apoyo a la inclusión social. Quisiera destacar asimismo que entre las tareas del FSE figura también la reducción de las disparidades en el empleo a escala nacional, regional y local. La creación de cualificaciones adecuadas en todos esos ámbitos forma parte de la estrategia de crecimiento y desarrollo y contribuye a ella. Por supuesto, estos elementos son solo parte de un conjunto.

La redacción se ha mejorado en varios aspectos gracias al Parlamento. En adelante, el Fondo desempeñará un papel esencial en la promoción de la igualdad entre mujeres y hombres y la igualdad de oportunidades, mediante proyectos especiales y la aplicación de esos principios en todos los ámbitos de la vida. Asimismo respaldará proyectos con el objetivo específico de combatir la discriminación en el trabajo, un aspecto que puede ir asociado a asociarse a la prioridad de mejorar la inclusión social de los ciudadanos menos favorecidos, especialmente con el propósito de proporcionarles un empleo sostenible. Estas medidas prácticas ayudan a las personas a desarrollar medidas socialmente beneficiosas y ponen de manifiesto que el Fondo contribuye a los valores compartidos que fueron el fundamento del modelo social europeo. El FSE también proporcionará un apoyo especial a los interlocutores sociales en las regiones de convergencia. Gracias al Parlamento, la actual redacción está totalmente libre de ambigüedades, hecho que celebro. La participación activa de los agentes sociales es, por consiguiente, un requisito previo fundamental para un desarrollo socioeconómico equilibrado y armonioso. Por otra parte, quisiera agradecer al Parlamento su respaldo activo para garantizar que el nuevo reglamento general incluya disposiciones especiales sobre la asociación. Se trata de un principio fundamental que se aplica a todos los fondos sobre los que estamos hablando. Dicho principio permite la participación de los agentes sociales –interlocutores sociales, sociedad civil, organizaciones no gubernamentales y organizaciones para la igualdad de oportunidades– en todas las fases del proceso.

En consecuencia, podemos llegar a la conclusión de que se han conseguido unos resultados extraordinarios. Por ello, quisiera aprovechar esta oportunidad para dar las gracias a la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, presidida por Jan Andersson, que ha prestado un enorme apoyo a la Comisión. Esta comisión elaboró casi 100 enmiendas al reglamento en la primera lectura, la mayoría de las cuales fueron aceptadas por la Comisión. En este sentido, quisiera felicitar al ponente principal, señor Silva Peneda. Hemos trabajado conjuntamente para conseguir un resultado concreto. Y ahora quisiera centrarme en el futuro.

Durante los próximos meses los Estados miembros presentarán a la Comisión sus marcos nacionales de referencia estratégica y sus programas operativos. Por lo tanto van a adoptar decisiones estratégicas importantes sobre las futuras inversiones con cargo a los fondos públicos. La mayoría de ellos ya tienen bastante avanzada la elaboración de dichos documentos. Sin embargo, en los contactos con los Estados miembros se ha puesto de manifiesto un aspecto que, a mi parecer, puede ser motivo de preocupación. En un número considerable de Estados miembros, la inversión del FSE en nuestro principal activo, que son nuestros ciudadanos y su formación, parece ser menor de que lo que debería. Esto es muy importante, ya que es necesario lograr el equilibrio adecuado entre la inversión en capital físico y la inversión en las personas. El modo en el que invirtamos ahora en nuestros trabajadores, en forma de formación profesional que les permita adaptarse a los nuevos retos, en la educación para los jóvenes y las personas mayores, y en el apoyo a los desempleados con el objetivo de ayudarles a actuar para mejorar su situación contribuirá a configurar nuestro futuro. Esto será, en definitiva, lo que más influirá en la riqueza y la prosperidad de nuestros ciudadanos. La Comisión hará todo lo necesario para garantizar que en os debates con los Estados miembros se alcance un resultado equilibrado acorde a las prioridades de las políticas comunitarias y los intereses comunes de los ciudadanos europeos.

Señor Presidente, Señorías, señor Presidente en ejercicio del Consejo, permítanme que les exprese una vez más mi gratitud y mi reconocimiento por su apoyo y su exitosa aportación. Estoy firmemente convencido de que hoy vamos a dar un nuevo paso que conducirá a una política de cohesión efectiva en la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Jacek Protasiewicz (PPE-DE ), ponente de opinión de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales. (PL) Señor Presidente, cuando elaboramos la opinión de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales sobre la propuesta de reglamento del Consejo por el que se establecían las disposiciones generales relativas al Fondo Europeo de Desarrollo Regional, al Fondo Social Europeo y al Fondo de Cohesión, presentamos 32 recomendaciones.

En nuestra opinión, nos centramos principalmente en cómo tener en cuenta las necesidades de las personas discapacitadas en el contexto del desarrollo de proyectos parcialmente financiados con recursos de los Fondos Estructurales. También pedimos que se ampliasen los criterios relativos a las cualificaciones para el acceso a la financiación en el marco del «empleo y la competitividad regionales» teniendo en cuenta el nivel de formación disponible en un determinado Estado miembro. Solicitamos asimismo que se simplificasen los procedimientos administrativos en relación con el uso de los fondos estructurales. Se debería anticipar un montante mayor a los beneficiarios en el momento de iniciarse el proceso de desarrollo de los programas operativos. Se debería mantener el denominado proceso de plurifinanciación, que ofrece la posibilidad de que los programas obtengan financiación de más de un fondo. También propusimos pequeños cambios en los procedimientos de información, ya que estamos convencidos de que el exceso de burocracia no contribuirá al uso eficiente de los Fondos europeos que, en fin de cuentas, constituyen la base del desarrollo de numerosas regiones.

Evidentemente, no se aceptaron todas nuestras recomendaciones, pero así funcionan las negociaciones y el compromiso parlamentarios, que constituyen la base para adoptar decisiones en una comunidad tan diversa como la Unión Europea. Sin embargo, valoramos positivamente el resultado de nuestro trabajo conjunto. Celebramos especialmente las soluciones relativas a las personas con discapacidades, las organizaciones sociales y las ONG, además de las propuestas muy razonables sobre la elegibilidad del IVA como gasto en el caso de determinadas actividades.

En vistas de todo ello, apoyo la petición propuesta del señor Hatzidakis a favor de que se vote afirmativamente la propuesta de reglamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Gerardo Galeote, en nombre del Grupo del PPE-DE . (ES) Señor Presidente, quiero felicitar en particular a los cuatro ponentes de los Fondos regionales, y no por mera cortesía, sino porque han realizado un trabajo excelente, con tesón y capacidad, cuyo resultado ha sido la incorporación de un gran número de enmiendas en el texto definitivo, al que el Consejo ya ha dado su visto bueno. Ha sido para mí un honor dirigir esos debates y, por lo tanto, ser testigo directo de este éxito.

Es una pena que los Gobiernos de algunos Estados miembros se hayan mostrado intransigentes y que el Consejo no haya podido adherirse a la declaración institucional, que pretende exclusivamente abrir un debate sobre los excedentes de la política de cohesión.

Señor Presidente, queridos colegas, después de las discusiones en el Consejo del pasado mes de diciembre sobre las perspectivas financieras y ahora sobre los Reglamentos de los fondos, nos cabe la duda de si algunos Gobiernos pretenden poner en cuestión la más exitosa, la más visible, de las políticas europeas: la política de cohesión.

Estoy convencido de que la inmensa mayoría de los europeos apuesta por la solidaridad y de que nuestro Parlamento, siempre de la mano de la Comisión Europea –y quiero manifestar un reconocimiento especial al trabajo de la Comisaria Hübner–, será garante de ese pilar esencial de la integración y de la vertebración de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Constanze Angela Krehl, en nombre del Grupo del PSE. (DE) Señor Presidente, señora Hübner, señor Špidla, señor Manninen, Señorías, hoy, tras meses de negociaciones y conversaciones, el Parlamento Europeo va a aprobar los reglamentos relativos a la política de cohesión. La política de cohesión es, a mi parecer, una de las más importantes, positivas y sobre todo más visibles de las políticas de la Unión Europea. Esto significa que representa un enorme reto para nosotros.

Han aumentado las disparidades en los distintos países y los políticos europeos tenemos, por lo tanto, una gran responsabilidad ante el pueblo. La gente tiene teme perder el empleo y teme a la globalización. Sin embargo, para poder sacar el máximo partido a las oportunidades que ofrece la globalización a Europa, debemos ayudar a los más débiles de los nuevos y los antiguos Estados miembros.

En este contexto, también quisiera destacar claramente una vez más los aspectos sociales de la política de cohesión. No desarrollamos una política de cohesión para el capital humano, como lo denomina la jerga europea, sino para personas. Esto significa que debemos situar en el centro a las personas y, por consiguiente, se debe reforzar notablemente el aspecto social.

Necesitamos personas bien preparadas. La población debe tener acceso al Programa de aprendizaje permanente. Es necesario integrar a las personas y que sientan que estamos a su lado. Creo que el Parlamento Europeo ha conseguido un gran éxito en las negociaciones. Como resultado, en el futuro habrá una mayor participación. Los Estados miembros no recibirán un trato distinto. La sostenibilidad ocupará un lugar importante y no se considerará un mal necesario.

Se ha reforzado la dimensión urbana y el Parlamento también ha reforzado significativamente la cohesión territorial, la igualdad de oportunidades y la lucha contra la discriminación. Por consiguiente, podemos decir con la conciencia tranquila que la Estrategia de Lisboa constituye la esencia de nuestra política de cohesión y que la población de nuestra Unión tiene verdaderas oportunidades para el futuro.

Lamentablemente, no hemos logrado una cosa: no hemos conseguido los recursos necesarios que propusimos y tampoco el reciclado, la reutilización de los recursos no utilizados en el marco de la política de cohesión. Sin embargo, no queremos quedarnos sin trabajo para los próximos años y, por lo tanto, seguiremos luchando para conseguirlo.

El señor Manninen, en su calidad de ponente para las directrices estratégicas, al igual que mis colegas y yo misma haremos cuanto esté en nuestras manos para conseguir mantener este ambicioso calendario y adoptar estas políticas en octubre.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Marie Beaupuy, en nombre del Grupo ALDE . – (FR) Señor Presidente, señora Hübner, señor Špidla, señor Manninen, Señorías, puedo dar testimonio del vigor y la riqueza de los intercambios que han tenido lugar en los últimos meses y en estos dos últimos años y que han dado lugar hoy a unos textos que pienso y espero, al igual que mis colegas, que el Parlamento Europeo apruebe dentro de un momento por una muy amplia mayoría.

Quisiera subrayar que a lo largo de todo este debate mi Grupo ha prestado la máxima atención al hecho de que estos textos debían ser efectivos. Las diversas intervenciones que acabamos de oír han puesto de manifiesto los distintos ámbitos en los que es necesaria precisamente esta efectividad.

Como acaba de indicar la señora Krehl, los Fondos Estructurales son una prueba de solidaridad con las regiones más desfavorecidas, para que puedan alcanzar un nivel medio de prosperidad. Por otra parte, se ha probado –como demuestran Irlanda, España, Portugal y otros países– que el desarrollo de las regiones que se benefician de los Fondos Estructurales contribuye al desarrollo de toda la Unión Europea, gracias a las inversiones que pueden hacer dichas regiones.

Hoy, señora Hübner, señor Manninen, vamos a proceder a la segunda fase. Tras la fase teórica de elaboración de los Fondos Estructurales, entramos en la fase de preparación. Permítanme enumerar tres condiciones necesarias para el éxito de esta fase de preparación: en el plano educativo desde el punto de vista del estímulo de la acción y, por así decirlo, de los incentivos tentadores.

Desde el punto de vista educativo, señora Hübner, sé que usted ya ha organizado, junto con sus colaboradores, una serie de conferencias de divulgación. Necesitamos desarrollar realmente esta acción de comunicación, y el documento que acaban de publicar va en este sentido. También hay que dar a conocer muy ampliamente las buenas prácticas. Los Estados miembros, las regiones y los distintos agentes que están elaborando los proyectos deben tener realmente un buen conocimiento de las distintas prácticas para poder prepararlos bien.

En segundo lugar, aprendamos a manejar los distintos incentivos de que disponemos. Usted sabe –y con razón– que en los Fondos Estructurales hay posibilidades de recurrir a fondos de asistencia técnica. Hemos observado que en el pasado una parte de esos fondos no se utilizaba o se utilizaba mal. De aquí a finales de este año 2006, y durante el año 2007, será preciso utilizar los fondos de asistencia técnica para permitir la preparación de proyectos que valgan la pena.

En tercer lugar, como decimos en Francia, «el miedo al gendarme es el comienzo de la sabiduría». Habrá que recordar a los distintos Estados miembros, a los distintos portadores de proyectos, a las regiones, etc., que si no respetan las normas previstas en los reglamentos, no podrán beneficiarse de los Fondos Estructurales. Por supuesto, lamento que, como han dicho mis colegas, determinados Estados miembros hayan rechazado recientemente el reciclaje de los fondos que no puedan utilizarse en los plazos previstos.

Por último, para concluir, no puedo olvidar, como presidente del intergrupo, que la Unión Europea ha reconocido por fin la necesidad de aplicar los Fondos Estructurales a escala de las regiones y de las ciudades. Ahí reside, en el marco de los dispositivos de Lisboa, la garantía de un mayor éxito en los años venideros.

Señora Hübner, señor Špidla, señor Manninen, pueden estar ustedes seguros de que, junto con nuestros colegas diputados al Parlamento, contribuiremos al éxito de los Fondos Estructurales, pero sin relajar por ello nuestra vigilancia.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Schroedter, en nombre del Grupo Verts/ALE . – (DE) Señor Presidente, señor Presidente en ejercicio del Consejo, señores Comisarios, quisiera comenzar también por dar las gracias, en nombre de mi Grupo, a nuestros colegas diputados y especialmente a los ponentes por su estrecha colaboración. Creo que fue crucial que en las negociaciones el Parlamento estuviese unido en la defensa de los intereses de las regiones y de las personas que allí viven.

El Parlamento fue el que más contribuyó a garantizar que la cohesión sea y siga siendo el verdadero objetivo de los Fondos Estructurales, ya que cualquiera que ponga en peligro la cohesión económica y social ataca al corazón de la capacidad de integración de la Unión Europea. Demasiados lo han intentado ya.

En este contexto, cabe citar al Grupo de los Seis entre los Estados miembros, que hicieron todo lo posible para conseguir un recorte masivo de los Fondos Estructurales y, por consiguiente, fueron los primeros que pusieron en entredicho la cohesión económica y social.

Luego la Comisión también se les sumó con gran alarde. El Presidente Barroso buscaba dinero para financiar la Estrategia de Lisboa y echó mano de los Fondos Estructurales. De repente, hacia el final de las negociaciones, entre los documentos apareció una lista que obligaba a los Estados miembros a emplear los Fondos Estructurales para desarrollar la Estrategia de Lisboa. El verdadero objetivo de los Fondos Estructurales, que es promover la cohesión entre las regiones y su desarrollo sostenible, repentinamente pasó a ser secundario. Me parece escandaloso no solo que se pasase por alto al Parlamento cuando se introdujo en la documentación la lista de adjudicaciones sin consulta previa, sino también que la propia Comisión, que es la guardiana de los Tratados, sacrificase la cohesión económica y social, incumpliendo de dichos Tratados. Por lo tanto, es un éxito muy especial del Parlamento que el reglamento consagre al menos el objetivo horizontal del desarrollo sostenible.

También quisiera destacar una vez más el principio de asociación, ya que es sumamente importante que se promueva la participación de la sociedad civil, junto con los interlocutores sociales, y que los Estados miembros estén obligados a consultar a las organizaciones medioambientales y a los representantes en el ámbito de la igualdad de oportunidades. Espero que la Comisión vigile que así se haga.

Por último, celebro la iniciativa de transparencia del Comisario Kallas. Puede contar con nuestro apoyo. En el futuro, todos los Estados miembros tendrán que revelar quiénes reciben recursos de los Fondos Estructurales y cómo se toman esas decisiones.

 
  
MPphoto
 
 

  Pedro Guerreiro, en nombre del Grupo GUE/NGL.(PT) Desde el inicio de las negociaciones sobre los Fondos Estructurales para 2007-2013, hemos insistido en que una política regional comunitaria activa y con una financiación adecuada constituye un requisito imprescindible para poder reducir de manera efectiva las desigualdades regionales en el ámbito de la Unión y para una verdadera convergencia entre los Estados miembros.

Respecto al presupuesto comunitario, la política regional debería ser un instrumento de redistribución equitativa, muy necesario, que redujera como mínimo las repercusiones negativas del mercado interior para los países y regiones económicamente menos desarrollados. Por lo tanto, debemos adoptar una postura crítica con respecto a este Reglamento general sobre los Fondos Estructurales, que traslada a la normativa el Acuerdo interinstitucional sobre los montantes, los objetivos y las normas de aplicación de los Fondos Estructurales para 2007-2013. Dicho Acuerdo representa una reducción de los Fondos Estructurales del 0,41% de la RNB comunitaria para el período 2000-2006 al 0,37% para el período 2007-2013, a pesar de que la necesidad de cohesión es aún mayor tras la ampliación y, dadas las disparidades económicas y sociales, la tendencia debería ser ascendente y no descendente. Por el mismo motivo, por ejemplo, tampoco se ha compensado plenamente a las denominadas regiones de efecto estadístico, como la del Algarve en Portugal, hecho que consideramos inaceptable.

También tenemos objeciones contra otros aspectos, como la subordinación de la política de cohesión a los objetivos de la denominada Estrategia de Lisboa, incluido el objetivo de asignar al menos un 60% de los fondos en las regiones de convergencia y un 75% en las demás regiones a la financiación de los proyectos definidos en la Estrategia de Lisboa. Es decir que la cohesión queda subordinada a la competencia.

Por último quisiera manifestar mi apoyo a las observaciones del señor Henin sobre determinadas regiones transfronterizas, como Hainaut en Francia y Bélgica, que tiene un acceso diferenciado a los Fondos Estructurales. Esta situación se debe rectificar para que la región pueda desarrollarse de forma armónica.

 
  
MPphoto
 
 

  Mieczysław Edmund Janowski, en nombre del Grupo UEN. (PL) Señor Presidente, en nombre del Grupo Unión por la Europa de las Naciones, quisiera expresar mi admiración por todos los ponentes. Este maratón, señor Hatzidakis, ha requerido un enorme esfuerzo pero ha dado lugar a un compromiso razonable.

Haber conseguido un acuerdo político que tiene en cuenta la mayor parte de las reservas expresadas por el Parlamento Europeo ya constituye un éxito de por sí. Debemos ser conscientes de que el tiempo pasa rápidamente y cada Estado miembro necesita tiempo para preparar su sistema legislativo con el fin de poder hacer uso de estos fondos antes de que entren en vigor las perspectivas financieras para 2007-2013. Los Estados miembros necesitan coordinar dichas actividades con sus marcos nacionales de referencia estratégica. Los recursos de la Unión se emplean conjuntamente con los recursos financieros de cada Estado miembro, además de los recursos de las autoridades regionales y locales. Si adoptamos este enfoque, veremos que se abren muchas posibilidades nuevas. Algunos comparan estas oportunidades de acción positiva con los beneficios que reportó en el pasado el Plan Marshall. No es una exageración. Todos los Estados miembros cuentan con estas nuevas oportunidades, incluidos los que, por causas ajenas a su voluntad, perdieron muchos años estancados tras el Telón de acero. Entre ellos figura Polonia y sus voivodatos orientales, en particular.

La Unión Europea necesita ahora una auténtica solidaridad interna. Necesita cohesión política, económica, social y territorial. Vivimos en regiones con niveles de desarrollo y de riqueza significativamente distintos. Merece la pena recordar que alrededor del 27% de la población de la Unión Europea, es decir, unos 123 millones de personas, viven en zonas con un PIB per cápita inferior a tres cuartas partes del promedio de la Unión Europea. Por supuesto, también debemos responder a los retos de la globalización, la competencia, la ciencia y la tecnología, además de hacer frente a la crisis demográfica, el envejecimiento de la población, el aumento del número de personas discapacitadas y la inmigración. Debemos asegurarnos de que un uso adecuado de estos fondos contribuya a resolver algunos de los problemas citados.

Por último quisiera llamar su atención sobre la necesidad de realizar un seguimiento de la legislación aprobada e intervenir rápidamente en caso necesario. No se debería malgastar ni un solo euro. No se debería perder ninguna oportunidad. Es la mejor manera de acercar Europa a sus ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Vladimír Železný, en nombre del Grupo IND/DEM . – (CS) Señor Presidente, el debate de hoy pone punto final a un proceso de más de 14 meses de negociaciones sobre las normas generales para el uso de los recursos de los Fondos. Tenemos sobre la mesa un compromiso razonable. Para los nuevos Estados miembros, esto significa que se reduce la necesidad de cofinanciación, que en la práctica ha impedido la utilización de recursos de los Fondos. Para la República Checa, por ejemplo, esto supondrá una reducción del 15 %. La cofinanciación podría incluir recursos privados. El IVA no recuperable será un coste financiable y la absurda norma n+2 pasaré a ser n+3, al menos durante un tiempo. Los proyectos de construcción de viviendas sociales que tengan un efecto directo sobre el medio ambiente se pasarán a ser un coste elegible para la financiación con cargo a los Fondos. Esto se parece más a las condiciones habituales con las que operaron durante décadas los miembros originales de la Comunidad Europea. Estas se les negaron, en cambio, a los diez nuevos Estados miembros, quizás con la esperanza de poder complicar todavía más el proceso, ya de por sí complicado, para la obtención de recursos comunitarios, pese a que estos formaban parte de la promesa formulada cuando se negociaron las condiciones de adhesión.

Afortunadamente para los nuevos Estados miembros, no solo el Parlamento está injustamente dividido entre los nuevos y los antiguos Estados miembros; lo mismo sucede en el Consejo, que ha incorporado dicho compromiso a las nuevas normas. Sin embargo, si dejamos que el Consejo sea el único responsable de lograr compromisos razonables, nos convertiremos en una institución superflua, que se limitará a utilizar los derechos a voto de las delegaciones individuales para conseguir la aprobación de normas que desintegrarán todavía más la UE. El prolongado y, aquí en el Parlamento, poco fructífero proceso de negociación de 14 meses solo ha servido para demostrar el rumbo que tomarían las cosas en la UE si se adoptase la Constitución Europea con el derecho de decisión por mayoría, que de hecho ya es válido en esta Cámara. La mayoría del Parlamento procedente de los Estados miembros originales impondría normas a los débiles, los pequeños, los pobres y los nuevos. Se eliminaría de la ecuación un proceso de toma de decisiones que favorezca el consenso y el veto, que diese lugar a compromisos razonables en el Consejo.

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. FRIEDRICH
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 
 

  Jana Bobošíková (NI ).(CS) Señorías, celebro las enmiendas a los Fondos Estructurales aprobadas por el Consejo en las recientes negociaciones. A diferencia del Parlamento, el Consejo mostró un grado mucho mayor de realismo y de consciencia de las verdaderas necesidades de los Estados miembros. Celebro sinceramente que el Consejo se proponga abonar el IVA no recuperable con cargo al Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER). De igual modo, considero una buena noticia para los ciudadanos que el FEDER financie el gasto en viviendas, aunque de forma limitada. En tercer y último lugar, y lamentablemente también gracias al Consejo, se ha introducido un cambio con respecto a la liberación de crédito automático, es decir, de la norma n+2, antes habitual, a n+3. Los Estados miembros tendrán ahora mayores facilidades para desarrollar proyectos y recibir dinero.

Señorías, la única conclusión que es posible extraer es que el Consejo ha demostrado una solidaridad mucho mayor que el Parlamento en lo que respecta a las negociaciones sobre los fondos estructurales. Creo firmemente que deberíamos apoyar la posición del Consejo en lugar de pensar ardides astutos para modificar las normas y el presupuesto durante el proceso de financiación.

 
  
MPphoto
 
 

  Rolf Berend (PPE-DE ). – (DE) Señor Presidente, señor Comisario, señor Ministro, Señorías, en mi calidad de ponente alternativo, quisiera centrarme sobre todo en el Fondo Europeo de Desarrollo Regional.

El Parlamento Europeo aprobó en la primera lectura un gran número de enmiendas, que modificaban considerablemente la propuesta de la Comisión, sobre todo en lo que se refiere a la consolidación de la dimensión urbana, una mayor protección del medio ambiente y del patrimonio cultural, la no discriminación y el trato en relación con las personas con discapacidades, la mayoría de las cuales también se contemplan en el informe Hatzidakis. Asimismo se aceptó la posibilidad de emplear la ayuda del FEDER para contribuir a la construcción de viviendas sociales.

Por lo tanto, la Posición común, adoptada por unanimidad en el Consejo, constituye un compromiso satisfactorio. La mayoría de las enmiendas adoptadas por el Parlamento Europeo se aceptaron en su totalidad o en parte, o se aceptó su principio. Uno de los cambios más importantes, que también refleja el resultado de la Cumbre de diciembre de 2005 sobre las perspectivas financieras, es sin duda la elegibilidad del IVA no recuperable cuando exista cofinanciación privada. Para evitar un doble rasero –y este es uno de los éxitos del Parlamento– durante el próximo período este apoyo será aplicable en todos los Estados miembros.

Por lo tanto, mi Grupo considera que, dada la urgencia, se debería aprobar lo más puntualmente posible, no solo el reglamento del FEDER, sino todo el paquete de reglamentos de los Fondos Estructurales, con el fin de evitar una nueva demora en la preparación de los programas operativos, tan importantes para las regiones, y que los proyectos de las regiones puedan comenzar sin demora.

Dado el gran éxito conseguido por el Parlamento en las negociaciones, recomendamos que se acepte la Posición común sin más enmiendas.

 
  
MPphoto
 
 

  Alain Hutchinson (PSE ).(FR) Señor Presidente, señora Hübner, señor Špidla, señor Manninen, Señorías, permítanme hacer en primer lugar un comentario general: quisiera recordar el excelente espíritu que ha presidido los trabajos realizados en la Comisión de Desarrollo Regional con ocasión del examen de las tres propuestas de modificación de reglamentos que se someten hoy al Pleno.

Me parece que la cuantía menos que generosa de las perspectivas financieras 2007-2013 no nos ha impedido mejorar los instrumentos legislativos de esta reforma que para nosotros, los socialistas europeos, es fundamental, puesto que es la expresión de la solidaridad entre regiones.

Nuestro trabajo ha permitido hacer hincapié en la necesidad de apoyar un desarrollo urbano sostenible en nuestras regiones, como recordaba el señor Beaupuy hace un rato. Destaquemos a este respecto la creciente concentración de europeos en las ciudades. Además, hemos conseguido que se tenga en cuenta en mayor medida la situación especial de las regiones víctimas del efecto estadístico, que podrán beneficiarse de un mecanismo de apoyo transitorio.

Aparte de la escasez de la base presupuestaria de esta reforma, permítanme comunicarles dos decepciones. Le primera es una decepción a medias, pues se trata de la admisibilidad parcial de los gastos de vivienda, admisibilidad por la cual peleé mucho. Hay que alegrarse por ello, aunque sea lamentable que solo puedan acogerse los países que han ingresado en la Unión después del 1 de mayo de 2004. Esta distinción nacional es, a mi entender, peligrosa; también está infundada, ya que la crisis de la vivienda también es muy acuciante en algunas grandes ciudades de los demás Estados miembros.

Segunda decepción: no entiendo por qué se ha reducido el período durante el cual una empresa no puede deslocalizar su actividad si se ha beneficiado de los Fondos Estructurales. Dicho período se había fijado en siete años en la propuesta inicial de la Comisión, confirmada por el voto del Parlamento, y a la vista de la actualidad reciente, en especial las pérdidas de puestos de trabajo que ocasionan las deslocalizaciones en Europa, pido a la Comisión que relea el informe sobre las deslocalizaciones aprobado por este Parlamento en marzo.

 
  
MPphoto
 
 

  Mojca Drcar Murko (ALDE ).(SL) El Reglamento sobre la Agrupación europea de cooperación territorial ha experimentado numerosos cambios en los debates sobre el paquete de actos legislativos en materia de cohesión. Es comprensible que este sea un instrumento jurídico de nueva generación que puede apoyar las iniciativas de cooperación regionales transfronterizas, limitadas por la naturaleza diversa de las legislaciones nacionales.

Sin embargo, la respuesta definitiva a la pregunta de si se trata de una forma apropiada de estimular la cohesión geográfica solo puede obtenerse con la experiencia práctica. La respuesta dependerá de las circunstancias de cada país. ¿Tienen un sistema de gobierno central o federal? ¿Son grandes o pequeños? ¿Han participado en sistemas de cooperación durante muchos años o tan solo acaban de empezar a cooperar a escala transfronteriza?

Con toda probabilidad, las nuevas agrupaciones introducidas por el Reglamento se crearán en torno a ámbitos de interés común y específico. Su ventaja, en comparación con los anteriores mecanismos de cooperación transfronterizos, es que aumentan las posibilidades en lo que a la aplicación de la legislación de obligado cumplimiento se refiere, lo que eleva el grado de responsabilidad de los organismos de cooperación y, al mismo tiempo, endurece la responsabilidad financiera con respecto a la gestión de los recursos comunes.

Tenemos motivos para creer que el hecho de aportar más recursos presupuestarios contribuirá considerablemente a la cohesión territorial de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Gisela Kallenbach (Verts/ALE ).(DE) Señor Presidente, el Fondo de Cohesión es una forma ideal de comunicar a los ciudadanos, estén donde estén, uno de los grandes principios fundamentales de la Unión Europea, que es la solidaridad entre los Estados miembros. Celebro el hecho de que la ayuda esté más orientada al desarrollo sostenible y que el transporte urbano sostenible, la eficiencia energética y el consumo de energías renovables se consideren factores básicos.

No obstante, en mi opinión lo importante sigue siendo la puesta en práctica de esos principios. Y a este respecto tengo mis ojos puestos en la Comisión. Con los agentes regionales aguardaremos a ver si realmente se alcanza un equilibrio entre los sectores de medio ambiente y el de transporte, si los proyectos contravienen los reglamentos ambientales, si se cumplen los objetivos de Gotemburgo y si existe una verdadera participación y no solo una invitación formal a los socios que interesan cuando se redactan programas y proyectos.

 
  
MPphoto
 
 

  Bairbre de Brún (GUE/NGL ). – (La oradora habla en gaélico)

(EN) Acojo con satisfacción el informe Fava y el informe Olbrycht, y doy las gracias a todos los ponentes. Acojo con especial satisfacción los esfuerzos para reforzar los aspectos sociales y medioambientales de los reglamentos. Al abordar estos fondos, en general hemos luchado con vigor para garantizar que el papel de las ONG se viera fortalecido y que el medio ambiente se tomara en mayor consideración, así como para destacar la importancia del acceso a las personas con discapacidades.

Al aceptar el informe del señor Olbrycht sobre la agrupación transfronteriza de cooperación territorial, deseo hacer hincapié en que ello reportará enormes beneficios a regiones fronterizas y países divididos, tales como el mío. Los fondos estructurales deberían estar anclados en la Comunidad y ser dirigidos por ella, con todas sus divisiones plenamente implicadas en el proceso.

En mi propia circunscripción podemos aprender muchísimo de cómo otros países otorgan poder a las comunidades locales y a las estructuras democráticas locales. Quedo a la espera del seguimiento del progreso de las nuevas agrupaciones transfronterizas. En Irlanda, estas resultarán especialmente importantes en los condados fronterizos y en la región noroeste, que sufre penurias, desempleo y un escaso flujo de inversiones.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. Informo a la Cámara de que esta vez no ha habido ningún problema con los intérpretes. La señora de Brún ha empezado a hablar en gaélico. El gaélico no es lengua oficial. Ayer la Mesa decidió que también podía hablarse en gaélico en el Pleno si se avisaba con antelación.

 
  
MPphoto
 
 

  Guntars Krasts (UEN ).(LV) Definitivamente, en este caso el trabajo y la cooperación de la Comisión, la Presidencia y el Parlamento merecen una nota positiva. Hoy hay motivos para esperar que se demuestre la falta de fundamento de las preocupaciones que alargaron el debate sobre si el plan financiero comportaría demoras en la aplicación de los Fondos Estructurales. En este sentido, quiero hacer hincapié en que es especialmente importante aprobar las orientaciones estratégicas comunitarias sobre política de cohesión, así como concluir el trabajo en torno a las ayudas estatales y la legislación relativa a la asociación del sector público y el privado. Creo que el compromiso alcanzado en relación con el Fondo de Cohesión y los grandes proyectos FEDER durante la fase de transición, aplicando la norma n+3, es insuficiente y que ha de mantenerse más allá de 2010, hasta 2013. Por tanto, no estoy de acuerdo con la opinión expresada en el informe del Parlamento sobre los reglamentos del Fondo de Cohesión de que la norma n+2 debería aplicarse a todos los fondos, incluido el Fondo de Cohesión. Hay que tener en cuenta que los nuevos Estados miembros carecen de experiencia práctica y de recursos humanos necesarios para gestionar dichos proyectos, y, por tanto, la norma n+2 será difícil de aplicar. Apoyo el desarrollo de vínculos más estrechos entre la política de cohesión y la Estrategia de Lisboa. Estas dos políticas están encaminadas a aumentar el crecimiento económico y la competitividad laboral.

 
  
MPphoto
 
 

  Graham Booth (IND/DEM ). – (EN) Señor Presidente, la última vez que vi una copia impresa del presupuesto para los Fondos Estructurales y de Cohesión para el periodo 2007-2013, este se situaba en los 336 000 millones de euros, con una asignación exacta presupuestada para cada uno de los 25 Estados miembros más los dos en la lista de espera, Bulgaria y Rumanía. Considerándolo desde el punto de vista británico, no causaba buena impresión, así que formulé la siguiente pregunta a la Comisión de Desarrollo Regional.

He estudiado cuidadosamente el presupuesto para 2007-2013, por un total de 336 000 millones de euros, a lo que yo llamo plan A, y veo que 139 000 millones de euros del total se destinan a ocho de los últimos nuevos Estados miembros, y otros 22 000 millones de euros a Bulgaria y Rumanía, con la exigua cifra de 12 000 millones de euros para Gran Bretaña durante ese periodo. Si Gran Bretaña decidiera retirarse de la UE y, en consecuencia, cancelar su contribución, ¿tienen ustedes un plan B? Por supuesto el silencio ha sido sepulcral, pero dicha situación dista mucho de ser imposible.

Cuando la opinión pública británica finalmente se dé cuenta de adónde se destina todo su dinero, sobre todo en unos momentos en los que el servicio público de asistencia sanitaria carece de fondos, es bastante probable que se produzca una llamada pública exigiendo la retirada.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Tadeusz Masiel (NI ).(PL) Señor Presidente, el proceso de unificación en Europa dista mucho de estar acabado. Las regiones de los nuevos Estados miembros, seguirán durante años a la zaga de la «antigua Unión» desde el punto de vista del grado de desarrollo económico y social. Al mismo tiempo, como Unión Europea hemos de afrontar los desafíos de la globalización. Por este motivo urge que adaptemos nuestras políticas a una realidad cambiante.

Celebro el hecho de que el Fondo Social Europeo, tal y como nos ha recordado la Comisaria, haga hincapié en la educación y en la eliminación de las desigualdades en materia de empleo. También se ha decidido invertir en recursos humanos, brindando así oportunidades a las personas con discapacidad. Los nuevos reglamentos relativos a los fondos –y los fondos siempre han dado a los ciudadanos motivos para el optimismo– demostrarán que la Unión puede funcionar eficazmente, incluso sin una nueva Constitución, en el marco de los Tratados vigentes.

 
  
MPphoto
 
 

  Ambroise Guellec (PPE-DE ).(FR) Señor Presidente, en palabras del Presidente de esta Cámara, nos encontramos ante un debate prosaico, pero importante, pues hablamos de más del 35 % del presupuesto de la Unión y creo que un tema como este habría merecido que se le consagrara toda la mañana. Además, esto habría evitado que algunos de nuestros colegas, que disponían de tan solo un minuto, se enfrentaran a una misión imposible. Yo, que tengo derecho a dos minutos, doy las gracias a quienes me los han concedido.

La política regional es vital para los nuevos Estados miembros, como sabemos. Es importante también para los demás, pero ahora lo que importa es su aplicación, como acaban de decir el ponente general, el señor Hadzidakis, y la Comisaria. La aplicación debe llevarse a cabo, por supuesto, pero sin ser necesariamente uniforme: si los obstáculos al desarrollo son variables, las prioridades regionales también lo son.

Todos suscribimos la Estrategia de Lisboa, pero los medios para hacer de ella un éxito –que no lo es todavía– no pueden ser en absoluto uniformes en el territorio. Esto vale para todos los Estados miembros, y no solo para los más recientes. La accesibilidad sigue siendo una condición previa para la competitividad de las regiones periféricas o aisladas y, por tanto, para la posibilidad de que se adhieran a los objetivos generales de la Unión.

Por esta razón, una aplicación estricta de la asignación de los créditos, que pudiera agravar aún más las disparidades interregionales, o intrarregionales, sería a mi entender un verdadero error. Es esencial que la política regional sea visible y popular entre a nuestros conciudadanos para evitar nuevos desengaños cuando se les pregunte por el futuro de la Unión: simplemente, necesitamos que se sientan implicados en el avance del desarrollo regional. En este plano tenemos aún mucho que hacer.

 
  
MPphoto
 
 

  Iratxe García Pérez (PSE ). – (ES) Señor Presidente, hoy culminamos con este debate el trabajo del Parlamento acerca de un elemento tan importante como es la política de cohesión, una política que supone más de 300 000 millones de euros, lo que demuestra claramente que estamos hablando de una de las prioridades del proyecto europeo. La eliminación de las diferencias territoriales, el apoyo a las infraestructuras y el desarrollo económico y social de nuestros pueblos y regiones han sido la base de este trabajo.

Desde el Parlamento incorporamos importantes cambios a los reglamentos que sirven para poner en marcha esta política y que han mejorado de forma considerable su contenido en materia de medio ambiente, de accesibilidad de las personas con discapacidad o de participación de la sociedad civil.

Hemos reconocido las diferencias entre las regiones en el territorio de la Unión Europea: regiones del medio rural y del medio urbano, islas, regiones ultraperiféricas, regiones que pierden población, etc. En cada una de ellas hay que llevar a cabo iniciativas específicas.

Debemos sentirnos satisfechos con la puesta en marcha de un fondo tecnológico en el marco del FEDER, para eliminar la brecha tecnológica, así como del facing out en el Fondo de Cohesión, para avanzar en el camino de la convergencia, reconociendo que, si bien es cierto que hay que privilegiar los países con más necesidades, también hay otras regiones y Estados miembros que necesitan seguir avanzando en este camino.

Esta es suficiente razón para defender rotundamente esta política. Solo así avanzaremos en la idea de que más cohesión también es más Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Marian Harkin (ALDE ). – (EN) Señor Presidente, en primer lugar deseo felicitar a todos los ponentes por su dedicación y compromiso. Es más, estoy de acuerdo con el señor Hatzidakis en que todos ellos han corrido una maratón.

En general, debo admitir cierta decepción respecto al presupuesto final. Es sin duda inferior a lo que la Comisión y el Parlamento recomendaron. Considero que esto tendrá repercusiones en los objetivos de convergencia de los fondos. Sin embargo, por lo que respecta al trabajo del Parlamento, estoy satisfecha. Hemos logrado muchas mejoras. En particular, deseo mencionar la asociación, que es fundamental porque implica la estrecha cooperación de la sociedad civil, los socios medioambientales y las ONG con todos los socios. Se trata de una demostración práctica de cómo Europa puede acercarse a sus ciudadanos mediante la participación de los mismos en la planificación y la aplicación de los programas, aunque estoy de acuerdo con la señora Kallenbach en que debe tratarse de algo real y no solo aparente.

También estoy especialmente satisfecha de que los fondos respalden la accesibilidad de las personas con discapacidades y promuevan la integración de la perspectiva de género. Es un ejemplo práctico de cómo el artículo 13 puede materializarse en acciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Alyn Smith (Verts/ALE ). – (EN) Señor Presidente, hoy representa el final de un buen trabajo de este Parlamento, un buen trabajo de la Comisión y un trabajo menos bueno del Consejo, sobre todo de algunos Estados miembros en él representados, lamentablemente, el mío también entre ellos. Les aseguro a mis colegas que no empezaré disculpándome por la cortedad de miras y la pobreza de espíritu del Gobierno del Reino Unido, porque solo dispongo de un minuto de uso de la palabra.

Este no es el paquete que yo quería, pero en él hay más cosas que me gustan de las que me disgustan. El fortalecimiento del principio de asociación sigue necesitando defensa. El efecto estadístico tiene una importancia crucial para las regiones de toda Europa. La accesibilidad para las personas discapacitadas y, sobre todo, la eliminación de dobles raseros para los llamados «antiguos» y «nuevos» Estados miembros son todos ellos cambios que debemos celebrar.

Europa ya no es solo carbón y acero; no es solo agricultura y pesca: es solidaridad y cohesión, es el valor añadido que ofrece la UE al desarrollo regional en todo su territorio. Este paquete nos hace avanzar y contará con el apoyo de mi Grupo.

 
  
MPphoto
 
 

  Kyriacos Triantaphyllides (GUE/NGL ).(EL) Señor Presidente, la política estructural de la Unión Europea, tal y como se aplica hoy, tiene resultados limitados porque, básicamente, es la expresión de la política social del modelo económico de la libre competencia que se deriva de las estrategias de Lisboa y Gotemburgo.

La ampliación de 2004 generó la necesidad urgente de cambiar los criterios actuales para conceder créditos, a fin de tener en cuenta el aumento de las divergencias sociales y económicas entre los 25 Estados miembros. Las divergencias se están ampliando hasta el punto de que los criterios ya no se aplican a regiones que todavía tienen los mismos problemas estructurales.

Por desgracia, la Comisión y el Consejo no han dado pasos decisivos en esa dirección. No olvidemos que la Comisión Europea de la UE de los 15 pretendía sobre todo satisfacer los deseos de los antiguos Estados miembros con respecto al modo de asignar los créditos y de calcular las contribuciones de cada uno de los Estados miembros.

Sin embargo, la cuestión más importante que las nuevas propuestas no abordan es un cambio de filosofía de los Fondos Estructurales, desde su función auxiliar actual hasta un modo de promover realmente el desarrollo social y económico, de forma que puedan convertirse en verdaderas herramientas para la política social y para rectificar desigualdades entre países y regiones.

 
  
MPphoto
 
 

  Zbigniew Krzysztof Kuzmiuk (UEN ).(PL) Señor Presidente, al tomar la palabra en el debate sobre los reglamentos relativos al gasto de los Fondos Estructurales, quiero llamar su atención sobre tres omisiones graves a este respecto. En primer lugar, los créditos de compromiso de la sección 1B, a saber, el gasto en crecimiento y empleo, suman más de 30 000 millones de euros menos que los anteriormente propuestos. Esto ha debido de propiciar recortes significativos en los recursos de cada uno de los países. En el caso de Polonia, esos recortes suponen más de 3 000 millones de euros.

En segundo lugar, la disputa en el seno del Consejo, que se mantuvo durante varios meses, provocó un grave retraso de la aprobación de las perspectivas financieras. Esto ha contribuido a que en la segunda mitad de 2006 solo hablemos de los reglamentos relativos a los Fondos Estructurales. En tercer lugar, este retraso significará que el llamado marco comunitario de apoyo no se redactará hasta el otoño de 2006 y que los marcos de referencia estratégicos nacionales, preparados por cada Estado miembro, no se elaborarán hasta 2007. Esta situación retrasará considerablemente los procedimientos para programar los recursos de fondos específicos. Consecuentemente, por desgracia, 2007 será en gran medida un año desperdiciado desde el punto de vista del buen uso de los Fondos Estructurales.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Karatzaferis (IND/DEM ).(EL) Señor Presidente, todos estos paquetes son básicamente letra muerta, a menos que relajemos los indicadores de Maastricht. Los indicadores de Maastricht son tan agobiantes que parece como si estuviéramos dando un vaso de agua a una persona a cuyo cuello hemos puesto una soga.

Mi país es el único país de Europa bajo vigilancia, algo así como un fondo monetario. Esto significa que no podemos cofinanciar los paquetes a fin de obtenerlos. No hemos conseguido un tercio del tercer paquete, con la consecuencia de que ahora vendemos activos, propiedades y empresas para poder existir como Estado. Ni tampoco podremos obtener dinero del cuarto paquete, porque nos encontramos bajo esa vigilancia.

Relajemos de una vez los indicadores de Maastricht para que podamos asumir los créditos y actuar como ciudadanos y como Estados. Es un regalo que no es un regalo. En estos momentos el dinero que no conseguimos del tercer paquete equivale a la mitad del dinero que mi país gasta en educación y sanidad.

¡Mejoren nuestro nivel de vida, por amor de Dios!

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Baco (NI ).(SK) Señorías, hoy estamos debatiendo y mañana nos pedirán que aprobemos los informes bien redactados sobre fondos estructurales para el período 2007-2013. En este contexto y como ciudadano de Eslovaquia, un nuevo Estado miembro de la Unión Europea, soy consciente de la gran importancia que tiene la ayuda estructural prestada por los Estados miembros económicamente fuertes a los nuevos miembros. Realmente apreciamos la ayuda prestada a la República Eslovaca: estamos agradecidos por ella y nos sentimos en deuda. En particular, me complace que el acuerdo entre el Parlamento Europeo y el Consejo apoye las medidas propuestas por nuevos Estados miembros, también conocidas como las normas n+3, que abordan cuestiones como el IVA y la vivienda. Es una buena solución, esperada durante mucho tiempo, como demuestra el hecho de que todos los diputados al Parlamento Europeo de los nuevos Estados miembros votaran a favor de esas propuestas durante la primera lectura en esta Cámara. Por este motivo, el informe de los Verdes sobre las disposiciones generales del Fondo de Cohesión parece ser un documento sin el cual estaríamos mejor, y no recomiendo su aprobación.

 
  
MPphoto
 
 

  Markus Pieper (PPE-DE ).(DE) El compromiso ha sido un proceso largo y tedioso, pero los resultados son sencillos: las regiones más débiles se beneficiarán de la solidaridad europea. En las regiones económicamente más fuertes apoyamos la competitividad regional. En las regiones fronterizas la acción de la Unión Europea se centra en la cooperación transfronteriza.

De esta forma, Europa quiere ayudar a las regiones afectadas a dominar el cambio estructural y superar la alta tasa de desempleo. Esto es un desafío, especialmente cuando las tasas de crecimiento de muchos países son inferiores a lo previsto, y los recursos utilizados constituyen solo unos pocos puntos porcentuales del producto interior bruto de los países beneficiarios.

Este es un buen motivo para que ahora presionemos a favor de que el dinero europeo también se utilice tal y como exige Europa, para que no se derroche en gastos de consumo, para que no se utilice para financiar ganancias imprevistas cuando las empresas se trasladan aquí y para que las autoridades estatales o semiestatales no lo malgasten con fines que no sean de política estructural.

Por ello necesitamos un reglamento de aplicación de los Fondos Estructurales que genere transparencia. Todos hemos de saber –y queremos saber– con exactitud para qué se utiliza el dinero de los contribuyentes europeos. El Parlamento ha de respaldar a la Comisión en esta razonable iniciativa, porque la política estructural y regional solo puede tener éxito si utilizamos dinero europeo de forma controlada y orientada a los problemas más acuciantes.

 
  
MPphoto
 
 

  Karin Jöns (PSE ).(DE) Señor Presidente, señor Špidla, señora Hübner, el hecho de que la Comisión y el Consejo hayan aceptado la mayoría de las enmiendas del Parlamento sobre la reforma del Fondo Social realmente demuestra lo bien que ha trabajado esta Cámara. El hecho de que al final también hayamos alcanzado un buen compromiso en todos los aspectos controvertidos demuestra lo bien que condujo las negociaciones la Presidencia austriaca del Consejo. Los 25 Estados pueden estar realmente satisfechos con los resultados de esta reforma.

En el futuro se seguirá apoyando la formación y el reciclaje en puestos de trabajo prometedores. Pero por primera vez también se presta ayuda a la búsqueda de mejores formas de conciliar la vida familiar y laboral, porque, como todos sabemos, necesitamos hacer algo más que solo proporcionar centros de actividades extraescolares y guarderías si queremos que trabajen más mujeres. Lo que necesitamos son nuevas formas de trabajar y nuevas formas de ayuda mejor orientadas en ese sentido.

No obstante, también se necesita un vínculo más estrecho con la estrategia europea de empleo y hay que reducir la exclusión social. En vista de los 20 millones de desempleados y los 68 millones de personas que viven en la pobreza en el conjunto de la Unión Europea, en el futuro se prestará especial atención a la integración de grupos socialmente desfavorecidos. Lo mismo se puede decir de las personas con discapacidades y ahora, a instancias de esta Cámara, también de las personas que buscan asilo y no solo de los refugiados reconocidos.

En este momento es preciso señalar que, por supuesto, en el futuro también podrá haber proyectos para combatir la xenofobia y el racismo en centros de formación y en el lugar de trabajo.

No obstante, una educación general sólida es un requisito básico imprescindible para una buena formación profesional, y por ese motivo el dinero del Fondo Social también puede utilizarse ahora para reformar los sistemas educativos. Y para los nuevos Estados miembros creo que es especialmente importante que hayamos incluido el fortalecimiento del diálogo social y, por ende, de los interlocutores sociales. En el futuro nadie podrá escabullirse en secreto, la experiencia habla por sí misma. Cuando los interlocutores sociales han participado visiblemente en el desarrollo de programas en materia de empleo, entonces la aceptación ha sido más alta.

(El Presidente interrumpe a la oradora)

 
  
MPphoto
 
 

  Paavo Väyrynen (ALDE ).(FI) Señor Presidente, las reformas legislativas correspondientes a los Fondos Estructurales han dado buen resultado. No ha sido una tarea fácil, porque ha habido que reconciliar las opiniones y los intereses de los nuevos y antiguos Estados miembros. Por otro lado, ha habido que tener en cuenta las necesidades de las regiones del sur y del norte de los antiguos Estados miembros.

Siendo el diputado que representa al país más septentrional en la comisión, he intentado garantizar en particular que las regiones menos pobladas del norte de Suecia y de Finlandia obtuvieran un trato equitativo. La comisión alcanzó una posición que apoyaba la idea de establecer un paralelismo entre esas regiones septentrionales y las regiones periféricas. La cooperación entre la Comisión, el Consejo y el Parlamento dio lugar a una solución sobre la financiación que protegerá la posición de las regiones poco pobladas en el período de financiación posterior. En el futuro tendremos que garantizar que esta ayuda siga siendo tan permanente como las condiciones naturales en que se basa.

 
  
MPphoto
 
 

  Luca Romagnoli (NI ).(IT) Señor Presidente, Señorías, vamos votar a favor de una mayor redistribución de los fondos sobre la base de las recomendaciones que nuestros ponentes han intentado optimizar, en particular en una época de escasez presupuestaria, en relación con la distribución de recursos y los objetivos principales.

La ampliación ha aumentado el número de regiones menos desarrolladas que deben recibir ayudas y, por tanto, las regiones menos desarrolladas de los países que se unieron antes recibirán menos recursos. Esto no debe subestimarse, como suele ocurrir.

A pesar de la aceptación parcial de algunas propuestas, parece que se ha prestado suficiente atención al objetivo de apoyar las políticas regionales basadas en la competitividad, el empleo, la protección del medio ambiente y el apoyo a las personas con discapacidades.

La red transeuropea de transporte también sigue siendo una de las acciones prioritarias. A este respecto, lamento señalar que, en lo que a mi país se refiere, no está del todo claro si el Gobierno actual será capaz de afinar instrumentos que tocan músicas diferentes, para no excluir a Italia de la red transeuropea de transporte; si esto ocurriera, también se marginaría el papel de Italia en el Mediterráneo.

Votaré a favor de la redistribución de los fondos, porque, a pesar de todo, los fondos de desarrollo regional y social y el Fondo de Cohesión siguen representando una oportunidad para el sur de Italia.

 
  
MPphoto
 
 

  Oldřich Vlasák (PPE-DE ).(CS) Señor Presidente, señores Comisarios, Señorías, tras largos meses de negociaciones interminables sobre las perspectivas financieras, ahora tenemos una propuesta definitiva de un reglamento sobre los Fondos Estructurales. Incluso así, hay que admitir que esos documentos representan un compromiso al que se llegó con gran dificultad a pesar de la competencia entre intereses nacionales. Por tanto, quiero elogiar a los ponentes, especialmente al señor Hatzidakis y al señor Olbrycht, que pilotaron la parte más difícil del debate, por sus esfuerzos y por su amabilidad al tener en cuenta los intereses de todos los participantes.

Personalmente creo que si los ciudadanos quieren identificarse con la Unión Europea, necesitan conocer con exactitud la contribución de cada uno de los Estados miembros. La cuestión de la vivienda es una de las más acuciantes en la jerarquía de necesidades básicas. A menos que se pueda ofrecer una vivienda de buena calidad y segura, los ciudadanos no pueden trabajar debidamente. Por tanto, me complace que en el marco de las negociaciones con el Consejo y la Comisión hayamos podido aprobar nuestras modificaciones relativas a la subvencionabilidad de los gastos en el ámbito de las renovaciones de la vivienda social. Además, me parece crucial allanar el camino para incrementar la inversión en el sistema de salud. Aquí se aplica la regla obvia de que solo las personas sanas pueden ser económicamente activas. Como ex alcalde, también celebro la insistencia de la Comisión en la dimensión urbana de la política estructural, que tiene más fuerza en la nueva legislación. En última instancia, son nuestras ciudades las que mejor saben qué actividades y proyectos deberían apoyarse en beneficio de los usuarios finales. Sin embargo, me temo que la dimensión urbana y el principio de asociación solo se defenderán sobre el papel. En el caso de la República Checa, conozco la escasa voluntad que tiene el Estado de invitar a nuestras ciudades a tomar decisiones sobre la forma que adoptarán los programas operativos, lo cual se aplica también a las regiones. Por tanto, creo que sería beneficioso para la Comisión analizar en qué medida se ha logrado la dimensión urbana en cada uno de los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Zita Gurmai (PSE ).(HU) El sueño de Robert Schumann y Jacques Delors se está haciendo realidad. La Unión Europea ya no tiene fronteras que dividan a las personas y a las naciones y que causen conflictos, que supongan un obstáculo al comercio, así como al acercamiento político y cultural.

Los ciudadanos europeos son cada vez más capaces de vivir dentro de las fronteras de las regiones naturales, que no se hayan formado en la tiranía política y el cambio de fronteras producido por guerras, sino, más bien, a raíz del desarrollo natural e histórico. En aras de la subsidiariedad, las regiones a menudo utilizan la cooperación transfronteriza para llevar a cabo sus actividades habituales. Este es uno de los mayores logros de la Unión Europea.

Con la adhesión de Rumanía y Bulgaria a la Unión Europea en 2007 y la de Croacia más tarde, esta cooperación transfronteriza adquirirá una importancia aún mayor para Hungría. Para las comunidades húngaras que viven cerca de Hungría, pero fuera de sus fronteras, una población húngara de varios millones de personas que viven en Rumanía, Eslovaquia y otros países vecinos, los desarrollos conjuntos tienen un gran impacto en la transformación de las fronteras en fronteras virtuales.

La planificación y la aplicación conjuntas fortalecen su sentido de identidad, así como la cooperación con pueblos que han coexistido durante siglos. Contribuyen a disipar los prejuicios que han causado problemas étnicos y de minorías durante mucho tiempo. Se están restaurando las regiones históricas donde durante siglos han convivido personas y naciones de Europa Central. La necesidad económica refuerza la cohesión entre las naciones que viven en la familia europea común.

La cooperación transfronteriza en Europa es una buena solución lógica para establecer una cooperación razonable entre las organizaciones civiles polifacéticas y organismos gubernamentales y autoridades locales en varios lugares, y para extender el principio de igualdad de oportunidades. No puedo más que apoyar esta iniciativa y me complace que la Unión Europea aporte una ayuda significativa en este sentido.

 
  
MPphoto
 
 

  Nathalie Griesbeck (ALDE ).(FR) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, también yo celebro la presentación del paquete de casi 308 000 millones de euros, que representa por sí solo más de la cuarta parte del presupuesto total de la Unión.

Aunque algunos diputados y diputadas a esta Cámara lamentan que el Consejo rechazara la reserva de rendimiento, que habría permitido acentuar el efecto de palanca económica, podemos considerar que los informes sometidos al Pleno esta mañana son satisfactorios en la medida en que nos permiten avanzar para empezar a funcionar en enero de 2007. Ahora nos corresponde garantizar que los créditos se gasten lo más efectivamente posible. También debemos favorecer los proyectos que generen un mayor valor añadido y sobre todo darles mayor transparencia para mostrar a nuestros conciudadanos lo que hace Europa por ellos.

Por último, y para concluir, puesto que debemos intervenir muy brevemente, permítanme recordar que tras la larga batalla de las perspectivas financieras, debemos ganar ahora la batalla de los recursos propios de la UE. Porque si reclamamos más dinero es porque somos muchos los que estamos convencidos de que la Europa que construimos no es solo una Europa de paz o cohesión tras la ampliación, sino también el espacio más adecuado en nuestros días para luchar contra los efectos de la globalización, favoreciendo no solo el crecimiento, sino también el empleo para nuestros conciudadanos europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  László Surján (PPE-DE ).(HU) [El comienzo de la intervención no se oye bien. ] … y gracias a que contamos con buenos ponentes, hemos logrado ponernos al día. Ahora depende de los Gobiernos nacionales que la nueva política regional pueda lanzarse en 2007. Su trabajo consiste en asegurarse de que los planes de desarrollo nacionales estén listos y se basen en el consenso y, especialmente en los nuevos Estados miembros, en compensar la falta de progreso que hemos visto en los últimos años. Hasta la fecha no han dado resultado, pero ahora pueden darlo.

Celebro el hecho de que ahora también se ponga a disposición de la Unión Europea de los 15 la serie de «regalos de Navidad» entregados a los nuevos Estados miembros en la época de las negociaciones del Consejo de diciembre, con la única finalidad de obtener votos. Estos beneficios están ya a disposición de todos los Estados miembros. Me complace que el Parlamento también haya encontrado una forma de apoyar la regeneración sistemática de barrios habitados por los menos adinerados. De este modo también ha logrado abordar la situación concreta de la privatización precipitada y excesiva de la vivienda en varios nuevos Estados miembros.

Apoyo todos los esfuerzos encaminados a garantizar una transparencia total. Allí donde hay ayuda también existe riesgo de corrupción. La apertura es especialmente importante en países que han estado controlados por un sistema de partido único durante décadas, a fin de evitar incluso la apariencia de que los partidos gobernantes continúan con las prácticas de gestión y asignación de dinero del anterior partido único.

Se están redactando buenas leyes, pero es preciso un examen intermedio de los frutos de la política de cohesión. Si es necesario, estaremos preparados para hacerlo incluso mejor.

 
  
MPphoto
 
 

  Magda Kósáné Kovács (PSE ).(HU) Yo también quiero unirme a mis colegas para aplaudir la cooperación constructiva del Consejo y del Parlamento.

Celebro que, en lo que respecta al Fondo Social Europeo, el Consejo y el Parlamento no se hayan limitado a apoyar la eficiencia y la competitividad frente a la creación de empleo, sino también la integración de los grupos vulnerables en la sociedad. De hecho, la competitividad y la cohesión social solo pueden considerarse objetivos conjuntos, motivo por el cual somos europeos. Así es como podemos asegurarnos de que las divisiones no partan Europa en dos, en nuevos y antiguos Estados miembros, tal y como muchos habían predicho, y, además, al mismo tiempo garantizamos que las incidencias internas de la pobreza y la falta de perspectivas desaparezcan en los Estados miembros.

Sobre la base del reglamento marco, ahora podemos hacernos la siguiente pregunta: ¿qué garantizaría una calidad de vida europea para cada uno de los ciudadanos europeos? Yo misma intentaré contribuir a su respuesta.

 
  
MPphoto
 
 

  Antonio López-Istúriz White (PPE-DE ). – (ES) Señor Presidente, esta propuesta de la Comisión y del Consejo, que hoy debatimos en esta Cámara en segunda lectura, es el claro resultado del compromiso adquirido para y con la ampliación de la Unión Europea.

Ahora bien, no puedo ni debo dejar de expresarles mi preocupación porque no se han recogido las peticiones de las regiones insulares de la Unión Europea de reconocer los problemas estructurales que padecen, problemas ocasionados por sus condiciones y especificidades geográficas, naturales y permanentes, que ralentizan su desarrollo económico.

En el Tratado de Amsterdam, en su Declaración n° 30, se reconoció que las desventajas estructurales que sufren las islas deberían compensarse con medidas específicas a favor de estas regiones, con el objetivo de integrarlas en el mercado interior en condiciones equitativas a las del resto de regiones europeas, mejorar su acceso a los mercados continentales y conseguir un equilibrio territorial, sectorial y temporal de su actividad económica.

Sin embargo, en este caso, una vez más, no se han tomado las medidas específicas necesarias para paliar las desventajas naturales, estructurales, geográficas y permanentes que padecen estas regiones insulares. Es precisamente este carácter permanente lo que hace que esas medidas específicas sean necesarias para paliar y corregir los inevitables sobrecostes de la insularidad.

Por todo ello, señor Presidente, quiero denunciar que, en la redacción de los reglamentos relativos a los Fondos, no se ha tenido en cuenta la necesidad de aplicar una política de cohesión más intensa en aquellas regiones que padecen estas desventajas naturales, como las islas, como sí se ha hecho respecto de las regiones ultraperiféricas, a las que se les ha concedido ese trato de favor.

Lo que reclamamos para otras regiones insulares, aunque no tan alejadas de la Europa continental, son medidas similares a las de las ultraperiféricas. No se trata de otorgar privilegios, sino de compensar esas indudables dificultades que afrontan nuestras islas.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernadette Bourzai (PSE ).(FR) Señor Presidente, Señorías, en primer lugar quiero ensalzar la notable labor realizada por nuestros ponentes y los diputados que han hecho posible mejorar la propuesta de la Comisión en una perspectiva de cooperación, de no discriminación y, sobre todo, de equilibrio entre las regiones de los antiguos y los nuevos Estados miembros.

No obstante, es de lamentar que los importes consagrados a esta política capital de la Unión Europea no estén a la altura de nuestras ambiciones.

Por otra parte, si las políticas urbanas han ocupado un lugar central en muchos debates, no ha sucedido lo mismo con el mundo rural, cuyo futuro está ahora vinculado al segundo pilar de la PAC, en el que se registra un descenso drástico de los créditos. Habrá que velar, pues, por una buena articulación sobre el terreno de los Fondos Estructurales con el nuevo Fondo de Desarrollo Rural.

Por último, lamento la decisión del Consejo de asignar los créditos de la política regional de forma masiva a los objetivos de Lisboa, y lo que es más, sin consultar realmente al Parlamento sobre la clasificación de los gastos.

Habrá que estar atentos a que los programas operativos en nuestras regiones tengan la suficiente flexibilidad para tener en cuenta las inversiones estructurales, que siguen siendo necesarias, y la solidaridad social.

Por último, recuerdo que mientras que esta reforma debe contribuir, por supuesto, a los objetivos de competitividad, también debe hacerlo, y por encima de todo, a la cohesión económica, social y territorial.

 
  
MPphoto
 
 

  Francesco Musotto (PPE-DE ).(IT) Señor Presidente, Señorías, con la decisión de hoy, Europa ha optado por invertir en una política de cohesión rica en perspectivas, asignando 308 000 millones de euros a objetivos relacionados con la convergencia, la cohesión social y la promoción de la cohesión territorial.

En la Unión Europea de los 25, 123 millones de personas, el equivalente al 27 % de la población total, viven en regiones con un PIB per cápita inferior al 75 % de la media comunitaria; de ellas, dos quintas partes viven en regiones que pertenecen a los antiguos Estados miembros. La política de cohesión contribuye a repartir los beneficios del desarrollo económico europeo, anticipándose al cambio y ayudando a zonas que se encuentran en dificultades, a menudo por motivos estructurales o geográficos. Esta política de cohesión contribuye a limitar los efectos negativos de la globalización.

Uno no puede más que apoyar la reforma reciente de los Fondos Estructurales, que son instrumentos cruciales de la política de cohesión, porque supone mayor eficacia, transparencia y responsabilidad. El sistema de gestión se ha simplificado con la introducción de la diferenciación y la proporcionalidad en el contexto de una buena gestión financiera, de acuerdo con las peticiones de simplificación realizadas por los principales agentes de la política de cohesión: los Estados miembros.

La nueva reforma se basa en las prioridades de Lisboa y Gotemburgo: empleo e investigación, innovación y desarrollo sostenible. Se ha pretendido invertir en capital humano, innovación y promoción de la sociedad del conocimiento, espíritu empresarial, protección del medio ambiente, además de otros ámbitos. De hecho, existen innumerables elementos nuevos, como la creación de tres nuevos objetivos: reducir el número de Fondos Estructurales, fortalecer la cooperación, asignar más recursos financieros a islas y regiones con desventajas geográficas y proteger a las regiones «con apoyo transitorio», que pronto dejarán de ser subvencionables en virtud del objetivo de convergencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Lidia Joanna Geringer de Oedenberg (PSE ).(PL) Señor Presidente, el debate de hoy es la culminación del trabajo de dos años en torno a la reforma de los Fondos Estructurales. Hoy podemos decir que, a raíz de las complejas negociaciones relativas a las perspectivas financieras y todo el paquete legislativo sobre la política de cohesión, hemos logrado un buen compromiso. Para los años 2007-2013, casi el 36 % del presupuesto de la Unión Europea ha sido asignado a los Fondos Estructurales. Esto, de hecho, suma 308 000 millones de euros. Esta cifra es inferior a la que esperábamos, pero proporciona una base para trazar planes de desarrollo a largo plazo, algo especialmente importante para las regiones más pobres de Europa.

Los nuevos reglamentos facilitarán una política de cohesión más sencilla que esté cerca de los ciudadanos y que tenga en cuenta los problemas de los nuevos Estados miembros en particular. Estos problemas incluyen criterios de subvencionabilidad del IVA, cuestiones municipales, creación de oportunidades iguales para personas con discapacidad y consideración de sus necesidades. Crear la cohesión territorial en una Unión Europea donde existen grandes diferencias de grado de desarrollo no será una tarea fácil. Aunque ya tenemos un marco jurídico y hemos asignado fondos, seguimos necesitando el compromiso sincero de nuestros Gobiernos nacionales y locales a fin de aprovechar bien la oportunidad única que hemos creado juntos para impulsar el desarrollo regional en la Unión Europea. Quiero felicitar a todos los ponentes. Es otro paso adelante notable en la historia de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Ria Oomen-Ruijten (PPE-DE ).(NL) Señor Presidente, puede que el desempleo en la zona del euro esté más bajo que nunca, pero sigue situándose en el 8,8 %, y por este motivo es necesario poner en funcionamiento los Fondos Estructurales y el Fondo Social para mejorar las posibilidades de empleo de los ciudadanos de nuestra Europa. Me complacen las enmiendas realizadas y doy las gracias al ponente, el señor Silva Peneda, que ha intervenido en este debate con gran compromiso y energía.

El Fondo Social se centra ahora en la globalización y en mejorar las posibilidades de empleo de los ciudadanos. Puede ayudarles a acceder a un puesto de trabajo, con la prevención del desempleo, con la ampliación de la vida laboral y con la integración de más personas, en particular mujeres y personas mayores, en la vida laboral.

 
  
MPphoto
 
 

  Gábor Harangozó (PSE ).(HU) La política de cohesión podría ser un símbolo de una mentalidad europea, porque se basa en una solidaridad abierta que se extiende a cada una de las regiones de Europa, especialmente si los fondos van acompañados de reglamentos que permitan incluso a las regiones más pobres de Europa aprovechar las oportunidades de desarrollo que se les brindan.

Hace dos años, diez nuevos Estados miembros se unieron a la Comunidad Europea, normalmente con regiones más pobres. Las regiones de esos países han seguido una ruta de desarrollo distinta de la de nuestros Estados miembros occidentales. Por consiguiente, también tienen problemas distintos que hemos de resolver. Con el trabajo que hemos hecho en los dos últimos años, que ha comprendido grandes debates y batallas, hemos logrado crear una legislación flexible, eficaz, que también puede resolver los problemas de las nuevas regiones. Tenemos todos los motivos para celebrar este acuerdo.

Si ganamos la votación mañana, podremos perfilar una perspectiva sin precedentes para cada una de las regiones de Europa. Podremos crear puestos de trabajo, podremos construir carreteras, podremos renovar las viviendas. De hecho, podremos empezar a construir una nueva Europa y acercar la Europa Oriental y Occidental, no solo en el plano político, sino también desde el punto de vista de la calidad de vida de nuestros ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Lambert van Nistelrooij (PPE-DE ).(NL) Señor Presidente, la política regional solo va por detrás de los presupuestos agrícolas en que representa la inversión europea más importante desde el punto de vista de la integración y la consecución de los objetivos de Lisboa y Gotemburgo. Por ejemplo, los fondos pagaderos al amparo de la política de competencia en las zonas del Objetivo 2, junto con los presupuestos de investigación y desarrollo, constituyen la base del desarrollo de la política de cohesión hasta 2013, así como, creo, después.

Aunque, tal y como hoy hemos sabido, la transparencia y la obtención de resultados ocuparán el centro del escenario en los próximos años, sobre todo en el debate de la revisión intermedia en 2010, lo que los ciudadanos europeos quieren es que Europa se haga visible y tangible. De esto trata el Plan D, con D de desarrollo; se trata de algo más que de limitarse a bombear dinero de los fondos, contrariamente a lo que los Estados miembros dicen mientras, recaudan más dinero con apenas ningún sentido de la responsabilidad, y la promoción de Europa no avanza.

Tengo una pregunta para la Comisaria Hübner: ¿puede lanzar iniciativas adicionales en nombre del público, tal y como han hecho las regiones y las ciudades? El público y los interlocutores de la política regional …

(El Presidente interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 
 

  Stavros Arnaoutakis (PSE ).(EL) Señor Presidente, quiero felicitar a los ponentes por el excelente trabajo que han hecho en todo este periodo. Las herramientas de cohesión, los Fondos Estructurales, son las que acercan Europa a los ciudadanos.

Es especialmente importante que el Parlamento Europeo consiga, mediante negociaciones largas y complejas, introducir importantes cambios cualitativos en los textos de los reglamentos, cambios que contribuirán a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y a crear acciones y planes que no acarreen evoluciones divergentes, cambios que promuevan el desarrollo sostenible y la democratización de los procedimientos que se aplican a los fondos a través de una mayor cooperación y la participación de representantes de la sociedad civil.

En épocas de crisis y de escepticismo europeo, esos éxitos son importantes y todos necesitamos trabajar no solo para promoverlos, sino también para garantizar que se apliquen debidamente.

El nuevo período de programación es difícil. Los recursos asignados a la cohesión son insuficientes y las desigualdades desde el punto de vista del desarrollo son pronunciadas. Por tanto, es muy importante contar con procedimientos descentralizados y flexibles con los mínimos trámites burocráticos posibles y que garanticen que esos recursos lleguen a los usuarios finales de las regiones menos desarrolladas de los antiguos y nuevos Estados miembros, y que no se reembolsen a los países ricos.

 
  
MPphoto
 
 

  Hannes Manninen , Presidente en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, quiero dar las gracias a los diputados al Parlamento Europeo por sus contribuciones, que han sido extensas y dignas de elogio. Esto demuestra que el Parlamento se ha interesado mucho y de forma diversa en estas cuestiones.

Resulta satisfactorio advertir que un factor ampliamente unificador es la noción de que la política de cohesión no debería aplicarse como fin en sí mismo. En su lugar, el objetivo principal es crear igualdad entre las personas, en su propio beneficio, y lograr resultados concretos.

Otra cuestión central, que he mencionado en mi primera intervención, es la cooperación y la sociedad civil. Una tercera cuestión que merece la pena mencionar es el medio ambiente, el desarrollo sostenible y la seguridad. Todos estos factores acercarán la Unión Europea a los ciudadanos, con objeto de ayudarles, y constituirán una oportunidad para estrechar la relación entre la ciudadanía y la Unión Europea.

Además, quiero hacer un breve comentario sobre dos cuestiones principalmente: el reciclaje de recursos no gastados y los objetivos de Lisboa y los Fondos Estructurales.

Por primera vez el Consejo ha adoptado una posición sobre el reciclaje de recursos no gastados en sus negociaciones del acuerdo interinstitucional, y esa posición fue negativa. La Comisión de Desarrollo Regional así lo solicitó en repetidas ocasiones y el país que en aquel momento ejercía la Presidencia volvió a someter esta cuestión a debate en el Comité de Representantes Permanentes del Consejo. Este comité rechazó en su momento la propuesta del Parlamento Europeo casi unánimemente. Las delegaciones también se negaron a hacer ninguna declaración al respecto.

Según tengo entendido, el Parlamento y la Comisión van a hacer una declaración conjunta sobre esta cuestión. Me parece una buena forma de proceder. Sin embargo, el Consejo no podrá estar de acuerdo con los contenidos de la declaración, ya que los Estados miembros no han mostrado su intención de hablar del reciclaje de los recursos no gastados en el ecuador del período de programación.

Los objetivos de Lisboa de crecimiento, competitividad y empleo, en mi opinión, no deberían considerarse opuestos en la dimensión social y regional. Por el contrario, los objetivos de Lisboa, una vez debidamente ejecutados, garantizarán que se tengan en cuenta las características regionales especiales y que en el futuro también se cree una política de cohesión eficaz.

Mis opiniones sobre este asunto pueden debatirse a fondo en la reunión de la Comisión de Desarrollo Regional que se celebrará el próximo lunes en Bruselas, a la que asistiré. Por último, doy las gracias a todos por el alto grado de cooperación.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Danuta Hübner, miembro de la Comisión . (EN) Señor Presidente, quiero empezar compartiendo con ustedes cinco breves observaciones.

En primer lugar, quiero decir que el proceso que nos ha llevado a esta etapa de preparación para la próxima generación de la política de cohesión demuestra claramente que el método de la Comunidad funciona y que las instituciones europeas pueden lograr el consenso que se necesita.

En segundo lugar, lo que veo hoy es que tenemos una política para todo el territorio de la Unión Europea, una política adaptada a los retos de la globalización, de la ampliación, de la creciente diversidad, compatible con el principio de equidad, adaptable a contextos regionales muy diferentes y capaz de atender las necesidades de territorios y ciudades.

En tercer lugar, me voy de este debate con un conocimiento pleno de sus preocupaciones: las motivadas por situaciones específicas que afectan a regiones concretas; las motivadas con la necesidad de flexibilidad en distintos aspectos y las motivadas por los vínculos existentes entre la Agenda de Lisboa y la política de cohesión. Las tendré en cuenta, tanto durante la negociación de los programas como durante el proceso de ejecución.

En cuarto lugar, estoy segura de que los diputados al Parlamento Europeo defenderán activamente esta política en sus respectivas circunscripciones, por medio del diálogo con los ciudadanos y con todas las partes. Contamos con ustedes.

En quinto lugar, el desafío que se nos presenta ahora es trabajar para conseguir su aplicación puntual, de manera que se refuercen las estructuras de gestión y de control financiero en los Estados miembros y las regiones para compartir experiencias y lecciones aprendidas, se obtengan los máximos beneficios derivados de las buenas experiencias y se evite el riesgo de que se repitan los problemas.

Hemos conseguido que esta política realice una importante contribución al Plan D y estamos dispuestos a seguir trabajando con ustedes en eso.

 
  
MPphoto
 
 

  Vladimír Špidla, miembro de la Comisión . (CS) Señorías, he participado en su debate con interés y celebro su insistencia en la cohesión social. Creo que la prioridad principal de estos momentos es allanar el camino a la aplicación práctica de la política estructural y de cohesión de Europa del modo más eficaz posible. Además, hemos de celebrar un diálogo con los ciudadanos lo más abierto posible y desarrollar un concepto de cooperación lo más amplio posible; algo que en efecto ha sido lo que en las propuestas se ha subrayado y presentado. Me parece que una vez que pasemos a la fase de ejecución, entraremos en la próxima fase importante, en concreto la preparación de ulteriores estrategias. Estoy deseando trabajar con sus Señorías en la aplicación de estas estrategias y en la búsqueda de mecanismos de control, así como en la búsqueda de nuevas estrategias. Después de todo, la vida no permanece quieta y sin duda alguna surgirán nuevos desafíos.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. El debate conjunto queda cerrado.

La votación tendrá lugar dentro de unos pocos minutos.

Declaraciones por escrito (artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Alessandro Battilocchio (NI ).(IT) Las regiones son los elementos constitutivos de Europa; entre las principales características de la Unión están las diferencias culturales y la promoción de la diversidad regional. Por tanto, me complace que más de un tercio del presupuesto de la Unión se haya asignado a los Fondos Estructurales para el nuevo período de 2007-2013.

Apoyar la identidad regional a la vez que se persigue la convergencia a escala europea con respecto al desarrollo y la mejora de las condiciones de crecimiento y empleo es, de hecho, una condición indispensable para conseguir los objetivos de Lisboa e impulsar la economía, especialmente a escala local y regional. En realidad, las realidades a pequeña escala de Europa que rigen el mercado y la idea de fortalecer la competitividad y la participación en este nivel, promoviendo la cooperación entre agentes públicos, privados y no gubernamentales que operan a escala regional, no pueden más que promover la recuperación económica, lo que beneficiaría a toda la Unión. Espero que las regiones asuman este desafío y puedan transformar las propuestas y recursos suministrados por estas instituciones en planes definitivos para el desarrollo económico y social, con la mirada puesta, sobre todo, en el pleno empleo y en el uso inteligente y sostenible de los abundantes recursos humanos, artísticos y naturales de alta calidad que tenemos a nuestra disposición.

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Corbett (PSE ). – (EN) Los fondos estructurales son esenciales para asegurar que la mayor prosperidad conseguida por el mercado único europeo se extienda de una manera más uniforme y se ayude a las regiones menos prósperas a ponerse a la misma altura.

La creación de un mercado a escala europea implica una responsabilidad europea para asegurar que todas las regiones se beneficien.

Mi propia circunscripción de Yorkshire y Humber se ha beneficiado enormemente de los fondos estructurales europeos. El sur de Yorkshire ha recibido el más alto nivel de atención - «Objetivo Uno». Gran parte del resto de la región se ha beneficiado también. Este año recibiremos la visita de la Comisaria Hübner a esta región para ver algunos de los impresionantes proyectos que se han financiado.

Aunque la adhesión de los nuevos Estados miembros ha supuesto una reorientación de estos fondos, celebro que el nuevo paquete acordado para los próximos siete años siga considerando la concesión de un nivel importante, aunque menor, de ayudas a Yorkshire y Humber.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogdan Golik (PSE ).(PL) Quiero expresar mi apoyo a la propuesta de la Comisión sobre el establecimiento de un instrumento jurídico comunitario en forma de Agrupación europea de cooperación territorial. Respaldo sin reservas esta iniciativa. Se deriva de una necesidad de mejorar las soluciones actuales y de superar las dificultades de la cooperación territorial que resultan de la existencia de diferentes sistemas y procedimiento jurídicos.

Estoy convencido de que esta nueva iniciativa facilitará la cooperación transfronteriza, interregional e internacional, y la hará más eficaz. El objetivo del Tratado de lograr una mayor cohesión social y económica cobró especial importancia tras el 1 de mayo de 2004, cuando la Unión Europea celebró a los 10 nuevos Estados miembros, incluida Polonia. Las regiones más pobres de la Unión Europea se sitúan precisamente en las fronteras de esos nuevos Estados miembros. No obstante, no podemos verlas desde un punto de vista puramente económico. Tenemos que considerar el patrimonio cultural de esas regiones y cuánto tienen que ofrecer a sus socios de cooperación. No debería permitirse que los problemas jurídicos y administrativos impidan el avance y deberían resolverse con más eficacia que hasta ahora.

Espero que el Reglamento por el que se establece una Agrupación Europea de Cooperación Territorial, que representa casi dos años de trabajo legislativo, así como la posición común proyectada por el Consejo y los excelentes informes redactados por el señor Olbrycht y aprobados por el Parlamento Europeo, nos permitan lograr este objetivo y crear un modelo para la integración europea basado en la solidaridad y la armonía.

 
  
MPphoto
 
 

  Margie Sudre (PPE-DE ).(FR) El Consejo Europeo de diciembre de 2005 sentó las bases para la programación de los Fondos Estructurales hasta 2013. La dotación reservada a los cuatro departamentos franceses de ultramar se mantiene con respecto al período 2000-2006, con un importe de 2 830 millones de euros.

Quiero insistir en esta cifra casi constante, que se explica por la posibilidad de los departamentos franceses de ultramar de acogerse al objetivo de convergencia y por su condición de regiones ultraperiféricas, cuando en el conjunto de las regiones metropolitanas francesas, así como en muchas regiones de la UE, por desgracia las ayudas han sido notablemente cercenadas.

Francia, España y Portugal han conseguido la creación de una dotación específica para tener en cuenta los costes adicionales asociados a las desventajas de las regiones ultraperiféricas. Lamento la falta de visibilidad de esta nueva medida en el reglamento general.

Pido a la Comisión Europea cierta flexibilidad al aplicar estas ayudas, cuyos procedimientos están incluidos en el reglamento del FEDER, pues estos costes de funcionamiento adicionales no se prestan exactamente a una cuantificación aritmética.

Los departamentos de ultramar son muy eficientes en lo tocante a la gestión de las ayudas estructurales europeas, puesto que utilizan regularmente y bien los fondos que se les facilita. A ellos les incumbe seguir haciendo un buen uso de ellos.

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. MAURO
Vicepresidente

 

6. Turno de votaciones
MPphoto
 
 

  El Presidente. De conformidad con el orden del día se procede a la votación.

(Para más detalles sobre el resultado de las votaciones: cf. Acta)

 

6.1. Propuesta de consulta al Comité Económico y Social Europeo: Impacto y consecuencias de las políticas estructurales sobre la cohesión de la Unión Europea (artículo 117 del Reglamento) (votación)

6.2. Propuesta de consulta al Comité de las Regiones Impacto y consecuencias de las políticas estructurales sobre la cohesión de la Unión Europea (artículo 118 del Reglamento) (votación)

6.3. Delincuencia transnacional organizada (tráfico ilícito de migrantes) (votación)

6.4. Delincuencia transnacional organizada (trata de personas) (votación)

6.5. Aplicación a las instituciones y a los organismos comunitarios de las disposiciones de la Convención de Aarhus (votación)

6.6. Pilas, acumuladores y sus residuos (votación)

6.7. Fondo Social Europeo (votación)

6.8. Fondo Europeo de Desarrollo Regional (votación)

6.9. Agrupación europea de cooperación territorial (AECT) (votación)

6.10. Notificación y traslado de documentos (votación)

6.11. FEDER, FSE, Fondos de cohesión (disposiciones generales) (votación)

6.12. Creación del Fondo de Cohesión (votación)

6.13. Cabotaje y servicios internacionales de tramp (votación)

6.14. Sistema de recursos propios de las CE (votación)

6.15. Crisis de Equitable Life Assurance Society (votación)
  

Antes de la votación sobre el considerando G:

 
  
MPphoto
 
 

  Diana Wallis (ALDE ), ponente . (EN) Señor Presidente, se trata de un pequeño cambio para corregir un error que se ha deslizado en el texto del considerando G. Solo queremos sustituir la palabra «empresa» por la palabra «regulación», de manera que el considerando quede así: «Considerando que los problemas tratados por la comisión de investigación tienen una importancia general que va más allá de las preocupaciones concretas de los ciudadanos afectados directamente, en especial en lo que se refiere al funcionamiento del mercado interior para productos de seguros, a la correcta aplicación del Derecho comunitario y a la eficacia de las vías de recurso de que disponen los ciudadanos, en especial en casos transfronterizos donde el control de la regulación compete al país de origen.»

 
  
  

(El Parlamento acepta la enmienda oral)

 

6.16. Consolidación del sector de los servicios financieros (votación)
  

Antes de la votación sobre la enmienda 8:

 
  
MPphoto
 
 

  Joseph Muscat (PSE ), ponente. (MT) Tras las palabras «pide por ello la creación», insertar la frase «para finales de 2006 un comité de sabios». Tras lo cual, la frase sigue de forma normal: «e informar seis meses después de la creación del comité». Esta enmienda se produce también después de haber circulado entre los gabinetes en la sombra.

 
  
  

(El Parlamento acepta la enmienda oral)

 

6.17. Derecho de sociedades (votación)

6.18. Reducción del impacto de la aviación sobre el cambio climático (votación)
  

Antes de la votación sobre la enmienda 2:

 
  
MPphoto
 
 

  Caroline Lucas (Verts/ALE ), ponente . (EN) Señor Presidente, solo quiero insertar las palabras «en el contexto de la política estructural y de cohesión» en esta enmienda. Las palabras deben estar en sus listas de votación. Básicamente, estamos de acuerdo en que los territorios aislados tienen problemas, pero creemos que eso se resolvería mejor por medio de políticas estructurales y de cohesión, por lo que deseo proponer esa enmienda oral.

 
  
  

(El Parlamento rechaza la enmienda oral)

– Antes de la votación sobre la enmienda 1:

 
  
MPphoto
 
 

  Caroline Lucas (Verts/ALE ), ponente . (EN) Señor Presidente, veré si puedo conseguir algo más con esta enmienda oral. Quiero que se suprima la palabra «eventualmente». Ahora la enmienda dice «incluidas, con el tiempo, las emisiones de NOx», pero quiero que se supriman las palabras «con el tiempo». El Grupo GUE/NGL, que ha presentado la enmienda, está conforme con el cambio.

 
  
  

(El Parlamento rechaza la enmienda oral)

Antes de la votación final:

 
  
MPphoto
 
 

  Jeanine Hennis-Plasschaert (ALDE ).(NL) Señor Presidente, estoy totalmente a favor de ampliar el sistema de comercio de emisiones de la Unión Europea, en una fecha temprana, para incluir el sector del transporte aéreo, pero soy incapaz de apoyar la versión definitiva de esta resolución porque algunos de sus apartados se refieren a la igualdad de trato de los distintos medios de transporte y a la introducción de un impuesto sobre el queroseno. Por tanto, quiero pedir que no se me nombre más ponente de opinión en relación con esta Resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Chris Davies (ALDE ). – (EN) Señor Presidente, solo quiero aclarar que esto no representa las opiniones de la totalidad del Grupo ALDE.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. Con esto concluye la votación.

 

7. Explicaciones de voto
  

- Informe Cavada (A6-215/2006 )

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI ).(DE) Señor Presidente, en vista de las verdaderas inundaciones de inmigrantes, la inmigración ilegal que llega a Europa y que está asociada a la delincuencia se está convirtiendo cada vez más en un problema candente. La única forma de que podamos impedir que esos inmigrantes ilegales perezcan miserablemente en el viaje o malvivan a duras penas en la Unión Europea en condiciones de esclavitud es realizar una labor educativa en su país de origen y ser estrictos con respecto a la devolución de personas ilegales de vuelta a sus casas. Esto es lo que se está pidiendo ahora, según se concluye del informe Cavada.

 
  
MPphoto
 
 

  Hubert Pirker (PPE-DE ).(DE) Señor Presidente, es preciso actuar con decisión en contra del tráfico ilícito. Actualmente, los traficantes de inmigrantes ganan cantidades similares a los traficantes de drogas. La Unión Europea ha desplegado numerosas medidas para combatir el tráfico ilícito, pero no han sido suficientes. Por tanto, me complace que la Unión Europea esté ahora negociando con las Naciones Unidas y haya firmado un protocolo adicional por el que se garantiza que en el futuro también se adoptarán medidas conjuntas con otros países fuera de las fronteras de la Unión Europea para combatir esta actividad.

Por consiguiente, he apoyado la firma del protocolo adicional por parte de la Unión Europea porque crea otra arma en la lucha contra el tráfico ilícito y, por tanto, también en contra de la delincuencia organizada.

 
  
  

– Informe Cavada (A6-214/2006 )

 
  
MPphoto
 
 

  Hubert Pirker (PPE-DE ).(DE) Señor Presidente, mi declaración hace referencia al segundo tema, es decir, la trata de personas. Como en el caso del tráfico ilícito de migrantes, la Unión Europea también ha firmado un protocolo adicional sobre la trata de personas. Este es otro de los grandes delitos de nuestra época y genera millones de beneficios a expensas de particulares.

La Unión Europea adopta medidas adecuadas pero no puede resolver el problema por sí sola, de ahí la necesidad de buscar cooperación con países fuera de la Unión. El protocolo de las Naciones Unidas nos ofrece un nuevo instrumento de derecho internacional, que permite a todos los países afectados por el problema adoptar medidas más adecuadas que las adoptadas hasta ahora en sus esfuerzos por combatir la trata de personas. De esta forma, por un lado aprobamos un acto humanitario, mientras que por el otro luchamos internacionalmente contra la delincuencia organizada con un instrumento adicional muy eficaz.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Coelho (PPE-DE ), por escrito . (PT) La trata de personas ha alcanzado proporciones alarmantes. Se calcula que todos los años alrededor de 700 000 personas son víctimas de este delito.

Es un fenómeno transnacional que precisa una respuesta conjunta de la comunidad internacional, coordinada entre las varias partes implicadas. Se precisa una cooperación efectiva en la lucha contra la delincuencia organizada, por medio de, por ejemplo, la armonización de definiciones de delitos concretos en los distintos sistemas jurídicos nacionales, en la asistencia letrada mutua y en las investigaciones conjuntas.

Con la aprobación de la Convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada, ratificada por 121 países, además de la Comunidad Europea, que es el primer instrumento mundial jurídicamente vinculante para combatir las redes criminales, la comunidad internacional dio un gran paso adelante.

Celebro el hecho de que Portugal sea uno de esos países y espero que los otros siete Estados miembros que todavía tienen que ratificarlo lo hagan lo antes posible.

Aplaudo la conclusión de este protocolo, que establece medidas estrictas para combatir la trata de personas, especialmente mujeres y niños, protegiéndoles frente a la esclavitud, la explotación sexual y trabajos ilegales. También ofrece a las víctimas asistencia letrada y material y facilita su recuperación física y psicológica.

 
  
MPphoto
 
 

  Véronique Mathieu (PPE-DE ), por escrito . – (FR) La trata de seres humanos afecta a más de 800 000 personas al año. Vinculado a la delincuencia organizada, este «negocio» es tan lucrativo como el tráfico internacional de armas y estupefacientes. Con vistas a la explotación sexual o económica, la trata de personas representa una forma moderna de esclavitud que pisotea los derechos fundamentales de la dignidad humana. La represión de esta plaga es difícil y costosa, pues las redes suelen ser internacionales y los traficantes aprovechan las disparidades entre las legislaciones nacionales y las lagunas en el sistema de coordinación.

He votado a favor de la propuesta del Consejo relativa a la celebración de los dos protocolos adicionales a la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional porque refuerzan la coordinación y la armonización de los procedimientos.

No obstante, aunque se han registrado progresos en materia de prevención y persecución de los traficantes, sigue siendo primordial mejorar la protección de las víctimas. El hecho de que estas personas sean víctimas y los derechos asociados al mismo han de estar mejor reconocidos y aplicados; es necesario ofrecer sistemáticamente medidas de asistencia jurídica, material y psicológica, así como la concesión de un permiso de estancia temporal o una ayuda a la repatriación. Hay que concederse una protección especial a las víctimas que tengan la valentía de denunciar a sus traficantes, pues a menudo viven en el temor constante a sufrir represalias.

 
  
  

– Informe Blokland (A6-0231/2006 )

 
  
MPphoto
 
 

  Gérard Deprez (ALDE ), por escrito . – (FR) Cada año se comercializan en la Unión Europea cerca de 800 000 toneladas de baterías para automóviles, 190 000 toneladas de pilas y acumuladores industriales y 160 000 toneladas de pilas portátiles. Esas pilas contienen metales pesados (mercurio, plomo, cadmio) que son nocivos para el medio ambiente y la salud humana.

Sin embargo, en la actualidad tan solo seis Estados miembros han implantado un sistema nacional de recogida de pilas usadas para su reciclado. Entre ellos, Bélgica es el mejor alumno: su tasa de recogida se acerca al 60 %.

Estoy a favor de la directiva sobre la que vamos a votar, destinada precisamente a organizar un sistema de este tipo en toda la UE de aquí a 2008.

Algunas de las medidas propuestas merecen especialmente nuestro apoyo: la prohibición general de comercializar pilas o acumuladores que contengan una proporción excesiva de metales pesados; la fijación de objetivos cifrados de recogida y reciclado; la obligación de mencionar la vida útil real en la etiqueta, a fin de informar al consumidor; y el apoyo a los trabajos de investigación encaminados a desarrollar pilas más respetuosas con el medio ambiente y nuevas técnicas de reciclado.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE ), por escrito . (EN) Puesto que en 2002 casi la mitad de todas las pilas portátiles vendidas en los 15 Estados miembros de la UE terminaron siendo incineradas o depositadas en vertederos, este informe es una contribución importante a la legislación medioambiental.

Los principales puntos que se plantean en él abarcan las medidas más importantes para reducir los efectos nocivos de los residuos de las pilas.

El informe exige a los Estados miembros asegurar que los fabricantes diseñen sus aparatos eléctricos de tal forma que las pilas y los acumuladores gastados puedan extraerse fácilmente y que los aparatos eléctricos se acompañen de instrucciones que contengan información para el consumidor. Ahora los productores tendrán que financiar cualquier coste neto relacionado con la recogida, el tratamiento y el reciclado de las pilas y acumuladores desechados, con independencia del tiempo que lleven en el mercado. El etiquetado de la capacidad de todas las pilas y acumuladores portátiles y de los automóviles se introducirá en un plazo máximo de 12 meses desde la fecha de transposición de la Directiva.

Estoy de acuerdo en que el informe debe promover la investigación para fabricar pilas menos nocivas para el medio ambiente y para promover el desarrollo de nuevas tecnologías de reciclado, y que debe fijarse un objetivo de un reciclado del 50 % para las pilas no peligrosas.

 
  
MPphoto
 
 

  Jeffrey Titford (IND/DEM ), por escrito . (EN) En las profundidades de la más oscura East Anglia, ¿están los buenos ciudadanos pidiendo a gritos una directiva que haga obligatorio el reciclado de las pilas? No. Sospecho que la mayoría de las personas ni siquiera han pensado en ello y, aunque lleguen a tener conocimiento de esta última legislación excesivamente celosa de la UE, seguirán tirando a la basura las pilas gastadas de sus transistores.

En el preámbulo de esta directiva se dice: «Es deseable armonizar las medidas nacionales relativas a las pilas y los acumuladores». ¿Quién decide lo que es «deseable»? Se trata desde luego de una expresión extraña de utilizar en este contexto. Una mujer puede ser deseable, pero otro absurdo conjunto de reglas para armonizar la forma de procesar las pilas y los acumuladores no me lo parece.

Sin embargo, esta legislación carga sobre el productor toda la carga financiera de la introducción de estas nuevas medidas de reciclado y eliminación. Desde luego, en un mundo cuerdo, en decir, en un mundo sin la UE, cuando alguien compra un producto, es responsable de la eliminación segura de los desechos. El «principio de que el productor debe pagar por la eliminación de los desechos» forma parte de la mentalidad de la UE.

Dejen de imaginar nuevas formas de aumentar el coste de producir cualquier cosa. Las empresas no podrán permitirse el lujo de pagar estos costes adicionales.

 
  
  

– Informe Silva Peneda (A6-0220/2006 )

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL ), por escrito . (PT) El informe que tenemos hoy ante nosotros aprueba la posición común del Consejo del 12 de junio de 2006 sobre el Fondo Social Europeo para 2007-2013. Existen algunos aspectos positivos en esta posición y otros a los que nos oponemos.

Entre los positivos queremos destacar la inclusión social y la igualdad de género. Sin embargo, la posición común se queda corta en ámbitos como la promoción de la calidad del trabajo y una contribución más activa en la reducción de las disparidades de los ingresos y la desigualdad social, con objeto de lograr una auténtica cohesión económica y social.

Es una posición que sigue reduciendo el ámbito de aplicación a políticas estrechamente relacionadas con las directrices y recomendaciones en el contexto de la Estrategia Europea de Empleo y la Estrategia de Lisboa, que sabemos ha servido para exacerbar las desigualdades y promover la desregulación del mercado laboral.

Corresponde a los Estados miembros definir sus prioridades y los ámbitos que van a financiarse; en otras palabras, existe mucho margen de aplicación correcta por parte de los Estados miembros.

De ahí nuestra abstención.

 
  
MPphoto
 
 

  Thomas Mann (PPE-DE ), por escrito . – (DE) He votado a favor del informe del señor Silva Peneda. El Consejo, por mayoría cualificada, y después la Comisión Europea, aceptaron tres cuartas partes de las enmiendas presentadas por nuestra Comisión de Empleo y Asuntos Sociales. La Presidencia austriaca del Consejo desempeñó un papel crucial a la hora de alcanzar el compromiso; una vez más, su buen trabajo ha dado sus frutos. Ha insuflado vida al concepto de «flexiguridad», porque favorece los mercados laborales flexibles a la vez que defiende la seguridad social y consigue la aprobación de las personas que trabajan, así como de las afectadas por el desempleo.

El Fondo Social Europeo contribuye a la cohesión económica y social y es compatible con la nueva Estrategia de Lisboa. Promueve la ocupabilidad mediante la creación de asociaciones locales y empresas de creación de empleo, sobre todo en ámbitos estructuralmente débiles. Contribuye a combatir el desempleo juvenil y el desempleo de larga duración, a superar la escasez de mano de obra cualificada y a reducir la exclusión y la discriminación sociales.

Celebro las señales de voluntad para implicar más a los órganos representativos de dirección y mano de obra en el diseño y ejecución de proyectos. El FSE ha de convertirse en una garantía de la calidad que complemente los programas nacionales eficazmente, en lugar de sustituirlos. Contribuye notablemente a los esfuerzos por afrontar los desafíos que plantea la globalización y el cambio demográfico, y a impulsar la reforma urgente de las políticas económica y social de los Estados miembros.

 
  
  

– Informe Fava (A6-0225/2006 )

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE ), por escrito . (EN) En el último período de programación y ahora dentro de la Unión ampliada, se ha reconocido la creciente importancia de proteger el medio ambiente y al mismo tiempo asegurar el crecimiento económico y mejorar el acceso de los discapacitados a servicios públicos, para garantizar la igualdad de trato y eliminar la discriminación en todas sus formas.

Este informe ha dedicado una especial atención a los esfuerzos para conseguir que un mayor número de regiones desfavorecidas y subdesarrolladas alcancen a las más desarrolladas. El objetivo del empleo y la competitividad regional sigue siendo el elemento central de la política regional y una gran proporción de los recursos disponibles se destinará a esas prioridades.

El Parlamento Europeo ha cooperado en negociaciones tanto con la Presidencia como con la Comisión Europea y uno de sus grandes logros ha sido conseguir un aumento considerable de los recursos financieros dedicados a la cohesión territorial, un importante objetivo en el contexto de la ampliación.

Además de conseguir eso, el Parlamento Europeo ha logrado que su voz sea escuchada cuando defiende la asociación. En virtud del Reglamento General, se debe promover una mayor participación de la sociedad civil y de las ONG. La Comisión hará una declaración sobre el abuso de los Fondos Estructurales por parte de la delincuencia organizada.

 
  
  

– Informe Hatzidakis (A6-0224/2006 )

 
  
MPphoto
 
 

  Brigitte Douay (PSE ), por escrito . – (FR) He votado a favor de la recomendación del señor Hatzidakis sobre las disposiciones generales relativas a los Fondos Estructurales y me complace observar que la nueva generación de programas podrá ponerse en marcha a comienzos de 2007, lo cual es esencial para la continuidad de las acciones en los Estados miembros.

No obstante, lamento que a raíz del acuerdo en torno a las perspectivas financieras, las sumas asignadas a la política estructural para 2007-2013 se queden por debajo de las peticiones iniciales del Parlamento y de la Comisión Europea.

Por lo que respecta más concretamente a los reglamentos, el Parlamento puede estar orgulloso de que el Consejo haya recogido muchas de sus peticiones, en especial una mayor consideración de las personas con discapacidad y del desarrollo sostenible.

Los nuevos reglamentos permitirán continuar la política de cohesión de la Unión Europea, consagrada al desarrollo de los territorios más pobres y a la mejora de la competitividad de la UE en su conjunto.

 
  
MPphoto
 
 

  Emanuel Jardim Fernandes (PSE ), por escrito . (PT) La aprobación hoy del paquete legislativo sobre cohesión, en concreto la propuesta de Reglamento sobre las disposiciones generales de los Fondos Estructurales, es un factor vital en los Estados miembros y las regiones de la Unión Europea que pueden concluir los marcos nacionales de referencia y programas operativos y empezar a utilizar los fondos europeos a partir de enero de 2007.

A raíz de las fructíferas negociaciones con el Consejo, el texto del Reglamento propuesto celebra casi todos los aspectos principales que el Parlamento ha aprobado en su informe provisional aprobado en 2005.

Es lamentable que no se haya conservado la cantidad originalmente propuesta por la Comisión, que contaba con el apoyo total del Parlamento, para la financiación específica de la integración de las regiones ultraperiféricas en el mercado interior, compensando sus dificultades específicas.

Además de la financiación adicional para estas regiones, se ha establecido un tipo máximo de cofinanciación del 85 % del gasto subvencionable.

Lo que es más importante, durante la fase de integración gradual del nuevo objetivo de Competitividad y Empleo Regionales para la región autónoma de Madeira se han establecido mecanismos de transición especiales y más beneficiosos.

Por lo tanto, votaremos a favor de esta recomendación.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Claude Fruteau (PSE ), por escrito . – (FR) Si bien lamento que el Parlamento Europeo validara, el pasado 17 de mayo, las próximas perspectivas financieras 2007-2013, hoy debemos arreglarnos con las escasas sumas resultantes se queremos definir la función y determinar la cuantía de los Fondos Estructurales para los próximos años.

Desde esta perspectiva, me complace la claridad de la manera en que se ha estructurado ahora la nueva política regional europea, centrada en particular en tres nuevos objetivos, que son más coherentes y más fácilmente identificables.

Me complace asimismo que las reducciones significativas del importe de los fondos que están ahora disponibles para la UE no tengan consecuencias catastróficas para las regiones ultraperiféricas, cuyos impedimentos específicos, así como su subdesarrollo, hacen que les resulte crucial recibir la ayuda aportada por los instrumentos comunitarios destinados a fomentar la solidaridad.

Así, las regiones ultraperiféricas seguirán pudiendo acogerse al objetivo de «Convergencia, competitividad y cooperación territorial» (antes el Objetivo 1). La dotación específica adicional de 35 euros par habitante permitirá además afrontar, en parte, sus necesidades. Por último, el objetivo de «Cooperación territorial europea» permitirá a las regiones ultraperiféricas prolongar el trabajo ya efectuado para el desarrollo de sinergias con Estados vecinos del Océano Índico y del Caribe.

Por todas estas razones, he votado a favor del informe del señor Hatzidakis.

 
  
MPphoto
 
 

  Pedro Guerreiro (GUE/NGL ), por escrito . (PT) La posición común aprobada hoy establece el acuerdo interinstitucional que da forma palpable al marco financiero para 2007-2013, donde el Fondo Estructural suma 28 000 millones de euros menos que en la propuesta de la Comisión, una reducción del 0,41 % del PIB de la Comunidad en el marco financiero actual al 0,37 %. Esto minará la cohesión económica y social eficaz, la verdadera convergencia y el efecto de la redistribución del presupuesto de la Comunidad.

Se ha producido un cambio importante en los objetivos de los Fondos Estructurales, gracias al cual se acentúan la competitividad y los intereses de las empresas, de acuerdo con la agenda neoliberal de Lisboa, a expensas de la cohesión. Por tanto, los objetivos cruciales de los Fondos son las asociaciones público-privadas, la comercialización de los conocimientos y la investigación y la adaptabilidad y la movilidad de los trabajadores.

Se ha conservado la norma n+2 y no hay garantía alguna, al menos por parte del Consejo, de que el dinero de los Fondos Estructurales que se ha recortado y no se ha aplicado siga utilizándose exclusivamente en este ámbito.

Asimismo, quiero señalar que ahora pueden ampliarse a los restantes Estados miembros las concesiones concedidas en el Consejo Europeo de diciembre de 2006, con respecto a los criterios de subvencionabilidad para los países de cohesión, a cambio de un recorte de los fondos.

Por tanto, hemos votado en contra.

 
  
MPphoto
 
 

  Carl Lang (NI ), por escrito . – (FR) El aumento de los Fondos Estructurales, que, entre 2007 y 2013, representarán el 35,7 % del presupuesto de la Unión Europea, es decir, 307 900 millones de euros, representa para Francia una impostura por tres razones.

Cuando más del 16 % de los ingresos presupuestarios de Bruselas proceden de los contribuyentes franceses, el porcentaje de los gastos regionales europeos concedido a Francia no cesa de disminuir, pasando del 10 % en 1994 a menos del 8 % hoy. Así, desde hace seis años, los cantones de la región francesa de Hainaut, a pesar de padecer un desempleo masivo, no pueden acogerse ya a los Fondos Estructurales correspondientes al Objetivo 1.

Además, el aumento de la parte del presupuesto regional se realiza a expensas de la Política Agrícola Común, de la que Francia sigue siendo el principal país beneficiario.

La política regional europea es, ante todo, una impostura económica. Los Fondos Estructurales se destinan en Francia principalmente a las regiones industriales en declive y a la reconversión del mundo rural, es decir, a las víctimas de la política de Bruselas, que tiene una grave responsabilidad en la ruina de nuestra agricultura y en la destrucción de segmentos enteros de nuestra industria.

 
  
MPphoto
 
 

  Dimitrios Papadimoulis (GUE/NGL ), por escrito . – (EL) No he votado (me he abstenido) el informe Hatzidakis modificado, porque en él el Parlamento básicamente parte de sus posiciones iniciales en torno a todas las cuestiones y refrenda la posición común del Consejo, que debilita las políticas de cohesión regional y social.

En otras palabras:

- los recursos disponibles se han reducido del 0,41 % para el período 2000-2006 al 0,37 % para el período 2007-2013. Los recursos han disminuido 28 000 millones en comparación con la propuesta inicial de la Comisión, que para el Parlamento ha sido la mínima financiación necesaria destinada a apoyar la cohesión y el medio ambiente.

- abandona la posición del Parlamento en materia de reciclaje de créditos hace tiempo debidos a favor de la aplicación estricta de la norma n+2 para la política regional. Por tanto, los créditos perdidos, que se espera sean altos, volverán a los presupuestos nacionales de los Estados miembros más ricos, a expensas de los Estados y regiones más pobres.

- acepta claramente ayuda financiera menor, tanto para las 16 regiones, que han sido víctimas de la llamada «convergencia estadística», entre ellas tres regiones griegas (Ática, Macedonia central y Macedonia Occidental) y para las 12 regiones de «convergencia natural», entre las que se incluyen dos regiones griegas (Grecia Continental y Egeo Meridional);

- acepta la extensión de la norma n+2 a los proyectos de los Fondos de Cohesión, lo que causará más dificultades y pérdidas.

(Explicación de voto acortada de conformidad con el artículo 163 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Carl Schlyter (Verts/ALE ), por escrito. (SV) Estos fondos solo deberían destinarse a las zonas más pobres de Europa. Tal y como están las cosas, el dinero va a parar a regiones que son relativamente ricas. Esto es inaceptable.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Toussas (GUE/NGL ), por escrito . – (EL) La Decisión marco sobre los Fondos Estructurales es utilizada por la Unión Europea y los Gobiernos de centro derecha y centro izquierda para acelerar los objetivos comprendidos en la Estrategia de Lisboa, que es contraria a las clases más bajas de la sociedad, para fortalecer la competitividad y aumentar la rentabilidad de capital, que se promueven a través de las reestructuraciones capitalistas y de los recortes de los salarios y derechos sociales de los trabajadores.

Los recursos de los Fondos Estructurales se canalizan a sectores que son de interés para la rentabilidad de capital y, al mismo tiempo, se dan «migajas» para calmar la indignación de las bases y controlar el movimiento de la clase trabajadora y de las bases.

Mientras las desigualdades sociales y regionales se agravan en la Unión Europea, el peso de los Fondos Estructurales en su presupuesto para el período 2007-2013 se está reduciendo del 0,41 % al 0,37 %. Al mismo tiempo, se está utilizando la ampliación de la Unión Europea y la estadística urbana para eximir de financiar áreas que tienen grandes problemas económicos y grandes déficit de infraestructura.

El Grupo del Partido Comunista Griego en el Parlamento Europeo votará en contra de la Decisión marco.

 
  
  

– Informe Andria (A6-0226/2006 )

 
  
MPphoto
 
 

  Pedro Guerreiro (GUE/NGL ), por escrito . (PT) Al amparo de la posición común del Consejo sobre el Reglamento del Fondo de Cohesión, al igual que el anterior marco financiero, los Fondos Están supeditados al cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento y a los criterios de convergencia nominales. Es decir, a un país de cohesión con un nivel inferior de desarrollo económico se le penaliza por partida doble. Si se encuentra en situación de crisis no conseguirá cumplir los criterios del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, y también correrá el riesgo de que se le retire su dinero del Fondo de Cohesión. Esto equivale a chantaje, algo inaceptable.

Además, nos oponemos totalmente a la ampliación de la norma n+2 (n+3) al Fondo de Cohesión, teniendo en cuenta la naturaleza específica y los objetivos de este fondo. Debería tenerse en cuenta que esta norma, impuesta por Alemania en el Marco financiero anterior 2000-2006 sobre los Fondos Estructurales restantes, implica un recorte de los fondos que no se hayan ejecutado en dos años (tres años). Esto es absolutamente contrario al objetivo de los Fondos Estructurales. Esta nueva condición podría tener un impacto aún mayor que el Fondo de Cohesión, teniendo en cuenta la financiación de grandes proyectos, causando mayores dificultades en la aplicación y la financiación.

 
  
MPphoto
 
 

  James Nicholson (PPE-DE ), por escrito . (EN) Hoy hemos celebrado el debate sobre los Fondos Estructurales y de Cohesión y la cooperación transfronteriza. En lo que respecta a esta última, hemos tenido esa experiencia en Irlanda del Norte durante muchos años y ha funcionado. Pero en los últimos tiempos no ha sido así. El ICBAN, una de las entidades financieras establecidas desde hace más tiempo, se ha desequilibrado debido a su composición. El consejo del ICBAN está formado por veinte miembros, solo tres de los cuales representan ahora a la comunidad sindicalista. El consejo ha dejado de estar equilibrado y ahora discrimina en contra de la comunidad sindicalista. Ya no cuenta con el apoyo de los sindicalistas en la región. Esta entidad es responsable de un gasto de 25 millones de euros en los próximos años. Esta es una situación inaceptable a la que se le debe poner fin. Si continúa esta discriminación, los fondos del ICBAN tendrán que congelarse hasta que haya equidad total.

 
  
  

– Informes Hatzidakis (A6-0224/2006 ) y Andria (A6-0226/2006 )

 
  
MPphoto
 
 

  Charlotte Cederschiöld, Christofer Fjellner, Gunnar Hökmark y Anna Ibrisagic (PPE-DE ), por escrito. (SV) Hemos votado a favor de dos informes dirigidos a reformar la Política Estructural de la Unión Europea. La labor actualmente en curso para reformar este ámbito político es un paso importante en la dirección correcta.

Sin embargo, en general defendemos una posición más restrictiva de la ayuda regional de la Unión Europea. No apoyamos contribuciones regionales utilizadas para financiar actividades relacionadas con las viviendas o el turismo. Ni tampoco apoyamos el enfoque propuesto de la investigación, que ampliaría una única área de investigación a varias sedes de aprendizaje, en lugar de concentrarse en un número menor de centros.

 
  
  

– Informe Wortmann-Kool (A6-0217/2006 )

 
  
MPphoto
 
 

  Ian Hudghton (Verts/ALE ), por escrito . (EN) Apoyo las enmiendas presentadas en nombre del Grupo Verts/ALE que tratan de adoptar directrices sobre competencia legal, niveles de bienestar social y protección del medio ambiente para los servicios de tramp . Estas enmiendas piden también que se tenga especialmente en cuenta la situación específica de los armadores con buques de pequeño y mediano tamaño.

Lamentablemente, estas enmiendas han sido rechazadas. Globalmente, el informe resultante es contrario a las propuestas de la Comisión dirigidas a terminar con los cárteles en el transporte marítimo. Por tanto he votado en contra del informe final, porque creo que en muchos aspectos la propuesta original de la Comisión estaba mejor capacitada para reducir los costes del transporte marítimo sin poner en peligro la fiabilidad de los servicios.

 
  
MPphoto
 
 

  Fernand Le Rachinel (NI ), por escrito . – (FR) El transporte marítimo representa alrededor del 45 % del comercio exterior de la Unión Europea en valor y casi el 75 % en volumen. La aplicación de las normas generales del derecho de la competencia a los sectores del tramp internacional y el cabotaje no plantea en realidad ningún problema, pues esas actividades están ya desreguladas y funcionan sobre la base de una competencia leal.

Solo la supresión de la exención de las normas de la competencia, concedida en 1986 a las conferencias marítimas, ha sido objeto realmente de duras discusiones entre todos los agentes del sector. Las soluciones presentadas en mi informe y en el de la señora Wortmann-Kool me parecen a este respecto perfectamente equilibradas y respetuosas con los intereses en juego.

En efecto, hoy no hay ninguna prueba de que el sector de las conferencias marítimas necesite estar protegido de la competencia para prestar sus servicios.

Además, y para preservar la seguridad jurídica del sector marítimo, ha parecido necesario establecer unas directrices que permitan a los operadores adaptarse al nuevo marco reglamentario y contribuir a una transición suave hacia un régimen competitivo. Si se respetan todas las precauciones que ha tomado el Parlamento en este asunto, no hay duda de que el transporte marítimo saldrá ganando.

 
  
  

– Informe Lamassoure (A6-0223/2006 )

 
  
MPphoto
 
 

  Hynek Fajmon (PPE-DE ).(CS) Señor Presidente, Señorías, quiero explicar por qué he votado en contra del informe Lamassoure sobre el sistema de la Unión Europea de recursos propios. He votado así con otros diputados al Parlamento Europeo del Partido Democrático Cívico (ODS) checo. Creo firmemente que la reforma del sistema de la Unión Europea de recursos propios acordado entre el Consejo y la Comisión es un compromiso decente, que el Parlamento no debería haber torpedeado. Por el contrario, hubiera sido mejor que el Parlamento demostrara su apoyo a este progreso. Sobre todo, celebramos que en el futuro próximo no se introduzca ningún impuesto europeo. Hablando en sentido amplio, el sistema actual funciona y garantiza la debida financiación de la Unión europea. Por tanto, no hay motivo alguno para deshacerse de él y sustituirlo por un nuevo sistema. Por consiguiente, no acepto la posición crítica del informe Lamassoure.

 
  
MPphoto
 
 

  James Hugh Allister (NI ), por escrito . (EN) Incluso después de tener en cuenta el cheque británico, la UE costará al Reino Unido 4 298 millones de libras esterlinas en 2006. Considerando que el coste neto ha sido de ese orden todos los años, es asombroso ver la cantidad de nuestros recursos nacionales que han acabado en los bolsillos sin fondo de Europa. ¿Y para qué? Piensen en el cambio real de infraestructuras que ese enorme volumen de dinero podría haber conseguido si se hubiera destinado internamente a atender las necesidades reales del Reino Unido desde 1973.

Aunque ahora seamos 25 Estados miembros, el Reino Unido contribuirá este año con un octavo (12,4 %) de los ingresos presupuestarios totales de 83 000 millones de libras esterlinas que son necesarios para financiar a la UE en 2006. No es sorprendente que la marea del euroescepticismo siga subiendo. En un momento de gran presión sobre nuestro servicio de salud y el importantísimo sector de la educación, es sorprendente que estemos gastando tanto dinero del contribuyente en una unión política fracasada. Habiendo aceptado Blair la retirada progresiva del cheque británico y a medida que aumenten los costes reales de la ampliación, la situación no hará más que empeorar.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Pierre Audy (PPE-DE ), por escrito . (FR) He votado a favor del excelente informe de mi colega, el señor Lamassoure, sobre la propuesta de Decisión del Consejo Europeo relativa al sistema de recursos propios de las Comunidades Europeas. Para avanzar en la construcción de la Unión Europea necesitamos reformar urgentemente su marco presupuestario. El difícil acuerdo en torno a las perspectivas financieras 2007-2013 a que llegó el Consejo Europeo en diciembre de 2006 y las propuestas de la Comisión no aportan transparencia a la financiación de la Unión, pues parece que nos alejamos del principio de la equidad presupuestaria que subyace actualmente a la contribución de los Estados miembros a las actividades de la Unión. El debate sobre los recursos propios en la perspectiva de una Europa federal será probablemente una de las cuestiones políticas más espinosas que deberemos abordar en el futuro. Sin embargo, en el futuro inmediato y a la vista de los actuales déficit de las finanzas europeas y de la mayoría de los Estados miembros contribuyentes netos, me pregunto si ha llegado la hora de establecer un gran préstamo de inversión europeo con miras a financiar todas las principales infraestructuras (espacio, autopistas, ferrocarriles de alta velocidad, tecnologías de la comunicación, puertos, aeropuertos, etc.) necesarias para el desarrollo económico y el progreso social.

 
  
MPphoto
 
 

  Charlotte Cederschiöld, Christofer Fjellner, Gunnar Hökmark y Anna Ibrisagic (PPE-DE ), por escrito. (SV) Hoy hemos votado en contra del informe del señor Lamassoure sobre la Decisión del Consejo relativa a los recursos propios de las comunidades europeas. Si bien es importante crear para la Unión Europea un proceso presupuestario más eficaz y transparente, rechazamos la noción de un futuro impuesto europeo sobre productos como la energía, el IVA o los ingresos de las empresas.

 
  
MPphoto
 
 

  Lena Ek (ALDE ), por escrito. (SV) He decidido abstenerme en la votación del informe relativo a la propuesta de Decisión del Consejo relativa al sistema de recursos propios de las Comunidades Europeas.

A medida que los problemas y las oportunidades van adquiriendo un carácter más transfronterizo, la Unión Europea se convierte cada vez más en un foro importante para resolver dichos problemas y explotar mejor esas oportunidades. Aunque espero que el proceso de legislar mejor pueda esclarecer un montón de cuestiones que en mi opinión deberían tratarse en el ámbito nacional, y, de hecho, por qué no incluso en el ámbito regional, me parece que la mayoría de los ámbitos que son tan importantes para los ciudadanos europeos precisan un enfoque común.

Estos ámbitos son, entre otros, el medio ambiente, la investigación y el desarrollo y la energía, en los que podemos crear entornos más saludables con más empleos y un crecimiento a largo plazo. Por lo tanto, en principio estoy a favor de un nuevo sistema de financiación para la Comunidad. Por otro lado, no creo que las contribuciones actuales de los Estados miembros, que son más un reflejo de la capacidad de negociar descuentos y no lo que los Estados miembros consideran necesidades en la Unión Europea, deban sustituirse por una nueva forma de recursos propios basados en la energía, el IVA o los ingresos de las empresas, tal y como propone la Comisión. No sería un sistema más equitativo. Sin embargo, estoy a favor de una gran parte del informe que estamos votando. Sin duda alguna, celebro la simplificación y una mayor transparencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Claude Fruteau (PSE ), por escrito . – (FR) Aparte del acuerdo político sobre las perspectivas financieras 2007-2013, las negociaciones que marcaron las reuniones del Consejo de los días 15 y 16 de diciembre de 2005 confirmaron la necesidad de un cambio en el sistema de recursos propios.

En un momento en que la construcción europea parece estancada, debido en especial a una tendencia al repliegue a los egoísmos nacionales y una desconexión entre los ciudadanos y las instituciones comunitarias, la opacidad de las negociaciones y la voluntad de cada Estado miembro de concebir la cuestión presupuestaría solo desde el punto de vista de su interés particular pusieron de manifiesto la urgencia de disponer de un sistema de recursos propios claro e inequívoco, que libere a la UE en la medida de lo posible de las actuales contingencias en relación con los presupuestos nacionales.

Es crucial que el Parlamento Europeo, como representante de las naciones, participe derecho en este proceso. El informe del señor Lamassoure, que se somete hoy a votación, forma parte de este ejercicio, y sus conclusiones, que coinciden en gran parte con las preocupaciones anteriormente expresadas, van en el sentido correcto, el de una Europa dueña de sus recursos financieros y más cercana a los ciudadanos.

Por ello, aunque habría deseado que se mencionara ya la posibilidad de un impuesto de sociedades europeo como nuevo recurso propio de la UE, he votado a favor de este texto.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (NI ), por escrito . – (FR) Disponer de unos recursos propios que estén a la altura de las aspiraciones de la UE y sean comprensibles y no recurrir a las contribuciones de los Estados miembros, todo esto de aquí a 2008, por supuesto, y sin esperar la cita de la programación plurianual del presupuesto: esto es lo esencial del informe del señor Lamassoure. De todo ello hay que deducir que el Parlamento quiere un impuesto europeo, y pronto.

¿De quién nos burlamos? Es un auténtico asalto a la democracia en el que las reglas del juego básicas que acaban de adoptarse para los próximos seis años van a cambiarse en tan solo dos años, justo después de los esperados cambios de Gobierno en varios Estados miembros, en particular aquellos cuyos pueblos rechazaron la Constitución. Se realiza manifiestamente un intento subrepticio de crear efectivamente un Estado. Puede que no tenga una Constitución y puede que carezca de legitimidad, pero es un Estado de todos modos, autorizado, al igual que los Estados miembros, para presionar a los contribuyentes.

La Unión Europea ha tenido recursos realmente propios y coherentes con sus competencias en materia comercial, a saber, los derechos de aduana. Desde que existe, la UE se las ha ingeniado para destruir esos recursos. Por tanto, lo que tiene que hacer es restablecerlos. Sería un acto de sentido común, aumentando sus recursos y protegiendo las economías europeas de la competencia desleal.

 
  
MPphoto
 
 

  Pedro Guerreiro (GUE/NGL ), por escrito . (PT) Con respecto al sistema de propios recursos para 2007-2013, el Consejo optó por mantener el cheque británico (excepto para el gasto de la ampliación) y extender privilegios similares a los demás contribuyentes netos, a saber, Alemania, Austria, los Países Bajos y Suecia, reduciendo los tipos de IVA y las contribuciones directas de la renta nacional bruta y el mayor índice de retención de recursos propios tradicionales, así como «cheques» con cargo a los Fondos Estructurales y de Desarrollo Rural.

Estas reducciones las pagarán los demás Estados miembros, incluidos los países de cohesión, que serán penalizados por partida doble. Pagarán contribuciones más altas al presupuesto comunitario y se reducirán los Fondos Estructurales y de Cohesión.

La situación es injusta e inaceptable y por sí misma justifica nuestro voto en contra.

Dicho esto, hay quienes defienden un nuevo sistema de recursos propios basado en impuestos europeos, a lo que nos oponemos.

Nos parece que un sistema justo de recursos propios ha de basarse en la renta interior bruta y en la riqueza relativa de cada uno de los Estados miembros, por lo que el esfuerzo de la contribución presupuestaria debería ser el mismo para todos los ciudadanos de toda la Unión Europea. Esto conllevaría solidaridad y redistribución, además del gasto, teniendo en cuenta el objetivo de la auténtica convergencia y la cohesión económica y social.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE ), por escrito . (EN) Me he abstenido en la votación del informe Lamassoure sobre el sistema de recursos propios a pesar de que contiene algunas ideas buenas para mejorar el sistema actual. No puedo estar de acuerdo con la opinión del ponente sobre la corrección presupuestaria británica. Sigo convencido de que eso se justifica con el sistema actual y que es preciso emprender reformas más amplias antes de realizar más cambios en el cheque británico.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Claude Martinez (NI ), por escrito . – (FR) Teniendo en cuenta que el presupuesto de los Estados Unidos, solo para un año, es de 2,5 billones de dólares, evidentemente es una situación insostenible que la UE disponga, para todos, de un presupuesto inferior a un billón de euros de 2007 a 2013.

En un primer momento, para dotarse de cierto margen sin incrementar el presupuesto, la Comisión Europea suprimió poco a poco la PAC y a los pequeños campesinos europeos a fin de recuperar el grueso de los 45 000 millones gastados anualmente con cargo al presupuesto agrícola. De ahí la posición inverosímil adoptada por los negociadores europeos, que en la reunión de la OMC del 30 de junio de 2006, aceptaron entre bastidores una reducción de nuestros derechos de aduana del 50 %, dejando así el monopolio alimentario en manos de Brasil. Pero el problema de fondo sigue ahí. Todo el mundo sabe que a partir de 2014 la Europa de Bruselas está abocada a aumentar su presupuesto y crear un impuesto europeo.

Por tanto, los recursos propios del informe Lamassoure encierran, tras una cortina de humo técnica, la cuestión política que se arrastra ahora desde 1951 y que se refiere a la emergencia efectiva, a través del mercado único y después la moneda única, de un Estado político. Lo que el euro no ha hecho, lo que la Constitución no ha podido hacer, porque las naciones se despertaron ante lo que estaba ocurriendo, es lo que está llamado a realizar el impuesto entre 2014 y 2019. Los contribuyentes están avisados.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI ), por escrito . – (DE) El debate sobre el presupuesto de la Unión Europea se ha centrado hasta ahora y exclusivamente en el aumento constante del tamaño del presupuesto y en la búsqueda de nuevas fuentes de ingresos. En lugar de pedir automáticamente a gritos un impuesto europeo, deberíamos someter la estructura del gasto a un riguroso examen. Miles de millones de euros de nuestro presupuesto común siguen filtrándose por canales dudosos o se desperdigan sin objetivo alguno.

Por este motivo, lo primero que necesitamos es un excelente sistema contra el fraude; en segundo lugar, necesitamos frenar el gasto administrativo con medidas como el abandono de una de las sedes del Parlamento y la valoración de los gastos sobre la base de los costes reales en los que se ha incurrido; en tercer lugar, pueden ahorrarse miles de millones sin endilgar el coste de las ampliaciones a nuestros ciudadanos, que no están por la labor.

 
  
MPphoto
 
 

  Frédérique Ries (ALDE ), por escrito . – (FR) Al margen del informe muy técnico de mi colega el señor Lamassoure sobre los recursos propios de la Unión, me parece esencial recordar la idea avanzada por Bélgica y Guy Verhofstadt hace algunos años: dotar a la Unión de una verdadera autonomía financiera pasando por lo que se ha denominado la instauración de un impuesto europeo.

¿Un impuesto más? Sin duda, no. Simplemente, en vez de pagar al Estado nacional lo que se debe pagar a Europa, hacer posible una financiación directa por el ciudadano europeo, a semejanza del ciudadano estadounidense con el Estado federal. Este proyecto sería, pues, totalmente neutro desde el punto de vista económico para el ciudadano europeo, pero importante desde el punto de vista simbólico, puesto que todos serían conscientes así de la parte de sus impuestos consagrada a la construcción europea. Recuerdo de paso que Europa cuesta 26 céntimos de euro al día a cada europeo.

Si el proyecto es bien acogido por algunos Estados miembros (en particular, Austria, Luxemburgo), otros siguen temerosos de un instrumento que sin embargo se destina a acercar Europa a los europeos. También permitiría superar el estéril debate entre Estados contribuyentes netos y beneficiarios netos. Entontes Europa tendría sin duda recursos acordes con sus ambiciones.

 
  
MPphoto
 
 

  José Albino Silva Peneda (PPE-DE ), por escrito . (PT) El método actual de financiación del presupuesto comunitario se ha quedado obsoleto, y en los últimos años han salido a la luz las deficiencias.

Los últimos debates presupuestarios se han convertido en un ejercicio humillante en el que acabamos discutiendo, uno por uno, quién es y quién no es contribuyente neto. El sistema actual, con tantas excepciones y derogaciones, se ha vuelto complejo y opaco.

En este contexto, la Unión Europea necesita con urgencia reformar su sistema de financiación.

Por tanto, celebro el hecho de que el Parlamento haya logrado introducir una revisión intermedia programada para 2008/2009 en las negociaciones sobre la última perspectiva financiera para 2007-2013. Esto brindará una oportunidad única para una valoración completa del sistema de los recursos propios.

Tal y como el señor Lamassoure ha dicho en su informe, estoy a favor de un sistema de financiación del presupuesto comunitario que sea transparente, justo y equitativo, que proporcione a la Unión Europea un marco financiero que satisfaga sus prioridades actuales y sus ambiciones legítimas.

El principio rector de toda reforma debería ser la independencia financiera de la Unión Europea en relación con las transferencias actuales de los Estados miembros, y el fortalecimiento del carácter europeo del presupuesto. Así se garantizará que el debate futuro no descienda una vez más al campo de batalla de los intereses nacionales de los Estados miembros.

 
  
  

– Informe Muscat (A6-0170/2006 )

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL ), por escrito . (PT) En 2003, las cinco mayores multinacionales no financieras desde 1990 de entre las 7 principales han tenido activos por un valor de alrededor 1 280 000 millones de dólares en otras palabras, más del 3 % de la renta interior bruta del mundo. Solo la mayor multinacional financiera, Citibank, ha tenido esa cantidad en activos, lo que demuestra el poder del sector financiero en la economía real.

El verdadero objetivo de lo que se considera como consolidación del sector de servicios financieros es consolidar el mercado interior de los servicios financieros e integrar los mercados financieros, con vistas a lograr abolir las barreras de la libertad de movimiento del capital que todavía existen, e impulsar las fusiones y adquisiciones de empresas, en sectores como la banca, para permitirles competir en el mercado globalizado.

Nos oponemos a esta tendencia, expresada en la Resolución que hoy tenemos ante nosotros, en la cual el euro es un instrumento y cuyos objetivos se establecen en el plan de acción de servicios financieros.

La financiación gradual de la verdadera economía no solo ha propiciado importantes pérdidas de trabajo, sino que también ha contribuido a convertir la verdadera economía en una economía parásita desviando la inversión manufacturera, así como a promover la crisis financiera, y por consiguiente económica, debido a la naturaleza extremadamente volátil de los mercados financieros y las burbujas especulativas que crean. Esta economía de casino solo ha incrementado los beneficios de las grandes empresas de correduría, especialmente en el sector bancario.

De ahí que votemos en contra.

 
  
  

– Informe Szejna (A6-0229/2006 )

 
  
MPphoto
 
 

  Malcolm Harbour (PPE-DE ), por escrito . (EN) La Delegación Conservadora del Reino Unido se ha abstenido en la votación final de este informe. Apoyamos muchas de las propuestas contenidas en el informe Szejna sobre la evolución reciente y las perspectivas en materia de Derecho de sociedades, en particular, la necesidad de aplicar mejores principios de regulación, la necesidad de tener en cuenta las necesidades de las PYME y la importancia de establecer mejores prácticas que respeten las diferentes tradiciones y sistemas de los Estados miembros. Apoyamos también muchas de las propuestas detalladas para mejorar la transparencia y los derechos de los accionistas.

Pero existen una serie de propuestas que no podemos apoyar, porque introducirían una mayor regulación de la UE en ámbitos en donde no se conseguirían beneficios demostrados para la evolución de un mercado interior eficaz para los servicios financieros. Apoyamos también los beneficios que pueden obtener las empresas favoreciendo la participación de sus empleados en la toma de decisiones en el lugar de trabajo, pero rechazamos la imposición de un modelo estatutario de participación «válido para todo». Por eso hemos votado en contra del apartado 3 y el considerando F.

 
  
  

– Informe Lucas (A6-0201/2006 )

 
  
MPphoto
 
 

  Ivo Strejcek (PPE-DE ).(CS) Señor Presidente, quiero explicar mi voto sobre el informe Lucas, que, al igual que los demás diputados al Parlamento Europeo del Partido Democrático Cívico (ODS) checo, ha sido en contra. El transporte aéreo ha sufrido un rápido desarrollo en los últimos 40 años, comportando una disminución superior al 40 % de las emisiones y del ruido. No existen pruebas científicas de que necesitemos el tipo de regulación excesiva propuesta en el informe Lucas. Elevar los impuestos del combustible reducirá la competitividad de las compañías aéreas de Europa y aumentará los precios para el usuario final. El debilitamiento de la competitividad del transporte aéreo supondrá un obstáculo más para la Unión Europea en el escenario mundial. Simplemente es una prueba más de la moda actual de las preocupaciones ambientales, y por ello hemos votado en contra.

 
  
MPphoto
 
 

  Robert Evans (PSE ). – (EN) Señor Presidente, he votado a favor del informe Lucas en apoyo de las medidas para reducir el impacto sobre el cambio climático. Es fundamental que todos los sectores contribuyan, entre ellos el sector de la aviación.

Pero tenemos que asegurarnos de que las medidas propuestas sean tan sensatas como prácticas. Simplemente aumentando los impuestos no conseguiremos reducir las emisiones. Tampoco puede el sector de la aviación comerciar consigo mismo derechos de emisión: necesita hacerlo en cooperación con otros sectores.

Por supuesto, los viajes en avión han aumentado con los años, puesto que ya no se limitan únicamente a la clase media y a los más adinerados. Por ejemplo, solo en el Reino Unido, 30 millones de personas –esto es, la mitad de la población– viajan en avión al menos una vez al año. Todas estas personas acogieron con satisfacción las iniciativas europeas que fomentaban las líneas aéreas de bajo coste y obligaban a las grandes compañías aéreas a reducir sus tarifas. Así pues, los ciudadanos europeos no comparten el deseo de algunos colegas en esta Cámara de proscribir las líneas aéreas de bajo coste u obligarlas a abandonar el negocio.

Pero esos mismos ciudadanos están también preocupados por el cambio climático. Quieren un sistema fiscal justo y sensato y medidas que tengan que tomarse en cooperación entre Gobierno e industria. Todas estas medidas deben considerarse en relación con las necesidades y los deseos de los consumidores, de tal forma que se tenga la seguridad de que los problemas ambientales recibirán la máxima prioridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Liam Aylward (UEN ), por escrito . (EN) Acojo con satisfacción la Comunicación de la Comisión de septiembre de 2005, que empieza por explicar las formas más eficaces de luchar contra el aumento internacional de las emisiones de efecto invernadero en un 73 % entre 1990 y 2003.

La extensión del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión (ETS) de la UE al sector de la aviación puede ser la mejor forma de limitar estas emisiones y asegurarse de que la aviación, como todos los demás sectores, contribuya a reducir los nocivos gases de efecto invernadero.

La cuestión más importante que tenemos delante es examinar la eficacia de los aspectos del diseño técnico para que la política pueda ofrecer todo su potencial de eficiencia ambiental y económica, prestando asimismo una especial atención a la situación de Irlanda y de otros territorios aislados, que dependen tan especialmente de los servicios de transporte aéreo, tanto capitales como regiones.

Además, el impacto en los precios y la asignación de los derechos de emisión tienen que examinarse más a fondo. Dadas las circunstancias geográficas de Irlanda, la aviación es un elemento crítico de nuestra infraestructura, teniendo los servicios aéreos una vital importancia por motivos económicos y sociales. En consecuencia, se necesita un mercado competitivo entre los operadores del transporte aéreo para la competitividad económica de Irlanda.

 
  
MPphoto
 
 

  Charlotte Cederschiöld, Christofer Fjellner, Gunnar Hökmark y Anna Ibrisagic (PPE-DE ), por escrito. (SV) Los Conservadores suecos queremos que se incluya la aviación en el régimen europeo de comercio de derechos de emisión. Sería una forma eficaz y justa de asimilar los costes ambientales que causa la aviación, de acuerdo con el principio de «quien contamina, paga».

Lamentamos el hecho de que el Gobierno sueco haya elegido aplicar un mecanismo especial para los impuestos sobre los vuelos en Suecia. Con ello se distorsiona la competencia y se debilita la competitividad de Suecia, al mismo tiempo que solo proporciona pequeños beneficios al medio ambiente, o ninguno en absoluto, en comparación con la introducción del régimen de comercio de derechos de emisión para la aviación.

El hecho de que el informe defienda la introducción de un régimen de comercio de derechos de emisión aparte supone que los Conservadores suecos no podemos apoyarlo. Un régimen aparte implica que corremos el riesgo de lograr una reducción total de las emisiones de gases de efecto invernadero menor y, más aún, a un coste bastante más elevado del necesario. Los Conservadores suecos creemos que el régimen de comercio de derechos de emisión debería introducirse, pero de forma correcta.

La drástica reducción del precio de los vuelos en Europa es básicamente un desarrollo positivo que ha comportado prosperidad, libertad de movimiento e interacción entra las personas. Lamentamos el hecho de que la ponente y la mayoría de esta Cámara parezcan opinar lo contrario, y, por tanto, no respaldamos las llamadas que se hacen en el informe para aumentar los diversos impuestos fiscales en la aviación.

 
  
MPphoto
 
 

  Robert Evans, Mary Honeyball y Linda McAvan (PSE ), por escrito . (EN) Los diputados laboristas en el Parlamento Europeo apoyan plenamente la acción para combatir el impacto de la aviación sobre el cambio climático. Apoyamos el principio de inclusión de las emisiones de la aviación en el régimen de comercio de derechos de emisión (ETS) y pedimos a la Comisión que presente propuestas viables. Nos hemos abstenido en algunos párrafos de este informe que eran contradictorios o cuyas implicaciones no han sido debidamente estimadas o valoradas en términos de costes.

 
  
MPphoto
 
 

  Glyn Ford (PSE ), por escrito . (EN) Voy a votar a favor de este informe sobre la reducción del impacto de la aviación sobre el cambio climático. La aviación es una de las fuentes de gases de efecto invernadero que están creciendo más deprisa.

En lo que se refiere a la manera de plantear esta importante cuestión, estoy casi totalmente de acuerdo con la ponente. No obstante, algunas de sus propuestas, como la introducción inmediata de un impuesto sobre el queroseno y del IVA en todos los vuelos intracomunitarios o el establecimiento de un régimen distinto de comercio de derechos de emisión para la aviación, no se han evaluado en términos de costes ni de impacto.

Igualmente, los problemas de la ubicación periférica en mi región del sudoeste de Inglaterra, hacen que tenga que prestarse una especial atención a las zonas más aisladas, como Cornualles y las Islas de Scilly en mi región. En el caso de Gibraltar, la actitud de las autoridades españolas ha causado una situación especial de aislamiento geográfico y político. Por tanto, pido a la Comisión que utilice este informe como base para presentar propuestas de acción factibles y cuyos costes se conozcan.

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Grossetête (PPE-DE ), por escrito . – (FR) Sí, la aviación contribuye al cambio climático. Aunque en los últimos 40 años la eficiencia del carburante aéreo no ha dejado de aumentar, al mismo tiempo, el consumo total de carburante se ha incrementado debido a un crecimiento importante del tráfico aéreo. Hay que evitar que las emisiones de la aviación se conviertan a largo plazo en un contribuyente importante al cambio climático.

No existe una solución técnica rápida. Por ello, es indispensable apostar simultáneamente tanto por la integración de las repercusiones de la aviación en el sistema comunitario de intercambio de derechos de emisión como por la investigación y la mejora de la gestión del tráfico aéreo o la fiscalidad de la energía.

Pero este nuevo capítulo de lucha contra el cambio climático no debe realizarse a cualquier precio.

El sistema que se implante no debe penalizar a las compañías aéreas europeas en el mercado mundial, y habrá que evitar también cualquier competencia desleal con las demás modalidades de transporte.

Las opciones que tome la Comisión próximamente en su propuesta legislativa son, pues, esenciales. Las distintas opciones deberán estudiarse con lupa.

Insisto en que la Comisión proponga soluciones racionales tanto en términos económicos como ambientales. Hay que evitar a toda costa crear un sistema perverso en el que el peso de la burocracia deje a nuestra aviación fuera de combate en el mercado internacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Caroline Jackson y Timothy Kirkhope (PPE-DE ), por escrito . (EN) Los conservadores británicos hemos votado a favor de este informe porque reconocemos el impacto que las emisiones de la aviación tiene sobre el cambio climático. Representan cerca del 40 % de la emisiones de carbono en la UE y está previsto que los movimientos de tráfico aéreo se dupliquen de aquí a 2020, frente a los de 2003.

Estamos a favor de la inclusión de las emisiones de la aviación en el régimen de intercambio de derechos de emisión, ya sea mediante su incorporación al régimen actual o posiblemente a un régimen más limitado. Eso permitiría a las líneas aéreas cooperar con las autoridades nacionales y europeas en la aplicación de normas que logren sus objetivos de conseguir los niveles más altos de protección medioambiental sin una penalización indebida de los viajeros de la UE y, de aplicarse a los vuelos que entran y salen de la UE, los operadores pagarían no más que los competidores de fuera de la UE. Cualquier régimen de la UE funcionará al final mejor como parte de un sistema mundial.

No estamos a favor de un impuesto sobre el queroseno ni de la inclusión de los viajes en avión dentro del sistema del IVA. No queremos perjudicar al sector del transporte aéreo de la UE ni queremos defraudar las razonables expectativas de los ciudadanos de unos viajes en avión más baratos.

Esperamos que la Comisión aprenda de sus primeros errores en el sistema de comercio de emisiones y experimente con un ETS en el sector de la aviación.

 
  
MPphoto
 
 

  Caroline Lucas (Verts/ALE ), por escrito . (PT) El transporte aéreo es el método más comúnmente utilizado para viajes de largo recorrido, y ha tenido un grave impacto ambiental desde el punto de vista de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Me parece que el cobro de las emisiones y las licencias de comercio de derechos de emisiones es una forma apropiada de abordar el problema. También celebro la inclusión en esta propuesta de los vuelos interiores y vuelos que empiezan o acaban en la Unión Europea, y la creación de un espacio aéreo único europeo, que permita reducir las rutas aéreas.

Sin embargo, creo que es preciso prestar atención al caso especial de las regiones remotas y periféricas a las que es difícil acceder y, por tanto, que son muy dependientes del transporte aéreo.

Así, yo solo respaldo el informe porque se ha aprobado la enmienda que reivindica que se preste una atención especial a las regiones más exteriores y remotas. La aplicación uniforme en toda el área europea de las nuevas tasas de aviación habría perjudicado gravemente a esas regiones.

 
  
MPphoto
 
 

  Sérgio Marques (PPE-DE ), por escrito . (PT) El transporte aéreo es el método más comúnmente utilizado para viajes de distancias largas, a pesar de que las emisiones de la aviación van en contra del objetivo global de reducir las emisiones.

Las medidas propuestas en este informe, especialmente las tasas de emisiones y las licencias de comercio de derechos de emisiones, me parecen una forma apropiada de abordar el problema del impacto de la aviación.

Otra propuesta relevante del informe es la inclusión de los vuelos interiores y todos los vuelos que empiezan o acaban en la Unión Europea, a fin de impedir los desequilibrios del mercado. El informe también propone que se cree un único espacio europeo, lo que posibilitará recortar las rutas aéreas, dado que a más vuelos directos, menos emisiones de gases.

Sin embargo, existe un detalle que hay que tener en cuenta, el contexto único de las regiones remotas y periféricas. Así, respaldo el informe porque se ha aprobado la enmienda que reivindica prestar atención especial a las regiones más exteriores y remotas. La aplicación uniforme en toda el área europea de las nuevas tasas de aviación habría perjudicado gravemente a esas regiones. Dado que el acceso a esas regiones es difícil y lleva tiempo, el transporte aéreo es muy importante para ellas.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE ), por escrito . (EN) He votado a favor del informe Lucas relativo al impacto de la aviación sobre el cambio climático. Apoyo plenamente la iniciativa para reducir el impacto de la aviación sobre el cambio climático. Apoyo también el principio de la inclusión de las emisiones de la aviación en el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión y espero que la Comisión presente una propuesta viable. Me he abstenido en una serie de apartados simplemente porque no creo que se haya evaluado plenamente el impacto de las propuestas. Por ejemplo, me he abstenido de votar la propuesta de poner fin a la exención del IVA para el transporte aéreo porque no está claro si eso ayudará a reducir el impacto sobre el cambio climático o simplemente perjudicará a los viajeros menos acomodados.

 
  
MPphoto
 
 

  Claude Moraes (PSE ), por escrito . (EN) Apoyo plenamente la iniciativa para reducir el impacto de la aviación sobre el cambio climático. Apoyo el principio de inclusión de las emisiones de la aviación en el régimen de comercio de derechos de emisión (ETS) y apoyo la petición a la Comisión de presentar propuestas viables. Me he abstenido en algunos apartados de este informe que eran contradictorios o cuyas implicaciones no se han considerado plenamente.

 
  
MPphoto
 
 

  Frédérique Ries (ALDE ), por escrito . – (FR) Hace más de un año firmé, junto con trece diputados belgas al Parlamento Europeo, una petición en La Libre Belgique en la que pedíamos a los 25 Jefes de Estado o de Gobierno que fueran más allá de los objetivos del Protocolo de Kyoto.

Entre las propuestas avanzadas, la que era prioritaria se refería a la inclusión de las emisiones de los sectores de la aviación y el transporte marítimo en los próximos planes en materia de protección del clima.

En este sentido, celebro hoy la ambiciosa votación sobre el informe Lucas, que prevé toda una batería de medidas para luchar contra las repercusiones ambientales de la aviación y, en particular, el final de la exención de IVA para el carburante de aviación.

La situación actual es preocupante: las emisiones procedentes de la aviación anulan una cuarta parte de los modestos resultados obtenidos en la lucha contra los gases de efecto invernadero. Quiero que quede claro: no se trata de gravar de forma indiscriminada, sino de poner fin a una distorsión que no incita suficientemente al sector de la aviación a invertir en nuevas tecnologías y cuya primera víctima es el medio ambiente. El calentamiento del planeta es el mayor desafío del siglo XXI, Europa debe seguir dando ejemplo con insistencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Skinner (PSE ), por escrito . (EN) Estoy de acuerdo con el planteamiento general de este informe, pero creo que siguen existiendo problemas considerables con el resultado de la votación de hoy: primero, que las medidas propuestas tienen unos costes en su mayoría desconocidos y un impacto desproporcionado; segundo, que el régimen de comercio de derechos de emisión (ETS) debe incluir el transporte aéreo, pero sin que exista un régimen diferente funcionando en paralelo. Eso debilitaría al ETS actual.

Una parte de este informe se contradice con las propuestas muy factibles de la Comisión y como tal tiene poco sentido.

 
  
MPphoto
 
 

  Margie Sudre (PPE-DE ), por escrito . – (FR) Aunque el objetivo de reducir la repercusión de la aviación sobre el cambio climático, en particular las emisiones de CO2 es altamente recomendable, me parece indispensable que el Parlamento tenga en cuenta la situación de las regiones más remotas de la Unión.

La supresión de la exención del IVA de que goza el transporte aéreo y la instauración de un impuesto sobre el queroseno, de aplicarse realmente, tendrían efectos desastrosos para la economía de las regiones más aisladas, así como sobre la movilidad de sus poblaciones.

Así sucede, en particular, en las regiones insulares, cuyos territorios no disponen ni de la carretera ni del ferrocarril para acceder al resto de la UE, y más aún en las regiones ultraperiféricas, en las que la circulación de las personas depende exclusivamente del transporte aéreo.

Agradezco a los diputados al Parlamento Europeo que hayan adoptado aprobado enmienda que pide que la legislación comunitaria preste atención especial a los territorios más aislados, que dependen sobremanera del transporte aéreo, especialmente las islas y las regiones ultraperiféricas, donde las alternativas al transporte aéreo son extremadamente limitadas, o incluso del todo inexistentes.

 
  
MPphoto
 
 

  Glenis Willmott (PSE ), por escrito . (EN) Apoyo plenamente la acción para combatir el impacto de las emisiones de la aviación sobre el cambio climático en el régimen de comercio de derechos de emisión y pido a la Comisión que presente propuestas viables.

Me he abstenido en algunos párrafos de este informe que eran contradictorios o cuyas implicaciones no han sido debidamente evaluadas en términos de coste o impacto.

 
  
  

- Informe Lamassoure (A6-223/2006 )

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Pierre Audy (PPE-DE ), por escrito . – (FR) He votado a favor del excelente informe de mi colega, la señora Korhola, sobre el compromiso con el Consejo Europeo sobre el proyecto de resolución del Parlamento Europeo y del Consejo en el ámbito de la información, la participación del público y el acceso a la justicia en asuntos ambientales. Me complace que se haya abordado con sensatez esta difícil cuestión, cuya complejidad legal ha retrasado enormemente su adopción política. La transparencia conseguida en los programas financiados por el Banco Europeo de Inversiones es excelente. El papel de las organizaciones no gubernamentales (ONG) se ha definido muy bien en esta medida cuando se habla de ONG «responsables». El compromiso alcanzado por la delegación del Parlamento encabezada por el señor Vidal-Quadras es fundamentalmente satisfactorio y equilibrado. La aprobación en tercera lectura es, al fin y al cabo, un éxito para el Parlamento Europeo.

 

8. Correcciones e intenciones de voto: véase el Acta
  

(La sesión, suspendida a las 12.50 horas, se reanuda a las 15.05 horas)

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. SARYUSZ-WOLSKI
Vicepresidente

 

9. Aprobación del Acta de la sesión anterior: véase el Acta

10. Consecuencias económicas y sociales de la reestructuración de empresas en Europa (debate)
MPphoto
 
 

  El Presidente. De conformidad con el orden del día, se procede al debate sobre la declaración de la Comisión relativa a las consecuencias económicas y sociales de la reestructuración de empresas en Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Günter Verheugen, Vicepresidente de la Comisión. (DE) Señor Presidente, Señorías, beneficios sin precedentes por un lado, cierres de plantas y traslados por otro. En la Unión Europea muchas personas se hacen todos los días la misma pregunta molesta: ¿cuándo me afectará? ¿Cuándo estará mi puesto de trabajo en peligro? ¿Cuándo me tocará a mí?

En el proceso de transformación de Europa Central y Oriental sola se han derrumbado economías enteras y se han perdido millones de puestos de trabajo. No obstante, los ciudadanos lo han comprendido, porque se ha debido a la mala gestión comunista. Sin embargo, muchas personas no pueden entender lo que está ocurriendo en varios sectores industriales de los Estados miembros de la Unión Europea más antiguos: textil, calzado, muebles, electrodomésticos, productos farmacéuticos, coches –industrias de transformación que siempre se han considerado seguras– han empezado a rodar cuesta abajo.

Muy pocas personas han estado preparadas para este cambio estructural que estamos viviendo. Por tanto, ya va siendo hora de ayudar a muchas personas desorientadas a reorientarse. La importancia del debate de hoy va más allá del posible cierre de una fábrica de coches en Portugal. Se trata de un debate sobre el futuro del empleo en Europa.

También va siendo hora de decir unas cuantas verdades.

En primer lugar, hemos entrado en una nueva fase de competencia y el ritmo del cambio estructural va a acelerarse aún más. Ante este panorama no debemos cerrar los ojos. La competencia es un hecho vital, nos guste o no. No es cuestión de si podemos sobrevivir intactos a la competencia. La gran cuestión social de nuestra época es cuántas perspectivas arruinará esta competencia; por decirlo en otras palabras, la gran cuestión social de nuestra época es el futuro de nuestros puestos de trabajo.

Ya va siendo hora de que afrontemos esta cuestión. Quien piense que hay otros asuntos prioritarios no está en contacto con el mundo actual y sus desafíos. Necesitamos un crecimiento seguro desde el puntos de vista ambiental, más sostenible, y precisamos más y mejores puestos de trabajo, de lo contrario la cara social de Europa se tornará fría y cínica, lo que supondría una afronta para nuestros principios europeos de responsabilidad compartida entre el individuo y la sociedad, de solidaridad, justicia social y cohesión social.

La palabra clave para una sociedad europea del siglo XXI que busca ofrecer a sus ciudadanos nuevas perspectivas es «competitividad». Todos sabemos que la Fortaleza Portugal, la Fortaleza Alemania, la Fortaleza Polonia o la Fortaleza Europa no son una opción en el mundo abierto del siglo XXI. Hemos de adoptar una competencia abierta; debemos llegar a la cima y hacer que la competencia crezca en la búsqueda de las mejores soluciones, la mejor tecnología y los niveles más altos.

En segundo lugar, hemos lanzado una política común europea de crecimiento y empleo. Esta política ha de impulsarse con vigor en Europa, en el ámbito nacional y regional, de lo contrario nos quedaremos mirando consternados brecha tras brecha en nuestro modelo social en forma de fábricas cerradas y laboratorios de investigación que se han trasladado al extranjero, lo que ya está sucediendo. Quiero advertir a todos en contra de la idea de que podemos sobrellevar el traslado de las instalaciones de producción porque todavía nos queda la investigación y el desarrollo. Si la producción se va, la investigación y el desarrollo le seguirán.

Una política de crecimiento y empleo ha de ser una política que cree un clima empresarial favorable para todas las empresas. Los empleos se crean en negocios, empresas, y también son las empresas las que recortan los puestos de trabajo. Ningún edicto del Gobierno de un Estado miembro o del conjunto de la Unión Europea puede cambiar esto en lo más mínimo. Sin embargo, podemos impulsar una política que cree las condiciones externas que permitan a las empresas hacer su trabajo, expandirse, invertir y crear empleos en Europa, y que todo ello les resulte atractivo. Este es el significado de la expresión «política favorable a las empresas».

En tercer lugar, más que nunca se precisa una política industrial activa que mantenga a la industria en Europa. La ilusión de que la industria ahora puede relegarse a los museos es tan falsa como la noción de que la industria es el principal contaminante del mundo. Aconsejo a los que sigan pensando así que lo vuelvan a pensar. Los que llevarían la industria fuera de Europa están jugando con el futuro de los ciudadanos que trabajan en la industria, el futuro de las personas que trabajan en servicios asociados a la industria, sectores que no solo emplean a millones de personas, sino a varias decenas de millones, y el futuro de pequeñas y medianas empresas de toda la cadena de suministro; en pocas palabras, están jugando con el futuro de la propia Europa.

Necesitamos mantener un sector industrial fuerte en Europa con empresas que actúen en el mercado mundial. No solo buscamos campeones europeos; necesitamos líderes en el mercado mundial para que nuestras empresas sean realmente competitivas en el escenario mundial. Ningún Gobierno puede darles el éxito; eso depende de los propios esfuerzos de las empresas. Sin embargo, podemos respaldarles incondicionalmente.

Esa fue la tarea del Grupo de alto nivel CARS 21. Hay doce millones de puestos de trabajo en la Unión Europea vinculados directa o indirectamente a la fabricación de vehículos. Hemos hablado con todos los grupos interesados sobre lo que se puede y debe hacer para mantener una industria automovilística fuerte en Europa. Espero que el Parlamento entienda por qué, en torno a las futuras normas sobre la emisión de gases, estoy en contra de una política de «bajar la cabeza y arremeter» y a favor de formular propuestas que podamos poner sobre la mesa cuando llegue la hora, seguros porque sabemos que nuestros elevados niveles son tecnológicamente viables y que también serán asequibles para la mayoría de las personas.

Señorías, hoy día ya somos capaces de fabricar un coche con cero emisiones, pero no hay nadie que yo conozca personalmente que pueda permitirse un coche así, y no imagino que nadie de este Parlamento pueda hacerlo. Hemos de poner nuestro granito de arena para garantizar que sigue siendo posible fabricar y vender coches europeos, no por los coches, ni siquiera por quienes los compran y los conducen, sino por quienes necesitan los puestos de trabajo.

Otra cosa es que una política industrial activa no se detenga en las fronteras de la antigua Unión Europea, sino que abarque también a los nuevos Estados miembros. La ampliación no es la maldición de la fuerza de trabajo europea, ni la causa del cambio estructural. La verdad es que, en 17 de 20 industrias, la antigua Unión Europea tiene una gran ventaja; solo en tres industrias los nuevos Estados miembros son más competitivos. Una de ellas, de hecho, es la industria automovilística. No obstante, esto nos servirá de ayuda cuando China y otros países recién desarrollados se conviertan en grandes competidores en el mercado automovilístico.

En cuanto a la propia industria automovilística, que, por supuesto, fue el desencadenante de este debate, deseo expresar mi firme convicción de que a largo plazo la conservaremos y que será fuerte, pero dentro de diez años será bastante diferente. Habrá consolidaciones. Basta con leer los periódicos de hoy para conocer las conversaciones transatlánticas sobre este mismo tema.

Lo que podemos predecir con cierto grado de certidumbre es una imagen mixta, una imagen para Europa occidental y otra para Europa central y oriental. En Europa occidental ya no habrá más crecimientos importantes en la fabricación de vehículos. Solo habrá un ligero aumento de la demanda. Es más probable que la productividad crezca más rápido que la demanda, y cualquiera con un conocimiento mínimo de economía sabe lo que eso significa: que aumentará la presión sobre los empleos del sector de la fabricación de coches en los Estados miembros más antiguos.

Que nosotros sepamos, los grandes fabricantes europeos, y lo mismo puede decirse de General Motors, no tienen planes de transferir su capacidad de producción fuera de Europa occidental. Sin embargo, y esta es la cuestión destacada, establecerán nuevas fábricas de producción donde la demanda de sus productos sea la máxima. Esta tendencia ya puede observarse claramente en toda la industria automovilística europea.

No obstante, entre las ventajas vemos que no solo los fabricantes europeos, sino también los de otras partes del mundo, están empezando a concentrar una vez más las capacidades de investigación y desarrollo en Europa, especialmente en las antiguas ubicaciones. También a este respecto, las operaciones europeas de General Motors no son una excepción.

Las empresas, Señorías, tienen una gran responsabilidad social con respecto a Europa, lo que debe ser patente en todas partes. No voy a criticar ninguna decisión tajante de traslado corporativa, ni tengo derecho a hacerlo. Además, sería estúpido hacerlo, por que la globalización de la producción y de la investigación es inevitable si una empresa quiere tener éxito a largo plazo en una industria competitiva. No obstante, critico a quienes anteponen los beneficios a corto plazo a las soluciones sostenibles. Critico a quienes, cuando están bajo presión, eligen cortar y correr como la opción más barata, sin consideración alguna con respecto a las personas que dejan en la calle. Critico a quienes se pagan grandes salarios pero que no valen ni un céntimo como directores responsables, porque han llevado a su empresa contra la pared y han desaprovechado los trabajos que una vez proporcionaron.

Quiero que las empresas en Europa se esfuercen constantemente por subir, que alcancen nuevas cotas de innovación, que puedan alterar su perfil, que formen a sus empleados para que se ocupen también de nuevas tareas. Nosotros, por supuesto, tenemos el deber de ayudarles en todo esto. Sin embargo, también hemos de señalar los límites de la acción política. Las decisiones corporativas de cerrar o trasladar fábricas son decisiones que toman las empresas, y ningún Gobierno ni ninguna Unión Europea pueden invalidarlas, ya sea en el caso Azambuja o en cualquier otro.

No obstante, tenemos algunas normas muy claras, y hemos de insistir firmemente en que se respeten. Entre ellas se incluye la cuestión vital del diálogo entre la dirección y los trabajadores, por ejemplo. Cuando se va a cerrar o trasladar una planta, este diálogo ha de incluir lo siguiente: ¿qué ha hecho la empresa para dar a sus empleados despedidos un nuevo futuro, por ejemplo desde el punto de vista de la formación, la educación ulterior y el reciclaje industrial? De lo cual se desprende otra pregunta: ¿en qué hemos contribuido?

Nosotros también tenemos el instrumento de la ayuda a las empresas con dificultades, que también se utilizó en el caso Azambuja. Las concesiones de ayuda se autorizaron en 2002. En otras palabras, las dificultades de la planta no son totalmente nuevas. No obstante, permítanme dejar muy claro que los pagos de la ayuda estatal que se autorizó en ese caso y que adoptó la forma de ayuda a la inversión con cargo al presupuesto portugués se concedieron en virtud de las normas europeas, según las cuales la empresa beneficiaria ha de permanecer en su lugar durante al menos cinco años después de haber hecho la inversión por la que ha recibido ayuda.

A instancias de la Comisión, el Gobierno portugués investiga actualmente si la planta también recibió dinero de los fondos europeos. En caso afirmativo, a ese respeto también tendríamos que insistir en el estricto cumplimiento de nuestras condiciones, y les puedo prometer que la Comisión lo hará. Los ingresos fiscales europeos deben servir para estabilizar fábricas en suelo europeo, no para suprimir puestos de trabajo.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  José Albino Silva Peneda, en nombre del Grupo del PPE-DE . – (PT) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, el proceso actual de reestructuración industrial es, en gran medida, consecuencia de la globalización. La primera observación que hay que hacer es que esta nueva era ha contribuido a reducir la pobreza en todo el mundo.

Merece la pena seguir promoviendo la libre circulación de productos, mercancías y personas, aunque sea desde el punto de vista del crecimiento económico, que muchos países de todo el mundo disfrutan de forma sostenible. No obstante, no convirtamos el mercado en una vaca sagrada; aunque los valores que rigen nuestra acción política reconocen muchas de las virtudes de las leyes del mercado, también sabemos que las autoridades políticas desempeñan un papel vital en la regulación y el funcionamiento de dicho mercado.

La Unión Europea y el Parlamento no han de rechazar esta función. En el proyecto de informe sobre el modelo social europeo, que se debatirá en esta Cámara en septiembre, instaremos a la Unión Europea a que adopte una actitud con respecto a terceros países con un alto crecimiento económico que promueva la democracia, la libertad, el respeto de los derechos humanos, la protección ambiental, la justicia social y la regulación del mercado laboral.

En nuestra opinión, será responsabilidad de Europa desempeñar un papel crucial en la búsqueda de un equilibrio entre el crecimiento económico y la búsqueda de normas sociales y ambientales decentes en las potencias mundiales emergentes. Si se quiere que esas directrices prevalezcan en el exterior, habrá que centrar el máximo interés interno en una mayor competitividad. A este respecto aplaudo las observaciones que ha hecho hoy aquí el Comisario.

Los próximos pasos están recogidos en la Estrategia de Lisboa. Con respecto a la manera de proceder, quiero reiterar que sigo creyendo que sería muy buena idea fortalecer el papel que desempeña la Comisión en la aplicación de esta estrategia. Aunque la globalización pueda verse como una oportunidad para las empresas europeas, el mismo proceso, tal y como ha dicho la Comisión en esta Cámara, también implica riesgos en el espacio europeo. Uno de los riesgos es la posible desaparición del mapa industrial de las regiones y sectores cuya base económica es la industria de transformación.

Por tanto, creo que es preciso intervenir a escala europea para definir y ejecutar políticas públicas que promuevan la cohesión regional y social, con vistas a prevenir el fenómeno de la exclusión. Es muy importante, porque si queremos atraer a los ciudadanos al proyecto europeo, no podemos dejar que los sentimientos de pérdida de esperanza y confianza arraiguen en ciertas regiones fuera de los principales centros de población. Por tanto, celebro la iniciativa de la Comisión de crear el Fondo de Adaptación a la Globalización. Las empresas, como las personas, nacen, crecen y mueren. Lo importante con respecto al crecimiento del empleo es que la tasa de natalidad de las empresas debería ser siempre superior a la tasa de mortalidad.

Con respecto a la función de la Unión Europea y sus instituciones, creo que no deberían apoyar iniciativas políticas encaminadas a mantener vivas industrias o fábricas que son insostenibles a medio plazo. No sería el camino correcto; más bien, sería una especie de falso amanecer que alimentaría vanas ilusiones. Por otro lado, el camino correcto tendría que basarse en la competitividad de la economía europea, que depende del equilibrio de las cuentas públicas, de sistemas de educación y formación eficaces, de la justicia que actúa con prontitud, de sistemas fiscales competitivos, de una mayor flexibilidad en el mercado laboral y de mayores incentivos para la investigación.

Sin economías competitivas no hay inversiones. Sin inversiones no hay empleo ni justicia social. El Parlamento debería centrar sus esfuerzos en debatir y definir instrumentos políticos que puedan ayudar a aumentar la competitividad y la cohesión regional y social de la Unión Europea. Naturalmente apoyamos todas las iniciativas encaminadas a supervisar el uso de fondos públicos por parte de empresas privadas, y pensamos que este tipo de ayuda debería asociarse a objetivos a medio plazo de empleo y desarrollo regional. Creo que no corresponde al Parlamento hacer juicios sobre casos concretos, que es lo que parece que ha sido la raíz de este debate.

A este respecto, quisiera concluir promoviendo el diálogo entre las partes implicadas con vistas a lograr la mejor solución posible que, de acuerdo con la última información que tengo, podría satisfacer a todos.

 
  
MPphoto
 
 

  Martin Schulz, en nombre del Grupo del PSE . – (DE) Señor Presidente, Señorías, estoy muy agradecido al Comisario por sus observaciones. Han dado de lleno en el corazón del debate que debemos celebrar sobre el futuro de la industria europea.

Azambuja es un caso concreto, pero representa a muchos otros. Es sintomático de una opción equivocada en cuanto al rumbo de la política industrial europea. No existe duda alguna de que debemos ser competitivos y de que las racionalizaciones forman parte de este esfuerzo, de que el crecimiento de la productividad es necesario y de que, si una mayor productividad conduce a la pérdida de trabajos en una empresa, esta ha de contrarrestarse con la creación de nuevos puestos de trabajo en otro lugar o en la misma región a través de inversiones innovadoras. Todo eso es evidente, y tenemos que realizar inversiones selectivas para garantizar que así ocurra. No obstante, lo que no deben hacer y no pueden perdonar nuestras políticas, y contra lo que lucharemos los socialistas en Europa, es tratar brutalmente la vida de las personas.

En el transcurso de mi carrera política, como alcalde de una ciudad alemana, he experimentado la frialdad y la forma calculadora con que las empresas han llevado a las administraciones nacionales, regionales y municipales a pelearse entre ellas cuando se trata de invertir en la implantación de empresas. La imaginación de los consejos de administración es ilimitada cuando se trata de obtener el apoyo público a la inversión como incentivo para la implantación de empresas. Imaginación que solo es equiparable a su falta absoluta de imaginación cuando se trata de acarrear su responsabilidad en épocas de crisis. Esto es precisamente lo que ahora observamos por parte de General Motors.

Le agradezco lo que nos ha contado. Usted comprobará si los fondos europeos fueron a parar a esa fábrica; si así fue, la empresa debe permanecer en su ubicación portuguesa. Eso sería una buena noticia. Pero, ¿entonces, qué ocurre en Portugal? Será el mismo escenario que vimos hace unos pocos meses cuando se puso a la mano de obra sueca en contra de la mano de obra alemana del mismo grupo industrial. Quien reduzca al máximo los niveles de bienestar, quien permita los salarios más bajos, ese gana. Menos derechos sociales y salarios más bajos son los criterios básicos para tomar decisiones con respecto al lugar. Es una forma de capitalismo que los ciudadanos de Europa no quieren, y hemos de combatirlo.

Si, como en mi país, una empresa –en este caso no se trata de un fabricante de coches, sino de la empresa de servicios financieros Allianz– obtiene beneficios por valor de 4 400 millones de euros y decide echar a 8 000 empleados altamente cualificados para maximizar los beneficios de sus accionistas, esta decisión no es solo inmoral –de un capitalista no puedo, ni lo hago, esperar moralidad–, sino que es también socialmente irresponsable. Hemos de estudiar cómo podemos utilizar la legislación nacional y europea para frenar ese tipo de política empresarial. En el caso de los grandes grupos de empresas con operaciones internacionales, se trata, por supuesto, de decisiones empresariales adoptadas por el grupo, y no podemos influir en ellas. Pero el impacto de esas decisiones empresariales afecta a toda la sociedad. Por este motivo creemos que la aplicación de los principios democráticos en estas decisiones forma parte integral de la democracia económica.

Hoy día, los fondos de alto riesgo compran empresas como activos. Vivimos en un mundo económico donde los principales fondos compran grandes empresas, las borran del registro lo antes posible para reorganizarlas lo más rápido posible y las venden de inmediato para obtener beneficios. La empresa, el lugar donde está ubicada y toda la región se ven entonces reducidas a productos comerciales. ¡Este no puede ser el futuro económico de Europa! Por consiguiente, la forma de reestructurar la economía europea determinará la futura cohesión social de Europa.

En la segunda mitad del siglo XX, la idea que subyacía a la Unión Europea, la idea que subyacía al mercado único en el que hoy vivimos, era que el progreso económico y tecnológico debía ir acompañado de progreso social. Hemos llegado a una fase donde la maximización de los beneficios viene acompañada de la disminución de la seguridad social. Si no detenemos esta tendencia y regresamos a lo que logramos con éxito en la segunda mitad del siglo XX, a saber, combinar el crecimiento económico con seguridad social, estaremos renunciando a la estabilidad social de nuestras sociedades europeas, y la inestabilidad social está siempre en el origen de la inestabilidad política, lo que, a su vez, conduce a una pérdida de seguridad. Por este motivo, la reestructuración de las empresas en Europa es un desafío al que debemos responder en el ámbito social.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Lena Ek, en nombre del Grupo ALDE . (EN) Señor Presidente, los sentimientos de los que pierden sus puestos de trabajo no necesitan explicación. No hace falta mucha imaginación para entender su desesperación, su miedo al futuro y sus problemas económicos, día tras día. En eso, el Parlamento Europeo está unido: por encima de los partidos políticos, por encima de los países europeos, el modelo social europeo, los trabajadores y los desempleados tienen nuestro apoyo.

Pero cuando se trata de decidir en concreto lo que debe hacerse, nuestras opiniones difieren mucho. Creo firmemente que es un grave error tratar de proteger los puestos de trabajo impidiendo la modernización, la reestructuracion y la mundialización. Puede que eso sea bueno hoy, pero será desastroso mañana. Nuestra respuesta a la mundialización no puede ser la evasión y el conservadurismo, sino su aceptación y la preparación de los ciudadanos para hacerle frente. No se debe impedir la reestructuración, sino facilitar la transición a los afectados.

Este es el punto de partida de la Alianza de los Liberales y Demócratas en el Parlamento Europeo para afrontar los retos que nos plantean la reestructuración industrial y la mundialización. Creemos que la Unión Europea puede y debe tener un papel, pero para facilitar la transición, no para obstruirla. No estamos en contra del cambio. Estamos a favor del cambio. Porque de lo contrario, dentro de diez años tendremos todos nuestros puestos de trabajo en China o en otras bellas regiones fuera de Europa. Estamos a favor de la cooperación, la educación y el crecimiento económico, pero siempre que vayan acompañados de responsabilidad social y medioambiental. Esa es nuestra labor en el Parlamento Europeo.

Existen una serie de ámbitos en los que necesitamos políticas europeas, no solo para mantener, sino para crear nuevos puestos de trabajo en toda la Unión. En el centro de eso encontramos la Agenda de Lisboa. En primer y principal lugar, se trata de fortalecer al individuo. Europa puede ayudar alentando y financiando programas de aprendizaje permanente, aprendizaje de idiomas e intercambio cultural, por poner algunos ejemplos. Ayudan a prepararse para un mercado de trabajo en transición donde muy pocos puestos de trabajo están asegurados de por vida. Ya no hay puestos de trabajo de por vida, pero podría haber trabajo de por vida.

En segundo lugar, se trata de fortalecer la industria europea para que sea competitiva en el siglo XXI. Permitiendo el acceso a un mercado interior aún mayor que promueva la investigación y la innovación en Europa, creamos nuevas oportunidades que terminarán por crear nuevos puestos de trabajo.

En tercer lugar, para lograr eso necesitamos un diálogo social reforzado sobre aspectos del cambio como la necesidad que tienen las empresas de facilitar la transición a los que pierden sus puestos de trabajo, así como legislación medioambiental para un desarrollo económico sostenible.

Eso tiene mucho que ver con el liderazgo europeo, con explicar los retos a los que nos enfrentamos y con hacer todo lo que podamos para facilitar el viaje al futuro y preparar a las personas y a las empresas; pero no con hacer falsas promesas, proteger los puestos de trabajo y esperar beneficios políticos a corto plazo.

Esa es la respuesta de los liberales a los retos de la mundialización y la reforma industrial.

 
  
MPphoto
 
 

  Pierre Jonckheer, en nombre del Grupo Verts/ALE . – (FR) Señor Presidente, señor Comisario, le he escuchado atentamente. He leído también en las agencias de prensa que la Comisión ha declarado que el proceso de reestructuración y deslocalización realizado por Opel se considera normal y respeta las normas de los distintos fondos europeos.

Pienso realmente, y su intención estaba clara, que no tiene mucho sentido que el Parlamento y algunos de nuestros colegas critiquen reiteradamente, mes tras mes, el capitalismo mundial o el capitalismo total: vivimos en un mundo en el que la competencia es cada vez más dura y en el que el futuro del sector del automóvil vendrá sin duda más determinado por alianzas Renault-Nissan-GM como la que se ha anunciado, que no por los procesos de los que hablamos hoy.

Dicho esto, si queremos desempeñar un papel, yo por mi parte desearía que pudiese responder, como Comisario y dado que tiene la responsabilidad sobre estas cuestiones en la Comisión, a cuatro preguntas concretas:

La primera: siempre hemos defendido la idea del comité de empresa europeo y de los observatorios de relaciones laborales para anticipar este tipo de cambios. En este Parlamento hemos querido que se reforzaran las disposiciones del tipo del comité de empresa europeo. ¿No considera, desde este punto de vista, que la Comisión debe tomar iniciativas para reforzar esta legislación?

Segunda pregunta: la Comisión Barroso ha propuesto un fondo de ajuste para los casos de reestructuraciones asociadas a la globalización –no sé si el caso de Opel entra en este supuesto–, pero ¿de qué se trata exactamente? ¿Puede asegurarnos que este fondo servirá realmente para ayudar, durante un período de transición, a los trabajadores damnificados por este tipo de procesos para que puedan rehacer sus carreras profesionales gracias a programas de formación?

Tercera pregunta: ha hecho usted referencia, y con razón, al programa CARS 21, a la atención prestada por la Comisión a los programas de investigación y desarrollo y a los vehículos del futuro. Suponiendo –que no es mi caso– que el coche particular fuera un modo de desarrollo sostenible para el siglo XXI, en particular para las ciudades europeas, resulta desconcertante comprobar, sabiendo que el coche menos dañino para el medio ambiente deberá tener un motor híbrido, como el modelo Prius de Toyota, para los próximos veinticinco años, que los constructores europeos sigan retrasados en este terreno. ¿Cuál es su evaluación de los programas de investigación y desarrollo en la materia y de la comercialización de este tipo de productos?

Por último, cuarto punto: está totalmente claro –y el ejemplo de Opel es muy chocante desde este punto de vista– que asistimos a la competencia entre territorios colindantes: Portugal y España. ¿No considera que es deber de la Comisión y de la Unión Europea imponer, dentro del respeto de las normas de la competencia, unas normas mínimas comunes a las empresas que operan en territorio comunitario, y pienso en particular –sin decir que sea una panacea– en una armonización del impuesto de sociedades?

Estos son cuatro tipos de acción que la Comisión, como guardiana de los Tratados y promotora del interés común europeo, debería alentar. A este respecto, lamento decirle, señor Comisario, que su Comisión nos sigue pareciendo demasiado poco activa y demasiado poco ambiciosa en los distintos aspectos que acabo de mencionar.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo, en nombre del Grupo GUE/NGL.(PT) Este debate es de vital importancia, pero lo será aún más si de él salen medidas encaminadas a garantizar que no siempre sean los trabajadores lo más afectados por la reestructuración y el traslado de empresas y grandes grupos económicos con beneficios millonarios, tal y como ha ocurrido en Portugal.

Esta vez, los trabajadores de Opel Portugal, parte del grupo General Motors –a quienes saludamos a través de su delegación presente en esta Cámara– están sufriendo una terrible angustia, a medida que siguen este debate con gran interés y con la esperanza de recibir del Parlamento y la Comisión el tipo de solidaridad que han obtenido de trabajadores de General Motors de países de la Unión Europea, como Suecia, Alemania y España, cuyo futuro también está amenazado.

Mientras aparecen noticias en los medios de comunicación sobre conversaciones entre empresas de la industria del automóvil relacionadas con General Motors y otros, los trabajadores de Opel Portugal, sus familias y los ciudadanos y las autoridades locales y regionales de Azambuja y las zonas circundantes viven con la amenaza del desempleo y las dificultades del desarrollo que pueden conducir al cierre. Esta situación es aún más dramática porque estamos hablando de un país donde el desempleo y la pobreza van en aumento. Por tanto, las observaciones del señor Silva Peneda son terriblemente insensibles.

Hay que prestar mucha más atención a las fusiones y reestructuraciones industriales. La ayuda comunitaria debe estar supeditada a acuerdos a largo plazo en materia de empleo y desarrollo local. Es preciso dar prioridad a la protección de los trabajadores cuando se reestructuren las empresas del sector de fabricación, incluida la garantía absoluta de que se informará completamente a los trabajadores, de que participarán plenamente y de que ejercerán una influencia decisiva en todo el proceso.

Sabemos que existen alternativas al cierre de Opel Portugal. Sabemos que con voluntad política la empresa puede seguir funcionando con normalidad. Se trata de una empresa que reúne las condiciones para garantizar la productividad y donde se han emprendido iniciativas supervisadas por los trabajadores. General Motors ha de mantener su parte del trato y la Comisión ha de adoptar las medidas necesarias para garantizar que Opel Portugal funcione con normalidad y se asegure el empleo con derechos.

 
  
MPphoto
 
 

  Zdzisław Zbigniew Podkański, en nombre del Grupo UEN . – (PL) Señor Presidente, la reestructuración de empresas en Europa se debe a un aumento de la capacidad de producción, la aplicación de nuevas tecnologías y a la globalización de toda la economía. Este proceso acarrea graves consecuencias sociales y económicas. La producción se concentra en regiones más fuertes desde el punto de vista económico y tecnológico, a costa de las regiones menos desarrolladas. Esto es especialmente visible en los nuevos Estados miembros, donde han desaparecido sectores industriales enteros. En Polonia, por ejemplo, la industria ligera y, en gran medida, los sectores de fabricación de coches, la electrónica y la minería han desaparecido, llevándose con ellos puestos de trabajo.

La globalización progresiva de la producción y la liberalización de mercados han comportado un aumento de la separación entre la vertiente económica y la social. Las regiones con elevados niveles de producción agrícola y una red desarrollada de industrias agrícolas y alimentarias, como el azúcar, la fruta y las verduras y la refrigeración, en particular, son las que más pierden. Polonia es de nuevo uno de los países que más han sufrido y está situada en una de las regiones más afectadas. Por tanto, ¿quién se beneficia? Se benefician y seguirán beneficiándose los «antiguos» Estados miembros y las regiones industriales económicamente potentes, especialmente porque la Unión Europea dirige la mayor parte de sus esfuerzos a obtener beneficios del comercio con terceros países de artículos manufacturados, que constituyen el 85 % del volumen de ventas de productos. Los productos agrícolas solo constituyen el 15 % del volumen de ventas. Lo que nos lleva a la pregunta fundamental: ¿qué relación guarda la política de las autoridades de la Unión Europea en el ámbito empresarial con los principios básicos de la Unión Europea, como la solidaridad europea, la igualdad de oportunidades, el desarrollo sostenible o los derechos humanos?

 
  
MPphoto
 
 

  Philip Bushill-Matthews (PPE-DE ). – (EN) Señor Presidente, voy a empezar dando las gracias al señor Comisario por sus sensatos y prudentes comentarios al presentar este debate y, en particular, por hacer especial hincapié en los ciudadanos, porque ocupan un lugar central en el tema que estamos debatiendo.

Solo quiero insistir en dos observaciones importantes que él ha hecho. Una es sobre el cambio estructural. Estoy totalmente de acuerdo en que el cambio estructural ha venido para quedarse y que, de hecho, se acelerará. Así que la cuestión no es cómo detenerlo, sino cómo aprovecharlo y gestionarlo.

La segunda observación importante que quiero destacar es que la respuesta no es el proteccionismo ni de los países que tratan de poner barreras, ni de las empresas que tratan de proteger los viejos puestos de trabajo cuando el mercado avanza.

Estoy de acuerdo con la señora Ek en que hoy en día es posible que las personas no tengan asegurado un puesto de trabajo de por vida, pero creo que siguen teniendo derecho a esperar la posibilidad de vivir con un trabajo. La pregunta, por tanto, es qué puede hacerse para ayudar y qué no debe hacerse.

Creo que, como diputados al Parlamento Europeo, no debemos tener este tipo de debate cada vez que una gran empresa cierra o reduce su plantilla, para que nosotros los políticos podamos demostrar que nos preocupamos –aunque, por supuesto, nos preocupemos– y «demos la impresión de hacer algo» en todos los casos, señalando con el dedo a empresas concretas. No creo que este tipo de debates periódicos sirvan de ayuda. No deben utilizarse para tratar de ganar titulares en nuestros países.

Lo que creo que podemos y debemos hacer es asegurarnos de ayudar a crear un clima regulador en el que pueda florecer el espíritu emprendedor, para que puedan crearse espontáneamente más puestos de trabajo nuevos; cuando una puerta tiene que cerrarse, se puede alentar que otras se abran.

Creo también que la mejor forma de seguridad en el empleo que puede tener una persona está en el conjunto de capacidades que adquiere, y ahí es donde deben estar nuestras prioridades. Tenemos que asegurarnos de que, cuando se hable de inversión, las empresas reconozcan que la inversión en recursos humanos es la más importante que se puede hacer. La inversión de los países en recursos humanos es también la más importante que pueden hacer. Si hacemos esto bien, habremos recorrido un largo camino para hacer frente al reto del cambio.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Andersson (PSE ).(SV) Señor Presidente, voy a centrarme en mi intervención en los aspectos principales de la reestructuración. Sin embargo, quiero decir que apoyo a los trabajadores portugueses en sus esfuerzos por conservar y desarrollar su empleo. Por mi experiencia pasada también sé, tal y como ha apuntado el señor Schulz, que GM no siempre ha actuado bien con respecto al diálogo social, por ejemplo, en las relaciones con sus fábricas de Alemania y Suecia, cuando enfrentó entre sí a los trabajadores de ambos países. No es un tipo de conducta que me agrade.

Comparto la opinión de que la reestructuración no es algo nuevo. Más bien, es algo con lo que siempre hemos vivido. En mi ciudad natal había una vez una fábrica de caucho, pero ya no está allí. En aquella época casi todos los habitantes de la ciudad trabajaban en esta fábrica. También en el futuro seguirá habiendo reestructuración. En algunos casos la reestructuración se lleva a cabo muy mal. Lo que acarrea pérdidas de trabajo y la región en cuestión recibe un duro golpe. Sin embargo, también existen ejemplos positivos de reestructuración, en los que se han creado nuevos puestos de trabajo y las regiones han podido sobrevivir e incluso avanzar, con empleos a plazo más largo. Entonces, ¿cuál es el secreto? Bueno, hay unos cuantos factores clave. Son la responsabilidad social, la participación y el enfoque a largo plazo.

En primer lugar, el enfoque a largo plazo. No tengo en gran consideración las empresas que no tienen algún tipo de plan a largo plazo de cómo van a abordar con éxito la competencia mundial y que solo aceptan subvenciones a corto plazo antes de abandonar la región en la que se encuentran. Además, la participación es necesaria, y me refiero a la participación del activo más importante que tienen las empresas, a saber, sus empleados. Los empleados son el recurso más importante de las empresas y no basta con darles información y consultarles cuando se van a efectuar cambios. Los empleados tendrían que formar parte del proceso de reestructuración. Deberían poder participar en él e influir en él. De este modo no habría necesidad de salir a la calle a manifestarse. De este modo pueden crearse nuevos puestos de trabajo. Asimismo, existe una necesidad de demostrar responsabilidad social desde muy temprano y de formar al personal para que pueda afrontar los desafíos a largo plazo del futuro y de las regiones, ya que a menudo son las empresas quienes desempeñan un papel importante en las regiones donde se necesita demostrar responsabilidad social.

En cuanto a la industria automovilística, está cada vez más globalizada, lo que consiste en un número cada vez menor de empresas. La reestructuración será necesaria. En el ámbito europeo podemos hacer algunas cosas. Como ha señalado el señor Jonckheer, podemos fortalecer los comités de empresa y las directivas relativas a estos. Podemos trabajar en torno a la información y las consultas. Creo que en el ámbito europeo necesitamos acuerdos marco entre las industrias y los sindicatos a fin de poder gestionar los cambios que se producirán en el futuro. Esto será cada vez más importante. La reestructuración es algo con lo que tenemos que vivir, pero puede convertirse en algo positivo si se permite a los empleados participar activamente y si las empresas implicadas demuestran responsabilidad social.

(Aplausos en algunos escaños)

 
  
MPphoto
 
 

  Roberto Musacchio (GUE/NGL ). – (IT) Señor Presidente, Señorías, no está de más recordar que estamos hablando de personas reales, que también nos están escuchando y que, por lo tanto, necesitan respuestas prácticas.

Hace un año intervine en esta Cámara para hablar de la industria siderúrgica y sobre Terni, una ciudad italiana que veía amenazado su sustento por las operaciones de una multinacional. Las opiniones que expresó este Parlamento resultaron muy útiles. Hoy me veo obligado a retomar el mismo tema a propósito de otra planta, la fábrica Eaton en el Piamonte, cuyos trabajadores también corren peligro debido al comportamiento de una multinacional; también quisiera recordar el caso de Getronix, y otros se han referido a Opel, como acabamos de escuchar.

En todos esos casos, al igual que en el de Terni, podemos y debemos prestar ayuda. También debemos intervenir para impedir que todo esto vuelva a suceder, es decir, para evitar que las multinacionales –las cuales, dicho sea de paso, cosechan beneficios e incluso gozan de ayudas públicas, incluidas ayudas europeas– se aprovechen de Europa y enfrenten directamente a un país contra otro, a unos trabajadores contra otros.

Tenemos que decidir que es necesario combatir el dumping y los traslados de empresas mediante normas concretas, puesto que nada tienen que ver con la competencia y el mercado, sino que en realidad socavan la cohesión social y nos imponen unos costes insoportables a todos.

Para combatir estos fenómenos se requieren respuestas prácticas, una de las cuales es fortalecer de verdad a los comités de empresa europeos. Conceder más poderes a los trabajadores y sindicatos también nos ayudará a consolidar una concepción del tipo de desarrollo que necesita Europa.

Algunas personas confían en este mercado especulativo, convencidas de que incluso podría tener un resultado neto positivo desde el punto de vista del empleo, lo que en realidad no es cierto; creo que la política debe ocuparse de qué es necesario que se produzca en Europa y, por lo tanto, también debemos actuar en ese ámbito.

Considero que quienes luchan a favor de la integración europea deben reconocer que la unidad, y no la división, de los trabajadores europeos es un activo esencial para la construcción de esta Europa unida y, por consiguiente, esta Asamblea debe asumir un firme compromiso, no a favor del dumping, sino de una armonización creciente de la normativa y de los derechos.

 
  
MPphoto
 
 

  Malcolm Harbour (PPE-DE ). – (EN) Señor Presidente, no es coincidencia que mi colega, el señor Bushill-Matthews, y yo mismo hayamos pedido intervenir en este debate. Los dos procedemos de la región de West Midlands del Reino Unido, una región que históricamente ha dependido mucho de la industria automovilística, que ha pasado por muchos ciclos de cierre de plantas y reestructuraciones.

El otro día fui a hablar a una escuela en Coventry y les dije a los niños: «¿Sabéis dónde esta la tienda de vídeos Blockbuster y el supermercado? En los años ochenta, yo trabajaba allí en una fábrica de coches que empleaba a 20 000 personas.»

No hay nada nuevo en eso. Lo estamos planteando como si fuera algo nuevo. La inversión creará puestos de trabajo y dará solución a los problemas de los que han hablado muchos colegas de este lado de la Cámara: inversión en coches nuevos, inversión en fábricas nuevas, inversión en robots que abaratarán el coste de producción, e inversión en calidad. Le pregunto al señor Schulz de dónde va a salir tanta inversión. Va a salir de los beneficios. A la industria automovilística no le faltan defensores de causas perdidas; lo que le faltan son más beneficios para invertir en esos nuevos productos. Eso está sucediendo en las empresas prósperas.

Otra fábrica en la que yo trabajé durante mis 30 años en el sector –la planta de Oxford de lo que fue la British Motor Corporation– es ahora una de las fábricas de coches con más éxito en Inglaterra, la que produce el Mini. Se ven Minis por todas partes, se ven Minis en Estados Unidos. BMW –los propietarios de esa fábrica, una empresa alemana– está invirtiendo 250 millones de libras esterlinas en fabricar un coche nuevo allí y le damos las gracias a BMW por eso. Va a crear otros mil puestos de trabajo. Un motor que antes se fabricaba en Brasil, se va a fabricar ahora en Birmingham, en mi circunscripción.

Quiero decirle a mis amigos en Portugal, y muchos de ellos hablarán dentro de poco sobre estas cuestiones: vengan y hablen con los que hemos vivido ese problema antes. Uno de los días más tristes de mi vida fue cuando tuve que ir a la fábrica de coches de Longbridge para reunirme con el administrador judicial de esa fábrica, que había quebrado. Yo empecé a trabajar allí en 1967, cuando empleaba a 25 000 personas, y ese día entré en una fábrica desierta.

Esa es la realidad de la vida industrial. Así ha sido desde hace mucho tiempo. La cuestión es cómo hacer frente a eso. Necesitamos mejor empleo, necesitamos pleno empleo, necesitamos reconversión profesional y necesitamos ayudar a las personas despedidas a encontrar un nuevo empleo. Si algo no puede salvarse, tendremos las respuestas a ello. Nos hemos implicado en Longbridge, dónde 5000 trabajadores han sido despedidos. Estamos trabajando en Peugeot actualmente y en otras zonas. Vengan y hablen con nosotros sobre las medidas prácticas que estamos adoptando y dejen de quejarse en esta Cámara de los problemas. Todos hemos pasado por ellos cada día. No tengamos más debates como este. Pensemos en seguir un camino positivo.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Louis Cottigny (PSE ).(FR) Señor Presidente, Señorías, estoy tentado de retomar las palabras del señor Harbour. Si él ha vivido despidos y reestructuraciones, yo mismo he sido despedido tres veces por motivos económicos y reestructuraciones en la región francesa de Nord Pas-de-Calais. El Grupo Socialista en el Parlamento Europeo está a favor a una política que permita a las empresas crear empleo, modernizarse y favorecer el desarrollo económico. Pero al hablar de desarrollo económico, el Grupo del PSE habla también de apoyo social, para crear riqueza, pero también para redistribuirla. Europa debe mostrar su modelo social europeo.

Para ello hemos trabajado colectivamente y más de un 80 % de nosotros hemos votado a favor de un informe sobre las reestructuraciones y el empleo en el que decimos que sin duda hay que prever alguna forma de apoyo, pero que también necesitamos ilustrar a Europa sobre lo que somos y lo que hacemos. Hemos votado, por una muy amplia mayoría, a favor de decir que si Europa aporta una ayuda económica y dinero público y, en un momento dado, nos damos cuenta de que existe un «turismo de subvención», ese dinero debe reembolsarse. General Motors, donde el año pasado fueron más de 500 000 los trabajadores afectados por reestructuraciones, es hoy un ejemplo que nos preocupa. No nos quejamos, pero pensamos que hay que respetar a todo el mundo, y en particular a los trabajadores.

Las reestructuraciones son necesarias para el mantenimiento de la competitividad económica de nuestras empresas, pero no por ello están menos cargadas de consecuencias. En el caso de General Motors hoy, como en muchos casos de reestructuración, los ciudadanos europeos esperan una respuesta firme de la Unión. El señor Barroso nos ha dado esa respuesta al pedir a la nueva Presidencia finlandesa que encarne la Europa de los resultados. Pues bien, la Europa de los resultados empieza aquí, en esta Cámara, con un mensaje firme dirigido a los trabajadores que están hoy en apuros. Por supuesto, hay que tomar medidas de apoyo en relación con la formación y la ayuda, pero desde hoy debemos preguntarnos cómo se reembolsará el dinero público que se ha repartido.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Helmuth Markov (GUE/NGL ). – (DE) Señor Presidente, señor Comisario, los cierres de fábricas, como ahora en Portugal, no son casos aislados. En 2005 se perdieron más de medio millón de empleos en la Unión Europea debido a medidas de reestructuración.

Las empresas que cotizan en bolsa, dondequiera que tengan su sede, están registrando beneficios sin precedentes. Las ventas están aumentando de manera vertiginosa mientras se reducen drásticamente las plantillas. En los últimos tres años, la productividad de las empresas incluidas en el índice bursátil alemán DAX aumentó una media del 6,5%. Sin duda, esto significa que son competitivas. En el marco del debate sobre qué podemos hacer, tenemos que preguntarnos si los fundamentos para la concesión de las ayudas son los adecuados.

Quisiera hacer algunas propuestas, muchas de las cuales todavía no se han contemplado en absoluto. ¿No es cierto que las ayudas se conceden en primer lugar a los productos y procesos innovadores, a la investigación y al desarrollo tecnológico, y no para las plantas y equipos? Creo que esta clasificación se podría utilizar para limitar la concesión de ayudas.

Mi segunda pregunta es la siguiente: ¿es prudente limitar la recuperación a cinco años? El período de amortización de los equipos suele ser de 10 a 15 años. Lógicamente, las empresas deberían rembolsar los fondos durante el período necesario para amortizar los gastos en bienes de capital.

En tercer lugar, ¿no creen que en el momento de valorar si se debe conceder o no una ayuda habría que verificar e insistir en que las empresas que operan a escala mundial cumplan las directrices de la Organización Mundial de la Salud y de la Organización Internacional del Trabajo y las normas aplicables en materia de emisiones en todos los lugares donde operen? Cualquier empresa que no lo haga sencillamente no debe ser elegible para la obtención de ayudas.

En cuarto lugar, ¿es prudente apoyar a empresas que no están vinculadas por un convenio colectivo y donde los sindicatos no pueden ejercer influencia alguna? En esos casos, los contribuyentes europeos pagan por partida doble. Financiamos la investigación y desarrollo de las empresas y su gasto en equipos, y después estas despiden a su personal y se espera que los contribuyentes sufraguen también el coste de los subsidios de desempleo. Desde luego, se trata de un mal planteamiento económico.

Una última observación: si deseamos impulsar una auténtica política estructural y regional, es necesario establecer una vinculación mucho más estrecha entre las necesidades de apoyo de las empresas y los beneficios regionales que reporte dicho apoyo.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (PSE ) . (PT) General Motors está despidiendo a millares de trabajadores europeos. El año pasado se perdieron 9 000 puestos de trabajo en Alemania. Este año se han anunciado 900 despidos en el Reino Unido y, hace poco, el cierre de la planta de Azambuja en Portugal, que ha funcionado durante décadas y en la que trabajan 1 200 personas.

Quisiera aprovechar esta oportunidad para saludar a los representantes de la planta de Azambuja que hoy se encuentran presentes en el hemiciclo y expresarles nuestra solidaridad. Cuando hablamos de millares de despidos, no se trata solo de grandes cifras, de estadísticas y porcentajes, sino también de tragedias humanas y familiares, y estoy consternada por el desconocimiento de esta situación que han manifestado algunos diputados.

El cierre de la planta de Azambuja nos afecta a todos, pues puede suponer un paso más hacia el desmantelamiento progresivo de otras plantas de General Motors en la Unión Europea y su posterior traslado al Este: a Rusia o Asia. Por esto merece la pena que celebremos este debate. Es de agradecer que el señor Schulz tomara la iniciativa de programar el debate y brindarnos la oportunidad de obtener algunas respuestas.

En primer lugar, ¿qué se puede hacer para evitar el cierre de la planta de Azambuja? Este debate también debería contribuir a hacer comprender a las multinacionales que no pueden limitarse a «usar y tirar»; no pueden recibir incentivos, en forma de fondos comunitarios o de exenciones fiscales en algún Estado miembro, y luego trasladarse a otro para obtener nuevas ayudas y más ventajas. El cierre de fábricas no se puede considerar normal. Se tiene que poder evitar y debemos hacer todo lo posible, al igual que la Comisión, para asegurarnos de que esto no vuelva a repetirse y de que el Fondo de Adaptación a la Globalización se aplique cuando las cosas vayan mal.

 
  
MPphoto
 
 

  Pier Antonio Panzeri (PSE ).(IT) Señor Presidente, Señorías, las preguntas que se plantean en la comunicación de la Comisión son muy importantes. Ante los cambios que han tenido lugar y que siguen ocurriendo en las industrias nacionales y a escala europea, Europa se enfrenta con el problema de la gestión de los procesos de reestructuración industrial, que tienen repercusiones sumamente graves para los trabajadores y para las diferentes regiones.

El señor Harbour se preguntaba hace unos momentos cuál sería el tema del futuro. Mi respuesta es la siguiente: «El tema del futuro es cómo gestionar estos procesos». Existen muchos casos que plantean problemas y estos se llaman traslado de empresas, incumplimiento de los acuerdos sindicales y pérdida de puestos de trabajo.

Abarcan desde el caso de General Motors hasta el de muchas pequeñas y medianas empresas, pasando por lo que está sucediendo en la planta Eaton del Piamonte, por ejemplo, una empresa donde el proceso de reestructuración y el incumplimiento de los acuerdos alcanzados con los sindicatos están poniendo seriamente en peligro los puestos de trabajo. Para hacer frente a esta situación, tenemos que adoptar una posición firme a escala europea que incluya una gestión eficaz de dichos procesos, lo cual mejorará también la coherencia de los propios objetivos de Lisboa y del propio diálogo social, que se considera uno de los pilares de la citada estrategia.

Por ello pido que se adopte una posición común que fortalezca y llene de contenido la actuación de las instituciones europeas en ese ámbito, comenzando por el Parlamento.

Quisiera destacar un último aspecto: al parecer ha quedado perfectamente claro que la reestructuración exige una revisión de los instrumentos comunitarios disponibles. Se trata solo de un ejemplo y me gustaría conocer la opinión del Comisario al respecto: si en verdad queremos gestionar esos procesos, es imprescindible fortalecer y reformar los comités de empresa europeos. Es necesario actualizar la Directiva si queremos responder a las nuevas exigencias en ese contexto.

Espero que el Parlamento en su conjunto y la Comisión puedan adoptar una posición común al respecto.

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. ONESTA
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 
 

  Joel Hasse Ferreira (PSE ).(PT) Señor Presidente, Señorías, la situación de Azambuja es alarmante. Millares de trabajadores, algunos de los cuales se encuentran presentes hoy en el hemiciclo, están amenazados de despido. Esta amenaza pesa sobre miles de empresas proveedoras y familias trabajadoras de Azambuja y las zonas vecinas, además de afectar a los trabajadores de General Motors.

Hace poco me reuní con la Comisión de los Trabajadores Portugueses, el alcalde y mi colega diputada al Parlamento europeo, señora Madeira, pero ahora quisiera decirles que el problema tiene una dimensión más amplia, de ámbito europeo. Sabemos que General Motors ha tenido problemas estratégicos y que ha pedido a Renault Nissan que intervenga y colabore en la gestión. Sin embargo, esto no exime a la empresa de sus responsabilidades.

La resolución que hemos presentado encara a General Motors con sus responsabilidades europeas y expone con toda claridad lo que está sucediendo en Azambuja. Señor Presidente, Señorías, los cambios estratégicos y la reestructuración de empresas tienen que tomar en consideración que los trabajadores son seres humanos y no solo factores de producción. La UE necesita contar con una estrategia clara, con un medio más adecuado para hacer frente a esos problemas, si desea que el modelo social europeo funcione como es debido. La resolución que hemos presentado constituye un paso en esa dirección.

 
  
MPphoto
 
 

  Jamila Madeira (PSE ).(PT) La situación a la que se han referido los oradores precedentes es muy real para los trabajadores de General Motors en Portugal. Lamentablemente también es una historia conocida en los últimos tiempos en la UE, como ya se ha dicho en esta Cámara.

Las empresas reciben ayudas comunitarias y nacionales, así como incentivos para establecerse en una región y un país determinados, y luego se trasladan, huyendo de las normas de conducta vigentes, sin reparo ni respeto alguno por los cientos o miles de trabajadores y a menudo familias enteras, a los que se despide en un santiamén. La búsqueda de una fácil maximización de los beneficios y el fenómeno de la globalización no pueden justificar la tragedia económica y social que sufren los eslabones más débiles de la cadena económica.

Señor Comisario, el Fondo de Adaptación a la Globalización, adoptado en el Consejo Europeo de diciembre, no tiene el cometido ni la capacidad de evitar todas las situaciones que se han dado en Europa. Se trata de un fondo internacional destinado a paliar un pequeño número de despidos por reajuste de plantillas en un número reducido de países como resultado de los cambios que se están registrando en el comercio a escala mundial. Es necesario hacer más. Para ello, la UE debe definir con claridad el plan de acción que deberían seguir las empresas manufactureras de Europa y las que deseen acceder con sus productos a este mercado de 455 millones de consumidores. Para estar en condiciones de dar ejemplo al mundo, tenemos que empezar por exigir que se respeten el modelo social europeo y los derechos humanos, y hacerlo de forma diferente.

 
  
MPphoto
 
 

  Günter Verheugen, Vicepresidente de la Comisión. – (DE) Señor Presidente, Señorías, permítanme hacer dos breves observaciones. En relación con el caso que ha ocupado un lugar tan destacado en las aportaciones al presente debate, concretamente el de Azambuja, la acusación de que la empresa obtiene enormes beneficios a expensas de sus trabajadores y de los contribuyentes europeos resulta bastante insostenible, ya que los tiempos en que General Motors registraba beneficios han quedado muy atrás, tanto en Europa como en otras partes del mundo. Si recuerdo bien, las últimas pérdidas anuales se elevaron a diez mil millones de dólares, que desde luego no son poca cosa. Por lo tanto, es necesario juzgar este caso de un modo bastante distinto a los que tenía en mente el señor Schulz, por ejemplo, cuando se ha referido a ciertas formas del capitalismo moderno que sin duda tienen efectos sociales negativos, que ninguna persona razonable puede negar.

En segundo lugar, en este Parlamento existe un claro acuerdo en el sentido de que el cambio estructural es inevitable y también de que no es preciso aceptarlo resignadamente, como el sol o la lluvia, sino que se puede hacer algo frente a los cambios estructurales y, de hecho, es preciso hacerlo, ya que de ello depende el bienestar de la población. La actuación crucial que puede emprender una política económica moderna es configurar el cambio estructural de manera que la población no se sienta abandonada y reducida a la condición de víctima. Y ese es precisamente el objetivo de nuestra política.

Aquí se han presentado varias propuestas muy interesantes. Quisiera centrar la atención al menos en una de ellas y hacer especial hincapié en que por mi parte también estoy firmemente convencido de que fortalecer los derechos de los trabajadores en Europa permitiría configurar los cambios estructurales de una manera más favorable.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – Al término del debate he recibido cinco propuestas de resolución(1) de conformidad con el apartado 2 del artículo 103 del Reglamento.

El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar el jueves a las 12.00 horas.

 
  

(1) Cf. Acta.


11. Más investigación e innovación – Invertir en el crecimiento y el empleo (debate)
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A6–0204/2006 ) de la señora Del Castillo Vera, en nombre de la Comisión de Industria, Investigación y Energía, sobre la aplicación del Programa comunitario sobre la estrategia de Lisboa: Más investigación e innovación – Invertir en el crecimiento y el empleo: Un enfoque común (2006/2005(INI) ).

 
  
MPphoto
 
 

  Pilar del Castillo Vera (PPE-DE ), ponente . (ES) Señor Presidente, Señorías, señor Comisario, el informe que se va a debatir a continuación tiene una relación muy estrecha con lo que se acaba de debatir.

Hasta este momento, se ha debatido sobre las consecuencias que la reestructuraciones, esencialmente en el ámbito industrial, tienen sobre las economías europeas y, fundamentalmente, sobre los trabajadores. Y el informe que vamos a debatir a continuación tiene que ver con aquellas medidas, vías o políticas que pueden tener una incidencia positiva a la hora de resolver las situaciones de desempleo en las que se quedan los trabajadores que pertenecen a industrias que cierran o se deslocalizan.

El informe que vamos a debatir ahora tiene que ver con el factor fundamental que incide en la posible resolución de estas situaciones y que afecta decisivamente al desarrollo de las economías europeas y, por tanto, a las posibilidades de progreso de las sociedades europeas: es simplemente el concepto de innovación.

La innovación es la palabra clave; la innovación es el concepto que nos puede ofrecer una posible solución de los problemas que se han tratado en el debate anterior y de otros o, por el contrario, que nos puede alejar definitivamente de esa solución.

En ese contexto y en la perspectiva más amplia de revitalización de la Agenda de Lisboa, la Comisión presentó un informe que trataba de integrar toda una serie de decisiones que se habían venido sucediendo desde el año 2000 hasta recientemente, que afectan a la innovación y que proponen una serie de medidas de mejora de la innovación en las economías europeas.

Querría referirme a tres aspectos esenciales que se tocan en el informe del que he sido ponente. En primer lugar, la educación y la formación, y yo diría y añadiría, la mentalidad —aquí hay un problema profundo de mentalidades a la hora de abordar la innovación—; en segundo lugar, la organización, para el mejor desarrollo de la innovación; y, en tercer lugar, la financiación.

Respecto a la educación y a la formación, creo que son —como han subrayado algunos de los colegas que han intervenido en el debate anterior— fundamentales. La formación permanente, la formación flexible, la formación que permita a las personas adaptarse a las nuevas necesidades del mercado son absolutamente esenciales si queremos tener una sociedad en la que haya realmente oportunidades efectivas para todos, en todos los momentos de cambio.

Asimismo, creo que hay un problema fundamental de mentalidades. Una sociedad que ha relegado los valores de la capacidad de emprender, del esfuerzo, de la autoexigencia y, en último término, de la innovación, que está ligada a todos los anteriores, es incapaz de sobrevivir.

Creo que en este sentido, Señorías, tenemos que ser muy conscientes de qué es lo que estamos afrontando. Otros vienen detrás, otros están ahí desde hace mucho tiempo, pero la sociedad europea, o buena parte de la sociedad europea, se lame las heridas constantemente, se lamenta constantemente, con la paradoja y con el resultado de que son aquellos que más heridas tienen los que al final se quedan en peor situación.

Para ello, es imprescindible promover un cambio de mentalidades, que vuelva a poner en su sitio aquellos valores que hicieron de las sociedades europeas sociedades grandes, que tiraron para adelante y que estuvieron a la vanguardia de todo lo que iba ocurriendo en la humanidad.

Creo, francamente, que esto es fundamental y, de todos los aspectos que podríamos discutir y que están en este y otros informes, hoy querría quedarme con esta dimensión esencial: tenemos que llegar a un gran acuerdo, a un gran pacto, desde el Parlamento Europeo, desde la Comisión, desde el Consejo, para que los valores del esfuerzo, de la autoexigencia, de hacer, de emprender, se inculquen a los europeos desde su nacimiento y en su formación. Si no, nos quedaremos atrás. El tiempo corre también aquí. Si no vamos delante, las sociedades europeas se quedarán detrás, y nosotros tendremos buena parte de esa responsabilidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Günter Verheugen, Vicepresidente de la Comisión. (DE) Señor Presidente, Señorías, el presente debate enlaza directamente con el que acabamos de celebrar sobre el ejemplo de reestructuración de la industria automovilística.

Todos hemos estado de acuerdo en que vienen registrándose cambios estructurales desde hace mucho tiempo y estos nos continuarán acompañando durante mucho tiempo más. También he tenido la impresión de que la mayoría de la Asamblea opinaba que la respuesta adecuada frente a los cambios estructurales es la innovación. Cuando un producto o un proceso pierden modernidad se produce un cambio estructural. La respuesta no puede consistir en agachar la cabeza y ceder la iniciativa a otros, sino que debemos hacer frente a esta competencia mediante la innovación.

La Comisión desearía conseguir que llegue un momento en que la capacidad y la voluntad de innovar se conciban como un importante principio político, social y económico de la Unión Europea. No se trata de un mero ejercicio técnico, pues en realidad la innovación empieza por la comprensión intelectual, por un acto de voluntad. Esto también requiere la voluntad de aceptar los cambios. Hemos situado la innovación en el centro de nuestra estrategia de crecimiento y de empleo por buenos motivos, pues un ordenamiento económico no proteccionista, basado en la libertad, solo puede tener éxito mediante la innovación.

Necesita que la sociedad apoye y promueva la innovación, así como un marco político que la fomente. Eso es precisamente lo que estamos haciendo en dos planos. Lo hacemos a escala de los Estados miembros y, en este plano, es muy importante que en los programas nacionales de reforma destinados a aplicar la Estrategia de Lisboa se preste una amplia atención a las políticas e iniciativas de innovación y que la Comisión otorgue la máxima prioridad a la innovación en la nueva evaluación de la Estrategia de Lisboa que hará este año.

Hemos puesto en marcha un gran número de iniciativas a escala de la Unión Europea, todas ellas destinadas a fomentar la innovación: desde normas en materia de subvenciones que –como se ha solicitado específicamente durante el debate– estén orientadas directamente a la innovación, pasando por los instrumentos financieros generales para la creación de nuevas empresas innovadoras, hasta medios que permitan mejorar el uso de la propiedad intelectual y desarrollar capacidades de investigación y desarrollo tecnológico.

Estamos procurando desarrollar una política de innovación que constituya un conjunto integrado. Me alegra poder comunicarles que la innovación ocupó un lugar destacado en el orden del día de la reunión que la Comisión mantuvo ayer con la Presidencia finlandesa para preparar su programa para el segundo semestre de 2006 y se trató como el tema más importante. Estoy firmemente convencido de que la actual Presidencia finlandesa cuenta con grandes ventajas para impulsar el tema de la innovación, dado que Finlandia constituye un magnífico ejemplo de que una política de innovación deliberada, focalizada y desarrollada de manera inteligente puede lograr una amplia modernización de un país, capaz de hacerlo competitivo a escala internacional.

Siempre he pensado que debemos aprender de los buenos ejemplos de los demás y eso es precisamente lo que deberíamos hacer en este caso.

 
  
MPphoto
 
 

   Maria Matsouka (PSE ), ponente de opinión de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales . – (EL) Señor Presidente, en nombre de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales quisiera comenzar por felicitar a la ponente y agradecerle que haya incluido casi sin modificaciones la posición de nuestra comisión en su informe.

La promoción de la investigación tecnológica y la adquisición de conocimientos científicos constituyen un importante desafío para la Europa del siglo XXI. Sin embargo, la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación son, por definición, complejos y requieren procedimientos costosos que exigen una gestión política, económica y social particular. Así pues, para alcanzar este objetivo concreto se requiere, entre otras cosas, adoptar decisiones sin precedentes y diseñar programas de inversión de alto riesgo.

No obstante, lo más necesario es movilizar la creatividad de las comunidades y la participación dinámica de los trabajadores, tanto en la producción como en la reproducción de conocimientos científicos y en las nuevas posibilidades que esto ofrece.

Esta conclusión se podría demostrar muy pronto en las siguientes cuatro líneas de acción:

- mediante la constante modernización de la infraestructura y la actuación de los establecimientos de enseñanza y centros de investigación, dado que la fuerza motriz del desarrollo es la adquisición de conocimientos por parte de los humanos;

- mediante la difusión de los conocimientos científicos en el ámbito de la producción, con una redefinición tanto de la infraestructura como de las habilidades y cualificaciones de los trabajadores;

- mediante la aplicación de una política encaminada a crear empleo y redistribuir la renta de forma equitativa, ya que la alta de productividad unida a la pobreza se traduce en recesiones y desempleo;

- mediante una importante reducción de la jornada laboral, de modo que los trabajadores puedan recuperar su espíritu creativo y restablecer el equilibrio entre su vida laboral y su vida familiar.

La revolución tecnológica abre dos perspectivas económicas y sociales diametralmente opuestas: por un lado, el desafío creativo y, por el otro, el riesgo de que aumenten las desigualdades. De nuestras decisiones políticas dependerá que produzcamos y utilicemos los conocimientos científicos de un modo que sitúe una vez más en primer plano la Europa del desarrollo, del conocimiento, de la solidaridad y de la igualdad.

 
  
MPphoto
 
 

  Guy Bono (PSE ), ponente de opinión de la Comisión de Cultura y Educación . – (FR) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, permítanme que felicite yo también a la ponente, la señora Del Castillo Vera, por el trabajo que acaba de realizar sobre este tema tan importante para el futuro de la Unión. En nombre de la Comisión de Cultura quisiera llamar su atención sobre tres puntos.

El primero se refiere a la investigación. Una vez más, quiero recordar los retrasos acumulados por la Unión en la aplicación de la Estrategia de Lisboa en el ámbito de la educación y la formación, como ya resalté ampliamente en mi informe titulado «La educación, piedra angular del proceso de Lisboa», aprobado el pasado mes de octubre. Por fuerza hemos de constatar que las cosas van demasiado lentas en este ámbito, que sin embargo debería constituir, como ha subrayado el Comisario, una prioridad para el futuro de la Unión Europea.

El segundo punto se refiere al papel de las universidades en la investigación y la fuga de cerebros. Considero más necesario que nunca destacar el papel fundamental que deben desempeñar las universidades en la creación y la difusión del conocimiento. A este respecto, recomendamos encarecidamente darles más importancia desarrollando sinergias entre la enseñanza superior, la investigación, el aprendizaje a lo largo de toda la vida y el sector de producción. Es urgente que la Unión Europea luche efectivamente contra la fuga de cerebros y que adopte todas las medidas adecuadas para atraer la excelencia a su territorio.

El último punto que quiero destacar se refiere a la creación de empleo. Es igualmente urgente que los Estados miembros utilicen mejor los fondos europeos que se les conceden. Quisiera llamar la atención sobre los Estados miembros que han hecho con razón de la creación de empleo un elemento clave de su proyecto, invirtiendo más del 35 % de los fondos del FSE en la modernización de su sistema de educación y formación.

 
  
MPphoto
 
 

  Jerzy Buzek, en nombre del Grupo del PPE-DE. (PL) Señor Presidente, estamos hablando de crecimiento y de empleo, es decir, de la Estrategia de Lisboa. La investigación y la innovación forman parte integrante del éxito de la Estrategia de Lisboa, igual que la colaboración entre la ciencia y la industria, en otras palabras, una economía basada en el conocimiento. El informe de la señora del Castillo Vera, por el cual la felicito, y las propuestas de la Comisión Europea destacan con precisión lo que nos falta en Europa.

En primer lugar, carecemos de recursos financieros. El apartado 1, letra a, de las perspectivas financieras 2007-2013, dedicado a la competitividad, fue el que sufrió más recortes. Se redujo casi a la mitad. Tenemos que repetir que Europa no puede tener éxito sin inversión en investigación e innovación. Necesitamos aumentar los fondos destinados a la ciencia y a las nuevas tecnologías en todos los países. Esta tarea constituye el principal objetivo de todo el Consejo Europeo y de las presidencias futuras. Los presupuestos nacionales son tan importantes como los presupuestos europeos. En segundo lugar, carecemos de los medios para ampliar y compartir los conocimientos. Es de suma importancia establecer una auténtica cooperación dentro de los Estados miembros y entre estos, y aprovechar el potencial de toda la Unión en el marco de grandes consorcios. Es crucial crear un espacio europeo de la investigación y la innovación –puesto que la innovación es un elemento importante en este contexto– y hacer un uso óptimo de los recursos. Únicamente la transparencia y el intercambio de información pueden garantizar la generación de sinergias entre los distintos programas a escala comunitaria, nacional y regional. Para lograrlo es necesario crear un programa de información tecnológica unificado para toda la Unión.

Sin embargo, el éxito de la Estrategia de Lisboa también depende de otro factor clave, a saber, un auténtico mercado único de mercancías, trabajo, servicios y capital. Sin un mercado único nos será muy difícil tener éxito en la investigación y la innovación, en las ciencias y las nuevas tecnologías. Solo un mercado único nos abrirá mejores oportunidades de crecimiento y de empleo.

 
  
MPphoto
 
 

  Britta Thomsen, en nombre del Grupo del PSE . (DA) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, la investigación y el desarrollo tecnológico son de fundamental importancia para incrementar el potencial de crecimiento de Europa y crear nuevos puestos de trabajo. La UE no puede mejorar su competitividad mediante la reducción de salarios, sino que debe basar sus esperanzas en el desarrollo de nuevas tecnologías y del capital humano. A pesar del objetivo de la Estrategia de Lisboa de convertir a Europa en la región basada en el conocimiento más dinámica del mundo, esta permanece continuamente a la zaga de los Estados Unidos y Japón en lo referente a investigación e innovación. Creo que este informe señala con gran precisión los ámbitos en los que Europa no ha conseguido estar a la altura de sus propios objetivos. Europa no genera suficiente conocimiento ni lo difunde de forma eficaz, ni tampoco lo financia suficientemente.

La investigación es importante, pero también debemos tener en cuenta que la mayoría de las empresas europeas no son empresas dinámicas de alta tecnología, sino pequeñas empresas tradicionales. También estas empresas deben ser innovadoras y tienen que aprender a aprovechar mejor las nuevas oportunidades que ofrece el mercado a los nuevos productos y a diseñar nuevos procesos operativos que les permitan utilizar mejor el potencial de su personal. El informe logra ofrecer una amplia perspectiva sobre el desarrollo del conocimiento. Me satisface en particular que integre la política de acceso al mercado con la política educativa, pues solo la combinación de unas condiciones empresariales favorables a la innovación con una política social, de mercado laboral y educativa permitirá abrir un espacio para el desarrollo del potencial creativo de los trabajadores. Una fuerza de trabajo altamente cualificada se adapta mejor a las necesidades rápidamente cambiantes de las empresas y la educación también contribuye a la difusión del conocimiento. Europa necesita invertir más y mejor en educación.

También quisiera destacar que la igualdad es, a mi parecer, una dimensión crítica de la Estrategia de Lisboa de la Unión. No podemos permitirnos ignorar la perspectiva de la igualdad si queremos lograr nuestros objetivos de competitividad para la UE. Se calcula que la UE debe atraer y formar entre 600 000 y 700 000 nuevos investigadores para cubrir nuestras necesidades en ese ámbito y esta cifra no tiene en cuenta la retirada de numerosas personas mayores del mercado de trabajo. Simplemente no podemos ignorar el potencial de investigación que ofrece la mitad femenina de la población.

Finalmente, quisiera señalar que nuestra estrategia de innovación debería incorporar, en mi opinión, la sostenibilidad tanto en lo que respecta al medio ambiente como desde el punto de vista de la inclusión social. La sostenibilidad debería ser el principio fundamental que ha de permitirnos garantizar que la UE siga avanzando con un planteamiento a largo plazo y también a escala mundial. En ese ámbito, Europa cuenta con una clara ventaja, que puede contribuir por sí misma a garantizar la consecución de las metas que nos marcamos en la Estrategia de Lisboa.

 
  
MPphoto
 
 

  Jorgo Chatzimarkakis, en nombre del Grupo ALDE.(DE) Señor Presidente, señor Comisario Verheugen, se ha referido usted al tema de la innovación. En momentos como este, cuando se está celebrando la Copa Mundial de Fútbol, la imagen que viene a la mente en relación con este tema es la de los japoneses, que jugaron maravillosamente hasta llegar al área, pero luego no marcaron ningún gol. Luego tenemos el partido entre Brasil y Ghana, en el que los ghaneses ofrecieron seguramente el mejor espectáculo entre todos los equipos africanos, pero tampoco marcaron ningún gol. Algo muy similar nos ocurre a los europeos en el campo de la innovación: somos brillantes inventores y nos lucimos hasta llegar al área, pero no sabemos convertir nuestros inventos en goles.

Por eso quiero manifestarle mi agradecimiento, señor Comisario, y también a la ponente, por el presente informe y por sus declaraciones. También quisiera felicitar a la ponente, que tuvo que lidiar con cambios de mayorías en la comisión parlamentaria, a resultas de lo cual el informe contiene luces y sombras. Empezaré por los aspectos más sombríos.

Por ejemplo, el problema que plantea la normativa en materia de patentes. La legislación exige claramente que los Estados miembros pongan fin a sus diferendos en materia lingüística para que podamos contar con una patente europea. Esta formulación es demasiado vaga, pues el problema va mucho más allá de las lenguas. Es necesario encontrar una combinación hábil, interesante e inteligente entre el Acuerdo de Londres y el sistema de litigios en materia de patentes, en otras palabras, un sistema de litigios que sin duda deberá ir acompañado de la creación de un tribunal encargado de aplicar la legislación sobre patentes.

Otro aspecto importante son las responsabilidades en materia de información que pedimos que se impongan a las PYME. Pedimos a la Comisión que defina la responsabilidad de informar sobre cómo se mide el potencial de innovación. Sin embargo, estas responsabilidades sin duda imponen más exigencias burocráticas. Si pedimos a la Comisión que exija esos informes, estos se pedirán a las pequeñas y medianas empresas, con lo que se les impondrá una nueva carga administrativa. Este no es el enfoque adecuado.

El procedimiento correcto sería aprobar, en cambio, aquellos puntos que puedan contar con el apoyo de una amplia mayoría de esta Cámara; por ejemplo, si apoyásemos a las empresas comerciales en Europa de manera que su fracaso fuese una posibilidad real y fuésemos capaces de reconocerla y aceptarla, como podemos ver que sucede en los países anglosajones. Debemos introducir medidas destinadas a evitar que los mejores investigadores e innovadores abandonen Europa y tenemos que crear infraestructuras que permitan que los investigadores europeos vuelvan a sentirse bien acogidos en Europa, ya que en el mundo en realidad hay muchos que estarían dispuestos a regresar gustosamente a Europa. También se podrían prever subvenciones complementarias para las pequeñas y medianas empresas que se muestren especialmente creativas.

Esta Asamblea ha adoptado, junto con la Comisión, el Programa marco para la competitividad y la innovación (PCI) –y les agradezco a todos que fuera posible hacerlo en primera lectura–, mediante el cual facilitamos fondos para las fases iniciales de la creación de empresas, es decir, capital de riesgo para esas primeras etapas en particular.

Evidentemente, también tenemos que contemplar el tema de las normas. Me alegro de que hayamos abordado esta cuestión de las normas, pues mediante estas y con unos mecanismos de normalización más adecuados podríamos reproducir el caso exitoso del sistema global de comunicaciones móviles (GSM); el Comisario Bangemann puso en marcha esa iniciativa.

La Estrategia de Lisboa no está muerta, pero yo prefiero Liverpool, pues con el Proceso de Liverpool podríamos ir perdiendo 3 a 0 en la media parte en la Final de la Liga de Campeones y aún así acabar ganando. Y esa es precisamente nuestra situación actual.

 
  
MPphoto
 
 

  David Hammerstein Mintz, en nombre del Grupo Verts/ALE . (ES) Señor Presidente, siguiendo con el símil futbolístico, también hemos visto un equipo como el de Brasil, que ha jugado con grandes jugadores —enormes—, pero que no ha jugado como un equipo.

Aquí, en la política de innovación, tenemos que jugar los grandes y los pequeños juntos. El equipo es Europa y necesitamos conjuntar todos los esfuerzos para tener éxito.

Quisiera congratular a la señora del Castillo Vera por su excelente informe y agradecer su talante abierto e integrador al formular esta propuesta.

Quisiera también hacer hincapié en tres puntos. En primer lugar, en la innovación, lo pequeño es hermoso. Si queremos crear empleo estable, si queremos inculcar una nueva cultura a favor de la innovación, esta tiene que entrar en las miles y miles de PYME de toda Europa. Por ello, el informe recomienda que se preste particular atención a este punto, para asegurar la participación de estas pequeñas y medianas empresas y poder conseguir el cambio necesario en materia de innovación.

En segundo lugar, quisiera mencionar que innovar significa también abrirse. Significa fomentar el flujo de información, significa que nos hace falta una estrategia innovadora, en la que haya un equilibrio entre la protección de la propiedad industrial y la difusión libre de los conocimientos técnicos y una competencia libre y sin trabas. Así podremos fomentar la solidaridad, el conocimiento y una mayor cohesión social.

Por último, quisiera decir que la innovación es verde. La innovación significa nuevos métodos para reforzar la eficiencia energética, las ecotecnologías, la producción limpia, para lograr así una economía más competitiva y que cree más bienestar ambiental y social.

 
  
MPphoto
 
 

  Eva-Britt Svensson, en nombre del Grupo GUE/NGL. (SV) Señor Presidente, señor Comisario, no voy a continuar con los símiles futbolísticos. Sin embargo, quiero manifestar que, en mi opinión, la Estrategia de Lisboa ha fracasado en lo que respecta al crecimiento y al empleo. Los políticos a menudo culpan a la globalización, como si se tratase de un fenómeno anónimo sobre el que no es posible influir. Y no es así. En el fondo, los efectos de la globalización dependen de las decisiones políticas. La investigación y el desarrollo tecnológico son una inversión en el futuro.

No obstante, el informe menciona un ámbito tras de otro en los que la UE ha fracasado hasta ahora en el campo de la investigación y el desarrollo tecnológico. El informe destaca algunos factores importantes para modificar esta situación. Quisiera señalar que la base para el éxito de la investigación y el desarrollo tecnológico es un amplio margen de libertad en el campo de la investigación, con la menor reglamentación y control posibles. Esto implica libertad para los investigadores concretos, pero también libertad en relación con las ayudas nacionales y regionales destinadas a investigación y desarrollo. Los conocimientos a menudo se encuentran allí. Por esto, la reglamentación exhaustiva que se propone suscita cierta inquietud. La investigación no necesita más reglamentos, sino más libertad y recursos.

Al igual que todas las políticas, la política de investigación y desarrollo tecnológico no es neutral en materia de género. Las investigadoras encuentran grandes dificultades, tanto en el ámbito de la contratación como en relación con el acceso a fondos para la investigación. Obviamente, esta distribución desigual tiene graves consecuencias para la investigación y el desarrollo tecnológico. Si deseamos que el programa de investigación y desarrollo de la Estrategia de Lisboa tenga éxito, tenemos que aprovechar las capacidades de las investigadoras. Apoyo la idea que avanza el informe en el sentido de que la investigación futura debe conceder prioridad al medio ambiente y al desarrollo sostenible. Esta prioridad, junto con el aprovechamiento de las capacidades de las investigadoras, podría marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI ).(DE) Señor Presidente, señor Comisario, en una época de innovación es necesario un desarrollo tecnológico y una investigación continuados, pues las tecnologías probadas quedan desfasadas con suma rapidez. No podemos quedarnos quietos, sino que es necesario avanzar continuamente. Es una verdad de Perogrullo, que todos conocemos bien.

Sabemos que durante muchos años nuestra labor en el ámbito de la investigación y el desarrollo ha ido muy a la zaga de la vanguardia, es decir, de los Estados Unidos y Japón. Y aunque entretanto esto ha empezado a cambiar poco a poco, aún queda mucho por hacer. Tenemos que crear mejores condiciones para la innovación. Para ello se requiere una nueva generación de investigadores que sean capaces de competir a escala internacional. El bajo porcentaje de graduados universitarios en disciplinas técnicas y científicas combinado con la fuga de cerebros hacia otros sistemas económicos competidores, que les tienta con la oferta de una investigación autónoma, debería ser motivo de preocupación, al igual que los problemas que sufren nuestras universidades para conservar un cuerpo docente cualificado.

Por último, también debemos apoyar a nuestras pequeñas y medianas empresas, en las que reside en última instancia el mayor potencial de innovación y de creación de empleo. Si no lo hacemos, estas reducirán sus actividades de investigación y desarrollo ante la imposibilidad de beneficiarse de los complejos programas de inversión de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Vakalis (PPE-DE ).(EL) Señor Presidente, me congratulo por el nuevo enfoque que ha adoptado la Comisión para examinar la investigación europea en relación con lo que está ocurriendo en el ámbito de la innovación. Permítanme que felicite a la señora del Castillo antes de pasar a comentar dos aspectos que, a mi parecer, podrían contribuir a dar mayor impulso a la innovación en Europa.

En primer lugar, es necesario establecer una red entre las pequeñas y medianas empresas y las grandes empresas y la industria. ¿Por qué? Porque las pequeñas empresas son especialmente innovadoras, a menudo más que las grandes. Sin embargo, suelen carecer de financiación estable y adecuada, mientras que las grandes empresas disponen del capital pero no siempre están dispuestas a invertir tiempo y recursos humanos en la experimentación. Por consiguiente, dichas empresas conjuntas podrían ofrecer enormes ventajas tanto para las pequeñas empresas como para las grandes.

En segundo lugar, es necesario prestar más atención a la contratación pública. ¿Por qué? Porque, a mi parecer, la contratación pública puede aumentar la demanda y paliar los vacíos y deficiencias del mercado. Entre otras cosas, porque considero necesario que examinemos seriamente la promoción de licitaciones públicas europeas conforme al modelo estadounidense correspondiente. Los Estados miembros y la Comisión deben examinar, por lo tanto, las oportunidades existentes.

Por último, señor Comisario, quisiera aprovechar la oportunidad que me brida este informe para preguntarle qué estructuras europeas apoyan actualmente la innovación en la Unión Europea. ¿Son necesarias o no nuevas iniciativas?

 
  
MPphoto
 
 

  Reino Paasilinna (PSE ). – (FI) Señor Presidente, señor Comisario, muchas gracias por su excelente informe. A pesar de todos los discursos grandilocuentes, seguimos sin invertir suficiente en la investigación y el desarrollo tecnológico europeos. Los datos más recientes ponen de manifiesto que seguimos yendo a la zaga tanto de los Estados Unidos como de Japón, y los nuevos competidores nos están dando alcance rápidamente, como se acaba de señalar.

La investigación del más alto nivel no se transformará en innovaciones y empleo únicamente con dinero, sino que es necesario crear un clima favorable a la innovación, como también ha recordado el señor Comisario. Esa será la característica principal de una sociedad industrial moderna. No la obtendremos pasándonos la pelota y lo importante no será quién corra más, sino quien piense más deprisa. Lo decisivo es nuestra actitud y voluntad de adoptar una estrategia coherente que permita obtener resultados. Cuando no existe un clima favorable a la innovación, ni dinero ni estrategia, el fracaso está asegurado. La administración pública, las universidades y las empresas deben unir sus fuerzas y especializarse. En realidad, el problema reside en que las diferencias entre los Estados miembros son enormes y la velocidad con que se avanza es muy variable.

La creación de un mercado único de investigadores sería una meta digna de apoyo. Los mejores investigadores deben estar donde puedan realizar la mejor labor de investigación e innovación. Varios programas comunitarios especializados, como Descartes o Aristóteles, han contribuido a aumentar la movilidad de los investigadores, pero persisten obstáculos que en la práctica les impulsan a marcharse al extranjero. La política europea de investigación debe contemplar inversiones en las condiciones de trabajo de los investigadores. Esto nos permitirá crear una competitividad basada en la innovación. Finlandia ha demostrado, con su ejemplo, que es posible construir una competitividad basada en la investigación y la innovación enraizadas en una sociedad del bienestar.

 
  
MPphoto
 
 

  Arūnas Degutis (ALDE ). – (LT) Quiero agradecer a la señora Pilar del Castillo Vera la iniciativa de que ha dado muestras al plantear cuestiones de tanta importancia para Europa.

Quiero subrayar que la información es un factor fundamental que Europa puede aprovechar para mejorar su ventaja competitiva a escala internacional. Facilitar recursos y garantizar un entorno competitivo es la vía más adecuada por la que la UE puede contribuir a mejorar el potencial de la investigación científica en Europa, ya que no solo es poco eficaz que los Estados miembros desarrollen dichos programas por su cuenta, sino que a menudo también resulta demasiado costoso.

La UE debe luchar con mayor eficacia contra la fuga de cerebros y ofrecer mejores condiciones para la investigación científica y mayor financiación a sus mejores científicos, que se están trasladando a los Estados Unidos.

Estoy de acuerdo en que las universidades desempeñan un papel crucial en la generación y difusión de la información y, por consiguiente, es necesario consolidar la cooperación entre la enseñanza superior, la investigación y el sector industrial.

Para aumentar la inversión en investigación científica, mejorar la competitividad europea y crear más puestos de trabajo, necesitamos contribuir más y mejor a la información y a la innovación. Aunque, en general, cada Estado miembro es responsable de aumentar y mejorar las inversiones, como parte de su labor a favor de la consolidación de un mercado común, la UE debe contribuir a esos esfuerzos con fondos de su propio presupuesto y estimular, así, un desarrollo más rápido de la investigación científica y las innovaciones

 
  
MPphoto
 
 

  Erna Hennicot-Schoepges (PPE-DE ).(FR) Señor Presidente, quisiera felicitar a nuestra ponente, que ha planteado los puntos esenciales y ha hablado, en su presentación, de una mejora del clima. Creo que el clima de creatividad va incluso más allá del clima de innovación.

El señor Verheugen ha apostado por la inventiva de la Presidencia finlandesa, y con razón: hay motivos para estudiar el sistema educativo finlandés y al hacerlo veríamos que ese país se ha atrevido a ir más allá de la «empleabilidad», ese término monstruoso que han acuñado burócratas europeos para promover el espíritu empresarial desde la edad más temprana posible.

Después, señor Comisario, pienso que la Estrategia de Lisboa es un buen ejemplo del modo de actuar del Consejo Europeo como hipnotizador. En el año 2000, el Consejo lanzó una idea prestigiosa y, cinco años más tarde, hay que decir que se ha convertido en papel mojado y que los presupuestos no han tenido en cuenta la voluntad de los Jefes de Estado o de Gobierno de incrementar los créditos para la investigación.

Por tanto, ante todo hagamos nuestro trabajo. Agradezco a la ponente que haya mencionado el informe anual del Consejo Europeo en que se reclama una supervisión de esos créditos que se nos prometen cada año y no llegan nunca: ya es hora de que los presupuestos nacionales se adapten para conseguir crear al fin sinergias en materia de investigación. Y a este respecto quiero lanzar un nuevo llamamiento. Me han dicho que el nuevo Consejo Europeo de Investigación creado por el Séptimo Programa Marco va a dar lugar a una burocracia monstruosa.

Señor Presidente, señor Comisario, si es así creo que sería ir más allá de lo que deseaban tanto el Consejo como el Parlamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Teresa Riera Madurell (PSE ). – (ES) Señor Presidente, ante todo quiero felicitar a la Comisión por la oportunidad de un documento que aporta acciones prácticas e importantes para conseguir una política científica y tecnológica eficaz de cara a alcanzar los objetivos de Lisboa. Y también felicito a la ponente por su informe, que es una radiografía muy realista de los obstáculos que la Unión Europea debe superar para que dichas acciones logren los resultados deseados.

Voy a referirme a tres cuestiones. En primer lugar, la necesidad de crear un mercado único atractivo para los investigadores. Es evidente que, para conseguir los objetivos que tiene marcados, la Unión Europea necesita más investigadores debidamente formados y saber utilizar sus recursos humanos fomentando la cooperación transnacional.

Para ello, hay que luchar eficazmente contra la fuga de cerebros, incentivar a los mejores investigadores extranjeros para que vengan a trabajar a Europa, fomentar la carrera científica entre la juventud, mejorar las condiciones laborales del personal investigador, eliminar las trabas a la movilidad y promover las condiciones necesarias para que las mujeres participen en el ámbito científico y tecnológico en igualdad de condiciones con los hombres. Aquí, Señorías, el símil futbolístico no nos sirve: para poder avanzar con inteligencia el equipo tiene que ser mixto.

En segundo lugar, quiero referirme a la necesidad de apoyar a las PYME en sus capacidades de investigación. En este sentido, quiero destacar la importancia de los instrumentos propuestos en el SIP y en el Séptimo Programa marco para mejorar el acceso de las PYME a la financiación, que es su principal obstáculo cuando tratan de mejorar su capacidad innovadora.

Por último, quiero destacar la propuesta de reforzar los Fondos Estructurales destinados a la investigación y a la innovación. Los Fondos Estructurales han venido potenciando las estructuras de I+D sobre la base de una distribución territorial de los recursos con criterios de convergencia. Es, pues, importante impulsar la coordinación entre los distintos programas comunitarios de I+D con el instrumento fundamental de la política de desarrollo regional que son los Fondos Estructurales.

Estos son, señor Presidente, los tres puntos que quería destacar de un documento que nos puede ser muy útil para nuestro trabajo futuro.

 
  
MPphoto
 
 

  Ján Hudacký (PPE-DE ). – (SK) Ante todo, permítanme que exprese mi agradecimiento a la ponente, señora del Castillo, por su informe, que abarca todo el ámbito del desarrollo en el ámbito de la investigación y la innovación, y propone bastantes ideas para mejorar la situación actual.

En mi intervención quisiera destacar el papel muy importante de las estructuras de ejecución que pueden influir de manera significativa en el éxito futuro de los programas comunitarios de apoyo en el ámbito de la investigación, el desarrollo y la innovación, entre ellos el Séptimo Programa Marco y el Programa para la competitividad y la innovación. El éxito de dichos programas, en los que depositamos tantas esperanzas, dependerá de su sintonía con las necesidades de los grupos destinatarios, en particular de las pequeñas y medianas empresas, las universidades y los centros e institutos de investigación.

Si estoy bien informado, la Comisión Europea, esto es, la DG de Empresa, está elaborando un nuevo modelo más eficaz para las redes de apoyo a las empresas –los Centros Euro Info y los Centros de Enlace para la Innovación– con el fin de reducir los trámites administrativos. Se prevé reestructurar estas redes mediante la creación de consorcios en el ámbito de las regiones NUTS I o NUTS II. Los pasos que ha dado la Comisión para mejorar la eficiencia y reducir la burocracia me parecen muy acertados.

Por otra parte, quisiera instarle, señor Comisario, a que en el momento de aplicar dichas medidas tengan en cuenta la necesidad de establecer una estrecha interacción entre las empresas, los centros de investigación y las universidades, por un lado, y las instituciones intermediarias, por el otro lado. La creación de consorcios a escala de las regiones NUTS II es el ámbito mínimo necesario para ofrecer una cobertura geográfica suficiente para la amplia gama de servicios indispensables para aplicar con éxito una política europea en este campo. Una decisión a favor del ámbito NUTS I, es decir, del ámbito central, podría reducir la carga administrativa para la Comisión Europea, pero sin duda no contribuiría a reducir los trámites administrativos a escala nacional; en cambio, reduciría las oportunidades para que los destinatarios puedan acceder con flexibilidad a los programas de apoyo, sobre todo en las regiones periféricas.

Otro requisito igualmente importante para los consorcios previstos debería ser garantizar una amplia gama de servicios de apoyo de alta calidad. La creación de consorcios a través de una red común de Centros Euro Info y Centros de Enlace para la Innovación estimularía una prestación de servicios completa y flexible, sin dejar de cumplir los objetivos originarios de dichos centros y generando a la vez sinergias muy necesarias.

 
  
MPphoto
 
 

  Pia Elda Locatelli (PSE ).(IT) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, permítanme que empiece por felicitar a la ponente, señora Del Castillo Vera, por su excelente informe. Quisiera abordar dos temas: el de la construcción del espacio europeo de la investigación y el de las pequeñas y medianas empresas.

La construcción del espacio europeo de la investigación supone la construcción del mercado único para la mercancía más preciada: el conocimiento. Por esto debemos abordar la construcción de este mercado con la misma determinación con que el conjunto de Europa abordó la realización de la Unión Monetaria y del mercado único para otras mercancías.

Dentro de pocos meses se pondrá en marcha el Séptimo Programa Marco, y la Unión continúa presentando un panorama muy variado, demasiado variado incluso, de sistemas nacionales y regionales de investigación e innovación, y por consiguiente no estamos trabajando en equipo. Esto opera en contra de una cooperación sistemática y de la eficiencia. Si queremos cumplir la Estrategia de Lisboa, todos los actores implicados, en el sector público y en el privado, a escala regional, nacional y comunitaria, tendrán que contribuir a través de medidas complementarias y sinérgicas, y desarrollar sistemas que, además de cumplir una función política, también sean coherentes y compatibles entre sí.

En cuanto a las pequeñas y mediana empresas, muchas fuentes atribuyen el descenso de la productividad y, por ende, de la productividad de la economía italiana, a que la innovación es escasa en Italia. Esto se debe a que muchas empresas italianas consideran que las nuevas tecnologías en el fondo son inútiles o superfluas. Esta actitud negativa esta asociada a las pequeñas dimensiones de nuestras empresas, que tienen un promedio de cuatro trabajadores, pero aunque este fenómeno es particularmente grave en mi país, también afecta a la mayor parte de Europa. En este contexto, propongo que, además y más allá de las diversas medidas de apoyo a las pequeñas y medianas empresas que prevé el informe de la señora del Castillo Vera –que apoyo plenamente–, pongamos en marcha iniciativas de formación dirigidas específicamente a las pequeñas empresas, con el fin de dejar claro que la innovación se ha vuelto necesaria para la supervivencia.

Por último, insto a los Estados miembros y a las regiones a que, sin dejar de reconocer que la investigación y la innovación constituyen prioridades absolutas, no tarden demasiado en transponer la legislación y comenzar a desarrollar los diversos programas y acciones, ya que el tiempo es oro cuando se trata de la innovación.

 
  
MPphoto
 
 

  András Gyürk (PPE-DE ). – (HU) Los húngaros nos enorgullecemos de haber dado al mundo una docena de premios Nobel durante el siglo pasado. Sin embargo, tenemos mucho menos presente que esas mentes privilegiadas obtuvieron, casi sin excepción, ese reconocimiento lejos de su patria. La mayoría de los científicos recibieron dicho galardón mientras estaban investigando en los Estados Unidos.

Con el tiempo, un equipo de científicos húngaros que trabajaba en el famoso centro de investigación de Los Álamos en los Estados Unidos llegó a ser designado como los marcianos. De hecho, todo mundo acabó llamándoles así en broma en los Estados Unidos, porque por su inteligencia superior parecían haber llegado de otro planeta. Sin embargo, no provenían de otro universo, sino de un continente distinto, de Europa. Las mejoras condiciones para la investigación y el mayor reconocimiento les indujeron a trasladar a los Estados Unidos los conocimientos que habían adquirido en su país.

Esto sucedió en el siglo XX, pero no debemos pensar que la «fuga de cerebros» ha cesado. Europa sigue produciendo los gigantes intelectuales más destacados. Sin embargo, si observamos un resumen de las estadísticas sobre investigación y desarrollo, llegaremos a la alarmante conclusión de que seguimos estando en una situación de seria desventaja con respecto a los Estados Unidos y Japón en ese ámbito.

El informe que hoy se presenta señala acertadamente que esa desventaja se debe, por un lado, a que en Europa la investigación no produce suficientes resultados que el sector empresarial pueda aplicar luego. La brecha entre el conocimiento teórico y su aplicación práctica constituye un serio freno para la competitividad europea. La otra razón de ese desfase sigue siendo la falta de recursos. Incluso el objetivo de asignar un 3% del PIB de la UE a la investigación en 2010 ya parece ilusorio.

Por consiguiente, es evidente que lo que hay que hacer es asignar más recursos, consolidar la investigación aplicada y ofrecer mayor reconocimiento a la profesión de investigador, pues sin estas medidas, la realización de la Estrategia de Lisboa seguirá estando fuera de nuestro alcance.

 
  
MPphoto
 
 

  Adam Gierek (PSE ). – (PL) Señor Presidente, es una paradoja europea que, a pesar de contar con una investigación básica de alto nivel, el grado de innovación es, en cambio, relativamente bajo. En Polonia, en ello ha influido el hecho de que muchos sectores industriales han sido adquiridos por empresas extranjeras que tienen sus centros de investigación, departamentos de diseño y laboratorios en sus propios países.

En realidad, nuestra base de investigación industrial ha desaparecido en los últimos años. Los resultados de la investigación no se han traducido de forma eficaz en métodos de producción y servicios racionalizados o en innovaciones. Ello se debe en parte a que las empresas multinacionales han optado por competir en el ámbito de la investigación y la innovación. Además, los inventores de nuevas ideas y patentes han tenido dificultades para obtener unos beneficios apreciables. Otros problemas son el bloqueo, con la ayuda de patentes, que practican las grandes empresas internacionales, como Microsoft, contra los competidores potenciales de la Unión Europea, unos recursos presupuestarios escasos y las restricciones de los recursos financieros destinados a la investigación militar.

Por esto, ante todo habría que simplificar los mecanismos que permiten que los inventores obtengan un beneficio personal, no solo de los inventos patentables, sino también de los de otro tipo. En segundo lugar, habría que limitar los monopolios de las empresas internacionales que utilizan sus patentes para cerrar el paso a los competidores europeos. Por mi parte, propondría que, si una patente otorgada en la Unión impide el desarrollo de la innovación en un sector determinado debido a que aquella no se utilice deliberadamente durante un cierto tiempo, se ponga gratuitamente a disposición de otros usuarios la idea en la que se basa el invento. En tercer lugar, todas las grandes empresas deberían estar obligadas a destinar sus beneficios a la creación de un fondo a favor del progreso técnico que financie la racionalización y la innovación. Esta solución ya se aplicó una vez en Polonia. Sin embargo, las pequeñas y medianas empresas podrían concentrar sus recursos con la ayuda de organizaciones como pueden ser las cámaras de comercio.

 
  
MPphoto
 
 

  Zita Pleštinská (PPE-DE ). – (SK) Señor Comisario, Señorías, la innovación, la investigación y el crecimiento constituyen el mayor reto para la Unión Europea en su conjunto. Por ello acojo con satisfacción el optimismo y los esfuerzos de la ponente, que en su informe de propia iniciativa ha intentado indicar nuevas vías para alcanzar las metas de la Estrategia de Lisboa. Para que Europa pueda competir con los Estados Unidos y Japón, países punteros en la aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación, es necesario mejorar el atractivo de las carreras en el ámbito de la investigación mediante la oferta de incentivos, de un entorno atrayente y de sistemas de remuneración que induzcan a los alumnos a dedicarse a la investigación durante su período de estudio en la universidad. Los Estados miembros deben desempeñar un papel especial en el fomento de la inversión en investigación e innovación, favoreciendo y ampliando al mismo tiempo la cooperación entre el sector público y el privado, sobre todo con las universidades.

La clave para el éxito de Europa reside en las pequeñas y medianas empresas, que representan un 65% del PIB europeo. Estas necesitan un apoyo especial en el ámbito de la innovación y la investigación, puesto que son las que sustentan el desarrollo de los servicios y mercados basados en las nuevas tecnologías. Una condición previa esencial para establecer el marco que permita crear un entorno favorable para la actividad empresarial es contar con una financiación suficiente procedente del presupuesto comunitario. Por ejemplo, apoyar el recurso al capital de riesgo abre posibilidades para la acumulación de recursos financieros que se podrán destinar a desarrollar ideas creativas, garantizando así la competitividad de las empresas desde el inicio de sus actividades. No debemos olvidarnos de empezar a cultivar muy pronto el espíritu de empresa, ya que este favorece la innovación y estimula la demanda de bienes y productos innovadores entre la población. Es indispensable facilitar información sobre la investigación y la innovación a todo el mundo empresarial en general y, por consiguiente, es preciso crear también centros de información de ámbito regional y prestarles apoyo. Estos centros podrán contribuir luego a consolidar la cooperación a escala nacional y transfronteriza. Permítanme que añada una última observación: el año 2010 está cada vez más próximo y comienza a ser una evidencia que la Unión Europea tiene que traducir los objetivos de la Estrategia de Lisboa en acciones y debe hacerlo lo más pronto posible.

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SRA. KAUFMANN
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 
 

  John Attard-Montalto (PSE ).(MT) Señora Presidenta, salta a la vista que los Estados Unidos de América y Japón han superado a Europa en tres ámbitos fundamentales, a saber, crecimiento, investigación y producción.

Sabemos que Europa es capaz de un desarrollo muy superior al actual. Sabemos igualmente que las colas del paro son demasiado largas. Y nuestra reacción ha sido señalar con el dedo a los países recientemente industrializados. Un día citamos a China, el día siguiente a la India y el otro a Brasil. Sin embargo, esa no es la verdadera causa; lo que ocurre es que Europa no ha tomado la iniciativa, ni tampoco ha comprendido la importancia de la renovación, la investigación, la tecnología y la informática.

De hecho, nos hemos marcamos como objetivo el 3% del PIB. Y ahora decimos que es un objetivo difícil de alcanzar y –con esto acabo– los países que se benefician de los fondos estructurales deberían dedicar una parte de esos recursos a alcanzar esa meta.

 
  
MPphoto
 
 

  Zdzisław Kazimierz Chmielewski (PPE-DE ). – (PL) Señora Presidenta, la ponente ha descrito con gran acierto la premisa más importante de la Comunicación. La interpreta como un nuevo impulso para el principio inspirador de la Agenda de Lisboa, que muchos europeos siguen considerando como el «distintivo » de la Unión Europea. La Comunicación recomienda simplemente que la Unión Europea continúe impulsando la investigación y la innovación como estímulos vitales del cambio en la sociedad contemporánea –lo cual ya ha venido declarando como una prioridad desde hace muchos años–, y sobre todo que conciba el desarrollo económico como un instrumento decisivo para estimular el mercado laboral.

Los diez nuevos Estados miembros apoyan decididamente la creación de condiciones de funcionamiento cada vez más atractivas para los centros de investigación modernos en Europa. Sin duda existen algunos motivos de preocupación, que se explican por la persistencia de obstáculos jurídicos y administrativos aún visibles para los científicos de Europa central y oriental que deseen participar en dicha investigación. Por lo tanto, es especialmente de agradecer que la Comisión de Industria, Investigación y Energía haya aceptado las enmiendas presentadas. Estas se presentaron pensando en los científicos de dicha región, en particular los que están comenzando su carrera.

Cabe destacar igualmente que dicha comisión parlamentaria ha manifestado un considerable interés por los problemas a los que se enfrentan las pequeñas y medianas empresas. En el informe de la ponente encontramos incluso una propuesta de que se tenga especialmente en cuenta la situación específica de las microempresas y las pequeñas empresas. Los círculos científicos consideran que se trata de un marco adecuado para ejercer presión sobre la Comisión Europea con el fin de que se cree una base de datos informativa sobre el estado actual de la investigación científica. Esta serviría a la vez como una especie de garantía de que se respetarán los derechos de propiedad intelectual, habida cuenta de las crecientes expectativas de los científicos.

Esta nueva política económica debería generar nuevas oportunidades para disponer de una selección flexible de instrumentos económicos que permitan garantizar un crecimiento continuado del empleo, en consonancia con el mensaje que se desprende del presente debate.

 
  
MPphoto
 
 

  Lidia Joanna Geringer de Oedenberg (PSE ). – (PL) Señora Presidenta, han transcurrido seis años desde que se puso en marcha la Estrategia decenal de Lisboa y todavía resulta difícil describir a la Unión Europea como la economía más dinámica del mundo. Emular a los Estados Unidos o a Japón sigue siendo una ambición, un sueño. No es de extrañar que las palabras no se traduzcan en acciones. La Unión Europea ha destinado solo un 1.93% de su PIB a la investigación científica y el desarrollo tecnológico, mientras que los Estados Unidas dedican un 2,59% y Japón, un 3,15% a ese ámbito.

La reducida inversión en investigación y desarrollo, así como un apoyo insuficiente a la innovación, no contribuirán a mejorar el potencial de crecimiento y de empleo de la Unión Europea. Por esto es sumamente importante garantizar los recursos presupuestarios adecuados para los instrumentos de apoyo a las pequeñas y medianas empresas, como el Programa para la competitividad y la innovación o la iniciativa JEREMIE.

Además de fomentar el espíritu de empresa y estimular la innovación, debemos seguir invirtiendo en desarrollo científico. Es preciso ofrecer a los científicos oportunidades profesionales y unas condiciones financieras adecuadas para realizar sus investigaciones. De lo contrario, las instituciones estadounidenses o japonesas seguirán consiguiendo atraer con ofertas superiores a expertos europeos magníficamente preparados, que conseguirán los futuros premios Nobel para esos países.

 
  
MPphoto
 
 

  Marie Panayotopoulos-Cassiotou (PPE-DE ).(EL) Señora Presidenta, la aplicación de las tecnologías y la innovación en la economía, las empresas y el comercio contribuye sin duda de manera decisiva a un gran incremento de la productividad del trabajo y a la creación de nuevos empleos de calidad. La ponente, a quien felicito sinceramente por la excelente presentación de su informe, señala por consiguiente con toda razón que, aun cuando las instituciones europeas reconocen la vital importancia del fomento de la investigación y la innovación, la Unión Europea en su conjunto todavía no aprovecha adecuadamente todas sus posibilidades, tanto en materia de recursos humanos como en lo que respecta a la capacidad de financiación.

Todos los programas nacionales de reforma reconocen, evidentemente, el reto que suponen las políticas de investigación e innovación, y su aplicación. En cuanto a la financiación, en mi opinión no es tan importante alcanzar un objetivo porcentual máximo como reformar los sistemas públicos de investigación, en conjunción con la reestructuración y la mejora de la eficacia de los institutos científicos universitarios y los programas de investigación, así como, de manera más general, con la ampliación del interés por el conocimiento y la investigación en el marco de unos sistemas educativos renovados y unos programas de aprendizaje permanente eficaces.

Facilitar la creación de empresas conjuntas entre el sector público y el privado y promover la cooperación transfronteriza son inversiones igualmente importantes para aumentar la investigación y para una difusión eficaz de las innovaciones. Junto con la financiación pública, se espera que una gestión adecuada de los recursos financieros y mecanismos de financiación comunitarios por parte de la Comisión, así como el acceso a préstamos del Banco Europeo de Inversiones, permitan garantizar un incremento de las actividades de investigación, en particular entre las pequeñas y medianas empresas.

Considero que sería oportuno promover la participación de las pequeñas y medianas empresas en plataformas tecnológicas europeas en el marco de la convergencia tecnológica regional en el ámbito de la innovación y el desarrollo tecnológicos y de la realización del mercado laboral único. Sin embargo, los beneficios se maximizan mediante la promoción de los recursos humanos, la excelencia y la cooperación creativa entre los centros de enseñanza superior y de formación permanente y los sectores comerciales e industriales. De esta manera, Europa podrá competir a escala mundial en el ámbito de la investigación, igual que lo hace en el fútbol.

 
  
MPphoto
 
 

  Wiesław Stefan Kuc (PSE ). – (PL) Señora Presidenta, en el debate anterior se han tratado cuestiones muy similares. Todos los oradores han descrito muy bien la situación. El desarrollo requiere inversión, incluida la inversión en investigación científica e innovación. La propuesta de resolución del Parlamento incluye esa obviedad, así como un análisis pormenorizado de la situación y la orientación que deben adoptar las medidas futuras. Sin embargo, las declaraciones de que Europa no procura adquirir nuevos conocimientos, no es capaz de compartirlos y no presta apoyo financiero al conocimiento no auguran nada bueno.

Esto tiene que cambiar. Tenemos que empezar a invertir más en investigación de base y tenemos que ampliar el alcance de la financiación pública de la investigación y el desarrollo. De lo contrario, el tiro nos puede salir por la culata. Si no damos los pasos necesarios, pasaremos de ser una Europa moderna y dinámica, que resulta atractiva para muchos ciudadanos de otros países, a convertirnos en lugar técnica, tecnológica y económicamente atrasado donde los europeos no querrán vivir ni trabajar, y que desde luego no apreciarán.

 
  
MPphoto
 
 

  Romana Jordan Cizelj (PPE-DE ). – (SL) En primer lugar quiero agradecerle a la ponente que haya demostrado que podemos sacar partido de la «globalización» si respondemos de manera apropiada frente a los procesos sociales contemporáneos, aunque la palabra suene a amenaza en toda Europa.

En particular, ha señalado tres ámbitos en los que existen deficiencias: la generación de nuevos conocimientos, la cooperación para generar nuevos conocimientos y para su aplicación, y la financiación. Por mi parte, también quisiera señalar tres ámbitos que, en mi opinión, serán fundamentales para el éxito de la Estrategia de Lisboa: en primer lugar, la investigación; en segundo lugar, las sinergias entre las políticas nacionales y europeas; y por último, el Instituto Europeo de Tecnología.

Para empezar, la Comisión ha presentado una buena propuesta para el Séptimo Programa Marco de Investigación, en colaboración con el Parlamento Europeo y el Consejo. Debemos concluir cuanto antes las negociaciones en relación con dicho programa para poder empezar a desarrollarlo a su debido tiempo. Los recursos financieros para el mismo sufrieron recortes considerables durante las negociaciones sobre las perspectivas financieras, motivo por el cual el presupuesto de investigación deberá ejecutarse en su totalidad. No existe razón alguna para reducir aún más dichos recursos.

En segundo lugar, las medidas a escala comunitaria pueden animar a los Estados miembros a adoptar sus propias medidas. Solo conseguiremos unos resultados satisfactorios mediante una combinación de las acciones comunitarias con las de los Estados miembros. Insto, por lo tanto, a la Comisión a que haga un detenido seguimiento de las medidas que adopten los distintos Estados miembros y a que difunda públicamente los ejemplos de los Estados o prácticas exitosos.

En tercer lugar, es asimismo importante generar sinergias entre la educación, la investigación y el desarrollo tecnológico, por un lado, y la economía, por el otro. Es importante que la Comisión se ocupe de fomentar dicha cooperación y me refiero ahora al Instituto Europeo de la Tecnología. Para evitar que esta propuesta se quede en un simple proyecto político, debemos tener muy presente la opinión de todas las partes interesadas. Tenemos que promover un verdadero crecimiento en el Espacio Europeo de Investigación y evitar que se recorten todavía más los recursos financieros y se destinen a ampliar la burocracia. Muchas gracias.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar mañana a las 12.30 horas.

Declaraciones por escrito (artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Gábor Harangozó (PSE ). – (EN) Este informe de propia iniciativa sobre la ejecución del programa de Lisboa llega en el momento más oportuno, ahora que estamos a punto de finalizar las negociaciones sobre el nuevo paquete legislativo de la Política de Cohesión. La recuperación de los objetivos de crecimiento y empleo de la estrategia de Lisboa es un aspecto importante de este marco legislativo renovado, puesto que ya se ha producido un retraso excesivo en el objetivo de convertir a Europa en la economía basada en el conocimiento más dinámica y competitiva del mundo. En este sentido, no puedo más que apoyar el informe de la señora del Castillo Vera y el hincapié que hace en mejorar el marco europeo de investigación e innovación. Más concretamente, quiero celebrar el hincapié que hace en el potencial de las empresas innovadoras de pequeño y mediano tamaño para conseguir los objetivos de la agenda de Lisboa, así como la demanda para promover la inversión pública y privada y optimizar así la ayuda económica de la Comunidad. Por último, debo destacar, como hace la señora del Castillo Vera en su informe de propia iniciativa, que sí que existe una necesidad urgente de armonizar mejor la coordinación y la cooperación entre las diferentes estrategias nacionales, si realmente queremos explotar mejor el potencial europeo de crecimiento y empleo.

 

12. Industria manufacturera de la UE – hacia un enfoque más integrado de política industrial (debate)
MPphoto
 
 

  La Presidenta. De conformidad con el orden del día se procede al debate del informe (A6-0206/2006 ) del señor Calabuig Rull, en nombre de la Comisión de Industria, Investigación y Energía, sobre un marco político para fortalecer la industria manufacturera de la UE – Hacia un enfoque más integrado de política industrial (2006/2003(INI) ).

 
  
MPphoto
 
 

  Joan Calabuig Rull (PSE ), ponente . (ES) Señora Presidenta, antes de iniciar mi intervención, permítame una breve referencia al grave accidente que se produjo ayer en Valencia y en el que perdieron la vida 41 personas.

Como algunos colegas saben, he nacido y vivo en la ciudad de Valencia y por ello me gustaría comenzar expresando mi más sincera condolencia y mi solidaridad a todas las familias de las víctimas de este trágico suceso y deseando, desde luego, a todos los heridos su pronto restablecimiento.

Lo cierto es que resulta incomprensible un drama de esta magnitud en los tiempos actuales y espero que puedan conocerse en profundidad las causas concretas de este accidente, para que ninguna familia tenga que volver a vivir una tragedia igual.

Respecto al informe que hoy debatimos, quisiera comenzar felicitando a la Comisión, especialmente al Comisario Verheugen y a su equipo, por la Comunicación que han presentado sobre el futuro de la industria manufacturera.

Los desafíos que tenemos ante nosotros no permiten ni la pasividad ni una perspectiva defensiva, pero también hay que reconocer que tampoco la mano invisible del mercado va a ser suficiente para responder. Por ello, es oportuna una iniciativa que vuelva a poner la política industrial sobre la mesa e impulse las condiciones necesarias para permitir que la industria manufacturera de la Unión Europea sea un sector de futuro.

Europa debe aspirar a seguir siendo una gran potencia industrial y no debe conformarse solo con el desarrollo del sector servicios, cuyo futuro está profundamente vinculado en muchas ocasiones a la existencia de una base industrial sólida. Por ello, es necesario que los Estados miembros y las regiones no esperen para actuar a que lleguen los momentos críticos, con sus consecuencias irreversibles para la industria.

No hablamos hoy de una política de subvenciones a grandes dinosaurios industriales; ese modelo suponía un pozo sin fondo para los recursos públicos y lastraba la creación de nuevas oportunidades para crear empleos estables y con futuro.

La industria manufacturera europea está afrontando varios e importantes desafíos al mismo tiempo, como son la ampliación, la globalización o la deslocalización. Pero, seguramente, desde el ámbito exterior de la Unión llegan los mayores retos, especialmente los derivados de la globalización y más concretamente de la competencia de los países asiáticos emergentes. Estos desafíos obligan a cambiar mentalidades y a aprovechar nuevas oportunidades.

La actual estructura industrial de la economía de la Unión Europea en su conjunto no nos sitúa en la mejor posición para hacer frente al actual proceso de globalización. El comercio de la Unión Europea está aún concentrado en sectores de media y alta tecnología y cualificaciones personales bajas o intermedias, lo que expone a la Unión a la competencia de productores de economías emergentes.

Debemos encontrar nuestra ventaja competitiva en el conocimiento y en la calidad, y no en los bajos precios. Pero ello supone, en muchas ocasiones, ajustes sectoriales con consecuencias sociales. Aunque la responsabilidad última es del sector privado, estas consecuencias han de ser atendidas contando con recursos concretos, como el Fondo Europeo de Ajuste a la Globalización.

Con esta Comunicación se reconoce que el contexto y las características específicas de los sectores individuales requieren en cada caso un uso adaptado de los distintos instrumentos de la política industrial.

La Comisión propone también siete nuevas iniciativas políticas intersectoriales de gran importancia: el incremento de la defensa de los derechos de propiedad intelectual y contra la falsificación, la creación de un Grupo de alto nivel sobre competitividad, energía y medio ambiente y el apoyo al acceso de nuestros productos a los nuevos mercados de forma justa y en condiciones de reciprocidad.

Esta nueva política ha de ser necesariamente complementaria del trabajo realizado en los Estados y, en este sentido, hemos advertido que será necesario profundizar en los problemas de los nuevos miembros.

El nuevo planteamiento debe buscar el consenso asociando a los agentes clave, los interlocutores sociales y los Estados, al proceso de decisión política en una fase temprana. La nueva política industrial debe impulsar la inversión en las cualificaciones y el equipamiento de las personas, para que puedan adaptarse al cambio y aprovechar las nuevas oportunidades que este ofrece. Son precisamente la formación y la flexibilidad el recurso y el parámetro de competencia más importante de la Unión.

Estamos hablando de una competencia basada en la I+D, en la innovación, la calidad y el diseño, en infraestructuras, en nuevos modos de organización de la producción y en inversión en sectores avanzados. Cabe señalar el carácter urgente de estas medidas, ya que los competidores de la industria europea se mueven rápidamente en esta dirección.

Para finalizar, quiero resaltar la necesidad de incrementar la transferencia de conocimientos y la aplicación de los resultados de la investigación a nuevos productos y procesos. En ese objetivo tienen especial importancia las plataformas tecnológicas, que son un modelo que ha cosechado éxitos pero que debe encontrar mecanismos para que las PYME puedan acceder a sus resultados y aplicar sus innovaciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Günter Verheugen, Vicepresidente de la Comisión. (DE) Señora Presidenta, Señorías, agradezco muchísimo el informe del señor Calabuig Rull, que refleja con gran acierto las intenciones de la Comisión y también presenta una evaluación equitativa y adecuada de las mismas.

Por lo tanto, coincidimos en la opinión de que Europa debe seguir siendo una localización industrial sólida. La industria continúa siendo un factor económico determinante para Europa, aunque ya no es el único. Las industrias manufactureras dan trabajo a 34 millones de personas en Europa y producen tres cuartas partes de las mercancías que exporta la Unión Europea; más del 80% del gasto del sector privado de la UE en investigación y desarrollo procede de la industria y la solidez y una gran parte de los servicios dependen, obviamente, de que esta sea sólida y competitiva.

En Europa ciertamente no tenemos motivos para avergonzarnos. La competitividad de la industria europea es excelente en muchos sectores y no es cierto que nos hayamos quedados rezagados en este ámbito. La competencia se ha vuelto más ardua en algunos ámbitos, en los que tenemos dificultades, pero Europa es líder mundial en un número sorprendente de sectores y también en lo que respecta a la tecnología.

Cuando presentamos nuestra propuesta sobre la política industrial para el siglo XXI, estuvimos de acuerdo en que no debemos volver a los tiempos del control estatal, la burocracia y el intervencionismo, sino que tenemos que mejorar las condiciones para el desarrollo de la actividad industrial en Europa de manera que esta siga siendo o llegue a ser una localización atractiva para las empresas industriales. Esto supone una clara renuncia al proteccionismo y a la intervención del Estado, pero también una sólida oferta de apoyo para el fomento y el desarrollo de una mayor competitividad.

Las distintas iniciativas horizontales y sectoriales que ya ha mencionado el ponente nos acercan a dicho objetivo. Quisiera señalar, en particular, que algunas de las iniciativas horizontales que propuso el año pasado la Comisión han pasado a ser entretanto temas de debate muy importantes, como por ejemplo, el aumento de la capacidad de innovación, la defensa de los derechos de propiedad intelectual o el acceso a terceros mercados, una cuestión de primer orden que se está discutiendo actualmente en la Ronda de Doha.

Desearía destacar especialmente la importancia que reviste legislar mejor para una política industrial moderna. Ningún sector de la economía europea se queja tanto del exceso de burocracia y de reglamentación enrevesada. Como ustedes saben, hemos emprendido esta tarea con mucha prudencia. También quisiera reiterar que la actual revisión de la legislación comunitaria no tiene por objeto rebajar las normas reduciendo la protección del medio ambiente o de los consumidores, por ejemplo, sino que el propósito es conseguir unas normas lo más eficaces y modernas posible, con el fin de mejorar la competitividad de nuestras empresas.

Comparto plenamente la opinión del ponente sobre el problema de las cualificaciones y le agradezco mucho que lo haya puesto de manifiesto con tanta claridad. El futuro de la industria manufacturera en Europa dependerá cada vez más de que podamos contar con un número suficiente de trabajadores cualificados. Algunos Estados miembros ya tienen problemas con las cualificaciones y una parte del desempleo que existe en Europa se debe a que determinadas cualificaciones no encuentran donde en verdad se requieren. También en este contexto, sin duda van a ser necesarias nuevas actividades coordinadas de la Unión Europea y los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL ), ponente de opinión de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales.(PT) Señor Comisario, espero que el presente debate contribuya a que la Comisión preste más atención a la importancia de los diversos sectores industriales de la UE y a su contribución fundamental a la creación de riqueza y empleo. Por consiguiente, es necesario invertir en la consolidación de las empresas que ya existen. Se debe conceder importancia a los sectores industriales más vulnerables y a las consecuencias de la liberalización del comercio mundial, que ya se están dejando sentir.

No podemos continuar con la política de negociaciones en el marco de la Organización Mundial de Comercio, que ignora a los diversos sectores industriales, los derechos de los trabajadores, el desarrollo regional y la cohesión económica y social.

La Comisión de Empleo y Asuntos Sociales intentó advertir de estas cuestiones en la opinión que ahora presento y que la mayoría de la Comisión de Industria, Investigación y Energía tomó en consideración. Quiero insistir en que es necesario proteger a los trabajadores siempre que una empresa industrial proceda a una reestructuración, garantizando entre otras cosas que aquellos reciban toda la información y tengan la posibilidad de influir de manera en el transcurso de todo el proceso.

 
  
MPphoto
 
 

  Werner Langen, en nombre del Grupo del PPE-DE . – (DE) Señora Presidenta, ante todo quiero manifestar mi agradecimiento al señor Calabuig Rull por su excelente y eficaz cooperación y también a la Comisión, en particular al Comisario Verheugen, pues la propuesta que ha presentado, con la nueva orientación que indica para la política industrial, resulta sumamente útil.

Nuestro Grupo apoya el proyecto de resolución de la Comisión de Industria, Investigación y Energía, que hemos contribuido a elaborar y que refleja nuestras opiniones. Por otra parte, vamos a solicitar la votación por separado de algunas de las enmiendas que invaden las competencias de los Estados miembros. Es un riesgo que no estamos dispuestos a admitir. La Comisión no es la única responsable en esta materia; los Estados miembros también tienen competencias en muchos ámbitos y deben cumplir con esas responsabilidades.

Por nuestra parte, concebimos la política industrial moderna como un medio para garantizar que Europa siga siendo una localización atractiva y para mantener unas condiciones de competitividad en el contexto de la globalización. Una industria competitiva es indispensable para consolidar el sector de los servicios, como ha señalado el señor Calabuig Rull. La política industrial constituye, por lo tanto, el fundamento de los esfuerzos para impulsar la apertura de nuevos mercados en el sector de los servicios y no obstáculo para los mismos. La industria, que se caracteriza por unos altos niveles de calidad y de avance tecnológico, ha sido y sigue siendo el motor del desarrollo económico en Europa, y todas las medidas relativas a la protección del medio ambiente y del clima se deben considerar desde el punto de vista de la política energética para valorar si contribuyen a mejorar las condiciones generales.

Lógicamente, cuando decimos que los Estados miembros son responsables de muchas medidas, tenemos que considerar si no hemos ido demasiado lejos en algunos aspectos. Mejor coordinación: sí; responsabilidad europea: no. Grupos sectoriales de expertos: sí; competencias y planes estratégicos para las empresas y regiones: no. Participación de los trabajadores: sí; pero derecho de veto generalizado para los comités de empresa: no. Estoy convencido de que si seguimos estos ejemplos aún podremos mejorar el informe del señor Calabuig Rull y al final conseguiremos elaborar, junto con la Comisión, un manual de instrucciones práctico para la futura política industrial desde el punto de vista de su relación con las políticas en otros ámbitos.

 
  
MPphoto
 
 

  Reino Paasilinna, en nombre del Grupo del PSE . – (FI) Señora Presidenta, señor Comisario, señoras y señores, quiero dar las gracia al ponente por su excelente informe, que cuenta con nuestro apoyo.

¿Queremos llegar a ser realmente la principal economía basada en el conocimiento de Europa y del mundo o preferimos intentar salir adelante con los métodos tradicionales con la ayuda de subvenciones? Este es el dilema. Incluso los antiguos sectores industriales pueden prosperar y ser competitivos si cuentan con un apoyo financiero para su modernización. La formación y la innovación pueden contribuir, por ejemplo, a preparar una buena fuerza de trabajo para el futuro.

Nokia constituye un buen ejemplo de ello. ¿Sabían que años atrás Nokia era un conocido fabricante de zapatos y botas? Entre los zapatos y las botas y los teléfonos móviles media un largo trecho.

Solo la inversión en investigación, desarrollo e innovación permitirá mantener la competitividad europea en el contexto de la aceleración de la economía mundial, con una competencia cada vez más encarnizada. Todos estamos de acuerdo en que es así, pero lo cierto es que no se está haciendo.

Pero la competitividad también se ha mantenido recurriendo a medios insostenibles, como los despidos masivos o traslados bruscos de la producción. Es como si llegásemos a un lago y después de esquilmar todos sus peces, nos trasladásemos a otro hasta esquilmarlo también. Esta sobrepesca europea no se puede considerar un proceder razonable. Los trabajadores de las empresas son flexibles y en muchos países sumamente flexibles, pero la falta de protección del trabajo no manual constituye un freno en las sociedades innovadoras.

La satisfacción laboral y la capacidad de los trabajadores son importantes y pueden contribuir a garantizar que podamos contar con una fuerza de trabajo eficaz y duradera. Según el último informe de Eurofound, la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo, el estrés laboral ha aumentado de forma continuada en los últimos años. Esto tiene como consecuencia el absentismo laboral por motivos de enfermedad, una pérdida de eficiencia en el desarrollo del trabajo o incluso que las personas acepten quedar excluidas del mercado laboral. Y lo que resulta especialmente preocupante es que las exigencias del trabajo han aumentado, sobre todo en los sectores feminizados. Si los chinos se matan trabajando, nosotros por lo menos deberíamos trabajar con una sonrisa.

 
  
MPphoto
 
 

  Patrizia Toia, en nombre del Grupo ALDE. (IT) Muchas gracias, señora Presidenta. Señorías, muchos piensan que el futuro del desarrollo europeo depende en gran parte de que la sociedad y de la economía basada en el conocimiento sean capaces de ofrecer resultados, pero en cambio, lamentablemente, a menudo subestimamos la necesidad de elaborar, relanzar y mejorar, como parte de ese enfoque ambicioso, toda una política en relación con los diferentes sectores de nuestra producción y del sistema productivo europeo en su totalidad, incluso los tradicionales, desde la agricultura hasta los servicios, desde las empresas básicas del sector manufacturero hasta la construcción. De hecho, no puede existir una economía basada exclusivamente en redes intangibles, la información y los soportes lógicos sin un fundamento industrial sólido que produzca bienes primarios, desde productos acabados hasta maquinaria, desde artículos de primera necesidad hasta productos de lujo.

Un sistema económico será sólido si permite el crecimiento económico de todos sus sectores productivos y es capaz de aportar a todos ellos, incluidos los sectores productivos tradicionales, inyecciones cada vez más intensas y contundentes de innovación tecnológica de los procesos y productos; si es capaz de incorporar grandes dosis de investigación, diversificación y la capacidad de seguir el ritmo de las nuevas transformaciones y mantener así nuestra posición en el mercado mundial y defender el volumen de la balanza comercial europea.

Como usted ha manifestado, señor Comisario, el apoyo que brindan la Comisión y los Estados miembros a sus sectores estratégicos no es dirigismo ni intervencionismo público, políticas que han quedado desfasadas en el mercado integrado y en el mercado libre europeo y mundial, sino una prueba de la capacidad de impulsar políticas industriales que permitan afrontar, prever y gestionar los cambios, de crear un entorno atractivo para las inversiones internacionales y de gestionar, en suma, las numerosas crisis del sistema europeo y responder a los futuros desafíos.

El ponente y otros oradores han destacado dos nuevas tendencias, que por mi parte también quisiera señalar: por fin, tras largos años en los que el enfoque sectorial parecía haber quedado superado en gran parte, empezamos a caer de nuevo en la cuenta de que necesitamos comprender qué está ocurriendo realmente en los sectores estratégicos en Europa. En cuanto al segundo aspecto, por política industrial se entiende una política integrada que requiere medidas integradas y prácticas, pero dicha política también se tiene que diseñar –y en este aspecto pedimos un esfuerzo adicional de la Comisión– teniendo en cuenta todas las facetas: las puramente industriales, las relacionadas con la investigación, las energéticas y las comerciales.

Sabemos muy bien que, para enfrentarnos al mercado mundial, tenemos que dotarnos cada vez de más recursos e impulsar también la labor de la Comisión, como la que le hemos visto desarrollar a favor del sector textil y de otros. Sin embargo, todos los colegas de los distintos países de Europa saben que lo que afectó al sector textil, es decir, esa especie de tornado de producción a costes extremadamente bajos procedente de algunas partes del mundo, puede afectar también a otros sectores productivos importantes para Europa. Por ello pedimos que se haga un esfuerzo en ese sentido; pedimos que el Fondo de Ajuste a la Globalización también tenga en cuenta este aspecto, que está relacionado con la reestructuración sectorial, con la capacidad de ayudar a los trabajadores a reciclarse para ocupar nuevos puestos de trabajo y con las cualificaciones profesionales que resultan útiles para un sistema integrado capaz de innovar, como ya han señalado también otros colegas.

Dicho esto, quisiera referirme a las pequeñas y medianas empresas: todos sabemos que la estructura productiva europea se basa en la existencia de esas empresas, que no solo se manifiesta en el ámbito de la producción, sino que también infunde vida a las regiones y estimula las políticas regionales.

Señor Comisario, quiero decirle que valoramos una Comisión como la actual, que no permanezca pasiva ante los problemas y los cambios que está experimentando Europa, sino que sea capaz de desempeñar un firme papel de coordinación.

 
  
MPphoto
 
 

  Rebecca Harms, en nombre del Grupo Verts/ALE . – (DE) Señora Presidenta, Señorías, las deficiencias del proyecto de la Comisión no se pueden atribuir al señor Calabuig Rull, pues en nuestra opinión, el verdadero fallo reside en que este marco aún carece de una perspectiva estratégica. Consideramos –y en esto coincido con el orador que me ha precedido– que para tener éxito, la estrategia debería empezar por clarificar la interacción entre las políticas industriales, regionales, de competencia, comerciales y medioambientales.

En relación con nuestras quejas con respecto a estas deficiencias analíticas, nos preocupa que la política industrial se decida en grupos de alto nivel, que últimamente están proliferando como malas hierbas en el suelo de Bruselas, pero que están dominados por un puñado de grandes sociedades industriales. Creemos que uno de los problemas que esto plantea es el debilitamiento de los controles democráticos en ese ámbito y otro es que las pequeñas y medianas empresas, que emplean al 50% de los trabajadores de la industria manufacturera, prácticamente carecen de voz en esos grupos de alto nivel.

En los casos en que las empresas industriales europeas han fracasado en los últimos años por no haber sido capaces de innovar, la causa no fueron siempre unas políticas inadecuadas, sino el hecho de que algunos dirigentes empresariales no supieron reconocer en absoluto el potencial innovador de sus trabajadores ni la necesidad de innovar.

 
  
MPphoto
 
 

  Lydia Schenardi (NI ).(FR) Señora Presidenta, este informe contiene en apariencia algunas ideas de sentido común: se habla en él del papel primordial de la industria en una economía moderna, cuando durante años ha prevalecido el mito de la sociedad posindustrial, íntegramente orientada a los servicios. Se pide en él que se tengan en cuenta, en las negociaciones en el seno de la OMC, las características específicas de cada sector o los problemas particulares de cada Estado miembro, lo cual es en cierto modo una revolución cultural, pero que nunca será aplicada por la Comisión porque para ella la Unión Europea representa una entidad única. El informe muestra confianza en los acuerdos bilaterales para subsanar los problemas de acceso al mercado con que se topan sus industriales, en especial en los países emergentes, y la aplicación del principio de reciprocidad en materia de comercio internacional, en contradicción con la fe, reafirmada en muchas ocasiones aquí, en el multilateralismo. Se fustiga en él muy modestamente la competencia desleal y las falsificaciones, contra las cuales Bruselas lucha con tan poca firmeza. Todo esto se muy cierto, pero en el fondo no es más que palabrería y nada ha cambiado.

El informe del Parlamento Europeo, al igual que la Comunicación de la Comisión, proponen siempre las mismas recetas trasnochadas y desastrosas. La habitual política de competencia y liberalización, por ejemplo en el mercado de la energía; los esfuerzos por mitigar los efectos de una globalización que se considera ineluctable y, en el fondo, beneficiosa para los accionistas; la modernización del derecho de propiedad intelectual, cuyo símbolo es la patente informática –rechazada por los usuarios y las PYME del sector– y la simplificación legislativa, como la directiva REACH, esa máquina diabólica de 1 200 páginas que pone en peligro a la industria química europea.

La letanía habitual de políticas practicadas desde hace años para hacer creer que se desea una política industrial europea que los Tratados no prevén, y sobre todo, para impedir a los Estados miembros que, ante la desindustrialización y la desintegración social resultantes, se hagan cargo ellos mismos de las cosas.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. El debate queda suspendido. Los oradores restantes podrán hacer uso de la palabra esta noche.

 

13. Turno de preguntas (preguntas a la Comisión)
MPphoto
 
 

  La Presidenta. De conformidad con el orden del día, se procede al turno de preguntas (B6-0312/2006 ).

Examinaremos una serie de preguntas dirigidas a la Comisión.

Primera parte

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 34 formulada por Claude Moraes (H-0544/06 )

Asunto: Fútbol

¿Es consciente la Comisión de las dificultades que puede haber causado a muchos habitantes de mi circunscripción con su intervención acerca de los derechos de retransmisión de encuentros de fútbol en el Reino Unido? En algunos casos, se ha vuelto muy caro ver los partidos de fútbol por televisión, ya que las personas han de suscribirse a más de una emisora y pagar a más de una empresa para poder ver determinados encuentros. ¿Es esta una decisión justa, cuando dificulta por motivos económicos que las personas disfruten de un deporte? ¿Cómo pueden permitirse seguir a sus equipos las personas con ingresos bajos si han de abonar más de una suscripción?

 
  
MPphoto
 
 

  Neelie Kroes, miembro de la Comisión . (EN) La Comisión cree que el resultado de la licitación pública de los derechos de retransmisión de los partidos de la Premier League, realizada de conformidad con la Decisión 38173 de la Comisión, tendrá efectos beneficiosos para los aficionados al fútbol ingleses.

El monopolio que desde hace mucho tiempo disfruta BSkyB para la retransmisión en directo de los partidos de la Premier League ha finalizado como resultado de esa licitación. En ella, BSkyB adquirió cuatro paquetes –92 partidos en directo– y Setanta adquirió dos paquetes: 46 partidos en directo. Setanta ha pasado ahora a ser un competidor viable y podrá ejercer presión tanto comercial como de precios sobre el anterior monopolio de BSkyB. La capacidad de elección que disfrutarán ahora los aficionados ingleses al fútbol y a los deportes también será mayor. Setanta puede ahora ofrecer una atractiva programación de deportes alternativos, entre ellos los partidos en directo de la Premier League.

La Comisión ha actuado respetando plenamente las leyes de la competencia de la CE y defendiendo los intereses de los consumidores ingleses. Queda por ver si eso implicará costes más altos para los consumidores. En un mercado en el que al menos dos competidores están presentes, los distintos operadores tendrán que considerar con cuidado si pueden seguir aumentando los precios de sus paquetes sin perder clientes. Lo que no tampoco está nada claro es que la adquisición por parte de un único operador de todos los derechos de retransmisión de la Premier League hubiera supuesto menos costes para los aficionados al fútbol ingleses.

En ausencia de las limitaciones impuestas por la competencia, no es imposible que un único operador decidiera subir los precios de sus servicios deportivos sin compensar esa subida de precios con una mayor capacidad de elección, como la actualmente disponible.

La Comisión señala también que los aficionados ingleses al fútbol que en la pasada temporada quisieron ver los más de 88 partidos en directo retransmitidos por BSkyB en su paquete básico de deportes, tuvieron también que abonarse a un segundo canal de pago de BSkyB, Prem Plus. El concepto de dos canales de pago distintos no es, por tanto, algo nuevo para los aficionados al fútbol en el Reino Unido.

 
  
MPphoto
 
 

  Claude Moraes (PSE ). – (EN) Esta es una cuestión de gran interés para algunos de nosotros.

En realidad, no es una cuestión relacionada con monopolios, porque nosotros apoyamos a la Comisión en este objetivo principal. La cuestión en este caso es que yo tengo una persona en mi circunscripción con problemas de discapacidad; él ve la televisión y quiere ver solo un canal de pago. Le sugiero a la señora Comisaria que podría tratarse de una ley con consecuencias imprevistas aquí. Usted ha intentado hacer lo correcto para terminar con un monopolio, BSKyB, pero en realidad, con Setanta, ha creado una situación en la que mis electores tendrán que pagar dos suscripciones para ver la misma cantidad de fútbol. ¿Podría investigar eso la Comisión?

 
  
MPphoto
 
 

  Neelie Kroes, miembro de la Comisión . (EN) La cuestión está muy clara. Uno de nuestros principales objetivos era poner fin al largo monopolio de BSkyB en la retransmisión de los partidos en directo de la Premier League y creo que ese objetivo se ha cumplido. En concreto, Setanta ha pasado ahora a ser un competidor viable y podrá ejercer presión tanto comercial como de precios sobre el anterior monopolio de BSkyB. La venta de los derechos de retransmisión en directo por TV a dos canales rivales ofrece ya de por sí a los consumidores una mayor capacidad de elección que antes. Las consecuencias de eso dependerán de las estrategias comerciales de BSkyB y Setanta.

Es demasiado pronto para saber si el nivel de competencia que se ha introducido será suficiente. Pero, teniendo en cuenta la posición de terceros y de las autoridades nacionales, si el consumidor no se beneficia del proceso actual de la FA Premier League, inevitablemente habrá más debates nacionales sobre estas cuestiones en el futuro y ese sería el momento de ocuparse de la Premier League.

La decisión del artículo 9 de la Comisión no debe ni puede impedir eso. Como sabe su Señoría, no todos los problemas de competencia se han resuelto, como tampoco quiero yo que la decisión se utilice en contra de las autoridades o tribunales nacionales, si estos quieren seguir interviniendo. Agradezco mucho los esfuerzos, la ayuda y el apoyo de la OFT y la Ofcom en este caso.

 
  
MPphoto
 
 

  Glyn Ford (PSE ). – (EN) Muchas gracias, señora Comisaria, por esta prometedora tarde de fútbol alemán –o posiblemente italiano–. ¿Puedo preguntarle si va usted en serio? Tratar de acabar con el monopolio de TV en el fútbol de primera división ha sido todo un embrollo. Como aficionado al fútbol, sigo sin tener ninguna capacidad de elección. Tengo que suscribirme al BSkyB y a otro canal si quiero seguir a mi equipo. ¿Se da cuenta la Comisión de que comprar una serie aleatoria de partidos de fútbol no es lo que quiere el 90 % de los ciudadanos? Ellos quieren seguir a su equipo. ¿Por qué ha repartido usted el pastel así? Tendría que haberlo repartido de manera que yo pueda elegir la posibilidad de ver los partidos de mi equipo, no de ver solo dos de ellos y veinte partidos que no me interesan. ¿Considerará esto una vez más?

 
  
MPphoto
 
 

  Neelie Kroes, miembro de la Comisión . Responderé a la primera pregunta. ¿Que si voy en serio? Sí, muy en serio. Sé que a veces este tipo de decisiones no es bien recibida por todas sus Señorías, pero sé también que tengo que asumir mi responsabilidad.

Me tomo muy en serio los problemas manifestados por los consumidores británicos y por sus Señorías, porque quiero reducir los costes y aumentar la capacidad de elección de los consumidores, no lo contrario. Pero creo también que el resultado de la licitación pública de la Premier League tendrá efectos beneficiosos para los aficionados ingleses al fútbol tanto a corto como a largo plazo. El bienestar de los consumidores no puede medirse exclusivamente considerando la posición de una persona que quiere ver todos los partidos de un equipo en concreto.

Los aficionados británicos a los deportes tendrán ahora la oportunidad de ver un número importante de partidos en directo de la Premier League y otros deportes a través de Setanta, que ofrece siete canales actualmente, entre ellos, por ejemplo, partidos en directo de la liga de fútbol escocesa, partidos de fútbol europeos en directo y partidos de rugby en directo. Ahora podrán verlos sin tener que suscribirse a Sky Sports, una posibilidad que antes no existía.

Hay que decir también que, según los artículos publicados en la prensa, Setanta está considerando la retransmisión de partidos a través de un servicio de televisión de pago en la plataforma terrestre digital Freeview, lo que permitiría ver por primera vez los partidos de la Premier League a través de la TV terrestre digital, así que eso es realmente algo que ofrecer.

 
  
MPphoto
 
 

  Manolis Mavrommatis (PPE-DE ).(EL) Señora Comisaria, desde hace muchos años las empresas multinacionales tienen puesta la mira en los derechos de emisión por televisión de los eventos deportivos y lo mismo sucede últimamente con las filiales de las grandes federaciones deportivas. La incorporación de la televisión de pago a la vida de los ciudadanos ha transformado radicalmente su función social. Ahora, entre otras cosas, los ciudadanos se ven obligados a pagar para disfrutar de ciertos eventos deportivos, y la telefonía móvil e Internet están llamando a la puerta de este nuevo fenómeno.

¿Cómo está respondiendo la Comisión frente a esta acometida? ¿Considera que los ciudadanos que no estén abonados no deben tener acceso a los Juegos Olímpicos, a las copas mundiales y a los eventos internacionales? Por último, ¿qué se está haciendo en relación con la lista de deportes que los Estados miembros deben proponer y notificar al comité competente de la Unión Europea, y cuya transmisión debe ser gratuita por ley, y no de pago?

 
  
MPphoto
 
 

  Neelie Kroes, miembro de la Comisión . (EN) Quiero insistir una vez más en que, cuando se considera la aplicación de la legislación comunitaria en el contexto del deporte, es importante hacer una distinción entre el deporte como fuente de actividad económica y las reglas deportivas como tales.

En la medida en que el deporte genera actividad económica, está sujeto a la legislación comunitaria, incluidas las normas del mercado interior y la competencia, de la misma forma que todas las demás actividades económicas. ¡Hasta ahora, bien! Por supuesto, como se refleja en la Declaración de Niza, la Comunidad tiene en cuenta los aspectos sociales, educativos y culturales inherentes en el deporte cuando actúa de conformidad con el Tratado. La Comisión ha seguido esta línea de actuación en la aplicación de las normas europeas de la competencia en casos concretos, línea que ha recibido el apoyo de los tribunales europeos. Cuando desarrollan una actividad económica, los órganos que gobiernan los deportes deben, como cualquier empresa, garantizar el cumplimiento de las normas europeas de la competencia.

Ya he dicho antes que no todos los problemas de competencia se han resuelto, ni tampoco quiero yo que una decisión se utilice en contra de las autoridades o tribunales nacionales, si estos quieren seguir interviniendo. Está claro que la competencia en sí misma genera actividad económica; eso hace que los competidores estén más alerta y beneficia a los consumidores, consiguiendo en la mayoría de los casos más diversidad, más calidad y mejores precios.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 35 formulada por Robert Evans (H-0555/06 )

Asunto: Montenegro

En vista del resultado del reciente referéndum, ¿qué modificaciones inmediatas en lo que respecta a la relación entre la Unión Europea y Montenegro están previstas y qué medidas de apoyo adicionales está examinando actualmente la Comisión?

 
  
MPphoto
 
 

  Olli Rehn, miembro de la Comisión . (EN) Tras el referendo del 21 de mayo de 2006, que se realizó de conformidad con la legislación internacional y en el que ganó el voto a favor de la independencia, la posterior declaración de independencia del Parlamento montenegrino y la reacción de la Unión Europea en el Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores celebrado el 12 de junio, Montenegro y la Unión Europea están ahora en proceso de establecer relaciones diplomáticas.

La Comisión pretende remitir una propuesta al Consejo en breve, solicitando la autorización para negociar con Montenegro un Acuerdo de Estabilización y Asociación basado en las directivas de negociación del 3 de octubre de 2005, aplicables a la antigua Unión Estatal de Serbia y Montenegro.

En ese mismo contexto, quiero informar a la Cámara de que presentaremos un mandato de negociación modificado para un Acuerdo de Estabilización y Asociación con Serbia. Estos dos países, Montenegro y Serbia, tienen una perspectiva europea concreta, como los otros países de los Balcanes Occidentales. En este caso, el Acuerdo de Estabilización y Asociación es el primer paso, mientras que el objetivo último de este proceso es la adhesión a la UE en una etapa posterior, cuando cada uno de estos países pueda cumplir las condiciones necesarias. Esta perspectiva europea de los Balcanes Occidentales ha sido confirmada por el Consejo Europeo a mediados del mes pasado.

La Comisión intensificará su vigilancia de los acontecimientos en Montenegro, que ahora tendrá que enfrentarse, por su cuenta, a todas las responsabilidades que conlleva su relación con la Unión Europea, entre ellas la aplicación de la Asociación Europea y la necesidad de reforzar considerablemente su capacidad administrativa e institucional.

Este otoño, la Comisión emitirá un informe anual por separado para Montenegro, con recomendaciones específicas para el camino que debe seguir el país.

Montenegro, como otros países de la región, se beneficiará de ayudas en el marco del próximo instrumento financiero de preadhesión a partir de 2007. Por último, la Comisión pretende abrir en breve una oficina en Montenegro, que será responsable del diálogo con las autoridades y con la sociedad civil, la vigilancia de las reformas y la aplicación del instrumento financiero de preadhesión.

 
  
MPphoto
 
 

  Robert Evans (PSE ). – (EN) Quiero corregirla, señora Presidenta. Ha dicho usted que la cuestión concierne al «problema» de Montenegro. Yo creo que más que un problema, es un desafío.

Celebro que el señor Comisario haya dicho que la Comisión está considerando la apertura de una oficina en Podgorica. Acojo con gran satisfacción esa iniciativa. ¿Cree que eso ayudará a promover el turismo en Montenegro? Creo que el litoral adriático ofrece allí grandes oportunidades. El Comisario ha hablado de la posible adhesión a la Unión Europea. ¿Tiene alguna idea de los tiempos? ¿En cuánto tiempo quisiera él recibir una solicitud de adhesión a la UE por parte de Montenegro?

 
  
MPphoto
 
 

  Olli Rehn, miembro de la Comisión . (EN) La pregunta formulada por su Señoría es extremadamente pertinente e importante, sobre todo desde el punto de vista de la República de Montenegro y sus ciudadanos. La primera obligación de la oficina de la Comisión Europea en Montenegro será promover la integración europea y la relación entre Montenegro y la Unión Europea. Por tanto, indirectamente eso ayudará desde luego a favorecer su desarrollo económico y social, incluido el desarrollo de las actividades turísticas que beneficiarán al país y a los ciudadanos en el futuro.

En cuanto a saber cuánto tiempo tardará Montenegro en cumplir todas las condiciones de la adhesión y acceder así a la Unión Europea, eso lo dejo en manos de las casas de apuestas. Para la Comisión y para el Parlamento Europeo, es más importante asegurar la calidad del proceso de adhesión que su velocidad. Tenemos que fijarnos más en el contenido que en el calendario cuando hablamos de negociaciones de adhesión o de la fase de preadhesión como la que afronta ahora la República de Montenegro.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernd Posselt (PPE-DE ).(DE) Señor Comisario, quisiera pedirle, una vez más, que deje perfectamente claro que Montenegro tiene exactamente las mismas perspectivas de adhesión que todos los demás países de la región en virtud de la Declaración de Salónica y que, por lo que respecta, en particular, a la cuestión de las minorías, Montenegro ha desarrollado una política ejemplar en ese ámbito.

En segundo lugar, quisiera preguntar cuál es actualmente la situación con respecto a Serbia. ¿Con quién estamos negociando: con las antiguas autoridades federales o con las antiguas autoridades de la República de Serbia?

 
  
MPphoto
 
 

  Olli Rehn, miembro de la Comisión . (EN) Su Señoría ha planteado una cuestión muy importante. Le puedo asegurar a él y a todos ustedes que la República de Montenegro tiene las mismas perspectivas de cara al objetivo último de adhesión a la UE que todos los demás países de los Balcanes Occidentales. Por tanto, está en la misma posición que todos los países de esa región.

Los derechos de las minorías están en una situación crítica. El problema afecta a todos los países de la región y nosotros estamos insistiendo en la necesidad de que se respeten los derechos de las minorías en todos esos países, así como en otros países candidatos. Así se recoge en nuestro informe, cuya presentación está prevista para el próximo mes de otoño, lo más probable en octubre o noviembre.

En cuanto al nivel de las negociaciones con Serbia, hasta hace poco habíamos negociado con Serbia y Montenegro a dos niveles, sobre la base del concepto de doble vía, con la Unión Estatal para tratar las cuestiones que son competencia de la Unión Estatal y con las dos repúblicas para tratar las cuestiones que son competencia de las dos repúblicas. Ahora queremos consolidar el contenido de las negociaciones realizadas hasta la fecha. Una vez que el Consejo hay aprobado el nuevo mandato de negociación para Montenegro y el mandato modificado para Serbia, podremos continuar con las negociaciones sobre la base de este resultado consolidado; en el caso de Serbia, por supuesto, una vez que coopere plenamente con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia.

Este método minimiza cualquier interrupción técnica, y con Serbia, por ejemplo, podremos reanudar las negociaciones sobre el Acuerdo de Estabilización y Asociación inmediatamente después de que Serbia empiece a cooperar plenamente con el TPIY.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 36 formulada por András Gyürk (H-0577/06 )

Asunto: Examen del mercado de la energía durante el mes pasado y resultados de este

El mes pasado la Comisión examinó sobre el terreno diferentes grandes empresas de la energía para elucidar la evolución del mercado europeo del gas y la energía. Para la salud de las economías europeas es de vital importancia velar por una competencia leal en el mercado de la energía. Ya que, sin perjuicio de esas medidas, se debate el eventual establecimiento de una política energética común europea y los resultados de este examen deben usarse para elaborar esa estrategia, sería conveniente dar a conocer el proceso de examen al nivel adecuado y comunicar sus resultados.

¿Podría indicar la Comisión en qué fase se encuentra el examen del sector y cuáles han sido los principales resultados de las medidas adoptadas hasta ahora? ¿Cuándo podría contarse con resultados definitivos? ¿Proyecta la Comisión adoptar más medidas para realizar el mercado interior de la energía?

 
  
MPphoto
 
 

  Neelie Kroes, miembro de la Comisión . (EN) Según confirmó la Comisión el 17 de mayo de 2006, es cierto que recientemente se han realizado inspecciones sobre el terreno de algunas grandes empresas de energía en Europa. No se puede comentar más sobre estas investigaciones en curso.

Como saben, las inspecciones se realizan en virtud de los artículos 20 y 21 del reglamento CE y forman parte normal de las actividades de vigilancia de la Comisión en el ámbito de la competencia. En general, las inspecciones se realizan porque la Comisión tiene motivos para creer que las empresas en cuestión pueden haber violado las normas antimonopolio establecidas en los artículos 82 y 81 del Tratado.

El artículo 28 del Reglamento prohíbe a la Comisión revelar información adquirida durante una inspección, salvo en circunstancias limitadas. No obstante, según exige el Reglamento (CE) nº 1/2003, la Comisión publica todas las decisiones a su debido tiempo.

La Comisión está realizando también una investigación sectorial de las condiciones de la competencia en los mercados del gas y la electricidad de la UE. Se trata de una iniciativa distinta a las investigaciones e inspecciones individuales a las que se refiere su Señoría, pero la amplia información sobre el funcionamiento de los mercados energéticos que se obtenga durante la investigación sectorial será sin duda una buena base para que la Comisión decida alguna medida de vigilancia en casos concretos.

Los principales resultados preliminares de la investigación sectorial se publicaron en febrero de 2006 e identificaron la existencia de una serie de barreras para la competencia. Por ejemplo, los mercados mayoristas nacionales de la energía siguen estando muy concentrados, con la entrada de pocos competidores nuevos al sector. Por el momento, la integración entre los mercados nacionales es insuficiente. Las funciones de infraestructura y suministro están tan estrechamente conectadas que es difícil la entrada al mercado de nuevos suministradores, lo que significa que los consumidores tienen poca capacidad de elección. Además hay falta de transparencia, de manera que los nuevos competidores tampoco pueden hacerse con la información. Tienen que meter el pie en la puerta.

Por último, los precios no parecen responder a cambios en la oferta y la demanda. La resolución de estos problemas exigirá una combinación de reformas reglamentarias y estructurales y la aplicación estricta de las normas de la competencia. La Comisión se ha comprometido a realizar todas las actividades de vigilancia necesarias que estén justificadas.

La investigación sectorial habrá finalizado a finales de año. La Comisión decidirá entonces si se necesita alguna otra medida para mejorar las condiciones de la competencia en los mercados del gas y la electricidad. La información obtenida en la investigación sectorial será también importante para formular una política energética común europea, como se reconoció en el Consejo Europeo de primavera.

La Comisión está realizando asimismo un análisis de la aplicación de las medidas reguladoras europeas en el sector de la energía. Este trabajo está siendo dirigido por el Comisario responsable de energía, señor Piebalgs, y la Comisión informará al Parlamento y al Consejo a finales de año. Este informe reflejará también cualquier otra medida necesaria para completar la integración de los mercados energéticos de Europa.

Toda la información obtenida durante la investigación sectorial y el análisis de la aplicación de las directivas de liberalización, junto con la información adicional recibida de las consultas con las partes interesadas, tendrán, por supuesto, un papel esencial en la formulación de una política europea común.

 
  
MPphoto
 
 

  András Gyürk (PPE-DE ). – (HU) Muchas gracias por su respuesta, señora Comisaria, aunque no haya podido facilitar detalles concretos sobre las investigaciones. Si me lo permite, mi pregunta complementaria también será de índole general. Al igual que usted, pienso que el desarrollo del mercado interno de la energía podría plantear problemas. Mi pregunta es la siguiente: ¿los instrumentos de la política de defensa de la competencia serán suficientes para resolver estos problemas en el futuro o considera la Comisión podría ser necesario crear un organismo regulador europeo en el ámbito de la energía, que obviamente debería ocuparse sobre todo de las transacciones transfronterizas? Muchas gracias.

 
  
MPphoto
 
 

  Neelie Kroes, miembro de la Comisión . (EN) Su Señoría ha mencionado con acierto la cuestión de si esto es suficiente. Le he explicado a su Señoría que la Comisión ya ha emprendido una serie de investigaciones según las cuales parece que el comportamiento anticompetitivo contribuye a los problemas señalados en el estudio del sector energético. Sin embargo, la legislación en materia de competitividad no puede abrir mercados por sí misma, como sabrá su Señoría. Tenemos que complementar nuestro control del cumplimiento con un marco jurídico mejorado, una transparencia creciente, la mejora de la coordinación transfronteriza, etcétera.

Quizás necesitemos cambios reglamentarios para cosechar todos los beneficios de nuestros mercados energéticos. Una vez concluido el informe completo del estudio sobre las condiciones de competitividad del sector energético, reflexionaremos más en torno a los cambios que puedan ser necesarios. Mi colega, el señor Piebalgs, está examinando el grado de ejecución actual de las directivas vigentes sobre la liberalización del sector energético. En función de los resultados de ese examen se estudiarán más medidas encaminadas a liberalizar los mercados. La plena desconcentración estructural es una opción que hay que tener en cuenta. Su Señoría concluirá, sin duda alguna, que adoptaremos medidas cuando veamos que algo está mal.

 
  
MPphoto
 
 

  Paul Rübig (PPE-DE ).(DE) Señora Comisaria, en estos momentos el comercio de la energía y, sobre todo, su importación generan abundantes beneficios a escala internacional. Actualmente se está debatiendo sobre la reinversión de dichos beneficios en Europa, lo cual supondría que la OPEC, Rusia y quizá China acapararían en el futuro próximo el mercado europeo. ¿Qué opinión le merece esta futura situación desde el punto de vista de la competencia?

Para citar un ejemplo, Gazprom está adquiriendo las mayores empresas energéticas de Europa. ¿Qué medidas se propone adoptar la Comisión al respecto con el fin de proteger la seguridad de nuestro abastecimiento energético en el futuro?

 
  
MPphoto
 
 

  Neelie Kroes, miembro de la Comisión . (EN) Como ha mencionado con razón su Señoría, en el conjunto del mercado energético se ha producido algún cambio. Europa también necesita relaciones estables con los principales productores de fuera de la Unión Europea. Sin embargo, esto no nos impide, y no debe hacerlo, garantizar que exista un mercado integrado y competitivo en la Unión Europea.

Un mercado único de la Unión Europea abierto y competitivo, flexible e interconectado garantizará una posición energética segura para el futuro, ya que hará que el mercado europeo sea atractivo a los ojos de proveedores externos; todo esto forma parte del juego.

Ese mercado también estará abierto a acoger nuevas combinaciones energéticas. Podrá reunir la fuerza interna necesaria para afrontar los desafíos internacionales en este ámbito.

 
  
  

Segunda Parte

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. La pregunta 37 decae, dado que se refiere a un tema que ya figura en el orden del día de la sesión de hoy.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Puesto que tartan del mismo tema, las siguientes preguntas se contestarán conjuntamente.

Pregunta nº 38 formulada por Bernd Posselt (H-0509/06 )

Asunto: Situación en Rusia

¿Cómo valora la Comisión la situación en Rusia en cuanto a los derechos humanos y las condiciones de detención, en particular, en lo que respecta a los detenidos Platon Lebedev y Michail Khodorkovsky?

Pregunta nº 39 formulada por Milan Horáček (H-0558/06 )

Asunto: Situación en Rusia

¿Qué puede decir la Comisión sobre las violaciones de los derechos humanos en la Federación de Rusia y cómo valora desde ese punto de vista la situación de los detenidos en Rusia, sobre todo en lo que respecta a la situación de los detenidos Platon Lebedew y Michael Chodorkowski?

 
  
MPphoto
 
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión . (EN) La Comisión sigue muy de cerca la situación de los derechos humanos en Rusia y, a través del diálogo político de la Unión Europea con este país, así como las consultas regulares sobre derechos humanos, podemos plantear a Rusia cuestiones relativas a la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho.

Hemos expresado nuestra preocupación por la situación de los prisioneros en Rusia en las consultas sobre derechos humanos y hemos recordado a las autoridades rusas la necesidad de respetar las normas internacionalmente reconocidas. A este respecto, el acuerdo de Rusia para publicar los informes del Comité para la Prevención de la Tortura del Consejo de Europa sería un paso adelante positivo.

En cuanto a la situación concreta del señor Jodorkovsky y el señor Lebedev, conocemos las preocupaciones expresadas en torno al proceso judicial, el veredicto y la sentencia, así como su situación actual. La Unión Europea ha subrayado repetidamente la necesidad de que el sistema judicial actúe de modo justo y transparente si quiere ganarse la confianza tanto de la población rusa como de la comunidad internacional. Seguiremos supervisando la cuestión de las condiciones de las cárceles en Rusia, incluida la situación de esos dos caballeros.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernd Posselt (PPE-DE ).(DE) Muchas gracias, señora Comisaria, por su respuesta tan detallada. Solo quisiera hacerle una pregunta complementaria, a saber, si la Representación de la Comisión en Moscú ya se ha puesto en contacto con las familias de los presos o si podría hacerlo.

En segundo lugar, resulta evidente que los presos han sido objeto de castigos injustificados que también contravienen la legislación rusa; en efecto, las sanciones que podrían prorrogar sus sentencias y el encarcelamiento lejos de sus hogares son contrarios, en ambos casos, a dicha legislación. Por consiguiente, solo quisiera pedirle que plante esta cuestión a las autoridades rusas.

 
  
MPphoto
 
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión . (DE) El abogado de esos dos señores volvió a ponerse en contracto con nuestra delegación la semana pasada y, desde luego, nos mantenemos en contacto. Plantearé con mucho gusto el tema que ha expuesto Su Señoría en su segunda pregunta, a saber, si las sanciones por las que se prolongan sus sentencias y el encarcelamiento lejos de sus familias son castigos demasiado severos. Lo haré de muy buen grado.

 
  
MPphoto
 
 

  Milan Horáček (Verts/ALE ).(DE) ¿No considera que existe una relación entre los ejemplos de menosprecio de la libertad de los medios de comunicación, las restricciones impuestas a la sociedad civil en la nueva Ley sobre las ONG, las violaciones de los derechos humanos en Chechenia y las condiciones de detención de esos presos? La relación reside en que en realidad no se ajustan a la legislación rusa. Esos hombres fueron condenados en el oblast de Moscú y, por lo tanto, también deberían cumplir sus condenas allí, pero tras su juicio amañados, al que asistí personalmente, creo que existe una relación entre todo ello. Se menosprecia todo aquello que es posible menospreciar.

 
  
MPphoto
 
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión . (DE) Cada uno de los casos citados se debe evaluar por separado, puesto que se trata de cuestiones muy distintas, todas las cuales –como ha señalado acertadamente Su Señoría– están relacionadas con los derechos humanos universales y con las libertades fundamentales de las personas.

Sin embargo, por lo menos es seguro que el tema de las ONG se está revisando y la posición jurídica al respecto es equivalente en gran parte a la que existe en otros países. Lo que importa es cómo se aplican las leyes y lo mismo sucede, hasta cierto punto, en el caso de las condiciones de detención de los presos; también en este caso se trata en gran parte de un problema de aplicación y ese debe ser nuestro punto de partida.

 
  
MPphoto
 
 

  Justas Vincas Paleckis (PSE ).(EN) Quiero preguntarle sobre el caso Jodorkovsky. Hace poco, Anatoly Yermolin, diputado a la Duma rusa, intervino en el Parlamento Europeo y nos recordó el ataque perpetrado contra Mijaíl Jodorkovsky. Hace poco resultó herido. El señor Yermolin afirmó que solo la atención de las fuerzas democráticas rusas y especialmente los países democráticos de Occidente pueden salvar su vida. ¿Cree usted que la Comisión está prestando suficiente atención a este caso?

 
  
MPphoto
 
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión . (EN) Puedo confirmar que la Comisión continuará haciendo un seguimiento de la cuestión de las condiciones de las cárceles de Rusia, tal y como acabo de señalar, incluida la situación del señor Jodorkovsky y del señor Lebedev. También lo hará con vistas a estudiar si el conjunto de la Unión Europea debería plantear esta cuestión en la próxima ronda de consultas sobre derechos humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Paul Rübig (PPE-DE ).(DE) Es evidente que el detonante final de la actual situación en el ámbito de la política energética fue el diferendo acerca del señor Jodorkovsky, pues el Presidente Putin ejerció presión a través de la nacionalización del sector energético y la creación de un monopolio.

Por mi parte, desearía saber qué forma va a adoptar la cooperación bilateral con Rusia en materia de política energética en el futuro.

 
  
MPphoto
 
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión . (DE) Puedo asegurarle a Su Señoría que, por lo que respecta a la energía, aunque apenas se han iniciado las negociaciones, ya hemos abordado –en la Cumbre Europea de Sochi– de manera nada inequívoca los importantes temas de la transparencia, la reciprocidad y de unas normas equitativas para todos, los cuales evidentemente constituirán una parte importante del Acuerdo de asociación y cooperación, cuyo mandato acaba de adoptar la Comisión, en cuanto este se empiece a negociar con las autoridades rusas. Por consiguiente, dichas normas fundamentales tienen su peso y más adelante se adoptarán acuerdos específicos para cada sector.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 40 formulada por Nicholson of Winterbourne (H-0511/06 )

Asunto: Orientaciones operativas comunes para la política en materia de secuestros

El elevado número de secuestros perpetrados en los últimos años en Iraq es preocupante. La mayoría de los casos de los que se tiene noticia son objeto de gran atención, puesto que se trata de cooperantes, periodistas e ingenieros encargados de labores de reconstrucción extranjeros. Sin embargo, el número de secuestros de extranjeros en Iraq es en realidad muy pequeño si se compara con los millares de iraquíes secuestrados. Los expertos coinciden en señalar que los secuestros que se llevan a cabo en Iraq son cometidos por un gran número de grupos criminales y terroristas por muy diversas razones, aunque en la mayor parte de los casos se trata de un motivo financiero. En consecuencia, son especialmente preocupantes las recientes indicaciones de que varios Estados miembros de la UE han pagado enormes rescates a grupos criminales y terroristas a cambio de la libertad de sus ciudadanos secuestrados. El pago de rescates es una medida particularmente inoportuna y poco lúcida, ya que en lugar de poner freno a los secuestros alienta su proliferación, exponiendo tanto a los extranjeros como a los iraquíes a un mayor riesgo.

En este contexto, ¿qué medidas puede adoptar la Comisión para establecer unas orientaciones y unos códigos de conducta comunes para los Estados miembros de la UE ante esta amenaza en Iraq y otros países?

 
  
MPphoto
 
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión . (EN) Por supuesto que deploramos la grave situación de la seguridad en Irak y las condiciones que hacen que la vida sea extremadamente difícil para los iraquíes y los extranjeros que se encuentran allí. Condenamos toda forma de violencia que dificulta la vida diaria de los iraquíes civiles e impide que el país tenga el estado de paz y estabilidad que realmente merece.

La práctica de la toma de rehenes constituye una grave amenaza para la población. Informes no oficiales señalan que los secuestros se deben a motivos políticos o puramente criminales y no tienen justificación alguna. Los secuestros son devastadores para todos los afectados y nuestra solidaridad se extiende a sus familias, amigos, compañeros de trabajo y quienquiera esté afectado. Sin embargo, es competencia de los Estados miembros abordar los casos individuales del secuestro de ciudadanos de la Unión Europea.

En cuanto a los ciudadanos iraquíes, es muy importante que el Primer Ministro, el señor Al Maliki, intente detener la violencia mediante iniciativas de reconciliación nacional, aunque también hemos de reconocer que la situación aún no es estable. Esta es la difícil situación en que nos hallamos en estos momentos. Sin duda, pagar rescates no es una solución viable del problema de la toma de rehenes en Irán y la Comisión ha dejado claro que la desaprueba.

 
  
MPphoto
 
 

  Baronesa Nicholson of Winterbourne (ALDE ).(EN) Señora Comisaria, gracias por una respuesta tan completa, que apoyo plenamente. Quiero llamar su atención sobre el secuestro, el sábado, de un diputado al Parlamento y Ministro, el señor Taisir Nayeh Auad al Mashhandani. Por desgracia, otro Ministro, el Viceministro de Electricidad, el señor Raad al Hareth, ha sido secuestrado esta mañana junto con 19 guardaespaldas. Como he señalado en mi pregunta y tal y como ha comentado usted, todos los días ocurren secuestros de iraquíes civiles que no reflejan los medios de comunicación.

El secuestro es un delito que también propicia la esclavitud infantil, la prostitución de personas ha escala internacional y el fenómeno de los niños soldado, así como las miserias que ya ha señalado usted acerca de Iraq. Sé que la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, creada en septiembre de 2003, ha elaborado un manual que va a publicarse este año. Creo que esta iniciativa, que solo habla de varios cientos de secuestros al año, es simplemente insuficiente en las Naciones Unidas.

¿Podría la Comisaria exhortar a la delegación de la Comisión Europea ante las Naciones Unidas a que, en nuestro nombre, intervenga enérgicamente a favor del refuerzo de la lucha que llevan a cabo las Naciones Unidas contra este delito particularmente abyecto?

 
  
MPphoto
 
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión . (EN) Solo puedo decirle que, de hecho, apoyaré de inmediato dicha iniciativa y daré instrucciones a la delegación de la Comisión ante las Naciones Unidas de que estudie si se puede hacer algo más. Estoy totalmente de acuerdo con usted: en realidad hay tantos actos abyectos que todos debemos intentar hacer todo lo que podamos.

Sin embargo, repito que en última instancia esto es también responsabilidad de cada uno de los Estados miembros; pero, sin duda alguna, intentaremos respaldar las medidas ya emprendidas por las Naciones Unidas.

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Seeber (PPE-DE ).(DE) Puesto que sabemos que Iraq reviste una inmensa importancia económica para nosotros, es decir, que no solo es importante desde el punto de vista de la situación de los derechos humanos, sino también de la situación económica, ¿qué puede hacer la Comunidad para mejorar la estabilidad de ese país? ¿Qué programas comunitarios o de cooperación se pueden poner en marcha mejorar la estabilidad y la seguridad en Iraq?

 
  
MPphoto
 
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión . (DE) Existen multitud de programas para esa finalidad. Lo cierto es que desde 2003 no hemos dejado de hacer grandes esfuerzos para estabilizar Iraq y hasta la fecha hemos dedicado 513 millones de euros a esa tarea. Asimismo le hemos asignado, por ejemplo, otros 200 millones de euros para este año, aunque debo decir que se trata de programas con un apoyo muy amplio.

Por una parte, tenemos los programas que se gestionan a través de los fondos del Banco Mundial y de las Naciones Unidas y que están destinados a cubrir las necesidades básicas de la población, en materia de educación, atención sanitaria y agua, por ejemplo.

Sin embargo, también hay otros programas cuyo principal objetivo es la consolidación de los ministerios más importantes, a saber, los de Comercio y de Energía.

Asimismo, se están realizando esfuerzos para democratizar la sociedad iraquí, como la celebración de elecciones y referendos bajo la supervisión de Naciones Unidas, para los que la Comisión aportó un apoyo financiero, y evidentemente, continuaremos procurando impulsar el diálogo y la reconciliación nacionales.

Parta este año se han asignado otros 200 millones de euros, que es mucho dinero.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 41 formulada por Justas Vincas Paleckis (H-0524/06 )

Asunto: Cooperación entre la UE y Rusia

Los trabajos preparatorios para la renovación del Acuerdo de asociación y cooperación entre la UE y Rusia deberían iniciarse próximamente, dado que dicho Acuerdo expirará en 2007. ¿Cómo concibe la Comisión el futuro Acuerdo? ¿Está previsto limitarse a los cuatro espacios comunes? ¿Está previsto conferir al futuro Acuerdo un alcance mayor o, por el contrario, más restringido? ¿Cómo se reflejarán en el nuevo Acuerdo las disposiciones relativas a la política energética europea definidas en el Libro Verde sobre una estrategia europea para una energía sostenible, competitiva y segura, adoptado por la Comisión en 2006?

Rusia ha emitido señales diversas en lo que concierne al próximo Acuerdo eventual. Algunos políticos y politólogos rusos consideran que el Acuerdo de asociación y cooperación entre la UE y Rusia firmado en 1997 no ha sido beneficioso para Rusia porque, según ellos, no era equitativo y estaba dictado por Bruselas. ¿Qué opina la Comisión de tales declaraciones?

 
  
MPphoto
 
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión . Justo hoy acabamos de aprobar una recomendación al Consejo con proyectos de directrices para la negociación de un nuevo acuerdo con Rusia. Tras los debates internos de la UE, la Comisión mantuvo conversaciones exploratorias con Rusia, que ahora han desembocado en un amplio consenso en torno a un enfoque general.

A raíz de la última Cumbre entre la UE y Rusia en Sochi hemos podido ponernos de acuerdo en lo siguiente. En primer lugar, el objetivo es concluir un nuevo acuerdo, jurídicamente vinculante, muy amplio y completo, que debería ser duradero y facilitar el futuro desarrollo de las relaciones. En segundo lugar, estaríamos de acuerdo en evitar un vacío jurídico. Esto significa que en estos momentos no se abandona el Acuerdo de Asociación y Cooperación. Estamos también comprometidos con la aplicación de los «programas de trabajo de los cuatro espacios comunes».

Este acuerdo debería adoptar un enfoque estratégico de la relación y hacer hincapié en que el respeto por los valores comunes representa una base esencial. Asimismo, debería basarse en los objetivos de esos espacios comunes. En particular, queremos incluir el desarrollo posterior de nuestras relaciones comerciales en función de los avances de la adhesión de Rusia a la OMC. Por supuesto, tal y como he dicho antes, queremos consolidar más la relación energética sobre la base de los principios más importantes, que son la reciprocidad, la lealtad y la igualdad.

 
  
MPphoto
 
 

  Justas Vincas Paleckis (PSE ).(EN) Gracias por su respuesta, señora Comisaria.

Existen algunos signos de que Rusia estį aumentando la presión con respecto a la polķtica energética. Por ejemplo, una empresa polaca está comprando actualmente una refinería lituana, Mažeikiu Nafta, y Rusia ha empezado a interrumpir inmediatamente los suministros de petróleo. ¿Sería posible que en la reunión del G8 de San Petersburgo se prestara atención a la cuestión de la política energética?

 
  
MPphoto
 
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión . (EN) Es muy importante advertir que esta cuestión de la energía demuestra que hoy día tenemos una relación interdependiente con Rusia. Esto significa que somos un cliente importante para Rusia. Compramos el 25 % de su gas, el 27 % de su petróleo y parte de su uranio. Esto también es muy importante para Rusia. Por tanto, esa será, sin duda alguna, una de las cuestiones principales planteadas durante la reunión del G8 con Rusia. También fue un asunto muy importante y central en la cumbre Sochi.

Con respecto a las demás cuestiones, habrá una especie de centro de supervisión que controlará y comprobará minuciosamente lo que se ha hecho en el otro lado. Pero creo que es más importante que primero demos con los principios correctos. Es preciso consagrar estos principios y, después, podemos perfeccionar esos asuntos en acuerdos sectoriales y adoptar un enfoque muy concreto.

 
  
MPphoto
 
 

  Piia-Noora Kauppi (PPE-DE ).(EN) Durante la reunión de ayer con el Gobierno finlandés en Helsinki, el señor Barroso dijo que es posible un acuerdo de libre comercio con Rusia. No obstante, hay algunos Gobiernos que piensan que esto solo es posible si Rusia se convierte en miembro pleno de la OMC.

¿Qué piensa la Comisión al respecto y ahora, tras esta iniciativa emprendida ayer por el señor Barroso, cuál es el camino que hay que seguir?

 
  
MPphoto
 
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión . (EN) En realidad, como he dicho antes, a largo plazo es posible desarrollar más nuestras relaciones comerciales, pero depende de los avances de la adhesión de Rusia a la OMC. Por supuesto, esto depende sobre todo y en primer lugar de la OMC. Después hemos de ver cómo llevamos adelante la idea de un acuerdo de libre comercio. Sin duda alguna, es evidente que se trata de un objetivo a medio o largo plazo.

 
  
MPphoto
 
 

  Agnes Schierhuber (PPE-DE ).(DE) Señora Comisaria, usted ha descrito con gran detalle la situación en el caso de Rusia y se lo agradezco. Por mi parte, desearía saber si considera –o si la Comisión considera– que Rusia y otros estados de su órbita pueden llegar a ser socios fiables en el futuro en lo que respecta al abastecimiento de energía, y –puesto que usted misma ha mencionado las cifras– en qué medida depende la Unión Europea de Rusia o de Ucrania. ¿Podemos confiar en su fiabilidad?

 
  
MPphoto
 
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión . (DE) A juzgar por la experiencia que hemos tenido con Rusia a lo largo de muchos años, podemos considerar garantizada su fiabilidad, pero también tenemos que comprender que las dificultades surgidas con Ucrania fueron una llamada de atención.

Por esto es sumamente importante que en el futuro encontremos una solución para el abastecimiento energético que se base en el mercado y sea transparente, ya que en la Comisión estamos firmemente convencidos de que, si bien los precios deben ser un reflejo del mercado, la adecuación a los precios de mercado debe realizarse de manera gradual en Ucrania, entre otras cosas, y no de un día para otro, y de que no se deben ejercer presiones.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 48 formulada por Marc Tarabella (H-0502/06 )

Asunto: Derecho de residencia de los ciudadanos de la Unión Europea

En relación con la Directiva 2004/38/CE (1) me congratulo por los avances de este texto en favor de una mejor integración de los ciudadanos europeos.

No obstante, lamento la utilización, en la versión francesa, de la expresión «droit de séjour permanent» («derecho de residencia permanente» en la versión española), por la contradicción existente en francés, ya que el término «séjour» tiene necesariamente una connotación temporal.

Por otro lado, ¿puede garantizar la Comisión que la igualdad de trato total de los ciudadanos de la Unión con los ciudadanos nacionales incluya la obtención de un verdadero documento de identidad y no de una tarjeta de residencia, como es el caso en Bélgica, habida cuenta de que esta tarjeta no tiene el mismo valor que el documento de identidad y de que esta denominación resulta chocante, e incluso ofensiva, para los ciudadanos que emigraron hace varias decenas de años y que han construido su vida activa y familiar en el país de acogida?

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (FR) Señora Presidenta, la Comisión considera que la expresión «derecho de residencia permanente» no encierra necesariamente una contradicción, ya que el concepto de residencia, entendido como el período durante el cual se vive en un lugar, puede ser largo, incluso permanente. Por otra parte, este concepto no fue objeto de observaciones en el sentido sugerido por su Señoría ni durante la elaboración del texto por la Comisión, ni durante los debates sobre la directiva en el Consejo, ni aquí, en el Parlamento Europeo.

Por lo que respecta a la segunda observación, la Comisión indica, de forma preliminar, que tal como dispone el artículo 18 del Tratado y ha confirmado la jurisprudencia del Tribunal de Justicia, el derecho de residencia se deriva directamente del Tratado para el ciudadano de la UE, cuyos documentos de residencia sirven únicamente para acreditar ese derecho.

De conformidad con esta idea, uno de los principales objetivos de la Directiva 2004/38/CE ha sido simplificar las formalidades administrativas asociadas al derecho de residencia. Con arreglo a ese texto, los ciudadanos de la UE no necesitan obtener una tarjeta de residencia en el Estado miembro de residencia, pues el simple registro ante las autoridades competentes basta, y por lo demás solo se exige si el Estado miembro de acogida lo considera necesario. En tal caso, se expide a los ciudadanos de la UE un certificado de registro previa presentación de su documento de identidad o pasaporte y de la prueba de que reúnen las condiciones relativas al derecho de residencia. Tras cinco años de residencia legal continuada, los ciudadanos de la UE obtienen un derecho de residencia permanente, que no se somete ya a ninguna condición y, si lo solicitan, el Estado miembro de acogida debe expedirles un documento que acredite ese derecho.

En conclusión, como prevé asimismo la misma Directiva 2004/38/CE, los Estados miembros, actuando conforme a su legislación, expiden o renuevan a sus nacionales un documento de identidad o un pasaporte que indica su nacionalidad. De ello se sigue que un Estado miembro de acogida no puede expedir un documento de identidad, en el sentido estricto del término, a ciudadanos no nacionales de la UE. Estos ciudadanos deben poseer siempre su documento de identidad, o pasaporte, expedido por su Estado de nacionalidad, que acredite, como está previsto, su identidad y nacionalidad y, si lo requiere el Estado miembro de acogida, el certificado expedido por este último que acredite su derecho de residencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Marc Tarabella (PSE ). – (FR) Gracias, señor Comisario, por sus precisiones. He querido intervenir en nombre de los muchos ciudadanos no belgas procedentes de la Unión Europea que viven en Bélgica, en algunos casos desde hace varias décadas, y que han desarrollado allí su vida activa, profesional y familiar. A este respecto, la denominación de «residencia» me parece –pero ya ha respondido usted– chocante, porque no «residen»: han elegido ese país, que es su país de acogida y lo seguirá siendo hasta el día en que se mueran. Lo que puede parecer chocante, en efecto, es que cuando esos ciudadanos toman un avión en Bélgica para visitar un país de la Unión, el documento que se les asigna no les sirve como documento de identidad y se les pide el pasaporte.

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (IT) Señora Presidenta, esta situación, que se ha calificado de «escandalosa», es una de las consecuencias de la aplicación de esta Directiva.

Desde luego, también estamos investigando lo que Su Señoría define acertadamente como «casos concretos» y le aseguro que si constatamos que se han cometido infracciones en la aplicación de la Directiva –que no todos los Estados miembros han transpuesto a su legislación nacional– ejerceremos las competencias de que dispone la Comisión para tales casos.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 49 formulada por Sarah Ludford (H-0504/06 )

Asunto: Cláusula pasarela

En su reunión en Viena de los días 27 y 28 de mayo, los Ministros de Asuntos Exteriores de la UE al parecer no lograron alcanzar un acuerdo sobre una propuesta de la Comisión para utilizar la cláusula pasarela del Tratado de Niza para trasladar más competencias en materia de justicia y asuntos de interior del tercer al primer pilar (comunitario).

¿Cuál es la reacción de la Comisión ante esto y qué otras propuestas concretas va a presentar para aumentar la efectividad, la democracia y la transparencia en el proceso de toma de decisiones sobre cuestiones de justicia y asuntos de interior?

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (EN) La Comisión está convencida de que ha llegado el momento de aprovechar todas las posibilidades que ofrecen los Tratados actuales y en particular las cláusulas pasarela. Así se fijarán las condiciones necesarias para alcanzar nuestros objetivos en el período intermedio antes de la entrada en vigor del Tratado Constitucional.

Sin embargo, la Comisión puede confirmar que, en general, está en conjunto preparada para contribuir al debate sobre el uso de las cláusulas pasarela tal y como se ha indicado al tratar este asunto en el examen político del Programa de La Haya presentado el 28 de junio. Las primeras reacciones de la gran mayoría de los Estados miembros han sido muy positivas, y de la reunión informal de los Ministros de Exteriores de los días 27 y 28 de mayo se concluye que la mayoría de los Estados miembros apoyan el enfoque de la Comisión anticipado en la comunicación del 10 de mayo sobre el futuro de Europa.

Esta voluntad de avanzar se confirmó en las conclusiones del Consejo Europeo de 2006 de junio, que solicitó a la Presidencia finlandesa entrante que explore, en estrecha cooperación con la Comisión, la posibilidad de mejorar la toma de decisiones y la acción en el ámbito de la libertad, la justicia y la seguridad sobre la base de los Tratados vigentes.

Sin embargo, evidentemente esta cuestión ha de prepararse con gran detenimiento en el máximo nivel político. La Comisión celebra la intención de la Presidencia finlandesa de celebrar un debate a fondo como próximo paso lógico.

La Comisión está convencida de que el Parlamento contribuirá como siempre a estimular este debate en materia institucional. Sé que el Presidente Borrell ha animado hace poco de nuevo a la Comisión a seguir este camino. Estoy convencido de que es un asunto de la máxima importancia para el Parlamento y una oportunidad única para acercar las cuestiones de la libertad, la seguridad y la justicia a los ciudadanos, aumentando así la eficiencia, la transparencia y la responsabilidad del proceso legislativo.

Seguramente sabrán ustedes que justo ayer el Primer Ministro de Finlandia confirmó, en nuestra reunión de Helsinki, su firme voluntad y la de la Presidencia finlandesa de celebrar más debates, empezando por el Consejo informal de Ministros de Interior que tendrá lugar en Tampere a finales de septiembre.

 
  
MPphoto
 
 

  Sarah Ludford (ALDE ).(EN) Gracias, Comisario Frattini. En las seis semanas desde que presenté esta cuestión han ocurrido muchas cosas, especialmente el paquete Frattini de la semana pasada, si podemos llamarlo así. Quiero felicitar sinceramente a usted y a la Comisión por ese excelente paquete de cuatro documentos valientes y ambiciosos.

¿Ha pensado usted cómo podemos llegar a los ciudadanos con una estrategia de comunicación para garantizar que comprendan la situación, no los detalles arcanos, sino para que entiendan, por ejemplo, que los Estados miembros no han aplicado las leyes antiterroristas? Es preciso presionar a sus Gobiernos para que traduzcan la retórica en acción, para lograr avances en la lucha contra el crimen y el terrorismo y en la defensa de los derechos humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (EN) Sí, por supuesto que reflexionamos sobre esta estrategia de comunicación. En mi opinión, la mejor forma de mostrar al público lo importante que es abolir los poderes de veto es dándoles ejemplos concretos. Un ejemplo así es una iniciativa que concierne a una norma mínima con respecto a derechos de procedimiento, en torno a los cuales nos hallamos en un punto muerto tras dos años de debate, precisamente debido al sistema de unanimidad. De nuevo, por ejemplo, cuando hablamos de cooperación policial transfronteriza, aún seguimos bloqueados tras 18 meses de difíciles debates a causa de la unanimidad. Estos son ejemplos concretos para el público. ¿Al público le parece útil contar con derechos de procedimiento o cooperación policial en el ámbito europeo? Entonces, por favor, ayúdennos.

 
  
MPphoto
 
 

  Margarita Starkevičiūtė (ALDE ). – (LT) ¿Cómo se proponen llevar a cabo de esa labor de cooperación e información al público, si la Comisión lleva retraso en la puesta a punto de un sistema de información que permita la aplicación del Acuerdo de Schengen en los nuevos y los antiguos Estados miembros y el intercambio de información? En Lituania hemos oído decir que los nuevos Estados miembros no se podrán incorporar a Schengen en la fecha prevista y que el paquete que usted acaba de proponer probablemente será de difícil aplicación debido a que no existe un sistema de información que pueda almacenar los datos necesarios.

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (IT) Señora Presidenta, por mi parte solo puedo confirmar lo que declaró hace unos días el Consejo de Europa, esto es, nuestro compromiso de hacer todos los esfuerzos para cumplir el plazo de otoño de 2007.

Sé que existen algunos problemas técnicos, pero también conozco la decisión política que el Consejo de Europa confirmó hace unos días y que estamos obligados a respetar y hacer respetar. Nos hemos comprometido a hacerlo.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta.

Pregunta nº 50 formulada por Zdzislaw Kazimierz Chmielewski (H-0512/06 )

Asunto: Situación de las personas con discapacidad en los centros penitenciarios

Es evidente que el problema de los reclusos con discapacidad suscita un interés muy escaso. Lo cierto es que en ninguno de los programas de la Unión ―ni siquiera en los de lucha contra la exclusión social, de lucha contra la discriminación o de medidas de apoyo al empleo, ni tampoco en el Fondo Social Europeo o en eContent― se ha abordado la problemática de la reinserción social de los penados con discapacidad. Tampoco en los documentos comunitarios del año 2003 ―que, como es sabido, fue el Año Europeo de las Personas con Discapacidad― aparece demasiado contenido concreto.

Parece pues evidente que el Consejo, la Comisión y el Parlamento deben enfrentarse a este grave problema. Por eso mismo quisiera saber en qué fase de elaboración se encuentra la correspondiente normativa comunitaria, si la hay, relativa a las personas con discapacidad que cumplen condena en centros penitenciarios. Entre las necesidades más urgentes está la de introducir programas educativos adecuados que tengan por objeto posibilitar la adaptación de estas personas a los requisitos del mercado de trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (EN) La competencia relativa en materia de discapacidad incumbe en general a los Estados miembros de acuerdo con el principio de subsidiariedad. En todas las políticas comunitarias se tienen en cuenta las necesidades de todas las personas con discapacidad a fin de lograr un trato equitativo. Entre ellas están incluidos los ex presos discapacitados.

La importancia de brindar oportunidades de empleo a las personas con discapacidad está bien reconocida, lo que no solo se refleja en la estrategia de empleo europea, sino también en el Consejo Europeo. Recordarán ustedes sus conclusiones de la primavera de 2006.

Desde el punto de vista de otros programas, el plan de acción sobre discapacidad de la Comisión contenido en su Comunicación COM(2005)604 perfila lo que se ha hecho con respecto a todas las personas con discapacidad en la Unión Europea.

Con respecto a la posible competencia de la Unión Europea al amparo del tercer pilar, actualmente no existe ninguna legislación de la Unión Europea que regule la situación de personas discapacitadas en las cárceles. Esto se debe principalmente al hecho de que cualquier acción de cooperación judicial en materia penal que pretenda aproximar normas aplicables en los Estados miembros está, de acuerdo con el fundamento jurídico disponible, supeditada al requisito de que tal acción sea necesaria para mejorar la cooperación entre los Estados miembros.

Muchas propuestas de la Comisión formuladas en el Plan de Acción de La Haya están encaminadas a facilitar la rehabilitación social de los delincuentes, aunque no estén específicamente destinadas a rehabilitar a presos discapacitados. Por ejemplo, existe un proyecto presentado por Austria, Finlandia y Suecia sobre la transferencia de presos.

Junto con mi colega, el señor Špidla, estudiaré cómo apoyar las medidas emprendidas o planificadas en este ámbito de competencia y cómo complementarlas con medidas que puedan adoptarse al amparo del tercer pilar.

 
  
MPphoto
 
 

  Zdzisław Kazimierz Chmielewski (PPE-DE ). – (PL) Señora Presidenta, quisiera formular una pregunta de carácter general. Si en virtud del Estado de Derecho, las personas discapacitadas están obligadas a cumplir la ley, como todos los demás ciudadanos –pueden ser encarceladas, por ejemplo ¿por qué no se aplican los principios de igualdad en el caso de la participación en el mercado de trabajo? ¿Por qué no se concede a las personas discapacitadas plenas oportunidades para hacer uso de sus cualificaciones? ¿Por qué las democracias modernas no pueden cumplir las normas que cabe esperar de sociedades civilizadas en esta materia?

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (IT) Señora Presidenta, soy plenamente consciente de la realidad de esos problemas. Creo que, al margen de la legislación obligatoria, que no es posible adoptar en dicho ámbito, Europa podría desarrollar alguna acción en el contexto de la lucha contra la discriminación.

Estamos dispuestos a estudiar cualquier posibilidad, incluida la adopción de medidas que contribuyan a la rehabilitación social de los ex-presos. Como ya he dicho, voy a examinar esta cuestión con el señor Špidla. Esas personas han sido declaradas culpables, pero sufren discapacidades y, por lo tanto, se enfrentan con mayores dificultades.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 59 formulada por Georgios Toussas (H-0515/06 )

Asunto: Despido de sindicalistas por venganza

El despido de la empresa Wakenhut Security Transport SA del veterano sindicalista Petros Kefalas, secretario general del sindicato de empleados de sociedades anónimas y oficinas y miembro de la dirección del comité de trabajadores de la empresa, por haber protestado ante el director general de la misma por el despido injusto de un compañero, constituye un acto de venganza y pretende intimidar a los trabajadores y reprimir la actividad sindical en los lugares de trabajo. Este despido ha sido planificado y está siendo «legitimado» en el marco de la colaboración tripartita entre empresarios, Estado y trabajadores con el «visto bueno» de la Federación de industriales griegos (SEB), cuyos miembros han proferido amenazas e insultos contra los trabajadores.

¿Cuál es la posición de la Comisión frente a estos despidos de sindicalistas basados en la venganza, al ambiente de intimidación instaurado en los lugares de trabajo y al restablecimiento de la protección sindical de Petros Kefalas?

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (IT) Señora Presidenta, la libertad de asociación es un principio general del Derecho comunitario, tal como ha reconocido claramente el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas.

Hay un importante precepto (el artículo 12 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea) que prevé el derecho a la libertad de asociación en todos los ámbitos, especialmente el sindical. Por tanto, la libertad de asociación siempre debe ser respetada.

Pero otro precepto, el artículo 137 del Tratado de Roma, dice en concreto que sus disposiciones no se han de aplicar al derecho de asociación. ¿Cuál es la consecuencia? Que existe un derecho de asociación establecido con toda claridad en la Carta de los Derechos Fundamentales, pero el Tratado no reconoce a la Comisión la facultad de intervenir, por ejemplo, contra una empresa privada que viole ese derecho. Su protección, en caso necesario, compete a las autoridades nacionales, especialmente a la justicia.

Es obvio que se trata de una cuestión que se ha de dirimir en los tribunales, sencillamente porque no existe una disposición concreta en el Tratado que faculte a la Comisión para intervenir.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Toussas (GUE/NGL ).(EL) Señor Comisario, los despidos disciplinarios de trabajadores se están convirtiendo en una práctica general. La compañía Wackenhut, tras el despido del sindicalista Petros Kefalas, inició una nueva acción contra Nikos Besis que aún está en marcha.

Hace solo un rato que he salido de una audiencia con representantes sindicales de los trabajadores de la fábrica de Opel. Al margen de las particularidades del caso, Opel también está amenazando con despedir a miles de empleados.

En nuestra opinión, la nueva legislación sobre el empleo que se proyecta también está alentando el despido de miles de trabajadores. ¿Qué medidas está adoptando la Comisión para proteger la representación sindical y la aplicación de la legislación laboral a los objetivos de empleo?

 
  
MPphoto
 
 

  Marie Panayotopoulos-Cassiotou (PPE-DE ).(FR) Señora Presidenta, me ha borrado usted de la lista. Mi pregunta estaba incluida en la lista. Si esto es lo que quiere el Comisario, que se haga su voluntad, pero si ha sido decisión suya, señora Presidenta, sepa que es realmente inaceptable negar así a un diputado al Parlamento la posibilidad de debatir aquí con el Comisario. Le informo también de que hace ya seis meses que no me concede usted la palabra.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Eso no puede ser, señora Panayotopoulos-Cassiotou, porque hemos compartido muchos turnos de preguntas y sé que le he cedido la palabra muchas veces, ya que su Señoría es una de las que más participan en los turnos de preguntas, de lo cual me alegro. Sin embargo, lo cierto es que solo podemos formular cuestiones en bloques de tiempo, con veinte minutos por Comisario; así está establecido en nuestro Reglamento, y la segunda parte, con preguntas dirigidas al Comisario Frattini, nos ha llevado ya más de veinte minutos. Ha llegado el momento en que debo interrumpir. Las preguntas se responderán por escrito. Ahora, tal como señala el Reglamento, hemos pasado a la tercera parte del turno de preguntas. Lo siento, no se trata de nada personal.

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (IT) Señora Presidenta, solamente quiero confirmar a su Señoría que la definición de representación sindical y, por ende, de su protección está presente en la gran mayoría de los Estados miembros, por lo que es posible una tutela concreta.

Comparto su preocupación general por los despidos usados como represalia contra sindicalistas. En muchos países, la justicia actúa de forma clara y contundente en tales casos. Creo que, cuando se hayan averiguado las causas de la represalia, los jueces deberán intervenir con especial firmeza. Es la única vía, pero una vía que no está consentida a las instituciones de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 60 formulada por Dimitrios Papadimoulis (H-0537/06 )

Asunto: Legislación griega sobre la no aplicación de sentencias judiciales

Según el artículo 20 de la Ley 3301/2004 (Boletín Oficial del Estado griego 263/23.12.2004), la administración pública griega, los entes regionales y locales y las personas jurídicas de Derecho público están exentos de la obligación de ejecutar un tipo determinado de sentencias judiciales, como las medidas provisionales y cautelares y las órdenes de pago. En virtud del artículo 4E de la Ley 3388/2005 (Boletín Oficial del Estado griego 225/12.9.2005), la excepción citada se hace extensiva también a las personas jurídicas de Derecho privado del sector público en general. Estas disposiciones son objeto de denuncia de círculos jurídicos por vulnerar derechos de los ciudadanos. En respuesta a una pregunta al respecto de este diputado (E-4752/05 ), la Comisión afirmaba que, antes de poder formular cualquier comentario sobre la legislación en cuestión, era necesario completar el examen de la documentación que se acababa de recibir y, en caso necesario, solicitar asimismo aclaraciones del Gobierno griego.

¿Ha estudiado la Comisión el asunto? ¿Qué comentarios le merecen las disposiciones en cuestión? ¿Considera que son compatibles con la legislación comunitaria y los convenios internacionales? ¿Qué medidas se propone adoptar?

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (IT) Señora Presidenta, hemos dado respuesta a una pregunta escrita anterior. Solo puedo confirmar a su Señoría que hemos recibido, hace relativamente poco, la documentación adicional por parte del querellante.

El asunto es extremadamente complejo, ya que implica distintas áreas de la legislación comunitaria. Ese es el motivo, según se me ha informado, de que el personal de la Comisión aún no haya terminado su estudio de la documentación complementaria. Puedo asegurar a su Señoría que nuestra intención es acelerar en lo posible dicho estudio y dar una respuesta definitiva, a pesar de la extrema complejidad jurídica del asunto.

 
  
MPphoto
 
 

  Dimitrios Papadimoulis (GUE/NGL ).(EL) Eso es más o menos lo que nos contestó hace un año: que están estudiando el asunto. Así pues, le pregunto: Teniendo leyes que prohíben la ejecución de sentencias por los tribunales griegos que dan la razón a los trabajadores en cuestiones de seguros y de órdenes de pago, ¿cómo se permite la Comisión actuar de forma obstruccionista y dilatoria, justificando así la arbitrariedad del Gobierno de Grecia a costa de la justicia griega?

Hace unos instantes, en respuesta a mi distinguido amigo el señor Toussas, dijo usted que este era asunto para los tribunales. Si la ley impide la ejecución de las sentencias judiciales, ¿también va a seguir impasible la Comisión?

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (IT) Señora Presidenta, Señoría, quiero expresar mi pesar a este respecto y comprendo su decepción.

Comenzamos a estudiar esta documentación adicional en cuanto nos llegó, esto es, a finales del año pasado, en diciembre de 2005. Como su Señoría, me doy perfecta cuenta del tiempo transcurrido, pero (según me han informado) existen dificultades jurídicas que no solo se refieren a la legislación que ha sido vulnerada a juicio del querellante.

Hay otras disposiciones afectadas, y solo le puedo decir que voy a pedir a la dirección general competente y al señor Špidla que se acelere considerablemente este estudio técnico. A mí también me preocupa la situación.

 
  
MPphoto
 
 

  Rodi Kratsa-Tsagaropoulou (PPE-DE ).(EL) Señora Presidenta, la mía no es una pregunta complementaria sobre este asunto. Simplemente deseo expresar mi sorpresa, porque yo tenía la pregunta número 54; esta es mi segunda legislatura en el Parlamento y es la primera vez que veo que no se sigue el orden de las preguntas que había sido anunciado.

También quisiera que me explicara si esto se le ha ocurrido a usted hoy o si es algo a lo que está acostumbrada, algo a lo que tiene usted derecho porque, si es así, no hará falta que prestemos atención al orden de las preguntas a fin de estar preparados para venir y escuchar la respuesta de la Comisión.

Le doy las gracias de antemano y confío en que no vuelva a suceder, ya que es un insulto a los que presentamos puntualmente nuestras preguntas y esperamos respetuosamente nuestro turno.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Tal como ha dicho su Señoría, no ha sido una pregunta complementaria, pero le ruego que vuelva a comprobar lo que dice el Reglamento sobre la organización del turno de preguntas. Este ha transcurrido con total corrección y no se ha alterado el orden. Las preguntas que no puedan ser contestadas oralmente tendrán respuesta por escrito, y la suya, la número 54 es una de ellas.

 
  
MPphoto
 
 

  Marie Panayotopoulos-Cassiotou (PPE-DE ).(EL) Señora Presidenta, quisiera pedir al señor Comisario que organizara clases vespertinas para los diputados sobre lo que pertenece a la jurisdicción de los Estados miembros y lo que pertenece a la jurisdicción de la Comisión, de modo que dejen de pedir a la Comisión que actúe como guardián en asuntos nacionales.

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (IT) Señora Presidenta, mi respuesta es sencilla: De ninguna manera pediré que me den lecciones ni se las daré a nadie, y aún menos a este Parlamento. Me limito a escuchar con respeto lo que aquí se me dice.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Toussas (GUE/NGL ).(EL) Es algo realmente grave que una respetable diputada griega se exprese de tal manera contra sus colegas en el Pleno.

Palabrería política aparte, desde la responsabilidad política y desde la conciencia del valor que el tiempo tiene para todos nosotros, quisiera decir que la Comisión Europea y el Consejo, así como numerosos diputados de signo contrario, tienen unos órganos sensoriales muy útiles en su afán por resolver problemas relacionados con los empresarios, y los mecanismos de la Comisión Europea, del Consejo y de los Estados miembros se activan con gran celeridad.

Sin embargo, cuando se trata de los problemas de los trabajadores, se aprecia un deliberado obstruccionismo...

(La Presidenta interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Dado que no es una cuestión de observancia del Reglamento, no permitiré a su Señoría que siga hablando.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 61 formulada por Proinsias de Rossa (H-0547/06 )

Asunto: Transposición en Irlanda de la Directiva sobre el desplazamiento de trabajadores

En relación con su respuesta a mi pregunta H-0060/06 (2) , durante el período parcial de sesiones de febrero II, ¿cuál fue la respuesta de las autoridades irlandesas a la solicitud de la Comisión de «más clarificaciones» respecto de la transposición por Irlanda de la Directiva sobre el desplazamiento de trabajadores (96/71/CE)(3) ?

¿Cree ahora la Comisión que Irlanda ha transpuesto correcta y plenamente la Directiva, de acuerdo con los criterios establecidos por la jurisprudencia del Tribunal de Justicia?

¿Qué medidas ha adoptado o piensa adoptar la Comisión a este respecto?

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (EN) Tras la respuesta dada este mismo año por la Comisión a la pregunta de su Señoría, hemos pedido a las autoridades irlandesas aclaraciones con respecto a la aplicación en Irlanda de la Directiva 96/71/CE. El plazo de que disponen las autoridades irlandesas para presentar observaciones aún no ha vencido. Una vez recibidas esas observaciones, la Comisión las evaluará y, por supuesto, en caso necesario, decidirá cómo actuar.

Mientras tanto, hemos adoptado una nueva Comunicación sobre orientaciones relativas al desplazamiento de trabajadores en el marco de la prestación de servicios. En esta Comunicación hemos anunciado la aprobación en primavera de 2007 de un informe que examinará la situación en todos los Estados miembros, inclusive, por supuesto, en Irlanda.

 
  
MPphoto
 
 

  Proinsias de Rossa (PSE ).(EN) ¿Estaría de acuerdo el Comisario en que en este momento, cuando aumenta la migración en toda la Unión Europea, la aplicación de la Directiva sobre el desplazamiento de trabajadores es crucial para garantizar que no haya una competencia a la baja y que los trabajadores inmigrantes no sean explotados por empresarios sin escrúpulos? Por desgracia, esto es lo que ocurre en estos momentos en Irlanda, a raíz de la incapacidad del Gobierno irlandés para aplicar debidamente esta Directiva sobre el desplazamiento de trabajadores.

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (IT) Señora Presidenta, Señoría, comparto ciertamente su opinión de que es esencial la plena y efectiva aplicación de la Directiva sobre el desplazamiento de trabajadores.

También estoy absolutamente convencido de que debe removerse todo inconveniente que afecte a los trabajadores desplazados y transferidos. Por eso, como ya se ha dicho, no limitamos nuestro estudio a casos concretos como el que se ha dado en Irlanda, que está siendo valorado específicamente; hemos decidido llevar a cabo una evaluación completa, país por país, de la medida en que se ha puesto en práctica la Directiva. Por este motivo, como ha dicho su Señoría, no podemos restringirnos a un caso específico que ha derivado en una crisis: tenemos que saber hasta qué punto los Estados miembros están aplicando esta importante Directiva.

 
  
MPphoto
 
 

  Mairead McGuinness (PPE-DE ).(EN) En cuanto a la cuestión de la competencia a la baja, quiero pedirle que comente la declaración del Taoiseach, Bertie Ahern, de que cuando en enero se produzca la ampliación, Irlanda quizá no abra el mercado a los trabajadores de Rumanía y Bulgaria, porque otros Estados miembros no lo van a hacer y porque le preocupa lo que le ocurrirá en el mercado irlandés con respecto a esta competencia a la baja y los derechos de los trabajadores. ¿Podría usted comentar esto en particular, e instaría a otros Estados miembros a hacer lo que hizo Irlanda con respecto a los nuevos Estados miembros ya adheridos?

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (IT) Señora Presidenta, Señorías, solo puedo decir que Irlanda, que es uno de los pocos Estados miembros que ya han reconocido el pleno derecho a la movilidad de trabajadores de los nuevos Estados miembros, no se ha enfrentado a ningún problema especial como consecuencia de esta decisión.

Su Señoría sabe muy bien que la Comisión está animando insistentemente a todos los Estados miembros (los antiguos, entiéndase) a que abran sus mercados laborales a los nuevos Estados miembros de la Unión Europea y a sus trabajadores.

Hemos sabido (a raíz de uno de los documentos del señor Špidla) que el flujo de trabajadores entre los nuevos y los antiguos Estados miembros que ya lo permiten no es de un volumen tal que pueda distorsionar las condiciones laborales y el mercado interno del trabajo de estos países, incluida Irlanda.

No quiero hacer ningún comentario sobre lo dicho por el Primer Ministro, pero diré que la Comisión pretende que se deba reconocer a los ciudadanos de los nuevos Estados miembros de la Unión (siquiera tras un período de transición, que esperamos sea breve) el derecho a la libre circulación.

 
  
MPphoto
 
 

  Jim Higgins (PPE-DE ).(EN) El asunto que quiero plantear al Comisario se refiere a la cuestión general de la transposición y aplicación de directivas. Uno de los problemas de la negativa de algunos Estados miembros a aplicar o transponer directivas es la tardanza de la Comisión en emprender medidas punitivas en contra de esos Estados miembros. Urge acelerar todo el proceso de adopción de medidas efectivas contra quienes se niegan a aplicar la legislación comunitaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión . (IT) Señora Presidenta, Señorías, creo que la actitud de la Comisión refleja la necesidad de entender la situación antes de tomar ninguna decisión.

El tema que tenemos entre manos es de gran complejidad. La próxima primavera, cuando tengamos una evaluación general del grado de aplicación de la Directiva, actuaremos contra los Estados que no la hayan aplicado o lo hayan hecho de forma incorrecta. Y esto no excluye la posibilidad de que, en casos concretos como el que ha llamado nuestra atención en Irlanda, la Comisión tenga poderes específicos para actuar contra el país si sus explicaciones no son satisfactorias o si, a pesar de ellas, se concluye que ha habido una infracción o si la Directiva no se ha aplicado.

No obstante, es obvio que la Comisión debe conocer exactamente el estado real de las cosas antes de tomar ninguna medida, sobre todo si estas han de desembocar en actuaciones contra un Estado miembro.

Estamos hablando de un principio básico del Estado de derecho: si alguien acusa a alguien (o a un país), este debe tener la posibilidad de defenderse antes de ser juzgado.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Gracias, señor Comisario. Esto nos lleva al final del Turno de preguntas.

Las preguntas que, por falta de tiempo, no han recibido respuesta oral, la recibirán por escrito (Véase el Anexo ).

Quiero indicar que las preguntas 69 y 86 no son admisibles y, por tanto, no serán contestadas.

Con esto concluye el Turno de preguntas.

Les deseo un buen descanso y, a aquellos que tengan ocasión de ver un apasionante partido de fútbol esta noche, les pido que no se lo tomen demasiado a pecho, porque solo puede haber un ganador.

(La sesión, suspendida a las 19.00 horas, se reanuda a las 21.00 horas.)

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. DOS SANTOS
Vicepresidente

 
  

(1)DO L 158 de 30.4.2004, p. 77.
(2) Respuesta escrita de 15.2.2006
(3) DO L 18 de 21.1.1997, pp. 1-6


14. Industria manufacturera de la UE – hacia un enfoque más integrado de política industrial (continuación del debate)
MPphoto
 
 

  El Presidente. De conformidad con el orden del día se procede al debate del informe del señor Calabuig Rull en nombre de la Comisión de Industria, Investigación y Energía sobre un marco político para fortalecer la industria manufacturera de la UE – Hacia un enfoque más integrado de política industrial (2006/2003(INI) ) (A6-0206/2006 ).

 
  
MPphoto
 
 

  Pilar del Castillo Vera (PPE-DE ). – (ES) Señor Presidente, en realidad, en el día de hoy, en todos los debates sobre informes que han tenido lugar, estamos discutiendo sobre lo mismo. En primer lugar, sobre la reestructuración y la deslocalización de la industria y el impacto de fondos dirigidos a paliar esa situación; en segundo lugar, sobre la innovación; y, ahora, otra vez, sobre el fortalecimiento de la industria manufacturera en la Unión Europea.

Señor Comisario y queridos colegas, no cabe duda de que la industria europea se enfrenta en la actualidad a un proceso de globalización de la economía que hace cada vez más duras las condiciones de competencia. A mi modo de ver, nadie duda de que, cuanto mayor es la competencia, mejores son los precios finales para los ciudadanos. Y, sin embargo, los empleos de algunos sectores industriales europeos, especialmente en las PYME, se ven amenazados por problemas estructurales que es necesario afrontar.

La Comunicación de la Comisión Europea es un paso importante para que la Estrategia de Lisboa alcance al sector manufacturero. Europa posee un grado razonable de apertura exterior, pero las exportaciones comunitarias provienen principalmente de sectores de nivel tecnológico medio, a diferencia de las norteamericanas o japonesas, en las que predomina la alta tecnología.

Por otro lado, nuestros índices de especialización nos diferencian de nuestros principales competidores y nos hacen vulnerables en una serie de sectores. Hemos visto recientemente como el textil, el calzado, el mueble, la construcción y la cerámica, por ejemplo, estaban en una situación de desventaja de ese tipo.

Iniciativas políticas e intersectoriales son, desde luego, necesarias para mejorar las condiciones de este sector, en materia de investigación, de formación, de innovación, de patentes, de acceso a terceros mercados, de lucha contra las prácticas de competencia desleal cuando se produzcan y de reciprocidad en materia de comercio exterior.

Muchas gracias al ponente y a los otros colegas por las nuevas ideas que han aportado a ese documento.

 
  
MPphoto
 
 

  Pia Elda Locatelli (PSE ).(IT) Señor Presidente, Señorías, el sector industrial europeo es un pilar del sistema económico de la Unión. La fabricación industrial, que en la Unión Europea representa una quinta parte de la producción, da trabajo a unos 34 millones de personas, y tres cuartas partes de los bienes exportados son productos manufacturados.

Por tanto, podemos definir la industria como un elemento básico de nuestra economía. Por este motivo, creo que la mayor parte de la producción industrial debe quedarse en Europa, y esto no sucederá de forma espontánea, sino que se deben crear las condiciones favorables: los principales requisitos son la inversión, la investigación y la innovación.

Aunque el sector industrial ya invierte en investigación e innovación, el total de su inversión no alcanza para garantizar la competitividad con otros países. Son precisos más recursos financieros, y necesitamos un espacio europeo de investigación y un mercado único de investigadores. Sin embargo, investigación e innovación no bastan para asegurar una industria europea fuerte: también son necesarias unas políticas diferentes, que sean sinérgicas y coherentes. Es preciso identificar las prácticas internacionales que puedan tener un efecto negativo en la competitividad de las empresas europeas.

La Comisión Europea ha publicado recientemente un documento en que se afirma que existen pruebas de graves distorsiones del mercado, por ejemplo, en el sector chino del calzado (y, añado yo, no solo ahí), y se habla de la intervención pública directa en la gestión de las empresas, sobre todo con beneficios fiscales y préstamos sin intereses.

Yo soy contraria al dirigismo y a las políticas proteccionistas. Igual que el señor Mandelson, estoy a favor de un mercado libre, pero con reglas para todos, no solo para algunos.

Solicito que este principio inspire todas las políticas europeas, comenzando por las de comercio internacional y, especialmente, cuando se detecten casos confirmados de competencia desleal y plagio.

 
  
MPphoto
 
 

  Danutė Budreikaitė (ALDE ). – (LT) Los retos de la economía mundial también afectan a la industria europea y deben afrontarse con agilidad.

Me complace que la Comisión haya respondido a la situación en que se halla la industria de la UE impulsando políticas que la favorezcan. Es significativo que la Comisión haga hincapié en la existencia de problemas de política industrial que deben resolverse en el plano europeo. Se trata de asuntos relativos a la competencia, a la regulación del mercado común y a la cooperación social y económica.

Es ciertamente necesario un nuevo modelo de política industrial. Con una competencia nacional y empresarial, la industria comunitaria está expandiendo sectores que utilizan niveles medios y altos de tecnología y mano de obra de cualificación media o baja, por lo que se está haciendo menos competitiva que otros países con economías en crecimiento. Sin embargo, la puesta en práctica de un nuevo modelo exige una actuación a largo plazo.

Los Estados miembros no pueden reorganizar sus economías de un día para otro, y mucho menos los nuevos Estados miembros. En el debate sobre la admisión de China en la OMC, la UE estuvo representada por la Comisión Europea, que no tuvo en cuenta la situación de la industria en los futuros Estados miembros. Es paradójico que la UE tenga una política comercial común pero no tenga una política industrial común.

Las previsiones de la comunicación de la Comisión en los sectores del textil, el cuero, el calzado y los muebles se basan únicamente en la investigación para la competitividad y en la actual situación económica de la industria, cuando, en el plano horizontal, se prevé una reorganización de estos sectores. Sin embargo, los resultados de esta posible reorganización serán útiles para las empresas que hayan trasladado producción a países que no vean claro el futuro de la industria en la UE. Esto queda demostrado por la investigación de la Comisión contra el dúmping, pues pretende tener en cuenta los intereses de las empresas que hayan sacado su producción fuera de la UE. Mientras tanto, se permite que la industria de los Estados miembros sufra una competencia desleal.

Por tanto, la Comisión no debe redactar decisiones, lo que iría en contra de una comunicación formulada por ella misma, ni debe favorecer el proteccionismo de determinados representantes del sector privado. Asimismo, insto a la Comisión a que redacte un presupuesto y unas orientaciones a largo plazo para el desarrollo competitivo de la industria comunitaria entre 2030 y 2050.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Vakalis (PPE-DE ).(EL) Señor Presidente, me parece muy importante la visión sistemática y analítica que la Comisión tiene sobre el asunto, y considero que el informe de la Comisión de Industria, Investigación y Energía añade algunos aspectos interesantes. Quisiera reiterar algunos puntos sobre los que he presentado enmiendas y que forman parte del texto.

1. El comercio: es un eslabón fundamental en la cadena industrial; junto con los servicios, exige una atención adecuada.

2. La evaluación: el examen sistemático de iniciativas por parte de grupos de alto nivel, de comités de innovación y de grupos de trabajo puede aportar conclusiones útiles.

3. Nanociencias y nanotecnologías: su papel puede ser decisivo para todos los sectores de la industria europea, y esto debe ser tenido en cuenta.

4. En los planes estratégicos locales deben considerarse la salud primaria, el potencial de investigación y cualquier otra ventaja comparativa de cada área.

Por último, lamento que los siguientes dos puntos, a mi juicio importantes, no hayan sido aprobados.

El primero: creo que sería útil que las tecnologías del medio ambiente fueran un sector aparte entre los 27 que se estudian.

Segundo: considero necesario vincular la formación con las necesidades dinámicas del mercado, tanto en el número de alumnos como en la materia impartida.

Para acabar, quisiera felicitar y agradecer al ponente la seriedad con que ha tratado el asunto.

 
  
MPphoto
 
 

  John Attard-Montalto (PSE ).(EN) Señor Presidente, sería una tragedia que Europa se limitara a desarrollar solamente el sector de los servicios. Como todos sabemos, en el entorno actual existe una imbricación de diferentes sectores, ya sea el de fabricación, el de servicios o el comercial.

El documento establece que el sector de la fabricación en Europa emplea a 34 millones de personas y representa el 20 % de la producción. No me parece que estas cifras sean motivo de orgullo: deberían ser más elevadas. De hecho, en mi país, el más pequeño de la Unión Europea, los porcentajes relativos son incluso más altos.

No obstante, debemos celebrar el lado positivo. En primer lugar, el sector de la fabricación se considera un generador de nuevos productos innovadores; en segundo lugar está el desarrollo de una política industrial coherente a escala europea. En cuanto al lado negativo, los Fondos Estructurales podrían contribuir a fortalecer el sector y, por tanto, estoy totalmente en desacuerdo con el recorte del importe asignado en las perspectivas financieras. Creo que los países menos ricos pueden alcanzar el umbral del 3 % que hemos fijado utilizando parte de los propios Fondos Estructurales, poniendo rumbo a la cohesión.

En segundo lugar, es preciso dar más importancia al acceso al mercado. No tiene sentido tener una tienda con equipos de tecnología avanzada si no se tienen clientes.

Para concluir, hemos de creer en la fabricación europea: tiene potencial para crear riqueza y puestos de trabajo. Sin embargo, también hemos de tomar decisiones difíciles: decisiones para cambiar y adaptarse a las nuevas realidades del entorno industrial.

 
  
MPphoto
 
 

  Alessandro Battilocchio (NI ).(IT) Señor Presidente, Señorías, hablo en nombre del nuevo Partido Socialista italiano. En el marco de la Estrategia de Lisboa y de los ambiciosos objetivos de desarrollo y competitividad que propone y teniendo en cuenta el papel básico que las pequeñas y medianas empresas desempeñan en el escenario económico europeo, considero fundamentales algunos de los comentarios hechos por el ponente. Me refiero en concreto al tema de la complementariedad entre las concepciones global y local.

Al igual que la Comisión de Industria, Investigación y Energía, reconozco que las especialidades y la tipología de los productos y la forma de elaboración propias de cada lugar son la savia del sector industrial europeo. El valor que añaden constituye el elemento distintivo en el comercio internacional.

Así, la promoción de las especialidades de cada país en cuanto a los recursos humanos y materiales nos permitirá remediar el bajo nivel de ciertas competencias en Europa y frenar la fuga de conocimientos y habilidades de las regiones a las que pertenecen.

Partiendo de esas especialidades, poco a poco seremos capaces de actuar con mayor contundencia contra el dúmping y revitalizar de forma efectiva el mercado interno. Estrategias y planes de acción integrados como los que impulsan la Unión Europea y los Estados Unidos en la lucha contra el plagio y la piratería de la propiedad intelectual pueden encontrar su instrumento ideal en los planes estratégicos locales. A partir de ellos será posible trabajar duro para lograr la protección de todos los trabajadores y de sus necesidades específicas, un imperativo constante en la regulación del comercio europeo y mundial.

 
  
MPphoto
 
 

  Gunnar Hökmark (PPE-DE ).(SV) Señor Presidente, cuando debatimos sobre la industria en Europa puede plantearse la cuestión de dónde están hoy en día nuestras industrias punteras. Están en los campos en que nos hemos abierto a la economía mundial. La industria más pujante de Europa se encuentra en los terrenos y en las empresas que tienen amplia presencia mundial. En otras palabras, creo que hay motivos para recalcar lo que se ha dicho en el debate celebrado hoy aquí: que la economía europea depende de la economía mundial más que la de otras regiones del mundo. Sin ella, Europa no tendría la producción industrial que tenemos hoy.

A este respecto quisiera señalar los tres aspectos importantes que hay que considerar cuando debatamos el futuro de la industria europea. Uno de ellos es que la competencia es la mejor base para la innovación y para las nuevas estructuras industriales. Si miramos atrás, no cabe duda de que la apertura al espíritu empresarial y al empresariado es lo que ha permitido surgir y crecer a las mayores y más fuertes industrias europeas. En segundo lugar, es importante que nos aseguremos de abrir el camino a la próxima generación de empresas, ya sea en la producción industrial o en el sector de servicios, que en todo caso se unirán en el futuro. Esto dice mucho acerca de lo que tenemos que hacer antes de las distintas negociaciones sobre libre comercio y las de la OMC.

No debemos seguir una política que nos lleve a proteger la industria ya establecida, pues esto no generará empleo para el futuro. Por el contrario, debemos allanar el camino para que las empresas europeas extiendan su presencia a todo el mundo y, en concreto, a la economía mundial, donde veremos a mil millones de personas y, después, a miles de millones más convertirse en grandes consumidores. Si Europa y la industria europea no tienen pleno acceso al mercado que allí se está desarrollando, nuestra industria no será líder mundial y nos estaremos condenando al ser una economía de carácter regional. Por lo tanto, es necesaria una apertura que permita a Europa convertirse en la mejor economía del mundo.

(Aplausos en algunos escaños)

 
  
MPphoto
 
 

  Paul Rübig (PPE-DE ).(DE) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, lo que hoy estamos debatiendo es algo que tiene que ver con nuestro futuro, y es la Agenda de Lisboa lo que claramente define nuestro futuro: queremos más empleo y más crecimiento y, para lograrlo, sencillamente necesitamos los mercados mundiales, en donde debemos ser capaces de vender nuestros productos y servicios.

Las negociaciones de Doha (que, de hecho, tienen que ver con los temas de Singapur y se dirigen a reducir los derechos de aduana y las cuotas y a abrir el mercado) están atravesando una grave crisis. Según creo, una buena parte de nuestra política industrial se decide, lógicamente, en el mercado mundial, y de ahí la gran preocupación: ¿Culminarán las negociaciones de Doha? ¿Cómo están las cosas en cuanto a Kyoto? ¿Hemos realizado ya todos los análisis económicos que nos aseguren que la consecución de los objetivos de Kyoto contribuirá al crecimiento y al éxito de la Estrategia de Lisboa? Cuando se trata de las posibilidades de inversión y de creación de empleo en Europa, estamos hablando de cientos de miles de millones.

Hemos pasado años debatiendo nuestro presupuesto para el período hasta 2013 y lo hemos elaborado al máximo detalle. Debo ser franco y decir que, en lo que respecta a las grandes decisiones como Kyoto, echo en falta un debate sobre el fondo del asunto. Hemos discutido el paquete de Basilea II, que se está poniendo en marcha ahora en Europa, aunque no en otras partes del mundo. Tenemos que preocuparnos especialmente de proteger nuestra industria mediante la propiedad intelectual y aprovechar estos derechos para aumentar nuestro éxito internacional.

Esta mañana hemos tenido un debate sobre cómo mejorar la estructura de nuestras industrias, y ahí es donde es fundamental la tradición de las empresas familiares, en que la inversión pasa de una generación a otra y en que se genera mercado una generación tras otra, por lo que no debemos olvidarnos de esas pequeñas y medianas empresas. Esto merece una especial atención cuando pensemos en el futuro.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar el miércoles a las 12.30 horas.

 

15. Prescripciones técnicas de las embarcaciones de la navegación interior (debate)
MPphoto
 
 

  El Presidente. De conformidad con el orden del día se procede a la recomendación para segunda lectura elaborada por la Comisión de Transportes y Turismo, respecto de la Posición Común del Consejo con vistas a la adopción de la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se establecen las prescripciones técnicas de las embarcaciones de la navegación interior y se deroga la Directiva 82/714/CEE (13274/1/2005 C6-0091/2006 1997/0335(COD) ) (Ponente: Renate Sommer) (A6-0208/2006 ).

 
  
MPphoto
 
 

  Renate Sommer (PPE-DE ), ponente . – (DE) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, todo el mundo se ha ido a ver el fútbol, y a mí también me gustaría poder hacerlo, porque el partido se juega en mi circunscripción, en la bella cuenca del Ruhr. Pero no podemos olvidar el respeto que nos merece la Directiva que nos ocupa, y debemos prestarle la debida atención. Está claro que la labor parlamentaria no debe pasar a un segundo plano aun ante un acontecimiento futbolístico como este.

Al pasar a la segunda lectura del proyecto de Directiva sobre las prescripciones técnicas de las embarcaciones de la navegación interior, nos encontramos con una reliquia del siglo pasado, pues fue nada menos que en diciembre de 1997 cuando la Comisión presentó una propuesta relativa a la anterior Directiva, la 82/714/CEE, que ya entonces había quedado obsoleta pero que sigue en vigor hoy en día, y la primera lectura de esa propuesta en esta Cámara fue en octubre de 1998. Más tarde, el 1 de mayo de 1999, llegó el Tratado de Ámsterdam y, con él, la codecisión en materia de transporte, por lo que la primera lectura hubo de repetirse en septiembre de 1999, aunque el Parlamento reiteró su postura de la primera lectura. ¡Una historia de nunca acabar!

Pocos meses después del cambio de siglo, en julio de 2000, la Comisión presentó un proyecto modificado que tenía en cuenta los deseos del Parlamento.

¿Cuál es el propósito de todo esto? Se trata de crear, por fin, las mismas condiciones de transporte por aguas interiores en toda Europa, con el fin de que la actualización de las exigencias técnicas garantice la seguridad y la sencillez en el tráfico por las vías navegables interiores de Europa. Para esto deben armonizarse las disposiciones técnicas de la Comunidad con las normas que rigen la navegación en el Rin, pues, por motivos de seguridad, la Comisión Central de Navegación del Rin hasta ahora no reconocía la autorización técnica de los buques basada en la anterior Directiva.

Además, la Directiva 82/714/CEE que se va a revisar adolece de otras deficiencias; por ejemplo, el hecho de no aplicarse a barcos de pasajeros ni a factorías flotantes como los buques de construcción, y que las exigencias de seguridad sean las mismas que en los años setenta. La libre navegación en todas las aguas interiores de la UE depende, sin embargo, de la armonización de los requisitos técnicos y de los niveles de seguridad al más alto nivel, tanto en pos de la libre circulación de mercancías como para garantizar una buena regulación social, medioambiental y de seguridad.

Hasta ahora, el Derecho comunitario solo se ha podido aplicar donde no estuvieran en vigor las disposiciones de la Convención de Mannheim, suscrita el 17 de octubre de 1868 y que estableció los principios aún ampliamente aplicados a la navegación del Rin, aunque ya se había constituido la Comisión Central de Navegación del Rin en virtud de un anexo al Acta Final del Congreso de Viena de 1815. Hasta ahora, por tanto, la UE no ha sido capaz de aprobar ninguna ley aplicable al Rin, pese a que el 80 % de las mercancías que se transportan por las vías navegables internas de Europa lo hacen por ese río.

Solo desde que entró en vigor en diciembre de 2004 un protocolo adicional a la Convención de Mannheim ha sido posible el mutuo reconocimiento de los certificados de buques y, de hecho, el aspecto más importante de la nueva Directiva es la introducción de un certificado unitario para los buques de navegación interior dentro de la UE. Es una cuestión de seguridad jurídica.

Aún quedaban ciertos problemas relativos a la inclusión de las embarcaciones de recreo de entre 20 y 24 metros de eslora, que podrían quedar bajo el ámbito de aplicación bien de esta Directiva o bien de la 94/25/CE, la llamada Directiva sobre embarcaciones de recreo; pero esta última regula el comercio de este tipo de barcos y se trata, por tanto, de una directiva del mercado interior que rige su acceso al mercado. La Directiva revisada sobre las prescripciones técnicas de las embarcaciones de la navegación interior va más allá de lo establecido en la Directiva sobre embarcaciones de recreo solo donde lo hagan necesario aspectos de seguridad en la navegación interior, de modo que no contradice sus disposiciones.

Dicho sea de paso, la experiencia con el tráfico de embarcaciones de recreo por el Rin demuestra que sus propietarios no tienen problemas con las normas aplicables al río, las cuales son comparables a las prescripciones técnicas de la Directiva revisada.

La Comisión de Transportes y Turismo ha sostenido la postura de que las prescripciones técnicas del anexo de la Directiva, incluidas las del capítulo 15 («Disposiciones particulares para los buques de pasaje»), que, debido a las prolongadas negociaciones y al largo tiempo de traducción, continúan igual que durante las negociaciones de 2004, deben cubrirse con el procedimiento de comitología. La comisión ha estado a favor de una enmienda a este respecto, pues solo así se podía garantizar que se realizara a tiempo la armonización de los distintos sistemas jurídicos y que se proporcionara a la industria y al comercio la necesaria seguridad jurídica, por lo que les pido que apoyen esta enmienda también en segunda lectura.

Para concluir, quisiera aprovechar la oportunidad para expresar al Consejo y a la Comisión, así como a mis colegas, mi más sincera gratitud por su colaboración en este informe. Al dar las gracias a la Cámara por su atención, solo me resta decir: ¡Barco a la vista!

 
  
MPphoto
 
 

  Jacques Barrot, Vicepresidente de la Comisión . (FR) Señor Presidente, señora Sommer, a quien considero una héroe por participar en el debate a estas horas de la noche, Señorías, me encanta que reine hoy un amplio consenso con respecto a la propuesta de la Comisión, y ello gracias a la voluntad política de todas las partes, así como a la cooperación de los expertos técnicos.

Quiero agradecerle, señora Sommer, su importante contribución personal a este consenso.

La legislación comunitaria que armoniza la prescripciones técnicas de las embarcaciones de la navegación interior data de 1982. Dicha legislación establece un certificado que permite a una embarcación de navegación interior circular por todas las vías navegables comunitarias, salvo el Rin. Ahora bien, dos tercios del transporte por vías navegables en Europa se efectúa por el Rin.

Nuestra propuesta, que data de 1997, tiene pues tres objetivos:

En primer lugar, actualizar las prescripciones técnicas para adaptar la seguridad de los buques al desarrollo tecnológico;

En segundo lugar, permitir en el futuro el reconocimiento del certificado comunitario para la navegación por el Rin;

En tercer lugar, establecer un procedimiento de comitología para adaptar periódicamente en el futuro los requisitos técnicos en función del progreso tecnológico y del desarrollo de las normas vigentes en el Rin.

Este expediente ha estado mucho tiempo bloqueado en el Consejo debido a la cuestión del acceso de las embarcaciones provistas de certificados comunitarios a las vías navegables renanas. Pero una vez resuelto este punto, el Consejo ha podido alcanzar un acuerdo político.

La adopción de esta directiva supondrá un verdadero paso adelante para la armonización de las normas, tal como deseamos en el plan de acción NAIADE. Permitirá el establecimiento de un régimen único para todas las vías navegables de la Unión Europea y las prescripciones técnicas se armonizarán en un alto nivel de seguridad, en especial para los buques de pasajeros.

La futura validez del certificado comunitario en el Rin favorecerá la competencia y creará unas condiciones realmente equitativas para el transporte fluvial en el mercado interior. Mantendremos este nivel en el futuro, en cooperación con la Comisión Central para la Navegación del Rin.

Por lo que respecta a la enmienda adoptada por la Comisión de Transportes, la apoyamos, y me complace que se haya alcanzado un compromiso entre las tres instituciones.

Quisiera aprovechar la ocasión para asegurarles que la Comisión es consciente de las preocupaciones expresadas por propietarios de grandes embarcaciones de recreo de algunos Estados miembros. El texto que van a aprobar sus Señorías permite tener en cuenta la mayoría de esas preocupaciones.

Contrariamente a la Directiva 94/25/CE, que asegura el acceso al mercado de las embarcaciones de recreo en la comunidad, la nueva Directiva relativa a las prescripciones técnicas de las embarcaciones de la navegación interior contempla, por su parte, la seguridad de la navegación en todas las vías navegables. Un barco de 20 metros de eslora requiere unas prescripciones adicionales a las necesarias para la mera comercialización.

Además, la exclusión de las embarcaciones de recreo de una eslora inferior a 24 metros –y no 20– del ámbito de aplicación de la directiva introduciría diferencias entre las normas aplicables en el Rin y las aplicables en otras vías navegables comunitarias, lo que podría crear dificultades para el reconocimiento del certificado comunitario para la navegación en el Rin y representaría un obstáculo a la idea de disponer de un certificado único en la Comunidad, es decir, el certificado comunitario.

Por último, la directiva permite una serie de excepciones para las embarcaciones de recreo existentes. Respondo en este punto al señor Watson en particular, ya que ha sido él quien me ha llamado la atención al respecto: las embarcaciones de recreo existentes pueden seguir funcionando siempre que su incumplimiento de las prescripciones no suponga un peligro evidente. Añadiré que el artículo 7 permite a los Estados miembros cuyas vías navegables interiores no estén conectadas a las vías navegables de otros Estados miembros, no aplicar en su totalidad o en parte esta directiva.

Señorías, en todo caso les aseguro que en el procedimiento de comitología, la Comisión velará por prestar especial atención al capítulo de las embarcaciones de recreo, ya sea para evitar cualquier contradicción o incompatibilidad con la Directiva 94/25/CE, como para aclarar y arrojar luz sobre cualquier aspecto que pueda parecer poco claro.

 
  
MPphoto
 
 

  Reinhard Rack, en nombre del Grupo del PPE-DE . – (DE) Señor Presidente, tal como ha señalado la ponente en su introducción, nunca es tarde si la dicha es buena, y no le falta razón. El documento que tenemos ante nosotros y, en concreto, lo que a él ha podido contribuir y ha contribuido esta Cámara, está en condiciones de fomentar la libre navegación interior, y realmente necesitamos esa libre navegación interior. Si queremos hacer más respetuoso con el medio ambiente el tráfico que atraviesa Europa, son precisas unas normas adecuadas, coherentes entre sí, para el transporte por aguas interiores, y la Comisión, en esta revisión intermedia, insiste expresamente en ello. Vicepresidente Barrot, que conste que la última vez he prestado mucha atención.

Pero no se trata de que exista una única regulación, sino de la interconexión de todas las normativas sobre la navegación por aguas interiores, y de la necesidad de mejorar y poner al día la planificación de las rutas, esto es, las TEN, los marcos de fomento, como el Marco Polo II, y, por supuesto, las normas y reglamentos técnicos.

Nunca es tarde si la dicha es buena, y nuestro Grupo, el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos, da las gracias a la señora Sommer, la ponente, por el gran trabajo realizado. Esperamos que mañana haya amplias mayorías, y nosotros contribuiremos a lograrlas.

Aún nos quedan cosas por hacer en la red. Tal como ha dicho el señor Vicepresidente, Naiades es el próximo proyecto legislativo cuyas oportunidades hemos de aprovechar para que las vías navegables europeas en su conjunto lleguen a hacer una contribución sustancial y constructiva a la gestión del tráfico.

Lo importante a este respecto, sobre todo en relación con Naiades, es que no nos centremos solamente en Europa Occidental: precisamente ahora que está abierto el Danubio, debemos asegurarnos de que toda la red de aguas interiores de Europa se desarrolle en una unidad útil, provechosa y segura.

 
  
MPphoto
 
 

  Ulrich Stockmann, en nombre del Grupo del PSE . – (DE) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, se ha hecho referencia al plan de acción Naiades y, con lo que aún no se ha tratado hoy, la navegación por aguas interiores obtiene por fin la atención y promoción que merece por parte del legislador europeo.

La decisión que hoy vamos a tomar es de menor espectacularidad, pero ya desde hace mucho tiempo necesaria. El Parlamento Europeo va a acordar en segunda lectura la armonización de las prescripciones técnicas para las embarcaciones de la navegación interior, poniendo fin a un proceso legislativo que ya dura nueve años.

Esta Directiva adapta las normas comunitarias a las otras, más amplias, que contiene la Convención sobre la Navegación por el Rin. Con ello, a nuestro parecer, se garantiza la libre competencia en todas las vías navegables interiores con los mismos altos niveles de seguridad.

En primera lectura y en la Posición Común, esta Cámara y el Consejo presentaron diversas enmiendas. Como la ponente, a quien deseo felicitar por su informe, yo también opino que, en general, esas enmiendas son aceptables y que completan razonablemente la propuesta original de la Comisión.

Respaldamos el punto de vista expresado por el señor Grosch y la señora Wortmann-Kool en su enmienda al respecto de que algunos tipos de embarcaciones están sujetos a dos regulaciones y, aunque se nos ha explicado que se trata de normas diferentes, seguimos creyendo que la enmienda es oportuna, y veríamos con buenos ojos que se remediara esa duplicidad lo antes posible mediante una revisión de los anexos técnicos de las respectivas directivas.

Aparte de eso, lo que mi Grupo y yo deseamos es que esta legislación se apruebe sin más demora.

 
  
MPphoto
 
 

  Johannes Blokland, en nombre del Grupo IND/DEM . – (NL) Señor Presidente, la navegación interior va en aumento, y eso es algo positivo. En esta Cámara no podemos sino celebrar esta gran contribución al transporte sostenible, seguro y competitivo por Europa, pues no se puede dar por hecho que el transporte vaya a ser así, sino que deben crearse las condiciones adecuadas para ello. El informe de la señora Sommer constituye una de las piezas necesarias, ya que una normativa técnica armonizada para el tráfico por aguas interiores significa unas condiciones iguales para todos y, por ende, una flota adecuada, manejable y segura.

Y lo que nos lleva especialmente a celebrar este informe es el hecho de que represente el fin de un proceso que ha durado cerca de una década. A mí personalmente me complace comprobar que las relaciones entre las instituciones en el sector de la navegación interior no han sido obstáculo para este acuerdo, y creo que esta fructífera colaboración se está extendiendo a otros campos. Esto es algo sobre lo que deberemos hablar más adelante.

Volviendo al contenido, estoy satisfecho con el nivel exigido a las embarcaciones. Aunque el sector debe hacer los esfuerzos necesarios para satisfacer estas exigencias, esto indica sin duda que la calidad de la flota se ha incrementado, lo cual es de vital importancia, dado el potencial que tiene el transporte por agua.

También me complace el procedimiento para realizar nuevos ajustes y mejoras en la Directiva. Ciertamente, no es mala idea dejar ese cometido técnico a los especialistas. Según entiendo, hay un cierto número de enmiendas propuestas en este mismo momento. Espero que los especialistas hallen una solución a las posibles discrepancias entre esta Directiva y la 94/25/CE, y doy todo mi apoyo a la enmienda dirigida a tal efecto.

Para acabar, doy las gracias a la señora Sommer por su esfuerzo. Espero que esta fase suponga una contribución positiva a la mejora del transporte por las vías navegables interiores.

 
  
MPphoto
 
 

  Inés Ayala Sender (PSE ). (ES) Señor Presidente, la pasión futbolística, que ha pasado a ser global y europea esta noche, me da la ocasión de realizar un acto de pura militancia europeísta también dentro del sector del transporte. Intervengo como diputada de un Estado miembro, España, que desgraciadamente perdió la navegabilidad de sus ríos hace tiempo y que padece una sequía que se va haciendo estructural, lo que dificulta cada vez más la posibilidad de recuperar dicha navegabilidad. Intervengo, pues, desde la más sana envidia europea hacia los países que sí tienen vías fluviales navegables, tanto para pasajeros como para mercancías.

Como consorte alemana, conservo vivamente la admiración y la impresión que me produjo encontrarme con el río Rin hace algunos años, porque hasta entonces yo oía hablar de las autopistas fluviales, incluso trabajaba en la materia, pero no sabía realmente lo que eran. Fue la impresión de ver el río Rin con ese tráfico tan reglado, tan organizado, tan lento y, al mismo tiempo, tan eficaz lo que me enseñó de qué estábamos hablando y cómo Europa estaba haciéndose cargo de estas vías tan importantes.

Por ello, me alegro como europea de que este debate llegue finalmente a buen término, gracias a la señora Sommer y también a mi compañero Ulrich Stockmann. Ello permitirá armonizar la navegabilidad fluvial, tanto en normas sociales de seguridad como medioambientales, incluida una propuesta de no regresión en aquellos países donde existiera ese peligro.

Solo me queda esperar que mi ciudad, que celebrará el año 2008 la Expo internacional precisamente sobre el tema del agua y del desarrollo sostenible, pueda llevar a cabo proyectos para recuperar la navegabilidad, entre otros, del río Ebro, como medio colectivo de transporte de pasajeros y, evidentemente, para facilitar su uso deportivo y turístico. De ahí que me alegre de que las normas de seguridad y sociales también se apliquen.

Déjenme soñar que, tal vez en un futuro no muy lejano, las mercancías que atraviesen los Pirineos desde España hacia Francia por un tunel central vayan después a través del Canal de Midi y de la red de canales franceses finalmente hasta ese Rin, cuya regulación óptima y sabia convertimos hoy en ley europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Jacques Barrot, Vicepresidente de la Comisión . (FR) Señor Presidente, señora Sommer, Señorías, quiero darles las gracias por este enriquecedor debate, que ha confirmado que la propuesta de la Comisión, que data de 1997, mantiene toda su actualidad.

Doy las gracias especialmente a la señora Sommer, su ponente. El Parlamento confirma así su compromiso con la navegación interior. Esta directiva facilitará la implantación de un régimen único para todas las vías navegables de la Unión Europea.

El acuerdo alcanzado marca un hito importante en nuestra estrategia de armonización de las normas a escala europea, como preconiza el plan de acción NAIADE, y contribuirá a la competitividad de la navegación interior en la Comunidad.

Señor Presidente, quería pronunciar estas breves palabras de reconocimiento a todos los diputados y diputadas que han tenido a bien contribuir a este excelente trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar el miércoles a las 12.30 horas.

 

16. Aviación civil (armonización de normas técnicas y procedimientos administrativos) (debate)
MPphoto
 
 

  El Presidente. De conformidad con el orden del día se procede a la recomendación para segunda lectura por la Comisión de Transportes y Turismo, respecto a la Posición Común del Consejo con vistas a la adopción del Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se modifica el Reglamento (CEE) nº 3922/91 del Consejo, relativo a la armonización de normas técnicas y procedimientos administrativos aplicables a la aviación civil

(13376/1/2005 C6-0090/2006 2000/0069(COD) ) (Ponente: Ulrich Stockmann) (A6-0212/2006 ).

 
  
MPphoto
 
 

  Ulrich Stockmann (PSE ), ponente . – (DE) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, la señora Sommer ya ha aludido hoy al refrán alemán de que vale la pena esperar por algo bueno, y creo que se podría aplicar también a esta legislación sobre el Reglamento OPS de la UE.

Yo no dedicaré demasiado tiempo a repasar el largo proceso recorrido para lograr lo que queremos, que ha implicado dos primeras lecturas y diversas propuestas de la Comisión a lo largo de seis años. A mí me ha quedado claro que los diputados al Parlamento Europeo somos trabajadores en serie, y realmente ha habido muchas personas trabajando en este proceso.

Una vez más quisiera aprovechar para expresar mi gratitud por la excelente labor del señor Simpson durante la anterior legislatura y, en especial, por la constructiva cooperación con todos los diputados durante la actual. También estoy agradecido por el buen trabajo realizado por la Comisión como mediadora, especialmente por parte del señor Salvarani (al que doy las gracias, ya que tanto él como yo nos estamos perdiendo el partido de hoy), y, por supuesto, al Consejo por su disposición para llegar a un compromiso.

Las negociaciones han dado un respetable resultado que añade valor a Europa. Tras la liberalización del sector del transporte aéreo europeo y la gran ampliación de 2004, ahora hemos conseguido armonizar todas las normativas técnicas y administrativas sobre la aviación civil, y ha llegado el momento de que prestemos atención a la continua expansión del tráfico aéreo.

Para establecer normas de seguridad - desde la construcción hasta el transporte de mercancías peligrosas, pasando por la regulación de los instrumentos – hemos necesitado casi quinientas páginas. Hasta hace bien poco había cierta controversia sobre las secciones O y Q, que tratan de la formación del personal de vuelo y de las horas de trabajo, las horas de vuelo y los períodos de descanso de los pilotos. No sorprende, ya que es ahí donde la seguridad afecta también a los beneficios sociales de las personas implicadas. Sin embargo, creo que también en este punto hemos logrado definir una plataforma provisional que, en muchos países, supone una clara mejora en la seguridad.

Antes de la segunda lectura, la Comisión de Transportes y Turismo ha hecho algunos cambios importantes. En primer lugar, hemos querido añadir una cláusula de salvaguarda para evitar que en los países con unas normas jurídicas o convenios colectivos sobre salarios más estrictos se produzca una reducción de esos niveles con efectos negativos en la seguridad y en los beneficios sociales del personal de vuelo; y lo hemos conseguido.

En segundo lugar, diversas audiencias y estudios han demostrado que el cansancio acumulado de los pilotos a raíz de una mala planificación era un problema que precisaba de mayor investigación, aun después del resultado obtenido, y el Consejo ha propuesto que el asunto se incorpore a la agenda en el plazo de tres años. En esta Cámara no creemos que sea suficiente, por lo que nos hemos asegurado de que, tras solo dos años, contemos con un nuevo estudio científico-médico acerca de ambas secciones, incluida la sección O.

En tercer lugar, el personal de vuelo nos ha estado haciendo llegar hasta el último momento sus demandas sobre la mejora de su situación, y creo que nuestras enmiendas hacen justicia, al menos, en lo que respecta a la seguridad. En las negociaciones con el Consejo hemos conseguido el compromiso de que se sigan considerando la futura armonización y la mejora cualitativa de la formación y que exista también un estudio al respecto.

Estoy de acuerdo en que la cláusula de salvaguarda se ha de aplicar a los distintos modelos existentes en Europa sobre la certificación y sobre licencias, de modo que las pérdidas de estatus en países concretos no se puedan achacar a nuestra legislación.

En cuarto lugar, cuando comenzamos a trabajar en el Reglamento OPS de la UE, se tuvo en cuenta la especial situación de los transportes nocturnos de mercancías urgentes, y ahí también hemos llegado a un compromiso con las partes interesadas, que prevé un adecuado tratamiento de sus planes de vuelo específicos sin comprometer la seguridad.

Concluiré reiterando que nunca es tarde si la dicha es buena, y si realmente acaba siendo buena es algo que se verá tras el ulterior trabajo de transposición de esta Directiva. Pido a todos los Grupos de esta Cámara su apoyo al compromiso alcanzado con el Consejo.

 
  
MPphoto
 
 

  Jacques Barrot, Vicepresidente de la Comisión . (FR) Señor Presidente, Señorías, estamos a punto de alcanzar hoy un acuerdo en segunda lectura con el Consejo sobre una propuesta muy delicada.

Debemos este resultado ante todo a la excelente labor de su ponente, el señor Stockmann, a quien deseo felicitar especialmente.

Permítanme recordar la iniciativa que subyace a esta propuesta de reglamento. Se trata, ante todo, de mantener un alto nivel de seguridad, al mismo tiempo que se garantiza una competencia leal entre las compañías aéreas.

La propuesta modificada de 2004 introduce disposiciones relativas, por una parte, al tiempo de vuelo y descanso de las tripulaciones, normalmente denominadas «limitaciones del tiempo de vuelo y de actividad», respondiendo así a la petición del Parlamento Europeo, preocupado por las disparidades nacionales existentes en este terreno. Desde hace mucho, las asociaciones de pilotos profesionales y varias compañías aéreas vienen criticando duramente esas disparidades, perjudiciales para la seguridad y para el las fuerzas normales de la competencia.

En efecto, muchas investigaciones efectuadas a raíz de accidentes han señalado la fatiga de las tripulaciones como uno de los factores de los mismos. Algunas normativas en materia de tiempo de vuelo son demasiado flexibles y permiten a las compañías aéreas hacer que el personal trabaje durante un tiempo excesivamente largo, en detrimento de la seguridad y de las empresas sujetas a una legislación más estricta.

La propuesta modificada de 2004 contempla además la certificación del personal de cabina sobre la base de exigencias mínimas, como sucede en los Estados Unidos y como reclamaba el personal interesado, así como una parte de la industria. Esas exigencias mínimas permitirán mejorar la seguridad aérea al elevar el nivel de calidad del personal, además de la aproximación de las condiciones de competencia de las compañías aéreas, y facilitarán la movilidad del personal en un mercado del transporte aéreo totalmente liberalizado.

Es cierto que el Consejo ha tenido muchas dificultades para encontrar un acuerdo debido a la gran divergencia de puntos de vista entre los Estados miembros. Pero a finales de febrero de 2006 consiguió finalmente ponerse de acuerdo en torno a una Posición Común. En su Posición Común, el Consejo resalta que la enmienda propuesta por el Parlamento se recoge en su integridad, exceptuando algunos ligeros retoques. La Comisión acepta, por supuesto, la posición del Consejo, que está dispuesto a hacer suyos los principales elementos de la propuesta del Parlamento. En algunos puntos, relativos en particular a las limitaciones del tiempo de vuelo y de actividad del personal de cabina, tenemos que proceder simplemente a una evaluación científica y médica antes de decidir nada al respecto. Este análisis se confiará a la Agencia Europea de Seguridad Aérea.

Desde que el Consejo adoptó su Posición Común, las tres instituciones han llevado a cabo una intensa labor a fin de llegar a un acuerdo en segunda lectura. Se han aportado precisiones y mejoras a la Posición Común, gracias a las enmiendas del Parlamento Europeo, y doy las gracias especialmente al señor Stockmann por este texto.

La primera mejora se refiere a las compañías cuya actividad se basa exclusivamente en vuelos nocturnos. La Comisión, de acuerdo con el Parlamento, considera necesario evaluar las consecuencias que conlleva la seguridad y la fatiga a raíz de las disposiciones relativas a los limitaciones del tiempo de vuelo y de actividad y de los tiempos de descanso. Sobre la base de esta evaluación, la Comisión propondrá las modificaciones necesarias para tener en cuenta esos modelos de operativos concretos.

La segunda mejora se refiere a la evaluación científica y médica de las disposiciones relativas a las limitaciones del tiempo de vuelo y de actividad y al personal de cabina. Esta evaluación será efectuada por la Agencia Europa de Seguridad Aérea. Puedo confirmarles que he solicitado ya a la Agencia Europea de Seguridad Aérea que incluya esta evaluación en su programa de trabajo para 2007, a fin de presentar un proyecto de medidas a la Comisión. Sobre esta base, el período de análisis puede reducirse efectivamente a dos años, señor Stockman, como propone el Parlamento.

La Comisión hará una declaración para precisar mejor la naturaleza de estos estudios, en particular por lo que se refiere al comportamiento y la formación del personal de cabina en situaciones de emergencia.

Por último, el tercer punto que quiero plantear es que la propuesta de la Comisión pretende establecer unas normas mínimas de seguridad armonizadas en un alto nivel y aplicables en toda la Comunidad. No obstante, en algunos Estados miembros pueden estar en vigor medidas nacionales más vinculantes. La Comisión está de acuerdo en que nada en este reglamento debe conducir a una reducción de las normas de seguridad más elevadas, allí donde existan.

Señor Presidente, concluyo. La Comisión, por tanto, puede aceptar sin ninguna dificultad las enmiendas que traducen estos tres principios; acepta pues las enmiendas de transacción, es decir, las enmiendas 19 a 25. En cambio, la Comisión no apoya las enmiendas 11, 16 y 17 porque representan una duplicación y, de hecho, están incluidas en las enmiendas de transacción. Lo mismo sucede con las enmiendas 12 a 15 y la enmienda 18. Se trata de modificaciones técnicas de distintas partes del anexo, que, de hecho, se regularán en el procedimiento de comitología previsto en el reglamento.

Pues bien, señor Presidente, Señorías, creo que este trabajo, valorado por los representantes de los trabajadores de la aviación, lleva la huella de la labor parlamentaria. Doy las gracias al ponente y a los diputados al Parlamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Roland Gewalt, en nombre del Grupo del PPE-DE . – (DE) Señor Presidente, Señorías, es urgentemente necesario armonizar las regulaciones aplicables a la aviación civil en Europa, que son muy divergentes, sobre todo en relación con el horario de trabajo del personal de vuelo.

En esta época del año, millones de europeos salen de vacaciones y utilizan el avión. Ha habido un incremento exponencial del tráfico aéreo en los últimos veinte años en Europa y, dado que se trata de un transporte que prácticamente no conoce fronteras nacionales, es anacrónico que se apliquen normas tan diferentes de seguridad aérea de un país a otro.

El objeto de este Reglamento es que esas normas, al menos, se acerquen entre sí, y tal propósito, según creo, es compartido por todos los Grupos de esta Cámara, de modo que nos podemos limitar a realizar cambios en unas pocas áreas; por ejemplo, en las normas que dejan en desventaja al personal de transporte de mercancías: ahí son realmente necesarias modificaciones.

Sin embargo, no debemos cometer el error de añadir aspectos relacionados únicamente con la seguridad social y con el derecho laboral a una normativa técnica dirigida a la seguridad aérea. La mezcla de ambos asuntos llevaría a una ambigüedad en la definición de los objetivos, debilitando la eficacia del reglamento.

Tampoco podemos interferir en los convenios colectivos entre los sindicatos y las empresas, que se someten al derecho laboral. No pueden ser objeto de la actuación del Estado, y mucho menos de la Unión Europea.

Si no perdemos de vista el hecho de que el Reglamento no tiene otro fin que hacer más seguro el transporte aéreo, estoy seguro de que los pasajeros, en el futuro, podrán contar con unos niveles de seguridad similares sea cual sea el aeropuerto de la Unión Europea en que embarquen. Solo por ese motivo, este Reglamento merece todo el apoyo.

Estoy muy agradecido al señor Stockmann, el ponente, por el excelente trabajo realizado.

 
  
MPphoto
 
 

  Gilles Savary, en nombre del Grupo del PSE . – (FR) Señor Presidente, señor Comisario, llegamos al término de un largo, muy largo, camino para los que están aquí desde 1999. Hemos asistido a la muy difícil evolución de este proyecto de reglamento, primero con el informe del señor Simpson –que no está presente en la Cámara, pero a quien debemos rendir homenaje– y después con el trabajo extremadamente cuidadoso y juicioso del señor Stockmann, que hoy ha permitido dar por concluido el reglamento.

Creo que el Parlamento, como ha dicho usted, señor Comisario, puede enorgullecerse de haber dado una respetable complexión social a este proyecto de reglamento.

Como ha indicado usted, en el ámbito de la seguridad aérea, el factor humano desempeña a menudo un papel preponderante. Quedaba por resolver un problema que podía parecer secundario: el factor humano se refiere sin duda al personal de pilotaje, pero también el personal de cabina. Hemos tenido dificultades para concluir la labor, pues queríamos acabar al término de esta segunda lectura y no ir a la conciliación. Por esta razón, de un modo que quizás se considere intempestivo, 37 diputados de diversos horizontes políticos –rindo homenaje a la señora De Veyrac– presentamos enmiendas para que la subparte O se integrara clara y explícitamente en el trabajo de evaluación científica y revisión.

Creo que estas enmiendas han acabado por convencer a todos, gracias a la mediación del señor Stockmann, de que era posible un compromiso y por convencieron al Consejo para aceptarlas sin más.

En consecuencia, si se aprueban las enmiendas de transacción, tal como han sido redactadas esta semana –me refiero a las enmiendas 22, 25 y 19–, entonces, de conformidad con nuestro Reglamento, no hay ya ninguna razón para que votemos a favor de las enmiendas presentadas por los 37 diputados.

Este es mi deseo, con el sentimiento del deber cumplido y de que, en el curso de esta semana, hemos hecho un avance decisivo. Agradezco a la Comisión su franqueza a este respecto.

 
  
MPphoto
 
 

  Dirk Sterckx, en nombre del Grupo ALDE.(NL) Señor Presidente, señor Comisario, creo que estamos dando un paso adelante en lo que respecta a este expediente. A pesar de que es cierto que llevamos mucho tiempo trabajando en él, nos vamos aproximando a un acuerdo que nos permitirá elevar la seguridad y hacer más honesta la competencia entre las compañías aéreas.

La cuestión es ahora si el que tenemos sobre la mesa es un buen compromiso. Todos sabemos, y así lo han dicho ya algunos de nosotros, que no es perfecto, pero a veces lo mejor es incompatible con lo bueno. En este momento debemos tomar lo que tenemos, pues una cosa sí se puede decir de este compromiso: no se rebajan los niveles; hay normas para el personal de vuelo y para los vuelos nocturnos de transporte de mercancías y, en dos años en lugar de en tres, tendremos los resultados del estudio de la AESA.

Hemos de aprovechar la ocasión de avanzar dos pasos en uno. En primer lugar, debemos aprobar ahora el compromiso, y me complace haber escuchado hace un instante al señor Savary decir que, si lo hacemos, no debemos ir más allá en el asunto. Una vez aprobado el compromiso, tendremos una base europea sobre la que trabajar, sobre la que la misma Comisión podrá trabajar, pero para toda la Unión y no para los pocos Estados miembros que se pueden permitir unos niveles más altos. Este es el primer paso.

El segundo paso será que, una vez establecidas las normas europeas, podamos mejorarlas y trabajar en ciertos aspectos, de manera que, repito, no solo unos pocos Estados miembros puedan permitirse el incremento de los niveles de seguridad. Así es como debemos hacerlo, en esas dos fases. Si nos perdemos la primera y no llegamos al compromiso, no podremos seguir avanzando.

Entiendo perfectamente las críticas lanzadas por algunos diputados sobre las específicas categorías del personal, así como las cuestiones que formulan, pues son cuestiones relativas a la seguridad; pero, cuando les he preguntado: «¿Preferiría no tener nada?», siempre me han contestado: «No, no, queremos algo». Creo que el ponente ha hecho todo lo posible por ensanchar los límites. La posibilidad que tenemos ahora de cerrar un compromiso y de comenzar con un Reglamento para toda Europa supone una oportunidad que debemos aprovechar pase lo que pase.

Si rechazamos el compromiso, estoy convencido, al igual que el ponente y los ponentes alternativos, de que nos quedaremos sin nada y de que estaremos mucho más lejos del objetivo deseado. En cualquier caso, quiero dar las gracias al ponente y también al Comisario por el trabajo realizado.

Lamento que el Consejo no quiera avanzar más en ciertos aspectos y que insista en una argumentación que yo no logro comprender, pero, si se aprueba el compromiso que hemos estado debatiendo, ya no habrá peligro de que nos vayamos con las manos vacías y de que la situación sea peor, en vez de mejor. De modo que gracias al señor Savary y gracias a todos los diputados. Creo que podemos esperar un buen resultado mañana.

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. ONYSZKIEWICZ
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 
 

  Eva Lichtenberger, en nombre del Grupo Verts/ALE . – (DE) Señor Presidente, tenemos ante nosotros un enorme paquete, del cual en los últimos meses solo nos han quedado por considerar unos pocos puntos, si bien de gran importancia.

El Consejo se ha pasado seis años regateando sobre este compromiso, pasando por alto con ello de forma evidente los problemas del personal de vuelo. Como consecuencia, los tiempos de vuelo de los pilotos y las condiciones de trabajo de la tripulación han sido objeto de un debate abierto y controvertido en comisión.

Quisiera dar las gracias sinceramente a nuestro ponente, que ha realizado una ingente labor para dar una forma consistente a este informe. Sin embargo, en la propuesta no se ha entrado a considerar los problemas del trabajo por turnos y la fatiga, es decir, el efecto físico y mental del horario irregular de trabajo, que tiene evidentes repercusiones en la seguridad.

La solución que se ha hallado, según la cual en el plazo de dos años deberá presentarse una propuesta, es un compromiso, y hubiera sido preferible llegar a él mucho antes, pero debemos estar contentos de haberlo alcanzado por fin y de que el Consejo lo haya suscrito.

Ahora le toca a la Comisión hacer algo positivo teniendo en cuenta estos dos factores –ambos, sin duda, indispensables– y presentar una nueva propuesta. A este respecto, no estoy precisamente contenta con la excepción del personal del transporte de mercancías, pero daré mi aprobación por el bien del compromiso, esperando que la Comisión actúe con responsabilidad en el análisis de los horarios de trabajo.

Otro aspecto complicado, sin duda, ha sido la prohibición de la regresión, de la cual el Consejo no quería ni oír hablar y los Estados miembros no eran capaces de ceder. Ahora es asunto de ellos –y deberán asumir la correspondiente responsabilidad– decidir si, donde las condiciones laborales sean mejores que nuestra propuesta, las mejoran, las empeoran o las dejan como están, y si finalmente se ponen al día donde aún existan malas condiciones de trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Toussas, en nombre del Grupo GUE/NGL.(EL) Señor Presidente, la política de la Unión Europea en el sector de la aviación también funciona con piloto automático, fortaleciendo la competitividad de las compañías aéreas monopolísticas para incrementar sus beneficios. En nuestra opinión, hay dos factores básicos directamente relacionados con el fortalecimiento de las normas de seguridad de vuelo: el factor humano y el estado de la aeronave, la aeronavegabilidad.

Aunque los representantes sindicales han expresado en diversas ocasiones su preocupación por la intensificación de los agotadores horarios de trabajo y por el deterioro de la formación del personal de vuelo que se promueve en la legislación vigente, por desgracia estos hechos no se han tenido en cuenta. Es bien sabido que los agotadores horarios de trabajo del personal de vuelo incrementan el riesgo aéreo.

Otro parámetro básico, que motivó una carta firmada por cualificados ingenieros aeronáuticos de Olympic Airways el 8 de octubre de 2004 y su correspondiente respuesta, que tengo aquí, del señor Barrot de 18 de enero de 2005, se refiere a las inspecciones prevuelo.

A este respecto quiero llamar su atención sobre un asunto muy grave. En el segundo párrafo de la carta del señor Barrot en respuesta a los representantes sindicales responsables de comprobar la aeronavegabilidad de las aeronaves se dice que, en lo que respecta a las inspecciones prevuelo, el análisis de la actual legislación comunitaria (el Reglamento (CE) nº 2042/2003) confirma que las inspecciones prevuelo no equivalen a inspecciones técnicas.

¡Por el amor de Dios! Si las inspecciones prevuelo de las aeronaves no son inspecciones técnicas, ¿qué son? Creemos sinceramente que deben recuperarse las inspecciones de las aeronaves por ingenieros organizados con arreglo a la normativa Part-66 (Aircraft Maintenance Personnel Licensing).

 
  
MPphoto
 
 

  Roberts Zîle, en nombre del Grupo UEN .(LV) Señor Presidente, señor Comisario, en primer lugar deseo dar las gracias al ponente, el señor Stockmann, por su excelente trabajo en la búsqueda de un compromiso entre múltiples y muy divergentes opiniones. Creo que lo más importante para los miembros presentes de la Comisión de Transportes y Turismo es llegar a un acuerdo, después de seis años de trabajo, sobre una versión de la lectura que pueda ser también aceptada por el Consejo. En mi opinión, no es admisible ni perdonable seguir demorando las reformas y legislaciones que establezcan las normas técnicas y los procedimientos administrativos en un negocio que crece a tal ritmo como es el sector de la aviación. Por este mismo motivo, la evolución del sector, debemos insistir en el plazo de dos años para completar la evaluación de la sección Q. Con respecto al compromiso alcanzado con el Consejo sobre la llamada cláusula de no regresión, creo que es suficiente y no comparto la preocupación expresada en forma de desconfianza hacia algunos Estados miembros que, según se dice, podrían reducir los niveles de seguridad de capacidad de vuelo y de límite de tiempo a los mínimos obligatorios de la UE. Por último, el reconocimiento de alcance comunitario de los programas de formación para asistentes de vuelo y su posible autorización como medio adicional para incrementar la seguridad aérea tendrán también un efecto fundamental, frecuentemente debatido en el Parlamento y, sobre todo, por la izquierda: permitirá a estos profesionales competir dentro de la Comunidad y recibir los mismos salarios y beneficios sociales independientemente de si proceden de un Estado miembro nuevo o antiguo. No utilizaré el tiempo que me queda, y así el distinguido ponente podrá ver jugar a su equipo.

 
  
MPphoto
 
 

  Georg Jarzembowski (PPE-DE ).(DE) Señor Presidente, señor Vicepresidente, Señorías, celebremos que la tenacidad de esta Cámara y el apoyo de la Comisión han hecho posible finalmente que este expediente vea la luz. Han sido cinco años de arduo trabajo, de muchos esfuerzos, así que podemos estar contentos.

En segundo lugar, señor Comisario, le conmino a que dé una muestra de valor: le pedimos que vuelva a examinar los acuerdos especiales sobre los vuelos urgentes nocturnos. El Consejo puede decir que es una excusa para no hacer nada, pero sea audaz, haga algo, presente propuestas. Creo que, sencillamente, las condiciones de vida de los pilotos de aviones de pasajeros y los de transporte de mercancías son diferentes.

Para concluir, quisiera pedir su comprensión al señor Vicepresidente y a todos los diputados por no utilizar mis dos minutos. Toda la Cámara está de acuerdo sobre esto y en la televisión hay algo realmente fascinante, por lo que estoy seguro de que entenderán que me decante por la opción más interesante.

 
  
MPphoto
 
 

  Ewa Hedkvist Petersen (PSE ).(SV) Señor Presidente, lo que estamos debatiendo puede considerarse un asunto técnico, pero lo que realmente nos preocupa son dos aspectos básicos que hemos sacado a relucir en el Parlamento Europeo. Uno es la seguridad de la aviación como medio de transporte y otro es el creciente uso de este medio. Cada vez más y más personas dependen del avión en su vida diaria, pero también es importante para la industria. Asimismo, son objeto de debate los límites exactos de la capacidad humana para actuar en condiciones difíciles y peligrosas. ¿Hasta qué punto es posible trabajar duramente durante horas y mantener un alto nivel de seguridad? Son cuestiones como esta las que el Parlamento Europeo considera importantes y las que nos han hecho dedicar tanto tiempo a este tema. Quisiera agradecer al señor Stockmann su buena cooperación, de la que nos hemos beneficiado todos, y el excelente compromiso que hemos alcanzado. Yo también estimo que debemos votar a favor, pues es necesaria una legislación de ámbito europeo.

Los pilotos y la tripulación son el personal clave en el aire por lo que respecta a seguridad. Para los pasajeros no es admisible nunca que, a fin de mantener los precios bajos o para expulsar unas compañías a otras del mercado, se vea comprometida la seguridad. Las condiciones de trabajo de los pilotos han sido examinadas con mucha atención en el pasado, y la competencia no debe ser causa de deterioro de esas condiciones. Por ese motivo es fundamental la revisión pasados dos años. La normativa sobre el horario de trabajo debe contar con el respaldo médico y científico de los principales expertos de la AESA en cuanto a horas de trabajo, descanso, sueño y fatiga.

La tripulación debe tener los conocimientos y la formación necesarios, y esto vale para todo el personal de vuelo. Sus funciones han evolucionado y han ganado en importancia a raíz del 11-S. Por tanto, también debemos contribuir a alcanzar altos niveles de seguridad y de competencia para el personal de vuelo, y lo estamos logrando con este compromiso. Por último, señalaré que los acuerdos en vigor difieren de un Estado miembro a otro. Es básico que los Estados miembros que cuentan con una mejor legislación o mejores convenios colectivos no se vean obligados a ajustarse a un mínimo común denominador. Tenemos que evitar la regresión.

 
  
MPphoto
 
 

  Mieczysław Edmund Janowski (UEN ).(PL) Señor Presidente, quiero expresar mi reconocimiento por el informe del señor Stockmann. Trata de un tema muy complejo e importante que se refiere a la aprobación de un Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativo a la armonización de normas técnicas y procedimientos administrativos aplicables a la aviación civil. Debemos prestar una atención especial al amplio enfoque de un problema que es de vital importancia para el buen funcionamiento del transporte aéreo, y debemos incluir las normas de seguridad y la competencia leal.

El mismo documento demuestra la necesidad de contar con un enfoque detallado del problema, pues consta de unas 480 páginas. Los procedimientos que contiene el Reglamento son específicos y precisos; se refieren a la aeronave misma, incluido su equipo de navegación y de comunicación, y sus procedimientos para el personal técnico, y se aplican también a los parámetros de vuelo y a la tripulación. El Reglamento aborda la cuestión de los certificados, los límites del tiempo de vuelo y las funciones del personal, así como sus importantes tiempos de descanso. También cubre materias relativas a los aeropuertos y la regulación de las actividades de los operadores aéreos, incluidos aspectos del combustible.

Además, el Reglamento se ocupa de la cuestión de las condiciones meteorológicas y ofrece orientaciones para los procedimientos en caso de visibilidad limitada u otras situaciones peligrosas. En cuanto a los principios uniformes y los criterios de actuación y de aplicación de las condiciones técnicas adecuadas, hay un claro intento de mantenerlos donde ya existan y de introducirlos donde aún no sean totalmente obligatorios, a fin de asegurar el nivel más alto posible de seguridad del transporte aéreo.

El extraordinario crecimiento del transporte aéreo que hemos presenciado exige una escrupulosa observancia de los procedimientos y el mantenimiento de una estricta disciplina técnica. Por tanto, es necesario armonizar la legislación operativa relacionada con el transporte comercial aéreo. También es importante garantizar que la legislación comunitaria se respete en todos los Estados miembros y que los transportistas y los operadores aéreos extracomunitarios que vuelen a la UE estén también inequívocamente obligados por ella.

Tengo algunos conocimientos en la materia, pues poseo un doctorado en ingeniería aeronáutica y he tenido ocasión de enseñar a estudiantes de aviación, incluidos futuros pilotos comerciales, en la Universidad Politécnica de Rzeszów. Esto me permite afirmar que la solución de compromiso propuesta es responsable y adecuada. Por supuesto, también será fundamental llevar a cabo un control sistemático y amplio de la legislación aprobada. En este sentido, doy mi apoyo al compromiso alcanzado y pido que sea aprobado.

 
  
MPphoto
 
 

  Reinhard Rack (PPE-DE ).(DE) Señor Presidente, Michael Ende no dio el final apropiado a su Historia interminable ; nosotros, en esta Cámara, lo hemos hecho notablemente mejor. Ahora que la señora Sommer ha terminado su informe, al menos hemos dado un fin al Reglamento sobre OPS de la UE. Los señores Simpson y Stockmann han hecho un gran trabajo, por el que ambos merecen nuestra gratitud.

El derecho laboral, la seguridad social y, sobre todo, la normativa de seguridad aplicable al transporte aéreo necesitan una actualización, pero el señor Gewalt ya ha señalado con acierto que el papel del legislador europeo en estos campos es limitado. Nos ha llevado mucho tiempo, pero ahora contamos con un buen informe que, como muchos diputados han confirmado, representa el mejor compromiso posible entre las compañías aéreas y los sindicatos. La propuesta se ocupa detalladamente de los tiempos de vuelo, de los horarios de trabajo y los períodos de descanso de pilotos y tripulación, y limita su tiempo máximo de servicio en el aire a trece y once horas respectivamente.

Ahora son las partes implicadas del sector - compañías y sindicatos - quienes deben hacer todo lo que puedan con estas exigencias, y la Comisión debe trabajar más en este campo y garantizar, mediante las normas de seguridad adecuadas, que las personas que salgan de vacaciones se sientan seguras si deciden hacerlo en avión.

 
  
MPphoto
 
 

  Inés Ayala Sender (PSE ). – (ES) Señor Presidente, quiero agradecer a mi compañero y ponente, señor Stockmann, la generosidad que ha tenido al reconocer el valor del trabajo inicial de Brian Simpson. Yo querría esta noche rendirle un sincero homenaje por haberlo llevado a buen «aeropuerto», con una tenacidad y flexibilidad dignas del excelente éxito que todos deseamos.

En los orígenes de este debate, que viví con Brian desde otra función, recuerdo todavía cómo nos llegó un texto para armonizar las normas técnicas y procedimientos administrativos de la aviación civil, es decir, pasar de las JAR-OPS a las EU-OPS y, con sorpresa, observamos que era un texto donde aparecía un agujero negro: faltaba la subparte Q, precisamente relativa a las limitaciones del tiempo de vuelo y actividad y a los requisitos de descanso.

Y ahí empezó una de esas historias fascinantes de la construcción europea, que, si algún día encontrase un buen narrador o un buen cineasta, seguro que serviría para recuperar la pasión europeísta de nuestros ciudadanos.

Había un texto en un cajón de la Comisión que crecía en la oscuridad, que mejoraba, pero no sabíamos realmente qué contenía. Y había un grupo de pilotos europeos y personal de cabina que deseaba que ese texto viese finalmente la luz y unas compañías que no pensaban que fuese prioritario, presionadas por una competencia creciente, una explotación del sector que hacía surgir nuevos competidores y que hacía de cualquier propuesta de limitaciones, aun en nombre de la seguridad, un lastre grave. Y, además, tenían el apoyo de sus Estados miembros.

La solución parecía difícil y, sin embargo, casi la hemos conseguido, gracias al trabajo apasionado y conjunto de todos, a la voluntad del Parlamento Europeo de llegar a aprobar un texto completo, con aspectos esenciales para la seguridad, que tiene como depositarios de la misma a personas, pilotos y personal de cabina, con exigencias de formación, de reconocimiento profesional, de respeto estricto del tiempo de vuelo y de descanso, que es preciso ordenar y armonizar para asegurar plenamente, y sin retroceso posible, la seguridad en un sector en crecimiento exponencial y plenamente abierto y competitivo.

De ahí que saludemos esta noche este compromiso previo, que acabará convirtiéndose en un primer paso para consolidar la necesaria confianza de los ciudadanos europeos en el sector de la aviación civil.

Es también un mandato de responsabilidad para la Agencia Europea de Seguridad Aérea, de la que esperamos una pronta aplicación de todas las recomendaciones de este Parlamento Europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Christine de Veyrac (PPE-DE ).(FR) Señor Presidente, quisiera dar las gracias al ponente, el señor Stockmann, por el formidable trabajo que ha realizado al negociar un acuerdo más que satisfactorio con el Consejo y la Comisión. Podemos estar contentos con el resultado por varias razones.

En primer lugar, este acuerdo cierra un expediente que está sobre la mesa desde hace seis años y es bueno evitar la conciliación y un plazo adicional, aunque seis años son ya demasiados para un ámbito como la seguridad aérea, en el que es esencial actuar con rapidez.

En segundo lugar, las enmiendas sobre las que se han puesto de acuerdo el Consejo y los ponentes recogen lo esencial de las peticiones formuladas por la Comisión de Transportes y Turismo. Esto me parece importante, en especial con respecto a las cláusulas de no reducción, que garantizan que este texto no pueda provocar una disminución de la seguridad en los Estados en que las normas son más estrictas que las normas básicas que figuran en el reglamento.

Por último, celebro muy especialmente las disposiciones relativas al personal de cabina. Junto con el señor Savary y cierto número de colegas presentamos dos enmiendas relativas a las preocupaciones expresadas por esta profesión. Me complace observar que las enmiendas de transacción tienen en cuenta esas observaciones y estoy convencida de que el reglamento así modificado es un texto coherente y equilibrado: espero que lo aprobemos mañana por una amplísima mayoría.

Fuera de acta, quisiera indicar a nuestros colegas alemanes e italianos que he sido deliberadamente breve para permitirles seguir los últimos minutos del importante acto de esta noche.

 
  
MPphoto
 
 

  Jörg Leichtfried (PSE ).(DE) Señor Presidente, señor Vicepresidente, quisiera aprovechar esta ocasión para dar sinceramente las gracias al ponente, el señor Stockmann, por este buen informe. Es motivo de alborozo que, a pesar de la complejidad del asunto, de los diversos intereses en juego y del tiempo transcurrido, haya conseguido llevar este informe hasta el punto en que puede ser votado.

Hay varias razones por las que este Reglamento OPS de la UE representa un hito fundamental en la historia de la seguridad aérea: el tráfico aéreo en Europa está en una tendencia de constante crecimiento, el espacio aéreo europeo es uno de los más sobrecargados del mundo y, si se quiere seguir garantizando la seguridad universal de los pasajeros, es urgente y necesario desarrollar unas normas de seguridad uniformes y exigentes.

La lista negra, que fue publicada hace algunos meses gracias a la señora De Veyrac, ya ha establecido unas estrictas normas de seguridad para las líneas aéreas, sobre todo, las de fuera de Europa, y ahora deben aplicarse unos niveles similares a las europeas. Los pilotos de algunos Estados miembros se librarán de la presión que existe sobre ellos gracias a las nuevas condiciones marco establecidas por el Reglamento OPS de la UE en cuanto a las horas de vuelo y de descanso, y eso contribuirá a mejorar la seguridad del pasaje.

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) va a realizar un estudio médico-científico al respecto, que servirá de base para las revisiones que proponga la Comisión. En mi propio informe, trataré con detalle las funciones y las áreas de responsabilidad de la AESA.

Quisiera aprovechar esta ocasión para comentar que para mí la máxima prioridad es la seguridad de los pasajeros y de la tripulación y que no voy a perder de vista este hecho al redactar mi informe. El señor Stockmann ya ha realizado una gran contribución al respecto y, con ello, ha hecho mucho más segura la aviación civil. Yo haré todo lo que esté a mi alcance para asegurar que se llegue a acuerdos estables sobre la asignación de poderes y la coordinación de las distintas agencias de seguridad aérea, en que se determine con claridad quién está obligado a cumplir con sus instrucciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Jacques Barrot, Vicepresidente de la Comisión . (FR) Señor Presidente, debemos dosificar nuestras fuerzas, por lo que seré muy breve. De entrada, agradezco al Parlamento que acepte un compromiso negociado entre las tres instituciones y doy las gracias al ponente, señor Stockmann.

La contribución del Parlamento ha permitido avanzar de forma significativa. Ha precisado los ámbitos en los que deben proseguir los trabajos, en especial en colaboración con la Agencia Europea de Seguridad Aérea. Quisiera decir a este respecto que, en consonancia con la enmienda de transacción propuesta, estudiaremos atentamente la situación concreta de los vuelos nocturnos. Por lo que respecta a los controles, tenemos dos niveles distintos: los controles gestionados por la Agencia Europea de Seguridad Aérea para ver si los Estados miembros aplican correctamente las normas europeas, y los gestionados por los Estados miembros. Aseguramos que se intensifiquen los controles.

Señor Presidente, espero que este texto obtenga una amplia mayoría y permita así mejorar la seguridad aérea en Europa, garantizar una competencia leal y facilitar la movilidad del personal en la Comunidad. Doy las gracias de nuevo al Parlamento por su contribución.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar el miércoles a las 12.30 horas.

 

17. Traslados de residuos radiactivos y combustible nuclear gastado (debate)
MPphoto
 
 

  El Presidente. De conformidad con el orden del día se procede al debate del informe (A6-0174/2006 ) del señor Seppänen, en nombre de la Comisión de Industria, Investigación y Energía, sobre la propuesta de Directiva del Consejo relativa a la vigilancia y al control de los traslados de residuos radiactivos y combustible nuclear gastado (COM(2005)0673 C6-0031/2006 2005/0272(CNS) ).

 
  
MPphoto
 
 

  Andris Piebalgs, miembro de la Comisión . (EN) Señor Presidente, la propuesta que es objeto del informe del señor Seppänen pretende modificar y sustituir la Directiva 92/3/Euratom, que establece un procedimiento administrativo uniforme de la Comunidad aplicable al traslado de residuos radiactivos.

En primer lugar quiero recordar los objetivos de esta propuesta, a saber: garantizar la coherencia con el resto de la legislación comunitaria en materia de protección frente a la radiación; asegurar la coherencia con las convenciones internacionales; aclarar los procedimientos; simplificar la estructura y el texto de la Directiva vigente y mejorar la seguridad, primero incluyendo explícitamente transferencias de combustible gastado para su reciclaje –actualmente se aplica el mismo procedimiento de control a todos los traslados de combustible gastado, independientemente del uso pretendido– y, en segundo lugar, generalizando el procedimiento de consentimiento automático. El consentimiento del Estado miembro de tránsito y del de destino se da por supuesto tras un plazo razonable.

Esta propuesta tiene en cuenta la experiencia de la aplicación de la Directiva vigente. Asimismo, también tiene en cuenta la opinión emitida por el Comité Económico y Social Europeo el 9 de junio de 2005, así como los debates informales celebrados en el Consejo y el Parlamento en 2005.

Quiero dar las gracias al ponente, el señor Seppänen, por el excelente informe que ha elaborado y que cuenta con el firme apoyo de la Comisión de Industria, Investigación y Energía. Las enmiendas pretenden sobre todo aclarar la propuesta de la Comisión, y, por tanto, merecen nuestro apoyo.

Por tanto, estoy seguro de que el Consejo tendrá debidamente en cuenta el contenido de la opinión del Parlamento, en la medida en que puede contribuir a mejorar la Directiva. La Comisión apoyará la inclusión en la directiva de las enmiendas del informe Seppänen.

Quiero animarles a aprobar la recomendación presentada por la Comisión de Industria, ya que constituye la mejor forma de promover nuestros objetivos comunes. Mejora la seguridad con respecto al procedimiento uniforme comunitario que puede aplicarse al control de los traslados de residuos radiactivos y combustible nuclear gastado.

Espero con interés el debate.

 
  
MPphoto
 
 

  Esko Seppänen (GUE/NGL ), ponente. (FI) Señor Presidente, señor Comisario, gracias por su interesante punto de vista. Este informe ha sido aprobado por la comisión con una muy amplia mayoría, y quiero dar gracias a sus miembros, que han presentado muchas y muy buenas enmiendas a la propuesta y han ofrecido una gran cooperación.

Durante el proceso de redacción, pensé que sería importante que insistiéramos en que debía traducirse en una norma comunitaria el derecho de cada Estado miembro a prohibir la importación de combustible nuclear gastado para su almacenamiento definitivo. Este principio está plasmado en la Convención conjunta sobre seguridad en la gestión del combustible gastado de la IAEA. El Parlamento Europeo respaldó en su momento la adopción de la Convención conjunta, y Euratom es parte en ella. Por tanto, en la Unión hay una aceptación general del principio de que ningún Estado miembro está obligado a aceptar contra su voluntad la entrada de combustible gastado de otros países para el almacenamiento definitivo en su territorio.

Aunque es un asunto aparentemente sencillo, en la práctica no lo es tanto. La Comisión se ha resistido a que este derecho de los Estados miembros sea plasmado en una norma comunitaria. Probablemente, la Comisión se ha visto influida por la idea de que la libre circulación de mercancías consagrada en el Tratado también se ha de aplicar al combustible gastado que se quiere eliminar. Según esto, el combustible nuclear gastado sería como cualquier otra mercancía. Dado que, con arreglo a los Tratados, se debe consentir que las mercancías circulen libremente dentro de la UE, no puede plasmarse en la legislación primaria de la Unión el derecho de un Estado miembro a prohibir la importación desde otros países del combustible nuclear gastado si está almacenando en su territorio sus propios desechos nucleares. Incluso aquí parece haber un anhelo de libre comercio.

Los miembros de nuestra comisión han apoyado al ponente en este punto. El derecho de los Estados miembros a prohibir la importación de combustible nuclear gastado ha sido formulado en los artículos de la Directiva en el informe del Parlamento, con lo que la disposición es jurídicamente vinculante. Si hubiera sido escrita en el preámbulo, no tendría el mismo rango: sería una descripción de la voluntad política, pero sin fuerza de ley.

Este principio y el informe entero han sido aprobados por la comisión con tal grado de consenso que no hubiera sido necesario abrirlo a las enmiendas del Pleno. Sin embargo, he asentido a la petición del Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea de tener un debate en el Pleno para enmendar la directiva. En mi opinión, deben dar a conocer sus motivos por los cuales los Estados miembros han de hacerse cargo ellos mismos de su combustible nuclear gastado sin permitir que sean exportados fuera de la Unión los residuos radioactivos ni el combustible gastado, ya sea para su reciclado o para su almacenamiento definitivo.

Podría justificar esta petición haciendo referencia a los altos conocimientos de la UE en tecnología nuclear y a sus estrictas normas de seguridad. Me temo que en países externos potenciales receptores existan menos conocimientos y una legislación más laxa. Si se utiliza la energía nuclear, se están asumiendo altos riesgos radiactivos, que deben ser gestionados en los países que producen la energía nuclear. Los problemas que se puedan resolver conjuntamente dentro de la Unión no deben ser transferidos a terceros países. Por eso, doy mi apoyo a muchas de las enmiendas presentadas por los Verdes, aunque en la comisión no contaran con suficiente simpatía general.

 
  
MPphoto
 
 

  Werner Langen, en nombre del Grupo del PPE-DE . – (DE) Señor Presidente, quiero dar las gracias a la Comisión por su disposición para redactar la primera propuesta y por considerar en esta segunda lo que se dijo en el debate de esta Cámara, gracias a lo cual nos hemos encontrado a mitad de camino. Lo mismo quiero decir del ponente, que, aunque ha perdido algo de esa disposición, se ha mostrado dispuesto a colaborar con los grandes Grupos y la Comisión para encontrar un camino razonable.

Estamos ante un informe muy sensato y que merece nuestro apoyo, aunque no pensamos lo mismo de las enmiendas presentadas por los Verdes. En su conjunto, el informe del señor Seppänen disfruta del respaldo del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos, pero rechazamos en esencia las enmiendas que han sido presentadas en contra de nuestro acuerdo inicial, y lo hacemos basándonos en los artículos 31 y 32 del Tratado Euratom, que tratan de la salud y la seguridad. Quiero señalar que este no es un procedimiento de codecisión y que solo debemos ser consultados.

Se han introducido nuevos puntos de vista, como el ámbito extendido de aplicación para los elementos combustibles gastados, el almacenamiento definitivo y el reciclado, o el proceso de consentimiento automático para el traslado de materiales dentro de la Comunidad y fuera de ella.

No estamos de acuerdo con lo propuesto por los Verdes. La enmienda 23, en concreto, que anticipa un deber de información extremadamente exigente, no puede verse sino como una incitación a las manifestaciones multitudinarias, y la señora Harms ha recalcado que tendrán lugar. Ya propuso una vez, sin éxito, que se aceptara algo así, y ahora lo ha vuelto a intentar. Nos entenderíamos mucho mejor si fuéramos capaces de encontrar una postura común acerca de la cuestión abierta del almacenamiento definitivo y abandonásemos las posturas aceradas que pretenden que una parte del Parlamento tiene toda la razón y que la otra está totalmente equivocada.

Quiero dar las gracias al señor Seppänen por su disposición a encontrar el punto intermedio, y creo que podemos dar ampliamente nuestra aprobación al informe en su forma actual.

 
  
MPphoto
 
 

  Vincenzo Lavarra, en nombre del Grupo del PSE . – (IT) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, la propuesta de la Comisión de una Directiva relativa a la vigilancia y al control de los traslados de residuos radiactivos y combustible nuclear gastado tiene en cuenta muchas de las sugerencias hechas por el Parlamento durante el debate de la propuesta precedente.

Es encomiable este intento de actualizar y aclarar la anterior Directiva desde el punto de vista del procedimiento y la terminología. Y digna de elogio es también la inclusión del combustible nuclear gastado en el ámbito de la Directiva. Por tanto, el Grupo Socialista del Parlamento Europeo está básicamente de acuerdo con este texto y desea felicitar al señor Seppänen por su informe y su contribución.

Hemos solicitado el voto separado de la enmienda 6 porque no creemos que sea posible excluir de las disposiciones legales de los países de tránsito las restricciones y controles que hay por toda la directiva.

Las enmiendas propuestas por el Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea expresan una preocupación que todos compartimos, pero creo que el texto de la Comisión (su artículo 13) ya establece límites a las exportaciones, en concreto hacia países que no dispongan de suficientes recursos técnicos, jurídicos y administrativos para garantizar que el almacenamiento definitivo de los residuos radiactivos se realiza de forma segura. Por eso votaremos en contra de las enmiendas de los Verdes.

También estoy de acuerdo con la estructura de la propuesta, y quisiera dar las gracias a la Comisión y al señor Seppänen por su trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Marios Matsakis, en nombre del Grupo ALDE . – (EN) Señor Presiente, felicito al ponente por la ardua labor que ha llevado a cabo al elaborar un informe excelente sobre un tema tan difícil y controvertido. Las enmiendas presentadas en este informe mejorarán sin duda alguna la última propuesta de la Comisión y constituirán una mejora importante de la directiva original sobre la vigilancia y el control de los traslados de residuos radiactivos.

Una de las aportaciones más interesantes realizadas por el ponente a la hora de mejorar sustancialmente la posición de la Comisión es su postura a la hora de establecer firmemente el derecho de todos los países a prohibir que se almacene combustible nuclear gastado procedente del extranjero en depósitos situados dentro o encima de su suelo. Este derecho es fundamental y sumamente importante.

En mi opinión, sin embargo, hay un pequeño número de cuestiones un tanto equívocas que siguen sin resolverse. Mencionaré solo dos de esos aspectos problemáticos, que de hecho están interrelacionados. La definición exacta de combustible nuclear gastado y de residuos nucleares sigue sin estar del todo clara, por lo que algunos residuos nucleares, en función de su uso previsto, a veces se consideran combustible nuclear gastado y otras no. Esto puede inducir a confusión. En cualquier caso, es bastante curioso que para la legislación de la Unión Europea estos materiales peligrosos sigan considerándose mercancías desde el punto de vista jurídico. Por consiguiente, un Estado miembro, después de recibir una única notificación, está obligado en ocasiones a permitir que traslados altamente peligrosos crucen su territorio por tierra, mar o aire y expongan a sus ciudadanos a posibles peligros de accidente catastrófico de contaminación nuclear. Esto sucede sin que el país tenga derecho a impedir ni siquiera que dichos traslados se produzcan.

Sé que dar con una solución a este problema y aplicarla no es fácil, pero de alguna manera hemos de encontrar la forma de que los Estados miembros puedan tener la última palabra, una vez bien informados, en forma de decisiones claramente razonadas de aceptar o no el traslado de material nuclear –o de cualquier otro material peligroso, dicho sea de paso– a través de su territorio.

 
  
MPphoto
 
 

  Rebecca Harms, en nombre del Grupo Verts/ALE . – (DE) Señor Presidente, Señorías, antes que nada quisiera agradecer al señor Seppänen su sensibilidad ante las cuestiones relativas a las condiciones del mercado de un bien tan problemático como los residuos nucleares y el combustible gastado.

Una vez más quisiera explicar dos enmiendas de mi Grupo que me preocupan especialmente: las enmiendas 24 y 25, que tratan específicamente de la exportación de residuos nucleares y de elementos gastados de carburante a terceros países, y mi preocupación se centra en Rusia. Quienes trabajen en este campo habrán oído ya nombres como Mayak o Cheliabinsk, lugares de los Urales donde desde hace décadas se reciclan o se reciben para su almacenamiento residuos no solo soviéticos, sino, cada vez más, de toda Europa, y donde los incidentes son continuos.

Sin embargo, grandes cantidades de radiactividad se liberan no solo cuando hay accidentes, sino también durante el curso normal de las operaciones, causando una grave contaminación en ríos y lagos de los Urales, en un grado mayor incluso que el registrado en algunas partes de la zona de exclusión en torno a Chernobyl. Hemos llegado a una situación en que ya no se puede consentir el doble rasero: la UE no puede operar con esas instalaciones, y los europeos no pueden seguir enviando allí sus residuos para su almacenamiento o reciclado. Y ya no se puede argumentar de ninguna manera que allí se esté efectuando el reciclado - esto es, la recuperación de esos materiales nucleares -, ya que no existe a disposición del público ningún balance comprensible de tal reutilización o reciclado.

Si seguimos permitiendo que miles de toneladas de residuos nucleares de la Unión Europea sean exportados a Rusia, cada vez tendremos mayor responsabilidad - y quiero subrayar que ahora estamos empezando esa exportación - por el lamentable estado en que se encuentra el medio ambiente en la región en torno a Mayak y Cheliabinsk y por la salud de la población local. Estoy totalmente convencida de que la responsabilidad por la resolución de los problemas que generan los residuos nucleares deben asumirla los países que traen esos problemas al mundo. Rusia no es la responsable de nuestros residuos nucleares, sino nuestros Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Kartika Tamara Liotard, en nombre del Grupo GUE/NGL.(NL) Señor Presidente, antes que nada, naturalmente, quisiera felicitar a mi colega de Grupo, el señor Seppänen, por su magnífico informe. Tiene razón al subrayar la gran responsabilidad que atañe a los Estados miembros en cuanto al almacenamiento y procesamiento de los residuos nucleares, y ciertamente es su responsabilidad rechazar los residuos procedentes de fuera de sus fronteras. Aunque ese es un derecho básico que no puede ser socavado bajo ningún concepto por el Derecho comunitario, creo que la responsabilidad nacional va incluso más allá, pues quienes producen los residuos nucleares nunca pueden despreocuparse de si estos son procesados y almacenados convenientemente, aunque sea en otro país.

La forma en que los Estados miembros de la UE envían actualmente sus desechos a países como Rusia para que sean almacenados allí en unas condiciones totalmente insatisfactorias es poco menos que escandaloso. La negligencia europea con los residuos nucleares la sufren la población local y su medio ambiente. Si algún país decide utilizar una fuente de energía tan peligrosa y antiecológica como la nuclear, se le debe exigir que recoja su propia basura en vez de endosársela a la población de países más pobres de fuera de la UE.

Quien realmente quiera hacer algo útil para resolver el problema de los residuos nucleares en Europa deberá tener en cuenta en primer lugar de dónde procede; si no, esto será una lucha constante. Es especialmente decepcionante ver cómo la energía nuclear, tras un tiempo merecidamente al margen del debate energético, se ha colado de nuevo en la agenda europea, pues, al no ser una fuente respetuosa con el medio, segura ni asequible, no es una alternativa aceptable, y prueba de ello es el problema de sus residuos.

 
  
MPphoto
 
 

  Kathy Sinnott, en nombre del Grupo IND/DEM . – (EN) Señor Presidente, quiero decir al Comisario que cuando leo el informe, que califica claramente los residuos radiactivos de mortalmente peligrosos, me pregunto por qué seguimos considerando la energía nuclear una opción, incluso, tal y como he visto en algunas recientes campañas de grupos de presión que hacen pasar la energía nuclear por «verde».

Esta directiva se centra exclusivamente en los Estados miembros que son partícipes activos de la producción de energía nuclear y en los que aceptan los residuos. Irlanda ni produce residuos nucleares ni los reprocesa. No se nos tiene en cuenta en este informe y, sin embargo, necesitamos protección porque tenemos Sellafield, una planta reprocesadora británica muy próxima a nuestras costas.

El Mar de Irlanda, la estrecha franja de agua que nos separa de Sellafield, se ha convertido, a causa de Sellafield, en el cuerpo acuático más radiactivo del mundo. Sellafield crece y se dispone a recibir cada vez más residuos radiactivos para reprocesarlos. Es muy probable que todos los residuos procedentes de Europa continental se transporten a través del Mar de Irlanda, lo que nos expone a un riesgo adicional. Parece que los irlandeses no tenemos voz ni voto en este asunto. Se nos considera meros espectadores. Nadie nos pide nuestro consentimiento. Podemos rechazar el combustible, pero no rechazar los riesgos cuando nuestros vecinos lo aceptan. Nuestro país ha optado por prescindir de la energía nuclear. Esto debería respetarse, tanto en relación con la aceptación de residuos como con el riesgo de que se transporten residuos a través de nuestras aguas.

En el ámbito del tabaquismo, los legisladores han llegado a reconocer el peligro que corren los fumadores pasivos y han tomado medidas para defender a quienes se hallan cerca de un fumador. Tenemos que reconocer los efectos y riesgos del reprocesado y del transporte de ida y vuelta para todos, no solo para los países de origen y destino que se lucran con el negocio nuclear.