Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 5 de octubre de 2016 - Estrasburgo Edición revisada

19. Conferencia de 2016 de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CP 22) en Marrakech (Marruecos) (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Estefanía Torres Martínez, autora . – Señora Presidenta, hoy tenemos ante nosotros una nueva oportunidad para hacer realidad la necesaria transición hacia un modelo de vida más equitativo y sostenible. Pero no nos engañemos, porque el Acuerdo de París resulta totalmente insuficiente para lograr el objetivo a largo plazo que se marca: no superar los dos grados de aumento de la temperatura. Si no reducimos los niveles de contaminación, pronto el aumento anual de la temperatura superará los tres grados y medio.

Las personas más pobres del mundo, muchas agricultoras, pescadoras y pastoras, están siendo las más afectadas por las altas temperaturas. Es urgente que los Estados aborden esta cuestión en sus planes de acción climática. ¿Cómo? Pues, por ejemplo es llamativo que este acuerdo no mencione la agricultura industrial, uno de los principales responsables del cambio climático.

El hambre causa 40 000 muertes al día; sin embargo, el 60 % de los alimentos que producimos acaban desperdiciados. Dedicamos el 30 % de toda la superficie productiva a producir alimentos que acaban en la basura. Esto implica la producción de 3 300 millones de toneladas equivalentes de CO2; es decir, el desperdicio alimentario es el tercer causante de los mayores productores mundiales de gases de efecto invernadero, solo por debajo de Estados Unidos y de China. De esto el acuerdo nada dice.

Debemos incidir en el derecho a la alimentación y promover una producción agroecológica con circuitos cortos: así daremos de comer al mundo de manera sostenible y equitativa y mitigaremos también el cambio climático.

Señorías, esta lucha no se soluciona con acuerdos de sumas y restas. El desafío es grande y en él los pequeños agricultores tienen que dejar de ser los más vulnerables para convertirse en los más valiosos de la historia. Para ello, tenemos que reorientar la inversión agrícola hacia las necesidades de estos pequeños agricultores. Como bien dice Latouche, «no se puede salvar el planeta y pretender salvar a la vez un business injusto e insostenible». Hay que escoger de qué lado estamos. Nosotros lo tenemos muy claro.

 
Última actualización: 30 de enero de 2017Aviso jurídico