Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2007/0173(CNS)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0443/2007

Textos presentados :

A6-0443/2007

Debates :

PV 12/12/2007 - 19
CRE 12/12/2007 - 19

Votaciones :

PV 13/12/2007 - 6.4
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2007)0618

Debates
Miércoles 12 de diciembre de 2007 - Estrasburgo Edición DO

19. Cooperación entre la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y el Consejo de Europa (debate)
PV
MPphoto
 
 

  Presidenta. — El siguiente punto es el informe de Adamos Adamou, en nombre de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior, sobre la propuesta de Decisión del Consejo en relación con la celebración de un Acuerdo entre la Comunidad Europea y el Consejo de Europa en materia de cooperación entre la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y el Consejo de Europa (COM(2007)0478 - C6-0311/2007-2007/0173(CNS)) (A6-0443/2007).

 
  
MPphoto
 
 

  Franco Frattini, Miembro de la Comisión. − Señora Presidenta, deseo dar las gracias al Parlamento y, en particular, al ponente, señor Adamou, por su cooperación continua y constructiva y por su apoyo para alcanzar este importante acuerdo de cooperación.

La creación de la Agencia de los Derechos Fundamentales fue un gran éxito para la promoción y el respeto de los derechos fundamentales en la Unión Europea. También es un éxito en términos de cooperación interinstitucional. Siempre he asumido el compromiso de garantizar que esta importante iniciativa goce del respaldo pleno de las tres instituciones. Una cooperación fluida entre la Unión Europea y el Consejo de Europa es crucial para garantizar el éxito de la Agencia.

El proyecto de decisión del Consejo refleja este objetivo. Representa la voluntad genuina de las dos organizaciones de trabajar juntas, y me complace ver que las negociaciones para el acuerdo han sido rápidas y se han hecho de forma muy constructiva por ambas partes.

Este importante acuerdo permitirá a la Agencia trabajar aprovechando al máximo su capacidad. De hecho, para que sea plenamente operativa, se han tomado ya una serie de medidas, y algunas de ellas todavía están en proyecto. Este acuerdo ayudará a fomentar un marco de cooperación integral. Ayudará a proporcionar una plataforma estructural para ambos organismos, haciendo más viable y más eficiente el diálogo mutuo y la acción común.

También ayudará a evitar la duplicación de trabajo entre ambos organismos. El acuerdo estipula contactos y reuniones periódicos entre funcionarios de la Agencia y el Consejo de Europa, así como el intercambio regular de información. El nombramiento de una persona independiente para formar parte de los consejos de administración y ejecutivo de la Agencia fomenta el intercambio de opiniones y la cooperación.

Por último, este acuerdo refuerza nuestro objetivo compartido de promover y proteger los derechos fundamentales en la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Adamos Adamou, ponente. (EL) Señora Presidenta, señor Comisario, compañeros Diputados, quisiera empezar por expresar mi satisfacción por la cooperación, excelente hasta la fecha, entre la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y el Consejo de Europa, especialmente al lograr un acuerdo con el que las dos partes han quedado satisfechas. Espero que su cooperación futura seguirá sin tropiezos sobre la misma base.

A pesar de los prolongados debates y consultas con los ponentes alternativos sobre el contenido sustancial del informe, la Oficina de Presentación de Documentos nos ha informado de que, según los artículos 83 (7) y 51 (2) del Reglamento, no se puede modificar el texto del Acuerdo y, en cuanto al informe propiamente dicho, sólo pueden admitirse modificaciones de procedimiento, una circunstancia que ha llevado a algunos de miembros de la comisión LIBE a dar su voto por el informe en señal de protesta. Por tanto, mi informe se limita a aprobar la celebración del Acuerdo entre el Consejo de Europa y la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

El sistema de la UE de principios para la protección de los derechos fundamentales se ha desarrollado principalmente por medio de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas y ha sido confirmado por el reconocimiento expreso contenido en los tratados de la UE. Sin embargo, es particularmente importante asegurar que este sistema de protección de los derechos humanos se fortalece aún más al tiempo que protege principios básicos como la no discriminación, la no exclusión, el respeto a la libertad de expresión y religión, la libertad de conciencia y los derechos sociales y económicos.

La Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea podría proporcionar a las instituciones, a los organismos, a las oficinas y a las agencias relevantes de la Comunidad y de sus Estados miembros estas medidas de protección durante la aplicación de la legislación comunitaria. Es importante reconocer que es el Consejo de Europa el que ha desarrollado, mediante su trabajo avanzado en este campo, un sistema integral de normas e instrumentos legales y judiciales para la protección y el fomento de los derechos humanos y el imperio de la ley y el que ha recopilado abundante experiencia. Por tanto, el objetivo común de la protección de los derechos fundamentales, compartido por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y el Consejo de Europa, tiene que lograrse de una manera significativa y positiva, evitando la duplicación y cualquier riesgo de fragilidad en el bien establecido sistema judicial y no judicial implantado por el Consejo de Europa para la protección de los derechos humanos y los derechos individuales. Debemos tener cuidado para garantizar que nada se opone al precedente legal ni al contenido sustancial de la protección de los derechos humanos definida por el Consejo de Europa, una organización con 47 Estados miembros.

También me gustaría subrayar que deben contrarrestarse todos los riesgos de duplicación de poderes y procedimientos para evitar la confusión con relación a los objetivos y responsabilidades de los dos organismos para que podamos alcanzar una cooperación armoniosa entre ellos. Esto debe reflejarse, sobre todo, en el programa de trabajo anual de la Agencia y en el fortalecimiento de la cohesión y la complementariedad entre las dos instituciones.

En cuanto al intercambio de información entre el Consejo de Europa y la agencia de los Derechos Fundamentales, es de la mayor importancia que, en la medida de lo posible, tal intercambio tenga lugar en condiciones de confidencialidad absoluta observadas por las dos partes. La Agencia de los Derechos Fundamentales y el Consejo de Europa deben acordar reglas más precisas para la aplicación del artículo 15 del Acuerdo, que recoge las garantías que el Consejo de Europa debe recibir de la Agencia para lograr la transparencia total y evitar cualquier insinuación de interdependencia excesiva entre las dos instituciones.

Es también esencial aplicar el artículo 7 del Acuerdo de manera que las dos instituciones puedan intercambiar, de común acuerdo, tanta información como posible, con el respeto debido a su reglamento interno, en la medida en que esto sea posible según las normas vigentes sobre confidencialidad. Esta información no debe ser utilizada por instituciones diferentes de las que directamente intervengan en el examen de los asuntos en juego ni debe ponerse a disposición de instituciones o agencias de terceros países en ausencia de garantías y controles que regulen su uso.

Como he dicho, la cooperación entre la Comisión y el Consejo de Europa durante las negociaciones del Acuerdo ha resultado fructífera, y es de esperar que las dos instituciones seguirán en el futuro trabajando eficazmente juntas en el mismo espíritu de cooperación, transparencia y complementariedad. Sin embargo, es enormemente importante que el Parlamento Europeo participe en este proceso por medio de informes periódicos y que se convoque al Consejo de Europa para que exponga su opinión sobre todas las investigaciones y evaluaciones llevadas a cabo con vistas a la complementariedad, no a la duplicación del trabajo, y a la transparencia de las operaciones de las dos instituciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Kinga Gál, en nombre del Grupo del PPE-DE. – Señora Presidenta, me complace hablar hoy, en calidad de ponente alternativa por el Grupo PPE-DE, acerca de este informe sobre la firma de un Acuerdo entre la Comunidad Europea y el Consejo de Europa en materia de cooperación entre la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea y el Consejo de Europa.

Ha habido largos debates y muchas preguntas sobre si es necesaria una Agencia; sobre si el Consejo de Europa la puede aceptar; sobre si habrá una cooperación real y útil entre ambos organismos.

En todo momento, tanto el Parlamento como la Comisión han dicho claramente: sí, necesitamos la Agencia, le vemos sentido a esta institución y prevemos una buena cooperación entre el Consejo de Europa y la Agencia.

Por tanto, me alegro de que, ahora que ya tenemos el Acuerdo, podamos hablar de una cooperación institucionalizada. Por otra parte, lamento que no hayamos podido mejorar realmente este texto modificando ciertos aspectos, porque yo habría subrayado la necesidad de tomar en consideración —siempre que la Agencia trate cuestiones concretas— toda la experiencia, todos los conocimientos acumulados por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, con su sistema de informes en sus diversas comisiones, por ejemplo en la Comisión de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos en la que existen excelentes conocimientos y experiencia en el tratamiento de estas cuestiones.

Pero de todos modos me alegro, porque la firma de este Acuerdo señala la necesidad de que este organismo, la Agencia, empiece a trabajar lo antes posible. La Agencia ha sido inaugurada oficialmente el 1 de marzo, pero todavía no ha implantado su estructura operativa y de gestión. Es perentorio seguir adelante y mejorar la situación para poder avanzar.

He estado siguiendo este expediente desde el primer momento de mi mandato, observando las extremas dificultades de diseñar su alcance, su ámbito de competencia y sus estructuras de toma de decisiones a satisfacción de todas las partes que intervienen.

Nos concierne a todos, ya que la Agencia reunirá y recopilará datos y preparará recomendaciones para las instituciones sobre el terreno, una competencia cuyos límites son difíciles de definir, que es horizontal y que afecta a todas las políticas comunitarias.

Sólo podemos estar satisfechos si creamos una Agencia creíble y responsable a la que se confíe un poder y un presupuesto suficientes para hacer frente a su tarea. Este Acuerdo puede ayudar a ello.

Nos aseguraremos de evitar cualquier solapamiento de esas tareas y cualquier duplicación de trabajo. Esperemos que la proclamación solemne hoy de la Carta de los Derechos Fundamentales represente una cara, y la Agencia la otra cara, de la misma moneda: un primer paso práctico hacia una futura política de la Unión sobre derechos humanos y libertades fundamentales.

 
  
MPphoto
 
 

  Genowefa Grabowska, en nombre del Grupo PSE.(PL) Señora Presidenta, lo que estamos tratando hoy es un procedimiento atípico, ya que el Parlamento Europeo se está pronunciando sobre la conveniencia de un acuerdo de cooperación entre la Unión Europea y el Consejo de Europa. No tenemos ninguna oportunidad de intervenir en este acuerdo: sencillamente estamos evaluándolo y dando nuestra opinión.

El Consejo de Europa es la organización europea más antigua preocupada por los derechos humanos y la promoción de la democracia. Nadie necesita aquí que se recuerde que esa cooperación entre el Consejo de Europa y la Unión Europea —y anteriormente las Comunidades Europeas— ha existido desde el comienzo. La incorporación de un Estado que desea asociarse a la Unión Europea está condicionada al respeto de los valores que están inscritos en el Estatuto del Consejo de Europa: el imperio de la ley, la democracia y, sobre todo, el respeto por los derechos humanos.

Es por lo tanto bueno que estas dos instituciones, las Comunidades Europeas —ahora la Unión Europea— y el Consejo de Europa, deban cooperar, no sólo sentándose una al lado de la otra en Estrasburgo, sino participando en campos de acción comunes. El acuerdo que estamos examinando hoy no es ni sumamente original ni nuevo, como tampoco es la Agencia de los Derechos Fundamentales una institución totalmente nueva.

Según sabemos, La Agencia de los Derechos Fundamentales reemplazó al Observatorio Europeo del Racismo y la Xenofobia, con sede en Viena, que mantuvo un acuerdo similar de cooperación con el Consejo de Europa. Ese acuerdo, celebrado en 1999, respetaba las dos partes y estuvo en vigor hasta el momento presente, es decir, hasta el momento en que el Observatorio fue reemplazado por la Agencia de los Derechos Fundamentales.

Sin embargo, ya que interviene un nuevo organismo de la UE, debemos examinar el nuevo acuerdo de cooperación con el Consejo de Europa para cerciorarnos de que lo que parecen ser dos instituciones similares no compitan entre sí, sino que cooperen.

Tengo que decir que el acuerdo se negoció rápidamente, pero bien. No tenemos grandes reservas en cuanto a su contenido, ni podríamos tenerlas. Establece un marco para la cooperación, dispone que haya contactos regulares y, lo que es más importante, establece vínculos personales, ya que contiene disposiciones para que el Consejo de Europa solicite a una persona externa —y a un delegado de esa persona— que se siente en los consejos de administración y ejecutivo de la Agencia. Todo ello me inclina a apoyar plenamente la propuesta y a aceptar el acuerdo, que prestará un buen servicio a las dos instituciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Irena Belohorská (NI).(SK) Señorías, quiero agradecerles esta oportunidad de intervenir. El informe aborda los posibles conflictos de intereses entre la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y el Consejo de Europa. En mi opinión, este aspecto es secundario. La dificultad real surge entre el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo y el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas de Luxemburgo.

Estos dos tribunales tienen autoridad para actuar en el ámbito de los incumplimientos de los derechos humanos, y hay algunas resoluciones en las que ambos organismos se contradicen. La mayoría de estos casos se relacionan con los artículos 6 y 8 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales y corresponden a actuaciones por infracción de las reglas de competencia, como los casos de Panasonic Nacional, Hoechst AG, Niemetz, etc.

Por último, la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea y el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, ratificados por la Unión Europea, son dos documentos similares, aunque distintos. Las competencias de la Agencia de los Derechos Fundamentales se centran en la vigilancia y el apoyo. El Acuerdo celebrado de conformidad con el artículo 300 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, que aclarará las competencias individuales, debe, por tanto, saludarse con satisfacción. El hecho de que el Consejo de Europa vaya a tener un representante en el Consejo de Administración debe también ser bienvenido.

Como las competencias de la Agencia son limitadas, creo que sus actividades complementarán las del Consejo de Europa en lugar de competir con ellas. En cualquier caso, tendremos que seguir debatiendo este asunto a la luz de los cambios en el estatuto jurídico de la Carta de Derechos Fundamentales.

 
  
MPphoto
 
 

  Panayiotis Demetriou (PPE-DE).(EL) Señora Presidenta, señor Comisario, en los últimos meses, la Unión Europea ha dado cuatro pasos decisivos para promover y proteger los derechos humanos. En primer lugar, ha constituido la Agencia especial de los Derechos Fundamentales. En segundo lugar, se ha introducido en el Tratado de Reforma una cláusula sobre la obligatoriedad vinculante de la Carta de Derechos Fundamentales y otra sobre la incorporación de la Unión Europea al Convenio Europeo para la protección de los Derechos Humanos de 1950. En tercer lugar, hoy se ha firmado solemnemente la Carta de Derechos Fundamentales en el Parlamento; con su proclamación formal, se convierte en parte del acervo comunitario. Un código moderno de los derechos humanos. En cuarto lugar, la celebración —que estamos debatiendo hoy— del acuerdo entre la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y el Consejo de Europa señala exactamente lo que defiende la Unión Europea —el fomento de los derechos humanos— y muestra que este elemento es fundamental para toda sociedad moderna, para todo Estado moderno.

No vemos ninguna subordinación, ni duplicación, ni sustitución de la función del Consejo de Europa, que está seguro en su puesto como guardián internacional de los derechos humanos. Por el contrario, se ha iniciado una nueva fase de cooperación, no de antagonismo. Por consiguiente, estoy de acuerdo con mi compatriota el ponente en todo lo que ha dicho sobre este particular, respaldo plenamente su informe y le felicito por ello.

Soy miembro honorario de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, y lo considero un honor; pero hoy también siento gran orgullo y alegría porque las dos instituciones, la Unión Europea y el Consejo de Europa, están inaugurando su cooperación en este ámbito y espero que este siglo sea conocido en la historia universal como el siglo de los derechos humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Sylwester Chruszcz (NI).(PL) Señora Presidenta, la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea con sede en Viena es una nueva y costosa institución que, además, se arroga el derecho de vigilar y aleccionar a los Estados miembros sobre el cumplimiento de la Carta de Derechos Fundamentales y otros asuntos.

Es difícil sustraerse a la impresión de que el dinero de los contribuyentes europeos está entregándose a otro programa destinado a fortalecer a las autoridades de Bruselas y al emergente Euroestado. El Consejo de Europa y la OSCE son instituciones ya existentes que tratan las mismas cuestiones a escala internacional, no supranacional. Lo que estamos viendo es una duplicación de instituciones ya existentes que aumenta los poderes de la Unión Europea y la burocracia de la UE.

Los países de Europa —incluido el mío, Polonia— están obligados a proteger y promover los derechos humanos cumpliendo, entre otras cosas, el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales. La Agencia de los Derechos Fundamentales, sin embargo, junto con otros organismos que se están constituyendo a un ritmo impresionante, no es sólo un derroche de dinero, sino una nueva iniciativa dudosa, por no decir dañina, por parte de Bruselas.

 
  
MPphoto
 
 

  Roberta Alma Anastase (PPE-DE).(RO) Señorías, esta sesión plenaria ha estado marcada por diversas acciones europeas en el campo de los derechos humanos, así como por la posibilidad de lograr su evaluación durante el año 2007.

Al mismo tiempo, con la creación de la Agencia de los Derechos Fundamentales y la proclamación de la Carta de Derechos Fundamentales, la decisión de celebrar un acuerdo de cooperación entre la mencionada Agencia y el Consejo de Europa forma parte del esfuerzo de la Unión Europea por consolidar su actuación y su función de defensora de los derechos humanos, tanto interna como externamente. Quisiera señalar dos aspectos que considero importantes en este campo.

En primer lugar, acojo con satisfacción la intención de alcanzar un objetivo doble mediante este acuerdo: por un lado, la eficiencia y consolidación de la política europea en el campo de los derechos humanos, y la coherencia y la evitación de duplicaciones, por otro lado. Esta es la única manera en la cual podremos seguir promoviendo el respeto de los principios fundamentales establecidos por el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y complementados por la Carta de Derechos Fundamentales, incluida la consolidación de nuestros propios mecanismos para esta finalidad.

En segundo lugar, doy la bienvenida a la intención de consolidar la cooperación en proyectos específicos de protección de los derechos humanos lanzados por el Consejo de Europa. Este tipo de interacción nos permitirá contribuir aún más a mejorar la situación de los derechos humanos actuando en casos específicos, tanto interna como externamente. Quisiera llamar la atención hacia el hecho de que tal cooperación debe fomentarse especialmente en los países europeos limítrofes de la Unión Europea, para crear una auténtica zona de democracia en la frontera exterior de la Unión.

Como ponente en la cooperación regional en el Mar Negro, pido a las instituciones europeas que apoyen los proyectos regionales de cooperación. Considero la iniciativa de crear una Euroregión del Mar Negro para promover la democracia a escala regional que ha lanzado el Consejo de Europa un buen punto de partida en este sentido, e invito a la Comisión a manifestar todo su apoyo para que triunfe.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidenta. - Se cierra el debate.

La votación se celebrará el 13 de diciembre de 2007.

 
Última actualización: 20 de octubre de 2008Aviso jurídico