Procedimiento : 2014/2729(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : RC-B8-0016/2014

Textos presentados :

RC-B8-0016/2014

Debates :

PV 17/07/2014 - 8.3
CRE 17/07/2014 - 8.3

Votaciones :

PV 17/07/2014 - 10.3

Textos aprobados :

P8_TA(2014)0008

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN COMÚN
PDF 146kWORD 68k
16.7.2014
PE534.960v01-00}
PE534.963v01-00}
PE534.964v01-00}
PE534.965v01-00}
PE534.967v01-00}
PE534.958v01-00} RC1
 
B8-0016/2014}
B8-0019/2014}
B8-0020/2014}
B8-0021/2014}
B8-0023/2014}
B8-0024/2014} RC1

presentada de conformidad con el artículo 135, apartado 5, y el artículo 123, apartado 4, del Reglamento

para sustituir a las propuestas de Resolución presentadas por los siguientes grupos:

PPE (B8‑0016/2014)

ALDE (B8‑0019/2014)

ECR (B8‑0020/2014)

Verts/ALE (B8‑0021/2014)

S&D (B8‑0023/2014)

GUE/NGL (B8‑0024/2014)


sobre Nigeria y los recientes ataques de Boko Haram (2014/2729(RSP))


Cristian Dan Preda, Mariya Gabriel, Bogdan Brunon Wenta, Tunne Kelam, Jarosław Leszek Wałęsa, Seán Kelly, Petri Sarvamaa, Monica Luisa Macovei, Michèle Alliot-Marie, Philippe Juvin, Pavel Svoboda, László Tőkés, Pál Csáky, Eduard Kukan, Agnieszka Kozłowska-Rajewicz, Andrej Plenković, Davor Ivo Stier, Franck Proust, Andrzej Grzyb, Joachim Zeller, Lars Adaktusson en nombre del Grupo PPE
Josef Weidenholzer, Enrique Guerrero Salom, Victor Boştinaru, Linda McAvan, Norbert Neuser, Andi-Lucian Cristea, Pier Antonio Panzeri, Maria Arena, Ana Gomes, David Martin, Marc Tarabella, Lidia Joanna Geringer de Oedenberg, Liisa Jaakonsaari, Corina Creţu, Eva Kaili, Kashetu Kyenge, Luigi Morgano, Elena Valenciano Martínez-Orozco en nombre del Grupo S&D
Charles Tannock, Bas Belder, Ryszard Czarnecki, Tomasz Piotr Poręba en nombre del Grupo ECR
Marietje Schaake, Louis Michel, Ramon Tremosa i Balcells, Alexander Graf Lambsdorff, Marielle de Sarnez, Izaskun Bilbao Barandica, Petras Auštrevičius, Jean-Marie Cavada, Johannes Cornelis van Baalen, Charles Goerens, Javier Nart en nombre del Grupo ALDE
Marie-Christine Vergiat, Pablo Iglesias, Pablo Echenique Robba, Carlos Jiménez Villarejo, Lola Sánchez Caldentey, Tere Rodriguez-Rubio Vázquez, Kostas Chrysogonos, Sofia Sakorafa en nombre del Grupo GUE/NGL
Jean Lambert, Barbara Lochbihler, Heidi Hautala, Bart Staes, Judith Sargentini, Ernest Urtasun, Ulrike Lunacek, en nombre del Grupo Verts/ALE
ENMIENDAS

Resolución del Parlamento Europeo sobre Nigeria y los recientes ataques de Boko Haram (2014/2729(RSP))  

El Parlamento Europeo,

–   Vistas sus anteriores resoluciones sobre Nigeria y, en particular, las de 4 de julio de 2013(1) y 15 de marzo de 2012(2),

–   Vistas las declaraciones de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton, sobre Nigeria y, en particular, las de 26 de junio de 2014 y 15 de abril de 2014,

–   Vistas las conclusiones del Consejo, de 12 de mayo de 2014, sobre los secuestros en Nigeria,

–   Vista la declaración del portavoz del SEAE sobre Nigeria, de 26 de junio de 2014,

–   Vista la decisión del Consejo de incluir a Boko Haram en la lista de la UE de organizaciones terroristas que entró en vigor el 29 de mayo de 2014,

–   Vista la declaración del portavoz del Secretario General de las Naciones Unidas de 30 de junio de 2014,

–   Visto el Informe del Secretario General de las Naciones Unidas sobre los niños y los conflictos armados, publicado el 1 de julio de 2014,

–   Visto el mensaje dirigido el 17 de junio de 2014 por el Secretario General de las Naciones Unidas a una mesa redonda celebrada con motivo del Día del Niño Africano,

–   Visto el Informe Anual 2013 sobre Actividades de Examen Preliminar de la Corte Penal Internacional (CPI),

–   Visto el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966, ratificado por Nigeria el 29 de octubre de 1993,

–   Vista la Convención de las Naciones Unidas de 1979 sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW),

–   Vista la Declaración de las Naciones Unidas, de 1981, sobre la eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión o las convicciones,

–   Vista la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos de 1981, ratificada por Nigeria el 22 de junio de 1983,

–   Vista la segunda revisión del Acuerdo de Cotonú 2007‑2013, ratificada por Nigeria el 27 de septiembre de 2010,

–   Vista la Constitución de la República Federal de Nigeria y, en particular, las disposiciones relativas a la protección de la libertad de religión contenidas en su capítulo IV – Derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión,

–   Vistos el artículo 135, apartado 5, y el artículo 123, apartado 4, de su Reglamento,

A. Considerando que Boko Haram representa una amenaza creciente para la estabilidad de Nigeria, el África occidental y la región del Sahel; que la violencia instigada por esta organización yihadista islámica extremista ha provocado millares de víctimas mortales en los diez últimos años; que la organización ataca de forma indiscriminada a cristianos, musulmanes moderados, personal del Gobierno e instituciones, y, de hecho, a cualquier persona que no se adhiera a sus creencias dogmáticas y extremistas;

B.  Considerando que, en la noche del 14 al 15 de abril de 2014, 276 colegialas fueron secuestradas por Boko Haram en la escuela secundaria pública de la ciudad de Chibok, en el Estado de Borno; que más de 200 colegialas siguen desaparecidas hasta la fecha; que, según algunas informaciones, las fuerzas de seguridad de Nigeria no reaccionaron a una advertencia previa que recibieron; que tras el ataque de Chibok se han producido nuevos secuestros de escolares;

C. Considerando que sobre las niñas secuestradas pesan graves amenazas de violencia sexual, esclavitud y matrimonios forzados;

D. Considerando que la sociedad civil de Nigeria y el mundo entero reaccionaron enérgicamente ante estos secuestros y pidieron al Gobierno de Nigeria que adoptara medidas eficaces para «devolvernos a nuestras niñas», garantizar la protección de los escolares y luchar contra la propagación de Boko Haram;

E.  Considerando que existen informes preocupantes, procedentes, en particular, del SEAE y de fuentes gubernamentales, sobre la violencia indiscriminada ejercida en el marco de la respuesta gubernamental, también por parte de la Fuerza Operativa Conjunta de Nigeria integrada por unidades militares y policiales y creada en mayo de 2013 para luchar contra Boko Haram;

F.  Considerando que en los últimos meses ha aumentado drásticamente el número de ataques de Boko Haram y se ha recrudecido su violencia, lo que deja como saldo más de 4 000 víctimas desde el comienzo del año hasta la fecha en ataques contra iglesias, escuelas, mercados y pueblos, así como instalaciones de seguridad; que Boko Haram está extendiendo actualmente su teatro de operaciones para englobar toda la mitad norte de Nigeria y zonas adyacentes de los países vecinos;

G. Considerando que se responsabiliza a Boko Haram de al menos dieciocho ataques cometidos contra civiles en las dos últimas semanas en el norte de Nigeria, vinculados a la creciente tensión política ante la perspectiva de las elecciones generales previstas para 2015;

H. Considerando que los ataques de Boko Haram y la respuesta gubernamental han desencadenado una crisis de refugiados y, según el ACNUR, más de 10 000 personas han buscado refugio en el extranjero, principalmente en Níger y Camerún, y el número de desplazados internos es mucho mayor; que esta situación supone una nueva carga para los escasos recursos alimentarios e hídricos locales, especialmente en Níger, país que a su vez está luchando contra la inseguridad alimentaria de resultas de años de sequía;

I.   Considerando que la situación humanitaria de una gran parte de la población sigue siendo crítica, dado que el 70 % de la población vive con menos de 1,25 USD al día;

J.   Considerando que la libertad de expresión y la libertad de prensa corren peligro debido a amenazas de detención, intimidación, violencia e incluso de muerte contra quienes informan de forma de crítica sobre las autoridades nigerianas; que Boko Haram ha amenazado reiteradamente con atacar a los medios de comunicación que hayan informado de forma negativa sobre el grupo;

K. Considerando que, como consecuencia de la declaración del estado de emergencia, vigente desde el 14 de mayo de 2013, en los Estados de Borno, Yobe y Adamawa, grandes áreas de estos Estados han dejado de ser accesibles para los organismos de ayuda y los periodistas y reporteros; que el Gobierno ha suprimido los servicios de telefonía móvil en varias zonas para impedir las comunicaciones entre militantes;

L.  Considerando que la UE y sus Estados miembros han ofrecido en reiteradas ocasiones su ayuda a Nigeria para respaldar sus esfuerzos constantes para proteger a sus ciudadanos y derrotar al terrorismo en todas sus formas, así como para poner fin al clima de impunidad reinante en torno a la violencia sexual;

M. Considerando que, el 28 de mayo de 2014, la UE incluyó a Boko Haram y a su líder, Abubakar Shekau, en su lista de organizaciones terroristas, tras la decisión de las Naciones Unidas de clasificar a Boko Haram como organización terrorista y siguiendo el ejemplo de otros socios internacionales;

N. Considerando que la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha advertido de que los ataques de Boko Haram podrían constituir crímenes contra la humanidad; que una investigación preliminar de la CPI ha confirmado esta advertencia, al concluir que existen razones de peso para considerar que Boko Haram está cometiendo crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra;

1.  Condena enérgicamente la continua ola de ataques con armas de fuego y bombas, atentados suicidas, secuestros y otros actos violentos perpetrados por la secta terrorista Boko Haram contra objetivos civiles, gubernamentales y militares en el norte de Nigeria, así como en Abuya y Lagos; pide la puesta en libertad inmediata e incondicional de las escolares de Chibok;

2.  Manifiesta su más sentida solidaridad a las familias de las víctimas y respalda los esfuerzos del Gobierno de Nigeria por poner fin a la violencia y llevar a los responsables ante la justicia;

3.  Pide al Gobierno y a las autoridades de Nigeria que colaboren para lograr que las niñas regresen a sus hogares con total seguridad, para mejorar la transparencia en lo tocante al trabajo de rescate y para proporcionar una información adecuada y ayuda médica y psicológica a las familias de las niñas secuestradas con objeto de acabar con el clima de sospecha reinante;

4.  Manifiesta su profunda preocupación por el hecho de que Boko Haram dirija activamente su sangrienta campaña de guerrilla contra las mujeres y los niños, y condena la flagrante violación de los derechos fundamentales que representa el hecho de que Boko Haram prohíba el acceso a la educación a niños y niñas;

5.  Considera que debe activarse en Nigeria el Mecanismo de supervisión y presentación de informes sobre las violaciones graves contra los derechos de los niños en situaciones de conflicto armado, y que, en consonancia con su mandato, Unicef debe aumentar sus capacidades en este ámbito;

6.  Expresa asimismo su profunda preocupación por las noticias sobre conversiones forzosas al islam y la imposición de la ley islámica como parte del objetivo declarado del grupo de crear un califato islámico en el norte de Nigeria;

7.  Insta al Gobierno de Nigeria y a sus fuerzas armadas a que muestren contención al hacer frente a la violencia de los insurgentes y velen por que las acciones de lucha contra esa violencia se desarrollen con arreglo a las obligaciones que incumben al Gobierno nigeriano en virtud del Derecho internacional; pide a las autoridades de Nigeria que investiguen las informaciones según las cuales las fuerzas gubernamentales están ejerciendo una violencia indiscriminada y desproporcionada, que incluye el incendio de casas y la ejecución de sospechosos de pertenecer a Boko Haram o incluso de ciudadanos sin ningún vínculo claro con la organización, y que lleven ante la justicia a los autores de esos delitos;

8.  Insta al Gobierno de Nigeria a que luche no solo contra el movimiento insurgente de Boko Haram sino también contra algunas de sus causas profundas, entre las que cabe citar el subdesarrollo, la corrupción generalizada, la malversación del dinero del petróleo, la radicalización y la falta de perspectivas de futuro, y pide a los Estados miembros que ayuden a Nigeria a afrontar estos problemas;

9.  Insta asimismo a las autoridades de Nigeria a que colmen la brecha económica existente entre el norte y el sur del país, en particular proporcionando mejores servicios de educación y sanidad en el norte, y a que velen por el reparto equitativo de los beneficios del petróleo a través del presupuesto estatal con el fin de garantizar un desarrollo regional adecuado;

10. Destaca, en particular, la importancia que reviste un sistema judicial independiente, imparcial y accesible para acabar con la impunidad y reforzar el respeto del Estado de Derecho y los derechos fundamentales de la población; pide, en consecuencia, que se adopten medidas para mejorar la eficiencia e independencia del sistema judicial nigeriano, de manera que se pueda recurrir con eficacia a la justicia penal para luchar contra el terrorismo;

11. Insta al Gobierno de Nigeria a que reconozca y respete la libertad de la prensa y de los medios de comunicación y a que permita el acceso de periodistas y reporteros al frente, ya que la prensa y los medios de comunicación pueden desempeñar un importante papel de refuerzo de la rendición de cuentas y documentación de violaciones de los derechos humanos;

12. Manifiesta su preocupación por el incremento de la trata de seres humanos, el tráfico de armas y el contrabando de drogas en la región, así como por sus vínculos con el terrorismo islámico; observa, además, las conexiones entre los grupos de combatientes Boko Haram, AQMI y Al Shabab en torno a esta actividad ilegal; pide al Gobierno de Nigeria que, en cooperación con los gobiernos de la CEDEAO, otros gobiernos y las agencias internacionales, erradique este comercio en el marco de sus esfuerzos de lucha contra la propagación del terrorismo internacional y sus fuentes de financiación;

13. Insta al SEAE, al Consejo y a la Comisión a que colaboren con las Naciones Unidas y otros socios internacionales para cortar la financiación de Boko Haram y restringir sus movimientos, y especialmente los de sus dirigentes;

14. Pide al SEAE, a la Comisión, a los Estados miembros de la UE y a los socios internacionales que sigan cooperando con Nigeria, también en relación con las escolares de Chibok, a nivel bilateral y a través de estructuras regionales y de las Naciones Unidas, en materia de intervenciones de socorro, formación de las fuerzas de seguridad e intercambio de información;

15. Pide al SEAE y a la Comisión que concluyan cuanto antes la estrategia correspondiente a Nigeria para el periodo 2014‑2020 y que incluyan ayuda y asistencia destinadas a eliminar las causas profundas del ascenso de Boko Haram;

16. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, al Gobierno Federal de Nigeria, a las instituciones de la Unión Africana, al Secretario General de las Naciones Unidas, a la Asamblea General de las Naciones Unidas, a los Copresidentes de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP‑UE y al Parlamento Panafricano.

 

(1)

Textos Aprobados, P7_TA(2013)0335.

(2)

DO C 251 E de 31.8.2013, p. 97.

Última actualización: 17 de julio de 2014Aviso jurídico