Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2011/2806(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

RC-B7-0501/2011

Debates :

PV 15/09/2011 - 11.2
CRE 15/09/2011 - 11.2

Votaciones :

PV 15/09/2011 - 12.2

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0393

Textos aprobados
PDF 89kWORD 44k
Jueves 15 de septiembre de 2011 - Estrasburgo Edición definitiva
Sudán: situación en los estados de Kordofan del Sur y Nilo Azul
P7_TA(2011)0393B7-0501, 0502, 0503, 0504, 0506 y 0508/2011

Resolución del Parlamento Europeo, de 15 de septiembre de 2011, sobre Sudán: situación en el Kordofan Meridional y enfrentamientos en el Estado de Nilo Azul

El Parlamento Europeo ,

–  Vistas sus anteriores resoluciones sobre Sudán,

–  Visto el Acuerdo General de Paz firmado el 9 de enero de 2005,

–  Vista la Declaración de la Unión Africana de 31 de enero de 2011,

–  Vista la declaración de la UE y sus Estados miembros, de 9 de julio de 2011, sobre la independencia de la República de Sudán del Sur,

–  Vistas las declaraciones de la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton, el 6 de septiembre de 2011, sobre los enfrentamientos en el Estado de Nilo Azul, y de 26 de agosto de 2011, sobre la situación en el Kordofan Meridional,

–  Vistas las Conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores de 20 de junio de 2011,

–  Vista la declaración de la Comisaria Georgieva, de 26 de agosto de 2011, sobre el acceso a Kordofan Meridional con fines humanitarios,

–  Vista la declaración del Presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, de 21 de junio de 2011, sobre la situación en Abyei y Kordofan Meridional,

–  Vista la declaración de la Unión Africana, de 20 de agosto de 2011, relativa al Acuerdo entre el Gobierno de Sudán y el Gobierno de Sudán del Sur sobre la misión de apoyo al control de las fronteras,

–  Visto el informe preliminar de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, de agosto de 2011, relativo a las violaciones del Derecho internacional en materia de derechos humanos y del Derecho humanitario internacional en Kordofan Meridional entre el 5 y el 30 de junio de 2011,

–  Visto el Acuerdo marco sobre disposiciones políticas y de seguridad en los Estados de Nilo Azul y Kordofan, firmado el 28 de junio de 2011,

–  Vista la declaración, de 2 de septiembre de 2011, del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en la que insta a poner fin a los combates en los Estados de Kordofan Meridional y Nilo Azul,

–  Visto el artículo 122, apartado 5, de su Reglamento,

A.  Considerando que la situación en Kordofan Meridional sigue tensa, con enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas Sudanesas (FAS) y el Movimiento Popular de Liberación de Sudán-Norte (MPLS-Norte) y la renovación de los combates en el Estado de Nilo Azul;

B.  Considerando que el conflicto armado entre las Fuerzas Armadas Sudanesas y el Movimiento Popular de Liberación de Sudán en Kordofan Meridional ha provocado pérdidas de vidas humanas y el desplazamiento de miles de personas a los países vecinos;

C.  Considerando que, el 23 de agosto de 2011, el Presidente Al-Bashir anunció un alto el fuego unilateral de dos semanas en Kordofan Meridional, pero anunció también que no se autorizaría a ninguna organización extranjera a operar en la región;

D.  Considerando que, el 2 de septiembre de 2011, el Presidente Al-Bashir anunció la suspensión de la Constitución provisional en el Estado de Nilo Azul y declaró el estado de emergencia tras los sangrientos combates entre el ejército de Sudán y las fuerzas simpatizantes de Sudán del Sur en la región, que se añadieron al éxodo de miles de residentes;

E.  Considerando que los ataques perpetrados en Kordofan Meridional contra civiles incluyen ejecuciones sumarias y extrajudiciales selectivas, la mayoría contra partidarios del MPLS, detenciones y encarcelamientos arbitrarios (en los que se teme que los detenidos puedan haber sido objeto de actos de tortura y otros tratos inhumanos y degradantes), búsquedas casa por casa presumiblemente dirigidas a miembros del grupo étnico nuba, desapariciones forzosas, destrucción de iglesias y saqueos;

F.  Considerando que se estima que más de 200 000 personas se han desplazado o se han visto gravemente afectadas por los recientes combates; que 5 000 personas han entrado en Sudán del Sur (Estado de Unidad) huyendo del conflicto, y que este número puede aumentar significativamente durante los próximos meses, dado que continúan los combates en la región;

G.  Considerando que, pese al alto el fuego, las Fuerzas Armadas Sudanesas (FAS) bombardean indiscriminadamente zonas civiles en la región de las montañas Nuba de Kordofan Meridional e impiden que la ayuda llegue a las personas desplazadas;

H.  Considerando que las agencias humanitarias no han logrado obtener autorización para operar en Kordofan Meridional, ya que el conflicto estalló en junio y aún no se ha efectuado la evaluación de las necesidades, y que el Gobierno sudanés rechazó la petición de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas de permanecer en Kordofan Meridional, Nilo Azul y Abyei tras la independencia del Sur del país;

I.  Considerando que, según ciertas informaciones, las fuerzas de seguridad de Sudán del Sur han interferido en el trabajo de las organizaciones humanitarias, en particular requisando vehículos, agrediendo físicamente al personal humanitario y asaltando las sedes de organizaciones internacionales, incluidas las Naciones Unidas, a cuyos funcionarios se les ha denegado el acceso a numerosas partes de Kordofan Meridional, impidiéndoles investigar y llevar a cabo una misión de evaluación independiente sobre el terreno;

J.  Considerando que una gran parte de la población de la región sigue careciendo de alimentos, y que la situación se ha agravado por el conflicto, el alza de los precios de las materias primas y la hambruna en el Cuerno de África;

K.  Considerando que la Comisión ha asignado cien millones de euros en 2011, de los que once millones se han destinados a las zonas transitorias, pero que de la llamada internacional para Sudán del Sur solo se ha financiado un 37 %;

L.  Considerando que se han registrado escasos progresos sobre ciertos aspectos del Acuerdo General de Paz que permitan alcanzar un acuerdo sobre las negociaciones posteriores al referéndum en relación con cuestiones como la distribución de los ingresos procedentes del petróleo, la demarcación de las fronteras, la ciudadanía, el reparto de la deuda y los activos y los referéndums de Kordofan Meridional, Nilo Azul y Abyei;

M.  Considerando que la situación en Darfur sigue suscitando gran preocupación, y que la Misión de las Naciones Unidas en Darfur ha informado de acoso, secuestros y amenazas a la seguridad general;

1.  Lamenta las pérdidas de vidas humanas, las violaciones de derechos humanos y la falta de acceso con fines humanitarios a los Estados de Kordofan Meridional y Nilo Azul; condena firmemente la invasión de los Estados de Kordofan Meridional y Nilo Azul llevada a cabo por las FAS; insta a todas las partes a que pongan fin a los combates y busquen una solución pacífica basada en el Acuerdo de 28 de junio de 2011; pide, asimismo, que se levante el estado de emergencia en el Estado de Nilo Azul;

2.  Recuerda a todas las partes su obligación de respetar el Derecho humanitario internacional y el Derecho internacional en materia de derechos humanos; pide, en particular, que se ponga fin a las ejecuciones sumarias y extrajudiciales selectivas, las detenciones y encarcelamientos arbitrarios, los actos de tortura, las desapariciones forzosas y los saqueos; pide, asimismo, que se ponga fin a los bombardeos indiscriminados de Sudán, y destaca que los sospechosos de ser responsables de violaciones deberán responder de ellas mediante una investigación independiente de las Naciones Unidas;

3.  Acoge con satisfacción el acuerdo posibilitado por la Unión Africana, de 8 de septiembre de 2011, en el que ambas partes acordaron retirar sus fuerzas de la zona objeto de litigio de Abyei; pide a Sudán y a Sudán del Sur que acaten todas las disposiciones del Acuerdo General de Paz de 2005, con el fin de promover una paz duradera, respetar el derecho de los pueblos a la autodeterminación, respetar las fronteras definidas y, en última instancia, preparar el camino a la reconciliación entre ambos países; reitera los compromisos de la UE para implicar a Sudán y a Sudán del Sur en el fomento de la gobernanza democrática y el respeto de los derechos humanos de todo el pueblo sudanés;

4.  Pide a todas las partes que permitan a las agencias humanitarias acceder inmediatamente y sin reservas a todos los que necesiten ayuda, sin intimidación ni violencia; subraya con firmeza la obligación de proteger a la población civil y al personal humanitario; muestra su preocupación por que solo los órganos controlados por el gobierno y el personal humanitario local pueden prestar ayuda humanitaria, pese a que las existencias de los productos básicos se están agotando;

5.  Muestra su preocupación por los intentos del Gobierno de forzar a las personas desplazadas a regresar a zonas en las que sus vidas y su seguridad podrían estar en peligro; pide el respeto de los derechos de las personas desplazadas en su propio país;

6.  Pide a la Comisión, a los Estados miembros de la UE y a la comunidad internacional que cumplan sus compromisos de financiación para la región, en particular para abordar las graves carencias de ayuda alimentaria, refugios de urgencia y protección; pide que se conceda una atención particular a la situación de la seguridad alimentaria y que se adopten medidas en caso de que empeore la situación; opina que es posible que se necesite ayuda adicional para superar la inminente amenaza de una nueva crisis humanitaria a gran escala en la región;

7.  Pide a la comunidad internacional, al tiempo que destaca su apoyo a los esfuerzos del Grupo de Alto Nivel de la Unión Africana encargado de la aplicación de las recomendaciones para Sudán, presidido por Thabo Mbeki y con la participación de la Liga Árabe, así como a los esfuerzos del Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para Sudán, que facilite las negociaciones entre las partes del Acuerdo General de Paz;

8.  Muestra su profunda preocupación por las informaciones relativas a un aumento del uso de minas antipersonas en la región; recuerda su firme oposición al uso de minas y pide el fin inmediato de esta práctica;

9.  Pide a la Unión Africana que refuerce su cooperación con la CPI, a fin de promover la toma de conciencia de los derechos humanos y la defensa del respeto de los mismos en toda África; pide que se ponga fin a la impunidad para todos los crímenes perpetrados durante la guerra de Sudán, y confía en que el Presidente Al-Bashir sea próximamente juzgado en La Haya como parte del necesario restablecimiento de la justicia, el Estado de Derecho y la justicia para las víctimas;

10.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, al Consejo de Seguridad y al Secretario General de las Naciones Unidas, al Representante Especial de la UE para Sudán del Sur, al Gobierno de Sudán, al Gobierno de Sudán del Sur, a las instituciones de la Unión Africana y al Presidente del Grupo de Alto Nivel de la Unión Africana encargado de la aplicación de las recomendaciones para Sudán, a la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE y a los Gobiernos de los Estados miembros de la Unión Europea.

Última actualización: 13 de noviembre de 2012Aviso jurídico