Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Debates
Martes 16 de enero de 2018 - Estrasburgo Edición revisada

11. Apoyo de la Unión Europea al proceso de paz de Colombia (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Președintele. – Următorul punct de pe ordinea de zi este dezbaterea privind Declarația Vicepreședintelui Comisiei/ Înaltului Reprezentant al Uniunii pentru afaceri externe și politica de securitate: Sprijinul acordat de UE procesului de pace din Columbia (2017/3021(RSP))

 
  
MPphoto
 

  Christos Stylianides, Member of the Commission, on behalf of the Vice-President of the Commission / High Representative of the Union for Foreign Affairs and Security Policy. – Mr President, let me start this debate with a quote: ‘Building peace is like building a cathedral, brick by brick. We want to build it on solid and long-lasting foundations.’ These are the words of the Secretary-General of the United Nations, António Guterres, who just visited Colombia. He arrived in the country at a very delicate moment for peace and reconciliation, a moment when the enemies of peace are trying to roll back the progress that was so hard to achieve.

Some groups have exploited the transition in former conflict areas to kill human rights defenders and campesinos leaders. Last week, the ELN restarted their attacks and kidnapped an oil worker. And yet, we should not lose sight of the bigger picture. Firstly, after half a century of war, FARC has disarmed and turned into a political party. Secondly, the Truth Commission has begun its work, and thirdly, the number of murders is still too high, but it is the lowest in 50 years.

Colombia has an unprecedented opportunity for reconciliation, growth and human development. In a fragile but hopeful context, the friends of Colombia have a duty to engage even more closely, and this is what we, as the European Union, are doing. Part of our work is political and diplomatic. For instance, we first suspended and then removed the FARC from our list of terrorist organisations. It was an essential decision, showing to the ex-fighters that indeed a new beginning was possible if they laid down their weapons and chose, of course, democratic politics instead.

Today, we are also following closely the suspension of talks between the Colombian Government and the ELN, and we are constantly in touch with the group of accompanying countries. The ELN’s decision to restart their attacks is unacceptable. We call on them to stop their attacks immediately, and we encourage the parties to resume talks on the extension of the ceasefire, which expired on 9 January. Peace can only come from a return to dialogue towards a permanent bilateral ceasefire.

During these years and months, High Representative Federica Mogherini and Special Envoy for the peace process in Colombia, Mr Eamon Gilmore, have maintained close contacts with the Colombian Government and with FARC, as well as with opposition leaders, civil society and with our partners at the UN. In parallel to our diplomatic action, we are also engaged very practically in the reconciliation process on the ground. We have a particular responsibility to accompany the peace process in three areas: rural reform, the reincorporation of ex-FARC guerrillas into civilian life, and the establishment of a Special Investigation Unit in the Prosecutor-General’s office to combat crime and protect activists.

At the same time, our EU Trust Fund for Colombia was established precisely to support these tasks. The Fund today has a budget of EUR 95 million, thanks also to the contributions of 19 Member States. Projects worth over 60% of the Fund have already been approved. Let me give you just one example of our support. The reincorporation of former fighters is one of the most delicate issues for reconciliation in Colombia. Some of them are moving into politics. Many others are going back to school and are looking for a job. Some others have a hard time in dealing with the memory of the war. In all these cases, our financial support can make a huge difference, so we have decided to start acting immediately, even before the National Reincorporation Plan is ready.

In addition to the Trust Fund, we are supporting the urgent needs of the peace process through our Instrument Contributing to Stability and Peace, with an extra EUR 40 million so far. For instance, we are providing financial support to the transitional justice system because, as you know, reconciliation and justice must always go hand in hand. Furthermore, the Instrument Contributing to Stability and Peace could also be used to support the new Special Investigation Unit to fight organised crime and protect human rights defenders.

Let me conclude on the work we are already doing to protect defenders. Since so many of them began have started to be murdered, we have not just made our voice heard. Eamon Gilmore visited many of the areas where the killings occurred. He met with their families, with local authorities, with police and the army. We also organised field visits for the Human Rights Group and the Group of Ambassadors with Defenders. Thanks to our programme ‘Protect Defenders’, several land activists and representatives of victims have received funding not only to cover attorneys’ fees and physical protection measures, but also, in the most serious cases, temporary relocation to other parts of the country.

In parallel, we have continued providing humanitarian aid to people affected by violence, people who have been displaced, or to communities being confined and deprived of access to basic services, such as shelter, protection, safe water, clean water, food, healthcare, psychosocial support and education.

Your support, dear colleagues, will be essential to carry on this work and all our work in support of peace, reconciliation and human rights in Colombia. We have decided to propose to Parliament an extension of the current bilateral cooperation with Colombia until 2020, and the addition of further resources.

After half a century of war, it would be naïve to imagine that reconciliation could happen overnight. This last stretch of the road towards peace may be the hardest part. But it is just as important as the peace agreement itself. The people of Colombia – and peacemakers such as President Santos – need all our support from the European Union side. They can be sure that the European Union, together with the United Nations, will continue to be the strongest supporter of peace and human rights in Colombia, and a point of reference for all those who dream of a country finally reconciled.

 
  
MPphoto
 

  Luis de Grandes Pascual, en nombre del Grupo PPE. – Señor presidente; señor comisario, muchas gracias por sus palabras, que han sustituido con suma capacidad la ausencia, que lamentamos, de la señora Mogherini.

Empezaré por decir, como primer punto y con solemnidad, que Colombia, con su conducta en este tiempo, ha merecido y está mereciendo el apoyo que le están prestando la Unión Europea y la comunidad internacional. La Unión Europea debe seguir apoyando este proceso que es, sin duda, uno de los mejores diseñados del mundo analizando sus precedentes. Durante este último año se está respondiendo a aspectos imprescindibles para finalizar con la violencia armada y a aspectos más sustantivos para superar las causas de la guerra. La desmovilización y la dejación de armas en Colombia fueron completadas a buen ritmo.

Considero que tanto la Unión Europea como los Estados miembros deben seguir apoyando el proceso de paz en Colombia. Tanto desde el punto de vista político como desde el económico, mediante la financiación con los instrumentos de cooperación y mediante el Fondo fiduciario que seguramente, señor comisario, será necesario ampliar porque surgen nuevas necesidades.

El fin del conflicto ha derivado en un aumento de la presencia y acción de la fuerza pública para garantizar la seguridad de las poblaciones. Una oportunidad única para superar de manera estructural el problema de los cultivos ilícitos, que está haciendo asimismo realidad el sueño de los campesinos de tener su propia tierra, entre otros muchos logros.

Por último, quiero recordar desde aquí que la consolidación de la paz es el eje de la política de cooperación de la Unión Europea con Colombia desde el año 2002. Por esta razón, el Gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) deben encontrar mediante el diálogo algún tipo de solución.

Desde el Parlamento Europeo pedimos que las conversaciones sobre la extensión del acuerdo de paz se agilicen para garantizar los acuerdos logrados y el fomento de la confianza en los últimos tres meses. Los diversos ataques perpetrados por el ELN en diferentes partes de Colombia son inaceptables desde todo punto de vista y son incompatibles con una acción de paz. La acción armada es incompatible con el diálogo.

El deseo de que continúe la suspensión de la acción militar ha sido unánime en toda Colombia. Una mejora sostenida en la situación humanitaria de las comunidades afectadas por el conflicto solo se puede lograr con el cese del fuego permanente. Esta oportunidad de paz no puede ni debe desperdiciarse, señor comisario. Y sé que esa es la intención de la Comisión.

Finalmente, y no con menos importancia, es necesario que, junto al apoyo del proceso de paz, seamos muy respetuosos con la voluntad popular. Y esto es compatible con el apoyo que hicimos naturalmente en el referéndum, quizá hasta sobrepasando nuestras propias capacidades y neutralidad. Desgraciadamente, con ocasión de las próximas elecciones, las diferentes opciones políticas legítimas se confrontarán sobre el modo de obtener y culminar la paz. La Unión Europea, señor comisario, debe inequívocamente respetar ese debate, pues lo contrario sería una injerencia que no le corresponde naturalmente aceptar a Colombia y que debemos respetar.

 
  
MPphoto
 

  Ramón Jáuregui Atondo, en nombre del Grupo S&D. – Señor presidente, señorías, lo que está ocurriendo en Colombia es realmente extraordinario. Después de más de cincuenta años de guerra interior, después de miles de muertos, después de millones de víctimas, han encontrado el camino a la paz. Y esto ha permitido que todo el país haya aprendido esa lección maravillosa que nos diera en su día Gandhi diciendo «No hay camino para la paz, la paz es el camino».

Realmente esta es la grandeza de este acuerdo que está permitiendo que Colombia recupere la paz. Y la ecuación, el acuerdo, sustancialmente, se plantea sobre dos bases. La primera es la renuncia a la violencia. Hay que dejar de matar, porque no hay ninguna causa que justifique matar. Ninguna. Pero la segunda parte del acuerdo es aceptar que quienes renuncian a la violencia entran en la política y pueden hacer política legítimamente. Esta es la base del acuerdo. Y esta es la grandeza de lo que está ocurriendo en Colombia.

Pero la paz no viene sola. Esto no cae del cielo. Construir estos procesos es extraordinariamente complejo. Hay cantidad de obstáculos. Y por eso hemos establecido lo que yo llamaría un mensaje político que, desgraciadamente, esta Cámara no va a poder aportar hoy. Porque la voluntad del Grupo socialista era que se hiciera este debate y se aprobara una Resolución, pero no sabemos por qué ni el Partido Popular Europeo ni ALDE han querido una Resolución para que, al igual que hace dos años, hoy digamos cómo apoyamos la paz en Colombia. Y eso no es interferir. Porque tenemos derecho a decir que el proceso electoral no interrumpa las elecciones, no interrumpa la paz. Y, desgraciadamente, hay un cierto juego político en esa dirección.

Por eso, señorías, creemos que un pronunciamiento a favor de que siga el proceso, a favor de que el Gobierno acentúe sus medidas, de que se implanten los acuerdos, una Resolución por parte del Parlamento hubiera sido adecuada para que el Parlamento Europeo y Europa sigan siendo agentes principales, protagonistas de este gran acuerdo. Al igual que tenemos al señor Gilmore allí, al igual que tenemos el Fondo fiduciario; pero para seguir diciendo que queremos implementar los acuerdos, que queremos que siga el diálogo con el ELN, exigiendo al ELN que deje de matar y, al mismo tiempo, que el Gobierno siga negociando.

Todo esto es lo que queremos hacer con un pronunciamiento que hubiera sido bueno que este Parlamento hubiera establecido. Porque esa es, en mi opinión, la posición política más importante que podríamos adoptar hoy: reclamar el fin de la violencia, definitivo y para siempre en Colombia, a quienes todavía la mantienen, y que se implementen los acuerdos y que nadie en el proceso electoral interrumpa esta esperanza de paz para siempre en Colombia.

(El orador acepta responder a una pregunta formulada con arreglo al procedimiento de la «tarjeta azul» (artículo 162, apartado 8, del Reglamento interno))

 
  
MPphoto
 

  Izaskun Bilbao Barandica (ALDE), pregunta de «tarjeta azul». – Yo creo que a la política nos pierden a veces estas pequeñeces y, si precisamente en el debate sobre Colombia hoy había algún ingrediente que no necesitaba, era el cuestionamiento de los grupos. El señor Jáuregui sabe que este Grupo parlamentario ha apoyado, sin ninguna duda y de manera fuerte y contundente el proceso de paz en Colombia hasta en los primeros momentos, en los iniciales. Yo no sé qué gestiones ha hecho usted, señor Jáuregui, con las instituciones y los responsables de Colombia, pero le puedo asegurar que yo personalmente he preguntado si creían conveniente que este Parlamento aprobara una Resolución por escrito, y le puedo decir que la respuesta no ha sido positiva. ¿A usted le han dicho las autoridades colombianas que necesitaban y creían urgente una Resolución escrita de esta institución, después de lo que manifestamos el mes de noviembre?

 
  
MPphoto
 

  Ramón Jáuregui Atondo (S&D), respuesta de «tarjeta azul». – Yo no cuestiono, señoría, que ustedes apoyen la paz en Colombia, porque firmaron con nosotros una Resolución. Lo que pregunto es por qué no hacerlo hoy.

Y yo he preguntado a la Comisión Europea —sí, señor—, a la señora Mogherini y al señor Gilmore: ¿es conveniente una Resolución parlamentaria del Parlamento Europeo hoy, antes de las elecciones? La respuesta ha sido ¡sí! Y por eso lamento que no se haga.

 
  
MPphoto
 

  President. – You know how it works. You asked a question, our colleague has answered, and that is it. We have to stop here even if we are not satisfied with the result; that is the rule.

 
  
MPphoto
 

  Charles Tannock, on behalf of the ECR Group. – Mr President, with just over a year gone by since the Colombian peace deal was finalised, I too would like to welcome the visit of the UN Secretary—General António Guterres to Colombia last week as a sure sign of the international community’s commitment to the deal. Implementation was never going to be easy, particularly given the splits in public opinion in Colombia, as was clearly indicated by the very close result in the referendum on the initial deal.

With such domestic ambivalence it is therefore all the more important that the EU shows a unified and strong voice, as one of Colombia’s biggest economic partners with an FTA in place, and has a strong commitment to the peace process. The launch of the EU trust fund is a positive step, with some EUR 95 million already committed, but it is clear that more investment will be needed if change is to be seen quickly enough to maintain the public’s confidence in the peace process.

Elections later this year will see at least ten members of the FARC handed seats in the Congress, as anticipated by the peace deal. By all accounts, the group has stuck to its commitments of peace, but the transformation from armed terrorist group to legitimate political party will be very tough to reconcile in the short term for many. Focusing on the main tenets of rural development and cocoa crop substitution will be key policy areas to see real progress happening on the ground. Resolving the issue of transitional justice, impunity for crimes committed during the armed conflict and restitution of property will also be very challenging to President Santos’s government.

Finally, we cannot ignore that the National Liberation Army (ELN) is clearly benefiting from the deal. It is now moving back into areas previously controlled by the FARC, who have disarmed. Now, sadly, the ceasefire has expired and they have now resorted to unacceptable armed conflict in their attacks in recent weeks. I sincerely hope that we can all call for that to immediately cease.

 
  
MPphoto
 

  Izaskun Bilbao Barandica, en nombre del Grupo ALDE. – Señor presidente, la Unión Europea debe mantener el apoyo político y económico al proceso de paz en Colombia. Es imprescindible el trabajo del enviado especial de la alta representante al país, propulsar el Instrumento de Cooperación al Desarrollo, y mantener e incrementar los donantes al Fondo fiduciario. El proceso no es fácil, pero avanza y así debe seguir siendo en este año electoral.

De acuerdo con las informaciones que recogemos desde las autoridades colombianas y las organizaciones humanitarias y no gubernamentales que trabajan en las zonas más castigadas por el conflicto, hay que seguir apoyando a la Comisión de Garantías, porque hay todavía demasiadas víctimas entre los líderes sociales y los activistas de derechos humanos. Pero cabe también destacar que 103 personas han sido detenidas por crímenes contra estos defensores de los derechos humanos y se ha identificado a más del 50 % de los responsables. No es suficiente.

Es imprescindible seguir negociando con el ELN, que debe declarar el alto el fuego, y hay que integrar a esta organización en el proceso. Es igualmente urgente seguir apoyando el proceso de reversión de las tierras y la puesta en marcha de la reforma rural integral, que en 2007 ha cumplido sus objetivos. Este apoyo debe propiciar que las reversiones de tierras, ya en fase final, y los programas de sustitución de cultivos ilícitos produzcan en 2018 una situación mucho más justa en el agro colombiano. Sin esa expectativa, no se hubiesen formalizado las más de cien mil operaciones de crédito para nuevos emprendimientos agrarios suscritos por pequeños productores. La implementación de este punto del acuerdo de paz es clave para que sus beneficiosos efectos lleguen a la población más castigada por cinco décadas de violencia.

Se espera que el año en curso sea el de la justicia especial para la paz y el trabajo de reparación y reconocimiento de las víctimas. La Unión Europea puede aportar mucho en un año histórico, también por que la antigua guerrilla, las FARC, abrace definitivamente la paz y la palabra en el Parlamento, tras desmovilizar con éxito a más de 13 000 combatientes. Mantener nuestro compromiso con este proceso es hacer honor a los valores que nos definen y contribuir a un proceso que promueve no solo la paz y la seguridad, sino también el desarrollo económico y social y un mejor reparto de la riqueza y la prosperidad. Porque la justicia social es un elemento clave para estabilizar y fortalecer la paz.

Señor presidente, se habla del precio que tiene la paz siempre, pero todos sabemos que no se puede pagar el precio de ninguna guerra.

 
  
MPphoto
 

  Tania González Peñas, en nombre del Grupo GUE/NGL. – Señor presidente, en primer lugar, querría reconocer y felicitar los esfuerzos en Colombia para implementar los acuerdos del proceso de paz, tanto en lo que se refiere al desarrollo legislativo, a las nuevas formas de participación política, como al compromiso de las FARC abandonando definitivamente las armas, como han certificado las Naciones Unidas.

No hay medias tintas en este proceso. Todos nuestros esfuerzos deben hacer prevalecer los acuerdos. La Unión Europea debe apoyar una y otra vez, y todas las veces que sea necesario, la implementación de los acuerdos de paz. La paz se firma un día pero se construye durante un proceso, y en ese proceso tenemos que estar en todo momento. Y creo que hoy sería positivo ese pronunciamiento unánime. Positivo y necesario.

Me gustaría señalar algunos elementos que creo que es necesario abordar, como la transparencia del Fondo fiduciario. El Fondo fiduciario de la Unión Europea debe seguir unos criterios y debería servir para apoyar el punto uno de los acuerdos, la reforma rural integral, propiciando una política justa de tenencia de la tierra y una progresiva sustitución de los cultivos. Pero ante todo, debe ser transparente. Tenemos que informar. Tenemos que contar lo que se está haciendo con el dinero de la Unión Europea.

En segundo lugar, querría hablar del proceso tremendamente preocupante de la reparamilitarización que se da en los territorios que antes ocupaban las FARC. Debe ser prioritario poner todos los esfuerzos en combatir la proliferación de nuevas bandas paramilitares, que están causando cada día más asesinatos de líderes sociales y campesinos. Si en 2016 el 28 % de todos los defensores de derechos humanos asesinados en el mundo eran colombianos, en los informes de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz observamos que en 2017 se incrementaron un 45 %. Las víctimas son el corazón de los acuerdos y deben ser respetadas, y sus derechos, garantizados.

Señorías, ojalá podamos estar presentes en las próximas elecciones lanzando un mensaje unánime de apoyo al proceso de paz de manera, como decía, unánime y con indiferencia del color político y de las fuerzas políticas con las que cada uno se sienta más representado.

 
  
MPphoto
 

  Ernest Urtasun, en nombre del Grupo Verts/ALE. – Señor presidente, yo creo que la paz en Colombia es un tesoro que hay que preservar. Hemos empezado a andar un camino que era muy difícil y es un hecho histórico, una de las pocas buenas noticias de la comunidad internacional en los últimos años. Es muy difícil encontrar en los últimos años conflictos históricos que se hayan resuelto y tenemos la posibilidad histórica de que este conflicto se resuelva en una paz que se está haciendo con un esfuerzo colectivo de la sociedad colombiana muy importante, de unos por dejar las armas, de otros por aceptar que los que combatían con las armas puedan entrar a hacer política.

Todo esto ha sido un grandísimo esfuerzo colectivo y también un esfuerzo de la Unión Europea, de la cual yo tengo que decir que ha jugado un muy buen papel en esta cuestión. Pero no podemos ser conformistas. La paz no está ya hecha, y sabemos además que hay grandísimos riesgos por delante: cuestiones del acuerdo de paz que no se están resolviendo, la justicia especial para la paz, la reforma laboral —que ha sido mencionada por muchas de sus señorías—, la cuestión de la reaparición de grupos armados —que nos preocupa—, la indefensión de los defensores de derechos humanos, cosas que nos preocupan. Y, sobre todo, un proceso electoral en el cual también hay algunas personas y algunos candidatos que pretenden entorpecer un curso que no debe cambiarse de ninguna de las maneras.

Por lo tanto, nuestro apoyo debe ser absolutamente total, el de este Parlamento y el de las instituciones europeas. Y yo sí tengo que decir que me hubiera gustado que este Parlamento hubiera hecho un texto, igual que el que hicimos la última vez, unánime, de apoyo al proceso de paz. Y era el mejor momento para hacerlo. En un momento en el cual hay dudas y existen dificultades, era el momento para hablar claro, con una voz alta, como hicimos la última vez.

Yo tengo que lamentar que algún Grupo de esta Cámara esté más preocupado por ver quién gana las elecciones que por mandar este mensaje unánime. En cualquier caso, hay que seguir adelante y yo quiero apremiar a la Comisión Europea y a la alta representante a seguir adelante con el trabajo del señor Gilmore, a seguir adelante con el Fondo fiduciario y a no dejar esta cuestión, que será una de las grandes victorias también de la política exterior europea si esta operación sale bien.

 
  
MPphoto
 

  Fabio Massimo Castaldo, en nombre del Grupo EFDD. – Señor presidente, ha pasado más de un año desde el acuerdo de paz promovido por el presidente Santos, premio Nobel de la Paz, y si bien se han logrado algunos avances, todavía quedan muchos problemas.

Miles de hectáreas de tierra siguen siendo utilizadas para la producción de coca y cientos de activistas de derechos humanos han sido asesinados en zonas controladas anteriormente por las FARC. Es una desmovilización lenta que socava la confianza popular en el acuerdo y deja un vacío de poder llenado inmediatamente por otras milicias como el ELN, que ahora trata de ocupar los espacios libres dejados por las FARC.

La paz es un camino difícil. Ciertamente no es suficiente llegar a un acuerdo para resolver todos los problemas, sino que solo un verdadero compromiso entre todas las partes y la ayuda de los actores exteriores —incluida la UE, que tiene que hacer más—, puede producir resultados en el largo plazo. Hace unos días, el alto el fuego entre el ELN y el Gobierno cesó, y la situación puede desplomarse de un momento a otro.

Por lo tanto, pido a las partes que muestren una voluntad renovada de negociar, y a la comunidad internacional que renueve su compromiso, para así garantizarle al pueblo colombiano aquello por lo que viene luchando desde hace más de cincuenta años: la paz.

 
  
MPphoto
 

  Marie-Christine Arnautu, au nom du groupe ENF. – Monsieur le Président, l’Union européenne, qui ne cesse de s’immiscer dans des problèmes pour lesquels elle n’a aucune légitimité, devrait faire preuve de moins d’angélisme. Répéter en boucle «il faut se remettre à la table des négociations» ne sert qu’à faire plaisir à celui qui le dit, mais certainement pas à faire avancer la paix en Colombie, d’autant que certains groupes armés mafieux ne veulent pas s’installer à cette table. Les commandants guérilleros qui ne veulent pas rendre les armes ne le font pas par idéologie, ils le font pour des raisons purement financières afin de rester les maîtres de leur territoire, de continuer à piller les ressources naturelles, de continuer le racket, les kidnappings, les assassinats et de continuer à accumuler les revenus de la drogue.

Face à des guérillas qui ne sont plus que criminelles, les pays de l’Union seraient mieux inspirés d’aider militairement le gouvernement colombien à éliminer un ennemi mortel et d’accentuer la lutte contre le trafic de cocaïne qui alimente la guerre civile en Colombie et constitue chez nous un grave problème de santé publique.

Un an et demi après un accord qui a été rejeté par le peuple colombien et qui ne repose plus sur aucune légitimité populaire, certains axes sont à favoriser: accroître la lutte contre les narco-guérilleros; développer les programmes économiques dans des régions abandonnées par les guérilleros; distribuer plus équitablement les richesses pour éviter de nourrir une des causes qui a permis le développement des mouvements insurrectionnels au lieu de favoriser le libre-échange comme l’Union européenne le fait, ce qui a pour conséquence d’aggraver encore les différences de niveaux de vie entre ceux qui profitent du libre-échange et ceux qui le subissent.

Enfin, il faut que l’État colombien reprenne toute sa place dans les territoires laissés par les forces révolutionnaires. Il est incroyable en effet de constater que la situation des habitants y est souvent pire que lorsqu’ils étaient sous le joug des guérilleros, ce qui pousse même les Colombiens à s’armer pour assurer leur sécurité.

 
  
MPphoto
 

  Diane Dodds (NI). – Mr President, parallels are often drawn between the Colombian peace process and that of my own constituency, Northern Ireland. In both instances, innocents were tortured and disappeared. It is estimated that more than 46 000 people have been forcibly disappeared during 50 years of armed conflict and terrorism in Colombia. For decades, the families of victims of the disappeared have been vocal in their ongoing struggle for acknowledgment and action, both in Northern Ireland and Colombia.

Our own experience in Northern Ireland shows that people hurt most by such peace processes are often the victims who forever carry the legacy of murdered loved ones and the weight of injustice as terrorists walk free. It is my belief that a sustainable peace process is impossible without addressing these issues.

Peace is a noble and worthy aim but I would ask this institution to tread carefully. Do not allow the allure of the ultimate goal to blind you to the legitimate concerns of victims nor discount the legacy of injustice they feel.

 
  
MPphoto
 

  José Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra (PPE). – Señor presidente, señor comisario, señorías, el apoyo a la paz, a la concordia y a la reconciliación es una política honrosa. La Unión Europea ha venido practicando esta política en Colombia y también en otras latitudes. Conviene recordar en este debate el dramático llamamiento que hizo a la comunidad internacional el presidente Barco en el año 1989, después del asesinato del senador y candidato presidencial Galán.

La Unión Europea respondió a ese llamamiento con el tratamiento más favorable dentro de nuestro sistema de preferencias generalizadas. A esa concesión unilateral le siguió un ambicioso acuerdo bilateral, el Acuerdo Multipartes, actualmente en vigor, y un régimen de exención de visados.

Recordaba el señor comisario la importancia que tuvo la inclusión de esas organizaciones en la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea. Y no fue por casualidad, fue tras un encuentro de una delegación del Parlamento Europeo en el cuartel general de Los Pozos, en la zona de distensión creada durante el mandato del presidente Pastrana, que lo pidió al Consejo de Ministros de la Unión Europea y este lo aceptó.

El terrorismo es un flagelo que afecta negativamente a nuestras sociedades. Es un fenómeno que nos afecta a todos por igual y al que tenemos que responder todos por igual. Y, de la misma manera que pedimos para las víctimas del terrorismo en la Unión Europea memoria, dignidad y justicia, creo que debemos dejar a cada sociedad que ajuste las cuentas con su pasado. Sobre esta base, lo que le corresponde a la Unión Europea y al resto de la comunidad internacional —se refería a usted, señor comisario, a la visita del secretario general de las Naciones Unidas— es seguir aportando su contribución sobre la base de la voluntad del pueblo colombiano —y va a haber elecciones legislativas en el mes de marzo y elecciones presidenciales en el mes de mayo—. Lo que corresponde en este momento a la Unión Europea es seguir aportando de forma generosa —y me refiero a la intervención del señor de Grandes—, seguir apoyando políticamente este proceso, seguir apoyándolo económicamente.

Me honro, señor presidente, en ser uno de los representantes de este Parlamento en el Fondo fiduciario de la Unión Europea para Colombia y quisiera terminar diciendo simplemente que la Unión Europea tiene que seguir prestando su contribución generosa —insisto— a los dividendos de la paz, de la concordia y de la reconciliación en este gran país que es Colombia.

 
  
MPphoto
 

  Elena Valenciano (S&D). – Señor presidente, yo creo que la paz sí que es un objetivo de la Unión Europea, de su política exterior. No creo en absoluto que hablar de paz y construir la paz y apoyar la paz en Colombia sea salirnos de nuestras competencias. Pero es verdad que para que haya paz hay que sobreponerse a la coyuntura electoral, que es lo que creo que puede estar fallando en este momento. El proceso electoral puede detener el proceso de paz, y eso es lo que de ninguna manera desde aquí debemos acompañar.

No vamos a engañarnos. El proceso es muy complicado y ha tenido marcha atrás en algunos de los procesos legislativos que debían acompañarlo. Sabemos que, además, están creciendo las diferencias entre miembros de las FARC. Que los narcotraficantes están fuera de control por los territorios que dominaban y otros nuevos que han quedado libres del control militar o de la guerrilla. Los líderes sociales y campesinos están siendo asesinados; cincuenta de ellos, según fuentes oficiales. El Congreso colombiano no ha sido capaz de cumplir totalmente el calendario para la legislación derivada de los acuerdos, entre otras cosas porque la derecha colombiana, una parte de la derecha colombiana no ha parado de poner palos en las ruedas al proceso. Que de eso también tenemos que hablar.

Solamente se ha cumplido el 50 % de los acuerdos. Y muchos de los que quedan pendientes son fundamentales para concluir este proceso, que es un proceso que la Unión Europea ha apoyado, está apoyando y debe seguir apoyando en el inmediato futuro. Pero es verdad que necesitamos la unidad de los demócratas, la unidad de los demócratas también en esta Cámara. Y por eso, con todo el respeto hacia el resto de grupos políticos que no han querido que hubiera una Resolución escrita, sí creo que hubiera sido una señal poderosa de los demócratas europeos un texto que en Colombia pudiera ser utilizado justamente para demostrar que los europeos demócratas estamos a favor de ese proceso.

Creo que no hay que confundir el proceso electoral y los intereses electorales de una parte de la derecha europea con la derecha colombiana con el apoyo imprescindible de esta Cámara a un proceso ejemplar que va a ser determinante para el futuro de América Latina.

 
  
MPphoto
 

  Renate Weber (ALDE). – Señor presidente, Colombia es uno de los países más complejos del mundo. Cincuenta y dos años de conflicto armado han causado mucho sufrimiento a la población y al país. Llegar a un acuerdo de paz fue un reto extraordinario y aún tenemos que celebrarlo, aunque sabemos muy bien que ahora la prioridad del proceso de paz es no perder los logros humanitarios alcanzados en el proceso en los últimos meses y los logros obtenidos en materia de reducción de la violencia.

El reto, y siguiente paso, es llegar a las zonas más apartadas del país y cambiar las condiciones que han llevado a la propagación de la violencia. Aunque globalmente Colombia tiene la tasa más baja de homicidios en 42 años —como dijo el secretario general de las Naciones Unidas tras su última visita a Colombia—, es absolutamente necesario acelerar la presencia activa del Estado en la totalidad del territorio nacional.

Este período de transición hacia la paz es una oportunidad para enfrentar y resolver problemas como los casos de asesinatos de defensores de los derechos humanos. Como primer paso, el Gobierno colombiano tomó la decisión de desplazar a 60 000 militares y policías a las zonas más críticas. No es suficiente, pero es un primer paso.

Otros aspectos son muy importantes también: la reforma rural, incluido el acceso a tierras, planes de desarrollo a largo plazo, de inversiones... Y, en este sentido, la cooperación de la Unión Europea tiene un rol central por su alto impacto y valor político.

Personalmente me siento muy orgullosa por el apoyo que la Unión Europea ha ofrecido a Colombia y su proceso de paz, incluso a través del Fondo fiduciario, y estoy convencida de que continuará su cooperación con Colombia en su dimensión política y práctica. Como últimamente señaló el presidente Santos, a la paz se llega con voluntad y hechos concretos de paz, no solo con palabras.

 
  
MPphoto
 

  João Pimenta Lopes (GUE/NGL). – Senhor Presidente, dirijo-me desde já à Comissão exigindo que o Fundo Fiduciário não seja um canal de financiamento dos poderes fáticos ao serviço dos interesses, nomeadamente da agroindústria europeia.

Denunciamos com preocupação as insuficiências, os atrasos e as sucessivas tentativas de alteração e adulteração dos acordos de paz, a forma pouco determinada com que o governo colombiano tem assumido os seus compromissos. Denunciamos o seu imobilismo no combate aos grupos paramilitares, que têm ampliado a sua ação espalhando em inúmeros territórios o terror e a morte, com dezenas de indígenas e ativistas mortos nos últimos meses.

Em verdade só as FARC estão a implementar escrupulosamente o acordo, apesar das limitações e constantes ameaças. Expressamos daqui uma palavra de solidariedade e confiança com os que, na Colômbia, o conjunto de forças progressistas e democratas, os comunistas e forças revolucionárias, os movimentos populares e indígenas, têm assumido firmemente e com total determinação, por vezes pagando com a própria vida a defesa inequívoca do processo de paz naquele país. Um processo que nada, nem ninguém, deverá travar.

 
  
MPphoto
 

  Josep-Maria Terricabras (Verts/ALE). – Señor presidente, Colombia vive una situación muy crítica, en parte porque no se implementa el acuerdo de paz de 2016, que incluía, entre otros puntos, garantías de seguridad y de participación política, la reincorporación de excombatientes y la instauración de un sistema integral de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. En 2017 ha habido más asesinatos de personas defensoras de los derechos humanos y de líderes comunitarios que en 2016.

Hay que tomar medidas urgentes para desmantelar las estructuras sucesoras del paramilitarismo, porque las próximas elecciones presidenciales pueden empeorar la situación. Personas defensoras de los derechos humanos me decían aquí, en Estrasburgo, que temían que ocurriera como en Guatemala, donde, al cabo de veinticinco años de sellar la paz, la situación no ha mejorado sustancialmente.

Las Brigadas Internacionales de Paz piden a la Unión Europea que redoblemos nuestros esfuerzos de protección a los amenazados y de apoyo a la fiscalía. Que actuemos condenando y visitando las comunidades. Que solicitemos información de los avances que ha hecho o que debe hacer el Estado colombiano. Nuestro apoyo es vital.

 
  
MPphoto
 

  James Carver (EFDD). – Mr President, any sensible commentator will be relieved that the peace deal between FARC and the Colombian Government is holding up. This deal hopefully addresses the previous tragic security situation in rural Colombia, thus helping to allow for economic recovery in these areas. However, I once again find myself asking what additional meaningful support the EU has to offer.

This deal was a great example of effective diplomacy within the Latin American continent. This of course doesn’t fit with the EU’s narrative, and your incessant need to involve yourself in any possible situation backed up by the European taxpayer.

Mr President, if the European Union has real respect for Columbia, you will allow them to carry on implementing this agreement with the appropriate support of fellow Latin American countries and the United Nations.

 
  
MPphoto
 

  Georg Mayer (ENF). – Herr Präsident! Kolumbien ist wie ganz Südamerika und im Speziellen die Mercosur-Staaten zweifelsohne ein ganz wichtiger Partner für die Europäische Union. Es ist auch wichtig, uns hier im Rahmen unserer Möglichkeiten positiv in diesen Friedensprozess einzubringen. Aber wir sollten in der Sache Kolumbien nicht Dinge schönreden, die nun einmal nicht schönzureden sind. Die Frage, die sich mir stellt, ist: Steht Ist dieser Aufwand, den wir betreiben, tatsächlich in einem Verhältnis zu dem Ergebnis, das wir sehen? Ich denke nicht, denn die Europäische Union und ihre Mitgliedstaaten und damit die Steuerzahler haben bis jetzt 1,5 Milliarden Euro in dieses Projekt gesteckt, und was wir sehen, ist nicht gerade berauschend.

Es wurden Maßnahmen und Projekte beschlossen, um ein Miteinander zu ermöglichen. Es wurde der Friedensvertrag von Havanna abgeschlossen. Das Problem ist nur: Es wurden große Maßnahmen beschlossen, doch an deren Umsetzung und am Ende an der Kontrolle dieser Maßnahmen hapert es. Die Gewalttaten nehmen wieder zu – das haben wir gehört –, die Gewalttaten gegenüber einfachen Bauern, die Gewalttaten gegenüber Journalisten, und die Sicherheitslage ist heute in Kolumbien so bedenklich, wie wir es aus der Vergangenheit kennen. Und das ist nur die Spitze des Eisbergs. Diese Entwicklungen können uns nicht befeuern, in einem von der EU unterstützten Projekt derartige Fehlentwicklungen in der Friedensbildung zu sehen. Das kann nicht in unserem Ansinnen sein, und deswegen sage ich: Vereinbarungen sind von allen Seiten einzuhalten, und die Umsetzung ist mit Vehemenz zu kontrollieren.

 
  
MPphoto
 

  Elmar Brok (PPE). – Herr Präsident, Herr Kommissar, Kolleginnen und Kollegen! Es ist in der Tat so: Die Umsetzung des Friedensprozesses von allen Seiten ist von größter Bedeutung, und dazu sollten wir hilfreich sein. Wir müssen sehen, dass dies auch nur mit einer großen Versöhnungsleistung geht. Ich bin Präsident Santos außerordentlich dankbar dafür, dass er den Mut zu diesem Friedensprozess gehabt hat. Das ist eine große Leistung, wenn man die Verhältnisse und auch die politischen Zusammenhänge in seinem Land sieht. Ich habe allerdings auch Verständnis für diejenigen, die in ihren Familien Opfer gehabt haben – Todesopfer, die beispielsweise durch die FARC entstanden sind. Wer das nicht mit einbezieht und nicht weiß, wie schwer es ist, wenn persönliche Betroffenheit da ist, so einen Versöhnungsprozess in Gang zu setzen, der redet leicht dahin.

Ich glaube, dass solche Brücken gebaut werden müssen und dass das einen längeren gesellschaftlichen Dialog auch in einem solchen Land bedeutet. Das bedeutet auch, dass man nicht so tun sollte – wo ich bei der einen oder anderen Rede hier den Eindruck hatte –, als seien die armen FARC-Leute die Opfer. Die haben auch viel Böses getan und Menschen umgebracht und entführt. Das sollte in diesem Zusammenhang auch nicht vergessen werden. Aber nun ist diese Vereinbarung da, und man sollte in vernünftiger Weise damit umgehen. Deswegen ist es notwendig, dass sich auch paramilitärische Kräfte in diesen Friedensprozess eingliedern und dass da nicht neue Unruhen gerade gegen Bauern entstehen. Ich glaube, die Situation in diesem Land wie auch in manchem anderen lateinamerikanischen Land hat damit zu tun, dass es ein hohes Maß an sozialer Ungerechtigkeit gibt. Nur wenn in solchen Ländern die soziale Ungerechtigkeit überwunden wird, die Klassenunterschiede überwunden werden, dann kann es einen dauerhaften Versöhnungsprozess geben.

Deswegen ist dies eine wichtige Voraussetzung, dass auch wir als Europäische Union im Bereich von Investitionen in Infrastruktur, helfen und Hilfestellung leisten bei der Bildung, um auf diese Art und Weise den ländlichen Raum mit den armen Leuten und die anderen Teile der Gesellschaft zusammenzufügen, um hier ein wirkliches Maß von Chancengleichheit im Land zustande zu bringen.

Wir müssen auch sehr viel Geld in die Hand nehmen, und das ist auch eine Frage an die Amerikaner. Nur der repressive Kampf gegen Rauschgift reicht nicht aus, Rauschgift zu bekämpfen. Wir sollten auch ein Interesse haben, dass Kolumbien vernünftig aufgebaut wird, soziale Ungerechtigkeit beseitigt wird, weil das die wichtigste Voraussetzung dafür ist, dass der Rauschgiftanbau beendet wird. Und deswegen ist es nach meinem Dafürhalten sehr viel billiger, wenn Amerikaner und Europäer zur Unterstützung Kolumbiens, zur Überwindung des Rauschgiftanbaus viel Geld in die Hand nehmen, anstatt nur repressiv Rauschgiftnutzung und Rauschgifthandel zu bekämpfen. Deswegen sollten wir uns ermuntern, sehr viel großzügiger gegenüber einem solchen Land zu sein, was die Unterstützung angeht.

 
  
MPphoto
 

  Francisco Assis (S&D). – Senhor Presidente, o processo de paz na Colômbia prova que muitas vezes quando existe a coragem de dialogar é possível ultrapassar o que era aparentemente inultrapassável. Prova que os mais destemidos são, nalgumas circunstâncias, aqueles que procuram a reconciliação e não o confronto. E prova ainda que a intransigência pode prolongar conflitos para além de tudo o que é humanamente tolerável.

Foi isso mesmo que compreendeu o Presidente Juan Manuel Santos, o mesmo que na sua tomada de posse como Ministro da Defesa, em 2006, havia declarado que seria o ministro da guerra para conseguir a paz.

De ministro da guerra, Juan Manuel Santos passou a presidente da paz e essa visão, sem a qual o conflito que durava há mais de meio século ainda hoje se manteria, foi devidamente reconhecida com a atribuição do Prémio Nobel da Paz em 2016.

Num país onde o padrão histórico tem sido, infelizmente, o da violência, com um percurso histórico tão marcado pela guerra civil, a iniciativa do Presidente Santos configurou um gesto absolutamente extraordinário.

Precisamente por isso este processo de paz esteve e estará sujeito a diversos riscos e desafios complexos. Neste cenário, o apoio da comunidade internacional é absolutamente vital e não pode estar sujeito a quaisquer cálculos políticos ou a lógicas eleitoralistas. E entre os apoios que os colombianos certamente mais valorizam e de que provavelmente mais precisam encontra-se o apoio da União Europeia.

É por isso que as forças políticas deste Parlamento devem colocar sempre a meta da paz acima de quaisquer simpatias ideológicas. O povo colombiano tem direito a uma vida segura, livre da ameaça constante da violência, tem o direito a virar a página da guerra de forma a libertar as energias do país e concentrá-las no desenvolvimento económico e na promoção do bem-estar comum.

Este Parlamento aprovou por unanimidade, em 2016, uma resolução conjunta a favor do processo de paz colombiano com o apoio dos sete grupos políticos. Infelizmente, tal não vai suceder na presente ocasião. Mas é bom não esquecer a importância que este processo tem mesmo a nível mundial. E termino justamente citando o Secretário-Geral das Nações Unidas, António Guterres, que, na semana passada, em visita àquele país, afirmou que o processo de paz na Colômbia tem uma importância simbólica para todo o mundo. Projeta—se muito para além da própria Colômbia.

 
  
MPphoto
 

  Javier Nart (ALDE). – Señor presidente, Colombia tiene setenta años de violencia. La violencia en Colombia comenzó en 1948, con el conflicto entre el Partido Liberal y el Partido Conservador. Posteriormente, prosiguió con el Movimiento 19 y con el asesinato de Carlos Toledo Plata. Todos los procesos de paz de Colombia han significado siempre víctimas y muertos. Porque hay grupos que no quieren reintegrarse en la vida civil, entre otras razones, porque es la razón de su propio negocio.

El acuerdo de paz de Colombia es un acuerdo imperfecto, es un acuerdo lleno de frustraciones, pero es el único acuerdo, porque es un acuerdo posible. Entre las frustraciones, estratégicas frustraciones, está, por ejemplo, que las FARC hayan mantenido absolutamente secreto cuál es su tesoro, el tesoro conseguido por el narcotráfico. Como también han mantenido en secreto algo fundamental, que hace dudar de cuáles son sus propósitos, como es qué vínculos, qué canales tenían para comercializar el producto suyo, el narcotráfico. Y esto se mantiene fuera y ajeno a lo que es el propio proceso de paz. Pero, repito, con todas estas frustraciones, es el único proceso posible, porque la paz es el proceso y el proceso es la paz.

En consecuencia, es evidente que se van a seguir produciendo víctimas. Es evidente que vamos a tener frustraciones, pero es inevitablemente evidente que tenemos que apoyar al Gobierno democrático de Colombia y a todas las personas y grupos que quieren reintegrarse en la vida política y en la vida civil, y que el Fondo fiduciario europeo es fundamental y que tenemos en consecuencia que ser proactivos en Colombia. Incluso yo diría: nuestras propias contradicciones, las del Parlamento Europeo, son rigurosamente secundarias frente a lo estratégico y fundamental, que es apoyar al pueblo hermano colombiano. Eso es lo fundamental: las próximas elecciones y la esperanza de una paz en Colombia, de una paz verdadera.

 
  
MPphoto
 

  Javier Couso Permuy (GUE/NGL). – Señor presidente, el acuerdo de paz de las FARC con el Gobierno colombiano abrió una ventana de esperanza. Es una ventana que sigue abierta, pero está seriamente amenazada. Las FARC cumplieron, pero la otra parte no está cumpliendo. Hay sectores políticos, económicos, judiciales o militares que se han enriquecido, que han cometido violaciones de derechos humanos y que temen el fin de la impunidad.

Hay que señalar el negativo papel de la Fiscalía General, del presidente del Gobierno, de altos mandos militares, partidos de derecha o sectores económicos que siguen haciendo lo posible por impedir el desarrollo del acuerdo. La reforma política sigue retrasada. Las circunscripciones de paz han sido saboteadas. La Justicia Especial para la Paz ha sido vaciada. La reforma rural no alcanza ni el 5 %. La ley de amnistía no se ha aplicado a más de quinientos prisioneros. Y el paramilitarismo campa a sus anchas. Cerca de ciento cuarenta exguerrilleros o líderes sociales y políticos han sido asesinados.

De esta Cámara debe salir una voz clara y nítida con la exigencia del total cumplimiento de los acuerdos y una denuncia de aquellos que sabotean la paz.

 
  
MPphoto
 

  Ignazio Corrao (EFDD). – Signor Presidente, onorevoli colleghi, con la firma degli accordi di pace la Colombia sembra essere entrata in un contesto transitorio caratterizzato dalla violenza, sia delle organizzazioni criminali che di alcuni gruppi paramilitari, oggi più visibili o in via di formazione, che riempiono di fatto il vuoto di potere lasciato dalle FARC. Nelle zone precedentemente controllate dalle FARC i gruppi paramilitari si sono inseriti oppure hanno incrementato la loro attività, stabilendo un controllo militare e sociale che gli consente di appropriarsi dei proventi delle attività economiche legali ed illegali.

Questi gruppi costituiscono un'enorme minaccia per l'efficacia del processo di pace: dal fatto stesso che alcune strutture non abbiano partecipato alla smobilitazione consegue che il fenomeno paramilitare e le sue strutture militari, economiche e politiche, storicamente invasive nel tessuto colombiano, siano ancora presenti e forti.

Qual è quindi il senso di celebrare lo smantellamento delle FARC se un anno dopo troviamo moltiplicati o rafforzati altri attori che ne hanno preso il posto e hanno approfittato della loro assenza, come il clan del Golfo? Vogliamo considerare una soluzione aver eliminato il nome FARC lasciando sopravvivere il modello del paramilitarismo?

Molto preoccupante risulta in merito anche l'alto indice di violenza che persiste, in particolar modo nelle zone rurali, ai danni dei leader sociali e dei difensori dei diritti umani, con un incremento degli omicidi del 47 %.

In Colombia urge un intervento massiccio e risoluto del governo per elaborare una strategia chiara e integrale di smantellamento del paramilitarismo, che attacchi il carattere multidimensionale del fenomeno. È per questo che ritengo auspicabile e necessario, da parte dell'Unione europea, il rafforzamento immediato dell'unità speciale della Procura generale colombiana, creata ad hoc per il debellamento dei gruppi successori al paramilitarismo, unità che deve fornire risultati concreti nella protezione e nella tutela delle vittime del conflitto, dei difensori dei diritti umani e dei leader sociali.

Oggi risulta ancora scoraggiante il forte ritardo nell'implementazione normativa dell'accordo, la quale è avanzata in un anno solo del 18,3 %. Questa lentezza e disarticolazione del tessuto burocratico dell'accordo di fatto rischiano di rendere in buona parte sterile e inefficace l'accordo stesso.

 
  
MPphoto
 

  Agustín Díaz de Mera García Consuegra (PPE). – Señor presidente, el origen del proceso es la Ley 1448, es el punto de partida. Otra vez quiero felicitar al presidente Santos por su valentía y por todos los esfuerzos que está llevando a cabo en la implementación de la paz.

Yo fui testigo del referéndum y de muchos preámbulos. Hoy podemos decir que Colombia está en el camino de terminar con el conflicto armado interno más largo del subcontinente. Yo también cito a Guterres, pero literalmente: «un proceso de construcción de paz no es fácil, hay imperfecciones, hay retrasos, pero lo que para mí fue muy claro es el compromiso total del Gobierno y de las FARC con la construcción de la paz».

El acuerdo progresa, la implementación está siendo rápida. La desmovilización y el desarme avanzan: más de un arma por combatiente, 52 000 hectáreas de cultivo ilícito erradicadas y sustituidas, 180 de los 673 municipios minados han sido declarados libres de minas. Hay avances normativos en materias decisivas, como reintegración, garantías de seguridad, víctimas, justicia y reparación, desarrollo rural y social. Y ello siguiendo la ruta que el Gobierno ha definido. Ha definido tres pilares para la construcción de una paz estable y duradera: más seguridad, nuevas oportunidades y reconciliación y convivencia.

Quiero destacar «más seguridad», porque es el pilar esencial para evitar la aparición de otros nuevos grupos armados. Importantes progresos también han sido la creación del plan Horus, las 65 unidades básicas Ubicar y las «carpas azules». Desgraciadamente hoy debemos lamentar las acciones violentas del ELN y suscribo las palabras de la señora Mogherini haciendo un llamamiento para que las conversaciones se reanuden rápidamente, con el fin de asegurar los avances en materia de paz y la construcción de confianza en Colombia.

Desde el comienzo he apoyado este proceso y soy consciente de que queda muy largo camino por recorrer. Para ello es fundamental que la ayuda que pueda prestar la Unión Europea a través del Fondo fiduciario de acompañamiento —estimado como se sabe en 95 millones de euros— se incremente. La paz estable y duradera dará a Colombia lo que tanto merece, la concordia que tanto necesita y la confianza interna y externa para posicionarse definitivamente como uno de los países en la esfera económica y social más importante del subcontinente americano.

 
  
MPphoto
 

  Soraya Post (S&D). – Herr talman! Självfallet ska EU fortsätta att ge stöd till den colombianska fredsprocessen. Vad tänker du att EU särskilt ska fokusera på i sitt stöd? I samtal med colombianska aktivister så har jag formulerat följande tre punkter:

Den särskilda jurisdiktionen för fred, JEP. Den colombianska konstitutionella domstolen röstade i november igenom en mekanism som har som uppdrag att utreda de brott mot mänskliga rättigheter som har begåtts under konflikten. JEP är en stomme i fredsavtalet och det är viktigt att EU stödjer en process som stärker rättssamhället. EU bör kontinuerligt följa upp mekanismens arbete. Alla politiska krafter i Colombia välkomnar inte JEP och vi ska därför från EU:s sida vara tydliga med att vi står bakom att utreda brott som begåtts av alla parter i konflikten.

Sanningskommissionen. Enligt fredsavtalet ska en sanningskommission ta fram en rapport om det som hände under den här konflikten. Sanningskommissionen har som syfte att skapa en känslomässig upprättelse och är ett fundamentalt steg i att komma vidare som samhälle. Ledamöterna till sanningskommissionen har redan utsetts, men vi måste vara vaksamma på att det finns intressen som vill dölja sanningen om de övergrepp som begåtts, inte minst de som armén har gjort. EU ska självklart stödja sanningskommissionen och kontinuerligt följa upp dess arbete.

EU måste också visa sitt tydliga stöd till kvinnor, urfolk och hbtq-organisationer i arbetet med att följa upp såväl JEP som sanningskommissionen. Övergreppen mot dessa grupper måste tas på största allvar. Därför är det också fundamentalt viktigt att de ska kunna delta aktivt i uppföljningen av fredsavtalet och sitta med i fredsförhandlingarna mellan alla involverade parter.

 
  
MPphoto
 

  Hilde Vautmans (ALDE). – Het vredesakkoord is nu meer dan een jaar oud. Maar we weten allemaal dat het geen gewonnen zaak is. We moeten duidelijk durven zeggen dat veel Colombianen de vrede in feite niet zien of voelen.

Neem nu de noodzakelijke landhervorming. Tijdens het conflict werd heel wat land afgenomen van de boeren. Er is voor een wet gestemd op grond waarvan dit moet worden teruggegeven, maar helaas blijft die wet alleen op papier bestaan. En ik denk, mijnheer de commissaris – en u weet dit, ik zie u knikken – dat dit een cruciaal punt van het vredesakkoord is. Als je als boer geen land hebt, kun je niet werken, heb je geen inkomsten en beland je in armoede. Dan kom je uiteraard opnieuw in opstand. Dit is daarom voor mij een kernpunt van dit vredesproces. De teruggave van de grond aan de boeren moet de prioriteit van Europa zijn.

Een tweede punt – u heeft dat ook aangehaald – is natuurlijk het staakt-het-vuren. Zolang er geweld is, voelen mensen de vrede natuurlijk niet. Ook daarop moeten we inzetten.

Een derde punt waarvan ik vind dat het hier vandaag weinig aan bod is gekomen, is het volgende. Dit jaar is een verkiezingsjaar. Door alleen te kijken naar verschillende landen weet je dat er in een verkiezingsjaar altijd de dreiging is van meer geweld, van bloedvergieten. Wij moeten als Europa hierover onze stem laten horen. Blijven inzetten op het vredesproces, maar proberen de kalmte te bewaren in dit verkiezingsjaar en erover waken dat het democratische gehalte wordt gerespecteerd.

Heel veel succes, onze steun heeft u. Laten wij de Colombianen helpen.

 
  
MPphoto
 

  Helmut Scholz (GUE/NGL). – Herr Präsident, Herr Kommissar, liebe Kolleginnen und Kollegen! Ja, ich stimme zu, die Europäische Union trägt eine besondere Verantwortung, den für die Menschen in Kolumbien und darüber hinaus auch für viele andere Staaten in der Andenregion und in Lateinamerika so wichtigen und bedeutsamen Friedensprozess zu unterstützen. Der ist noch lange nicht gesichert, sondern ebenso fragil. Dazu gehört auch die Mitverantwortung für die entschiedene und unumkehrbar zu machende Umsetzung der Roadmap für die menschenrechtlichen, sozialen und umweltpolitischen Verpflichtungen der kolumbianischen Regierung im Rahmen des nun schon fünf Jahre bestehenden EU-Peru-Kolumbien-Freihandelsabkommens.

Denn die soziale, politische und wirtschaftliche Realität ist für jeden Menschen in Kolumbien sehr konkret. Lassen Sie es mich formulieren: Die EU-Handelspolitik darf den Friedensprozess nicht gefährden. Die Handelsbilanz hat sich aber zu Ungunsten Kolumbiens entwickelt. Agrargüter aus Europa und den USA zwangen Tausende von Kleinbauern wieder zur Aufgabe ihre Betriebe, und Landflucht bringt neue soziale Brisanz in die Städte. Die Bodenfrage ist zweifellos – und das wurde hier schon unterstrichen – eine entscheidende. Was passiert mit Land und Rohstoffen in den früher von der FARC kontrollierten Gebieten? Werden Kleinbauern erneut ihr Land verlieren? Steigen internationale Investoren ein? Das bestehende Handelsabkommen gibt uns wenig Möglichkeiten, auf die neue Situationen zu reagieren – wir müssen aber reagieren!

 
  
MPphoto
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE).(Initial words inaudible) partners in Latin America, our relations are based on political dialogue, trade cooperation, joint efforts to achieve sustainable development and peace-building, which the EU has supported since the very beginning. When, in 2016, one of the most ambitious peace agreements in recent history between the Colombian authorities and the FARC was signed, the EU reconfirmed its support to peace-building through a financial support package and a trust fund for Columbia, with a special focus on economic development and agricultural productivity.

Nevertheless, recent events show that the peace process in Colombia remains challenged and the EU support is of crucial importance. The ceasefire agreement between the Colombian Government and the ELN expired on 9 January without any extension, and the rebels launched a new offensive last week killing members of the security forces, and attacking an important crude oil pipeline.

Therefore I call on all involved parties to resume the talks on the extension of the ceasefire as soon as possible in order to secure the progress made in peace and confidence-building over the past months. The various attacks by the ELN in different parts of Colombia are unacceptable. What is needed is a serious and constructive dialogue and the commitment of both parties, the Government and the ELN, to reach a solution of the conflict through political means.

Recently we can see that the desire for the continued suspension of military action has been unanimous throughout Colombia. The communities have a strong belief in a prosperous future for their country and want to achieve not only peace but also prosperity and good living conditions for all inhabitants.

I hope that the Colombian Government will play a key role in providing the necessary security, administration, healthcare system and infrastructure they need and in helping the local farmers to get better access to the market, and the families of the victims should be high on the political agenda.

We should also not forget about the thousands of former rebel combatants whose reintegration into Colombian society is a huge and important task for the Colombian authorities. A sustained improvement in the humanitarian situation of the communities affected by the conflict can only be realised with a permanent ceasefire. So the EU shall support further the peace process in Colombia.

 
  
MPphoto
 

  Javi López (S&D). – Señor presidente, ahora que iniciamos este año 2018, este Pleno del Parlamento Europeo quiere enviar un mensaje muy claro a Colombia. Especialmente este año, porque es un año electoral en el país, un año donde sabemos que el proceso de paz va a ser tensionado, se va a poner en duda por parte de algunos, e incluso se va a poder ver amenazado.

En este momento, nosotros, como Parlamento, queremos enviar dos mensajes. Un mensaje de reconocimiento, de reconocimiento a los actores políticos, al Gobierno, a las víctimas y su generosidad, a la sociedad civil, que están construyendo la paz desde su esfuerzo y desde su generosidad, día tras día, en Colombia. Y un mensaje de apoyo, de apoyo explícito, como ya lo hemos hecho en el pasado, para que podamos continuar caminando, porque queda mucho por hacer en este proceso de paz en el país.

Y es el momento de señalar también los pasos hacia adelante y algunos claroscuros. Es muy positiva la entrega de armas por parte de las FARC, es positivo ver cómo se están dando los pasos adecuados para que este mundo se incorpore a la política, pero aún queda mucho por hacer. Queda mucho por hacer para proteger y garantizar, por parte del Estado, la seguridad de todos los líderes locales y los defensores de derechos humanos en todo el territorio, especialmente en el interior del país. Eso es necesario y hace falta más implementación. Y a la vez, tenemos que asegurar que se den pasos hacia adelante en la reforma rural integral, raíz en buena parte del conflicto en Colombia, y acabar de completar los acuerdos de La Habana con unos acuerdos con el ELN.

El Parlamento Europeo envía un mensaje claro de apoyo político, financiero, diplomático y operativo a un proceso de paz importante para Colombia, para el pueblo colombiano, pero también para la región, Latinoamérica, y para el conjunto de la comunidad internacional.

 
  
MPphoto
 

  Josu Juaristi Abaunz (GUE/NGL). – Señor presidente, desde EH Bildu saludamos los pasos que se han dado en Colombia para avanzar hacia una paz plena con justicia social desde los territorios. Saludamos los esfuerzos que se vienen haciendo para su consolidación desde las Naciones Unidas y solicitamos también al enviado especial de la Unión Europea que redoble sus esfuerzos. Y digo esto porque vemos con preocupación los escasos avances en el ámbito de la reintegración económica de antiguos combatientes de las FARC y por el hecho de que todavía haya medio millar de ellos en prisión.

Asimismo, nos preocupa sobremanera el continuo acoso que sufren activistas sociales y de derechos humanos. Urge impulsar un alivio humanitario en ese sentido. Los acuerdos están para ser cumplidos.

Por último, nos preocupa enormemente que haya finalizado el alto el fuego entre el ELN y el Gobierno de Colombia y se hayan reanudado las hostilidades. Hacemos un llamamiento urgente a ambas partes a parar su acción ofensiva y a reanudar la ronda de conversaciones, dando prioridad a la adopción de un nuevo alto el fuego bilateral que sirva de base para avanzar en el proceso de paz.

 
  
MPphoto
 

  Francisco José Millán Mon (PPE). – Señor presidente, Colombia se ha consolidado en los últimos años como un socio clave de la Unión Europea en una región como América Latina, muy cercana a nosotros, los europeos, y desde luego, a los españoles, como es mi caso. La fortaleza de la relación con la Unión Europea obedece al refuerzo, a lo largo de los últimos años, de los lazos políticos y de cooperación, y también de los lazos comerciales a través del acuerdo de libre comercio. Y quiero destacar también la importancia de la supresión del visado de corta duración, que tanto apoyo recibió desde este Parlamento y, desde luego, de mi grupo político.

Celebro, además, que la Unión Europea haya sabido estar cerca de Colombia, acompañando y apoyando los esfuerzos del pueblo colombiano por la paz. La designación en su momento de un enviado especial o la creación del Fondo fiduciario para el posconflicto, impulsado por los Estados miembros, entre ellos España, son buena prueba de ello. La conclusión de la negociación con las FARC constituyó un acontecimiento histórico que puso fin a más de medio siglo de conflicto y sentó las bases para una Colombia más próspera también, pues un país en paz puede liberar todo su potencial y esto redunda en el bienestar de sus ciudadanos, y también en el plano internacional y en su proyección internacional.

Nosotros, desde aquí, debemos seguir respaldando los esfuerzos que se están llevando a cabo para la consolidación de la paz. Como ya se ha señalado en numerosas ocasiones, es fundamental que los colombianos, que los ciudadanos colombianos perciban los beneficios de la paz cuanto antes, particularmente en las zonas más afectadas por el conflicto.

El pasado fin de semana —se ha repetido aquí hasta la saciedad—, el secretario general de las Naciones Unidas, el señor Guterres, visitó Colombia. Señaló, entre otras cosas, que la construcción de la paz es un objetivo central del pueblo colombiano. Pues bien, la Unión Europea debe seguir acompañando el proceso, como se ha ido haciendo, junto a las Naciones Unidas, por ejemplo en el marco de la verificación e implementación del acuerdo con las FARC.

Ahora el principal obstáculo para la paz definitiva lo encontramos en el llamado ELN. Los ataques por todos conocidos, perpetrados por los «elenos» pocas horas después del fin del alto el fuego, son totalmente inaceptables. Es imprescindible que pronto cesen esos actos terroristas. Es necesario tener cuanto antes un alto el fuego y la reanudación de los trabajos de la mesa de negociación en Quito, de manera que se facilite pronto un acuerdo definitivo.

Señor presidente, la concesión del Premio Nobel de la Paz al presidente Santos en 2016 fue un gesto de reconocimiento de la comunidad internacional a Colombia, que tanto ha sufrido la violencia durante tantas décadas. Fue un motivo de orgullo para ellos, para Colombia, pero también para todos los que somos amigos del país.

 
  
MPphoto
 

  Isabella De Monte (S&D). – Signor Presidente, onorevoli colleghi, la situazione in Colombia merita tutta la nostra attenzione. Il conflitto tra il governo e le Forze armate rivoluzionarie della Colombia si è protratto per 52 anni e ha provocato numerose vittime tra la popolazione.

L'Unione ha accolto l'accordo di pace tra le due parti, raggiunto a ottobre 2016, come un'opportunità di rafforzamento delle istituzioni nel paese e di miglioramento dei diritti umani e dello sviluppo sostenibile.

Nonostante il generoso aiuto umanitario molti punti rimangono però irrisolti, come le disuguaglianze sociali delle comunità emarginate e le scarse opportunità economiche che inducono molti giovani a entrare nei traffici illegali di stupefacenti e armi.

È dunque importante che le istituzioni europee continuino ad ascoltare le voci di coloro che denunciano le violazioni e la corruzione presenti in Colombia e si impegnino a portare avanti politiche di collaborazione nel settore politico ed economico.

 
  
MPphoto
 

  Alojz Peterle (PPE). – Leta 2016 smo z navdušenjem in olajšanjem pozdravili zgodovinski mirovni sporazum in novo dobo miru in sožitja v Kolumbiji. Pozdravili smo tudi začetek implementacije dogovorjenega. Opravljenega je bilo veliko dela, ki pa še ni dokončano.

Poudaril bi rad, da ne gre samo za projekt ene od kolumbijskih vlad ali ene od koalicij, gre za odgovornost in prihodnost cele Kolumbije in temu projektu bi morala biti zavezana vsaka vladna koalicija. Zato ne bi smela nobena politična sprememba v strukturi kolumbijske politike zasenčiti ali ogroziti polne uresničitve mirovnega sporazuma. Treba ga je v duhu, kot je bil zasnovan, speljati do konca in ne majati vere v njegovo verodostojnost. Predvsem pa si Kolumbija ne sme privoščiti korakov, ki bi vodili v staro stanje nasilja in strahu, ki je bilo z mirovnim sporazumom preseženo.

Seveda so se pojavili pri implementaciji problemi. Treba se jih je lotiti modro in z občutljivostjo, vendar ne z namero razgradnje sporazuma. Samo delna implementacija ne bi vodila do končnega cilja.

Podpiram vsakršno pomoč, ki jo lahko k implementaciji prispeva Evropska zveza. Danes pa sem vesel, da smo tako enotni v pogledu na nadaljevanje mirovnega in spravnega procesa v prijateljski Kolumbiji.

 
  
MPphoto
 

  Carlos Zorrinho (S&D). – Senhor Presidente, o acordo de paz da Colômbia foi complexo e teve um forte empenhamento da União Europeia. No momento em que o cumprimento desse acordo enfrenta cada vez mais riscos, não é apenas o futuro da Colômbia e do seu povo que estão em jogo. Joga-se também a credibilidade do soft power europeu, que tantos contributos positivos tem dado para a promoção da paz e dos direitos humanos no mundo, incomodando os que preferem a manutenção e contextos de conflito e caos para melhor poderem cumprir as suas agendas de distração e de imposição do poder dos mais fortes.

É por isso lamentável o calculismo político manifestado por alguns grupos nesta câmara. Os colombianos são livres de escolherem o presidente que entenderem, mas isso não nos isenta de continuar a apoiá-los na luta pela paz.

Neste contexto, a União Europeia, conhecendo a situação no terreno e os limites à sua capacidade de intervenção, tem um papel essencial na liderança de uma coligação interna e externa para salvaguardar aquilo que foi adquirido.

Este debate reitera um mandato-chave para que a Comissão prossiga o seu esforço pela paz na Colômbia e pela paz no mundo.

 
  
MPphoto
 

  Ana Gomes (S&D). – (a oradora encontrava-se distante do microfone) ... um tremendo desafio na Colômbia, um país que continua assolado pela violência perpetrada por grupos armados, incluindo dissidentes das FARC, do ELN e paramilitares que medraram à sombra do narcotráfico.

2018 traz eleições presidenciais e legislativas que não podem ser pretexto para interromper o processo de paz. A força alternativa revolucionária comum, que resulta da transformação das FARC, tem de aprender a funcionar como partido político e de ter espaço para isso. Ao mesmo tempo, não pode aceitar-se que outros grupos armados, incluindo paramilitares, se apoderem de áreas anteriormente controladas pelas FARC, assassinando, oprimindo e expulsando populações.

A União Europeia tem de falar e de agir ajudando o governo colombiano a prosseguir o diálogo, incluindo com o ELN, mas também a combater a corrupção e o crime organizado, porque, como sublinhou o Secretário-Geral da ONU, António Guterres, na semana passada em visita ao país, não basta que o Estado posicione forças de segurança nas zonas afetadas pela violência. A essência da presença do Estado tem de se traduzir em educação, saúde, infraestruturas e acesso dos produtores agrícolas aos mercados, facultando condições de vida à população colombiana, às comunidades, que neste último ano só viram mais de 170 ativistas e líderes sindicais serem assassinados.

Não matar a paz implica dar condições de vida ao povo colombiano.

 
  
MPphoto
 

  Andi Cristea (S&D). – Mr President, the time has come for the European Parliament to renew its commitment to Colombia and its citizens and to reiterate its support for the peace process.

The expiration of the ceasefire agreement between the Colombian Government and the ELN should not jeopardise all that has been achieved through diplomatic efforts, dialogue and confidence-building measures. It is vital for an agreement on the extension of the ceasefire to be concluded swiftly and for the ELN to show commitment to peace and restraint.

But this is also a crucial election year for Colombia. After five decades of armed conflict and more than 220 000 deaths, elections in the country must be an opportunity to advance the peace process to the benefit of all Colombians, and to defeat those forces willing to sacrifice Colombia and have it regress to 2012 purely for political gain. The needs and aspirations of the people of Colombia can only be fulfilled by the Peace Agreement, which is the only viable path to a secure, stable and prosperous Colombia.

 
  
MPphoto
 

  Boris Zala (S&D). – Mr President, the peace agreement with the FARC was also a victory for European diplomacy and external action. We have invested great resources, political attention and effort in supporting Colombia’s path to peace, to help create a political and social context in which the implementation of the 2016 agreement was possible. But the situation today after the latest ELN terrorist attack and the collapse of the ceasefire is becoming fragile.

The EU was right to despatch Eamon Gilmore as a Special Envoy. He played a key role in the peace deal and this should continue. The EU should actively support the implementation of the 2016 accords in full. In this respect, the Trust Fund for Colombia is a useful tool. It should be expanded and all Member States should contribute. It requires long-term investment in reconciliation, inclusive democratic institutions, and economic development.

 
  
MPphoto
 

  Elly Schlein (S&D). – Signor Presidente, onorevoli colleghi, si è conclusa ieri la visita del Segretario generale ONU Guterres in Colombia. Dobbiamo riconoscere, purtroppo, che il raggiungimento della pace e della riconciliazione è ancora lontano e, anzi, l'acuirsi della violenza ci deve preoccupare.

Nonostante i passi avanti fatti con l'accordo siglato tra governo e FARC e il successivo disarmo, tale accordo non è ancora attuato in tutte le sue parti e in altre zone del paese i gruppi paramilitari continuano a minacciare la popolazione delle comunità di pace, come è avvenuto nell'attacco dello scorso 29 dicembre alla comunità di San José de Apartadó e come è riportato dalle agghiaccianti testimonianze dirette, tra le altre, del Corpo di pace italiano "Operazione Colomba". Purtroppo vi sono stati molti altri casi come questo, di cui non si parla, come la situazione a Samaniego. Nel solo 2017 si contano più di 105 vittime tra i difensori dei diritti umani.

L'UE deve continuare a sostenere il processo di pace e chiedere al governo colombiano la condanna degli attacchi dei paramilitari e l'avvio di indagini per accertare le responsabilità dell'attentato alla comunità di pace e garantire la piena protezione di tutti i difensori dei diritti umani.

 
  
 

Procedura „catch the eye”

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly (PPE). – Mr President, I think this discussion helps us to focus on a lot of the good work that the European Union does, for which it gets no credit, and definitely not from its critics. It has contributed enormously to the peace process in my own country, Northern Ireland, which has been going on for many years and it will continue, as indicated in the first phase of the withdrawal agreement on Brexit.

Iran is another example of the great diplomatic efforts and influence of the High Representative and the European Union. Here we have a very important role to play in Colombia because we are not a threat to anybody. I think it is great to see us using our initiative and our goodwill to help people move along with the peace process. In Columbia, I remember well, a constituent of mine, Michael Dwyer, was killed there, and there were a lot of questions to be answered about that a few years ago. So it is great to see peace coming to these places, and hopefully also prosperity and safety.

 
  
MPphoto
 

  Julie Ward (S&D). – Mr President, I want to give my full support for the Colombian peace process, particularly in light of current difficulties. I’m very worried by the situation whereby rural communities abandoned by the FARC are being taken over by criminal drug traffickers rather than being supported by legitimate actors.

It is undeniable that positive progress has been made, particularly regarding the disarmament of FARC. However, I urge the Colombian Government to redouble its efforts to bring support to the most vulnerable communities in order to ensure that Colombian citizens see the benefits of peace in their everyday lives.

I’d also like to show my support for civil society organisations working on the ground, such as libraries for peace. This organisation provides remote demobilisation zones in Colombia with a central place where people can access critical resources and fight trauma together. People-to-people initiatives such as this are vital for genuine peace processes and they also fulfil the aims of the EU’s cultural diplomacy strategy announced by the High Representative herself in 2016.

 
  
MPphoto
 

  Λάμπρος Φουντούλης (NI). – Κύριε Πρόεδρε, ευτυχώς μετά από πέντε δεκαετίες συνεχούς πολέμου, η κατάσταση στην Κολομβία δείχνει να ομαλοποιείται αν και με ρυθμούς μικρότερους από ό,τι θα επιθυμούσαμε. Το FΑRC, η μεγαλύτερη ένοπλη ομάδα στη χώρα μέχρι και το προηγούμενο έτος, σε συνεργασία με την κυβέρνηση έχει ήδη δώσει θετικότατα δείγματα και, παρά τα διάφορα προβλήματα που έχουν προκύψει, δείχνει πως μένει πιστό στην ειρηνευτική διαδικασία. Αντιθέτως, το ELN, μετά τη λήξη εκεχειρίας, της πρώτης μετά από πενήντα χρόνια, συνέχισε τις επιθέσεις. Μία εξέλιξη που δεν χαροποιεί κανέναν μας. Πρέπει να καλέσουμε τόσο την κυβέρνηση όσο και τους αντάρτες να επανέλθουν στις συνομιλίες αφού άλλωστε και οι δύο πλευρές έχουν εκφράσει αυτή τη θέληση. Πρέπει βεβαίως να σταματήσουν αμέσως οι επιθέσεις πριν από οποιαδήποτε συνέχιση των διαπραγματεύσεων. Τέλος, θα ήθελα να επιστήσω την προσοχή στο γεγονός πως οι ένοπλες ομάδες έχουν εκμεταλλευτεί το κενό που άφησε ο αφοπλισμός του FΑRC και έχουν σπεύσει να καταλάβουν τις περιοχές που εκείνο ήλεγχε, δημιουργώντας νέα προβλήματα σε μια χώρα που προσπαθεί να επανακάμψει και να τερματίσει ένα πόλεμο που στοίχισε σχεδόν 300.000 νεκρούς.

 
  
MPphoto
 

  Nicola Caputo (S&D).(inizio dell'intervento a microfono spento) ... secolo di guerra civile con le Forze armate rivoluzionarie della Colombia, note come FARC, la conclusione del conflitto sembrava essere vicina, questo anche grazie a uno storico accordo per cui il presidente Juan Manuel Santos ha vinto il Nobel per la pace. Purtroppo i negoziati per raggiungere la pacificazione effettiva del paese si sono interrotti bruscamente a causa di nuovi attentati messi in atto dai guerriglieri.

C'è grande preoccupazione da parte della comunità internazionale: il conflitto armato, cui gli accordi di pace del 2016 hanno posto fine, ha mietuto dal 1958 al 2012 circa 220 000 vittime, l'81 % delle quali è costituito da popolazione civile. Purtroppo il cammino che deve compiere la Colombia per raggiungere la pace è ancora molto lungo e l'Unione europea deve fare ogni sforzo per evitare l'interruzione del processo di pace e mettere la parola fine, definitivamente, a un conflitto interno che è costato migliaia di vittime e 6 milioni di sfollati interni.

 
  
MPphoto
 

  Γεώργιος Επιτήδειος (NI). – Κύριε Πρόεδρε, μία βομβιστική επίθεση εναντίον αγωγού που μεταφέρει πετρέλαιο από την Κολομβία στον Ισημερινό, και η οποία αποδίδεται στους αντάρτες του Εθνικού Απελευθερωτικού Στρατού (ΕLΝ) θέτει σε κίνδυνο την ειρηνευτική διαδικασία στη χώρα. Ο Πρόεδρος Santos προσανατολίζεται στο να μην παρατείνει τη συμφωνία καταπαύσεως του πυρός. Εάν συμβεί αυτό θα σημαίνει οπισθοδρόμηση. Είναι γεγονός ότι τα τελευταία 25 χρόνια η Κολομβία έχει σημειώσει μία σημαντική ανάπτυξη. Από Παγκόσμιο Κέντρο διαφθοράς, διακινήσεως ναρκωτικών, παραβιάσεων ανθρωπίνων δικαιωμάτων και δολοφονιών για πολιτικούς και μη σκοπούς, έχει εξελιχθεί τεχνολογικά. Όμως, όσο κι αν φαίνεται αυτό αντιφατικό, το πρόβλημα της Κολομβίας είναι το γεγονός ότι είναι πλούσια σε πετρέλαιο. Αυτό την κάνει ευάλωτη στα συμφέροντα των διεθνών κολοσσών πετρελαίου που δεν θα την αφήσουν εύκολα να απαγκιστρωθεί από αυτούς. Θέλουν να την χειραγωγούν και να την ελέγχουν. Κάτι ανάλογο συμβαίνει και με την Ελλάδα, η οικονομία της οποίας καταστράφηκε όταν διαπιστώθηκε και πιστοποιήθηκε το γεγονός ότι διαθέτει πλούσια ενεργειακά αποθέματα.

 
  
 

(Încheierea procedurii „catch the eye”)

 
  
MPphoto
 

  Christos Stylianides, Member of the Commission, on behalf of the Vice-President of the Commission / High Representative of the Union for Foreign Affairs and Security Policy. – Mr President, this debate has been a very useful exchange. I thank the Members for their valuable interventions, and from this debate I conclude that we all share a common interest in using EU diplomatic power and instruments to support the Colombian peace process.

We will continue to look at how best to use all of our instruments in this direction, in particular in stabilisation and development assistance, political dialogue, humanitarian relief and specific support for human rights, gender and democracy. And promoting post-conflict economic growth through the EU-Colombia trade agreement.

I am proud of our contribution to the peace process in Colombia, the EU contribution to this very demanding and difficult peace processes. That is why I would like to clarify two specific issues. Some of you raised the issue of rural reform. Yes, the EU is supporting such programmes with an amount of almost EUR 120 million for this specific reform.

My second point is about our funding through the trust fund. It is completely in accordance with our rules, and fits into in the framework of accountability and transparency.

May I close by signalling once again, as the Commission, our appreciation of Parliament’s role in keeping these important issues not only on the European agenda, but also on the international agenda?

 
  
  

Elnökváltás: JÁRÓKA LÍVIA
alelnök asszony

 
  
MPphoto
 

  President. – The debate is closed.

Written statements (Rule 162)

 
  
MPphoto
 
 

  José Blanco López (S&D), por escrito. – Después de cincuenta años de guerra civil, Colombia ha encontrado el camino a la paz. Los Acuerdos de 2016 tienen dos pilares: la renuncia a la violencia y el reconocimiento de que quienes renuncian a ella pueden hacer política legítimamente. La implementación de los Acuerdos es compleja y requiere de un enorme esfuerzo y la voluntad del pueblo colombiano, de su Gobierno y de las FARC. Para que ese esfuerzo fructifique necesitan del apoyo activo de la comunidad internacional. Tal apoyo internacional debería haber tomado hoy la forma de una resolución unánime de esta Cámara, destinada a subrayar que el proceso de paz no puede interrumpirse, sea cual sea el resultado de las elecciones de 2018. Desgraciadamente, ese mensaje no se ha producido porque PPE, ECR y ALDE se han opuesto a un debate con resolución, por considerar que un texto escrito sería una injerencia indebida en las elecciones colombianas. Pero reclamar el fin de la violencia a quienes la mantienen y la continuidad de la paz no es una injerencia, es un derecho y un deber de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Soledad Cabezón Ruiz (S&D), por escrito. – Después de cincuenta años de guerra civil, Colombia ha encontrado el camino a la paz. Los Acuerdos de 2016 tienen dos pilares: la renuncia a la violencia y el reconocimiento de que quienes renuncian a ella pueden hacer política legítimamente. La implementación de los Acuerdos es compleja y requiere de un enorme esfuerzo y la voluntad del pueblo colombiano, de su Gobierno y de las FARC. Para que ese esfuerzo fructifique necesitan del apoyo activo de la comunidad internacional. Tal apoyo internacional debería haber tomado hoy la forma de una resolución unánime de esta Cámara, destinada a subrayar que el proceso de paz no puede interrumpirse, sea cual sea el resultado de las elecciones de 2018. Desgraciadamente, ese mensaje no se ha producido porque PPE, ECR y ALDE se han opuesto a un debate con resolución, por considerar que un texto escrito sería una injerencia indebida en las elecciones colombianas. Pero reclamar el fin de la violencia a quienes la mantienen y la continuidad de la paz no es una injerencia, es un derecho y un deber de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Nessa Childers (S&D), in writing. – The tragic and saddening situation in Colombia is not what we had hoped for. Although the first phases of the peace agreement have been implemented and subsequently, combatants have been disarmed and demobilised, there are still many challenges which the country is facing. Violent incidents have risen, due to drug-trafficking groups taking over FARC areas in places where there is no state presence. The temporarily agreed ceasefire is soon coming to an end and we hope that an agreement will be reached on a permanent ceasefire, as it has been proven that violence is not the way forward. The violent events which have happened in recent days are very worrying as they are undermining the political peace process in every way. That is why an honest effort needs to be made on behalf of all parties involved to resume talks.

 
  
MPphoto
 
 

  Iratxe García Pérez (S&D), por escrito. – Después de cincuenta años de guerra civil, Colombia ha encontrado el camino a la paz. Los acuerdos de 2016 tienen dos pilares: la renuncia a la violencia y el reconocimiento de que quienes renuncian a ella pueden hacer política legítimamente. La implementación de los Acuerdos es compleja y requiere de un enorme esfuerzo y de la voluntad del pueblo colombiano, de su Gobierno y de las FARC. Para que ese esfuerzo fructifique Colombia necesita el apoyo activo de la comunidad internacional. Tal apoyo internacional debería haber tomado hoy la forma de una resolución unánime del Parlamento Europeo, destinada a subrayar que el proceso de paz no puede interrumpirse, sea cual sea el resultado de las elecciones de 2018. Desgraciadamente, ese mensaje no se ha producido porque PPE, ECR y ALDE se han opuesto a un debate con resolución, por considerar que un texto escrito sería una injerencia indebida en las elecciones colombianas. Pero reclamar el fin de la violencia y la continuidad de la paz no es una injerencia, es un derecho y un deber de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Enrique Guerrero Salom (S&D), por escrito. – Después de cincuenta años de guerra civil, Colombia ha encontrado el camino a la paz. Los Acuerdos de 2016 tienen dos pilares: la renuncia a la violencia y el reconocimiento de que quienes renuncian a ella pueden hacer política legítimamente. La implementación de los Acuerdos es compleja y requiere de un enorme esfuerzo y la voluntad del pueblo colombiano, de su Gobierno y de las FARC. Para que ese esfuerzo fructifique necesitan del apoyo activo de la comunidad internacional. Tal apoyo internacional debería haber tomado hoy la forma de una resolución unánime de esta Cámara, destinada a subrayar que el proceso de paz no puede interrumpirse, sea cual sea el resultado de las elecciones de 2018. Desgraciadamente, ese mensaje no se ha producido porque PPE, ECR y ALDE se han opuesto a un debate con resolución, por considerar que un texto escrito sería una injerencia indebida en las elecciones colombianas. Pero reclamar el fin de la violencia a quienes la mantienen y la continuidad de la paz no es una injerencia, es un derecho y un deber de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Juan Fernando López Aguilar (S&D), por escrito. – Después de cincuenta años de guerra civil, Colombia ha encontrado el camino a la paz. Los Acuerdos de 2016 tienen dos pilares: la renuncia a la violencia y el reconocimiento de que quienes renuncian a ella pueden hacer política legítimamente. La implementación de los Acuerdos es compleja y requiere de un enorme esfuerzo y la voluntad del pueblo colombiano, de su Gobierno y de las FARC. Para que ese esfuerzo fructifique necesitan del apoyo activo de la comunidad internacional. Tal apoyo internacional debería haber tomado hoy la forma de una resolución unánime de esta Cámara, destinada a subrayar que el proceso de paz no puede interrumpirse, sea cual sea el resultado de las elecciones de 2018. Desgraciadamente, ese mensaje no se ha producido porque PPE, ECR y ALDE se han opuesto a un debate con resolución, por considerar que un texto escrito sería una injerencia indebida en las elecciones colombianas. Pero reclamar el fin de la violencia a quienes la mantienen y la continuidad de la paz no es una injerencia, es un derecho y un deber de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Inmaculada Rodríguez-Piñero Fernández (S&D), por escrito. – Después de cincuenta años de guerra civil, Colombia ha encontrado el camino a la paz. Los Acuerdos de 2016 tienen dos pilares: la renuncia a la violencia y el reconocimiento de que quienes renuncian a ella pueden hacer política legítimamente. La implementación de los Acuerdos es compleja y requiere de un enorme esfuerzo y la voluntad del pueblo colombiano, de su Gobierno y de las FARC. Para que ese esfuerzo fructifique necesitan del apoyo activo de la comunidad internacional. Tal apoyo internacional debería haber tomado hoy la forma de una resolución unánime de esta Cámara, destinada a subrayar que el proceso de paz no puede interrumpirse, sea cual sea el resultado de las elecciones de 2018. Desgraciadamente, ese mensaje no se ha producido porque PPE, ECR y ALDE se han opuesto a un debate con resolución, por considerar que un texto escrito sería una injerencia indebida en las elecciones colombianas. Pero reclamar el fin de la violencia a quienes la mantienen y la continuidad de la paz no es una injerencia, es un derecho y un deber de la UE.

 
Última actualización: 3 de abril de 2018Aviso jurídico