Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2007/0159(CNS)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

A6-0383/2007

Debates :

Votaciones :

PV 24/10/2007 - 8.9
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2007)0454

Debates
Miércoles 24 de octubre de 2007 - Estrasburgo Edición DO

9. Explicaciones de voto
PV
  

- Informe: Gauzès (A6-0366/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Daniel Strož (GUE/NGL), (por escrito). − (CS) Es razonable suponer que el Reglamento del Parlamento Europeo y el Consejo sobre la notificación y traslado de documentos judiciales y extrajudiciales en materia civil o mercantil, recomendado para la segunda lectura (posición común del Consejo), contribuirá a reforzar las garantías jurídicas tanto de las personas físicas como de las entidades jurídicas en los Estados miembros. Es bien sabido que la notificación y traslado de esos documentos es un problema serio, que tiene una repercusión importante tanto en la aplicación de la justicia como en las relaciones civiles y comerciales. Creo que la recomendación del Parlamento Europeo está en línea con el intento de producir legislación de alta calidad a escala comunitaria.

 
  
  

- Informe: Vălean (A6-0381/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Daniel Strož (GUE/NGL), por escrito. − (CS) En relación con los acuerdos entre la CE y la Antigua República Yugoslava de Macedonia sobre readmisión y sobre la facilitación de la expedición de visados de corta estancia que tienen que ser aprobados por el Parlamento Europeo, creo que, en la medida en que esos acuerdos ─y otros acuerdos similares con los países balcánicos occidentales─ son importantes para reforzar el Estado de derecho y combatir la delincuencia, primero se tienen que resolver las cuestiones relacionadas con la migración ilegal por medios económicos y políticos. Quiero insistir además en otro factor importante que se menciona en los informes pertinentes, y es que la celebración de estos acuerdos implicará una carga financiera considerable para Macedonia y para otros países de los Balcanes Occidentales. Teniendo en cuenta la situación económica en esos Estados, es fundamental que la Comunidad les proporcione una ayuda adecuada y eficaz, sobre todo económica.

 
  
  

- Informe: Vălean (A6-0383/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Erik Meijer (GUE/NGL), por escrito. – (NL) Recuerdo que, a principios del decenio de 1960, existían requisitos de visados recíprocos para los habitantes de los países de la entonces Comunidad Económica y los de la antigua República Federal Socialista de Yugoslavia. Poco tiempo después se suprimieron dichos requisitos.

Eso significó para los ciudadanos de los siete países que, en conjunto, seguían siendo parte de Yugoslavia en aquella época, libertad para viajar por gran parte de Europa. Sólo en el caso de Eslovenia, que ya es un Estado miembro de la UE, y de Croacia, un país candidato a la adhesión, la situación no ha cambiado. Los habitantes de todos los demás territorios, entre ellos el país candidato Macedonia, se han visto aislados de los Estados miembros de la UE desde 1992. La generación más joven que ha crecido desde entonces apenas ha podido viajar fuera de sus respectivas fronteras. En las embajadas de los países de la UE en Skopje, la capital macedonia, por ejemplo, se pueden ver grandes carteles con una larga lista de obligaciones estrictas. Sólo los delincuentes pueden cumplirlas fácilmente, pero no los estudiantes, los científicos y los periodistas.

Yo soy partidario de facilitar el acceso de esos grupos a partir de 2008 y de reducir las tasas de expedición de visados a 35 euros. Al contrario que algunos otros miembros de mi Grupo, no creo que la introducción de un registro biométrico sea motivo para rechazar esa mejora. Lamento que se condicione a la política de readmisión, que no garantiza debidamente la seguridad de los refugiados afectados.

 
  
  

- Informe: Böge (A6-0393/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Pedro Guerreiro (GUE/NGL), por escrito. (PT) La movilización del Fondo de Solidaridad para auxiliar a las poblaciones de Alemania y de Francia (Isla de la Reunión) que fueron víctimas de catástrofes naturales en enero y febrero, respectivamente, demuestra, a pesar del retraso, la pertinencia e importancia de este Fondo para auxiliar a los Estados miembros.

Y, teniendo en cuenta el bloqueo en el Consejo de una decisión relativa a la propuesta de revisión de este Fondo presentada por la Comisión Europea, insistimos en la necesidad de defender el mantenimiento de la elegibilidad de las catástrofes regionales. El Parlamento Europeo había confirmado anteriormente que «una intervención del FSUE debe ser posible también cuando las catástrofes, siendo graves, no alcancen el nivel mínimo requerido y que debe poder prestarse auxilio, en circunstancias excepcionales, cuando la mayor parte de la población de una región determinada sea víctima de una catástrofe con repercusiones graves y duraderas en las condiciones de vida».

Es también indispensable reconocer las características particulares de las catástrofes naturales en el Mediterráneo, como la sequía y los incendios ─sobre todo en cuanto a plazos y acciones elegibles─ y la posibilidad de mayores niveles de ayuda económica para países de «cohesión» y regiones de «convergencia» afectados por una catástrofe. Se tiene que evaluar, asimismo, la creación de un fondo de catástrofes agrícolas a escala de la UE.

 
  
  

- Informe: Susta (A6-0403/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Castex (PSE), por escrito. – (FR) La señora Castex ha votado a favor del informe Susta sobre el Protocolo por el que se modifica el Acuerdo sobre los aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC).

Para los diputados franceses del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, el acuerdo así alcanzado, que permitirá a los países producir medicamentos genéricos y exportarlos a países pobres en desarrollo sin capacidad para producir esos medicamentos ellos mismos, constituye un avance importante.

Para los eurodiputados franceses del Grupo Socialista, este informe realiza una contribución positiva a la resolución de un problema de salud pública que es, claramente, un motivo de seria preocupación.

 
  
MPphoto
 
 

  Proinsias De Rossa (PSE), por escrito. − (EN) He votado a favor del protocolo que modifica el acuerdo sobre los ADPIC y el acceso a medicamentos porque creo sinceramente que la UE debe ser un actor clave en la promoción de la salud humana y el acceso a medicamentos para todos en el Tercer Mundo. Este protocolo es un paso adelante en la dirección correcta.

 
  
MPphoto
 
 

  Pedro Guerreiro (GUE/NGL), por escrito. (PT) Hace mucho tiempo que se conocen los costes asociados a la introducción de normas de protección de la «propiedad intelectual» en el sector farmacéutico de los llamados «países en desarrollo».

Hace mucho que se denuncia y advierte de la situación dramática e intolerable causada en esos países por la aplicación de «derechos de propiedad intelectual» en el ámbito de la salud, sobre todo en la lucha contra enfermedades como la malaria, el VIH/SIDA y la tuberculosis.

En este sentido, pensamos que el presente informe es una oportunidad perdida para que la mayoría de esta Cámara, en el ámbito de sus competencias, asuma una posición humanista y defienda con claridad una política que pueda poner fin a los derechos de propiedad intelectual en el sector farmacéutico.

Escudándose en la idea de que una negociación del Protocolo parece muy difícil, la mayoría de esta Cámara ha entregado un cheque en blanco al Consejo, porque esas recomendaciones tan vagas sólo pueden hacer que la situación actual se prolongue, creando obstáculos financieros y jurídicos para que esos países con menos recursos puedan acceder a los avances de la ciencia y de la tecnología en este campo.

Denunciamos que son, sobre todo, las multinacionales de la industria farmacéutica las que salen ganando con esta política inhumana, manteniendo sus fabulosos lucros a costa de muchas vidas.

 
  
  

- Informe: Corbett (A6-0354/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Corbett (PSE). - (EN) Señora Presidenta, después de la votación, el Parlamento ha decidido levantar acta literal de los debates de cada sesión y llevar a cabo una grabación audiovisual de los mismos. Esto, evidentemente, tiene consecuencias presupuestarias, por lo que insto a la Mesa a que examine la cuestión, realice los cambios necesarios en el presupuesto y presente una nueva propuesta si desea que la comisión la reconsidere.

Sospecho, en cambio, dada la amplia mayoría que en la Cámara está a favor de esta cuestión, que la voluntad del Parlamento es bastante clara, por lo que creo que habrá que proceder de la primera forma.

 
  
MPphoto
 
 

  Graham Booth (IND/DEM), por escrito. − (EN) Levantar acta literal de todos los debates y ponerla a disposición de los ciudadanos puede ayudar a combatir el euroescepticismo. Sin embargo, permitirá también a la UE alardear de más transparencia aunque en realidad estará haciendo poco por mejorar la democracia, ya que el Parlamento Europeo no puede presentar propuestas legislativas y puede ser ignorado por la Comisión Europea. En la UE, la Comisión no electa introduce legislación comunitaria sin ninguna transparencia.

La posibilidad de tener una semana para corregir los textos de los discursos (enmienda 4) tiene una buena intención y protegería a los diputados al Parlamento Europeo de posibles errores, pero las noticias actualizadas sobre la UE pueden perder interés si llegan con una semana de retraso, entorpeciendo la labor de información de los ciudadanos. Por eso he votado en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Derek Roland Clark (IND/DEM), por escrito. − (EN) Levantar acta literal de todos los debates y ponerla a disposición de los ciudadanos puede ayudar a combatir el euroescepticimo. Sin embargo, permitirá también a la UE alardear de más transparencia aunque en realidad estará haciendo poco por mejorar la democracia, ya que el Parlamento Europeo no puede presentar propuestas legislativas y puede ser ignorado por la Comisión Europea. En la UE, la Comisión no electa introduce legislación sin ninguna transparencia.

No estoy de acuerdo en que pueda corregirse el texto de las intervenciones (enmienda 4). El acta literal debe corresponderse con lo dicho. Yo cometo errores igual que todo el mundo. Las noticias actualizadas sobre la UE pueden perder interés si llegan con una semana de retraso, entorpeciendo la labor de la prensa libre de informar a los ciudadanos. Una nota al margen explicándolo podría considerarse aceptable. Por eso he votado en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (ITS), por escrito. – (FR) En el informe Corbett se recomienda que, para ahorrar cerca de 10 millones de euros al año, no debemos de seguir traduciendo las actas literales de los debates de este Parlamento a todas las lenguas oficiales. El acceso a los debates en cada lengua se garantizaría sólo a través de las versiones audiovisuales disponibles en Internet, aunque todos los diputados tendrían la posibilidad de solicitar la traducción de algunos extractos.

Sin embargo, no todos los ciudadanos europeos disponen de acceso de banda ancha a Internet y, por otra parte, se ha sugerido que las solicitudes de traducción de los eurodiputados se limiten a unas de treinta páginas al año. Lo que propone el señor Corbett es, por tanto, limitar el acceso de los ciudadanos europeos al trabajo de los que han sido elegidos para representarles y defender sus intereses en la Unión Europea. Eso es intolerable. Es intolerable sobre todo porque, al mismo tiempo, esta institución gasta 100 millones de euros anuales en su propia propaganda. Sin hablar de la Comisión, que gasta más de 200 millones de euros en actividades tan importantes como la difusión a gran escala de vídeos de carácter pornográfico en Internet, se supone que para promover el cine europeo.

Por fortuna, el buen sentido ─o más bien el miedo mortal al electorado─ ha prevalecido en la mayoría de nuestros colegas y se ha preservado el multilingüismo.

 
  
MPphoto
 
 

  Hélène Goudin y Nils Lundgren (IND/DEM), por escrito. (SV) Rechazamos rotundamente la propuesta que se hace en el informe de que las intervenciones orales aparezcan sólo en la lengua original en las actas literales.

El Parlamento Europeo está tratando de dar mucha importancia al hecho de que los oradores se dirigen al conjunto de Europa como portavoces de sus grupos europeos, pero al mismo tiempo vamos a denegar el acceso posterior a sus intervenciones y restringir su disponibilidad volviendo a prescindir de su traducción a las diferentes lenguas.

Si queremos un correcto funcionamiento democrático en la UE, tenemos que estar dispuestos a pagar por ello. Una organización que dedica más de 360 000 millones de SEK a una política agrícola proteccionista tiene que poder pagar 90 millones de SEK para mostrar respeto a los ciudadanos de la UE.

Ahora bien, si los costes de traducción se consideran insostenibles en el futuro, las actas literales tendrán que contener como mínimo la intervención del orador en la lengua original y su traducción al inglés.

 
  
MPphoto
 
 

  Patrick Louis (IND/DEM), por escrito. – (FR) Los eurodiputados franceses del Grupo Independencia y Democracia han votado en contra del informe Corbett sobre la modificación del artículo 173 del Reglamento del Parlamento Europeo, que trata de abolir la traducción completa y sistemática de los debates parlamentarios.

La idea de publicar los debates, que se aplica tanto a los procedimientos judiciales como a las deliberaciones políticas, es uno de los principios fundamentales de la democracia.

Su publicación ayuda a reducir el sesgo ideológico, la arbitrariedad, el favoritismo y los trucos sucios. La idea es, por supuesto, que todos tengan acceso en su propia lengua a la totalidad de los debates publicados, garantizando que las mismas palabras expresen de verdad las mismas nociones para todos.

¿Quiénes de nuestros conciudadanos serían capaces de leer y entender un debate si se encuentra con un batiburrillo de 20 lenguas?

Sería probablemente lo mismo que si alguien tratara de entender el llamado Tratado «simplificado» y pretendiese sustituir las 400 nuevas cláusulas contenidas en los tratados vigentes, puesto que aquí, aparentemente, tampoco se ha dispuesto de una versión consolidada durante el proceso de ratificación.

Enfrentada a la creciente reticencia de los ciudadanos de sus Estados miembros, la Unión Europea parece capaz de no mostrar más que ofuscación, falsificación y ocultación.

 
  
MPphoto
 
 

  Jules Maaten (ALDE), por escrito. – (NL) La decisión de la Secretaría del Parlamento de no publicar ya los debates del Pleno en todas las lenguas pasó inadvertida en 2006. El Parlamento ha reconsiderado ahora esa decisión. Estoy de acuerdo en que se dedica mucho tiempo y dinero a traducir los debates y documentos a las 23 lenguas oficiales de nuestra Unión. Es una pena que no se nos haya propuesto una solución de compromiso para traducir los debates al inglés y al francés, de manera que las actas puedan estar disponibles por escrito además de en formato audiovisual.

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Queiró (PPE-DE), por escrito. (PT) El multilingüismo es mucho más que una expresión de la diversidad cultural de la Unión Europea. En una organización de Estados soberanos e independientes que se han unido como forma de garantizar, por medio de la cooperación, las mejores ventajas para sus ciudadanos sin haber renunciado en ningún momento a su condición de Estados libres y soberanos, el multilingüismo es el reconocimiento de la relación de igualdad entre todos los miembros.

Por sí sola, esta razón sería para nosotros suficiente para defender el mantenimiento del multilingüismo en el funcionamiento de las instituciones comunitarias. Sin embargo, a éste se pueden añadir otros argumentos. Renunciar a la comunicación interna multilingüe puede significar reducir las posibilidades de acción política para los diputados al Parlamento Europeo, que tienen todo el derecho a expresarse en su lengua materna. Por otro lado, si minimizamos el multilingüismo en nuestras comunicaciones externas, podemos terminar distanciando a una institución que hacer un gran esfuerzo por tratar de acercar a la UE a sus ciudadanos.

Por último, existe un argumento económico que se contrapone al argumento económico planteado: la diversidad lingüística de los europeos y el dominio de diversas lenguas debe ser una ventaja competitiva, no un coste.

 
  
MPphoto
 
 

  Frédérique Ries (ALDE), por escrito. – (FR) He votado a favor del informe Corbett sobre la modificación del artículo 173 del Reglamento relativo a las actas literales de los debates, aunque lamento que se hayan aprobado toda una serie de enmiendas que recomiendan la traducción literal de los informes a todas las lenguas oficiales.

A los firmes partidarios del multilingüismo les diría, utilizando un eufemismo, que es una ficción afirmar que, sin esta extensión del proceso de traducción, el Parlamento Europeo será la única asamblea parlamentaria del mundo que no dispondrá de todas sus actas y debates traducidos por escrito a todas las lenguas oficiales. Eso es una ficción en la medida en que se ha decidido no sólo mantener la versión multilingüe, sino proporcionar también la traducción simultánea en todas las lenguas oficiales a todos los eurodiputados que lo soliciten, así como al público en general. A mí me parece que ésta es la parte realmente importante.

Por último, lamento que el Parlamento no haya querido adoptar un enfoque más contemporáneo en lo que respecta al acceso a los documentos. Yo digo sí, mil veces sí, al multilingüismo. Pero seguiré oponiéndome a la llamada defensa de la diversidad lingüística cuando se utiliza como una excusa para los que son partidarios de lo establecido y se oponen abiertamente al cambio.

 
  
MPphoto
 
 

  Marianne Thyssen (PPE-DE), por escrito. – (NL) He votado en contra de la propuesta contenida en el informe Corbett y lo he hecho por las mismas razones por las que anteriormente me opuse a reducir el presupuesto para la traducción de las actas literales de nuestros períodos de sesiones en esta Cámara.

En un parlamento, la palabra pronunciada es sagrada. Nuestras intervenciones no son sólo, con un poco de suerte, noticia en los periódicos del día, sino que forman parte del proceso legislativo democrático. El acceso a las mismas en todas las lenguas oficiales europeas no es un lujo. La traducción es políticamente necesaria para un correcto sistema de archivado que, en el fondo, sirve para permitir el libre acceso a la información.

Tenemos que asumir las consecuencias de nuestra decisión fundamental de apostar por el multilingüismo y no dejar que se desmorone de golpe. Un Parlamento que se respeta a sí mismo no dinamita su sistema tradicional de archivado. Si necesitamos economizar, mejor haríamos en elegir otras partidas presupuestarias. En cualquier caso, sigo opinando que nuestra insistencia en el multilingüismo es una forma necesaria de respetar la diversidad de culturas y lenguas en la UE y una bendición para la democracia.

 
  
  

- Informe: Bowles (A6-0327/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − (EN) He votado a favor de este informe, que propone que se establezca el Comité consultivo de la gobernanza estadística europea, en respuesta a una propuesta de la Comisión para mejorar la producción de estadísticas europeas.

 
  
  

- Informe: van den Burg (A6-0328/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − (EN) He votado a favor de este informe poco controvertido, que propone el establecimiento de un Comité consultivo europeo sobre la política comunitaria en materia de información estadística. Las enmiendas aprobadas también por el Parlamento asegurarán la eficiencia del Comité y afectarán a su nombre y composición.

 
  
  

- Informe: Mantovani (A6-0245/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Roberta Alma Anastase (PPE-DE). - (RO) La votación de hoy sobre el informe del señor Mantovani es importante porque supone un estímulo para la política europea en materia de aprendizaje permanente.

Si examinamos la situación actual en este ámbito y su correlación con el mercado de trabajo, el informe Mantovani nos demuestra, una vez más, la existencia de una realidad que hemos vivido durante muchos años, pero que no ha ido seguida de una política firme y coherente que pueda hacer frente a sus retos. Por eso me parece importante que las nuevas propuestas se pongan en práctica lo antes posible. De hecho, quiero destacar la importancia de reconocer y promover la educación para la tolerancia en todo el territorio de la Unión Europea. Es la única forma de que la movilidad en el mercado de trabajo no genere grupos socialmente excluidos, cuya conducta terminará desviándose antes o después.

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Castex (PSE), por escrito. – (FR) La señora Castex ha votado a favor del informe Mantovani relativo a la creación del Marco Europeo de Cualificaciones.

Esta diputada francesa del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo acoge con satisfacción la futura introducción del Marco Europeo de Cualificaciones, que facilitará la movilidad transnacional de los trabajadores y estudiantes, atendiendo al mismo tiempo las necesidades del mercado de trabajo por medio de un punto de referencia común para la transposición de los niveles de cualificación.

Según esta propuesta, todas las cualificaciones, desde el final de la enseñanza obligatoria hasta los niveles más altos de la enseñanza universitaria y formación profesional (el documento inicial de la Comisión se refiere únicamente a cualificaciones educativas generales), deben clasificarse de acuerdo con uno de ocho niveles de referencia basados en los conocimientos, la competencia y las destrezas adquiridas.

La señora Castex cree que el MEC, como herramienta para comparar, traducir y convertir las cualificaciones de un Estado miembro a las de otro, respetará la diversidad de los sistemas de certificación y la riqueza de las cualificaciones que existen en la Unión Europea. Es una herramienta que facilitará también una mayor movilidad de los ciudadanos de Europa.

Ahora son los Estados miembros los que tienen que emprender la ingente tarea de clasificar los niveles de referencia requeridos para el MEC o, de lo contrario el Marco Europeo de Cualificaciones estará abocado a seguir siendo un carcasa vacía.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. − (PT) Este informe contiene algunas contradicciones y somos críticos respecto al compromiso aceptado por la mayoría del Parlamento Europeo para la creación de un Marco Europeo de Cualificaciones. Pero tiene también aspectos positivos, que son importantes de salvaguardar, en el reconocimiento de cualificaciones entre los distintos Estados miembros.

El texto final aprobado acentúa, no obstante, el cariz federalista de la propuesta del Parlamento Europeo estableciendo fechas específicas para la adaptación y correlación de los diferentes sistemas de educación y formación en vigor en los Estados miembros, a pesar de especificar su naturaleza no vinculante en los próximos años.

Insistimos en que la política de educación es responsabilidad exclusiva de los Estados miembros, que es por lo que creemos que la «adaptación» propuesta viola ese principio.

Consideramos negativo el vínculo con el Proceso de Bolonia y la tendencia a comercializar la educación, haciendo hincapié en la «empleabilidad» y en las perspectivas del mercado de trabajo vinculadas con la Agenda de Lisboa.

 
  
MPphoto
 
 

  Carl Lang (ITS), por escrito.(FR) El informe trata de la certificación a escala comunitaria del aprendizaje permanente. Se trata de una medida completamente deseable y que debe promoverse. No obstante, rechazo la justificación mundialista utilizada en el documento, sobre todo porque recuerdo la derrota total sufrida por la Estrategia de Lisboa.

Hay un elemento de ideología europeísta en este texto. Está escrito que el objetivo sagrado de la globalización constituye nuestra única esperanza de salvación y que la globalización es beneficiosa tanto desde el punto de vista económico como social. En mi opinión, la globalización ultraliberal es una máquina para la destrucción del tejido económico, social y cultural de las naciones.

Es más, el informe habla únicamente de progreso potencial, de perspectivas futuras. ¿No deberíamos mirar al presente mientras tratamos de analizar los fallos y el daño que ya ha hecho a nuestra sociedad la globalización?

Ante semejante ceguera, irresponsabilidad e insuficiencia, votaré en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Liberadzki (PSE), por escrito. (PL) Señora Presidenta, he votado a favor de la aprobación del informe sobre la recomendación del Parlamento Europeo y el Consejo relativa a la creación del Marco Europeo de Cualificaciones para el aprendizaje permanente.

El futuro desarrollo de la sociedad europea dependerá cada vez más de la educación, la investigación científica, la innovación y la tecnología. Por eso es tan importante que ayudemos a promover la movilidad en todo el mercado de trabajo europeo. Estoy convencido de que la creación del Marco Europeo de Cualificaciones facilitará el acceso al mercado europeo de trabajo.

El ponente, señor Mantovani, ha hecho bien en recordar en este informe que, en 2012, todos los certificados de cualificaciones, diplomas y documentos de Europass deben hacer referencia al nivel correspondiente del MEC. El Marco Europeo de Cualificaciones debe utilizarse para facilitar la comparación de niveles de cualificación. Es muy importante que los Estados miembros contribuyan a facilitar la aplicación del Marco Europeo de Cualificaciones, sobre todo mediante el intercambio de buenas prácticas. El grupo consultivo para el Marco Europeo de Cualificaciones que se menciona en el informe está en situación de asegurar la cohesión del proceso de cooperación y vigilar dicho proceso.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − (EN) He votado a favor de este informe, que propone también la creación de un Marco Europeo de Cualificaciones para favorecer el reconocimiento en toda la UE de las cualificaciones obtenidas por los ciudadanos. Dicho marco debería facilitar la movilidad de los ciudadanos que deseen trabajar en otro Estado miembro, estableciendo un punto de referencia neutral y fiable para comparar cualificaciones diferentes.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (ITS), por escrito. (DE) En teoría, las cualificaciones de un profesional tendrían que poder ser reconocidas en cualquier otro Estado miembro y en las mismas condiciones que para la población activa nacional. En la práctica, siguen existiendo algunos problemas sin resolver. Por ejemplo, si un profesor con experiencia de Austria tuviera que completar un período de dos años de prácticas para poder conseguir el mismo trabajo en Alemania, algo estaría mal, evidentemente. En algunos Estados miembros, los períodos de prácticas están siendo indebidamente utilizados como forma de emplear a personal cualificado y con titulación académica al menor coste posible, además de para crear barreras en algunas profesiones.

Las condiciones de trabajo precarias, que inicialmente afectaban sólo al segmento peor retribuido, llevan mucho tiempo afectando también a los trabajadores cualificados. La UE no tiene que promover más aún esta tendencia con el régimen de la «Tarjeta Azul». Tenemos suficientes trabajadores cualificados, si estuviéramos dispuestos a retribuirles adecuadamente.

 
  
MPphoto
 
 

  Athanasios Pafilis (GUE/NGL), por escrito. – (EL) La creación del Marco Europeo de Cualificaciones refuerza la intervención de la UE en los sistemas educativos de los Estados miembros, la homogenización y la adaptación a indicadores predeterminados de calidad y rendimiento. Es otra forma más de sustituir la educación por un «aprendizaje» flexible, al margen del proceso socialmente instituido de educación. El conocimiento se sustituye por una formación continua efímera y superficial, que dotará a los trabajadores de las capacidades que el capital necesite en cada momento.

Esas cualificaciones serán reconocidas no sobre la base de los certificados concedidos por el sistema de educación formal de cada país, sino por los exámenes de certificación establecidos por organizaciones controladas por empresas. Así se promueve más aún la separación entre los certificados de grado y la posibilidad de iniciar una carrera profesional.

La vinculación de diferentes niveles de educación y formas de aprendizaje, para tratar de poner el aprendizaje basado en la experiencia al mismo nivel que la educación sistemática, es un intento de recortar los derechos de los trabajadores y reducir los salarios de todos los trabajadores al más bajo nivel posible.

Por medio de un sistema de aprendizaje permanente y de la certificación de cualificaciones profesionales, el objetivo general de la UE es subordinar toda la educación a las prioridades del mercado y reforzar la rentabilidad del capital. Eso no tiene nada que ver con las necesidades educativas de los trabajadores y los jóvenes.

Por estas razones, vamos a votar en contra del informe y la propuesta de la Comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  Zita Pleštinská (PPE-DE), por escrito. − (SK) La movilidad laboral transnacional en la UE se ha hecho inevitable: es una realidad cotidiana en la UE-27 desde la ampliación. Estos cambios se acompañan de demandas para una educación más innovadora y flexible que prepare a los europeos para su integración en el mercado de trabajo moderno, donde la educación es la condición previa básica para todos los grupos de edad y todos los estratos de la sociedad.

He votado a favor del informe del señor Mario Mantovani sobre la propuesta de una recomendación del Parlamento Europeo y el Consejo relativa a la creación del Marco Europeo de Cualificaciones para el aprendizaje permanente, porque estoy convencida de que es la única forma de lograr los objetivos de la Estrategia de Lisboa.

La estructura del Marco Europeo de Cualificaciones se basa en ocho niveles verticales, denominados «niveles de referencia», definidos en términos de tres criterios horizontales ─conocimientos, destrezas y competencia─, facilitando así la integración en el mercado de trabajo a las personas que finalicen un proceso de aprendizaje.

Para que el Marco Europeo de Cualificaciones tenga éxito, es absolutamente esencial que los Estados miembros y los interlocutores sociales basen su cooperación, durante la fase de implantación de dicho marco, en la confianza mutua.

La estructura del mercado de trabajo en Europa está cambiando y está surgiendo la necesidad de un enfoque flexible de la educación. Los Estados miembros deben hacer uso, por tanto, del Marco Europeo de Cualificaciones para mejorar los programas de aprendizaje permanente. Es también necesario que tanto los empleadores como los ciudadanos europeos entiendan la importancia práctica de las cualificaciones. El nuevo marco permitirá una movilidad mayor y, sobre todo, sin barreras, de los trabajadores en toda la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  José Albino Silva Peneda (PPE-DE), por escrito. − (PT) La globalización de la economía es una cuestión para la que Europa no ha encontrado todavía una respuesta clara y convincente.

Una economía más globalizada implica disponibilidad para el cambio, lo que significa mayor movilidad.

La creación de un marco de referencia común para el reconocimiento, la comparabilidad y la transferencia de cualificaciones obtenidas mediante sistemas distintos es fundamental para el desarrollo de un componente decisivo del proyecto europeo, como es la movilidad de los trabajadores, en este caso facilitada por la portabilidad de sus cualificaciones.

La mejora de la formación de nuestros trabajadores, junto con un sistema armonizado para el reconocimiento de sus conocimientos, destrezas y competencia, facilitará su movilidad y el desarrollo del mercado interior.

La adquisición de más y mejores aptitudes por parte de los trabajadores europeos puede contribuir a una mejor organización, más innovación y una mayor competitividad de nuestras empresas.

 
  
  

- Informe: Coelho (A6-0358/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE-DE). (LT) Es una vergüenza que se siga retrasando la introducción de SIS II. Hoy hemos aprobado una resolución relativa a esta importante cuestión. Ya estamos por detrás del calendario que es esencial para encontrar una salida a la situación que nos permita utilizar la red SIS 1+ a partir del 13 de noviembre de 2008.

Ahora está claro que los recursos humanos y financieros destinados a la implantación de SIS II tendrán que repartirse entre los tres proyectos que se están desarrollando simultáneamente: SIS II, SISone4all y la instalación, el funcionamiento y la gestión de una infraestructura de comunicación.

Ésta es, en mi opinión, la razón de que la distribución correcta de los recursos de la UE y de los Estados miembros sea tan importante en el futuro. Pero, en vista de la importancia del proyecto para la seguridad de la UE, es evidente que SIS II tiene la máxima prioridad. Tenemos que asignar fondos para la seguridad de la UE y el desarrollo de infraestructuras de comunicación.

 
  
MPphoto
 
 

  Pedro Guerreiro (GUE/NGL), por escrito. (PT) Con objeto de «llenar los vacíos» durante la ampliación del Sistema de Información de Schengen (SIS), que incluye el Sistema de Información de Visados (VIS), la propuesta actual tiene como objetivo proporcionar una solución temporal que evite las lagunas y posibles interrupciones causadas por el retraso en la instalación de las «infraestructuras» del «nuevo» sistema. Los costes se distribuirán entre el presupuesto de la Comunidad y los Estados miembros.

Recordamos que lo que está en juego es la extensión de las funciones del SIS mediante su desarrollo, la ampliación del acceso a nuevas autoridades y su interconexión, con la adición de nuevas categorías de datos (como el mandato de recogida de datos y los datos biométricos).

Esta extensión con respecto al sistema anterior comporta elevados riesgos para los derechos, las libertades y las garantías de los ciudadanos, al añadir nuevos elementos a una base de datos que es, además, compartida por numerosos organismos. No existe total garantía de confidencialidad de los datos, ya que los registros se pueden mantener «por un período más largo» y compartir con terceros países.

En el fondo se trata de adecuar el SIS a los peligrosos e inaceptables objetivos de la actual ofensiva de seguridad, y con la ampliación y la creciente comunitarización de los asuntos internos de la UE, algo que nosotros claramente rechazamos.

 
  
MPphoto
 
 

  Bairbre de Brún, Jens Holm, Mary Lou McDonald y Eva-Britt Svensson (GUE/NGL), por escrito. − (EN) No nos oponemos a la solución temporal propuesta que garantiza la existencia de una red para SIS 1+ durante el período del 13 de noviembre al 17 de diciembre de 2008. Pero no podemos apoyar el uso de la pasarela en el segundo punto del apartado 2 del artículo 67 del Tratado CE, como sugiere el señor Coelho. Por esa razón hemos decidido votar en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (ITS), por escrito. (DE) Ya tenemos un problema importante con los grupos de delincuencia organizada y los inmigrantes ilegales que tienden a congregarse en zonas fronterizas donde son también más fáciles de apresar que en las ciudades. Ambos grupos están preparados en la línea de salida y su intención es cruzar a otros países en cuanto se abran las fronteras, donde desaparecerán sin dejar rastro. Tenemos que responder a esta situación con una cooperación transfronteriza mayor y controles intensivos en las regiones fronterizas. La ampliación de Schengen es, al fin y al cabo, una responsabilidad importante para todos los países implicados.

Por tanto, la adhesión a Schengen no debe hacerse únicamente dependiente del buen funcionamiento del Sistema de Información de Schengen, algo que Polonia, por ejemplo, no parece haber conseguido todavía. En su lugar, tenemos que asegurar que los futuros miembros de Schengen puedan ejercer un control efectivo sobre las fronteras exteriores de la UE, que no se reduzcan los períodos transitorios para la protección de los mercados de trabajo, y que la mendicidad no siga aumentando. Hasta que eso no se garantice, no debe permitirse una ampliación excesivamente precipitada y poco meditada.

Según el Informe Anual de FRONTEX para 2006, las cifras de detenciones en las fronteras externas actuales de Schengen (principalmente Austria y Alemania) siguen siendo mucho mayores que en las fronteras exteriores de la UE, por lo que es muy dudoso que se deba aprobar la expansión. De hecho, la cuestión es si no debería eliminarse una parte del espacio Schengen, especialmente desde que en el informe del Ministerio de Interior austriaco sobre el tráfico de seres humanos se reconoce que casi el 50 % de los ilegales en Austria han entrado al país a través de la frontera Schengen con Italia.

 
  
MPphoto
 
 

  Søren Bo Søndergaard (GUE/NGL), por escrito. − (EN) No nos oponemos a la solución temporal propuesta para garantizar la existencia de una red para SIS 1+ durante el período del 13 de noviembre al 17 de diciembre de 2008. Pero no podemos apoyar el uso de la pasarela en el segundo punto del apartado 2 del artículo 67 del Tratado CE, como sugiere el señor Coelho. Por esa razón he decidido votar en contra del informe.

 
  
  

- Informe: Belohorská (A6-0291/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Zita Pleštinská (PPE-DE).(SK) Estoy a favor de un compromiso razonable que consiga un equilibrio entre la protección de la salud y el medio ambiente por un lado, y la producción agrícola por otro. Por eso he votado a favor del informe elaborado por mi colega eslovaca, señora Irena Belohorská, que es una experta reconocida en el ámbito de la prevención y el tratamiento del cáncer. La felicito por su informe, basado en su amplia experiencia como médico y que presenta una estrategia equilibrada sobre el uso sostenible de los plaguicidas. Creo que este informe contribuirá a que se adopten medidas más eficaces para mejorar la información del público en general y que llevará a la implantación de métodos correctos de aplicación y a una reducción gradual del uso de plaguicidas en la agricultura.

Una posible solución es ayudar a los agricultores a reducir el uso de fertilizantes artificiales en la lucha contra enfermedades, plagas y malas hierbas en sus explotaciones, y contribuir así a su reemplazo gradual por bioproductos. El informe puede conseguir que los consumidores, cuando vayan a comprar al mercado o supermercado, no elijan sólo los productos con mejor aspecto, sino que den prioridad, en aras de su salud, a bioproductos con un menor atractivo visual, pero más saludables.

 
  
MPphoto
 
 

  Zuzana Roithová (PPE-DE).(CS) Todos queremos respirar un aire más limpio y evitar el deshielo de los glaciares. Al mismo tiempo, pese a los programas de ahorro energético, nuestra necesidad de energía está creciendo a un ritmo exponencial. Está también en juego la dependencia que Europa tiene de las importaciones de gas y petróleo.

Por lo tanto, tenemos que invertir en el desarrollo de recursos renovables y abordar las cuestiones relacionadas con la seguridad de las centrales nucleares, sobre todo la cuestión del almacenamiento definitivo de los residuos radiactivos. De esta forma, podríamos obtener hasta un 14 % de nuestra energía de fuentes limpias. Pero no podemos ignorar el hecho de que el 32 % de nuestra energía procede de combustibles fósiles, que generan 300 000 puestos de trabajo y producen una importante contaminación del medio ambiente. Por eso celebro y he apoyado el informe del señor Reul relativo a las fuentes convencionales de energía. Estoy de acuerdo con el ponente en que debemos revisar las inversiones y desarrollar también las tecnologías capaces de aumentar la eficiencia de la producción de energía procedente de combustibles fósiles y reducir las emisiones. Nos queda mucho trabajo por hacer.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE-DE).(LT) Hoy hemos tomado una decisión importante sobre la estrategia relativa al uso de plaguicidas. He votado a favor de la resolución. Somos muy conscientes de que el aire que respiramos está contaminado, razón por la cual es peligroso para la salud, y que los alimentos que consumimos se han procesado utilizando productos químicos que también son perjudiciales para la salud humana. Nuestros hijos, la generación futura, están creciendo en esas condiciones.

Estoy totalmente convencida de que tenemos que reducir los peligros que representan los plaguicidas para la salud humana. Por lo tanto, debemos tomar medidas decisivas y hacer todo lo posible por encontrar los fondos necesarios. Acojo con satisfacción la propuesta de exigir a los Estados miembros que elaboren planes de acción indicando las zonas donde se prohibirá totalmente el uso de plaguicidas o se impondrán reducciones considerables en los próximos 10 años.

 
  
MPphoto
 
 

  Irena Belohorská (NI), por escrito. − (PT) Se sabe que, en julio de 2006, la Comisión presentó una Estrategia temática para una utilización sostenible de los plaguicidas, junto con una propuesta de Directiva por la que se establece el marco de actuación comunitaria para conseguir un uso sostenible de los plaguicidas y una propuesta de Reglamento relativo a la comercialización de productos fitosanitarios, con el objetivo de reducir los riesgos generales y los efectos negativos del uso de plaguicidas en la salud humana y en el medio ambiente.

Ya se han reducido los riesgos asociados al uso de plaguicidas, pero en algunas zonas, especialmente en países que han practicado desde hace mucho tiempo una agricultura intensiva, se siguen encontrando plaguicidas en el suelo y en el agua en cantidades no recomendables. Eso significa también que países como Portugal, con una agricultura más tradicional, deben recibir una ayuda mayor para mantener una producción agrícola menos intensiva.

Por otro lado, no creemos que la solución esté en sustituir los plaguicidas por OMG. Aunque se conocen bien los efectos negativos de los plaguicidas químicos en la salud humana, es preciso aplicar el principio de cautela con respecto a los efectos de los OMG sobre la salud humana, ya que todavía no se han estudiado.

Esta Estrategia temática sobre el uso sostenible de plaguicidas se refiere únicamente a los productos fitosanitarios; es decir, a una parte del grupo de los plaguicidas.

 
  
MPphoto
 
 

  Genowefa Grabowska (PSE), por escrito. (PL) Celebro el hecho de que el Parlamento Europeo haya aprobado una nueva Directiva relativa a la producción y el uso de plaguicidas. La Directiva refuerza las condiciones en las que se puede permitir la comercialización de sustancias químicas utilizadas en la fabricación de productos fitosanitarios. El resultado será beneficioso para los ciudadanos de la Unión Europea, especialmente para su vida y su salud. Además, la Directiva detalla los casos en que podrá realizarse fumigación aérea. Se recomienda también reducir la cantidad de plaguicidas utilizados y dar prioridad a las alternativas no químicas.

El informe de la señora Belohorská merece nuestro apoyo, aunque sólo sea por el alcance tan grande, pero también tan oportuno, de sus disposiciones. Está claro que los ciudadanos de la Unión Europea no desean ya tener contacto diario con toxinas, ni quieren consumir productos contaminados. Nuestros ciudadanos no quieren tampoco verse afectados por sustancias cancerígenas o tóxicas, ni por sustancias con propiedades de alteración endocrina. En respuesta a estas expectativas claras expresadas por la sociedad europea, procede también que apoyemos la prohibición del uso de plaguicidas en zonas públicas rurales y urbanas. Se debe prohibir el uso de plaguicidas en los alrededores de centros de cuidados paliativos, sanatorios, centros de rehabilitación, clínicas y hospitales. Ese tipo de prohibición debe extenderse a parques, jardines públicos, zonas deportivas y recreativas, patios escolares, parques infantiles y otros lugares similares.

 
  
MPphoto
 
 

  Karin Scheele (PSE), por escrito. (DE) La Estrategia temática sobre el uso sostenible de plaguicidas es una adición importante a la propuesta de Reglamento y a una Directiva que se ha votado hoy en primera lectura.

La estrategia temática es necesaria porque el uso de plaguicidas en la Unión Europea no ha disminuido, pese a las eficaces medidas adoptadas voluntariamente por algunos Estados miembros entre 1992 y 2003, y se mantiene en un nivel alto. El informe Belohorská insiste, una vez más, en la necesidad de aplicar el principio de cautela en el uso de plaguicidas.

 
  
  

- Informe: Reul (A6-0348/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Danutė Budreikaitė (ALDE).(LT) Considero que el informe sobre fuentes convencionales de energía y tecnología energética tiene la máxima importancia. Las realidades de la vida están obligando a los Estados miembros de la UE a cambiar su actitud frente a la energía tanto en la UE como en los mercados mundiales – recursos, la combinación de energías y la seguridad del suministro.

Quiero insistir en la importancia de la energía nuclear, por tratarse de un recurso seguro, fiable y respetuoso con el medio ambiente. El hecho de que Alemania, con 17 centrales nucleares, produzca seis veces más contaminación por CO2 que Francia, con sus 59 centrales nucleares, es muy convincente.

La energía nuclear es especialmente importante para países que no son ricos en recursos energéticos renovables como el viento, la energía solar, el agua y la biomasa, siendo especialmente caro el uso de esta última. La electricidad tiene la máxima importancia y todos debemos tener acceso a ella.

He votado a favor del informe y quiero insistir en la importancia de la ayuda de la UE para la construcción de centrales nucleares y otras centrales eléctricas respetuosas con el medio ambiente.

 
  
MPphoto
 
 

  Romano Maria La Russa (UEN).(IT) Señora Presidenta, Señorías, solamente siento la necesidad de aclarar algunos puntos sobre la nueva generación de tecnología nuclear. Hay que recordar que, en Italia, las centrales nucleares se cerraron después de un referéndum derogatorio en 1987, posiblemente con razón, aunque eso nos ha colocado gradualmente en una situación de dependencia de fuentes de energía extranjeras.

No obstante, la nueva generación de tecnología nuclear, que es limpia y segura, y respetuosa con el medio ambiente, es indudablemente necesaria para afrontar el problema del suministro energético y el cambio climático. La mezcla energética tiene, por tanto, que ser actualizada y, junto con las energías renovables, el carbón limpio y el gas, la energía nuclear permitirá a Europa reducir su dependencia en el futuro.

Por esta razón, he votado a favor de la construcción de centrales nucleares de cuarta generación, que permitirán la generación de energía mediante un procedimiento más seguro y más respetuoso con el medio ambiente. No obstante, sigo teniendo dudas, serias dudas y temores, respecto al almacenamiento de los residuos nucleares. En el informe se puede considerar que el problema del almacenamiento de residuos está resuelto, pero yo sinceramente discrepo: el problema de los residuos es crucial y, si no se resuelve en un futuro próximo, exigirá enormes inversiones en investigación.

Para terminar, creo que la elección de la combinación de energías ─sólo tres segundos más, por favor─ para garantizar la seguridad del suministro energético de la Unión en los próximos años tendrá que modificarse a medida que progrese la investigación y, sobre todo, a medida que se desarrollen nuevas tecnologías.

 
  
MPphoto
 
 

  Karin Scheele (PSE).(DE) Señora Presidenta, los colegas de mi delegación y yo misma hemos votado en contra del informe Reul porque no creemos que la energía nuclear sea segura y limpia, ni creemos tampoco en la nueva generación de centrales nucleares, ni en la nueva generación de energía nuclear.

Si realmente es cierto ─y hay informes y estadísticas al respecto─ que la energía nuclear va a tener un gran impacto en cuanto a la reducción de nuestras emisiones de CO2, tendremos que aumentar considerablemente el número de nuestras centrales nucleares. Eso no es ni realista ni práctico. Por eso ─y hablaré más sobre este tema cuando se presente el próximo informe─ la adopción de medidas eficaces para mejorar la eficiencia energética y para reducir también las emisiones de CO2 de los automóviles, sería una mejor forma de hacer de Europa un lugar más saludable y convencer a otros países y continentes de que hagan lo mismo.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Andersson, Göran Färm e Inger Segelström (PSE), por escrito. (SV) Hemos decidido votar en contra del informe porque no lo consideramos equilibrado y porque, entre otras cosas, no plantea problemas importantes en relación con la energía nuclear.

Tampoco creemos que los fondos de investigación energética de la Unión deban utilizarse para desarrollar nuevas generaciones de reactores para fisión nuclear.

Cuestionamos el valor para el medio ambiente de los combustibles sintéticos producidos a partir de fuentes fósiles, o gas hidrógeno extraído con energía del mismo origen, o energía nuclear, puesto que ninguna de estas fuentes de energía es sostenible a largo plazo desde el punto de vista del medio ambiente o del suministro.

Creemos también que, a la larga, habrá que retirar los combustibles fósiles de forma gradual y activa, algo que no se menciona en el informe.

Creemos que la captura de CO2 puede ser una parte importante de la reducción de emisiones de CO2, pero otras medidas de ahorro energético y mejora de la eficiencia, así como el desarrollo de energías renovables, son más sostenibles a largo plazo y deben ser nuestro objetivo último.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. − (PT) Este informe contiene algunos aspectos positivos, entre los que destaca el reconocimiento del papel de las fuentes de energía convencionales y la necesidad de utilizarlas para la producción de energía, creando perspectivas para el relanzamiento de la energía nuclear de fisión e instando al levantamiento de las restricciones relativas a las nuevas centrales de carbón.

Crea también perspectivas relativas al relanzamiento y la explotación minera del carbón y pide cooperación internacional, también con países extracomunitarios, como China y la India. Asimismo, insiste en el valor de los recursos endógenos y sitúa en un plano más realista la contribución de las energías renovables. Contiene algunas críticas a la producción y utilización de biocombustibles líquidos, y alerta de la necesidad de que los países promuevan más I+D en el ámbito de la energía, sobre todo como forma de resolver los problemas relacionados con el medio ambiente y la seguridad nuclear.

No obstante, contiene también algunos aspectos negativos, entre los que destaca la atribución de los problemas crecientes en el mercado del petróleo exclusivamente a cuestiones de carácter coyuntural y episódico, eludiendo la cuestión estratégica del agotamiento de recursos e ignorando el enorme potencial del biometano producido a partir de residuos, una alternativa que ya se está utilizando en algunos países europeos.

Ésta es la razón de nuestra abstención.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − (EN) He votado a favor de este informe de propia iniciativa sobre cuestiones energéticas que abarca numerosos aspectos relacionados con la eficiencia, el suministro y el ahorro energéticos. No he apoyado las enmiendas favorables a la energía nuclear: mi opinión es que deben desarrollarse recursos energéticos sostenibles y renovables y que los esfuerzos de investigación y desarrollo deben centrarse primero en esos ámbitos.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (ITS), por escrito. − (DE) En principio, estamos todos de acuerdo en que necesitamos una mayor eficiencia energética y una transmisión de la energía más racional, y que la expansión de las energías renovables es importante. No obstante, la promoción de energías renovables no tiene que utilizarse como un pretexto para recortar aún más los derechos soberanos de los Estados miembros de forma encubierta, como parte de la Constitución de la UE. Como este punto no queda suficientemente claro en el informe actual, se tiene que rechazar el informe.

Pese a la continua expansión de las fuentes de energía renovables, seguiremos dependiendo de la generación de energías convencionales durante muchas décadas y, por tanto, tenemos que asegurarnos de que produzcan un menor impacto ambiental. En la UE, sin embargo, parece que sigue existiendo una fijación con la energía nuclear, que no sólo se refleja en su rutilante descripción como una «fuente de energía que presta un servicio importante a la protección del medio ambiente», lo que en sí mismo es una mofa, sino también en la generosa financiación del presupuesto destinado a investigación nuclear. No creo que esto nos lleve a reconsiderar nuestro enfoque de forma apreciable, otra razón por la que rechazo el informe sometido a votación.

 
  
MPphoto
 
 

  Tobias Pflüger (GUE/NGL), por escrito. − (DE) El informe Reul es una apología a favor de la industria nuclear. Desafiando al sentido común, presenta la energía nuclear como la tecnología del futuro y propone que se destinen más recursos presupuestarios y fondos para investigación de la UE al desarrollo de esta tecnología prehistórica de alto riesgo.

De hecho, pese a los recientes «incidentes» en las centrales nucleares de Vattenfall, la atención se centra en el desarrollo de la energía nuclear en Europa. A la vista de estos incidentes, es de un gran cinismo decir que la producción de energía nuclear se está haciendo «más segura que nunca». En lugar de seguir invirtiendo en esta polémica forma de energía, sin abordar deliberadamente la cuestión de su almacenamiento final, el objeto último debe ser una revolución social y ecológica.

Esto significa romper con los monopolios privados que existen en la industria nuclear, proporcionar una inyección masiva de fondos para las energías renovables y promover el uso de recursos energéticos locales. Puesto que son las centrales nucleares, sobre todo, las que han iniciado una nueva ronda de grandes subidas de precios, la necesidad de actuar es urgente. El informe sirve meramente a los intereses pecuniarios de la industria nuclear de Europa. La propuesta de construir nuevas centrales nucleares en Europa es inaceptable.

Se pretende que el fundamento jurídico para la financiación durante un período de tiempo indefinido quede recogido en el Tratado de Reforma. Esa es otra razón más para rechazar el Tratado. Todo céntimo adicional que se destine a financiar la energía nuclear en la UE está de más. La única política energética sostenible consiste en promover la producción de energía a partir de recursos renovables, solares, eólicos e hidráulicos.

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Queiró (PPE-DE), por escrito. (PT) Cuando presentó el paquete sobre la energía a principios de este año, la Comisión Europea insistió en la necesidad de un plan de acción tecnológico para los combustibles fósiles y destacó el requisito fundamental de adoptar un enfoque pragmático respecto a la energía nuclear.

La realidad es cruda: no hay alternativas a los combustibles fósiles que sean tan baratas y tan eficientes, lo cual significa que esos combustibles seguirán siendo el componente central y esencial de la política energética de la UE más allá de 2020.

Por eso tenemos que encontrar nuevas soluciones a la cuestión del suministro energético en la UE, teniendo en cuenta la necesidad de competitividad, sostenibilidad y seguridad del suministro. Como resultado, todas las inversiones en el desarrollo de nuevas tecnologías energéticas, primero, para reducir el impacto sobre el medio ambiente y mejorar la seguridad de las instalaciones existentes y, segundo, para desarrollar nuevas fuentes de energía y asegurar un uso más eficiente y limpio de los combustibles fósiles, tienen una especial importancia.

Y porque es fundamental que los Estados miembros y la UE concentren sus esfuerzos en la investigación energética, desde la utilización más eficiente de fuentes de energía, hasta las nuevas tecnologías y el uso más limpio de las fuentes de energía actuales, he votado a favor de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Andrzej Jan Szejna (PSE), por escrito. (PL) He votado a favor del informe del señor Reul sobre las fuentes de energía convencionales y la tecnología energética.

El informe plantea una cuestión muy importante y actual que exige un amplio debate en la Unión Europea, y es la necesidad de una estrategia unificada y una política energética común. Garantizar la seguridad energética de Europa es una prioridad, y la propuesta de la Comisión de presentar un plan estratégico europeo de tecnología energética en el Consejo Europeo de primavera de 2008 es una buena noticia.

Como líder mundial, la Unión Europea tiene que tomar también la iniciativa en el desarrollo de tecnologías energéticas modernas, respetando al mismo tiempo todas las normas económicas y medioambientales pertinentes.

 
  
MPphoto
 
 

  Lars Wohlin (PPE-DE), por escrito. (SV) He decidido apoyar el informe porque la UE ha mantenido un debate inusualmente equilibrado sobre la necesidad de incluir la energía nuclear en la futura combinación de energías en Europa. Entre otras cosas, el informe dice que «la energía nuclear es indispensable a medio plazo para garantizar la potencia básica en Europa» y que «la energía nuclear representa actualmente la fuente de energía con emisiones de CO2 más bajas de la UE y subraya su papel potencial para la protección del clima». En la actualidad, la energía nuclear es responsable de un tercio del suministro eléctrico de la UE y será siempre una de las fuentes más importantes de energía en muchos Estados miembros de la UE.

Cuando se plantea la cuestión de las emisiones de CO2, me parece lamentable que no se preste más atención a la energía nuclear. Si queremos atender la futura demanda de energía sin una mayor dependencia de los combustibles fósiles y sin aumentar las emisiones de CO2, el desarrollo de una energía nuclear nueva y segura tendrá una importancia cada vez mayor. Lamentablemente, la energía nuclear no se incluye entre las medidas que se consideran realistas con vistas a conseguir el objetivo de entre un 20 % y un 30 % de aquí a 2020.

 
  
  

- Informe: Davies (A6-0343/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Zuzana Roithová (PPE-DE).(CS) Hoy hemos encomendado a la industria automovilística la tarea de desarrollar motores que reduzcan las emisiones de CO2 a menos de 120 g/km. Actualmente, la cifra se sitúa en 157 g. Pero quiero advertirles a los que aplauden esta propuesta que la reducción de emisiones se ve cada vez más dificultada por el creciente número de conductores en general, así como por el gran número de conductores con vehículos viejos.

La doble regulación de la publicidad no resolverá el problema. Es bien sabido que la mayoría de las personas dan prioridad a la relación coste-eficiencia a la hora de comprar un automóvil, más que al impacto ambiental del vehículo. Los costes, pero también las emisiones, están aumentando además por unos requisitos más estrictos de seguridad impuestos a los vehículos.

Señorías, hasta que los vehículos con un menor impacto ambiental y unos costes de funcionamiento más bajos no resulten más asequibles, la contribución del tráfico rodado a las emisiones no registrará ningún descenso significativo. Por eso hoy no he estado entre los que han aplaudido este informe. Ni el informe de la comisión, ni la estrategia de la Comisión Europea, son suficientemente exhaustivos. Por eso he apoyado otras propuestas, relacionadas con la imposición de sanciones por exceder los límites de emisión y, especialmente, medidas fiscales y ayudas para la renovación del parque automovilístico.

 
  
MPphoto
 
 

  Zita Pleštinská (PPE-DE).(SK) El informe que acabamos de aprobar sobre la futura estrategia para reducir las emisiones de CO2 de los turismos contribuye, sin duda alguna, a uno de los debates más polarizados que están teniendo lugar actualmente en el Parlamento Europeo. Está en juego no sólo el medio ambiente y, en consecuencia, la salud de los ciudadanos de la UE, sino también la competitividad de un importante sector de la industria. He votado a favor de la enmienda porque representa un compromiso entre esos dos aspectos. Presta atención a la protección del medio ambiente y, al mismo tiempo, establece unas condiciones apropiadas y realistas para la industria automovilística europea.

La publicidad de los automóviles representa hasta el 20 % del volumen total de ingresos por publicidad para los editores de medios de comunicación impresos. El establecimiento de unos requisitos de publicidad obligatorios, como se estipulaba en el informe original del señor Chris Davies, violaría el principio fundamental de la libertad de expresión. Por eso he votado a favor de las enmiendas que dejan fuera los controvertidos apartados 36 al 41 del informe. He apoyado la propuesta del PPE-DE que invita a los fabricantes de automóviles a adoptar voluntariamente un código de práctica sobre la publicidad de los automóviles. Después de haberse aprobado la mayor parte de la enmiendas, en la votación final he votado a favor del informe del señor Chris Davies. El resultado de la votación es una señal política clara a favor de que se prepare legislación europea sobre la reducción de emisiones de CO2.

 
  
MPphoto
 
 

  Karin Scheele (PSE).(DE) Señora Presidenta, seguimos teniendo la legislación con la que el Parlamento puede demostrar que en Europa nos tomamos en serio la protección del clima, y tenemos que sumar todos nuestros esfuerzos para conseguir de verdad, con ella, todo lo que se ha quedado fuera en la votación de hoy.

Me parece lamentable que no nos hayamos comprometido a establecer el objetivo de no superar 120 g/km a partir de 2012. Han transcurrido más de diez años desde que nuestra industria prometió conseguirlo con su propuesta de autorregulación, alegando que ese enfoque sería mejor y más eficiente, y me hubiera gustado que la Cámara hubiese enviado hoy un mensaje más claro sobre la política climática. Pero no lo hemos hecho.

Por eso he votado en contra del informe, y espero que en la legislación mostremos más firmeza y determinación y dejemos claro que en Europa nos tomamos realmente en serio las cuestiones climáticas.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Březina (PPE-DE).(CS) He votado en contra de la propuesta del informe sobre la Estrategia Comunitaria para reducir las emisiones de CO2 de los turismos, aunque por razones diferentes a las mencionadas aquí antes.

He votado en contra de la propuesta porque con ella estamos abandonando el enfoque integral de los anteriores documentos de estrategia y poniendo, en su lugar, toda la carga de la reducción de emisiones de CO2 sobre la industria automovilística europea. Estoy también en desacuerdo con la propuesta de destinar obligatoriamente el 20 % del espacio publicitario a un determinado uso. Eso se parece peligrosamente a la campaña de información sobre los efectos perjudiciales del tabaco.

Globalmente, ese tipo de enfoque convierte la reducción de emisiones de CO2 en un dogma que, si se traduce en una futura legislación vinculante, nos hará perder competitividad.

 
  
MPphoto
 
 

  Christoph Konrad (PPE-DE).(DE) Señora Presidenta, he votado en contra del informe Davies porque, en mi opinión, hemos tomado lo que, en el fondo, me parece una decisión inaceptable y poco realista con el establecimiento de categorías uniformes de eficiencia de CO2 para los automóviles.

Tendría que haberse establecido una escala progresiva basada en el tamaño y el peso, sobre todo para que los fabricantes de la Unión Europea puedan estar en igualdad de condiciones. Permítanme que les ponga un ejemplo: no es lo mismo calentar toda una casa, que sólo una habitación. Por eso, tampoco es lo mismo conducir un coche grande que un coche pequeño. Y por eso tiene que haber una segmentación y una escala progresiva basada en el peso. Hemos perdido esa oportunidad, cosa que me parece lamentable, y con esta decisión ─que yo no apoyo─ hemos perdido también la oportunidad de adoptar una medida que podía conciliar los intereses del medio ambiente y los de la industria.

 
  
MPphoto
 
 

  Kurt Joachim Lauk (PPE-DE).(DE) Señora Presidenta, he votado en contra del informe Davies porque, como resultado de las enmiendas aprobadas, tenemos todavía un largo camino que recorrer hasta llegar a la situación óptima, que es proteger el medio ambiente por una parte, pero también promover el empleo en Europa y no cargar al consumidor indebidamente con unos precios demasiado altos. En esencia, las decisiones que hemos tomado son a costa del empleo y del consumidor.

Desde un punto de vista técnico, hemos abandonado el enfoque integral que habría sido esencial para crear una situación en la que todos contribuyeran a reducir las emisiones de CO2, no sólo los fabricantes de automóviles, sino también los fabricantes de otros componentes de vehículos. Hemos abandonado esa vía. Pero es que tampoco hemos incluido el peso, ni hemos completado la segmentación por peso, que es importante para la competitividad europea, porque los vehículos más pesados son los que están a la cabeza de la innovación, la innovación que Europa necesita.

Hemos establecido unos plazos difíciles o costosos de cumplir y hemos dado el absurdo paso de no tomar en cuenta la propuesta de introducir impuestos basados en el CO2 en los Estados miembros, lo que significa que los vehículos viejos que producen muchas emisiones de CO2 seguirán en el mercado y en las carreteras. Por eso he votado en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Linda McAvan (PSE). - (EN) Señora Presidenta, quiero hacer dos comentarios, el primero relativo al procedimiento, y el segundo a la lista de votaciones.

Sobre la lista de votaciones: en primer lugar, no se hace ninguna mención en el apartado 3; en segundo lugar, creo que debemos volver a examinar lo sucedido con las enmiendas 52 y 51. Si lo hacemos, veremos que esta última es claramente la más próxima al texto original y, por tanto, tendría que haberse votado primero. La enmienda 52 se aleja más y tendría que haberse votado en segundo lugar.

Quiero pedir a la Presidencia que lo examine, porque eso es claramente lo que tendría que haber pasado. Así que, con relación a estas cuestiones de procedimiento, quisiera algunas respuestas.

Segundo, en cuanto a la política en cuestión, ha sido la primera votación real sobre el cambio climático. No se trata de un instrumento legislativo —que está por venir— pero creo que el Grupo ALDE y el Grupo del PPE-DE, al no haber apoyado la fecha de 2012 respaldada por la Comisión Europea, no han superado la primera prueba sobre el cambio climático, y los ciudadanos de a pie habrán visto lo que ha sucedido hoy aquí y se preguntarán si nos tomamos realmente en serio los compromisos adquiridos el pasado mes de marzo para reducir las emisiones de CO2.

Decimos que Europa tiene que ser una Europa del medio ambiente. Pero para que llegue a serlo, tenemos que reflejarlo en la legislación.

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Castex (PSE), por escrito. – (FR) La señora Castex ha votado a favor del informe Davies sobre la reducción de las emisiones de CO2 de los turismos y los vehículos industriales ligeros.

Mientras Francia sigue estando monopolizada por la Cumbre del Medio Ambiente, la Unión Europea ha realizado otra valiosa contribución a la calidad de nuestro medio ambiente con la adopción de una estrategia para reducir las emisiones de CO2 de los turismos.

La señora Castex se alegra mucho de que el Parlamento Europeo haya instado a la industria automovilística europea a asegurar que los nuevos vehículos no emitan más de 120 g/km de CO2 de aquí a 2012.

Esta diputada francesa del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo acoge con satisfacción el Sistema de Reducción de los Derechos de Carbono (CARS), por tratarse de un mecanismo que impondrá sanciones económicas a los fabricantes que no respeten sus cuotas y concederá al mismo tiempo bonificaciones a los que hayan tomado la iniciativa para conseguir emisiones por debajo de la curva de valores límite.

 
  
MPphoto
 
 

  Charlotte Cederschiöld y Christofer Fjellner (PPE-DE), por escrito. (SV) Hemos votado básicamente a favor del informe del señor Davies sobre una estrategia para reducir las emisiones de CO2 de los turismos (A6-0343/07).

Para reducir las emisiones de CO2, es prioritario que se reduzca la proporción procedente del tráfico rodado. Es importante encontrar alternativas al uso de automóviles que ayuden a proteger el medio ambiente. Pero en nuestra opinión, los fabricantes de automóviles deben tener la oportunidad de decidir por sí mismos cómo quieren cumplir los objetivos medioambientales que nosotros, los políticos, establecemos. La legislación no debe regular en detalle la manera de hacerlo.

Nos oponemos también a las propuestas del ponente en materia de publicidad, que no se justifican y que restringen la libertad de expresión.

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Grossetête (PPE-DE), por escrito. – (FR) He votado a favor de este informe.

En la Comunidad Europea, cerca del 19 % de todas las emisiones de CO2 proceden ahora de turismos y vehículos industriales ligeros. La Unión Europea tiene que comprometerse con un objetivo ambicioso y realista para reducir las emisiones medias de todos los vehículos que salen al mercado en la UE.

El impacto del tráfico rodado en la calidad del aire tiene que reducirse a medida que se vaya renovando el parque automovilístico.

Celebro la aprobación de los plazos establecidos por el Parlamento Europeo. Si la industria automovilística tiene que tomar medidas verificables y cuantificables después de 2011, me parece perfectamente razonable que se establezca 2015 como fecha para conseguir un umbral de 125 g/km. De hecho, esa fecha se corresponde con la entrada en vigor de la normativa sobre emisiones Euro VI.

Para que la legislación sea eficaz, tiene que ser ante todo realista y la industria lleva mucho tiempo poniendo las cuestiones medioambientales en el centro de sus políticas. En lo que respecta al cambio climático, la prioridad tiene que ser reducir las emisiones de CO2 en términos absolutos.

 
  
MPphoto
 
 

  Jules Maaten (ALDE), por escrito. – (NL) El informe Davies merece nuestro apoyo por la señal política que envía. Todos los sectores tendrán que contribuir a remediar el problema del cambio climático, entre ellos el sector europeo del automóvil. Por eso apoyo totalmente el compromiso de establecer un límite máximo de 125g de CO2/km de aquí a 2015.

Para los Países Bajos, el informe Davies tiene otra dimensión adicional que es incuestionable. El problema de las partículas atmosféricas en los Países Bajos hace necesario que se adopten medidas a escala europea para abordarlo en su origen. De lo contrario, en zonas de transporte intenso, como el puerto de Rotterdam o el aeropuerto de Schiphol, será imposible que podamos cumplir las normas actuales y/o más estrictas en materia de partículas.

Soy partidario de proporcionar mejor información a los consumidores sobre los resultados medioambientales de los turismos, como la que ya se les proporciona en el caso de los frigoríficos y las lavadoras, pero he votado en contra de la propuesta de hacer obligatorias advertencias como las del tabaco en toda la publicidad y materiales promocionales de la industria automovilística. En materia de publicidad y promoción, tengo más fe en la autorregulación que en cualquier tipo de obligación legal europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Erika Mann (PSE), por escrito. − (DE) He votado en contra del informe del señor Davies sobre la Estrategia comunitaria para reducir las emisiones de CO2 de turismos y vehículos industriales ligeros. Aunque inicialmente voté a favor del informe en la votación directa en el Pleno, retiré posteriormente mi voto por escrito, según consta en los registros parlamentarios de 25 de octubre de 2007.

En mi opinión, el informe es extremadamente arbitrario y no tiene debidamente en cuenta las necesidades de la industria automovilística de Alemania ni las cuestiones medioambientales.

Por ejemplo, el informe no diferencia entre las distintas categorías de peso de los vehículos y, por tanto, impone demandas poco realistas a los fabricantes de turismos.

En cuanto a la publicidad, se hace una comparación creciente entre las necesidades de etiquetado de los productos del tabaco y los vehículos.

El ponente (señor Davies, un eurodiputado británico liberal y verde) se mostró únicamente dispuesto a llegar a un compromiso sobre un punto al final justo del proceso, durante las deliberaciones sobre su informe. Pero ya fue demasiado tarde para formular una recomendación sensata del Parlamento que pudiera obtener el apoyo de todos los grupos.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − (EN) He votado a favor de la versión original de este informe, que propone unos límites estrictos sobre las emisiones de 120 g de dióxido de carbono por kilómetro de aquí a 2012. Lamentablemente, la propuesta ha sido debilitada por los diputados conservadores y liberales al Parlamento Europeo, para permitir un límite de emisión más alto y un período de reducción más largo. La estrategia general es buena, pero es una pena que se haya debilitado innecesariamente.

 
  
MPphoto
 
 

  Tokia Saïfi (PPE-DE), por escrito. – (FR) El Parlamento Europeo ha aprobado la Estrategia comunitaria para reducir las emisiones de CO2 de los vehículos de pasajeros, cosa que celebro mucho.

Esta iniciativa nos permitirá reducir las emisiones de dióxido de carbono y, al mismo tiempo, contribuir al logro de los objetivos más generales de la UE en relación con el medio ambiente y los objetivos de seguridad energética. No obstante, creo que el mensaje que esta votación ha enviado a la Comisión y al conjunto de la comunidad internacional podría haber sido más ambicioso.

En 1995 se propuso por primera vez el umbral de 120 g/km de CO2 como un objetivo factible para la industria automovilística. Doce años más tarde, su puesta en práctica sigue encontrándose con resistencia, aunque los avances tecnológicos han hecho que las emisiones de CO2 puedan reducirse ahora más de lo que era posible hace doce años.

Contentándose con un límite máximo obligatorio de 125 g/km de CO2, el Parlamento Europeo no va suficientemente lejos. Por eso he votado en contra de las enmiendas 42 y 52, porque sus objetivos, con el pretexto de ser prudentes y realistas, son de hecho demasiado moderados.

En un momento en el que el consumidor es cada vez más sensible a la contaminación de los vehículos de motor, cualquier medida encaminada a reducir las emisiones de CO2 de esta fuente será beneficiosa para el sector del automóvil, el consumidor y, por supuesto, el propio planeta.

 
  
MPphoto
 
 

  Renate Sommer (PPE-DE), por escrito. − (DE) He votado a favor de las propuestas para introducir un límite máximo obligatorio de emisiones medias, aunque con ciertas reservas. En mi opinión, hubiera sido preferible una escala gradual basada en el tamaño y el peso de los vehículos.

Aunque, por lo demás, suelo estar a favor de los compromisos voluntarios de la industria, creo que los requisitos legales vinculantes son esenciales para la industria automovilística: la experiencia ha demostrado que los compromisos voluntarios en este sector están abocados al fracaso.

Como sabemos, entre 1990 y 2004 se consiguió una reducción de casi el 5 % en las emisiones de gases de efecto invernadero de los 25 Estados miembros de la UE. Pero no por el tráfico rodado: en marcado contraste, este sector registró un aumento del 26 %, Existe claramente una necesidad urgente de actuar aquí, y la industria automovilística tiene que contribuir a la reducción de emisiones.

El año 2012, fijado como fecha para la introducción de ese límite máximo, ha sido criticado sobre la base de que no contempla un período suficientemente largo para su introducción gradual. No obstante, esa fecha ha sido motivo de discusión durante años, y la industria sabe desde hace mucho lo que puede esperar.

Pero la cuestión que siempre tenemos que considerar es que se equilibren los intereses medioambientales y los intereses de la industria automovilística, y eso también en aras del empleo y la competitividad en la Unión Europea. Se trata de una industria próspera y es importante para la UE. Sin industrias fuertes, ¡no tendríamos dinero para los programas medioambientales!

 
  
  

- Informe: Wagenknecht (A6-0391/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Danutė Budreikaitė (ALDE).(LT) Hasta la fecha, los Estados miembros han conseguido únicamente llegar a un acuerdo sobre la consolidación de los impuestos indirectos: impuestos especiales e IVA, determinación del tipo mínimo y aplicación de numerosas exenciones del IVA. Dudo que un tipo mínimo para los impuestos especiales ─sobre el combustible, por ejemplo─ vaya a aumentar la competitividad económica. Es más probable que produzca una subida de precios y una reducción del consumo, sobre todo en vista del aumento general de los precios. La coordinación propuesta de los impuestos especiales constituiría una carga insoportable para los nuevos Estados miembros.

La propuesta de una base imponible consolidada común para toda la UE habría sido más apropiada para las economías de los 15 antiguos Estados miembros, ya que tienen niveles similares de desarrollo. Esta propuesta es un paso hacia la consolidación del impuesto sobre los beneficios. La mayor carga recaería sobre las economías más débiles de los nuevos Estados miembros. Eso les llevaría a perder la oportunidad de beneficiarse de la competencia fiscal, además de acelerar su crecimiento económico. Les privaría de la posibilidad de elevar su nivel de vida para equipararse al de los antiguos Estados miembros.

He votado en contra del informe, ya que a pesar de las enmiendas, no me parece oportuno en este momento.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Andersson, Göran Färm e Inger Segelström (PSE), por escrito. – (SV) Nosotros, los socialdemócratas suecos, creemos ante todo que la política fiscal debe ser una cuestión nacional.

El informe insiste también en la soberanía fiscal de los Estados miembros.

Hemos optado por votar a favor del informe porque, en muchos aspectos, destaca el papel de la política fiscal en los Estados miembros en materia de empleo, bienestar y medio ambiente, así como el buen funcionamiento del mercado interior.

 
  
MPphoto
 
 

  Gérard Deprez (ALDE), por escrito. – (FR) He apoyado la enmienda 20 presentada por el Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea, que propone la eliminación del apartado 17 del informe Wagenknecht sobre la contribución de las políticas fiscal y aduanera a la Estrategia de Lisboa.

Para asegurar el buen funcionamiento de nuestro mercado interior, estoy a favor de cualquier medida que contribuya a la armonización fiscal en la UE.

Aunque la fiscalidad sigue siendo básicamente una cuestión de soberanía nacional, en muy poco tiempo se ha hecho evidente que tenemos que asegurar un mínimo de coordinación fiscal entre los Estados miembros. Por eso, en materia de fiscalidad indirecta, la Comisión ha establecido progresivamente, para los impuestos especiales, un tipo mínimo cuya finalidad es reducir las distorsiones de la competencia.

En el informe que se está votando hoy, el apartado 17 trata ahora de reconsiderar precisamente ese sistema y propone sustituirlo por un código de conducta.

No creo que sea suficiente con «animar» a los Estados miembros cuando se trata de coordinar la fiscalidad indirecta. Creo aún menos en la eficacia de un código de conducta en cuestión de impuestos especiales: es probable que dicho código aumente la tentación de ignorar el acervo comunitario, lo que a su vez crearía la lamentable situación de una competencia desleal en este ámbito.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. − (PT) Hemos votado en contra del texto final porque, entre otras cosas, adopta una posición de defensa de los grupos económicos y financieros, como ha destacado la ponente, quien ha retirado su nombre del informe antes de la votación final y ha pedido que se vote en su contra. La resolución pretende relajar las normas y los procedimientos de manera que las grandes empresas puedan penetrar fácilmente en los distintos mercados y obtener los mayores lucros con el mínimo número de obstáculos en cualquier Estado miembro.

Además, consideramos que la soberanía fiscal de los Estados miembros en cuanto a la definición de su propia política fiscal tiene que ser respetada en todos los debates sobre esta cuestión. Esto no es lo que sucede ahora. Una supuesta política fiscal común europea que promueva la «competencia fiscal» serviría únicamente a los intereses de los grandes capitales europeos e internacionales.

Los datos disponibles demuestran que, en los últimos diez años, se ha registrado una fuerte caída del tipo medio de tributación de los beneficios empresariales, mientras que el impuesto de sociedades apenas ha cambiado.

Lamentamos que en este texto final no figuren las propuestas presentadas por la ponente, que insistían en el aspecto distributivo de la tributación y demostraban la transferencia de la carga fiscal de los rendimientos elevados a los rendimientos más bajos.

 
  
MPphoto
 
 

  Hélène Goudin y Nils Lundgren (IND/DEM), por escrito. (SV) La Lista de Junio se opone firmemente a este informe, que trata de avanzar hacia una política aduanera y fiscal común para la UE.

Es sorprendente que hoy el Parlamento Europeo esté tomando decisiones sobre cuestiones para las que no existe una política común. No le corresponde a la UE decidir sobre asuntos fiscales, ni pedir directamente a los Estados miembros que armonicen sus impuestos nacionales. Tampoco es razonable tratar de avanzar hacia la imposición de un impuesto comunitario.

En este informe se puede ver también cómo la Estrategia de Lisboa permite a la UE acometer nuevos ámbitos de la política, dejando una estela de supranacionalismo, nuevos proyectos y mayores costes.

La Lista de Junio votará en contra de este informe, porque la fiscalidad tiene que ser una decisión interna y soberana de los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Astrid Lulling (PPE-DE), por escrito. – (FR) El informe sobre la contribución de las políticas fiscales y aduaneras a la Estrategia de Lisboa, tal como se votó en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, constituye un compromiso aceptable entre el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata Cristianos), por una parte, y el Grupo de la Alianza de los Liberales y Demócratas para Europa, por otra, y yo lo apoyo. Me alegra ver también que hemos conseguido mantener ese equilibrio durante la votación en el Pleno.

Para mí, el punto clave del informe es el apartado 4, que insiste en los beneficios de una competencia fiscal saludable en la Unión Europea. Si de verdad queremos conseguir los objetivos de crecimiento económico y empleo establecidos en la Estrategia de Lisboa, tenemos que asegurarnos de no imponer una carga fiscal demasiado pesada a las empresas, puesto que son ellas las que generan empleo. Tampoco debemos sobrecargar nunca de impuestos, ya sean directos o indirectos, a los trabajadores y consumidores, puesto ellos realizan una contribución considerable al crecimiento.

La competencia fiscal obliga a los Estados miembros de la Unión Europea a moderar sus exigencias fiscales y a ser más eficientes en la gestión del gasto público, algo que no puede más que beneficiar al contribuyente.

La base imponible consolidada común del impuesto de sociedades es otro aspecto controvertido del informe, constituye en mi opinión un elemento de coordinación de las políticas fiscales que hará el impuesto de sociedades en Europa menos burocrático y más eficaz.

 
  
MPphoto
 
 

  Diamanto Manolakou (GUE/NGL), por escrito. – (EL) La política fiscal sirve para redistribuir la renta en beneficio del capital. Es utilizada por todos los Gobiernos de centro-derecha y centro-izquierda y gobierna el capital en la UE.

La ausencia de una política fiscal común se debe a la existencia de conflictos intraimperialistas. Pero aunque existiera esa política, el capital seguiría aumentando su propia rentabilidad a expensas de la renta y las necesidades del ciudadano de la calle.

En medio de una competencia despiadada, el capital se mueve ahora con facilidad y rapidez de países con una elevada presión fiscal a países con impuestos más bajos. De hecho, en todos los Estados miembros, el tipo impositivo del impuesto de sociedades se está reduciendo a costa de la renta de las personas físicas.

Pero eso no sucede con el impuesto sobre los rendimientos del trabajo, que se mantiene constante, mientras que los impuestos indirectos y el IVA han aumentado, acrecentando las desigualdades y las diferencias entre ricos y pobres. Esto se refleja también en las cifras de la OCDE, las cuales demuestran que los impuestos indirectos en forma de IVA aumentaron al 6,9 % del PIB en 2006. Así pues, el capital se está viendo sistemáticamente eximido de impuestos, mientras que la presión fiscal que soportan los trabajadores, a través de impuestos indirectos, es cada vez mayor.

Eso mismo está sucediendo en Grecia: el impuesto de sociedades se ha reducido un 10 % y el IVA ha aumentado un 1 %, previéndose un nuevo incremento del 2 %.

Esta es la barbarie del capitalismo, que crea desigualdad y pobreza para la mayoría de las personas, una situación que nosotros tenemos que cambiar.

 
  
MPphoto
 
 

  Mary Lou McDonald (GUE/NGL), por escrito. (EN) Aunque el informe contiene algunos aspectos positivos para conseguir un reparto más equitativo de la carga fiscal, no estoy de acuerdo con que se refuerce el papel de la Unión Europea en materia de fiscalidad, ya que eso debilitaría más aún la soberanía económica de los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Gay Mitchell (PPE-DE), por escrito. − (EN) La delegación de Fine Gael en el Parlamento Europeo ha decidido oponerse al Informe en la votación final debido a las numerosas referencias a la BICCIS y a otros asuntos relacionados.

Nosotros apoyamos la Agenda de Lisboa y estamos a favor del Informe, de modo que reconocemos los aspectos positivos de la bajada de impuestos y las ventajas de la competencia fiscal, pero no reconocemos el derecho de las instituciones europeas a interferir con los derechos de los Estados miembros, como Irlanda, que también están en la eurozona. Los tipos de interés los fija el BCE y el Pacto de Estabilidad y Crecimiento establece las necesidades de endeudamiento e inflación. La política fiscal es, por tanto, uno de los instrumentos que el Tratado deja en manos de los Estados miembros y que debemos salvaguardar.

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Skinner (PSE), por escrito. − (EN) Las actitudes fiscales en toda la UE pueden ayudar de muchas maneras a extraer algunas conclusiones mejores para la Estrategia de Lisboa. Dicho en términos sencillos, la creación de incentivos para el crecimiento de las pequeñas empresas y la creación de empleo, así como las cuestiones medioambientales, se ven como algo positivo. Se trata de algo que deben hacer y vigilar los Estados miembros, porque es competencia suya.

La consolidación de las bases impositivas a escala de la UE no es tan importante como sugiere la ponente. El EPLP mantiene que se pueden conseguir muchas cosas buenas que nos acerquen a la Estrategia de Lisboa con la intervención de los Estados miembros, no la de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Sahra Wagenknecht (GUE/NGL), por escrito. − (DE) En su votación de hoy, el Parlamento Europeo ha demostrado que una mayoría de sus diputados es partidaria de una política fiscal que sirve a los intereses de las diez mil personas que se hallan en la cúspide, en detrimento de la gran mayoría de las personas que viven en la Unión Europea. Aunque se han aceptado algunas de mis propuestas ─después de todo, nadie está dispuesto a defender abiertamente la causa de unos tipos más altos de IVA, mayores impuestos sobre los rendimientos del trabajo o mejores oportunidades para la competencia fiscal desleal en toda la UE─, nuestras propuestas de aumentar los impuestos sobre el patrimonio y las transacciones financieras y reducir la competencia fiscal desleal por medio de la introducción de un tipo imponible consolidado común del impuesto de sociedades, han sido rechazadas por la mayoría de los diputados de esta Cámara.

Puesto que, después de las distintas votaciones, el informe final no tiene nada que ver con mi texto original y algunos aspectos de su contenido se han deteriorado aún más en la versión del informe aprobada en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, he decidido retirar mi nombre del informe y pedir a sus Señorías que voten en contra de él en la votación final. Celebro que las secciones pertinentes del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo se hayan sentido también incapaces de apoyar la versión final del informe, como demuestra el resultado de la votación.

Hoy, la Cámara ha dejado pasar la oportunidad de hacer caso a las peticiones de una política fiscal más equitativa y socialmente compatible y adoptarla como una posición clara del Parlamento Europeo. En su lugar, una mayoría del Parlamento Europeo ha vuelto a confirmar de manera incuestionable las políticas mal enfocadas de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Lars Wohlin (PPE-DE), por escrito. (SV) Hoy he decidido apoyar el informe sobre la contribución de la política fiscal al proceso de Lisboa. Defiendo una competencia fiscal saludable y una base imponible común consolidada del impuesto de sociedades para las empresas internacionales, sin armonización de la presión fiscal y con la posibilidad de que cada Estado miembro se mantenga al margen, si así lo desea. Es también importante respetar la soberanía de los Estados miembros en el ámbito de la fiscalidad. Yo también me opongo a cualquier intento de avanzar hacia un impuesto de la UE.

 
  
  

- Informe: Florenz (A6-0336/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Miroslav Mikolášik (PPE-DE).(SK) Admiro y respeto la determinación con que algunos países han introducido la prohibición de fumar no sólo en las oficinas y en todos los lugares de trabajo, sino también en restaurantes, pubes, bares y clubes. Tenemos estudios de impacto económico que no han confirmado la preocupación de los dueños de restaurantes por una posible pérdida de ingresos. Sabemos también que el tratamiento de las enfermedades respiratorias y otras enfermedades cuesta hasta 50 millones de euros.

En Escocia, el número de personas hospitalizadas con miocarditis ha disminuido casi un 20 % desde que se impuso la prohibición de fumar. Los niños nacidos de madres fumadoras y de mujeres expuestas al humo del tabaco durante el embarazo nacen prematuramente y tienen un peso al nacer más bajo de lo normal. Pido a los Estados miembros de la Unión Europea, entre ellos al mío propio, que introduzcan de inmediato leyes eficaces que prohíban fumar en lugares de trabajo y restaurantes, así como medidas eficaces para reducir el consumo de tabaco en general.

 
  
MPphoto
 
 

  Roberta Alma Anastase (PPE-DE). - (RO) Al mismo tiempo que voto a favor de este informe, quiero insistir en su importancia para el futuro de los ciudadanos europeos y para el conjunto de la Unión Europea. Celebro el enfoque estratégico adoptado frente a la cuestión del tabaco, incluido el tabaquismo pasivo, así como la propuesta de adoptar medidas concretas y estrictas para luchar contra el tabaco y sus consecuencias negativas a escala europea. Estoy convencida de que un aspecto esencial del enfoque estratégico de esta cuestión debe ser la política de prevención del tabaquismo, mediante la creación de un verdadero sistema de educación en este ámbito. La realidad actual es obvia; existe una necesidad clara y creciente de concienciar a toda la sociedad europea sobre las consecuencias del tabaco. No menos importante es centrar esos esfuerzos de prevención en educar con antelación a niños y jóvenes, así como a sus padres, para garantizar a las generaciones futuras una Europa sin humo de tabaco.

 
  
MPphoto
 
 

  Ryszard Czarnecki (UEN).(PL) Señora Presidenta, quiero explicar mi voto sobre el informe del señor Florenz relativo a la lucha contra el preocupante fenómeno de la adicción a la nicotina. Quiero resaltar que he votado a favor de este informe, a pesar de ser un defensor de la libertad de los fumadores y a pesar de ser, obviamente, un defensor del pluralismo. No obstante, el problema de los efectos nocivos del tabaco para los llamados fumadores pasivos, es decir, el efecto que para los no fumadores tiene el hecho de estar rodeados de fumadores, es efectivamente muy alarmante. Basta con recordar a la Cámara que todos los años se producen 650 000 muertes relacionadas con el tabaco. Dicha cifra incluye a 80 000 fumadores pasivos, algunos de ellos niños. Esa es la razón por la que debemos restringir la libertad de ciertos individuos con objeto de prevenir muertes.

 
  
MPphoto
 
 

  Hannu Takkula (ALDE). - (FI) Señora Presidenta, antes de nada quiero expresar mi satisfacción con este informe. Es excelente que estemos adoptando una posición clara contra el tabaquismo pasivo.

He votado a favor de este informe porque es hora de que actuemos a escala de la Unión Europea para evitar que las personas se vean realmente expuestas a los peligros del humo del tabaco. Como hemos escuchado antes, todos los años mueren 650 000 personas por los efectos del tabaco. Ya es hora de actuar.

A pesar de que apoyo la propuesta, sé que será difícil ponerla en práctica e implantarla en todas partes. El artículo 11 incorpora la idea de que se debe prohibir en toda la UE el uso del tabaco en el transporte privado en presencia de menores. Ese es un buen objetivo, pero tenemos que considerar la posible manera de vigilar su cumplimiento. El objetivo que debemos perseguir es un ambiente sin humo, pero en el futuro tenemos que prestar más atención a asegurar que las medidas que adoptemos sean razonables y que se pueda vigilar el cumplimiento de las leyes.

 
  
MPphoto
 
 

  Christoph Konrad (PPE-DE).(DE) Señora Presidenta, Señorías, por supuesto que todos sabemos que fumar es malo para nuestra salud. No obstante, he votado en contra del informe sobre una Europa sin humo de tabaco por una cuestión de principios, ya que se puede decir que en ninguna otra cosa se ha impuesto el Estado con tanto éxito como en la lucha contra el tabaco en lugares públicos. Los países de la UE ─y eso nos incluye a nosotros─ están interviniendo a una escala sin precedentes, con sus prohibiciones de fumar, en los hábitos privados de los ciudadanos.

Estamos experimentando una política de prohibición promovida por el Estado y pensada para enseñar a las personas a cambiar su conducta. El propio informe lo deja claro. La unanimidad ─o, como la tenemos hoy─ la unanimidad virtual, no es garantía de libertad. Más bien todo lo contrario. En esencia ─y esto es algo que debemos reconocer─, la libertad ofrece la oportunidad de salirse de la norma. Los ciudadanos afectados se han movilizado, tenemos al Estado protector, y todos aquellos que tienen algo que ver con esto y lo apoyan creen que no guarda relación con la libertad. ¡Están muy equivocados!

 
  
MPphoto
 
 

  Renate Sommer (PPE-DE).(DE) Señora Presidenta, yo también he votado en contra del informe sobre una Europa sin humo, aunque al hacerlo, me estoy sometiendo a lo que parece ser una caza de brujas, incluso en la Cámara por cierto. Por eso mismo, tantos de nuestros colegas diputados simplemente no han tenido el valor de votar en contra del informe, a pesar de que tampoco ellos desean esta política protectora.

Por supuesto que estoy a favor de proteger a los no fumadores, a los niños y a los jóvenes, pero se trata de una cuestión de principios. Primero, no tenemos ninguna competencia en materia de política sanitaria. Esa competencia es de los Estados miembros. Cualquier otra cosa supondría una violación del principio de subsidiariedad y una injerencia de la UE. En segundo lugar, y más concretamente, ¡ya hemos tenido bastante! ¡Hemos tenido bastante, Señorías! Durante años, la UE ha luchado contra los fumadores, el alcohol y los obesos en Europa, aparentemente sobre el supuesto de que nuestros ciudadanos son estúpidos y necesita que la legislación les cuide. Eso es precisamente a lo que me opongo.

Los ciudadanos que yo represento no son estúpidos. Una política de prohibición es siempre contraproducente y mi trabajo es representar a las personas, no cuidarlas.

 
  
MPphoto
 
 

  Daniel Hannan (PPE-DE). - (EN) Señora Presidenta, si existe una cuestión que precisa de la subsidiariedad, seguramente es la del tabaco. Pongamos fin a la hipocresía de subvencionar el cultivo del tabaco en la Unión Europea, al tiempo que penalizamos su consumo. Abandonemos el doble rasero de desincentivar el consumo de tabaco dentro de la UE, pero incentivarlo fuera. Centremos nuestra atención, por el contrario, en la cuestión más básica de qué tiene que ver todo esto con Bruselas.

Está claro que la situación jurídica y fiscal del tabaco es una prerrogativa nacional, y la cuestión de dónde y cuándo podemos consumirlo debe decidirse en un ámbito aún más local: cuando se trate de un espacio de propiedad privada, el propietario de dicho espacio, y cuando se trate de un espacio público, las autoridades municipales. No debe tener nada que ver con los gobiernos nacionales y, desde luego, con la Unión Europea. Subsidiariedad, colegas; ¿la recuerdan?

 
  
MPphoto
 
 

  Marcin Libicki (UEN).(PL) Señora Presidenta, en esta sesión hemos debatido el informe del señor Florenz sobre la restricción del derecho a fumar cigarrillos. He votado en contra del informe porque creo que las restricciones deben imponerse sólo en aquellos casos en que fumar perjudique a terceros. Pero no podemos prohibir que las personas que quieran perjudicarse a sí mismas, lo hagan. Eso supondría una intrusión en los derechos del individuo que va más allá de los derechos de un empresario. Los costes relacionados con el tratamiento son importantes, por supuesto, pero esa cuestión atañe simplemente a los responsables de asegurar a otros. Si se llegara a considerar adecuado, se podrían aumentar las cuotas pagadas por los fumadores para cubrir los costes del tratamiento. Hay otra cuestión que también debe mencionarse, y es la subsidiariedad. Algunos de los oradores se han referido ya a ella y, por supuesto, estoy totalmente de acuerdo en que esta cuestión, que en cualquier caso está mal planteada en lo esencial, tiene que ser competencia de las autoridades nacionales, no de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Daniel Caspary (PPE-DE), por escrito. − (DE) Acojo con satisfacción todas las medidas adoptadas en los Estados miembros para informar a los ciudadanos sobre los riesgos del tabaco. En mi opinión, todas esas medidas son competencia de los Estados miembros, no de la Unión Europea.

Por eso he rechazado el informe Florenz en la votación final.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (PSE), por escrito. − (PT) He votado a favor del informe del señor Florenz sobre el Libro Verde «Hacia una Europa sin humo de tabaco: opciones políticas a escala de la UE», porque considero esencial que se tomen las medidas adecuadas para reducir el número de muertes y de enfermedades graves causadas por el humo del tabaco.

En este sentido, apoyo la propuesta que insta a la Comisión a modificar la Directiva 2001/37/CE relativa a los productos del tabaco para revisar, tras considerar los nuevos avances científicos, las normas sobre el uso de aditivos y otras sustancias en estos productos, sobre todo con relación a aditivos cancerígenos, mutagénicos o tóxicos.

 
  
MPphoto
 
 

  Robert Goebbels (PSE), por escrito. – (FR) Estrasburgo no es Qom y el Parlamento Europeo no es el «líder supremo» enviado para repartir el bien y la justicia por toda la Unión Europea. Todo el mundo sabe ya que fumar es malo para la salud. Pero la vida misma es peligrosa, ya que siempre acaba en la muerte. Personalmente, yo no he fumado nunca en mi vida.

Pero no me sorprende que algunos adultos estén dispuestos a aceptar ese riesgo. Por el contrario, nunca me deja de sorprender el proselitismo de los ayatolás de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, que publican informe tras informe de propia iniciativa en un intento de «salvar al planeta» en detrimento de los seres humanos y sus debilidades. Yo digo «no» a esos fanáticos.

 
  
MPphoto
 
 

  Genowefa Grabowska (PSE), por escrito. (PL) Como miembro de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, y también como no fumadora consciente de muchas de las consecuencias negativas del tabaco en nuestro entorno inmediato, acojo con satisfacción el informe del señor Florenz titulado: «Hacia una Europa sin humo de tabaco».

Creo que es totalmente apropiado que el propio Parlamento Europeo envíe un mensaje firme e inequívoco a todos los ciudadanos de la UE y a los Estados miembros, dejando claro que no queremos que se fume en lugares públicos, especialmente en restaurantes, bares y transporte público. Y sobre todo, no queremos que se fume en los lugares de trabajo.

Pedimos también medidas más estrictas contra la venta de cigarrillos a menores. Además, creo que la introducción de restricciones debe acompañarse de una campaña de información más amplia que vaya más allá de los efectos perjudiciales del tabaco. En general, estos efectos son bien conocidos, pero hay que dejar también claro que los derechos de los no fumadores a vivir en un ambiente sin humo no pueden depender o verse restringidos por fumadores dispuestos a ejercer su derecho a fumar a expensas de los no fumadores.

Si queremos que nuestra propuesta de una Europa sin humo de tabaco sea fructífera, nosotros, los diputados al Parlamento Europeo, debemos dar ejemplo y dejar de fumar en nuestro lugar de trabajo. Eso significa no fumar más en ninguno de los edificios del Parlamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Grossetête (PPE-DE), por escrito. – (FR) He votado a favor de este informe que trata no sólo de apoyar a los Estados miembros en las medidas estrictas que han adoptado para combatir la adicción al tabaco, sino también de promover la salud pública.

El humo del tabaco no es sólo una importante fuente de contaminación atmosférica; además, las sustancias químicas contenidas en los cigarrillos exponen a fumadores y no fumadores a un grave riesgo, sobre todo en espacios cerrados, como lugares de trabajo, bares y restaurantes. Por consiguiente, a mí me parece esencial que impongamos una prohibición clara y unilateral de fumar en esos lugares.

Una legislación estricta pensada para proporcionar la máxima protección de la salud de nuestros ciudadanos no puede conseguirse eficazmente sin un verdadero esfuerzo por alertar e informar a la opinión pública de los riesgos asociados al uso del tabaco. Acojo con satisfacción la voluntad expresada de dirigir las campañas de información a determinados grupos de destinatarios, sobre todo a jóvenes, mujeres embarazadas y progenitores.

Por último, lamento que se haya aprobado una enmienda que insta a la Comisión a investigar los riesgos para la salud asociados al tabaco de mascar y la repercusión que éste tiene en el consumo de cigarrillos. Creo que esta propuesta no tiene cabida en un informe como éste, porque los riesgos para la salud que presenta el tabaco de mascar, entre ellos el cáncer de lengua, son por todos conocidos.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − (EN) He votado a favor de este informe, que explica las opciones para reducir el daño causado por el humo del tabaco en la Unión Europea. No se pide legislación comunitaria, pero sí se pide a los Estados miembros que impongan la prohibición absoluta de fumar en el plazo de dos años. El Reino Unido ya lo ha prohibido, y considerando el daño que causa el tabaco, yo soy partidario de que este enfoque sensato se extienda a toda la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (ITS), por escrito. − (DE) La prohibición de fumar es, por supuesto, una medida para proteger la salud pública y, por tanto, tiene que ser bien acogida en los edificios públicos. Es también una buena medida para proteger a los niños y a los jóvenes. Pero, con estos grupos en particular, sería preferible que los adultos dieran buen ejemplo y se mantuvieran las actuales campañas antitabaco. Es una hipocresía que la Unión Europea trate de imponer la prohibición general de fumar en todos los Estados miembros, cuando ella misma ha sido incapaz siquiera de llegar a un acuerdo relativos a los edificios de esta Cámara.

Nuestro sistema democrático y nuestras actitudes de vida modernas se basan en la libertad de elección y, lógicamente, eso debe aplicarse también al tabaco. Si la mayoría de la población está a favor de prohibir el tabaco en los restaurantes, esta medida entrará en vigor a corto o largo plazo. Se aprecia ya una tendencia a dejar el tabaco y, respetando el principio de soberanía, cada país debe seguir siendo el que decida si deben introducirse prohibiciones de fumar, por ejemplo, en restaurantes, y qué forma deben adoptar esas prohibiciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Dimitrios Papadimoulis (GUE/NGL), por escrito. – (EL) He apoyado el informe Florenz relativo al Libro Verde «Hacia una Europa sin humo de tabaco». Creo que contribuirá a la protección de la salud pública y ayudará considerablemente a reducir los efectos nocivos del tabaco, tanto en jóvenes como en fumadores crónicos. Eso lo conseguirá imponiendo la prohibición inmediata de todos los aditivos que refuerzan la adicción y fomentando medidas preventivas a escala europea y nacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (PSE), por escrito. − (EN) Apoyo plenamente la prohibición de fumar en lugares públicos para proteger la salud pública y evitar los peligros para los fumadores pasivos.

En Escocia está prohibido fumar en lugares públicos desde hace 19 meses, y las cifras indican que desde que se introdujo esa prohibición, se han reducido en un 20 % los ingresos hospitalarios por infartos de miocardio.

Por tanto, la prohibición de fumar ha salvado vidas y ha sido eficaz para promover la salud de los escoceses. Espero que este enfoque se aplique en el resto de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Andrzej Jan Szejna (PSE), por escrito. − (PL) He votado a favor del informe del señor Florenz titulado: «Hacia una Europa sin humo de tabaco».

El humo del tabaco es una sustancia muy perjudicial. Contiene miles de sustancias químicas, entre ellas más de 250 componentes cancerígenos y tóxicos. Incluso la más ligera exposición a estas sustancias puede contribuir a la formación de tumores. Las partículas de humo del tabaco se depositan de forma permanente en lugares cerrados, causando una contaminación del aire que ni siquiera los mejores sistemas de ventilación pueden eliminar con eficacia.

Miles de personas fallecen todos los años en la Unión Europea como consecuencia del tabaquismo pasivo. Esas muertes podrían prevenirse. Todos los ciudadanos de la Unión Europea tienen que poder vivir y trabajar en entornos libres de humo de tabaco. Este objetivo tiene que lograrse sobre todo en instituciones y lugares públicos. El 70 % de la población de la Unión Europea es no fumadora. Debemos tener eso en cuenta y garantizar que esas personas puedan vivir en un entorno limpio y seguro.

 
  
  

- Propuesta de resolución RC-B6-0376/2007

 
  
MPphoto
 
 

  Miroslav Mikolášik (PPE-DE).(SK) He votado en contra del informe porque no refleja claramente la posición de la Unión Europea sobre Turquía. Es necesario que se congelen por completo las negociaciones de adhesión con Turquía. Hay muchas razones para hacerlo. En la actualidad, Turquía es un socio en el que no se puede confiar. Rechazando la entrada de Turquía en la UE, en otras palabras, diciendo a los turcos la verdad sobre su futura adhesión a la UE, ayudaríamos a ese país a democratizar, de una vez por todas, su sociedad.

Turquía sigue ocupando un Estado miembro de la Unión Europea: el 40 % del territorio chipriota está ocupado por el ejército turco. En Turquía no hay libertad de culto. No musulmanes, cristianos, miembros de la Iglesia Católica Ortodoxa y protestantes sufren todos ellos persecución porque no se les permite construir iglesias. Quinientas iglesias ortodoxas han sido destruidas, mientras que los musulmanes están construyendo mezquitas por toda la Unión Europea. En Turquía no hay libertad de expresión. Turquía niega la masacre de un tercio del pueblo armenio en el pasado. Ahora se está preparando para otra intervención militar en Irak. No está resolviendo los problemas de la minoría kurda en su territorio. Turquía no está en Europa, ni pertenece a la UE. Una asociación privilegiada con Turquía, en lugar de su plena adhesión, sería más que suficiente.

 
  
MPphoto
 
 

  Christoph Konrad (PPE-DE). − (DE) Señora Presidenta, no he votado a favor de la resolución sobre Turquía porque me preocupa enormemente que el Parlamento turco haya dado el visto bueno a una intervención militar contra Irak.

Esta decisión no se ha podido tener en cuenta en el informe, pero es un tema de gran actualidad.

La adopción de medidas contra un grupo terrorista es algo muy diferente a votar a favor de la invasión de un país vecino. A la UE no le interese que Irak se desestabilice. Debemos recordar a Turquía que, como país candidato, debe considerar los intereses de la UE en el marco de los intereses comunes. Esto demuestra que la plena adhesión de Turquía ─que yo, de hecho, no apoyo─ con las fronteras que comparte con Irán e Irak, supondría tener que redibujar por completo el mapa político de la UE. En mi opinión, debemos ahorrarnos los riesgos que eso comporta.

 
  
MPphoto
 
 

  Philip Claeys (ITS).(NL) Señora Presidenta, he votado en contra de la resolución de Oomen-Ruijten porque creo que el Parlamento debe realizar una contribución más activa y ambiciosa a la vigilancia del proceso de negociación con Turquía.

Ahora parece que tenemos que asegurarnos de no dañar las sensibilidades del señor Erdoğan y el señor Gül. Cada vez está más claro que Turquía es un país candidato distinto a todos los demás. Turquía, evidentemente, no necesita cumplir los criterios de Copenhague de forma tan estricta, pese a todas las promesas del Consejo, la Comisión y el Parlamento de que se le exigiría su cumplimiento.

Por como van las cosas, no debe sorprendernos que cada vez más ciudadanos de la Unión Europea estén dando la espalda a la Unión.

 
  
MPphoto
 
 

  Frank Vanhecke (ITS).(NL) Señora Presidenta, esta nueva votación sobre la adhesión de Turquía es un claro ejemplo no sólo de que la mayoría de nuestros ciudadanos sienten a Europa lejos y no les preocupa demasiado, sino de que las propias instituciones europeas se están alejando cada vez más de los ciudadanos de Europa.

Para los eurócratas, Europa ya no es realmente Europa, mientras nos preparamos alegremente para la adhesión de un país que no es europeo; no lo es ni desde el punto de vista histórico, ni cultural, ni religioso; no lo es en el euro; y ni siquiera lo es en términos geográficos. Además, toda esta cuestión se nos ha impuesto de una forma bastante poco democrática, porque en realidad la gran mayoría de los ciudadanos europeos está en contra de la adhesión de Turquía, pero no se les permite decirlo.

A los ciudadanos no se les permite decir lo que piensan sobre Turquía, al igual que no se les permite opinar sobre la nueva Constitución, a la que no podemos llamar por ese nombre. ¿Tienen en el fondo los eurócratas miedo de la democracia, miedo a consultar a los ciudadanos? Esta Europa está funcionamiento de una forma cada vez menos democrática y antidemocrática, y al final todo va a acabar muy mal.

 
  
MPphoto
 
 

  Eija-Riitta Korhola (PPE-DE). - (FI) Señora Presidenta, hace dos semanas, Arat Dink, el hijo de Hrant Dink, y el editor Serkis Seropyan fueron condenados a un año de prisión en aplicación del artículo 301; es decir, por insultar a la identidad nacional turca. ¿Cuál fue su delito? Hace casi un año, justo antes del asesinato de Hrant Dink, su periódico Argos publicó un artículo en el que se decía que Hrant Dink, en una entrevista concedida a Reuters, había dicho que pensaba que los asesinatos que tuvieron lugar en 1915 habían sido un genocidio. El periódico no hizo más que reproducir sus palabras; eso es todo.

Por eso me parece tan importante que votemos a favor de la resolución que insta a Turquía a reconocer el genocidio armenio. Digo esto como simpatizante de Turquía. Sería bueno que Turquía entendiera que esto no debe entenderse como una postura antiturca. Se trata más bien de la costumbre que tiene la UE de intentar crear una sociedad mejor en donde se puedan evitar los horrores de la historia. Una mentalidad que lleva a que la identidad nacional se proteja a sí misma con un Código Penal cuyo artículo 301 es un marco constante de referencia, y a negar los errores de una nación, está en grave conflicto con esa costumbre.

Una de las bases de la identidad europea es mirar de frente a la historia y pedirle cuentas. El genocidio armenio es una verdad histórica. El Parlamento Europeo pedirá a Turquía que lo reconozca en la resolución sobre el inicio de las negociaciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Gérard Deprez (ALDE), por escrito. – (FR) Quiero apoyar las enmiendas realizadas al texto presentado para la votación de hoy sobre las relaciones entre la Unión Europea y Turquía, y recordar las conclusiones del Consejo Europeo de Bruselas en diciembre de 2006, que establecieron el principio de que la Unión, en materia de ampliación, exigiría a todos los países candidatos el pleno cumplimiento de los criterios de Copenhague, pero que toda futura ampliación estaría supeditada a la capacidad de integración de la Unión.

Algunos de ustedes conocen desde hace tiempo las dudas, o más bien la preocupación, que tengo sobre la capacidad de la Unión Europea para seguir funcionando correctamente si Turquía llega a convertirse en uno de sus Estados miembros.

Por supuesto, Turquía es un país «amigo» y, en términos geoestratégicos, es un socio muy importante para la Unión Europea. Por tanto, estoy totalmente a favor de que la UE mantenga una asociación privilegiada con Turquía. No obstante, me opongo rotundamente a que ese país en particular forme parte de la Comunidad.

Además, creo que los problemas de integración de Turquía como futuro Estado miembro se verán cada vez con más claridad a medida que avancen las negociaciones de adhesión.

 
  
MPphoto
 
 

  Patrick Gaubert (PPE-DE), por escrito.(FR) Felicito a la ponente por haber presentado una resolución sobre las relaciones entre la Unión Europea y Turquía. La propuesta de resolución de la señora Oomen-Ruijten es un documento consensuado y equilibrado, en el que ha tratado de abarcar todas las cuestiones relacionadas con esta problemática.

Por una parte, se felicita a Turquía por haber celebrado recientemente elecciones libres y justas, se pide al Gobierno turco que acelere el proceso de reformas y se celebra su intención de aprobar una nueva Constitución civil. En la propuesta de resolución se pide también que se emprenda una nueva iniciativa política para llegar un acuerdo duradero sobre la cuestión kurda. Se hace también referencia a los intentos de alcanzar un acuerdo sobre la cuestión chipriota en el marco de las Naciones Unidas.

Por otra parte, y de acuerdo con la posición defendida por Francia, celebro que la resolución pida que la adhesión de Turquía siga dependiendo del pleno cumplimiento de los criterios de Copenhague y la capacidad de integración futura de la Unión Europea.

Por todas estas razones, he decidido pronunciarme a favor de la aprobación de esta resolución en la votación final en sesión plenaria. No puedo más que volver a manifestar lo mucho que lamento que el Parlamento Europeo no haya exigido formalmente a Turquía un reconocimiento oficial del genocidio armenio de 1915.

 
  
MPphoto
 
 

  Pedro Guerreiro (GUE/NGL), por escrito. (PT) Como ya destacamos antes, son múltiples las cuestiones que plantean las negociaciones de adhesión de Turquía a la UE. Se trata de un proceso promovido por las grandes potencias que, a pesar de sus contradicciones, tienen como objetivos la integración de ese gran país en el «mercado único» de la UE, procurando así controlar su economía y utilizar su posición geoestratégica para sus propios planes en Oriente Próximo, el Cáucaso y Asia Central.

Por tanto, la resolución es esclarecedora en este aspecto, ya que insiste en «la importancia de Turquía como centro de tránsito para la diversificación del abastecimiento de gas a la UE» y los «proyectos energéticos que implican a Turquía en el Cáucaso meridional», y también «la posición geoestratégica de Turquía en la región», cuyo «papel en materia de transportes y logística van a cobrar más importancia en los próximos años».

Entre otros aspectos importantes, se destacan los siguientes:

- Turquía no ha dado ningún paso para el reconocimiento de Chipre ─un Estado miembro de la UE─ y sigue ocupando militarmente el norte de esta isla e ignorando las resoluciones de las Naciones Unidas sobre esta cuestión;

- persiste la represión por parte de las autoridades turcas contra el pueblo kurdo, y se siguen negando sus legítimos derechos culturales, políticos, económicos y sociales.

 
  
MPphoto
 
 

  Athanasios Pafilis (GUE/NGL), por escrito. – (EL) El informe sobre el progreso del proceso de adhesión de Turquía a la UE incluye felicitaciones completamente inmerecidas al Gobierno turco y al nuevo Presidente. El informe es una expresión hipócrita e inútil de ilusiones sobre los derechos humanos en términos vagos y generales, condenando el terrorismo y mencionando la lucha conjunta librada contra él por la UE y Turquía.

Por otra parte, no se hace ninguna referencia al hecho de que las fuerzas militares turcas siguen ocupando el norte de Chipre. Ni siquiera se hace una condena simbólica de la persistente negativa de Turquía a reconocer la República de Chipre y no se hace ninguna presión sobre esta cuestión. No se condena la política del régimen turco que cuestiona los derechos de soberanía griegos, ni su amenaza de utilizar la fuerza contra países vecinos. No se condena en serio la terrible persecución ni los crímenes cometidos por las autoridades turcas contra la población kurda. No hay ni la más ligera alusión a la persecución política, por parte de toda la clase media turca, desde partidarios del burka hasta seculares, contra los comunistas y otros ciudadanos de mentalidad progresista. A pesar de todo ello, ¡se insta a Turquía a no utilizar una fuerza desproporcionada en su ataque inminente contra el norte de Irak!

En el contexto de la UE, el informe refleja los objetivos de los poderosos países imperialistas en línea con sus intereses geopolíticos en el conjunto de la región.

A los ciudadanos turcos y a otros pueblos de la región les interesa oponerse a la integración de Turquía en la UE y a sus planes imperialistas.

 
  
MPphoto
 
 

  Pierre Pribetich (PSE), por escrito. – (FR) Esta resolución pierde su fuerza porque las importantes enmiendas relativas al reconocimiento del genocidio armenio han sido rechazadas por la mayoría de mis colegas.

Estoy y seguiré estando a favor de la adhesión de Turquía a la Unión Europea. No obstante, en ese proceso de adhesión tienen que reconocerse algunos hechos históricos.

Además, me opongo totalmente a la contradicción que ha introducido ahora el Parlamento Europeo. En el apartado 5 de la resolución de 28 de septiembre de 2005, se exigía de hecho a Turquía que reconociera el genocidio armenio y se consideraba ese reconocimiento como una condición previa para su adhesión a la Unión Europea. La decisión de omitir el genocidio armenio en la nueva resolución es un paso atrás que yo no puedo apoyar.

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Queiró (PPE-DE), por escrito. (PT) Independientemente del resultado final, las negociaciones actuales con Turquía tienen que promover las reformas que el país tanto necesita y que son, por sí solas, el aspecto más importante de la perspectiva de adhesión de un país a la UE.

En este contexto, debemos considerar la victoria del AKP más como un compromiso con las reformas económicas que como un voto a favor del islamismo.

Considerando los acontecimientos recientes, es importante afirmar que la cuestión kurda tiene que ser tratada en colaboración con los Estados Unidos, teniendo en cuenta la cuestión de Irak, donde el norte kurdo es una región pacificada. Por otro lado, no se puede dejar de criticar los atentados terroristas cometidos por los kurdos en Turquía, ni dejar de criticar la falta de integración y de aceptación de los kurdos en la propia Turquía.

Por último, nunca está de más recordar la importancia geoestratégica de Turquía para la seguridad de las fronteras europeas, el suministro energético, particularmente como una alternativa a la dependencia del gas ruso, como un socio en el diálogo con los países islámicos y en la cuestión de Irak.

Por todas estas razones, la estrategia de la UE tiene que ser negociar con seriedad y firmeza.

 
  
MPphoto
 
 

  Frédérique Ries (ALDE), por escrito. – (FR) He votado a favor de la resolución que insta a Turquía a acelerar el ritmo de sus reformas.

Tenemos que pedir a Turquía que haga un esfuerzo mayor en asegurar el control civil del ejército, mostrar tolerancia cero con las torturas, garantizar la protección de las mujeres y las minorías y reconocer el genocidio armenio.

El manejo de la cuestión kurda tiene que utilizarse también como un criterio para evaluar el proceso de reforma. El informe que hemos votado hoy pide al Gobierno turco que emprenda una iniciativa política encaminada a encontrar una solución duradera al problema kurdo. Deplora asimismo la violación del territorio iraquí, mientras que al mismo tiempo, por supuesto, condena la violencia perpetrada por el PKK.

No se trata de rechazar a Turquía porque sí, sino de recordar que no podemos aplicar dobles raseros, que no podemos malvender los valores que tanto apreciamos.

Sería desastroso que siguiéramos ignorando la opinión pública, que se ha vuelto a manifestar en un sondeo realizado por Notre Europe antes de la Cumbre de Lisboa. Los europeos están preocupados por las decisiones poco reflexivas sobre una futura ampliación y sobre la capacidad de la UE para absorber más países tras la enorme ola de nuevas adhesiones que tuvo lugar entre 2004 y 2007.

 
  
MPphoto
 
 

  Renate Sommer (PPE-DE), por escrito. (DE) Apoyo la resolución sobre Turquía. El Gobierno turco tiene que llevar a cabo con determinación las reformas de una vez por todas.

En cuanto al genocidio armenio, aunque el reconocimiento de dicho genocidio por parte de Turquía no forma parte de los criterios de Copenhague, un país que aspira a entrar en la UE tiene ciertamente que enfrentarse al lado oscuro de su historia.

En conjunto, Turquía tiene un largo camino que recorrer para cumplir los criterios de Copenhague. Siguen existiendo importantes deficiencias en cuanto a los derechos humanos y de las minorías, los derechos civiles y políticos y la debilidad general de la democracia de Turquía frente al ejército.

Sigue sin producirse ningún avance en la cuestión de Chipre. Por eso tenemos que seguir insistiendo, este año, en la ratificación del Protocolo de Ankara. Sin esto, y también sin la retirada de las tropas turcas de la isla, no puede haber solución. Turquía se niega aparentemente a entender que existen 27 Estados miembros de la Unión Europea y que uno de ellos es la República de Chipre.

En cuanto al conflicto en el sudeste de Turquía, el plan de lanzar una incursión en el norte de Irak ha existido por lo menos desde la primavera de 2006. En la actualidad, se teme que la invasión llegue a producirse de verdad. No obstante, un país que ─a pesar de la ayuda internacional para garantizar la seguridad de sus fronteras─ reivindica el derecho a violar la legislación internacional se descalifica a sí mismo para la adhesión a la Unión Europea de una vez y para siempre.

 
  
MPphoto
 
 

  Konrad Szymański (UEN), por escrito. (PL) Me he abstenido en la votación final del informe relativo a las relaciones entre la UE y Turquía. Y me he abstenido porque, a pesar de que las negociaciones han durado varios meses, la resolución no hace referencia alguna a la cuestión de la responsabilidad turca en la masacre del pueblo armenio que tuvo lugar en 1915.

Turquía está tratando de imponer la censura a la comunidad internacional con relación a esta cuestión. La prueba más reciente de ello es la presión que ha tenido que soportar el Congreso de los Estados Unidos. Este último, no obstante, se ha mantenido firme y ha adoptado una postura adecuada. Es un error ceder a la presión injustificada de Turquía en este asunto.

Pero quiero añadir que agradezco mucho que en la mencionada resolución se haga referencia a los derechos de las minorías cristianas en Turquía, como el derecho a la formación del clero y el derecho de las instituciones eclesiásticas a una personalidad jurídica.

 
  
MPphoto
 
 

  Dominique Vlasto (PPE-DE), por escrito. – (FR) He decidido abstenerme en la votación de la resolución sobre las relaciones de la UE y Turquía para demostrar mi oposición a las negociaciones de adhesión actualmente en marcha. Dos hechos recientes nos deben hacer conscientes de los riesgos asociados a esta hipotética adhesión. Primero está la crisis política que el país atravesó antes de que la nueva Presidencia de la República jurara su cargo: puso de manifiesto las tensiones que existen en el seno de la sociedad turca y también la fragilidad de las instituciones de ese país. Pienso igualmente en las tensiones que existen en la frontera iraquí y en el riesgo de desestabilización de una de las pocas zonas del país donde la violencia se ha contenido. La decisión del Parlamento turco de autorizar que el ejército realice incursiones militares en territorio iraquí es intolerable. Turquía está haciendo un juego peligroso en la región y la UE no debe prestar ningún apoyo a estas acciones populistas y belicosas.

Todo esto no hace más que reforzar mi convicción: si ampliamos la Unión hasta las fronteras de Irak, no veo que habremos dejado que sea europeo. Creo que Turquía sigue sin estar preparada para entrar en la UE. A nosotros nos corresponde proponer fórmulas alternativas: en este contexto, la «Unión por el Mediterráneo» propuesta por Nicolas Sarkozy ofrece desde luego una oportunidad que tanto la UE como Turquía deben aprovechar.

 
  
MPphoto
 
 

  Anna Záborská (PPE-DE), por escrito. − (SK) No he votado a favor de la resolución del Parlamento Europeo sobre las relaciones entre la UE y Turquía porque la ampliación de la Unión Europea y la entrada de Turquía en la Comunidad son asuntos bastante serios que requieren un conocimiento más detallado y un debate más intenso. En mi opinión, en el proceso de adhesión se deben aplicar las mismas reglas a todos los países.

Las enmiendas propuestas para que se reconozca el genocidio armenio y Turquía se disculpe ante Armenia y el pueblo armenio no han sido aprobadas en sesión plenaria. Sólo con ese reconocimiento y esa disculpa se puede dar un empuje al proceso de reconciliación entre Turquía y Armenia. Además, Turquía sigue obstaculizando el progreso en la búsqueda de una solución al problema de Chipre. La operación militar transfronteriza contra los kurdos que viven en la frontera con Irak, aprobada mediante una declaración del Parlamento turco, no llevará a una solución constructiva para el problema del terrorismo en ese país. Simplemente ocasionará la desestabilización de toda la región.

No existe ningún progreso visible en cuanto a la libertad de culto en el territorio de la República de Turquía. La seguridad de los cristianos que viven en Turquía y el respeto de sus derechos no están garantizados. En los últimos tiempos, hemos sido testigos de violentos ataques contra sacerdotes cristianos, misioneros, editores o conversos. Turquía ha decidido también no volver a abrir el seminario de la Iglesia Ortodoxa, sin el cual se ve amenazada la existencia misma de esta antigua iglesia.

 
Última actualización: 30 de octubre de 2008Aviso jurídico