Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2554(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

RC-B6-0115/2009

Debates :

PV 12/03/2009 - 13.1
CRE 12/03/2009 - 13.1

Votaciones :

PV 12/03/2009 - 14.1

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0143

Textos aprobados
PDF 80kWORD 41k
Jueves 12 de marzo de 2009 - Estrasburgo Edición definitiva
Guinea-Bissau
P6_TA(2009)0143B6-0115, 0116, 0117, 0119 y 0120/2009

Resolución del Parlamento Europeo, de 12 de marzo de 2009, sobre Guinea-Bissau

El Parlamento Europeo,

-   Vista la declaración de la Presidencia de la UE, de 2 de marzo de 2009, sobre los trágicos acontecimientos registrados en Guinea-Bissau,

-   Vistas las elecciones presidenciales de junio y julio de 2005 y las elecciones legislativas de 16 de noviembre de 2008 en Guinea-Bissau,

-   Vista la declaración del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de 3 de marzo de 2009, sobre la crisis política actual en Guinea-Bissau,

-   Vista la declaración de la Comisión de la Unión Africana de 2 de marzo de 2009,

-   Visto el artículo 115, apartado 5, de su Reglamento,

A.  Considerando que el 2 de marzo de 2009 el Presidente de Guinea-Bissau João Bernardo Vieira fue muerto a tiros por soldados rebeldes, varias horas después de que en un atentado con bomba perdiera la vida el Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, General Batista Tagmé Na Waié; considerando que estos asesinatos han eliminado a dos figuras muy poderosas y rivales que habían escapado en los últimos cuatro meses a varios intentos de asesinato,

B.  Considerando que los ataques no han sido considerados como un golpe de Estado, y que el Consejo de Seguridad y Paz de la Unión Africana no ha suspendido a Guinea-Bissau, al contrario de lo que hizo con los países vecinos Guinea y Mauritania después de los golpes de Estado del año pasado;

C.  Considerando que el recientemente elegido Presidente de la Asamblea Nacional Popular, Raimundo Pereira, prestó juramento como Presidente por un período limitado de tiempo en espera de las elecciones, tal como establece la Constitución; considerando que Raimundo Pereira ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que ayude a estabilizar el país,

D.  Considerando que décadas de inestabilidad política en Guinea-Bissau han llevado al país a una profunda crisis caracterizada por la falta de acceso al agua potable, a la salud y a la educación, con funcionarios que se enfrentan a atrasos salariales de meses en varios ministerios; considerando que el país forma parte de un reducido grupo de Estados que figuran en el programa de la Comisión de Consolidación de la Paz de las Naciones Unidas (ONU), que tiene como objetivo ayudar a países pobres a evitar caer de nuevo en la guerra o el caos; considerando que los asesinatos han llegado en un momento en que el compromiso internacional y de la Unión Europea estaba en auge, con el fin de hacer de Guinea-Bissau un Estado democrático y estable,

E.  Considerando que, desde junio de 2008, la Unión Europea ha estado proporcionando asesoramiento y asistencia en apoyo de la reforma del sector de la seguridad (SSR) de Guinea-Bissau a través de su misión de la Política europea de seguridad y defensa (PESD) "UE SSR Guinea-Bissau",

F.  Considerando que las elecciones legislativas de noviembre de 2008 fueron una prueba importante para Guinea-Bissau, cuya transición hacia un régimen democrático necesitaba un nuevo impulso; considerando que las elecciones fueron elogiadas tanto por los ciudadanos como por los observadores internacionales, en particular por la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea, y allanaron el camino para una mayor ayuda de las Naciones Unidas a los esfuerzos de consolidación de la paz del país; considerando que durante el período electoral las fuerzas armadas se mantuvieron fuera del proceso electoral y comprometidas a garantizar un entorno pacífico;

G.  Considerando que los asesinatos parecen estar relacionados con tensiones políticas provenientes de viejas rivalidades, divisiones étnicas e inestabilidad en los estamentos militares, así como con la creciente presencia de intereses del narcotráfico en el país, todo lo cual crea una situación de fondo sumamente compleja y peligrosa que socava constantemente la capacidad de recuperación del país;

H.  Considerando que Guinea-Bissau se enfrenta al problema del narcotráfico y sirve como principal punto de tránsito de la droga entre Sudamérica y Europa, y considerando que el tráfico de drogas constituye una grave amenaza para la estabilidad política del país,

I.  Considerando que la creciente presencia del tráfico de drogas en la región y a través de ella demuestra que éste se ha convertido en un gran peligro para el conjunto del África occidental y plantea ya también una gran amenaza para la Unión Europea, ya que afecta a las regiones vecinas,

1.  Condena enérgicamente los asesinatos del Presidente de Guinea-Bissau, João Bernardo Vieira, y del Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, General Tagme Na Waié;

2.  Expresa sus sinceras condolencias a las familias del difunto Presidente João Bernardo Vieira y del difunto General Tagmé Na Waié y al pueblo de Guinea-Bissau;

3.  Insta a las autoridades de Guinea-Bissau a que investiguen a fondo estos crímenes y lleven a los responsables ante la justicia, y pide a la comunidad internacional que ejerza toda la influencia necesaria y preste todo el apoyo que sea preciso para lograr ese objetivo; señala que todavía no se han aclarado los casos de los asesinatos de los Generales Ansumane Mané (2000) y Veríssimo Correia Seabra (2004) y que los asesinos no han sido localizados, acusados ni juzgados; subraya que la impunidad no es una respuesta;

4.  Acoge con satisfacción el compromiso del ejército de respetar la Constitución de Guinea-Bissau, e insta a un estricto respeto del orden constitucional del país;

5.  Insta a todas las partes a resolver sus controversias por medios pacíficos y políticos en el marco institucional de Guinea-Bissau y se opone a cualquier intento de cambiar el gobierno por medios inconstitucionales;

6.  Espera que las elecciones presidenciales se celebren dentro de 60 días, según lo establecido en la Constitución, y pide a los Estados miembros y a la comunidad internacional que garanticen que Guinea-Bissau recibirá la ayuda financiera y técnica que necesita para llevar a cabo elecciones dignas de crédito;

7.  Destaca que existe el peligro de que Guinea-Bissau siga siendo inestable e incapaz de hacer frente a la corrupción desenfrenada o cambiar su condición de país clave para el tránsito de droga en tanto sus instituciones sigan siendo estructuralmente débiles;

8.  Pide al Consejo, a la Comisión, a los Estados miembros, a las Naciones Unidas, a la Unión Africana, a la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), a la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) y a otros miembros de la comunidad internacional que vigilen la evolución en Guinea-Bissau, para ayudar a preservar su orden constitucional y continuar apoyando los esfuerzos de consolidación de la paz en el país;

9.  Pide que se inicien de inmediato conversaciones entre las diversas facciones políticas del país con vistas a elaborar un programa al que se comprometan todas las partes interesadas, que incluiría la aceleración de la reforma del sector de la seguridad, la revisión de la ley electoral, la reforma de la administración pública, medidas contra la corrupción, la estabilización macroeconómica y la consulta de la sociedad civil sobre la reconciliación nacional;

10.  Acoge con satisfacción la decisión adoptada el 3 de marzo de 2009 por la CEDEAO de enviar una delegación ministerial a Guinea-Bissau, integrada por Ministros de Nigeria, Burkina Faso, Cabo Verde, Gambia y Senegal, acompañada por el Presidente de la Comisión de la CEDEAO, y la decisión similar tomada el mismo día por la CPLP de enviar una misión política a Guinea-Bissau, encabezada por el Secretario de Estado para Asuntos Exteriores y Cooperación portugués, ambas con el objetivo de implicar a todos los interesados en un esfuerzo por restablecer la confianza entre los actores políticos, las fuerzas de seguridad y la sociedad civil y devolver el país a la normalidad constitucional;

11.  Llama la atención, con profunda preocupación, sobre la amenaza que representan para la consolidación de la paz en Guinea-Bissau y para la estabilidad de la región del África occidental el transbordo de drogas desde regiones tan distantes como Colombia y Afganistán y la trata de seres humanos, y pide a los organismos de las Naciones Unidas que desarrollen, con el apoyo adecuado de la CEDEAO, un plan de acción regional para hacer frente a este desafío;

12.  Pide a la Comisión de Consolidación de la Paz de las Naciones Unidas que ayude a que siga fluyendo la prometida ayuda (tanto financiera como técnica) de los donantes, en particular para las reformas administrativas y del sector de la seguridad y para la lucha contra el tráfico de drogas;

13.  Pide al Consejo y a la Comisión que sigan prestando asesoramiento y asistencia en apoyo de la reforma del sector de la seguridad en Guinea-Bissau a través de su misión de la PESD "UE SSR Guinea-Bissau" y que informe sobre los progresos ya realizados;

14.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos de los Estados miembros y a los Secretarios Generales de las Naciones Unidas y la CEDEAO, a las instituciones de la Unión Africana, a la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE, a la Secretaría de la CPLP así como al Gobierno y al Parlamento de Guinea-Bissau.

Última actualización: 1 de diciembre de 2009Aviso jurídico