Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2007/0172(CNS)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0452/2007

Textos presentados :

A6-0452/2007

Debates :

PV 28/11/2007 - 23
CRE 28/11/2007 - 23

Votaciones :

PV 29/11/2007 - 7.6
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2007)0550

Debates
Miércoles 28 de noviembre de 2007 - Bruselas Edición DO

23. Ayuda macrofinanciera al Líbano (debate)
PV
MPphoto
 
 

  Presidenta. − El siguiente punto es el informe de Kader Arif, en nombre de la Comisión de Comercio Internacional, sobre la propuesta de Decisión del Consejo por la que se concede ayuda macrofinanciera de la Comunidad al Líbano (COM(2007)0476 – C6-0290/2007 – 2007/0172(CNS)) (A6-0452/2007).

 
  
MPphoto
 
 

  Günter Verheugen, Miembro de la Comisión. − (DE) Señora Presidenta, Señorías, me gustaría dar las gracias al Parlamento por el apoyo prestado a la propuesta de la Comisión del pasado mes de agosto. Tal como el ponente, el señor Arif, subraya en su informe, el Líbano se encuentra en una situación muy difícil tanto política como económicamente. Necesita ayuda financiera urgentemente. Con esta ayuda macrofinanciera, la Unión Europea cumple el compromiso contraído en la conferencia internacional de donantes el pasado mes de enero en París, en la que acordamos conceder ayuda financiera al Líbano.

Como saben, la puesta en marcha de la ayuda financiera se encuentra rodeada de incertidumbres considerables debido a una crisis política y constitucional aún no resuelta. No obstante, la Comisión mantiene su compromiso de completar todos los procedimientos internos necesarios de forma que las operaciones de ayuda puedan aplicarse tan pronto como las circunstancias lo permitan.

Nuestras conversaciones con las autoridades libanesas sobre las condiciones políticas que se han de asociar al programa están llegando a su fin y les puedo asegurar que tales condiciones se ajustarán plenamente al Plan de acción UE-Líbano establecido en el marco de la política europea de vecindad, así como al programa de reformas económicas a medio plazo de las autoridades libanesas. Naturalmente, utilizaremos todos los medios a nuestro alcance para reducir al mínimo, en la medida de lo posible, el riesgo de fraude, corrupción y abusos financieros, tal como se pide en el proyecto de informe.

Cabe señalar al respecto que el ponente propone diferentes enmiendas a la propuesta de la Comisión. Examinaremos tales enmiendas cuidadosamente y transmitiremos nuestra opinión al Consejo. No obstante, les puedo decir que no formularemos ninguna objeción a la mayoría de las enmiendas sobre las disposiciones jurídicas en sí.

La Comisión es consciente de que, en el marco de las audiencias acerca de la nueva ayuda financiera, se pidió al Parlamento que respondiese en un plazo muy breve de tiempo. El calendario para todas las instituciones implicadas ha sido estrecho debido a la naturaleza específica de esta ayuda financiera como instrumento de crisis.

Sin embargo, con vistas a mejorar la situación y mejorar la cooperación con la Comisión de Comercio Internacional, la Comisión se compromete en el futuro a informar a la Secretaría de esta comisión de forma sistemática y con la debida antelación de cualesquiera nuevas transacciones de ayuda financiera a través de un memorándum informativo tan pronto como se prevea la concesión de una nueva ayuda financiera.

 
  
MPphoto
 
 

  Kader Arif, ponente. − (FR) Señora Presidenta, señor Comisario, Señorías, me complace poder presentarles hoy este informe en relación con la asignación de ayuda macrofinanciera al Líbano, testimonio del compromiso de la Unión Europea para ayudar a este país a recuperarse de las crisis sucesivas por las que ha atravesado.

El Líbano es hoy uno de los países más endeudados del mundo, con una deuda equivalente al 180 % de su PIB. Las repercusiones de la guerra civil entre 1975 y 1990, así como el conflicto del verano de 2006 con Israel, la inestabilidad política crónica y una política económica a la deriva han conducido al país a una grave crisis económica, financiera y social. La realidad de esta situación exige una acción urgente.

Sin embargo, los fondos vinculados a la adopción, en enero de 2007, del Plan de acción UE-Líbano en el marco de la política europea de vecindad no estarán disponibles hasta 2009. La ayuda macrofinanciera excepcional que nos disponemos a adoptar colmará esa laguna y tendrá repercusiones inmediatas sobre la hacienda pública y la balanza de pagos del Líbano, siempre que las operaciones de ayuda se apliquen sin demora. Tal ayuda adoptará la forma de una subvención de 30 millones de euros y un préstamo de 50 millones de euros para apoyar al Gobierno libanés en su reconstrucción posterior a la guerra y su continuación de la reactivación económica del país.

Mi informe aprueba completamente la necesidad de asignar esta ayuda financiera al Líbano. No obstante, recoge también una serie de enmiendas a la propuesta del Consejo en aras de la claridad y la transparencia.

Recordemos, sobre todo, que esta ayuda debe ser estrictamente complementaria de las financiaciones existentes concedidas por las instituciones de Bretton Woods, el Club de París, los donantes bilaterales y la Comunidad de conformidad con otros programas. Al mismo tiempo, esta ayuda debe ser coherente con relación a los distintos ámbitos de la acción exterior y garantizar el valor añadido del compromiso comunitario.

Por otra parte, el Consejo deberá también tomar en consideración explícita y públicamente las recomendaciones del Parlamento en relación con los criterios y condiciones vinculados a la concesión de la ayuda, a saber, la mejora de la transparencia y la viabilidad de la hacienda pública, la aplicación de prioridades macroeconómicas y presupuestarias, la aplicación de las disposiciones correspondientes con el fin de suprimir los riesgos de fraude, corrupción y utilización incorrecta de los fondos, el reparto de la ayuda con arreglo a un justo equilibrio entre los gastos de posguerra, la reconstrucción, la deuda excesiva y las necesidades sociales de la población y la plena conformidad con las normas internacionales en materia de democracia, respeto de los derechos humanos y los principios fundamentales del Estado de Derecho. La ayuda concedida al Líbano debe acompañarse de la realización de progresos concretos para la consecución de los objetivos mencionados, que se recogerán en un protocolo de acuerdo elaborado conjuntamente con las autoridades libanesas.

Además del trabajo de fondo realizado sobre el texto, me gustaría mencionar también las dificultades surgidas en relación con la elaboración práctica de este informe debido a la urgencia exigida. Por este motivo, en relación con cualquier otra decisión futura que se refiera a la concesión de ayuda macrofinanciera, será necesario que la Comisión y el Consejo nos concedan un plazo de respuesta mucho mayor. Para que el Parlamento realice su trabajo de forma satisfactoria es indispensable que pueda disponer de una mejor información en tiempo útil. En este sentido, la puesta en marcha de un sistema de alerta temprana por parte de la Comisión garantizaría un tratamiento más rápido de los asuntos en cuestión por la comisión parlamentaria competente y evitaría retrasos inútiles que podrían tener consecuencias negativas para el beneficiario final de la ayuda financiera. La calidad y la coherencia de nuestro trabajo, así como la calidad de nuestra cooperación con las otras instituciones dependen en gran medida de lo anterior.

En línea con las anteriores resoluciones del Parlamento, me gustaría insistir también sobre el hecho de que un instrumento tan importante no se puede considerar únicamente excepcional. Debe descansar sobre una base jurídica normal y no sólo sobre una decisión ad hoc del Consejo tomada caso por caso. Es necesario un reglamento marco sobre la ayuda macrofinanciera, establecido mediante el procedimiento de codecisión, para reforzar la transparencia, la responsabilidad, el control y los mecanismos de información.

Por consiguiente, debemos entablar rápidamente un diálogo interinstitucional acerca del fundamento jurídico más adecuado para este tipo de instrumento. En el caso de la ayuda macrofinanciera al Líbano, uno de los países incluidos en la política europea de vecindad y al que se considera país en desarrollo, estimamos que la base jurídica de esta medida debería ser el artículo 179 y no el 308 del Tratado CE.

Justamente porque el Líbano es un país en desarrollo, el Parlamento insiste sobre la necesidad de no descuidar el aspecto social de las reformas que el Gobierno libanés deberá emprender. Según el programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), cerca del 24 % de los libaneses vive en condiciones de extrema pobreza y un 52 % es «población desfavorecida». Además, el analfabetismo afecta a cerca de un 9 % de la población, menos de un tercio de la población acaba la enseñanza primaria y sólo un 13 % de los libaneses alcanza el nivel universitario.

A pesar de ello, cabe destacar que la cuestión social no está en el centro del debate político libanés, y el ámbito social de las reformas previstas es muy limitado en relación a los aspectos económicos y financieros. Así, encontrar un justo equilibrio entre los gastos, especialmente los dedicados a la educación y a la formación, redunda, como ya he mencionado, en interés del Líbano y sus socios. Asimismo, es necesario considerar que las desigualdades sociales persistentes pueden tener graves consecuencias económicas y políticas que prolongarían la inestabilidad del país.

 
  
MPphoto
 
 

  José Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra, ponente de opinión de la Comisión de Asuntos Exteriores. − (ES) Señora Presidenta, el Líbano está viviendo una situación de extrema gravedad y de enorme tensión, y es evidente que hay que encontrar salidas a la crisis institucional que está viviendo ese país. Con ese propósito, un grupo de trabajo de la Comisión de Asuntos Exteriores visitará la semana que viene el país, para hacer lo que ha hecho siempre este Parlamento: dar testimonio de la solidaridad de nuestra institución con la causa de la paz, de la comprensión, de la concordia, de la reconciliación y de la consolidación democrática en ese país.

Y precisamente en ese propósito se inscribe el informe del señor Arif sobre esta asistencia macrofinanciera para el Líbano. Quiero decirle que desde la Comisión de Asuntos Exteriores no hemos querido entrar en excesivas technicalities, habida cuenta de la situación, como he dicho, de extrema gravedad y de tensión que se está viviendo en el Líbano para la sucesión del Presidente Lahoud. En ese sentido, evidentemente, sí hemos querido que se respeten claramente las competencias del Parlamento como brazo de la autoridad presupuestaria, la máxima claridad y transparencia, como estaba proponiendo el ponente y, desde luego, un respeto a un destino correcto y eficaz, evitando toda fórmula de corrupción, como ha señalado el Comisario Verheugen en su intervención.

En este sentido, entendemos que esta ayuda macrofinanciera se sitúa en el espíritu del acuerdo de asociación, o de la asociación entre la Unión Europea y los países del Mediterráneo, en el futuro marco de la política de vecindad y, por supuesto, dentro de las obligaciones contraídas en el contexto de los acuerdos de la Conferencia para la Reconstrucción y Rehabilitación del Líbano de París III y en el espíritu de los acuerdos contraídos con las instituciones internacionales.

 
  
MPphoto
 
 

  Esko Seppänen, ponente de opinión de la Comisión de Presupuestos. − (FI) Señora Presidenta, como ponente de opinión de la Comisión de Presupuestos, observo con satisfacción que la comisión competente ha adoptado las enmiendas que presentamos. Cabe destacar la audacia de la propuesta de la Comisión sobre la introducción de un nuevo concepto denominado «periodo de puesta a disposición» de la ayuda, y su interpretación de que la vigencia de un acto jurídico podría prorrogarse simplemente mediante el procedimiento de comitología. La Comisión sólo es un órgano ejecutivo y no puede desempeñar una función legislativa. En efecto, esta institución se convertiría en legislador si pudiese adoptar decisiones acerca de la duración de la ayuda financiera.

En la Comisión de Presupuestos observamos con satisfacción que la comisión competente ha adoptado una posición positiva en relación con nuestra propuesta de modificación del fundamento jurídico, aunque tal modificación se llevará a cabo en relación con futuras propuestas de ayuda macrofinanciera. Consideramos que el artículo 179 del Tratado CE constituye un fundamento jurídico más adecuado, y no el artículo 308, más general, utilizado en este caso. Esperamos que la Comisión y el Consejo tomen en consideración en el futuro este mensaje del Parlamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Tokia Saïfi, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (FR) Señora Presidenta, el actual vacío institucional en el Líbano constituye una grave amenaza para el país y para el conjunto de la región. Con un Parlamento que no funciona, sus diputados preocupados por su seguridad, un gobierno desestabilizado y una economía paralizada, el Líbano debe hoy encontrar los medios necesarios para salir de la crisis en la que se encuentra sumido. Por otra parte, la Unión Europea debe permanecer alerta ahora más que nunca para apoyar a su vecino y amigo.

La ayuda macrofinanciera propuesta hoy por la Unión Europea se acoge, pues, con mayor satisfacción que nunca. Esta ayuda excepcional y limitada en el tiempo, dirigida a mejorar la situación presupuestaria de un país cuyos esfuerzos para reducir la carga de la deuda fueron destruidos por el mortífero conflicto del verano de 2006, se inscribe plenamente en el marco de la política europea de vecindad y la asociación euro-mediterránea. No se trata, pues, de una forma tradicional de ayuda, ya que tal ayuda presupuestaria permitirá reforzar la soberanía y la independencia política y económica del Líbano. Naturalmente, la ayuda deberá someterse a un mecanismo de control contra el fraude a fin de garantizar una mayor transparencia en la gestión y el desembolso de los fondos.

Por otra parte, también deberemos mejorar la coordinación entre las instituciones que trabajan en la reconstrucción del país. Debemos aplicar el instrumento de vecindad, las medidas del FMI y las acciones del Mecanismo Euromediterráneo de Inversión y Cooperación (FEMIP) de forma coherente para garantizar una ayuda eficaz y sostenible. La Conferencia de Annapolis abre ahora una pequeña ventana de esperanza y el Líbano debe seguir siendo un elemento clave de la paz y la estabilidad de la región.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin, en nombre del Grupo del PSE. – Señora Presidenta, acojo con satisfacción el informe del señor Arif. Se trata, como cabría esperar del ponente, de un informe bien fundamentado y equilibrado.

Sin embargo, lamento que, de nuevo, la UE tenga que hacerse cargo de la factura resultante de la propensión de Israel, en Oriente Próximo, a arrojar bombas primero y preocuparse de las consecuencias después.

Es cierto que el Líbano atravesaba dificultades económicas antes de que estallara el conflicto con Israel durante el verano de 2006 pero dicho conflicto ha sido, acaso, la gota que ha colmado el vaso. El Líbano, como afirma el señor Arif, es en la actualidad uno de los países más endeudados del mundo y, según indica el PNUD, casi uno de cada cuatro libaneses vive en una situación de miseria absoluta.

Tenemos en el Líbano, pese a los problemas a los que se enfrenta, un gobierno resuelto a lograr la estabilidad económica. En dicha situación, es correcto que estemos dispuestos a facilitar ayuda macrofinanciera que contribuya a dicha recuperación. El señor Arif defiende acertadamente que se apliquen mecanismos de garantía que aseguren la formulación de políticas adecuadas para combatir la corrupción y excluyan la posibilidad de que se abuse de la financiación. El mecanismo adecuado para lograr dicho fin consiste en la absoluta transparencia en la concesión y el gasto de los fondos, el control adecuado de dicho gasto y la evaluación a posteriori de las medidas adoptadas.

El Líbano, como ha indicado la Comisión, se ha convertido en uno de los países asociados a la UE en el marco de la Política Europea de Vecindad. Los fondos procedentes de dicha política no estarán disponibles hasta 2009 o 2010, pero, cuando lo estén, espero que la UE contribuya a las reformas sociales y económicas del Líbano. Entretanto, la ayuda macrofinanciera puede resultar decisiva para ayudar al Líbano a superar su problema de endeudamiento y aportar estabilidad a su gobierno. Por consiguiente, le brindo mi apoyo.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Sonik (PPE-DE).(PL) Señora Presidenta, el debate de hoy versa sobre la ayuda macrofinanciera al Líbano. Este país se encuentra inmerso en la crisis económica y política más grave desde el final de la guerra en 1990. Esta Cámara ha escuchado cómo muchos expertos independientes sobre los problemas de Oriente Próximo afirmaban que la Unión Europea debería apoyar activamente a las autoridades democráticas del Líbano.

El Líbano se encuentra en un momento especialmente importante. Se encuentra en una fase en la que los últimos fantasmas de la guerra podrán por fin descansar en paz. Sin embargo, existe el riesgo de que vuelvan a estallar los antiguos conflictos. Por consiguiente, debemos utilizar los instrumentos con los que contamos y desempeñar un papel activo de mediación para contribuir a resolver los conflictos internos del Líbano. El conflicto entre Israel y el Líbano causó enormes daños en un país que acababa de lograr, con grandes dificultades, la reconstrucción de sus infraestructuras tras veinte años de guerra. El conflicto también tuvo unas repercusiones negativas sobre las relaciones sociales en el Líbano, ya que contribuyó al impulso de las fuerzas radicales, lo que volvió a sumir a las comunidades del Líbano en un conflicto interno.

El Líbano necesita tiempo para volverse a estabilizar. Necesita también la mediación de todas las partes. La asistencia financiera concedida por la Unión Europea y otros países e instituciones ofrecerá al país la oportunidad de volver a la vía de las reformas. Aunque la reforma es un proceso que lleva su tiempo, gracias a ella el Líbano se convertirá en un país política, social y económicamente estable.

Acojo con satisfacción la iniciativa de la Comisión y el hecho de que los diputados de esta Cámara hayan aceptado la cuestión de la ayuda macrofinanciera. Ello nos permitirá transmitir un mensaje a la población del Líbano que les garantizará que la Unión Europea se considera su socio. Por consiguiente, me gustaría dar las gracias al ponente por haberse esforzado tan hábilmente por lograr la participación del Parlamento en el proceso de toma de decisiones en relación con la concesión de ayuda al Líbano. Por último, debemos recordar que la reconstrucción del Líbano redunda tanto en el interés de la población del país como en el nuestro propio.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidenta. − Se cierra el debate.

La votación se celebrará el jueves 29 de noviembre de 2007.

 
Última actualización: 15 de octubre de 2008Aviso jurídico