Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2014/2875(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0097/2015

Textos presentados :

B8-0097/2015

Debates :

PV 09/02/2015 - 14
CRE 09/02/2015 - 14

Votaciones :

PV 11/02/2015 - 9.20

Textos aprobados :

P8_TA(2015)0034

Textos aprobados
PDF 142kWORD 62k
Miércoles 11 de febrero de 2015 - Estrasburgo Edición definitiva
Etiquetado del país de origen de la carne en los alimentos procesados
P8_TA(2015)0034B8-0097/2015

Resolución del Parlamento Europeo, de 11 de febrero de 2015, sobre el etiquetado del país de origen de la carne en los alimentos procesados (2014/2875(RSP))

El Parlamento Europeo,

–  Visto el Reglamento (UE) nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor y por el que se modifican los Reglamentos (CE) nº 1924/2006 y (CE) nº 1925/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, y por el que se derogan la Directiva 87/250/CEE de la Comisión, la Directiva 90/496/CEE del Consejo, la Directiva 1999/10/CE de la Comisión, la Directiva 2000/13/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, las Directivas 2002/67/CE y 2008/5/CE de la Comisión y el Reglamento (CE) nº 608/2004(1) de la Comisión (Reglamento relativo a la información alimentaria facilitada al consumidor), y, en particular, su artículo 26, apartados 6 y 7,

–  Visto el informe de la Comisión, de 17 de diciembre de 2013, sobre la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de la carne utilizada como ingrediente (COM(2013)0755), y el documento de trabajo conexo de la Comisión, de 17 de diciembre de 2013, sobre el etiquetado del origen de la carne utilizada como ingrediente: actitudes de los consumidores, viabilidad de los posibles escenarios y repercusiones (SWD(2013)0437),

–  Visto el Reglamento de Ejecución (UE) nº 1337/2013 de la Comisión, de 13 de diciembre de 2013, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento (UE) nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que se refiere a la indicación del país de origen o del lugar de procedencia para la carne fresca, refrigerada o congelada de porcino, ovino, caprino y aves de corral(2) ,

–  Vista su Resolución, de 6 de febrero de 2014, sobre el Reglamento de Ejecución de la Comisión, de 13 de diciembre de 2013, antes mencionado(3) ,

–  Vista su Resolución, de 14 de enero de 2014, sobre la crisis alimentaria, los fraudes en la cadena alimentaria y el control al respecto(4) ,

–  Vista la pregunta dirigida a la Comisión sobre el etiquetado del país de origen de la carne en los alimentos procesados (O-000091/2014 – B8-0101/2015),

–  Vista la propuesta de Resolución presentada por la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria,

–  Vistos el artículo 128, apartado 5, y el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.  Considerando que el artículo 26, apartado 6, del Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor dispone que la Comisión tenía que presentar al Parlamento Europeo y al Consejo, a más tardar el 13 de diciembre de 2013, un informe relativo a la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de la carne utilizada como ingrediente;

B.  Considerando que el artículo 26, apartado 7, del Reglamento antes mencionado dispone que el informe debe tener en cuenta, entre otros elementos, la necesidad de que el consumidor esté informado, la viabilidad de incluir la indicación obligatoria del país de origen o el lugar de procedencia y un análisis de los costes y los beneficios de la introducción de estas medidas; considerando que dicho artículo dispone, asimismo, que el informe puede ir acompañado de propuestas de modificación de las disposiciones pertinentes de la legislación de la UE;

C.  Considerando que, el 17 de diciembre de 2013, la Comisión publicó, de acuerdo con lo establecido, su informe sobre la indicación obligatoria del país de origen o el lugar de procedencia de la carne utilizada como ingrediente, y un documento de trabajo conexo sobre el etiquetado del origen de la carne utilizada como ingrediente: actitudes de los consumidores, viabilidad de los posibles escenarios y repercusiones;

D.  Considerando que se estima que entre un 30 y un 50 %, según el Estado miembro implicado, del volumen total de carne de matadero se procesa en ingredientes cárnicos para alimentos, principalmente en carne picada, preparados de carne y productos cárnicos;

E.  Considerando que la Comisión no ha formulado todavía ninguna propuesta legislativa de seguimiento, y que llega a la conclusión de que se tomarán otras medidas oportunas tras los debates en el Parlamento y el Consejo;

F.  Considerando que, según el informe de la Comisión antes citado sobre la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de la carne utilizada como ingrediente, los sistemas de trazabilidad existentes en la UE no son adecuados para proporcionar información de origen a lo largo de la cadena alimentaria;

G.  Considerando que el artículo 26, apartado 2, del Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor establece que la indicación del país de origen o el lugar de procedencia será obligatoria en los casos en que su omisión pudiera inducir a error al consumidor sobre el país de origen o el lugar de procedencia real del alimento, en particular si la información que acompaña al alimento o la etiqueta en su conjunto pudiera insinuar que el alimento tiene otro país de origen o lugar de procedencia;

H.  Considerando que la evaluación de impacto adjunta al Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor indicaba que el origen de la carne parece ser la principal preocupación de los consumidores en toda la Unión Europea(5) ;

I.  Considerando que, entre los diferentes grupos de alimentos incluidos en la encuesta de consumidores de 2013 del Consorcio para la Evaluación de la Cadena Alimentaria, los alimentos a base de carne obtuvieron la valoración más alta en lo que respecta al interés por el etiquetado del origen; que, al examinar más en detalle los diferentes tipos de productos elaborados a base de carne, los resultados de la encuesta indican que más del 90 % de las respuestas de los consumidores califican como importante que se etiquete el origen;

1.  Señala que la indicación del origen es obligatoria en la Unión para la carne de vacuno no procesada y los productos a base de carne de vacuno debido a la crisis de la encefalopatía espongiforme bovina (EEB)(6) , y que el 1 de enero de 2002 entraron en vigor las normas de la UE relativas al etiquetado de la carne de vacuno; observa que estos requisitos en materia de etiquetado ya abarcan el lugar de nacimiento, el lugar de cría y el lugar de sacrificio;

2.  Estima que los requisitos antes mencionados aplicables a la carne de vacuno no procesada y a los productos a base de carne de vacuno han generado una serie de expectativas entre los consumidores en lo que respecta a la información sobre el origen de los otros tipos de carne fresca que más se consumen en la UE y de la carne utilizada como ingrediente en alimentos procesados;

3.  Toma nota de que en el considerando 31 del Reglamento relativo a la información alimentaria facilitada al consumidor se destaca el hecho de que el origen de la carne es la principal preocupación de los consumidores y, en consecuencia, estos confían en ser informados adecuadamente sobre el país de origen de la carne; señala, asimismo, que el mismo considerando establece que los requisitos de etiquetado obligatorios deben tener en cuenta el principio de proporcionalidad, así como la carga administrativa para los operadores de las empresas alimentarias y las autoridades responsables de su aplicación;

4.  Subraya que el 90 % de las empresas en el sector cárnico son pymes; destaca la función especial que desempeñan las pymes en el crecimiento y la creación de empleo, su contribución a la competitividad de la economía europea y su compromiso con los alimentos seguros y de elevada calidad; considera fundamental el establecimiento de unas condiciones equitativas para los agentes del sector;

5.  Reitera su preocupación ante las posibles repercusiones del fraude alimentario en la seguridad alimentaria, la salud y la confianza de los consumidores, el funcionamiento de la cadena alimentaria y la estabilidad de los precios agrícolas, al tiempo que hace hincapié en la importancia de abordar el fraude alimentario de forma prioritaria y, de este modo, restablecer rápidamente la confianza de los consumidores europeos;

6.  Considera que el etiquetado del país o el lugar de origen de la carne y los productos cárnicos no impide por sí mismo el fraude, pero que un riguroso sistema de trazabilidad sí que contribuye a detectar posibles infracciones y a actuar contra ellas; observa que los escándalos ocurridos recientemente en el sector de la alimentación, incluida la sustitución fraudulenta de carne de vacuno por carne de caballo, han demostrado que los consumidores desean que se establezcan unas normas más estrictas en materia de información al consumidor y trazabilidad; señala que unas normas más estrictas en materia de trazabilidad también permitirían a las autoridades investigar con mayor eficacia los incidentes relacionados con el fraude alimentario;

7.  Destaca la importancia de considerar la carne de caballo en el contexto de la carne utilizada como ingrediente en los alimentos procesados, aparte del vacuno y la carne de porcino, ovino, caprino y aves de corral, puesto que representa una proporción considerable de la carne usada en los alimentos procesados;

8.  Resalta, por otra parte, que el propio informe de la Comisión reconoce que más del 90 % de los consumidores encuestados considera importante que el etiquetado de los productos alimenticios procesados incluya el origen de la carne(7) ; indica que es uno de los diversos factores que pueden influir en el comportamiento de los consumidores;

9.  Considera que el etiquetado del origen de la carne utilizada como ingrediente de los alimentos contribuirá a garantizar una mejor trazabilidad a lo largo de la cadena de suministro alimentario, unas relaciones más estables entre los proveedores y los procesadores de la carne y una mayor diligencia en la elección de los proveedores y los productos por parte de los operadores de las empresas alimentarias;

10.  Estima que el etiquetado de los alimentos debe tener en cuenta la transparencia de la información y su legibilidad por los consumidores y permitir, al mismo tiempo, la viabilidad económica de las empresas europeas en unas condiciones aceptables para el poder adquisitivo del consumidor;

11.  Señala que, por lo que se refiere al impacto en los precios, los resultados de la investigación llevada a cabo por una organización de consumidores francesa difieren mucho de los datos del informe de la Comisión en cuanto a los costes de la inclusión del país de origen en el etiquetado; recomienda que se siga examinando este asunto a fin de aclarar los posibles efectos en los precios, siempre que dicho examen se realice conjuntamente con las organizaciones de consumidores y no demore propuestas legislativas;

12.  Observa que el etiquetado del país de origen será obligatorio para la carne de porcino, ovino, caprino y aves de corral no procesada a partir de abril de 2015, y que esto debe tenerse en cuenta a la hora de evaluar los costes de proporcionar información sobre el origen de estos tipos de carne cuando se utilicen como un ingrediente;

13.  Indica que la actual información voluntaria sobre el origen puede proporcionar información engañosa a los consumidores;

14.  Pide a la Comisión que revise este tipo de sistemas voluntarios sobre el etiquetado del origen y proponga unas normas claras, coherentes, armonizadas y ejecutables para cuando los productores decidan aplicar el etiquetado voluntario del origen;

15.  Señala asimismo que, si bien un requisito de indicación de etiquetado «UE/no UE» representaría, tal como indica el informe de la Comisión, una alternativa de menor coste, las investigaciones llevadas a cabo por la Oficina Europea de Uniones de Consumidores (BEUC), que engloba a algunos Estados miembros, ha concluido que esta solución no sería aceptable para los consumidores(8) ;

16.  Considera que la Comisión debería seguir investigando las prácticas (ya bastante extendidas) de algunos minoristas y fabricantes europeos en materia de etiquetado del origen de la carne en los alimentos procesados y comunicar sus conclusiones;

17.  Reitera su llamamiento a la Comisión para que adopte todas las medidas necesarias para conseguir que la prevención y la lucha contra el fraude alimentario sean una parte integrante de las políticas de la UE, y que aborde las debilidades estructurales de la cadena alimentaria en su conjunto, en particular mediante el incremento y el fortalecimiento de los controles;

18.  Insta a la Comisión a que adopte un acto de ejecución en relación con la aplicación del artículo 26, apartado 3, del Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, en lo que respecta a la indicación del país de origen de los ingredientes primarios cuando este no sea el mismo que el del alimento;

19.  Exhorta a la Comisión a que plasme su informe en propuestas legislativas dirigidas a conferir un carácter obligatorio a la indicación del origen de la carne en los alimentos procesados, a fin de garantizar una mayor transparencia en toda la cadena alimentaria e informar mejor a los consumidores europeos, teniendo en cuenta sus evaluaciones de impacto y evitando que los costes y las cargas administrativas alcancen niveles excesivos;

20.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión y a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros.

(1) DO L 304 de 22.11.2011, p. 18.
(2) DO L 335 de 14.12.2013, p. 19.
(3) Textos Aprobados, P7_TA(2014)0096.
(4) Textos Aprobados, P7_TA(2014)0011.
(5) Véase el documento de trabajo de los servicios de la Comisión, de 30 de enero de 2008, adjunto a la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre la información alimentaria facilitada al consumidor – Informe de evaluación de impacto sobre aspectos del etiquetado de los alimentos en general (SEC(2008)0092).
(6) Reglamento (CE) nº 1760/2000 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de julio de 2000, que establece un sistema de identificación y registro de los animales de la especie bovina y relativo al etiquetado de la carne de vacuno y de los productos a base de carne de vacuno y por el que se deroga el Reglamento (CE) nº 820/97 del Consejo (DO L 204 de 11.8.2000, p. 1).
(7) COM(2013)0755, p. 7.
(8) http://www.beuc.org/publications/2013-00043-01-e.pdf

Última actualización: 8 de febrero de 2017Aviso jurídico