Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2005/0202(CNS)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0192/2006

Textos presentados :

A6-0192/2006

Debates :

PV 13/06/2006 - 17
CRE 13/06/2006 - 17

Votaciones :

PV 14/06/2006 - 4.3
CRE 14/06/2006 - 4.3
Explicaciones de voto
PV 06/09/2006 - 7.3
CRE 06/09/2006 - 7.3
PV 27/09/2006 - 5.1
CRE 27/09/2006 - 5.1
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2006)0258
P6_TA(2006)0370

Debates
Martes 13 de junio de 2006 - Estrasburgo Edición DO

17. Protección de datos personales (cooperación policial y judicial) (debate)
PV
MPphoto
 
 

  El Presidente. De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A6-0192/2006) de la señora Roure, en nombre de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior, sobre la propuesta de Decisión marco del Consejo relativa a la protección de datos personales tratados en el marco de la cooperación policial y judicial en materia penal [COM(2005)0475 C6-0436/2005 2005/0202(CNS)].

 
  
MPphoto
 
 

  Martine Roure (PSE), ponente. – (FR) Señor Presidente, la Unión Europea es famosa en el mundo por el alto nivel de protección de los derechos fundamentales, y en particular de los datos personales, que garantiza a sus ciudadanos. Este principio se recoge en el artículo 8 de la Carta de los Derechos Fundamentales.

En el contexto comunitario, dos directivas regulan el tratamiento correcto de dichos datos en relación con el mercado interior y, cuando un ciudadano realiza, por ejemplo, una compra en Internet, la empresa vendedora está obligada a pedirle autorización para utilizar sus datos con el fin de enviarle ofertas comerciales. El ciudadano está informado así del uso que se hace de los datos que le incumben y, fundamentalmente, puede reclamar la rectificación de los mismos.

Ahora bien, en el espacio europeo de protección de datos existe actualmente una grave deficiencia. No hay coordinación entre los 25 Estados miembros para la protección de los datos personales utilizados en el marco del trabajo policial o judicial. En un momento en que nos esforzamos por crear un espacio europeo de libertad, seguridad y justicia, dicha coordinación resulta absolutamente indispensable. En efecto, las policías de los Estados miembros necesitan trabajar en estrecha colaboración e intercambiar datos para luchar eficazmente contra la delincuencia organizada. Podemos reforzar su cooperación, pero debemos asegurarnos de que los datos relativos a los ciudadanos estén protegidos del mismo modo en toda Europa. Les recuerdo que el Parlamento Europeo viene pidiendo, desde hace muchos años, un instrumento para la protección de datos en el marco de la cooperación judicial y policial.

Por consiguiente, acogemos con agrado esta propuesta de la Comisión y el objeto de mi informe es reforzarla a fin de garantizar su coherencia con los instrumentos existentes de protección de datos pertenecientes al primer pilar. Deseamos asimismo que esta Decisión marco no se limite a los datos intercambiados entre Estados miembros, sino que garantice un nivel mínimo de protección de los datos dentro incluso de los Estados miembros. En efecto, si no fuera así, podríamos encontrarnos con dos sistemas diferentes de protección de datos en una misma investigación, lo cual no solo amenazaría la protección de los ciudadanos, sino que también complicaría el trabajo policial o judicial.

Hemos mejorado las garantías con respecto al uso de datos personales por parte de entidades privadas, así como en su transmisión a las mismas, cuando los procesen en relación con la administración pública. Queremos también garantías con respecto a la utilización de datos personales por parte de terceros países y su transmisión a los mismos. Les recuerdo que el Tribunal de Justicia ha anulado la decisión del Consejo sobre el Acuerdo entre la Comunidad Europea y los Estados Unidos relativo al tratamiento y la transferencia de datos de carácter personal, así como la decisión de adecuación de la Comisión relativa al nivel de protección pertinente de dichos datos, debido a la inadecuación de los fundamentos jurídicos, como saben.

El Comisario Frattini nos ha dicho que quiere presentar una nueva propuesta de acuerdo sobre la base del tercer pilar. Es necesario, por tanto, disponer de legislación en materia de protección de datos para el tercer pilar, y a este respecto valoro el apoyo de la Comisión.

Cuando se adoptó la Directiva de retención de datos en diciembre de 2005, el Consejo se comprometió moralmente ante el Parlamento Europeo –quiero recordarlo– a proceder a una adopción rápida, y respetando una forma de cooperación leal entre las instituciones europeas, del texto sobre la protección de los datos. Ahora bien, la adopción de este texto se ha retrasado mucho y hoy parece peligrar que se produzca en el curso de este año.

Deseamos, pues, que el Consejo se comprometa hoy con toda claridad, ante nosotros, en particular con respecto a los puntos que son cruciales para el Parlamento Europeo, y esperamos que nos presente un calendario de adopción de esta Decisión marco. Actualmente estoy muy decepcionada con el Consejo. Si el Consejo no lo hace, el Parlamento Europeo se sentiría traicionado y su confianza se vería seriamente quebrantada de cara al futuro, cosa que no deseamos.

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Vicepresidente de la Comisión. (EN) Señor Presidente, en primer lugar quiero agradecer a la señora Roure, la ponente de este informe importante y bien equilibrado.

Recuerdo que en el Programa de La Haya existe la clara obligación de garantizar el intercambio de información sobre el cumplimiento de la normativa al amparo del principio de disponibilidad con efecto a partir de enero de 2008. Al mismo tiempo, deben cumplirse con rigor las condiciones básicas en el ámbito de la protección de datos. Por tanto, la aprobación rápida de la decisión marco sobre la protección de datos en el tercer pilar es indispensable.

La política de seguridad, en particular la política antiterrorista, ha de respetar tanto la obligación del Estado de proteger a los ciudadanos frente a delitos graves, incluido el terrorismo, como los derechos fundamentales de los ciudadanos a su vida privada y familiar y a la protección de datos personales. Me parece que debemos garantizar la coherencia y la uniformidad en los principios de protección de datos en la Unión Europea, entre otras cosas entre el primer y el tercer pilar.

La sentencia del Tribunal Europeo sobre el acuerdo de los PNR, tal y como ha dicho con razón la señora Roure, demuestra la necesidad de un régimen de protección de datos coherente y completo de ámbito europeo, basado en principios claros y sustanciales en materia de protección de datos. En este contexto, en mi opinión, la decisión marco constituiría un importante paso adelante.

La Comisión ya ha propuesto que la decisión marco sobre protección de datos se aplique de aquí a finales de 2006, antes de la aplicación del principio de disponibilidad. Por ello, me sumo al Parlamento Europeo y a la señora Roure en la petición al Consejo de acelerar el acuerdo sobre la decisión marco, teniendo en cuenta plenamente la posición expresada por este Parlamento.

En lo tocante al alcance de la decisión marco, el número de capítulos aplicables a situaciones nacionales debe ser lo más elevado posible, como ya ha propuesto la Comisión. Creo que los Estados miembros han de acordar los principios de protección de datos comunes que la policía y las autoridades judiciales apliquen a todo tratamiento de datos personales con la finalidad de prevenir, investigar, detectar y procesar delitos penales, así como la base común de intercambio de datos personales respetando plenamente esos principios.

En cuanto al sistema Europol/Eurojust, la Comisión está de acuerdo en que en principio debería garantizarse un mayor aproximación y facilitación del régimen europeo de protección de datos tras la aprobación de la decisión marco, previa consulta con todos los organismos afectados. Es posible que deba examinarse más a fondo el calendario concreto.

Estoy abierto a especificaciones adicionales de salvaguardia de la protección de datos relativas a identificadores biométricos o datos de ADN y examinaré más de cerca las propuestas del Parlamento Europeo en este importante y delicado terreno.

Teniendo en cuenta la posición del Parlamento, reflexionaré sobre el procedimiento concreto de evaluar el nivel de protección de datos en un tercer país o un organismo internacional. Ahora bien, en el informe que van a aprobar ustedes, una solución que permitiría a la Comisión, previa consulta con el Consejo y el Parlamento, puede establecer que un tercer país o un organismo internacional garantice un nivel apropiado de protección a efectos de la decisión marco. Tal y como pueden ustedes adivinar, no estoy personalmente en contra de esta solución. Tendremos que trabajar estrechamente con el Consejo porque necesitamos unanimidad para que la solución definitiva proporcione en cualquier caso, primero un mecanismo que garantice la existencia de un nivel suficiente de protección cuando se cumplan las demás condiciones establecidas por la decisión marco; y, segundo, que se consulte antes al Parlamento y que se tenga debidamente en cuenta su opinión.

 
  
MPphoto
 
 

  Camiel Eurlings, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (NL) Señor Presidente, el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos da gran importancia a las garantías comunes para la protección de la intimidad en el ámbito de la Unión. Estas no solo nutrirán la confianza mutua entre los Estados miembros con respecto al intercambio de datos, sino que también favorecerán la persecución de delitos punibles y la disposición a intercambiar datos para dicha persecución. Está usted en lo cierto cuando señala la disponibilidad de datos, ya que es importante que podamos hacer avances reales en este sentido pensando en la seguridad pública. Antes de que podamos hacerlo hay que dar este paso para proteger la vida privada.

Retomando debates anteriores, en nombre mi Grupo quisiera felicitar efusivamente a la ponente, ya que la señora Roure ha elaborado un informe equilibrado y el modo realista y comedido en que ha conducido los debates con la Comisión ha puesto de manifiesto su pericia. Nos ha respaldado en todo momento en una serie de ámbitos. Gracias a ello, no hemos ido tan lejos como para querer prohibir el intercambio de datos con terceros países. Juntos hemos tomado la decisión correcta.

En segundo lugar, nos hemos negado –y seguiremos haciéndolo en el futuro– a seguir a aquellos que quieren que los servicios secretos se incluyan dentro de estas atribuciones. En tercer lugar, la ponente no ha presionado al Consejo para que se pusiese fin al debate de los informes sobre el Sistema de Información Financiera (FIS) y el Sistema de Información de Schengen de Segunda Generación (SIS II) hasta que se ha completado este informe.

Al hacerlo, la señora Roure ha hecho un gran trabajo. Este es un informe ecuánime que establece el equilibro adecuado entre la protección de la vida privada y la creación de oportunidades para la mejora del intercambio de datos. Esto se lo debemos a nuestros ciudadanos si realmente queremos que la Unión haga todo lo posible por salvaguardar nuestra seguridad. Gracias una vez más, señora Roure, por su cooperación.

 
  
MPphoto
 
 

  Proinsias de Rossa, en nombre del Grupo del PSE. – (EN) Señor Presidente, en el mundo actual es de un gran sentido común haber reforzado el intercambio de información y la cooperación entre nuestros servicios policiales y, de hecho, nuestras autoridades judiciales. En mi opinión no es posible luchar contra la delincuencia transnacional sin dicha cooperación, independientemente de que el delito venga impulsado por fuerzas antidemocráticas que utilizan el terror como arma política o por el autoenriquecimiento directo mediante el blanqueo de dinero, el tráfico de personas o el contrabando de drogas.

La cooperación ha de darse tanto en la Unión Europea como entre la Unión Europea y terceros países, pero no debería permitirse a menos que exista una protección rigurosa de los derechos humanos y de las libertades de los ciudadanos. Por este motivo apoyo aquí esta noche sinceramente la propuesta de mi colega, la señora Roure, y de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior.

Algunos de nuestros Estados miembros se resisten a la cooperación propuesta, no solo por motivos de derechos humanos, sino también por motivos puramente ideológicos de protección de la soberanía nacional. Esto al menos podría ser comprensible si fueran coherentes. No obstante, estos mismos Estados están muy dispuestos para aceptar garantías de `palabra de los Estados Unidos sobre su extraordinaria red de entregas, que traslada a sospechosos de país a país, dentro y fuera del territorio de la Unión Europea e incluso a terceros países donde sabemos que se utiliza la tortura. Esta práctica pisotea la soberanía de nuestros Estados miembros y los Estados Unidos incluso han admitido que no aceptan nuestras definiciones de tortura.

Nuestros Estados miembros deberían cooperar al mismo tiempo que insisten en la debida protección relativa al uso de información y de las personas sobre las que se intercambia información, tal y como se propone hacer en este informe.

No obstante, para ser coherentes, nuestros Estados miembros también han de insistir en la práctica en que los Estados Unidos respeten los derechos civiles y humanos de las personas que han transportado ilegalmente, y en que hagan caso de su petición de cerrar Guantánamo, dejando claro a los Estados Unidos que su enfoque potencia la amenaza del terrorismo y que es el mejor sargento de reclutamiento con que han contado los fundamentalistas de todas las creencias en muchos años.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Alvaro, en nombre del Grupo ALDE. – (DE) Señor Presidente, señor Vicepresidente, la señora Roure merece mi sincero agradecimiento por este informe, que ya ha recibido merecidos elogios de varios diputados. Desde mi punto de vista, todos los Grupos han colaborado para crear un documento realmente sobresaliente, sobre todo si se tiene en cuenta el hecho de que algunos habían estado trabajando por conseguir un informe como este y habían destacado constantemente su necesidad mucho antes de que yo fuese elegido a este Parlamento.

El principal motivo por el que este informe es mucho más urgentemente ahora que en el pasado tiene que ver con la era de la información en la que vivimos actualmente. Merece la pena tener en cuenta que el total de datos almacenados por las autoridades europeas asciende no a cientos de miles ni a millones, sino a miles de millones de unidades de datos que se refieren a la personalidad de cada individuo, ya que la información almacenada podría utilizarse con malas intenciones –que sin embargo no atribuyo a ningún Estado– para elaborar perfiles con el fin de averiguar qué están haciendo aquellos ciudadanos que no nos gustan. Este informe resulta todavía más necesario debido a la posibilidad de que este volumen de datos aumente todavía más.

Ya existen sistemas como el EURODAC y las API, pero todavía deben aplicarse, y se está desarrollando el sistema de información sobre visados. El SIS –Sistema de Información Schengen de Segunda Generación– está en funcionamiento y también lo estarán pronto, en el tercer pilar, el almacenamiento y la transferencia de información sobre pasajeros aéreos, por lo que estos miles de millones de unidades de datos aumentarán todavía más.

A esto hay que añadir la comunicación de la Comisión sobre la interoperabilidad y la sinergia y la mejora de la eficiencia de las bases de datos europeas, cuyo efecto en la práctica será la conexión de estas bases de datos entre sí, de forma que –una vez se hayan superado los problemas técnicos– el intercambio de datos será mucho más simple.

Sin embargo, el problema consiste en que las personas que desean proteger estos datos son tachadas a menudo de panda de chalados incapaces de equilibrar racionalmente los derechos fundamentales y el derecho a la seguridad. Por fortuna, en este caso esta Asamblea no ha dejado que se la presione en este sentido y se la obligue a oponerse a los derechos fundamentales en contra de la seguridad, ya que lo que realmente hace peligrar la seguridad pública es la merma de los derechos fundamentales.

Quisiera dar sinceramente las gracias a la señora Roure por ahorrarnos mucho trabajo a los liberales al incorporar un increíble número de enmiendas y propuestas que proceden de Peter Hustinx, Comisario Europeo de Protección de Datos, lo que significa que estamos totalmente de acuerdo.

Esta Asamblea tiene pocas espadas a mano, y creo que la señora Roure se ha dado cuenta de ello, pero la disposición a detener, si fuese necesario, el avance de SIS y VIS demuestra la importancia de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean Lambert, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (EN) Señor Presidente, al igual que otros oradores que me han precedido, quisiera dar las gracias a la señora Roure, en nombre de mi Grupo, por la labor que ha realizado con este informe y por las mejoras que consideramos que se han introducido en la propuesta inicial.

Asimismo acojo con agrado los comentarios que el Comisario ha hecho esta noche acerca de su firme promesa de concluir rápidamente el calendario para esta decisión marco. El Parlamento, al igual que la Comisión, estima que a medida que avancemos en el camino de la recopilación e intercambio de datos, será absolutamente indispensable adoptar medidas de protección. Si cada vez se podrá acceder a más datos sobre la base de este principio –en línea y transfronterizos–, necesitaremos normas claras al respecto; sobre todo para los organismos implicados –claridad respecto a lo que tienen en su poder y su uso–, pero también porque los ciudadanos deben poder confiar en que estos datos se utilicen de forma correcta. Quieren saber que estos datos estarán protegidos y no fácilmente disponibles para terceros. Por eso estamos de acuerdo en que es necesario una regulación estricta y sanciones penales en este terreno.

También tenemos claro –en parte por los recientes problemas surgidos con la transferencia de datos de pasajeros– que cuando entregamos datos a países terceros, necesitamos salvaguardias claras respecto al fin para el que se usarán y en qué circunstancias. Igualmente acogemos con agrado que sus datos se evaluarán asimismo a la luz de los derechos fundamentales. Me parece una tragedia que tengamos que pensar en esos términos hoy en día, pero lo hacemos. Quizá lo que observamos aquí es una nueva definición de país tercero «seguro», al menos por lo que se refiere a su información.

Los ciudadanos también quieren poder confiar en que los datos se utilicen correctamente para los fines para los que fueron recopilados, aunque consideramos totalmente correcto que las diferentes categorías de datos, por ejemplo, sobre sospechosos, condenados, testigos, víctimas, etc., sean objeto de un tratamiento diferenciado. Una vez más, de este modo se ofrece claridad y se facilita la comunicación.

Asimismo acogemos favorablemente la enmienda que establece que los datos relativos a personas no sospechosas solo deben emplearse para los fines para los que fueron recopilados. Esperamos que los Estados miembros apliquen internamente esta norma, pero sé de al menos uno en el que se conservaron datos sobre ADN cuando no debería haber sido así. Por eso acogemos con sumo agrado las salvaguardias complementarias sobre ADN y datos biométricos introducidas en el artículo 6.

Necesitamos datos en los que podamos confiar, lo que quizá no podamos garantizar en una Directiva marco; pero también necesitamos poder confiar en que los datos recogidos se utilicen correctamente y que se protejan los derechos, al mismo tiempo que detectemos las actividades delictivas con más eficacia.

 
  
MPphoto
 
 

  Hubert Pirker (PPE-DE).(DE) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, al debatir el informe Roure estamos debatiendo una nueva medida que favorece la mayor seguridad de nuestros ciudadanos a medida que se desarrolla el Programa de La Haya, para el que es necesaria la cooperación entre las autoridades policiales y judiciales. Esta cooperación no puede establecerse si no se intercambia la información relevante y se puede acceder a la misma, pero todo esto debe estar sometido a un control adecuado, y en este sentido la ponente merece nuestros elogios por haber conseguido el equilibrio necesario entre la protección de los datos personales y por lo tanto de la vida privada y la mejora de la cooperación entre las fuerzas policiales y las autoridades judiciales en interés de la seguridad pública, lo cual es absolutamente esencial.

No cabe duda de que este informe también ha creado las condiciones para la reflexión sobre cómo se puede lograr que la protección de datos sea más uniforme en todos nuestros Estados miembros.

En tercer lugar, también crea las condiciones conforme a las que pueden utilizarse conjuntamente bases de datos como el Sistema de Información Schengen y el Sistema de Información sobre Visados –que en el futuro existirá en un nuevo formato– y conforme a las que pueden establecerse conexiones cruzadas en beneficio de la seguridad.

Por lo tanto, este informe refrenda el principio de la interoperabilidad de las bases de datos, cosa que considero un gran salto decisivo desde el punto de vista de la futura política de seguridad de la Unión Europea. Sin embargo, este nuevo paquete de seguridad que estamos debatiendo hoy en el contexto del Programa de La Haya estará completo siempre y cuando hayamos adoptado los reglamentos sobre el Sistema de Información de Visados y sobre Schengen II.

 
  
MPphoto
 
 

  Sarah Ludford (ALDE).(EN) Señor Presidente, yo también quiero felicitar a la ponente, la señora Roure. Sin embargo, lamento la ausencia del Consejo esta noche, porque me temo que muchos estemos predicando a los conversos: es al Consejo a quien debemos convencer.

Quiero unir mi voz a quienes han destacado la naturaleza fundamental de esta medida. Esta es la razón por la que el Parlamento la reclama desde hace muchos años. Sin embargo, ahora, en la era de todas las bases de datos de la UE, como el Sistema de Información de Visados, el Sistema de Información de Schengen, Eurodac y toda la cuestión del acceso por parte de los órganos policiales y judiciales –la política de interoperabilidad– y, desde luego, la cuestión de la transferencia de datos a terceros países, incluido el acuerdo sobre datos de pasajeros aéreos, esta medida resulta más necesaria que nunca.

Creer que la protección de datos obstruye la labor de la policía y de las fuerzas de seguridad es un gran error; en realidad incrementa las perspectivas de cooperación al aumentar la confianza, incluida la del público. Por ello creo que el Parlamento hará todo lo posible por que se adopte esta medida.

En mi calidad de ponente sobre el Sistema de Información de Visados, considero que existe un triple paquete: el Reglamento basado en el primer pilar; la medida sobre el acceso al SIV por parte de la policía y los servicios de inteligencia, y esta Decisión marco sobre protección de datos. La medida basada en el primer pilar está sujeta al procedimiento de codecisión, de modo que lo que deseo decir al Consejo es que tenga en cuenta este hecho. Quiero que la decisión sobre el SIV se adopte lo antes posible, pero tenemos que establecer igualmente otros elementos.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Coelho (PPE-DE). (PT) Señor Frattini, Señorías, el Parlamento lleva tiempo buscando un nuevo marco legal para la protección de datos al amparo del tercer pilar, similar a las normas vigentes en la legislación comunitaria. Quisiéramos proporcionar el mismo nivel de protección, aunque teniendo en cuenta la naturaleza específica de la política y la labor jurídica.

Debemos reconocer que en la actualidad la protección es insuficiente. La reciente adopción de la directiva propuesta sobre la retención de datos fue acompañada de un claro llamamiento a la adopción de garantías suficientes como parte de esta decisión marco. Como ponente sobre tres medidas legislativas relativas a la creación del Sistema de Información de Schengen II, traté de introducir las enmiendas necesarias para garantizar la adopción de esta decisión marco. También remití una carta al señor Frattini, en la que solicitaba que la Comisión actualizase las normas sobre protección de datos en la Decisión SIS II por motivos de coherencia. Después de todo, es sumamente importante que las nuevas leyes se apliquen al SIS II y al VIS.

La resolución creada por la sentencia del Tribunal de Justicia de 30 de mayo, que anuló las decisiones relativas a la transferencia de datos PNR a los Estados Unidos, implicará decisiones del tercer pilar, tal como dijo el señor Frattini el pasado lunes.

Todo esto refuerza la idea de que es urgente y fundamental adoptar un instrumento legal que garantice la protección de datos personales fuera del primer pilar. Por lo tanto, la adopción de esta decisión marco es urgente y de suma importancia. Quisiera felicitar a la señora Roure por su informe. Respaldo las enmiendas presentadas por ella y aprobadas en la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior. Estas propuestas aclaran los principios y garantías que nos gustaría que se salvaguardasen. También respaldo la solicitud de la ponente de posponer la votación sobre la resolución final hasta la próxima sesión plenaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Barbara Kudrycka (PPE-DE). (PL) Señor Presidente, no cabe duda de que esta decisión marco es necesaria. Es necesaria para crear oportunidades de cooperación entre los sistemas judiciales de los Estados miembros. También es necesaria porque aumentará el ámbito de aplicación de la protección de datos personales, aumentando así los derechos de las personas privadas dentro del marco de la cooperación del tercer pilar.

Tras los ataques terroristas que sacudieron nuestro continente, somos conscientes de la importancia de esta cooperación efectiva. Lamentablemente, parece que todavía existe una falta de confianza mutua respecto a la cooperación entre los sistemas judiciales de los Estados miembros. Esto está justificado en muchos casos, ya que a menudo varía el nivel de protección de datos. Sin embargo, si queremos construir un espacio común de justicia, libertad y seguridad y conseguir el reconocimiento mutuo en el futuro desde el punto de vista de las sentencias judiciales, decisiones como la decisión marco de hoy son realmente necesarias.

La Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior ha presentado enmiendas a este proyecto que realmente lo mejorarán y contribuirán a hacerlo más preciso, además de estar en línea con lo que ya existe respecto a la protección de datos personales conforme al primer pilar. Sin embargo, no deberíamos olvidar dos cuestiones generales a la hora de debatir esta cuestión. Espero, y este es el primer problema, que la protección de datos personales regulada por esta decisión marco sea acorde con las medidas de protección de datos utilizadas a la hora de aplicar el principio de accesibilidad en el marco de cooperación regido por el tratado firmado en Prüm.

Por otra parte, espero que la adopción de este instrumento signifique que las instituciones de la Unión Europea ya no tendrán ningún motivo para posponer el trabajo sobre el paquete legislativo VIS y SIS, dado que la adopción de este interesa especialmente a los nuevos Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar el miércoles a las 12.30 horas.

 
Última actualización: 9 de agosto de 2006Aviso jurídico