Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2012/2319(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0205/2013

Textos presentados :

A7-0205/2013

Debates :

PV 11/09/2013 - 13
CRE 11/09/2013 - 13

Votaciones :

PV 12/09/2013 - 13.14

Textos aprobados :

P7_TA(2013)0381

Textos aprobados
PDF 165kWORD 38k
Jueves 12 de septiembre de 2013 - Estrasburgo Edición definitiva
Estructuras militares de la UE: situación y perspectivas futuras
P7_TA(2013)0381A7-0205/2013

Resolución del Parlamento Europeo, de 12 de septiembre de 2013, sobre las estructuras militares de la UE: situación actual y perspectivas futuras (2012/2319(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Visto el Título V del Tratado de la Unión Europea (TUE),

–  Vistas las conclusiones del Consejo Europeo celebrado los días 13 y 14 de diciembre de 2012,

–  Vistas las Conclusiones del Consejo de 19 de noviembre de 2012 sobre el desarrollo de las capacidades militares,

–  Visto el Objetivo Principal para 2010 refrendado por el Consejo Europeo celebrado los días 17 y 18 de junio de 2004,

–   Vistas las cláusulas de defensa y solidaridad mutuas incluidas en el Tratado de Lisboa, que exigen de los Estados miembros que presten ayuda y asistencia cuando uno de ellos sea objeto de una catástrofe, un ataque terrorista o una agresión armada;

–  Vista la Estrategia Europea de Seguridad, adoptada por el Consejo Europeo el 12 de diciembre de 2003, así como el informe sobre la aplicación de la misma, refrendado por el Consejo Europeo de 11 y 12 de diciembre de 2008,

–  Vista la Decisión del Consejo 2011/871/PESC, de 19 de diciembre de 2011, por la que se crea un mecanismo para administrar la financiación de los costes comunes de las operaciones de la Unión Europea que tengan repercusiones en el ámbito militar o de la defensa (ATHENA)(1) ,

–  Vista la Decisión del Consejo 2011/411/PESC, de 12 de julio de 2011, por la que se determinan el estatuto, la sede y la forma de funcionamiento de la Agencia Europea de Defensa y por la que se deroga la Acción Común 2004/551/PESC(2) ,

–   Visto el debate de los ministros de Defensa reunidos en el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores del 23 de abril de 2013 sobre los trabajos preparatorios del Consejo Europeo de defensa en diciembre de 2013,

–  Vistas sus Resoluciones sobre la aplicación de la Política Común de Seguridad y Defensa, de 22 de noviembre de 2012(3) , sobre las cláusulas de defensa mutua y de solidaridad de la UE: dimensiones política y operativa, de 22 de noviembre de 2012(4) , sobre el Informe anual del Consejo al Parlamento Europeo sobre la política exterior y de seguridad común, de 12 de septiembre de 2012(5) , así como sobre el impacto de la crisis financiera en el sector de la defensa en los Estados miembros de la UE, de 14 de diciembre de 2011(6) ,

–  Visto el artículo 48 de su Reglamento,

–  Visto el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores (A7-0205/2013),

Consideraciones generales

1.  Señala con creciente insistencia la capacidad insuficiente de que dispone la UE para responder de manera oportuna y eficaz a las crisis internacionales, no obstante su compromiso prolongado con el mantenimiento de la paz, la protección de los derechos humanos, la prevención de conflictos y el refuerzo de la seguridad internacional, de conformidad con los principios de la Carta de las Naciones Unidas; subraya que responde al interés de la UE y de sus Estados miembros actuar de forma coherente como proveedores de seguridad, no solo dentro de Europa, sino también en el resto del mundo y, en especial, en su propia vecindad;

2.  Recuerda su firme adhesión a un planteamiento general de la gestión de crisis que integre un amplio espectro de recursos diplomáticos, económicos, de desarrollo y, en última instancia, militares, como puso de relieve, en particular, en sus resoluciones relativas a los informes anuales sobre la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC) y la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD); subraya que las estructuras y las capacidades militares forman parte integrante de este planteamiento general y que en ellas se basa la capacidad de la UE para responder a amenazas, conflictos y crisis, incluidas crisis humanitarias y catástrofes naturales, en caso de fallar todos los demás medios;

3.  Señala con pesar que las recientes operaciones militares en Libia y Mali han demostrado la falta de progresos hacia una auténtica política común de seguridad y defensa, y hace hincapié en la necesidad de una mayor coordinación y cooperación a escala europea, a fin de que la UE pueda ser considerada seriamente como un interlocutor eficaz y creíble en el escenario mundial;

4.  Recuerda que el Tratado encomienda a la UE la tarea de proceder a la definición progresiva de una política de defensa común de la Unión que podría conducir a una defensa común; recuerda, además, a los Estados miembros sus obligaciones en virtud de la cláusula de defensa mutua;

5.  Reitera su grave preocupación por los recortes reiterados y descoordinados de los presupuestos de defensa nacionales, que entorpecen los esfuerzos por remediar las deficiencias de capacidad y menoscaban la credibilidad de la PCSD; insta a los Estados miembros a que detengan e inviertan esta tendencia irresponsable, y a que intensifiquen los esfuerzos a escala nacional y de la UE para limitar sus consecuencias por medio de una mayor cooperación, la puesta en común y el uso compartido;

6.  Recuerda su Resolución sobre el impacto de la crisis financiera en el sector de la defensa en los Estados miembros de la UE, y reitera sus recomendaciones de contrarrestar los efectos negativos de la crisis en las capacidades militares a escala de la UE mediante una mejor coordinación de la planificación en materia de defensa, la puesta en común y el uso compartido de capacidades, apoyando la investigación y el desarrollo tecnológico en materia de defensa, desarrollando una base tecnológica e industrial de la defensa europea más integrada, sostenible, innovadora y competitiva, creando un mercado europeo de material de defensa y explorando nuevas formas de financiación a escala de la UE;

7.  Insta a los Estados miembros de la UE y a la Comisión a adoptar las medidas necesarias para facilitar la reestructuración y consolidación de las capacidades industriales de defensa a fin de reducir sobrecapacidades existentes que no sean sostenibles;

8.  Acoge con satisfacción el trabajo realizado por el Grupo de trabajo de la Comisión Europea sobre la industria y el mercado y la Comunicación de la Comisión, de 24 de julio de 2013, titulada «Hacia un sector de seguridad y defensa más competitivo y eficiente» (COM (2013)0542), y de defensa, y pide a la Comisión que elabore propuestas sobre la manera de utilizar, con la flexibilidad necesaria, instrumentos y políticas de la UE más generales en apoyo a los objetivos de defensa y seguridad, especialmente en ámbitos de carácter transversal como las tecnologías de doble uso;

9.  Subraya que las estructuras militares existentes en la UE deben continuar el proceso de transformación, en los niveles de la Unión, multinacional y nacional, con el fin de desarrollar unas fuerzas armadas modulares, interoperativas y de fácil despliegue adaptadas a operaciones multinacionales;

10.  Celebra el impulso renovado dado por el Consejo Europeo en diciembre de 2012 para aumentar la eficacia y eficiencia operativas de las operaciones de la PCSD, reforzar la cooperación europea a fin de aportar capacidades orientadas hacia el futuro y colmar las lagunas críticas, así como para fortalecer la industria europea de la defensa;

11.  Pide a la Vicepresidenta de la Comisión/ Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR) que, con vistas a la reunión del Consejo Europeo de diciembre de 2013, presente propuestas en las que se plasmen las recomendaciones de la presente Resolución y que incluyan opciones para avanzar en la cooperación europea en materia de seguridad y defensa entre los Estados miembros que así lo deseen, sobre la base de las disposiciones de los Tratados relativas a una cooperación estructurada permanente, en caso de que no sea posible acordar un programa de trabajo más ambicioso entre todos los Estados miembros;

12.  Decide elaborar, en el marco de su propia agenda para la próxima Convención Constitucional, propuestas para reforzar las disposiciones de los Tratados en lo relativo al desarrollo de la PCSD;

Mejora de la capacidad de la UE para planificar y efectuar operaciones militares

13.  Señala con pesar que diez años después de la primera operación militar autónoma dirigida por la UE, ésta no cuente aún con una capacidad militar permanente de planificación y ejecución, y lamenta el efecto inhibidor que esta situación tiene en la capacidad de la UE para responder a crisis graves; destaca que los acuerdos actuales, que requieren la activación ad hoc de un cuartel general nacional, constituyen un planteamiento puramente reactivo y no prevén recursos para la necesaria planificación anticipada;

14.  Opina que el Centro de Operaciones que se ha activado, aun encomiando su papel en la coordinación de las misiones en el Cuerno de África, representa un paso muy insuficiente para la creación de dicha capacidad permanente, debido a sus recursos limitados y sus funciones estrictamente relacionadas con el apoyo; lamenta que la iniciativa de los cinco países de «Weimar Plus» no haya dado resultados más significativos; pide a los Estados miembros que, como un primer paso, den su acuerdo para encargar al Centro de Operaciones la planificación operativa de misiones no ejecutivas, como las misiones de formación de la UE en Mali y Somalia;

15.  Solicita de nuevo la creación de un verdadero Cuartel General Operativo de la UE en el marco del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), en su caso, mediante una cooperación estructurada permanente; subraya que dicho cuartel debería ser una estructura civil y militar responsable de la planificación y ejecución tanto de misiones civiles como militares de la UE, con cadenas de mando civiles y militares separadas;

16.  Subraya que la creación de un Cuartel General Operativo de la UE incrementaría considerablemente la experiencia institucional de la UE en materia de gestión de crisis, contribuiría al desarrollo de una cultura estratégica común al trabajar con personal nacional en comisión de servicio, maximizaría los beneficios de la coordinación civil y militar, permitiría agrupar determinadas funciones, reduciría los costes a largo plazo y facilitaría la supervisión política por parte del Parlamento y del Consejo;

17.  Destaca la necesidad de una capacidad militar permanente de planificación y ejecución, teniendo en cuenta asimismo las obligaciones derivadas de la cláusula de defensa mutua y de la cláusula de solidaridad, y subraya la necesidad de garantizar un nivel adecuado de preparación y rapidez de respuesta en caso de activarse una de las dos cláusulas; pide a la VP/AR que proponga soluciones prácticas para incluir en esa cláusula de defensa mutua una definición de respuesta a escala de la UE;

Fomento de los grupos de combate («battlegroups») de la UE: el instrumento de reacción rápida y estabilización de la Unión

18.  Subraya la contribución de los grupos de combate de la UE a la transformación de las fuerzas armadas de los Estados miembros, fomentando su interoperabilidad militar y promoviendo la cooperación multinacional; lamenta que este planteamiento no haya demostrado aún su utilidad como instrumento de reacción rápida en operaciones, y que, si no se llevan a cabo modificaciones sustanciales, cualquier acuerdo sobre su despliegue parece improbable; considera que la situación en Mali es una oportunidad perdida para utilizar, por primera vez, los grupos de combate de la UE;

19.  Considera que, para incrementar la eficacia de los grupos de combate, es preciso prestar la debida atención a su composición, teniendo en cuenta que, en general, los Estados de la misma región comparten una percepción similar de las amenazas, lo que facilita la respuesta necesaria a las mismas;

20.  Opina que el mecanismo ATHENA revisado para la financiación de los costes comunes de las operaciones militares todavía no tiene suficientemente en cuenta las características específicas del concepto de grupos de combate; pide una ampliación significativa de los costes comunes para las operaciones de reacción rápida a fin de cubrir la totalidad de los gastos cuando se haga uso de los grupos de combate; considera que la aplicación del principio «los costes recaen en quien los origina» a los grupos de combate que permanecen en situación de alerta, con arreglo a un sistema voluntario y de rotación, es contraria al principio de un reparto equitativo de gastos;

21.  Pide a la VP/AR que presente propuestas destinadas a adaptar el mecanismo de ATHENA a las especificidades de los grupos de combate, si fuera necesario mediante una cooperación estructurada permanente, creada en paralelo con un Cuartel General Operativo permanente; insta a la VP/AR al mismo tiempo a que presente una propuesta sobre la creación y financiación de un fondo inicial destinado a los preparativos de operaciones militares de la UE, de conformidad con lo establecido por el Tratado;

22.  Toma nota de los esfuerzos en el Consejo y el SEAE por mejorar la flexibilidad y las posibilidades de hacer uso de los grupos de combate, que, no obstante, hasta la fecha han producido pocos resultados tangibles; señala que es necesario un elevado grado de interoperabilidad, no solo en el plano técnico, sino también en los niveles de procedimiento y de concepto, en particular para adaptar las reglas de enfrentamiento y la transferencia de autoridad y eliminar las restricciones nacionales;

23.  Pide al Consejo Europeo que explore vías para racionalizar el proceso político de toma de decisiones a escala nacional y de la UE con vistas a hacer realidad la reacción rápida; insiste en que se demuestre la voluntad política necesaria para abordar los retos; insta a la reflexión sobre posibles procedimientos simplificados para el despliegue de grupos de combate por periodos limitados de tiempo, siempre y cuando se cumplan unas condiciones previas claramente definidas y acordadas, tales como una solicitud específica por parte de las Naciones Unidas;

24.  Celebra el renovado compromiso de los Estados miembros con el ambicioso objetivo del concepto de grupos de combate y la promesa de prever contribuciones sobre la base de compromisos reiterados con regularidad, a fin de evitar en el futuro lagunas en el turno de servicio de los grupos de combate; alienta al desarrollo de los grupos de combate como forma de asociación a largo plazo que se mantenga al término del periodo de alerta, a fin de sacar el máximo beneficio, a efectos militares y económicos, de la adquisición conjunta de material y de servicios y de la puesta en común y el uso compartido; considera que un ejemplo concreto en este sentido es el contrato marco de servicios básicos de logística firmado por la Agencia Europea de Defensa (AED) para los grupos de combate de la UE en situación de alerta en el segundo semestre de 2012;

25.  Destaca que los gastos no vinculados a las operaciones militares, como la preparación y los costes de los grupos de combate en situación de alerta, podrían financiarse con cargo al presupuesto de la UE;

26.  Subraya que los grupos de combate constituyen un instrumento específico de dimensión y sostenibilidad limitadas adaptado a un determinado número de hipótesis y no pueden considerarse un instrumento universal de gestión de crisis; recuerda que la versión inicial del Objetivo Principal de Helsinki del año 1999, que el Consejo Europeo confirmó en 2008, establecía el objetivo de que la UE estuviese capacitada para desplegar a 60 000 efectivos en 60 días para una operación de gran envergadura; señala que este objetivo, si bien no se ha abandonado oficialmente, no se ha logrado verdaderamente debido a la persistencia de deficiencias de capacidad; señala que, más que establecer objetivos arbitrarios que podrían dañar la credibilidad de la UE, se requiere urgentemente realizar esfuerzos sostenidos para subsanar las deficiencias de capacidad y mejorar la generación de fuerzas y la proyección con vistas a las operaciones militares de la UE en general;

Creación de estructuras y capacidades para hacer frente a las principales deficiencias de capacidad

27.  Recuerda la misión y las tareas de la AED de conformidad con el artículo 42, apartado 3, y el artículo 45 del TUE, en particular su importante función en el desarrollo y la aplicación de una política de la UE en materia de capacidades y de armamento, mediante la armonización de las necesidades operativas, la propuesta de proyectos multilaterales, la coordinación de los programas de los Estados miembros, el refuerzo de la base tecnológica e industrial del sector de la defensa europea, así como la mejora de la eficacia del gasto militar; insta a los Estados miembros, a la vista de la gran importancia que la AED concede a la rentabilidad de los costes, a que doten a la agencia de financiación suficiente para explotar su pleno potencial, y reitera su petición a la VP/AR para que presente propuestas para financiar la dotación de personal de la Agencia y sus gastos de funcionamiento con cargo al presupuesto de la Unión;

28.  Lamenta la ausencia de compromisos firmes de los Estados miembros sobre capacidades y pide al Consejo que asegure la aplicación de los requisitos de evaluación correspondientes previstos en los artículos 42, apartado 3, y 45, apartado 1, del TUE; pide a la VP/AR que presente propuestas apropiadas al respecto; considera que debe informarse regularmente al Parlamento de los progresos que se realicen en la creación de las capacidades militares pertinentes para la aplicación de la PCSD;

29.  Anima a realizar más progresos en la aplicación del plan de desarrollo de capacidades de la AED, e insta, en el contexto de su revisión en 2013, a integrarlo mejor en las planificaciones de defensa nacionales, que requieren una mayor armonización; reitera su petición a los Estados miembros de que inicien un proceso institucionalizado para una mayor coordinación de la planificación en materia de defensa, tanto entre ellos como en el Comité Militar de la UE, basado en particular en el asesoramiento de la AED; hace hincapié en la necesidad general de incrementar la cooperación entre la AED y el Comité Militar de la UE/Estado Mayor Militar de la UE; espera que los Jefes de Estado o de Gobierno inicien una revisión de la defensa europea durante el Consejo Europeo sobre defensa de diciembre de 2013;

30.  Pide un planteamiento más estructurado para abordar las principales deficiencias de capacidad a escala europea, en particular, en los ámbitos de los habilitadores y los multiplicadores de fuerzas clave – como inteligencia, vigilancia y reconocimiento (IVR), transporte aéreo estratégico, helicópteros, apoyo médico, suministro de carburante aire-aire y municiones guiadas de precisión – en estrecha cooperación y plena complementariedad con la OTAN; celebra los resultados iniciales de las iniciativas de puesta en común y uso compartido gestionadas por la AED, pero hace hincapié en la necesidad de realizar más progresos en este y otros ámbitos; lamenta que, aunque las fuerzas armadas europeas han sufrido en reiteradas ocasiones la falta de tales habilitadores y multiplicadores de fuerzas tanto en el marco de la PCSD como en otras operaciones, ninguna de las deficiencias de capacidades identificadas ha podido subsanarse satisfactoriamente hasta la fecha;

31.  Pide que se evalúe la posibilidad de crear una almacén permanente de la PCSD (con funciones similares a las que tiene asignadas la Agencia de Apoyo de la OTAN) que proporcione apoyo multinacional integrado a las estructuras militares de la UE y a los Estados miembros, incluido el equipamiento esencial para todas las misiones, evitando complejos procedimientos de adjudicación;

32.  Destaca la necesidad de que la UE desarrolle capacidades y estrategias eficientes y proporcionadas que se requieren para hacer frente a las crecientes amenazas cibernéticas a su seguridad y sus intereses estratégicos; hace hincapié en la necesidad de cooperar con interlocutores privados para lograr resultados, de respetar plenamente las libertades digitales y el Derecho internacional, y de garantizar la suficiente supervisión democrática;

33.  Destaca el ejemplo del Mando Europeo del Transporte Aéreo, que ha demostrado su función y su valor añadido durante las operaciones, como un modelo particularmente útil de puesta en común y uso compartido, basado en la transferencia de determinadas competencias a una estructura común sin renunciar a su titularidad nacional; pide que el modelo de dicho mando se aplique también en otros ámbitos de apoyo operativo, y en particular, espera resultados de la labor de la AED sobre la posibilidad de crear un ala multinacional de helicópteros para hacer frente a otras deficiencias de capacidad importantes;

34.  Reitera su petición a los Estados miembros para que consideren la posibilidad de compartir la propiedad de determinadas capacidades de elevado coste, sobre todo espaciales, vehículos aéreos no tripulados o medios de transporte aéreo estratégicos; se felicita de la labor de la Comisión a la hora de explorar las opciones de desarrollo de las capacidades propias de la UE, aprovechando el potencial de sinergias entre las necesidades de defensa y de seguridad civil, por ejemplo en el ámbito de la protección civil o de la vigilancia de fronteras;

35.  Subraya la necesidad de crear un enfoque común en Europa con vistas a desarrollar un sistema aéreo teledirigido de gran autonomía para alturas medias (MALE RPAs) y anima a la Comisión y a los Estados miembros a desarrollar un enfoque innovador para alcanzar este ambicioso objetivo;

36.  Destaca la importancia decisiva de los satélites para las operaciones actuales, en particular, con respecto a las capacidades en los ámbitos de IVR, de comunicación y de navegación, y a la necesidad de optimizar el uso de recursos limitados siguiendo un enfoque común y sacando partido de todas las sinergias posibles entre los sectores civiles y militares a fin de evitar duplicaciones innecesarias; insta a este respecto a una mayor cooperación entre la Agencia Espacial Europea, la AED y la Comisión, e insiste en la necesidad de que la UE continúe financiando los programas Copérnico (GMES) y Galileo;

37.  Alienta a seguir avanzando en el programa MUSIS a fin de facilitar el uso compartido de las imágenes por satélite de la próxima generación de satélites de observación terrestre, y pide que la UE participe directamente en la financiación del programa, así como por la participación del Centro de Satélites de la UE, con el fin de asegurar un acceso a las imágenes adaptado a las necesidades de la UE y, en particular, de la PCSD;

38.  Celebra la adopción del código de conducta sobre puesta en común y uso compartido como un paso importante hacia una mayor cooperación en Europa, y destaca la necesidad de establecer una primera evaluación estratégica de su aplicación a finales de año; espera que el Consejo Europeo de diciembre de 2013 se convierta en un hito importante para impulsar políticamente la puesta en común y el uso compartido y establecer orientaciones claras para su aplicación; señala la necesidad de que la UE incremente sus acciones informativas a fin de impulsar el papel de la puesta en común y el uso compartido;

39.  Subraya la importancia de garantizar la seguridad de suministro del equipamiento que necesitan las fuerzas armadas de los Estados miembros para poder cumplir sus compromisos en las crisis internacionales; expresa su grave preocupación por la creciente dependencia de tecnologías y fuentes de suministro no europeas y sus consecuencias para la autonomía europea; destaca la importancia estratégica de la industria de defensa y pide a la AED y a la Comisión que progresen en sus trabajos dirigidos a establecer qué capacidades industriales esenciales se han de mantener o desarrollar en Europa y a reducir la dependencia europea en materia de suministros;

40.  Lamenta los recortes en los presupuestos nacionales para investigación en el ámbito de la defensa y el hecho de que ésta se halle fragmentada por países; destaca el potencial que tiene la UE de aportar un valor añadido sustancial a través del marco europeo de cooperación así como mayores sinergias entre la investigación en materia de defensa y de seguridad civil; hace hincapié, en particular, la necesidad de centrar las inversiones en tecnologías clave como la robótica, la nanoelectrónica y la microelectrónica, y de asegurar que los fondos de la UE destinados a estos sectores cubran también necesidades de defensa;

Aumento de la cohesión de las estructuras multinacionales permanentes de los Estados miembros de la UE

41.  Toma nota de la existencia en Europa de una serie de iniciativas de asociación bilaterales, regionales y multilaterales, cuyo objetivo es agrupar los recursos y fomentar la interoperabilidad y que pueden aportar su contribución a las operaciones de la UE, las Naciones Unidas, la OTAN o de coaliciones ad hoc; celebra las ventajas de la cooperación y apoya plenamente las razones de la puesta en común, pero apoya alguna forma de racionalización de las numerosas estructuras con una dimensión multinacional que se han desarrollado sin un plan general y coherente, así como una mejor coordinación entre ellas;

42.  Pide el fortalecimiento de los vínculos entre Eurocorps y el Estado Mayor Militar de la UE, e invita a más Estados miembros a adherirse a la estructura multinacional del Eurocorps, que podría convertirse en el núcleo de un elemento plenamente integrado de las fuerzas armadas europeas;

43.  Toma nota de la disolución de EUROFOR, a la vez que reconoce su contribución a las operaciones de la UE y al turno de servicios de los grupos de combate; toma nota de las contribuciones específicas de EUROMARFOR, EUROGENDFOR, la cooperación báltica en materia de defensa, la cooperación nórdica en materia de defensa, la fuerza anfibia británico-neerlandesa, la fuerza anfibia hispano-italiana, el cuerpo germano-holandés, la cooperación naval belgo-holandesa, las iniciativas anglo-francesas de crear una fuerza de expedición combinada conjunta, un grupo de ataque aeronaval integrado y otras estructuras permanentes existentes o emergentes a escala regional y bilateral;

44.  Reitera la necesidad de garantizar la coherencia general a escala de la UE y pide a los Estados miembros que coordinen sus iniciativas más estrechamente en el Comité Militar de la UE, sobre la base de las aportaciones de la AED;

Fortalecimiento de la dimensión europea en el ámbito de la educación, la formación y los ejercicios

45.  Reitera su pleno apoyo a las estructuras y los proyectos europeos en el ámbito de la educación y la formación, y subraya, en particular, la contribución de la Escuela Europea de Seguridad y Defensa (EESD) a la promoción de una cultura común de seguridad, así como su potencial para determinar y desarrollar proyectos de colaboración entre instituciones nacionales dirigidos a ahorrar costes; se felicita por la decisión del Consejo de 12 de abril de 2013 de reforzar la Escuela otorgándole capacidad jurídica y financiación procedente del presupuesto de la Unión; considera que ello podría constituir un modelo para el apoyo presupuestario de la UE a otras estructuras de la PSDC, como la AED y el Centro de Satélites de la UE; apoya, además, que se siga desarrollando la iniciativa europea de intercambio de jóvenes oficiales, inspirada en Erasmus, así como la participación de las entidades educativas y de formación europeas de oficiales militares en el programa Erasmus;

46.  Manifiesta su firme apoyo a las iniciativas de puesta en común y uso compartido en el ámbito de la educación y la formación, que permitirán realizar ahorros significativos, sin que ello afecte a la soberanía nacional en cuanto a la realización de despliegues operativos; destaca el éxito del Programa de instrucción táctica sobre helicópteros de la AED y celebra el inicio de ejercicios de transporte aéreo táctico por parte de esta Agencia, que podrían conducir a la creación de un programa de formación europeo permanente de transporte aéreo táctico; espera nuevos progresos en el desarrollo de un sistema común integrado de formación de futuros pilotos de combate; acoge positivamente el trabajo realizado por la AED en la promoción de medidas de formación común y compartida en los ámbitos de la defensa cibernética, la protección contra artefactos explosivos improvisados y las operaciones navales; destaca la necesidad de que la AED tenga en cuenta las necesidades de formación en los Estados miembros que poseen aeronaves producidas por empresas de fuera de la UE;

47.  Subraya la oportunidad de la formación y los ejercicios comunes que ofrecen los grupos de combate de la UE; anima a las naciones marco de los grupos de combate a abrir sus ejercicios a participantes adicionales, por ejemplo a habilitadores potenciales estratégicos u operativos, así como a organismos colaboradores como las Naciones Unidas;

48.  Señala la necesidad de evitar posibles solapamientos con la OTAN, por ejemplo en lo relativo a la formación sobre ciberseguridad;

Potenciación de los beneficios de la cooperación UE-OTAN

49.  Subraya que el fortalecimiento de las capacidades militares europeas mediante estructuras reforzadas de la UE beneficia igualmente a la OTAN y contribuye a un reparto más equitativo de la carga dentro de la Alianza; elogia la cooperación pragmática dirigida a evitar duplicaciones entre las iniciativas de puesta en común y uso compartido y de defensa inteligente, en particular, mediante la interacción entre la AED y el Mando Aliado de Transformación de la OTAN;

50.  Insta a una colaboración mucho más estrecha y regular a nivel político entre la VP/AR y el secretario general de la OTAN en la evaluación de riesgos, la gestión de recursos, la planificación política y la ejecución de las operaciones, tanto civiles como militares; subraya la necesidad de desarrollar los marcos de cooperación existentes en operaciones UE-OTAN, comenzando por el acuerdo Berlín Plus, cuya aplicación todavía se encuentra bloqueada por Turquía;

51.  Señala que las capacidades nacionales, tanto si han sido desarrolladas en el marco de la UE o de la OTAN, permanecen bajo autoridad nacional y, por consiguiente, pueden utilizarse para cualquier operación que se decida a nivel nacional;

52.  Subraya la importancia de las normas de la OTAN para la cooperación europea en materia de defensa y hace hincapié en la necesidad de desarrollar capacidades en la UE de modo que pueda garantizarse su plena interoperabilidad con la OTAN;

53.  Observa que la Fuerza de Respuesta de la OTAN y los grupos de combate de la UE son iniciativas complementarias que se refuerzan entre sí y requieren esfuerzos similares por parte de los Estados miembros, y pide que se aprovechen al máximo las sinergias entre ellas;

La PCSD ha de avanzar a un nuevo nivel

54.  Pide a los Estados miembros que den un paso cualitativo en la defensa europea con el refuerzo de las estructuras militares de la UE de acuerdo con la presente Resolución; alienta a los Estados miembros que lo deseen a actuar, en caso necesario, de conformidad con el artículo 42, apartado 6, y el artículo 46 del TUE, sobre la cooperación estructurada permanente, y con arreglo al artículo 44 del TUE; opina que estas formas de cooperación, en caso de iniciarse, deben estar basadas, sobre todo, en la voluntad de los Estados miembros participantes de asumir sus responsabilidades en la comunidad internacional y de preparar mejor a la Unión para las operaciones de gestión de crisis;

55.  Considera, por tanto, que la cooperación estructurada permanente debería incluir, en particular, los siguientes elementos destinados a aumentar la eficacia operativa:

   el establecimiento de un cuartel general operativo permanente de la UE,
   la financiación conjunta de las operaciones de reacción rápida en las que se utilicen los grupos de combate de la UE,
   el compromiso de contribuir al turno de servicio de los grupos de combate, con reglas de enfrentamiento acordadas y procedimientos decisorios racionalizados;

56.  Pone de relieve que los Estados miembros necesitan reforzar también sus compromisos con respecto a la creación de capacidades, en particular mediante la puesta en común y el intercambio, pero que es preciso mantener el máximo grado de flexibilidad y de integración a fin de sacar el mayor partido posible de las diferentes sinergias bilaterales, regionales o multilaterales; considera, no obstante, que un acuerdo en materia de cooperación estructurada permanente debe incluir por lo menos los compromisos siguientes:

   una coordinación estructurada de la planificación en materia de defensa
   una evaluación y una revisión conjuntas de la creación de capacidades
   un incremento de la financiación destinada a la AED;

57.  Destaca que el Tratado determina con claridad el establecimiento de una cooperación estructurada permanente en el marco de la Unión, y señala que la gran mayoría de las actividades desarrolladas en virtud de la misma podrían beneficiarse, por tanto, del acceso al presupuesto de la UE en las mismas condiciones que otras actividades de la UE, de conformidad con el artículo 41 del TUE;

58.  Considera que la cooperación estructurada permanente debe también facilitar una mayor coherencia entre las iniciativas europeas de colaboración, en un espíritu de integración y flexibilidad, reforzando los vínculos entre las diferentes cooperaciones puntuales que surgen dentro del marco reforzado de la PCSD;

o
o   o

59.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Presidente del Consejo Europeo, al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta y Alta Representante, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros, a la Asamblea Parlamentaria de la OTAN y al Secretario General de la OTAN.

(1) DO L 343 de 23.12.2011, p.35.
(2) DO L 183 de 13.7.2011, p.16.
(3) Textos Aprobados, P7_TA(2012)0455.
(4) DO C 168 E de 14.6.2013, p. 9.
(5) Textos Aprobados, P7_TA(2012)0334.
(6) Textos Aprobados, P7_TA(2011)0574.

Última actualización: 26 de enero de 2016Aviso jurídico