Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2008/2644(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B6-0109/2009

Textos presentados :

B6-0109/2009

Debates :

PV 11/03/2009 - 3
CRE 11/03/2009 - 3

Votaciones :

PV 11/03/2009 - 5.20
CRE 11/03/2009 - 5.20

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0120

Textos aprobados
PDF 186kWORD 95k
Miércoles 11 de marzo de 2009 - Estrasburgo Edición definitiva
Estrategia de Lisboa
P6_TA(2009)0120B6-0109/2009

Resolución del Parlamento Europeo, de 11 de marzo de 2009, sobre la contribución al Consejo Europeo de primavera de 2009 en relación con la Estrategia de Lisboa

El Parlamento Europeo,

–  Vista la Comunicación de la Comisión de 16 de diciembre de 2008 titulada "Informe de aplicación del Programa Comunitario de Lisboa 2008-2010" (COM(2008)0881) y la Recomendación de la Comisión de 28 de enero de 2009 relativa a la actualización en 2009 de las Orientaciones Generales de Política Económica de los Estados miembros y de la Comunidad y a la ejecución de las políticas de empleo de los Estados miembros (COM(2009)0034),

–  Vistos los 27 programas nacionales de reforma de Lisboa presentados por los Estados miembros,

–  Vista la Comunicación de la Comisión de 3 de octubre de 2007 titulada "El interés europeo: Triunfar en la era de la mundialización - Contribución de la Comisión a la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno de octubre" (COM(2007)0581),

–  Vista la Comunicación de la Comisión de 20 de noviembre de 2007 titulada "Un mercado único para la Europa del siglo XXI" (COM(2007)0724),

–  Vista la Comunicación de la Comisión de 16 de diciembre de 2008 sobre la dimensión exterior de la Estrategia de Lisboa para el Crecimiento y el Empleo - Informe sobre el acceso a los mercados y establecimiento de un marco para incrementar la eficacia de la cooperación internacional en materia legislativa (COM(2008)0874),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 16 de diciembre de 2008, titulada "Un marco estratégico actualizado para la cooperación europea en el ámbito de la educación y la formación" (COM(2008)0865,

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 16 de diciembre de 2008, titulada "Nuevas Capacidades para Nuevos Empleos. Previsión de las capacidades necesarias y su adecuación a las exigencias del mercado laboral" (COM(2008)0868),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 16 de diciembre de 2008, titulada "Política de cohesión: invertir en la economía real" (COM(2008)0876),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 26 de noviembre de 2008, titulada "Un Plan Europeo de Recuperación Económica" (COM(2008)0800),

–  Vista la propuesta de la Comisión, de 16 de diciembre de 2008, de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo que modifica el Reglamento (CE) nº 1927/2006 por el que se crea el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (COM(2008)0867),

–  Vistas las conclusiones del Consejo Europeo de 23 y 24 de marzo de 2000, 23 y 24 de marzo de 2001, 22 y 23 de marzo de 2005, 27 y 28 de octubre de 2005, 23 y 24 de marzo de 2006, 8 y 9 de marzo de 2007 y 13 y 14 de marzo de 2008,

–  Vista su Resolución de 15 de noviembre de 2007 sobre el interés europeo: Triunfar en la era de la mundialización(1) ,

–  Vista su Resolución, de 20 de febrero de 2008, sobre las Directrices integradas para el crecimiento y el empleo (Parte: Grandes orientaciones de las políticas económicas de los Estados miembros y de la Comunidad): el Informe estratégico sobre la Estrategia de Lisboa renovada para el crecimiento y el empleo: lanzamiento del nuevo ciclo (2008-2010)(2) ,

–  Vista su Resolución, de 18 de noviembre de 2008, sobre la UEM@10:Los diez primeros años de la Unión Económica y Monetaria y los retos del futuro(3) ,

–  Visto el artículo 103, apartado 2, de su Reglamento,

Crisis financiera e impactos económicos y sociales

1.  Observa que la crisis financiera mundial, derivada de desequilibrios macroeconómicos globales y de una crisis crediticia mundial, ha causado serios daños a los sistemas financieros de todo el mundo, incluyendo a la Unión Europea; observa asimismo que la crisis financiera mundial ha traído consigo la destrucción masiva de la capitalización bursátil en todo el mundo, que sus efectos negativos en las "economías reales" son profundos y, en particular, que las consecuencias para el empleo y la situación social son de gran alcance; subraya que los mercados financieros revisten una importancia crucial para la "economía real" y que una de las prioridades −además de conservar el empleo− para el crecimiento y el empleo es conseguir que el capital vuelva a fluir, suministrando créditos y financiación para inversiones, lo que requiere el restablecimiento de la confianza mediante unos compromisos claros y con garantías gubernamentales, así como una supervisión mejor ejercida, que cubra todos los mercados financieros desde una perspectiva global, y una regulación que fomente la concesión responsable de créditos a los mercados;

2.  Recomienda que las medidas a corto plazo aplicadas para compensar las consecuencias directas inmediatas de la crisis y minimizar los efectos negativos para la economía real, así como los paquetes de medidas de recuperación económica, vayan seguidas de un plan de acción coordinada a corto y a largo plazo que lleve las economías de la UE a una senda de crecimiento estable y las proteja contra crisis similares en el futuro;

3.  Recuerda que, en su Resolución de 20 de febrero de 2008 sobre la contribución al Consejo Europeo de primavera de 2008 en relación con la Estrategia de Lisboa(4) , ya señalaba la importancia preponderante de la salvaguardia de la estabilidad de los mercados financieros, observaba que la reciente crisis de las hipotecas "subprime" mostraba la necesidad de que la Unión Europea desarrollara medidas de supervisión para fortalecer la transparencia y la estabilidad de los mercados financieros y proteger mejor a los clientes, y pedía una evaluación de los sistemas e instrumentos actuales de supervisión prudencial en Europa, insistiendo en una estrecha consulta con el Parlamento, para dar lugar a unas recomendaciones claras sobre cómo mejorar la estabilidad del sistema financiero y su capacidad para proporcionar financiación segura a largo plazo para la actividad empresarial europea;

4.  Destaca que los mercados financieros están y seguirán estando en el corazón de las economías sociales de mercado operativas, que su finalidad es financiar la "economía real" y también aportar eficiencia a la asignación de recursos y que asimismo tienen la finalidad de proporcionar a las economías los medios para prosperar, lo que a su vez ha hecho posible que los ciudadanos hayan mejorado sustancialmente su nivel de vida en las pasadas décadas; subraya que la plena fiabilidad, eficiencia y transparencia de los mercados financieros son requisitos necesarios para una economía europea sana e innovadora, creadora de crecimiento y empleo;

5.  Subraya que la crisis financiera ha creado una oportunidad en la que ya no puede seguir ignorándose la necesidad de innovación como motor de la economía; opina que es el momento adecuado para crear la economía dinámica basada en el conocimiento que Europa se propuso construir hace unos ocho años; considera que es el momento de crear la economía más eficiente desde el punto de vista energético con potencial para transformar el mundo y asegurar la prosperidad europea y la competitividad internacional en las próximas décadas; considera que es el momento de estimular los sectores innovadores, con capacidad para aportar un nuevo crecimiento a Europa;

6.  Reconoce los resultados positivos de las medidas de rescate tomadas para evitar daños adicionales al sistema fiscal; pide, sin embargo, una nueva arquitectura financiera mediante el establecimiento de una regulación transparente y eficaz que sirva del mejor modo los intereses de consumidores, empresas y trabajadores; pide más propuestas legislativas y acuerdos internacionales con los que poder hacer frente a la asunción de riesgos excesivos, al apalancamiento y al recurso al corto plazo económico como causas fundamentales de la crisis; recuerda a la Comisión su obligación de dar respuesta a las demandas del Parlamento sobre los fondos de cobertura y los fondos de capital riesgo/inversión y espera que se presenten a corto plazo propuestas legislativas;

7.  Subraya la urgente necesidad de asegurarse de que el sector financiero, que se ha beneficiado de la ayuda del sector público, proporcione créditos suficientes a las empresas, en particular a las pequeñas y medianas empresas (PYME), así como a los hogares; insiste en que los planes de rescate contengan condiciones vinculantes por lo que se refiere a la distribución de dividendos y las prácticas de préstamo;

8.  Advierte contra un círculo vicioso de menores inversiones y menor gasto de los consumidores, que llevaría a la supresión de puestos de trabajo, la revisión de los planes empresariales a la baja y una menor innovación, lo que probablemente empujaría a la UE a una recesión profunda y prolongada; subraya que una respuesta europea coordinada es de importancia crucial en este contexto para evitar que la crisis dé lugar a una suma de planes nacionales de estabilidad financiera y recuperación económica contradictorios, con posibles conflictos y costes, que socavarían el mercado interior, la estabilidad económica y la Unión Económica y Monetaria, así como la función de la Unión Europea como actor económico global;

9.  Espera una acción conjunta para superar los efectos de la crisis financiera en la economía real; pide la definición de parámetros de referencia por lo que se refiere a las futuras tasas de empleo y crecimiento, que deberían contribuir a determinar la magnitud y los componentes del plan europeo de recuperación económica; pide, en este contexto, el desarrollo, en el marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento y de sus normas de flexibilidad, de una estrategia europea coherente para futuras inversiones (por ejemplo, en capital humano cualificado y capacitado para hacer posibles grandes avances tecnológicos y desarrollo, innovación, eficiencia energética, infraestructuras sostenibles, tecnologías de la comunicación, interconexión y servicios, incluidos los servicios de salud, y oportunidades de inversión en nuevos productos y mercados para el mundo empresarial, incluidas las PYME), la salvaguarda del empleo y los ingresos y una mejor coordinación de las políticas económicas y sociales;

10.  Opina que la energía procedente de fuentes renovables, la eficiencia energética y el medio ambiente pueden actuar como un foco estratégico para medidas de estímulo, lo que creará empleos ecológicos de alta calidad y brindará a la industria de Europa la ventaja de actuar antes que otras regiones del mundo, que aún tienen que tomar la iniciativa;

11.  Opina que solamente una política que combine la lucha contra el aumento del desempleo y de la pobreza a corto plazo con la preparación del terreno para la transición de nuestra economía hacia la sostenibilidad a más largo plazo puede aportar una solución más duradera, inspirada en la estrategia de sostenibilidad acordada en Gotemburgo, que se ha declarado parte de la Estrategia de Lisboa;

12.  Subraya que la prioridad máxima de la Unión Europea debe ser proteger a sus ciudadanos de los efectos de la crisis financiera, ya que son los más gravemente afectados, ya sea como trabajadores, familiares o empresarios; opina que muchos trabajadores y sus familias ya están sufriendo o sufrirán en breve las consecuencias de la crisis y que hay que tomar medidas que contribuyan a atajar la pérdida de puestos de trabajo y a ayudar a las personas a volver rápidamente al mercado laboral, en lugar de enfrentarse al desempleo de larga duración; espera que el Consejo Europeo de primavera de 2009 acuerde directrices claras y medidas concretas para defender los puestos de trabajo y crear oportunidades de empleo;

13.  Considera que, entre las consecuencias de la crisis económica, el incremento de la pobreza en la Unión Europea es la más preocupante; considera que es esencial frenar el aumento actual del desempleo en la Unión Europea; considera que la manera más eficaz de reducir y de prevenir la pobreza es mediante una estrategia basada en los objetivos del pleno empleo, unos empleos de alta calidad, la inclusión social, el fomento del espíritu empresarial, estrategias para impulsar el papel de las PYME e inversiones; recuerda que una estrategia contra la exclusión del mercado laboral debería basarse en un apoyo adecuado al nivel de vida y a la renta, unos mercados laborales inclusivos y el acceso a servicios y educación de alta calidad; considera, por consiguiente, que debe fomentarse el empleo mediante medidas dirigidas a los empresarios, las PYME y la inversión, así como mediante iniciativas de ayuda a la reinserción en el mercado laboral; considera que son especialmente prioritarias en este contexto la reconversión profesional de los desempleados y una formación destinada a lograr una mano de obra cualificada y especializada; considera que el principio de solidaridad es fundamental para el proceso de construcción europea, que debe ofrecerse financiación de la Comunidad a los Estados miembros a través de regímenes cuyo objetivo sea evitar la excesiva pérdida de puestos de trabajo, la reconversión profesional de los trabajadores y la cualificación de personas no cualificadas; considera que es necesario desarrollar la legislación laboral a fin de lograr un mayor grado de flexibilidad y seguridad en el mercado de trabajo y para obtener nuevos empleos; considera necesario reformar los instrumentos financieros comunitarios, tales como el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización, para que puedan desplegarse de un modo eficiente y oportuno en amplios sectores de la economía en los que se están suprimiendo puestos de trabajo; acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión de simplificar los criterios aplicables al Fondo Social Europeo y centrar sus actividades en las personas más vulnerables;

14.  Señala que las PYME, que son la piedra angular de la economía europea, se ven especialmente golpeadas por la actual contracción económica; destaca que la restricción del crédito afecta con mayor dureza al sector de las PYME, ya que es la parte de la economía más dependiente del capital de explotación a corto plazo, que por lo general se obtiene mediante créditos; indica que la falta de capital, junto con el hundimiento generalizado de la demanda, está forzando a las PYME a la retirada en todos los frentes; señala que, al ser las PYME los mayores contribuyentes al PIB y el mayor empleador de la Unión Europea, sus dificultades actuales tienen repercusiones de gran alcance para el conjunto de la Unión Europea y, en particular, para sus regiones más vulnerables y afectadas; destaca, además, la importancia de que se aplique con rapidez la Small Business Act en general, y especialmente sus disposiciones en materia de créditos a las PYME a través de medidas del Banco Europeo de Inversiones (BEI);

15.  Destaca que un acceso a la financiación suficiente, asequible y razonablemente seguro es el requisito decisivo para la inversión y el crecimiento; cree que, en el contexto económico actual, la Small Business Act y sus objetivos son ahora más importantes que nunca, ya que las PYME ofrecen un potencial desaprovechado de crecimiento económico y creación y mantenimiento de puestos de trabajo y una oportunidad de liderazgo político y de aumento de la confianza en el sector empresarial europeo;

16.  Señala que, para un crecimiento continuo, Europa necesita una mano de obra sana, dinámica y capacitada, pero que lamentablemente esto se ve socavado, entre otras cosas, por ejemplo, por el crecimiento demográfico negativo en casi todos los Estados miembros; considera que una infraestructura eficaz de acogida de niños, tal como se acordó en el Consejo Europeo de 15 y 16 de marzo de 2002, es un importante catalizador para la conciliación entre la vida laboral y la vida familiar; considera que el desarrollo de la acogida de los niños, basada en las familias, facilita tanto a las mujeres como a los hombres la participación en la vida laboral y la fundación de familias; señala que fomentar el empleo de las mujeres no solo da lugar al crecimiento de la economía en general, sino que también contribuye a mitigar los retos demográficos a los que se está enfrentando Europa actualmente; considera que se debe potenciar la solidaridad entre las generaciones para aprovechar más el potencial de la mano de obra existente;

17.  Insiste, no obstante, en que los Estados miembros deben modernizar sus políticas de inmigración con el fin de orientarlas a atraer específicamente a inmigrantes altamente cualificados que respondan a las demandas del mercado de trabajo europeo, inspirándose en la experiencia de los Estados Unidos en la materia, y velando por cooperar con los países de origen para evitar la fuga de cerebros; considera que la política de educación debería aspirar en mayor medida a atraer a investigadores y estudiantes extranjeros que permanezcan en la Unión Europea durante periodos más prolongados (por ejemplo, el Programa Erasmus Mundus 2007-2012); considera que uno de los requisitos principales para crear la economía basada en el conocimiento más avanzada del mundo es que todos los Estados miembros garanticen y protejan los derechos fundamentales de los migrantes legales y les faciliten acceso a los valores europeos comunes y al respeto de la diversidad cultural;

Necesidades de los ciudadanos y respuestas necesarias

18.  Constata que, debido a la crisis actual, son varias las prioridades clave de la Estrategia de Lisboa cuya realización deben perseguir las instituciones europeas con la mayor urgencia: fomentar la competitividad regional y local y la adhesión a las disposiciones en materia de competencia, así como fomentar las políticas dirigidas a los consumidores para incrementar la eficiencia y la equidad de los mercados, aprovechando el mercado interior, especialmente en el comercio al por menor y en otros servicios; anticipar la aplicación de la Small Business Act , especialmente de la Directiva 2000/35/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de junio de 2000, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales(5) , así como la rápida adopción y aplicación de la propuesta de la Comisión, de 25 de junio de 2008, con vistas a la adopción del Reglamento del Consejo por el que se aprueba el Estatuto de la Sociedad Privada Europea (COM(2008)0396); acelerar la realización del Espacio Europeo de Investigación y las propuestas de la "quinta libertad" para mejorar la libre circulación del conocimiento y la innovación mediante el estímulo de la transferencia de conocimientos en el ámbito de la educación, la Investigación y el Desarrollo (I+D) y la producción industrial; y adoptar un sistema de patente comunitaria rentable y un Tribunal de Patentes en toda la UE, lo que mejoraría de forma significativa la competitividad de las empresas europeas, al facilitar el acceso de las empresas a la financiación y estimular la innovación;

19.  Opina que la Unión Europea debe perseguir un objetivo común fundamental para crear oportunidades de empleo y prevenir así el desempleo masivo; considera que, por lo tanto, este objetivo debería determinar la magnitud y los componentes del Plan Europeo de Recuperación Económica; considera que la solidaridad es indispensable para garantizar que el Plan Europeo de Recuperación Económica y las medidas de acompañamiento tengan el impacto más positivo posible en los mercados laborales en Europa; subraya la necesidad de esfuerzos adicionales para apoyar a los grupos más vulnerables de la sociedad;

20.  Defiende enérgicamente una política de mercado laboral que fomente el acceso de todos al mercado laboral y promueva el aprendizaje permanente; pide a los Estados miembros y a los interlocutores sociales que concluyan acuerdos innovadores para mantener los puestos de trabajo; apoya, entre otras medidas, la reducción de las cargas sociales de los ingresos más bajos con el fin de promover la empleabilidad de los trabajadores menos cualificados y la introducción de soluciones innovadoras (por ejemplo, los cheques de servicio para labores domésticas y cuidado de los niños o las subvenciones del alquiler para grupos vulnerables), que se han introducido ya con éxito en algunos Estados miembros; espera intercambios de mejores prácticas a este respecto;

21.  Subraya la imperiosa necesidad de aumentar la eficacia de las normas de protección de los consumidores para responder a las elevadas expectativas de los ciudadanos de la Unión, en especial por lo que se refiere a los productos financieros; anima a los Estados miembros a que elaboren políticas que apoyen a las víctimas de la crisis financiera más gravemente afectadas;

22.  Subraya la importancia de garantizar la libre circulación y la movilidad en el mercado de trabajo, a la vez que insiste en la necesidad de garantizar la igualdad de remuneración para trabajos iguales y el pleno respeto de las negociaciones colectivas y del papel de los sindicatos, incluido su derecho a la acción colectiva; subraya que la supresión de los obstáculos a la movilidad en el mercado laboral europeo permite una mayor protección de la mano de obra europea; indica que la Unión Europea debe hacer un esfuerzo por explicar a los ciudadanos las ventajas de un enfoque que combine de manera efectiva la ampliación, la integración, la solidaridad y la movilidad laboral;

23.  Observa que algunos Estados miembros han introducido el concepto de salario mínimo; sugiere que otros Estados miembros podrían beneficiarse de estudiar esa experiencia; pide a los Estados miembros que salvaguarden los requisitos básicos para la participación social y económica de todos y, en particular, que velen por que mediante legislación sobre cuestiones como el salario mínimo, mediante otros mecanismos jurídicos generalmente vinculantes o mediante convenios colectivos, en función de las tradiciones nacionales, se haga posible que los trabajadores a tiempo completo puedan vivir dignamente con sus ingresos;

24.  Cree que la crisis financiera proporciona la oportunidad para unas reformas necesarias, centradas en unos fundamentos económicos sólidos, desde la inversión adecuada en educación y capacitaciones, pasando por la calidad de las finanzas públicas, hasta un entorno que favorezca la innovación y la creación de empleo; considera que el crecimiento sostenible y la creación de empleo en la Unión Europea dependen cada vez más de la excelencia y la innovación como principales motores de la competitividad europea;

25.  Pide a la Unión Europea y a sus Estados miembros que tomen rápidamente medidas para promover el crecimiento y el empleo y consolidar la demanda y la confianza de los consumidores; considera que sería una iniciativa de crecimiento inteligente centrarse en los objetivos de la Estrategia de Lisboa, como las inversiones en el "triángulo del conocimiento" (educación, investigación e innovación), tecnologías ecológicas, eficiencia energética, infraestructuras sostenibles y tecnologías de la comunicación, esenciales en este contexto; subraya los efectos de sinergia de una iniciativa de estas características por lo que se refiere a la competitividad futura, al mercado de trabajo y a la protección del medio ambiente y los recursos;

26.  Subraya que los Estados miembros deben continuar la reforma de los mercados de trabajo para crear más empleo y de los sistemas de educación para contribuir a aumentar los niveles de capacitación; considera que los Estados miembros también deberían continuar sus esfuerzos para fomentar el crecimiento de la productividad a través de más inversiones en educación; destaca asimismo que para hacer frente a los desafíos de la innovación y su difusión, así como para asegurar la empleabilidad de la mano de obra y la flexibilidad, es necesario mejorar la educación y la formación, así como el aprendizaje permanente; señala, sin embargo, que el nivel de inversión actual en capital humano en Europa sigue siendo claramente inadecuado para una economía con intensidad de conocimientos;

27.  Insiste en que no debe tomarse la crisis actual como pretexto para retrasar la tan necesaria nueva orientación de los gastos hacia las inversiones ecológicas, sino que más bien debe considerarse como un incentivo extraordinario para acelerar la tan necesaria conversión ecológica de la industria; expresa su convencimiento de que la justificación económica para hacer frente al cambio climático es clara y de que todo lo que se haga para retrasar las medidas necesarias dará lugar, en última instancia, a costes mayores;

28.  Pide a los Estados miembros que revisen sus presupuestos e inviertan en proyectos de crecimiento inteligente, haciendo pleno uso del Pacto de Estabilidad y Crecimiento revisado;

29.  Subraya que las economías de los Estados miembros son muy interdependientes; insiste, por consiguiente, en la necesidad de una coordinación más eficaz y de una mejor gobernanza, que es incluso más acuciante en tiempos de crisis; señala que las razones a favor de una mayor cooperación son especialmente poderosas en la zona del euro; se remite a sus recomendaciones en el marco de la Resolución sobre la UEM@10 en este contexto; espera de la Comisión unas orientaciones claras y enérgicas para una mejor coordinación de los planteamientos de todos los Estados miembros;

30.  Opina que abandonar la lucha contra el cambio climático y suspender las inversiones en medio ambiente sería un tremendo error que tendría efectos tanto inmediatos como intergeneracionales;

El margen de maniobra europeo

31.  Subraya la necesidad de fortalecer la dimensión social de los planes europeo y nacionales de recuperación; pide a la Comisión que controle y formule propuestas sobre el impacto social de la crisis financiera, especialmente sobre exclusión social, pobreza y pensiones hasta el Consejo Europeo de primavera de 2009;

32.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros que garanticen que los principales programas de ayuda del Fondo Social Europeo se dirijan a actividades de reciclaje profesional y de aumento de la empleabilidad, así como a actividades de inclusión social, con objeto de superar los efectos sociales más negativos de la crisis; recuerda que debe prestarse especial atención a quienes están más alejados del mercado laboral;

33.  Destaca que tenemos necesidad de un "New Deal" ecológico para Europa que aborde la crisis económica, medioambiental y social: la creación de empleo en el sector de la industria transformadora y sectores afines debe ir acompañada de inversiones masivas en servicios sociales, en particular, la educación y la salud, creando mejores condiciones para la educación de nuestros niños y nuestros estudiantes, aumentando masivamente el número de docentes y mejorando las condiciones materiales de aprendizaje, en la medida en que todo ello constituye una inversión que se rentabilizará en el futuro;

34.  Señala que la inversión en el "New Deal" ecológico también tiene que perseguir aumentos de eficiencia y de sustitución de recursos distintos del petróleo ("materiales críticos"), algunos de los cuales probablemente escasearán a corto o medio plazo, lo que obstaculizará el desarrollo de determinados sectores, como los de la información, la comunicación y la industria del entretenimiento; señala que, según estudios recientes, podrían obtenerse enormes aumentos de eficiencia en relación con estos materiales, lo que reduciría el volumen de residuos, los costes y la dependencia respecto de los recursos;

35.  Destaca que, por lo que se refiere a la energía, Europa depende actualmente de los combustibles fósiles, que son su principal fuente de energía; considera que, aunque se debe disminuir la dependencia de los combustibles fósiles, también es fundamental que Europa logre la seguridad energética; considera que ello significa que se deben diversificar sus fuentes de combustibles fósiles, intentando a la vez que la energía se mantenga en unos precios asequibles; considera que los sectores energéticos de los Estados miembros tienen que abrirse para que se logre una competencia real; considera que se debe mejorar la eficiencia energética a través de la I+D y la generalización de las mejores prácticas; considera que, como los precios del petróleo y el gas serán altos a la larga, Europa debe ser capaz de reducir su riesgo en este ámbito; considera de suma importancia que Europa contemple seriamente la posibilidad de una transición hacia un mercado interior de la energía, con el fin de distribuir su energía de manera más eficiente entre los Estados miembros y de contrarrestar su dependencia energética de países terceros; considera que la Unión Europea debe incrementar la cuota de energía renovable con el fin de reducir su dependencia de los combustibles fósiles; considera que debe intensificarse la I+D en este ámbito y que conviene favorecer distintas soluciones locales con objeto de utilizar mejor las fuentes de energía renovable disponibles;

36.  Señala que la Unión Europea sigue rezagada con respecto a la velocidad de las innovaciones en la economía estadounidense; subraya que la innovación puede garantizar una recuperación rápida de las economías europeas proporcionando una ventaja comparativa en los mercados globales; constata que, en periodos de contracción económica, es práctica común recortar el gasto en I+D, pero que este enfoque es erróneo, pues lo que debe hacerse es exactamente lo contrario; considera que una mayor inversión en I+D y educación es beneficiosa para la productividad y, por tanto, para el crecimiento; pide inversiones en investigación y ciencia con vistas a alcanzar el objetivo del 3 % del PIB; subraya que el presupuesto de la Unión Europea debe admitir una mayor proporción de gasto en investigación; considera que los Estados miembros deben aumentar o al menos mantener sus objetivos de inversión en I+D y apoyar al sector privado en sus inversiones en I+D por medio de medidas fiscales, garantías de préstamos y agrupaciones regionales y centros de excelencia, así como con todos los demás instrumentos que puedan contribuir a ese fin; considera que la formación de adultos y el aprendizaje permanente deben ser prioritarios en todos los niveles de las políticas, pues aumentan la productividad aportando al mismo tiempo las capacitaciones necesarias para acceder al mercado laboral y para mantener la empleabilidad en un ámbito laboral altamente competitivo;

37.  Pone de relieve que, desde principios del siglo XXI, las herramientas tecnológicas y de telecomunicaciones han liberado las fuerzas de la globalización a una escala inimaginable anteriormente, han "nivelado" los mercados de las comunicaciones y de trabajo y han contribuido a un período de innovación sin precedentes, haciendo que las economías sean más productivas y también conectando a los ciudadanos globales; opina, por consiguiente, que maximizando el poder y el impacto de la tecnología en la economía, y abriendo en mayor medida el mercado interior, en particular en los ámbitos de telecomunicaciones, energía, investigación y sector industrial, la Unión Europea puede salir fortalecida de las actuales turbulencias económicas, consolidar la calidad y la asequibilidad de sus servicios de salud, anticipar el desarrollo y el despliegue de un sistema energético respetuoso del clima, mejorar la educación en todos sus Estados miembros y mejorar las perspectivas de que la Unión Europea se convierta en líder mundial en materia de tecnología e innovación tecnológica adecuada; señala que una economía basada en el conocimiento requiere el desarrollo de servicios de calidad elevada y una estrategia de banda ancha capaz de acelerar la mejora y la ampliación de las redes; opina que la propuesta de la Comisión en el ámbito del Plan Europeo de Recuperación Económica, cuyo objetivo es alcanzar en 2010 la plena cobertura de la red de comunicaciones de banda ancha, es un avance necesario que permitirá a la Unión Europea mantener su competitividad;

38.  Pide que se dedique más atención al Libro Blanco de la Comisión, de 21 de noviembre de 2001, un nuevo impulso para la juventud europea (COM(2001)0681) y al Pacto Europeo para la Juventud del Consejo Europeo, adoptado el 22 y 23 de marzo de 2005, como instrumentos que contribuyen a los objetivos de la Estrategia de Lisboa; considera que la Comisión debe tener en cuenta e incorporar el impacto sobre la juventud y los resultados del diálogo estructurado con organizaciones juveniles en la preparación de propuestas legislativas, y que los Estados miembros deben centrarse en la juventud cuando apliquen los programas nacionales de reforma de Lisboa y tener en cuenta a la juventud en los ámbitos políticos pertinentes; considera que incrementar la movilidad de los estudiantes y la calidad de los diferentes sistemas de enseñanza deben ser una de las prioridades en el contexto de la redefinición de los objetivos principales del Proceso de Bolonia para después de 2010 y que debe actuarse en todos los ámbitos políticos; señala que varios aspectos de la movilidad rebasan el ámbito de la educación superior y afectan a los ámbitos de asuntos sociales, finanzas y política de inmigración y visados, con miras a desarrollar un auténtico espacio europeo de la educación superior;

39.  Considera que una "europeización" de la estructura de supervisión financiera, unas normas de competencia eficaces, una regulación adecuada y una mayor transparencia de los mercados financieros son fundamentales a medio plazo para evitar la repetición de la crisis actual; considera que un marco de supervisión integrado, completo (que cubra todos los sectores financieros) y coherente, basado en un enfoque equilibrado de regulación de la distribución transfronteriza de los riesgos financieros sobre la base de una legislación armonizada, permitiría reducir los costes de cumplimiento de la normativa en caso de actividades sometidas a varias jurisdicciones; pide a la Comisión que presente propuestas de revisión de la estructura de supervisión actual sobre la base de estos principios; pide a los Estados miembros, sin perjuicio de las medidas establecidas en presente apartado, que a medio plazo vuelvan a equilibrar la hacienda pública y pide, por consiguiente, a los Estados miembros que aclaren el modo en que piensan lograr este objetivo;

40.  Apoya la decisión de los miembros europeos del G20, adoptada en Berlín a finales de febrero de 2009, de emprender "acciones definitivas contra los paraísos fiscales y las jurisdicciones que se niegan a cooperar" acordando lo antes posible un instrumental de sanciones, decisión que deberá ser respaldada en la cumbre de Londres; recomienda que la Unión Europea adopte a su propio nivel el marco legislativo apropiado, con los incentivos adecuados para que los agentes del mercado se abstengan de negociar con dichas jurisdicciones; hace hincapié en que para abordar este asunto es indispensable la convergencia de los planteamientos a escala global;

41.  Pide a los Estados miembros y a la Unión Europea que modifiquen el presupuesto de la UE con vistas a permitir que recursos financieros no utilizados se utilicen para respaldar los objetivos políticos de la Unión Europea;

42.  Expresa su inquietud ante el incremento de las diferencias regionales por lo que se refiere a los efectos de la crisis financiera, reflejados, entre otros, en las diferencias cada vez mayores de la solvencia de los Estados miembros, lo que lleva a costes más elevados de los préstamos en el caso de aquellos con índices más bajos; pide el desarrollo de nuevos instrumentos financieros innovadores para atenuar estos efectos y atraer nuevo capital;

43.  Subraya que la crisis tiene consecuencias económicas y sociales sumamente desfavorables en gran número de los nuevos Estados miembros, frenando seriamente su convergencia con la UE-15; predice, además, efectos de propagación que afectarán al euro y a las economías de la zona del euro; pide por consiguiente, que se adopten medidas enérgicas de fomento de la solidaridad europea para proteger la zona del euro y fortalecer la coherencia interna de la Unión Europea, en particular, medidas más firmes de apoyo a las economías de la Europa central y oriental, mediante Fondos Estructurales y Fondos de Cohesión adaptados a dichos países, además de un apoyo especial del BEI en relación con nuevos instrumentos financieros innovadores; pone de relieve la importancia de la unidad europea en unos tiempos de crisis económica en los que el descenso de la actividad económica amenaza los valores comunes europeos y, en consecuencia, pide que la Comisión actúe con más atención y cuidado en relación con los nuevos Estados miembros;

44.  Observa que los instrumentos de financiación de la UE deben utilizarse en apoyo del gasto público; señala que, con el fin de contribuir a la recuperación económica de la Unión Europea, se ha de acelerar el porcentaje y la rapidez de ejecución de estos instrumentos de financiación; considera que la política de cohesión de la Unión Europea es un magnífico instrumento de solidaridad territorial, especialmente sus componentes transfronterizos; se declara muy satisfecho de la reciente "lisboetización" de la política de cohesión; considera que, mediante medidas para orientar los fondos regionales en mayor medida hacia el espíritu de empresa, la investigación, la innovación, el empleo y las nuevas capacitaciones, debería quedar disponible a nivel local un volumen considerable de fondos para aumentar el potencial de las empresas y ofrecer apoyo a las más vulnerables;

45.  Señala que los programas relativos a la Red Transeuropea de Transporte (RTE-T) y la Red Transeuropea de Energía (RTE-E) también deben aportar su contribución plena al Plan Europeo de Recuperación Económica y al logro de los objetivos de la Estrategia de Lisboa; considera que los esfuerzos de los coordinadores y la creación de la Agencia Ejecutiva de la Red Transeuropea de Transporte, junto con la normativa de aplicación para el aumento de la eficiencia de la comodalidad, han dado como resultado, en toda la Unión Europea, un número sustancial de proyectos de RET-T perfectamente acabados y aptos para impulsar el crecimiento sostenible y mejorar la movilidad;

46.  Señala el papel esencial del BEI con respecto al Plan Europeo de Recuperación Económica; acoge con satisfacción el aumento de capital para el BEI decidido por los Estados miembros a fin de que se concedan más préstamos a las PYME; insiste en que las PYME de todos los Estados miembros pueden acceder a los préstamos de forma transparente y equitativa; pide que siga fortaleciéndose el papel del BEI por lo que se refiere a instrumentos financieros nuevos e innovadores;

47.  Considera, en relación a la gobernanza económica, que la crisis económica actual requiere una intervención gubernamental firme, coordinada y oportuna de todos los Estados miembros y medidas reguladoras para reforzar los mercados financieros y restablecer la confianza; considera que las nuevas medidas legislativas deben basarse en los principios de transparencia y responsabilidad y que debe aplicarse un sistema de control efectivo para proteger los derechos de los consumidores; considera que la nueva regulación debe incluir requisitos que impidan el apalancamiento excesivo y que impongan unas mayores reservas de capital a las entidades bancarias; recuerda asimismo en este contexto los problemas actuales en relación con las normas de valoración y la evaluación del riesgo; considera que los controles deberán seguir el ritmo de las innovaciones financieras y que la Unión Europea necesita elevar el nivel de conocimientos especializados de sus organismos reguladores en este ámbito; considera que más regulación no es necesariamente lo mismo que mejor regulación; considera que los Estados miembros deben coordinar sus medidas de regulación; considera que se deben salvaguardar las normas de estabilización y la regulación de la supervisión financiera en la zona del euro;

48.  Recuerda que las agencias de calificación crediticia son en parte responsables de la crisis; acoge con satisfacción la petición del Consejo Europeo de que se acelere la propuesta de la Comisión, de 12 de noviembre de 2008, de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre las agencias de calificación crediticia (COM(2008)0704) destinada a reforzar las normas que regulan las agencias de calificación;

49.  Pide a la Comisión que presente una propuesta legislativa para eximir a las llamadas microempresas del ámbito de aplicación de la Cuarta Directiva 78/660/CEE del Consejo, de 25 de julio de 1978, basada en la letra g) del apartado 3 del artículo 54 del Tratado y relativa a las cuentas anuales de determinadas formas de sociedad(6) ;

50.  Considera que es muy urgente reforzar la regulación global del sector financiero, que debe ir mucho más allá del sector bancario tradicional, tomar medidas audaces para establecer normas vinculantes de supervisión prudencial, transparencia y buenas prácticas, y aplicar sanciones a todos los países y a todos los territorios que no cooperen; pide a la Comisión que presente propuestas adecuadas e insta al Consejo a que prepare el terreno político mediante negociaciones internacionales con el fin de permitir la adopción rápida de este enfoque; observa que la estabilidad financiera mundial es un asunto de interés público y que la responsabilidad de salvaguardarla corresponde a los líderes políticos;

51.  Urge al Consejo a que concluya antes de marzo de 2009 la revisión de la Directiva 2006/112/CE del Consejo, de 28 de noviembre de 2006, relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido(7) con el fin de permitir tipos reducidos de IVA sobre los servicios que precisan mucha mano de obra y otras medidas adecuadas para estimular la demanda interna; pide a los Estados miembros que emprendan acciones coordinadas y den prueba de solidaridad a este respecto permitiendo las opciones diferenciadas de reducción sectorial del IVA previstas por la Directiva sobre el IVA, que los Estados miembros pueden aplicar o no según sus propias prioridades; considera que debería estimularse la demanda interna mediante incentivos fiscales selectivos, y la economía;

52.  Acoge con gran satisfacción que la Comisión haya solicitado un grupo de alto nivel sobre desburocratización y pide que las propuestas acordadas por este grupo se lleven a la práctica cuanto antes; subraya que la Estrategia de Lisboa debe contemplar la reducción de la carga impuesta por la legislación a las empresas y, al mismo tiempo, fomentar la productividad y potenciar las tasas de crecimiento en todos los sectores; considera que la Unión Europea debe examinar alternativas a la legislación, dialogar con las partes interesadas sobre nueva legislación y centrarse en la relación entre los costes y los beneficios de la legislación;

Evaluación de la Estrategia de Lisboa, nuevas etapas y camino hacia adelante

53.  Acoge con satisfacción los progresos realizados en el marco de la Estrategia de Lisboa durante estos últimos años, pero constata que varias iniciativas legislativas importantes siguen pendientes y deberían adoptarse prioritariamente; destaca el desequilibrio de la situación desde el punto de vista de la calidad y la cantidad de las iniciativas adoptadas en el marco de las distintas directrices europeas; pide un enfoque más equilibrado en interés de un verdadero programa de reforma de la UE consistente en una combinación de medidas destinadas a prestar apoyos múltiples; apoya el refuerzo de la dimensión exterior del programa de reforma europeo para garantizar normas estrictas, un marco regulador adecuado y métodos de trabajo en colaboración con el fin de cooperar con otros agentes económicos internacionales y hacer frente a los retos mundiales; celebra, en este contexto, el trabajo emprendido por varias direcciones generales de la Comisión para desarrollar nuevos indicadores cualitativos; insta al Consejo a que pida a la Comisión que vele por el uso de estos indicadores en la próxima evaluación de los PNR y que los incluya en sus labores de seguimiento, para proporcionar así una imagen más completa y más fiel de los resultados de la Estrategia de Lisboa-Gotemburgo;

54.  Destaca que para obtener más resultados en el marco de la Estrategia de Lisboa se requiere una presión paralela eficaz por parte del Consejo en el marco de la vigilancia multilateral;

55.  Destaca que el método abierto de coordinación, en el que se basa la Estrategia de Lisboa desde hace nueve años, ha puesto de manifiesto sus limitaciones ante los nuevos retos internos y externos a los que se enfrenta la Unión Europea; insiste, por lo tanto, en que el proceso posterior a la Estrategia de Lisboa se base en una política más proactiva y más global, es decir, en la actualización de las políticas comunes existentes (comercial, mercado interior, unión económica y monetaria, etc. ) y en nuevas políticas exteriores comunes (energía, clima, desarrollo, migración, etc.);

56.  Lamenta que, a un año del vencimiento del calendario fijado para la Estrategia de Lisboa, no se hayan alcanzado algunos objetivos claramente definidos y que los progresos realizados en algunos ámbitos de este programa resulten insuficientes; considera que en los esfuerzos de los Estados miembros han faltado medidas para aproximarse a los objetivos de la Estrategia de Lisboa; considera que la Estrategia de Lisboa debe percibirse como una orientación importante para políticas destinadas a definir el futuro, orientadas a desarrollar una Unión Europea fuerte, competitiva y favorable al crecimiento; considera, pues, que los Estados miembros deben tomársela más en serio y no considerarla simplemente como un conjunto de objetivos distantes, sino como un plan de acción para el ulterior desarrollo de Europa;

57.  Propone que el curso de la reflexión relativa a un "programa de Lisboa Plus" que debería iniciarse en 2010 se base en la estructura general de la Estrategia de Lisboa (competitividad y transformación ecológica de las industrias europeas, más empleos y de mejor calidad, inclusión social, sostenibilidad), pero destaca la necesidad de presentar un enfoque más homogéneo y de apoyo mutuo, apto para reforzar de manera decisiva la gobernanza de la Estrategia de Lisboa; pide a la Comisión que presente antes de finales de 2009 una evaluación en profundidad de los nueve años de la Estrategia de Lisboa, de la realización por los Estados miembros de los objetivos de la Estrategia de Lisboa y de su compromiso con estos objetivos;

58.  Pide a la Comisión que analice la utilidad de una estrategia post-Lisboa con nuevos objetivos, y sobre todo que evalúe el grado de disposición de los Estados miembros para aplicar tal nuevo programa, así como su viabilidad; destaca la necesidad de recentrar las directrices integradas para el crecimiento y el empleo en el contexto de la contracción económica, y pide al Consejo que defina medidas a corto plazo para preservar la tasa de empleo de 2008, que invierta en la lucha contra el cambio climático y que garantice rentas suficientes, sobre todo por lo que se refiere a los grupos sociales más vulnerables; espera que la Comisión lance iniciativas y presente propuestas relativas a estos objetivos con tiempo para el próximo Consejo Europeo de primavera de 2010;

59.  Pone de relieve que la "lisboetización" del gasto público de todos los Estados miembros y del presupuesto de la UE debe llegar a ser una realidad, ya que generalizaría la propia Estrategia de Lisboa y potenciaría fuertemente la eficacia de la persecución de los objetivos de crecimiento y creación de empleo;

60.  Constata que los instrumentos que la Unión Europea necesita para alcanzar los objetivos de la Estrategia de Lisboa son básicamente la racionalización de todas las políticas implicadas, de todos los instrumentos financieros y fondos y del presupuesto de la UE, de modo que se dé lugar a una aceleración y profundización de los esfuerzos de crecimiento y creación de empleo; considera que, a corto plazo, se necesitan estímulos fiscales más fuertes para lograr una rápida recuperación de la crisis económica, siempre que se reorienten los gastos y los comportamientos particulares de acuerdo con los objetivos de la Estrategia de Lisboa-Gotemburgo y con el paquete de medidas sobre el clima y la energía; advierte, en este sentido, contra reducciones de impuestos indiscriminadas; considera que los incentivos fiscales deben orientarse a objetivos sociales y medioambientales; considera que podría recurrirse a reducciones de los niveles del IVA aplicable a servicios intensivos en mano de obra y a servicios prestados a nivel local; considera asimismo que puede ofrecerse financiación a iniciativas ecológicas en el sector de la energía, entre otros, así como en los sectores del automóvil y de la construcción, especialmente porque estos sectores están sufriendo el colapso de la demanda de sus productos; considera que se puede apoyar a los consumidores, por ejemplo en la compra de automóviles y viviendas más ecológicos, por medio de exenciones de impuestos;

61.  Lamenta que siga siendo escasa la visibilidad de la Estrategia de Lisboa en las políticas nacionales de numerosos Estados miembros; considera que la movilización de todos los protagonistas económicos es esencial para garantizar su aplicación efectiva; considera, en particular, que con una mayor participación de los interlocutores sociales, los Parlamentos nacionales, las autoridades regionales y locales y la sociedad civil mejorarán los resultados de la Estrategia de Lisboa y se potenciará el debate público sobre las reformas adecuadas; considera que es posible garantizar la movilización de todas las partes interesadas mediante la aplicación correcta del principio de gobernanza a varios niveles;

62.  Lamenta una vez más que el Parlamento, el Consejo y la Comisión, en consulta con el Comité Económico y Social Europeo y el Comité de las Regiones, aún no hayan acordado un plan claro y un código de conducta que garanticen una cooperación apropiada y la plena participación de todas las instituciones de la UE interesadas en el adecuado tratamiento ulterior del seguimiento de la Estrategia de Lisboa; pide, en este contexto, al Consejo y a la Comisión que presenten inmediatamente propuestas para una estrecha colaboración entre las instituciones pertinentes de la UE con miras a la inminente revisión de las directrices integradas y a la reflexión sobre el próximo programa de Lisboa II y su elaboración;

o
o   o

63.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros y de los países candidatos, al Comité de las Regiones y al Comité Económico y Social Europeo.

(1) DO C 282 E de 6.11.2008, p. 422.
(2) Textos Aprobados, P6_TA(2008)0058.
(3) Textos Aprobados, P6_TA(2008)0543.
(4) Textos Aprobados, P6_TA(2008)0057.
(5) DO L 200 de 8.8.2000, p. 35.
(6) DO L 222 de 14.8.1978, p. 11.
(7) DO L 347 de 11.12.2006, p. 1.

Última actualización: 2 de diciembre de 2009Aviso jurídico