Procedimiento : 2017/2897(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0578/2017

Textos presentados :

B8-0578/2017

Debates :

PV 25/10/2017 - 4
CRE 25/10/2017 - 4

Votaciones :

PV 26/10/2017 - 10.6

Textos aprobados :

P8_TA(2017)0417

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 291kWORD 53k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0576/2017
24.10.2017
PE611.514v01-00
 
B8-0578/2017

tras una declaración de la Comisión

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre la lucha contra el acoso y los abusos sexuales en la Unión Europea (2017/2897(RSP))


Iratxe García Pérez, Maria Arena, Inés Ayala Sender, Zigmantas Balčytis, Hugues Bayet, José Blanco López, Vilija Blinkevičiūtė, Biljana Borzan, Nessa Childers, Viorica Dăncilă, Isabella De Monte, Tanja Fajon, Monika Beňová, Knut Fleckenstein, Eugen Freund, Eider Gardiazabal Rubial, Enrico Gasbarra, Neena Gill, Ana Gomes, Karoline Graswander-Hainz, Anna Hedh, Liisa Jaakonsaari, Karin Kadenbach, Cécile Kashetu Kyenge, Juan Fernando López Aguilar, Olle Ludvigsson, Edouard Martin, Costas Mavrides, Marlene Mizzi, Clare Moody, Jens Nilsson, Maria Noichl, Pier Antonio Panzeri, Massimo Paolucci, Pina Picierno, Tonino Picula, Kati Piri, Soraya Post, Evelyn Regner, Christine Revault d’Allonnes Bonnefoy, Liliana Rodrigues, Maria João Rodrigues, Inmaculada Rodríguez-Piñero Fernández, Tibor Szanyi, Marita Ulvskog, Elena Valenciano, Josef Weidenholzer, Martina Werner, Flavio Zanonato, Carlos Zorrinho, Richard Corbett en nombre del Grupo S&D

Resolución del Parlamento Europeo sobre la lucha contra el acoso y los abusos sexuales en la Unión Europea (2017/2897(RSP))  
B8-0578/2017

El Parlamento Europeo,

–  Visto el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, que quedó abierto a la firma el 11 de mayo de 2011 en Estambul (en adelante, «Convenio de Estambul»),

–  Vistos los artículos 2 y 3 del Tratado de la Unión Europea (TUE),

–  Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), y, en particular, sus artículos 8, 19, 157 y 216, y su artículo 218, apartado 6, párrafo segundo, letra a),

–  Vistos los artículos 21, 23, 24, 25 y 26 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea,

–  Vistos la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing, aprobadas en la Cuarta Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer el 15 de septiembre de 1995, y los documentos finales posteriores aprobados en los períodos extraordinarios de sesiones de las Naciones Unidas Beijing + 5 (2000), Beijing + 10 (2005), Beijing + 15 (2010) y Beijing + 20 (2015),

–  Vistas sus Resoluciones, de 20 de septiembre de 2001, sobre el acoso moral en el lugar de trabajo (2001/2339(INI))(1); de 26 de noviembre de 2009, sobre la eliminación de la violencia contra la mujer(2); de 5 de abril de 2011, sobre las prioridades y líneas generales del nuevo marco político de la UE para combatir la violencia contra las mujeres(3); de 15 de diciembre de 2011, sobre la revisión intermedia de la estrategia comunitaria de salud y seguridad en el trabajo (2007-2012)(4); de 25 de febrero de 2014, con recomendaciones destinadas a la Comisión sobre la lucha contra la violencia ejercida sobre las mujeres(5) y la Evaluación de la plusvalía europea anexa de noviembre de 2013; de 24 de noviembre de 2016, sobre la adhesión de la Unión al Convenio de Estambul sobre Prevención y Lucha contra la Violencia contra las Mujeres y la Violencia Doméstica(6), y de 12 de septiembre de 2017, sobre la propuesta de Decisión del Consejo relativa a la celebración, por la Unión Europea, del Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica(7),

–  Visto el documento de trabajo de los servicios de la Comisión, de 3 de diciembre de 2015, titulado «Strategic engagement for gender equality 2016-2019» (Compromiso estratégico para la igualdad de género 2016-2019) (SWD(2015)0278),

–  Vista la declaración del Trío de Presidencias del Consejo de la Unión Europea constituido por Estonia, Bulgaria y Austria, de 19 de julio de 2017, sobre la igualdad entre mujeres y hombres,

–  Vista la Directiva 2012/29/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, por la que se establecen normas mínimas sobre los derechos, el apoyo y la protección de las víctimas de delitos, y por la que se sustituye la Decisión marco 2001/220/JAI del Consejo(8),

–  Vistos la Directiva 2011/99/UE, de 13 de diciembre de 2011, sobre la orden europea de protección(9) y el Reglamento (UE) n.º 606/2013, de 12 de junio de 2013, relativo al reconocimiento mutuo de medidas de protección en materia civil(10),

–  Vistas la Directiva 2006/54/CE, relativa a la aplicación del principio de igualdad de oportunidades e igualdad de trato entre hombres y mujeres en asuntos de empleo y ocupación(11), y la Directiva 2004/113/CE, por la que se aplica el principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres al acceso a bienes y servicios y su suministro(12), en las que se definen los términos «acoso» y «acoso sexual » y se condenan los actos conexos,

–  Vistas sus Resoluciones, de 14 de marzo de 2017, sobre la igualdad entre mujeres y hombres en la Unión Europea en 2014-2015(13), y de 10 de marzo de 2015, sobre los progresos en la igualdad entre mujeres y hombres en la Unión Europea en 2013(14),

–  Visto el informe sobre el índice de la igualdad de género del Instituto Europeo de la Igualdad de Género, publicado en octubre de 2017,

–  Vista su Resolución, de 8 de marzo de 2016, sobre la integración de la perspectiva de género en los trabajos del Parlamento Europeo(15),

–  Visto el artículo 12 bis del Estatuto de los funcionarios de la Unión Europea,

–  Vista la Decisión de la Comisión, de 26 de abril de 2006, relativa a la política en materia de protección de la dignidad de la persona y de lucha contra el acoso psicológico y el acoso sexual en la Comisión,

–  Vistos la guía para los diputados al Parlamento Europeo titulada «Zero Harassment at the Work Place» (Eliminar el acoso en el lugar de trabajo), publicada en septiembre de 2017, y el plan de acción de la administración del Parlamento en relación con esta cuestión crucial,

–  Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.  Considerando que la igualdad de género es uno de los valores fundamentales de la Unión; que el derecho a la igualdad de trato y la no discriminación es un derecho fundamental consagrado en los Tratados y en la Carta de los Derechos Fundamentales y debe respetarse, promoverse y aplicarse en su integridad tanto en la legislación como en la práctica, las sentencias judiciales y la vida cotidiana;

B.  Considerando que, de acuerdo con el índice de igualdad de género de 2017, a todos los Estados miembros les falta mucho para lograr la igualdad entre mujeres y hombres, siendo lento el avance en este sentido; que la violencia de género es tanto causa como consecuencia de las desigualdades entre mujeres y hombres;

C.  Considerando que por «acoso sexual» se entiende toda conducta de naturaleza sexual no deseada por la persona a la que vaya dirigida y que tenga por objeto o efecto herir su dignidad o crear un ambiente intimidatorio, hostil, ofensivo o molesto; que el acoso sexual ha de considerarse una discriminación por razón de sexo; que el acoso sexual puede adoptar la forma tanto de una única acción como de un comportamiento pertinaz;

D.  Considerando que la violencia sexual y el acoso en el lugar de trabajo son un problema de salud y seguridad y como tal deben ser considerados y atajados inmediatamente;

E.  Considerando que, según el informe de marzo de 2014 de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea titulado «Violencia de género contra las mujeres: una encuesta a escala de la UE», una de cada diez mujeres ha sido objeto de acoso sexual o acecho a través de las nuevas tecnologías, y el 75 % de las mujeres en puestos de toma de decisiones han tenido que soportar el acoso sexual; que queda claro entonces que ninguna mujer, independientemente de su edad o posición social, está a salvo de la violencia sexual;

F.  Considerando que la violencia contra las mujeres está vinculada al reparto desigual del poder entre mujeres y hombres, al sexismo y a los estereotipos de género, que han provocado la dominación y la discriminación contra las mujeres por parte de los hombres y han impedido el pleno desarrollo de la mujer;

G.  Considerando que hay una tolerancia excesiva de la violencia contra las mujeres, incluidos el acoso y los abusos sexuales; que, de hecho, constituye una violación de los derechos fundamentales producida por el sistema y una forma grave de delincuencia que debe condenarse como tal; que debe ponerse fin a la impunidad, garantizando el enjuiciamiento de los autores y un apoyo y reconocimiento adecuados por parte del sistema judicial a las mujeres y niñas que hayan sobrevivido a la violencia, a fin de romper el círculo vicioso de silencio y soledad de quienes son víctimas de la violencia;

H.  Considerando que quienes perpetran la violencia de género son a menudo personas conocidas de la víctima y que esta se encuentra muchas veces en una posición de dependencia, lo que acrecienta su miedo a denunciar los actos de violencia;

I.  Considerando que los estereotipos de género y el sexismo, incluido el discurso de odio sexista, que tienen lugar en todo el mundo, tanto dentro como fueran de internet, en la esfera pública y en la vida privada, constituyen una de las causas principales de todas las formas de violencia contra las mujeres;

J.  Considerando que la exposición a la violencia o a abusos físicos, sexuales o psicológicos afecta gravemente a las víctimas y puede conllevar daños físicos, sexuales, emocionales o psicológicos, y perjuicios económicos; que también las familias y la sociedad en su conjunto sienten esos efectos;

K.  Considerando que todos los Estados miembros han firmado el Convenio de Estambul, pero que solo quince de ellos lo han ratificado; que la adhesión de la Unión al Convenio de Estambul no exime a los Estados miembros de la ratificación nacional de este instrumento;

L.  Considerando que el artículo 40 del Convenio de Estambul establece que «las Partes adoptarán las medidas legislativas o de otro tipo necesarias para que toda forma de comportamiento no deseado, verbal, no verbal o físico, de carácter sexual, que tenga por objeto o resultado violar la dignidad de una persona, en particular cuando dicho comportamiento cree un ambiente intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo, sea castigado con sanciones penales u otro tipo de sanciones legales»;

M.  Considerando que la violencia y el acoso sexual en espacios públicos son fenómenos generalizados en toda la Unión;

N.  Considerando que la violencia y el acoso en la vida política se dirigen de forma desproporcionada contra las mujeres a causa de su sexo;

O.  Considerando que esta violencia constituye una violación de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, incluida la obligación de garantizar la libre participación de las mujeres en la representación política; que dichas libertades están consagradas en acuerdos internacionales como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, la Plataforma de Acción de Beijing y los objetivos de desarrollo sostenible (ODS);

P.  Considerando que, según una encuesta de la Unión Interparlamentaria (UIP) a mujeres que participan en la vida política de todo el mundo, incluidos quince países europeos, el 81,8 % de las encuestadas del conjunto de países y regiones habían experimentado violencia psicológica y el 65,5 % habían sido objeto de comentarios sexistas vejatorios varias veces o frecuentemente durante su mandato parlamentario;

Q.  Considerando que es clave formar a los diputados y al personal del Parlamento, en especial a sus cargos directivos, en materia de integración de la perspectiva de género con el fin de impulsar la perspectiva de género en todos los ámbitos políticos y a todos los niveles; Considerando que son insuficientes los fondos y recursos humanos asignados a garantizar la realización de avances reales en lo que respecta a la integración de la perspectiva de género en las actividades del Parlamento;

R.  Considerando que el acoso sexual está definido en el artículo 12 bis del Estatuto de los Funcionarios de la Unión Europea y el Régimen aplicable a los otros agentes de la Unión;

S.  Considerando que, el 26 de abril de 2006, la Comisión adoptó una Decisión relativa a la política en materia de protección de la dignidad de la persona y de lucha contra el acoso psicológico y el acoso sexual en la Comisión;

T.  Considerando que la mayoría de los Parlamentos nacionales de la Unión carecen de medidas decididas para combatir el acoso sexual y los abusos sexuales en el lugar de trabajo; que el Parlamento ha creado un Comité Consultivo concreto que se encarga de tramitar las quejas por acoso entre los asistentes parlamentarios acreditados y los diputados al Parlamento Europeo, y por otra parte el Comité Consultivo sobre el acoso y su prevención en el lugar de trabajo está a cargo de otros procedimientos formales relativos al personal de la administración del Parlamento y de los grupos políticos;

Tolerancia cero frente al acoso y los abusos sexuales en la Unión

1.  Condena todas las formas de violencia contra la mujer y lamenta que, a menudo, las mujeres y las niñas estén expuestas al acoso y los abusos sexuales, que constituyen una violación grave de sus derechos humanos y dignidad;

2.  Recuerda que el acoso sexual puede adoptar diversas formas (física, verbal, escrita u otro) y contar con la participación de personas del sexo opuesto o del mismo sexo; que el acoso sexual puede englobar un abanico de comportamientos diferentes, tales como: las promesas de recompensa de todo tipo (trato de favor en la carrera profesional, por ejemplo) a cambio de la aceptación de favores sexuales, o las amenazas de represalias en caso de rechazo de esos favores; la repetición de comentarios groseros o sugerentes o de insinuaciones de carácter sexual; la utilización de un lenguaje o de gestos soeces y obscenos; los cumplidos reiterados y exagerados sobre la apariencia de un o una colega; los contactos físicos, roces, pellizcos o besos deliberados y no deseados; los actos de voyerismo o exhibicionismo, y el uso de material pornográfico;

3.  Pide a los Estados miembros que criminalicen el acoso sexual en todas sus formas y se comprometan plenamente a garantizar su eliminación efectiva, lo que incluye, sin ánimo de exhaustividad, la criminalización del acoso sexual en los espacios públicos, la vida política y el lugar de trabajo; las campañas de sensibilización sobre los derechos de las víctimas de acoso sexual e intimidación; la formación de la Policía y los miembros del sistema de justicia penal en lo que respecta a los derechos de las víctimas y el seguimiento de un protocolo estricto para el apoyo a las víctimas y la investigación de los casos de acoso sexual e intimidación, y el asesoramiento jurídico gratuito y el apoyo a las víctimas que incoen procedimientos ante los juzgados y los tribunales;

4.  Pide a la Comisión que presente propuestas de medidas claras para luchar de manera más efectiva contra el acoso sexual en el trabajo; lamenta el hecho de que, pese a que la legislación de la UE protege a las personas frente a la discriminación en el trabajo, un 30 % de los solicitantes de empleo transexuales declare haber sufrido discriminación al buscar empleo y que las mujeres transexuales hayan padecido discriminación durante el año anterior a la realización de la encuesta sobre el colectivo LGBT de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea; señala que esto constituye una violación de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea:

5.  Pide a la Comisión que promueva activamente un cambio de actitud y de comportamiento y luche contra el sexismo y los estereotipos de género también mediante el fomento de un lenguaje no sexista, con una acción concertada que aborde el papel central que desempeñan los medios de comunicación y la publicidad en este ámbito, y anime a todas las personas, incluidos hombres y niños, a colaborar activamente en la prevención de todas las formas de violencia;

6.  Pide a los Estados miembros que hagan que la concienciación sobre el consentimiento sexual y el acoso sexual resulte obligatoria en sus sistemas educativos;

7.  Pide a la Comisión que entable y mantenga con interés un diálogo con los medios de comunicación en cuanto a la responsabilidad de estos de brindar información objetiva sobre el acoso y la violencia sexual en los espacios públicos, en el trabajo y en otros lugares, y que les anime a que den importancia a las campañas de sensibilización y a la labor llevada a cabo por la sociedad civil para combatir la violencia contra las mujeres;

8.  Se congratula de la firma del Convenio de Estambul por parte de la Unión Europea, el 13 de junio de 2017; insta a los Estados miembros a que aceleren las negociaciones sobre la ratificación y la aplicación del Convenio de Estambul; insta a la Presidencia estonia a que acelere la ratificación del Convenio de Estambul por parte de la Unión Europea;

9.  Pide a los Estados miembros que den cumplimiento a las directivas vigentes de la Unión relativas a este tema, en particular la Directiva 2006/54/CE, relativa a la aplicación del principio de igualdad de oportunidades e igualdad de trato entre hombres y mujeres en asuntos de empleo y ocupación, y la Directiva 2004/113/CE, por la que se aplica el principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres al acceso a bienes y servicios y su suministro, en las que se definen los términos «acoso» y «acoso sexual » y se condenan los actos conexos, y que asignen recursos humanos y financieros suficientes a la prevención y la lucha contra la violencia, el acoso sexual y los abusos sexuales contra las mujeres, a la capacitación de las mujeres y las niñas, y a la protección de las víctimas, al objeto de que puedan recibir una compensación;

10.  Solicita a los Estados miembros que apliquen plenamente la Directiva 2011/99/UE sobre la orden europea de protección, el Reglamento (UE) n.º 606/2013 relativo al reconocimiento mutuo de medidas de protección en materia civil y la Directiva 2012/29/UE sobre la protección de las víctimas; pide a la Comisión que publique su informe de aplicación, que estaba previsto para el 1 de enero de 2016;

11.  Pide a la Comisión que presente un acto legislativo que apoye la prevención y erradicación en los Estados miembros de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas y de violencia de género;

12.  Pide al Consejo que aplique la «cláusula pasarela», adoptando con este fin una decisión unánime que defina la violencia contra las mujeres y las niñas (así como otras formas de violencia de género) como uno de los ámbitos delictivos previstos en el artículo 83, apartado 1, del TFUE;

13.  Insta a la Comisión a que revise la vigente Decisión marco de la Unión relativa a la lucha contra determinadas formas y manifestaciones de racismo y xenofobia mediante el Derecho penal, a fin de incluir en ella el sexismo, los delitos motivados por prejuicios y la incitación al odio por motivos de orientación sexual, identidad de género y características sexuales;

14.  Pide a la Comisión que introduzca mejoras en la recopilación de datos desglosados y comparables sobre la violencia de género a escala de la Unión;

Acoso sexual en los parlamentos de la Unión, incluido el Parlamento Europeo

15.  Pide a los Estados miembros que examinen la situación en torno al acoso y los abusos sexuales, que adopten medidas activas para combatirlos en sus Parlamentos nacionales, y que apliquen y hagan cumplir adecuadamente una política de respeto y dignidad en el trabajo para los diputados y el personal; solicita que la aplicación de dicha política sea objeto de seguimiento;

16.  Pide a los Estados miembros que brinden apoyo y protección a los parlamentarios que estén en contacto con el público, en particular los que sean objeto de abusos sexuales y de amenazas de violencia de género, también en internet;

17.  Aboga por el intercambio de mejores prácticas a todos los niveles con otras instituciones y organizaciones como ONU Mujeres, el Consejo de Europa, las instituciones de la Unión Europea y las partes interesadas en la promoción de la igualdad de género;

18.  Subraya la necesidad de mantener un diálogo abierto y constante con los Parlamentos nacionales, con vistas a promover un enfoque compartido y seguir desarrollando las mejores prácticas en el fomento de la integración de la perspectiva de género y de lucha contra el acoso sexual en los parlamentos;

19.  Pide que se cree un comité de expertos independientes con la misión de examinar la situación de acoso y de abusos sexuales en el Parlamento Europeo;

20.  Decide examinar y reforzar el funcionamiento del Comité Consultivo que se encarga de tramitar las denuncias de acoso entre los asistentes parlamentarios acreditados y los diputados al Parlamento Europeo; pide que se refuerce el Comité Consultivo sobre el acoso y su prevención con vistas a reforzar sus medidas positivas y a evitar los conflictos de intereses en relación con los miembros de estas importantes estructuras de comisiones, y que se establezca una comisión específica sobre el acoso sexual, que incluya a un asesor jurídico y a representantes del servicio médico, con miras a investigar casos constatados, llevar un registro confidencial de casos y adoptar los mejores medios para velar por una tolerancia cero a todos los niveles de la institución;

21.  Decide apoyar plenamente a las víctimas a la hora de presentar denuncias en el seno de la institución y/o ante la policía; activar, cuando resulte necesario, una protección de emergencia o medidas de salvaguardia y aplicar plenamente el artículo 12 bis del Estatuto de los funcionarios, velando por la investigación exhaustiva de los casos y por la adopción de medidas disciplinarias;

22.  Se compromete a garantizar la puesta en marcha de un plan de acción sólido y eficaz en aras de la prevención y el apoyo y la formación obligatoria para todo el personal y los diputados en materia de respeto y dignidad en el trabajo, con el fin de garantizar que un enfoque de tolerancia cero se convierta en la norma; decide poner en marcha campañas de concienciación dirigidas a todos los diputados y todos los servicios de la administración y que presten atención a los grupos en una posición más vulnerable, como los becarios, los asistentes parlamentarios acreditados y los agentes contractuales,

23.  Decide establecer una red institucional de asesores confidenciales que brinden apoyo y asistencia a las víctimas, como ya hace la Comisión;

24.  Recomienda que el Defensor del Pueblo Europeo facilite una vez al año al Grupo de Alto Nivel sobre Igualdad de Género y Diversidad datos relacionados con las reclamaciones sobre mala administración en relación con la igualdad de género en el Parlamento Europeo, con el debido respeto a la Decisión del Parlamento Europeo sobre el Estatuto del Defensor del Pueblo y sobre las condiciones generales del ejercicio de sus funciones;

o

o    o

25.  Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución a los Parlamentos y los Gobiernos nacionales de los Estados miembros, al Consejo, a la Comisión y a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.

(1)

DO C 77 E de 28.3.2002, p. 138.

(2)

DO C 285 E de 21.10.2010, p. 53.

(3)

DO C 296  E de 2.10.2012, p. 26.

(4)

DO C 168 E de 14.6.2013, p. 102.

(5)

DO C 285 de 29.8.2017, p. 2.

(6)

Textos Aprobados, P8_TA(2016)0451.

(7)

Textos Aprobados, P8_TA(2017)0329.

(8)

DO L 315 de 14.11.2012, p. 57.

(9)

DO L 338 de 21.12.2011, p. 2.

(10)

DO L 181 de 29.6.2013, p. 4.

(11)

DO L 204 de 26.7.2006, p. 23.

(12)

DO L 373 de 21.12.2004, p. 37.

(13)

Textos Aprobados, P8_TA(2017)0073.

(14)

DO C 316 de 30.8.2016, p. 2.

(15)

Textos Aprobados, P8_TA(2016)0072.

Última actualización: 25 de octubre de 2017Aviso jurídico