Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2006/0166(COD)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

A6-0027/2007

Debates :

PV 12/03/2007 - 21
CRE 12/03/2007 - 21

Votaciones :

PV 13/03/2007 - 8.4
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2007)0061

Debates
Martes 13 de marzo de 2007 - Estrasburgo Edición DO

9. Explicaciones de voto
PV
  

- Informe Parish (A6-0038/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Lena Ek, Olle Schmidt y Lars Wohlin (PPE-DE), por escrito. – (SV) Las subvenciones de intereses destinadas a compensar los intereses que deben pagar los Estados miembros para la compra de productos agrícolas comunitarios son una de las numerosas desventajas que encierra la política agrícola de la UE, que debe ser objeto de una transformación radical. No obstante, en aras de la coherencia debemos aceptar cierta compensación de intereses en el caso de los nuevos Estados miembros a fin de evitar un desempleo masivo en las partes más pobres de Europa.

Este informe se refiere a la prórroga de un Reglamento que existe desde 2004 y que compensa a aquellos nuevos Estados miembros cuyo interés supera notablemente la media de la UE. El coste de una prórroga equivale a aproximadamente 10 millones de euros anuales. Se ha propuesto que los fondos necesarios se obtengan mediante recortes en otros títulos presupuestarios a fin de no incrementar el importe total del presupuesto. Asimismo, la Comisión considera que esta prórroga forma parte de un paquete en el que se propone igualmente la supresión de las subvenciones para el cultivo del maíz, medida que implicaría un ahorro considerable de aproximadamente 35 millones de euros en 2008 (con un ahorro total, según la Comisión, de 617,8 millones de euros durante el período 2008-2014).

A la larga, un voto en contra no solo podría tener un efecto negativo sobre los nuevos Estados miembros, sino que también pondría en peligro el ahorro que propone la Comisión, que suma algo más de 600 millones de euros. Por ello he decidido votar, a pesar de todo, a favor de este informe.

 
  
  

- Informe Lewandowski (A6-0056/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (ITS).(DE) Señor Presidente, aunque resulta muy díficil emitir una explicación de voto con todo este ruido, me gustaría decir que me he abstenido porque considero que este estado de cosas deja que desear. Es posible que Alemania y otros Estados miembros que siguen registrando un déficit se encuentren ahora en vías de recuperación, pero no considero que ello sea motivo de júbilo, menos aún en vista de que, al mismo tiempo que gozan de un sorprendente crecimiento económico, pretenden sacar aún más dinero de los bolsillos de los consumidores. Por eso me he abstenido en la votación.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Liberadzki (PSE), por escrito. (PL) He votado a favor de la adopción del informe sobre la opinión acerca del Reglamento por el que se deroga el Reglamento (CE) nº 2040/2000 relativo a la disciplina presupuestaria (COM(2006)0488- C6- 0277/2006- 2006/0151(CNS))

El señor Lewandowski ha presentado un buen informe. El Reglamento (CE) nº 2040/2000 del Consejo, de 26 de septiembre de 2000, quedó obsoleto con la aplicación del Reglamento (CE) nº 1290/2005 del Consejo y la aplicación del nuevo mecanismo de reserva del Fondo de Garantía de Crédito para el periodo 2007-2013.

La derogación de este Reglamento mejorará la calidad de la legislación comunitaria. Al suprimir disposiciones desfasadas mejorará de forma significativa la transparencia de nuestra legislación y facilitará su aplicación.

 
  
  

- Informe Klinz (A6-0027/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito.(PT) Esta propuesta de modificar las normas de procedimiento y los criterios de evaluación cautelar de las adquisiciones de empresas, contemplados en varias Directivas, pretende ante todo promover las fusiones y adquisiciones transfronterizas en el sector bancario y financiero. En otras palabras, pretende promover la concentración y centralización del capital a escala europea al mejorar la capacidad de penetración del capital extranjero y la integración de los mercados financieros. Así pues, la evaluación cautelar se considera un obstáculo para las fusiones y adquisiciones transfronterizas de acuerdo con una encuesta de la Comisión publicada en noviembre de 2005 sobre los obstáculos que se oponen a la consolidación financiera dentro del mercado interior.

La propuesta contempla, aparte de una máxima armonización, entre otros detalles técnicos, la reducción de los plazos para la evaluación cautelar por parte de las autoridades nacionales encargadas de la supervisión bancaria, de los actuales 65 días a tan solo 30. La propuesta de compromiso amplía el plazo propuesto por la Comisión, pero sigue aceptando una reducción del plazo vigente en la actualidad. Por lo tanto, hemos votado en contra.

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Skinner (PSE), por escrito. (EN) El acuerdo unánime entre los miembros de la comisión parlamentaria que han estudiado activamente este informe subraya las inquietudes de los accionistas. Las participaciones institucionales de los gestores de fondos que intentaron repatriar derechos a los propietarios de estas acciones fueron un factor crucial del éxito y el equilibrio de este informe. De forma similar, el nivel de las comunicaciones y la fijación de un calendario adecuado han renovado la conexión entre accionistas y consejos de administración, lo que permite formular preguntas sin un «efecto de molestia» que pudiera poner en peligro la gestión de las juntas de accionistas.

 
  
  

- Informe Howitt (A6-0471/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (ITS).(DE) Señor Presidente, me gustaría explicar por qué he votado en contra del informe Howitt. Lo que se está intentando es obligar a las personas, en aras de la Responsabilidad Social de las Empresas, a hacer lo que las pequeñas y medianas empresas siempre han hecho, ya que la responsabilidad social es una de las principales características de este tipo de empresas y un rasgo permanente de su cultura empresarial. La equivocada política de subvenciones de la Unión Europea, sin embargo, ha apoyado durante años a las grandes empresas y sociedades anónimas para las cuales los trabajadores no son más que un elemento intercambiable, y que lenta pero infaliblemente han expulsado del mercado a las pequeñas y medianas empresas. Por esta razón he votado en contra de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Philip Bushill-Matthews (PPE-DE), por escrito. (EN) La Delegación de los conservadores británicos votó en contra del informe Howitt en la comisión parlamentaria, al igual que el PPE-DE, debido a su tenor opresivo y reglamentario. El ponente del Partido Laborista británico pedía nuevas medidas legislativas comunitarias, en lugar de invitar a las empresas a que adoptaran este concepto por sí mismas.

Gracias a mis enmiendas presentadas en el Pleno, este informe ha quedado totalmente transformado, pues se ha aprobado el carácter voluntario que proponía la Comisión. El Parlamento ha aceptado que la UE social no necesita automáticamente una mayor reglamentación comunitaria.

Una vez más, han sido los conservadores británicos los que han mostrado el rumbo a seguir.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito.(PT) La tendencia que se observa actualmente en la mayoría de los Estados miembros de la UE, consistente en el incremento de los empleos precarios y mal pagados y en la explotación de los trabajadores migrantes, tanto de fuera de la Unión Europea como de la propia Comunidad –como ha venido sucediendo con los trabajadores portugueses en los Países Bajos y España, por ejemplo, y ahora en el Reino Unido– viene a demostrar que las empresas cada vez asumen menos responsabilidad social.

Además, las incontables deslocalizaciones de empresas multinacionales, incluso cuando tienen altos niveles de productividad, tan solo porque desean obtener cada vez más beneficios, manifestando así una total insensibilidad ante las miles de personas que dejan en el paro, demuestran que la mayoría de las grandes empresas no practican ningún tipo de responsabilidad social.

Resulta sintomático que las propuestas que presentamos en el Pleno fueran rechazadas, pues ponen de relieve la incongruencia entre los objetivos que se atribuyen a la responsabilidad social de las empresas y las políticas de empleo que avanza la Comisión, en particular la «flexiguridad», que está destinada a liberalizar los despidos injustos, a apoyar la proliferación de los trabajos precarios y a devaluar los convenios colectivos y el empleo con derechos.

Por consiguiente, y a pesar de las propuestas positivas que recoge el informe, probablemente muy poco cambiará en la práctica hasta que exista la voluntad política de cambiar y revisar como es debido la legislación laboral y las normas de la Organización Internacional del Trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (ITS), por escrito. (FR) Veo tres contradicciones fundamentales en este informe sobre la responsabilidad social de las empresas. La primera es pretender que dicha responsabilidad se establece sobre una base volunta y al mismo tiempo exigir la creación de marcos, normas, definiciones, controles e incentivos tan diversos y vinculantes que ponen en entredicho el carácter voluntario de este planteamiento.

La segunda es pretender alentar la responsabilidad social de las empresas cuando todas las políticas de la Unión Europea, y en particular la política de competencia, favorecen por el contrario las deslocalizaciones y la búsqueda del menor coste fiscal, social, ambiental y laboral, incluso dentro de la UE.

La tercera es querer que las empresas europeas actúen de un modo socialmente responsable sin cuestionar realmente el comercio internacional excesivo y proseguir la apertura de nuestros mercados a las importaciones procedentes de países que practican el dumping en todas sus formas, el trabajo forzado, el trabajo infantil o el trabajo de presos políticos.

Hay en ello cierta hipocresía. Aunque lo nieguen, ustedes hacen que las empresas carguen con la responsabilidad y que sufran las consecuencias de sus políticas, sus fracasos, sus impotencias y sus derrotas.

 
  
MPphoto
 
 

  Carl Lang (ITS), por escrito. – (FR) La responsabilidad social de las empresas es un batiburrillo que, a pesar de la imaginación de los europeístas as ultranza, no tiene nada de original. Este artilugio no vinculante surgió en los Estados Unidos en los años cincuenta. En Francia, el concepto de «empresa socialmente responsable» hizo su aparición en particular en la época del informe Sudreau en 1975. Y, en 1982, se impusieron objetivos sociales a las empresas del sector público competitivo para deslumbrar a la población y a los ejecutivos del socialismo triunfante.

Veinticinco años después, la RSE está destinada simplemente a humanizar y regular la globalización. Estos votos piadosos en tiempos de desempleo y precariedad social sobre un fondo de inestabilidad internacional hacen aparecer la RSE como un gran camelo. Está claro que tenemos que dejar de perder tiempo y dinero en consideraciones que solo persiguen transmitir amables mensajes vacíos cuando vamos a rastras del mundo.

Seamos responsables, ante todo, de nosotros mismos. Respetémonos aplicando un sistema paneuropeo de preferencia y protección comunitaria a favor de las personas, la producción y las empresas. Incrementemos, por ejemplo, los derechos de aduanas sobre las importaciones de productos de terceros países que no hayan sido fabricados con arreglo a unas normas sociales europeas mínimas.

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Queiró (PPE-DE), por escrito. – (PT) En un mercado perfecto, tanto los resultados económicos como el impacto social y ambiental de las empresas se tendrían en cuenta para determinar su valor y su imagen pública. En un mercado perfecto, los consumidores elegirían los productos que sean mejores directamente para ellos e indirectamente para sus otros intereses.

Desde luego, dicho mercado no existe. Por ello, quienes mantienen constantemente una línea intervencionista pedirán una mayor regulación y más legislación. Esa no es la vía que propongo. A pesar de que reconozco que el mercado no es ni nunca será perfecto, prefiero los mecanismos de mercado y las soluciones que emplean dichos mecanismos. Así pues, las medidas que promueven y difunden las buenas prácticas y, sobre todo, aquellas que fomentan una cultura exigente entre los consumidores, son a mi juicio preferibles.

Esto nos lleva a la cuestión de la competitividad. No estoy convencido de que los beneficios o simplemente la viabilidad económica deban ir siempre en contra del medio ambiente, el empleo y la responsabilidad social. Los beneficios no son un mal, sino algo bueno, siempre que se obtengan de conformidad con las normas, en particular las creadas dentro del mercado a resultas de una mayor presión de los consumidores. Esas son las reglas que debemos aplicar.

 
  
MPphoto
 
 

  Bart Staes (Verts/ALE), por escrito. (NL) Nadie da por sentado, como debería ser, que las empresas deban ejercer una responsabilidad social. Las empresas que se consideran socialmente responsables deben reducir al mínimo los efectos sociales y ambientales negativos de sus actividades, pues se lo deben a la sociedad. En vista de que tantas iniciativas se reclaman «socialmente responsables», los consumidores no pueden ver el bosque a causa de los árboles y cualquier inspección se convierte en una tarea imposible para los profanos en la materia. Además, los efectos del libre mercado y el carácter destructivo de la búsqueda constante de los precios más bajos se están convirtiendo en una cuestión de dominio público. Se requieren normativas en este ámbito a fin de respaldar a los consumidores y reforzar la estructura en que se apoyan las pocas empresas tradicionales. Europa puede desempeñar un papel de vanguardia en el frente de la responsabilidad social si desarrolla políticas que establezcan y hagan cumplir las normas, garantizando al mismo tiempo la igualdad de condiciones.

Esto es precisamente lo que hace el informe del señor Howitt sobre la «responsabilidad social de las empresas: una nueva asociación». Aboga, entre otras cosas, por informes obligatorios, una responsabilidad en cadena y más transparencia por lo que se refiere a los grupos de presión. Asimismo presenta argumentos a favor de dar un mayor valor a los efectos sociales y ambientales en las licitaciones públicas. Puesto que el informe opta claramente por la sostenibilidad, lo apoyo sin reservas.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (PSE), por escrito. (EN) Me complace el informe de propia iniciativa del ponente. Es necesario apoyar la idea de una norma europea en materia de etiquetado de productos que reconozca los derechos humanos y los derechos de los trabajadores. En el mundo actual hay demasiadas personas, muchas de ellas menores, que viven en condiciones de esclavitud moderna. Ahora que el 25 de marzo se cumple el bicentenario de la abolición de la esclavitud, debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para luchar contra la esclavitud moderna. Y la responsabilidad social de las empresas nos ayuda en esta lucha.

 
  
MPphoto
 
 

  Thomas Ulmer (PPE-DE), por escrito. (DE) La razón por la que he votado en contra del informe Howitt es que la característica más fundamental de la responsabilidad social de las empresas es su carácter voluntario y no el dirigismo. Los informes obligatorios en materia social y ambiental van en contra de la Estrategia de Lisboa y en contra de la reducción de la burocracia hasta tal punto que me veo en la imposibilidad de apoyarlos. Dicho dirigismo es una desventaja y un peligro sobre todo para las pequeñas y medianas empresas, que eran y siguen siendo la columna vertebral de la economía alemana. Precisamente debido a la preocupación que me causa este planteamiento rechazo este informe de plano.

 
  
  

- Informe Sartori (A6-0033/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Agnes Schierhuber (PPE-DE).(DE) Señor Presidente, junto con la delegación del Partido Popular de Austria he votado a favor del informe Sartori, ya que consideramos –y resulta triste y lamentable que esta opinión no se haya expresado todavía– que las mujeres no están en mejores condiciones que antes para llevar una vida en la que se combine el trabajo, la carrera profesional y el cuidado de los hijos, es decir, una vida en la que puedan determinar en todas las circunstancias lo que desean hacer. Estamos a favor de que se conceda a la mujer, de una vez por todas, la libertad de elegir, y de que los responsables políticos creen las condiciones en las que las mujeres puedan hacerlo, en particular por lo que respecta a la educación, la formación profesional y la igualdad salarial por un trabajo igual.

 
  
MPphoto
 
 

  Frank Vanhecke (ITS). – (NL) Señor Presidente, en aras de la claridad quisiera decir que mi voto en contra del informe Sartori no debe considerarse un rechazo de la igualdad de género. Este es un principio que apoyo plenamente y que considero un logro importante de nuestra civilización europea.

Se trata de un principio que es cada vez más cuestionado en nuestra sociedad debido a la movilización del islam en Europa, y esta movilización del islam y sus efectos sobre nuestros valores y nuestra civilización son algo sobre lo que pueden decirse muchas cosas. Desgraciadamente, el informe no menciona en absoluto este tema.

A lo que me opongo –y de ahí mi voto en contra del informe– es a las cuotas y paridades obligatorias en todo tipo de instituciones y en el mundo de la política. De hecho, considero que estas cuotas obligatorias para las mujeres son un insulto y creo que las mujeres no necesitan una discriminación positiva para exigir el legítimo lugar que les corresponde en la sociedad, de la forma que lo deseen y cuando lo deseen.

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Castex (PSE), por escrito. – (FR) He votado a favor del informe Sartori sobre el Plan de trabajo para la igualdad entre las mujeres y los hombres 2006-2010.

Aunque la igualdad de género es un valor proclamado por la Unión Europea, todavía queda mucho camino por recorrer, por ejemplo, en materia de igualdad salarial. A este respecto, apoyo las propuestas de la ponente que reclaman la aplicación del principio de igualdad salarial, para que la diferencia del 15 % entre el salario que se paga a un hombre y a una mujer por el mismo trabajo deje de ser la norma.

Acojo con satisfacción la aplicación de estrategias prácticas con miras a promover el espíritu empresarial entre las mujeres.

Por otra parte, me complace la propuesta del informe que pide a la Comisión que acelere la creación de políticas destinadas a reconciliar la vida familiar y la vida profesional, en especial alentando activamente a los padres a aprovechar las posibilidades de jornada flexible y asumir tareas domésticas y familiares.

Asimismo me encantan las medidas encaminadas a proteger a las mujeres y los niños de todas las formas de violencia, incluida la esclavitud, los crímenes de honor, el tráfico de seres humanos y la poligamia.

Por último, me satisface que se pida a la Comisión que adopte iniciativas prácticas para favorecer la emancipación y la integración de las mujeres inmigrantes.

 
  
MPphoto
 
 

  Charlotte Cederschiöld, Christofer Fjellner, Gunnar Hökmark y Anna Ibrisagic (PPE-DE), por escrito. (SV) Consideramos que es obvio que los hombres y mujeres deben ser iguales, motivo por el cual hemos votado a favor del Plan de trabajo para la igualdad.

Sin embargo, también creemos que la responsabilidad de la mayoría de las acciones realizadas para alcanzar dicha igualdad debe corresponder a las personas. Debido a que las medidas que requieren legislación son muy frecuentemente competencia de los Estados miembros, hemos votado en contra de una larga lista de propuestas que figuran por separado en el informe. Por ejemplo, no creemos que la UE deba adoptar decisiones en cuestiones como las guarderías, los permisos de maternidad y paternidad o la legislación sobre el aborto en los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito.(PT) Todas las propuestas que hemos presentado para clarificar las causas de la discriminación que todavía existe han sido rechazadas en la votación celebrada en el Pleno. Me gustaría destacar las siguientes:

- Se hace hincapié en la necesidad de modificar las políticas económicas de la Unión Europea para que todas las mujeres, hombres y niños puedan vivir dignamente sin sufrir la amenaza de la pobreza;

- Se subraya la importancia de establecer indicadores comunitarios para las guarderías y las diferencias salariales y de otros ingresos entre hombres y mujeres por sector, en particular para el trabajo atípico y a tiempo parcial.

- Se subraya la necesidad de luchar a favor de la integración de la igualdad de género en las directrices económicas, incluso en el proceso de adhesión, con miras a evitar los efectos negativos que tienen los procesos de privatización y liberalización y los recortes del gasto público en los sectores sociales sobre la igualdad de género, y se reafirma que unos servicios públicos de alta calidad son indispensables, pidiéndose un aumento de los fondos presupuestarios para los ámbitos sociales con el fin de evitar la exclusión social y de luchar contra la trata de mujeres;

- Se teme que las políticas encaminadas a aumentar la competitividad de la UE podrían poner en peligro los intereses de las mujeres de otras partes del mundo.

Por ese motivo hemos decidido abstenernos.

 
  
MPphoto
 
 

  Hélène Goudin y Nils Lundgren (IND/DEM), por escrito. (SV) La igualdad entre las mujeres y los hombres y la vulnerabilidad de la mujer tanto en la vida privada como en la vida social en su conjunto son algunos de los mayores problemas de nuestra época. No obstante, hemos votado en contra del informe porque estamos convencidos de que los Parlamentos nacionales de los Estados miembros pueden abordar adecuadamente estas importantes cuestiones. No creemos que la UE deba expresar opiniones sobre temas de esta índole en informes de gran alcance que más parecen programas políticos que otra cosa, y nos oponemos en principio a la tendencia general consistente en que las instituciones de la UE intenten obtener influencia y competencias en un creciente número de ámbitos. El papel de la UE en este aspecto es velar porque los Estados miembros actuales o futuros no infrinjan los valores que forman la igualdad entre mujeres y hombres.

 
  
MPphoto
 
 

  Astrid Lulling (PPE-DE), por escrito. – (FR) El hecho de que debatamos sobre la igualdad de género 50 años después del Tratado de Roma no es señal de éxito. Este principio está consagrado en el Tratado desde 1999. Por tanto, el fundamento jurídico de esta política es inapelable.

Aunque este informe es útil para recuperar el retraso, deja mucho que desear. Con ocasión del Día Internacional de la Mujer, el tema principal en mi país fue la adaptación de los derechos de pensión a las necesidades individuales y el reparto de estos derechos acumulados durante el matrimonio en caso de divorcio. Celebro que el Plan de trabajo prevea que los sistemas de protección social deberían permitir que las personas acumularan derechos de pensión individuales.

Quiero señalar que este Parlamento, sobre la base de una de mis resoluciones de 1991, aprobó en 1994 un informe sobre el reparto de los derechos de pensión en caso de divorcio. En él se hacían propuestas concretas a la Comisión, que no les dio curso. ¿Por qué?

Lo mismo cabe decir de mi informe y nuestras propuestas con vistas a crear un marco para un estatuto de los cónyuges empleados. Todo esto forma parte de la política de igualdad. Hemos oído ya suficientes palabras bonitas de los sucesivos Comisarios: ¿dónde están los hechos?

 
  
MPphoto
 
 

  Lydia Schenardi (ITS), por escrito. – (FR) Cinco días después del Día Internacional de la Mujer, el Parlamento Europeo nos propone un Plan de trabajo para la igualdad entre las mujeres y los hombres. ¿Mera coincidencia de fechas? El caso es que las mujeres están en primera línea, si no en los hechos, al menos en los textos.

El informe que se nos ha presentado nos propone un listado bastante exhaustivo de las medidas que es preciso adoptar para garantizar la igualdad entre mujeres y hombres. Aunque se han avanzado muchas propuestas, como las relativas a las medidas encaminadas a una mejor conciliación entre las obligaciones de la vida familiar y de la vida profesional, debemos constatar lamentablemente que este informe contiene muchos puntos preocupantes o carentes de significado.

Se trata, por ejemplo, de la enésima tentativa de instaurar un sistema de cuotas para el reclutamiento y la participación de las mujeres en todos los sectores de la actividad económica y política. Sabemos que esta medida solo puede ser contraproducente para la imagen de la mujer y lo que se piensa de ella.

Pero se trata también de la absurda propuesta de crear una «Señora Lisboa», encargada de velar por la buena aplicación de la Estrategia de Lisboa: una especie de «supermujer europea». Propuestas como esta no hacen más que desacreditar las iniciativas adoptadas a favor de las mujeres.

 
  
MPphoto
 
 

  Marianne Thyssen (PPE-DE), por escrito. (NL) La Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género ha aprobado un ambicioso informe sobre el Plan de trabajo para la igualdad entre las mujeres y los hombres. Conciliar un empleo a tiempo completo con otras cosas a las que la gente aspira, como la familia, la participación social y las relaciones personales, constituye un desafío para el futuro tanto para las mujeres como para los hombres.

El Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos ha votado en contra de algunos elementos de este informe, ya sea porque chocan con nuestras convicciones políticas, o bien porque los ámbitos que abarcan deberían ser competencia de los Estados miembros y no de la Unión Europea. En nuestra opinión, la política en materia de igualdad de oportunidades es una cuestión que debe tomarse en serio y consideramos que este informe, a pesar de no contener compromisos legislativos, reviste suficiente importancia como para señalar lo que incluye y lo que no. Aunque no estamos de acuerdo con todo lo que figura en este informe de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género, queremos señalar que en el ámbito de la igualdad de género se pueden y se deben hacer muchas cosas, 50 años después de la firma del Tratado de Roma. No cabe duda de que nosotros también deseamos la igualdad de oportunidades, ya que también nosotros estamos convencidos de que en Europa queda mucho por hacer al respecto, y es por ello por lo que hemos votado unánimemente a favor del informe de la señora Sartori.

 
  
  

- Informe Lévai (A6-0053/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito.(PT) Coincidimos en general con las propuestas que figuran en este informe, que pretende que la Comisión clarifique la recomendación sobre la gestión colectiva transfronteriza de derechos de autor y derechos afines para los servicios lícitos de música en línea. La propuesta de la Comisión ha sembrado una gran inquietud en las relaciones entre las sociedades europeas de gestión colectiva de derechos, al crear divisiones entre las grandes, medianas y pequeñas.

Cabe señalar que la recomendación de la Comisión beneficiaría a los principales operadores y a las grandes editoriales de música del mercado en línea y sería perjudicial tanto para los autores como para la diversidad cultural. Al mismo tiempo, sería una invitación abierta a concentrar casi toda la gestión de derechos en las manos de dos o tres enormes sociedades de gestión colectiva de derechos, lo que distorsionaría el concepto en el que se sustenta su creación y que es el que les da legitimidad.

Por ello estamos de acuerdo en general con las propuestas encaminadas a modificar la recomendación a fin de hacerla más eficaz y justa, protegiendo así la diversidad cultural. Creemos que debería presentarse lo antes posible una propuesta de directiva sobre esta cuestión con el fin de reducir los daños que está recomendación está causando a las relaciones entre las sociedades de gestión colectiva de derechos y entre estas y sus distintos usuarios.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (ITS), por escrito. (FR) Aunque la introducción de la competencia entre las sociedades de gestión colectiva puede ser, en efecto, beneficiosa para los titulares de derechos y para los servicios de explotación de obras musicales, es absolutamente necesario controlarla.

El hecho de que los titulares de derechos puedan elegir libremente un gestor en toda la Unión Europea, y ello independientemente de su país de origen, puede tener diversos efectos. En particular, favorecer la concentración de derechos en manos de las sociedades de gestión colectiva más importantes. Puede tener también consecuencias desfavorables para los titulares de derechos más modestos, en la medida en que los gestores de derechos intentarán atraer a los titulares de derechos más rentables o incluso comprometer el trato equitativo para todos los titulares de derechos y, por tanto, mermar la diversidad cultural.

Por tanto, aunque se supone que la recomendación tiene por objeto promover una competencia leal, en realidad corre peligro de producir el efecto contrario.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Liberadzki (PSE), por escrito. (PL) He votado a favor de la aprobación del informe de la señora Lévai sobre la Recomendación de la Comisión de 18 de octubre de 2005 relativa a la gestión colectiva transfronteriza de los derechos de autor y derechos afines en el ámbito de los servicios legales de música en línea (Recomendación 2005/737/CE) (2006/2008(INI)).

Debemos recordar que se ha realizado un gran trabajo en la elaboración de dicho informe. La ponente tuvo muy en cuenta la importancia del problema de los derechos de autor, los peligros que plantea un monopolio de este mercado y la protección de los derechos de los consumidores. De acuerdo con el espíritu del informe, espero que el mercado europeo de servicios de música en línea pueda desarrollarse libremente sin perjuicio de la diversidad cultural.

Quisiera decir que apoyo la petición para que la Comisión lleve a cabo un estudio exhaustivo del efecto que tienen las licencias multiterritoriales y multirrepertorio sobre los servicios de música en línea y de que los resultados de tal estudio se presenten al Parlamento Europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Bart Staes (Verts/ALE), por escrito. (NL) Esta Cámara tiene razón cuando afirma que la Comisión ha ido demasiado lejos con su Recomendación de 18 de octubre de 2005 «relativa a la gestión colectiva transfronteriza de los derechos de autor y derechos afines en el ámbito de los servicios legales de música en línea». No se ha consultado a la industria de la música, ni al Parlamento ni al Consejo, y el «planteamiento legislativo flexible» que propone la Comisión ya ha influido sobre las decisiones adoptadas en el mercado, lo que la convierte en algo más que una recomendación.

En este momento, las empresas que desean ofrecer servicios de música en línea en Europa deben organizar la concesión de derechos con las organizaciones de gestión de derechos y las compañías discográficas de cada país. La Comisión tiene razón cuando dice que este procedimiento puede simplificarse. Sin embargo, la recomendación abre las puertas a un mercado totalmente libre, lo que podría poner en peligro la diversidad cultural y el repertorio local, ya que la colaboración con los titulares de los derechos más rentables resulta sin duda una propuesta más viable para las gestoras colectivas de derechos. Además, la Comisión concede mayor importancia a los intereses comerciales que a la diversidad cultural.

Esta Cámara defiende una competencia controlada mediante el establecimiento de una serie de condiciones claras, como la igualdad de trato para los autores, una estructura equitativa y transparente de la competencia que evite que se reduzcan los ingresos de los autores y una representación justa de todas las partes interesadas en las estructuras de gestión. Este informe valora la unidad dentro de la diversidad, por lo que puede contar con mi respaldo.

 
  
MPphoto
 
 

  Andrzej Jan Szejna (PSE) por escrito. (PL) He votado a favor de la aprobación del informe de la señora Lévai sobre la gestión colectiva transfronteriza de los derechos de autor y derechos afines en el ámbito de los servicios legales de música en línea (A6-0053/2007).

La señora Lévai ha presentado un informe excelente a esta Cámara.

Los avances técnicos y el desarrollo de nuestra civilización han hecho que aparezca una nueva generación de usuarios comerciales transfronterizos de derechos de autor. Se trata de los proveedores de servicios de música en Internet. Este hecho muestra la forma en que evoluciona y se desarrolla el mercado de derechos de autor y derechos afines, y confirma la necesidad de emprender iniciativas en este terreno.

En el marco de este debate debemos tener en cuenta la posibilidad de responder a las necesidades futuras que se derivan del carácter de la gestión colectiva transfronteriza de los derechos de autor y derechos afines. Por esa razón es indispensable realizar un estudio exhaustivo sobre los efectos que tienen las licencias multiterritoriales y multirrepertorio sobre los servicios de música y sobre la situación socioeconómica de los titulares de estos derechos y sobre la diversidad cultural.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – Con esto concluyen las explicaciones de voto.

 
Última actualización: 4 de junio de 2007Aviso jurídico