Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2007/2681(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

B6-0526/2007

Debates :

PV 13/12/2007 - 11.2
CRE 13/12/2007 - 11.2

Votaciones :

PV 13/12/2007 - 12.2

Textos aprobados :

P6_TA(2007)0631

Debates
Jueves 13 de diciembre de 2007 - Estrasburgo Edición DO

11.2. Derechos de las mujeres en Arabia Saudí
PV
MPphoto
 
 

  Presidenta. – El próximo punto son las seis propuestas de Resolución sobre los derechos de las mujeres en Arabia Saudí(1).

 
  
MPphoto
 
 

  Adam Bielan (UEN), por escrito. − (PL) Señora Presidenta, volviendo al incidente de octubre de 2006, y teniendo en cuenta la ausencia de protección jurídica de que disponen las mujeres en Arabia Saudí, pero sobre todo teniendo presentes los hechos que han vuelto a poner de manifiesto las expresiones de condena social de las voces de las víctimas de violaciones que trataban de lanzar un debate público a este respecto, pido a las autoridades de Arabia Saudí que pongan fin de inmediato a este tipo de prácticas.

Señora Presidenta, quisiera subrayar que la Unión Europea no debe permanecer en silencio ante la violación flagrante de los derechos y libertades personales de las mujeres en terceros países. Un Estado responsable de la protección de sus ciudadanos no puede incurrir en el incumplimiento de los principios del Estado de Derecho bajo el pretexto de que está defendiendo el principio de independencia de los tribunales, como ya sucedió en el caso de la sentencia dictada contra la mujer de Qatif. Así pues, pido que se redoblen los esfuerzos por parte del Gobierno de Arabia Saudí por lo que respecta al respeto de los derechos fundamentales de las mujeres.

 
  
MPphoto
 
 

  Eva-Britt Svensson (GUE/NGL), ponente. (SV) Señora Presidenta, debo decir que es completamente lamentable que el abuso y la violencia contra las mujeres nunca parezca cesar. Esto es aplicable tanto a ésta como a la próxima Resolución. Desearía dar las gracias a todos los que me han ayudado a dar forma a esta Resolución. Resulta prácticamente inconcebible que en 2007 las mujeres en Arabia Saudí aún se vean privadas de todos los derechos humanos.

Por lo que parece, no basta con que las mujeres sean objeto de degradaciones y escandalosas violaciones colectivas. Además deben ser castigadas por las autoridades, mientras que los perpetradores salen impunes. Creo que todos nosotros, tanto las mujeres como los hombres, debemos hacer todo lo posible en nombre de la solidaridad para garantizar que los derechos humanos también se aplican en Arabia Saudí. Así pues, instamos a la Comisión y al Consejo y, por supuesto, a todos los Estados miembros, a que planteen esta cuestión en todos sus contactos con Arabia Saudí.

En numerosos ámbitos, contamos con una multitud de convenciones internacionales y con los pronunciamientos de la UE. En ocasiones resulta frustrante que conversemos sin cesar y la violencia jamás cese. Gracias a todos los que tomaron la iniciativa y contribuyeron a elaborar esta Resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Charles Tannock (PPE-DE), autor. − Señora Presidenta, recientemente el Rey Abdalá de Arabia Saudí ha sido invitado a una polémica visita de estado al Reino Unido. Nuestro Viceministro de Asuntos Exteriores elogió los valores que comparten el Reino Unido y Arabia Saudí. Esta adulación me pareció absurda, ya que mis valores en materia de democracia, derechos humanos e igualdad de género son ajenos a la tradición saudí.

Naturalmente, la relación de la UE con la casa de Saúd se basa en la estabilidad de la región y en importantes lazos comerciales, especialmente de petróleo y armas. De hecho, la relación es tan importante que una investigación británica de tres años de duración relativa a supuestos sobornos pagados a ministros saudíes por un tratante de armas fue cancelada por orden del Primer Ministro Tony Blair aduciendo razones de seguridad nacional.

Resulta inquietante que el modelo de fundamentalismo de Arabia Saudí, el wahabismo, se esté exportando a todo el mundo. En Londres —mi circunscripción—, en una escuela financiada por los saudíes, se encontraron libros de texto que contenían pasajes llenos de odio contra cristianos y judíos.

Este caso de la mujer de Qatif, violada por varios hombres y sentenciada a 200 latigazos, ha conmocionado al mundo. La propuesta de resolución conjunta del Parlamento expresa repugnancia y condena de los valores del Reino. Hace veinte años, un documental de la televisión británica relataba de manera similar la historia de una princesa saudí que fue ejecutada públicamente por adulterio.

La UE y Arabia Saudí han compartido intereses vitales en materia de política exterior, como apoyar el proceso de paz en Oriente Próximo, animar a los saudíes —como musulmanes sunitas— a contener al expansionista Irán chií y apoyar la lucha saudí contra Al Qaeda, muchos de cuyos partidarios, lamentablemente, proceden originalmente de Arabia Saudí.

Pero también es necesario que hagamos cumplir a los saudíes sus obligaciones según la Convención de la ONU para eliminar la discriminación hacia las mujeres, que ni siquiera pueden conducir un coche ni votar en sus limitadas elecciones locales. Pero no nos engañemos pensando que compartimos valores con este régimen fundamentalista y medieval.

 
  
MPphoto
 
 

  Marios Matsakis (ALDE), autor. − Señora Presidenta, voy a hablar a título personal sobre esta cuestión. Arabia Saudí está gobernada por una dictadura despiadada que, en gran medida, está vergonzosamente legitimada en la mayor parte del mundo occidental, incluidos muchos países de la UE, porque es inmensamente rica en petrodólares, parte de los cuales utiliza para sobornar a los Estados occidentales a fin de que hagan como que no ven ni oyen ni comprenden lo que pasa en ese país.

Pero hasta un colegial sabe que los cómicos dirigentes de Arabia Saudí, la mayoría de ellos familiares de un solo hombre, Su Excelentísima y Divina Majestad el Rey Abdalá, están sometiendo a su pueblo a una represión brutal. Un ejemplo evidente es que tratan a las mujeres como esclavas o como muebles y, sin embargo, como acaba de mencionar el señor Tannock, el señor Abdalá y los seis aviones que ocupa su séquito recibieron una fastuosa bienvenida de Estado en el Reino Unido y en el Vaticano hace sólo unas semanas. Y de los honorables labios de la Reina de Inglaterra, del Primer Ministro del Reino Unido y del Papa no se escapó ni una mención a los derechos humanos. Uno podría sentir la tentación de decir: basta ya de hipocresía y dobles raseros.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), Autor. − Señora Presidenta, en el año 2005 ya tuvimos ocasión de comentar la situación de las mujeres en Arabia Saudí, y en aquel contexto lo hicimos en relación con las elecciones municipales y a la imposibilidad de las mujeres de poder votar.

Sin embargo, además de esta discriminación en cuanto a los derechos políticos, hay otras muchas que han sido denunciadas en diversos medios, recientemente y continuamente, y que son las que han motivado esta segunda Resolución que hoy debatimos.

El detonante ha sido, ciertamente, la incomprensible sentencia dictada contra una mujer, conocida como «la mujer de Qatif», a la que se condenó a recibir doscientos latigazos por haber sido encontrada en un coche hablando con un hombre ajeno a su familia. No sólo el supuesto delito, y por ende la condena, son inadmisibles, sino que, además, se ven agravados por la imposibilidad de la condenada de recibir una asesoría legal adecuada.

Pero, lamentablemente, no es éste el único caso en el que cabe lamentar sentencias sobre delitos claramente discriminatorios e indefensión de las mujeres ante la justicia. Esto es, por desgracia, más la norma que la excepción. ¿Cómo puede considerarse justo, por ejemplo, un sistema que declara culpable a la víctima de una violación de dicha atrocidad?

Se impone un cambio estructural en ese país y, desde la Unión Europea, debemos ayudar a quienes tanto desde fuera como desde dentro están trabajando en esta dirección. No hay aquí relativismos que valgan. Los derechos humanos, y ello incluye los derechos de las mujeres, son y deben ser universales y defendidos en cualquier contexto.

Por ello, me sumo también a la petición de la colega Svensson, e insisto una vez más ante la Comisión y el Consejo a fin de que aprovechen cualquier oportunidad para solicitar a las autoridades saudíes que lleven a cabo los cambios estructurales e institucionales pertinentes, con objeto de eliminar cualquier forma de discriminación contra la mujer, lo que incluye el reconocimiento de todos los derechos, tanto en la esfera privada como en la pública, y más concretamente, en los ámbitos político, legal y jurídico.

 
  
MPphoto
 
 

  Lidia Joanna Geringer de Oedenberg (PSE), autora. − (PL) Señora Presidenta, Arabia Saudí es un país en el que la legislación se aplica de acuerdo con los principios wahabíes, la tendencia suní más radical del Islam. Existen restricciones importantes a la libertad política, social y religiosa, y diariamente se aplican penas consistentes en azotes, amputación de manos o pies o ejecución.

En un país que Human Rights Watch ha calificado de «desierto de derechos humanos», las mujeres son las víctimas principales de las numerosas formas de discriminación existentes en el ámbito público y privado. La identidad de las mujeres sólo se reconoció de manera oficial en 2001, cuando se les expidieron documentos de identidad con una fotografía. Anteriormente, debían demostrar su identidad mediante un documento de identidad familiar que incluía una fotografía de su esposo o padre. Aunque puedan pagarse un automóvil, no les está permitido conducirlo. Pueden estudiar, pero las estudiantes femeninas deben observar en vídeo las clases impartidas por hombres. Se les niega el derecho de voto, y sólo los hombres pueden tomar decisiones sobre el divorcio y la tutela de los hijos.

Las mujeres son víctimas recurrentes de sentencias judiciales injustas y ofensivas. Prueba de ello es el caso de la chica de Qatif, una chica de diecinueve años que fue víctima de una violación colectiva y que fue condenada a doscientos latigazos y seis meses de prisión por encontrarse a solas con un hombre desconocido en el momento de su secuestro.

A pesar de haberla ratificado, Arabia Saudí no respeta sus obligaciones derivadas de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. Las autoridades deben empezar a eliminar todas las restricciones impuestas a las mujeres en lo tocante a la libertad de desplazamiento y a adoptar medidas para aumentar gradualmente la participación de las mujeres en la toma de decisiones política en pie de igualdad con los hombres. Las mujeres deben poder acceder a un empleo en cualquier nivel de la administración, así como desempeñar cualquier función pública.

Asimismo debe exigirse que se prohíba por completo el uso de los azotes y de cualquier otro castigo corporal degradante, puesto que constituye una violación de la legislación internacional y de la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura, de la que Arabia Saudí es parte signataria.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Casaca , en nombre del Grupo del PSE. (PT) Señora Presidenta, me gustaría sumar mi voz a la de todos los demás diputados que han intervenido y han señalado, en particular, que estamos celebrando el Año Europeo de Igualdad de Oportunidades para Todos, un concepto que, por definición, no puede tener fronteras. Y es que sencillamente no podemos permanecer indiferentes ante lo que les está sucediendo a las mujeres en Arabia Saudí y, en general, en el resto de Oriente Próximo.

En particular, me gustaría retomar la cuestión planteada por el señor Tannock relativa concretamente al derecho a conducir un automóvil. El 27 de septiembre se creó en Riad la Comisión para la reivindicación del derecho de las mujeres a conducir un automóvil. El 6 de noviembre, esta comisión celebró el 17º aniversario de la manifestación contra esta prohibición; ya ha recogido miles de firmas y posee una fuerza enorme. A su mando están cuatro mujeres saudíes. Me gustaría pedir a toda esta Cámara y, en particular, a la Presidencia, que apoye plenamente esta iniciativa saudí, y también recordarles que, además de en Arabia Saudí, en estos momentos se están produciendo en Iraq situaciones incluso de mayor gravedad. En este sentido, cabe recordar la ejecución de cuarenta mujeres este año en Basora por incumplir el código de vestimenta impuesto actualmente en Iraq, un país en el que las mujeres pudieron votar antes que las mujeres de Portugal y donde hoy se está instalando el fanatismo más barbárico. Ésta es una situación ante la que tampoco podemos permanecer impasibles.

 
  
MPphoto
 
 

  Toomas Savi, en nombre del Grupo ALDE. Señora Presidenta, al abordar la cuestión de los derechos de la mujer en Arabia Saudí, hay algo que debemos tener en cuenta, y es que en las sociedades islámicas no existe separación entre religión y Estado. El Estado es la religión y viceversa. El desprecio de los derechos de la mujer se deriva de la ley islámica, y si comprendemos y tenemos en cuenta este sencillo dato, quizá podamos dar un paso más hacia la mejora de la situación.

No podemos imponer nuestros valores, que han superado nuestras tradiciones judeocristianas, pero podemos entablar un diálogo en el que se pida mutua comprensión y se prepare el terreno para una reforma, ya que se rechazan varias ideas que no se corresponden con nuestra visión del mundo.

Dicho esto, la situación de las mujeres en Arabia Saudí es terrible, y es necesario hacer algo urgentemente. Por eso insto a mis colegas a apoyar unánimemente este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Koenraad Dillen (NI). – (NL) Señora Presidenta, señoras y señores, el debate que estamos manteniendo aquí hoy sobre Arabia Saudí y, en particular, sobre la terrible situación con respecto a los derechos de las mujeres debe ampliarse, en realidad, a gran parte del mundo islámico. Sólo unas pocas, como la ciudadana holandesa Ayaan Hirsi Ali, se atreven a hablar al respecto. La discriminación y subyugación de las mujeres tiene sus raíces en las sagradas escrituras del mismo Islam.

El Corán sirve de base y de justificación para la discriminación contra las mujeres en Arabia Saudí y en prácticamente todo el mundo islámico. Ésta es una verdad fundamental que debemos tener el valor de reconocer en este debate. Es algo que demuestra lo sucedido recientemente en Sudán, donde una profesora de 54 años fue condenada a 15 días de prisión por llamar a un oso de peluche Mohammed, hasta que finalmente fue indultada gracias a las presiones diplomáticas internacionales. En Arabia Saudí, una mujer de 20 años fue víctima de una violación colectiva, de la que ella misma fue declarada culpable. No hay nada que pueda ilustrar mejor la situación.

Sin embargo, Arabia Saudí es un aliado de los Estados Unidos y, por supuesto, puede seguir saliéndose con la suya. Al fin y al cabo, al igual que China, Arabia Saudí es un país rico y podemos permitirnos tener un poco más de manga ancha cuando están en juego los nobles principios que tan a menudo han sido objeto de debate esta semana. Así pues, Europa debería pedir a Washington que hiciera todo lo posible por que la situación en Arabia Saudí mejore.

 
  
MPphoto
 
 

  Günter Verheugen , Vicepresidente de la Comisión. (DE) Señora Presidenta, señoras y señores, la Comisión está extremadamente agradecida por la oportunidad de poder pronunciarse hoy sobre la situación de los derechos de las mujeres en Arabia Saudí.

El caso que dio origen a su Resolución nos produce una gran inquietud. Una mujer joven fue condenada a doscientos latigazos y seis meses de prisión tras ser violada por un grupo de siete hombres. La UE ha tratado este asunto de manera inmediata. La troika de la UE elevó protestas al Gobierno de Arabia Saudí en Riad y expresó su consternación por la sentencia del Tribunal de Qatif. La sentencia no sólo infringe claramente las obligaciones internacionales de este país, en particular las contraídas con arreglo a la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, sino que además invierte el principio de culpabilidad declarando culpable a la víctima.

Este caso saca a relucir un país en el que la discriminación contra las mujeres es, desgraciadamente, parte de la vida cotidiana. El Parlamento Europeo ha pedido reiteradamente al Gobierno de Arabia Saudí, no sin motivos, que suprima las restricciones de la libertad de desplazamiento impuestas a las mujeres, incluida la prohibición de conducir automóviles. Esta solicitud se ha hecho extensible a las restricciones en el acceso de las mujeres al empleo, en su personalidad jurídica y en su representación en los procesos judiciales. Así pues, comparto, sin reservas, la preocupación del Parlamento por la situación de las mujeres en Arabia Saudí.

Paralelamente, Arabia Saudí está obligada, como miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a proteger y promover los derechos humanos. Y es signataria de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. A este respecto cabe admitir que ratificó la Convención con una condición: en caso de que una de sus cláusulas entrara en conflicto con lo dispuesto en la legislación islámica, el Reino no estaría obligado a cumplirla. La Unión Europea ha instado reiteradamente a Arabia Saudí, y seguirá haciéndolo, a que elimine sus reservas sobre esta Convención de las Naciones Unidas —en particular por lo que respecta a las garantías de los mismos derechos para las mujeres y los hombres en relación con la nacionalidad de los hijos—.

Las cuestiones relativas a los derechos humanos, como la situación de las mujeres, suelen ser objeto recurrente de las protestas que eleva la Unión Europea a Arabia Saudí. La Unión recuerda continuamente a este país sus obligaciones con arreglo a las normas internacionales de derechos humanos, pone sobre la mesa la necesidad de conceder un trato equitativo a las mujeres y a los hombres y de combatir la violencia contra la mujer y le pide que proteja y promueva los derechos de las mujeres.

Recientemente hemos podido observar dos cambios que podrían —y digo con mucha cautela «podrían»— denotar que Arabia Saudí está haciendo algunos avances.

La Sociedad Nacional Saudí para los Derechos Humanos elaboró su primer informe sobre la situación de derechos humanos en su país en mayo de este año. En él publica las violaciones de los derechos de las mujeres, presos y trabajadores, así como los juicios procesales. El Gobierno saudí debería actuar sobre la base de los resultados de este informe, además de seguir sus recomendaciones.

Por otra parte, el rey Abdullah anunció en octubre una reforma judicial fundamental que promete una mayor independencia de los jueces y una simplificación de las investigaciones con arreglo a la ley sharia bajo la supervisión del Tribunal Supremo.

En un país como Arabia Saudí, estos progresos resultan alentadores. Por consiguiente, no deberíamos limitarnos a llamar la atención, cuando las circunstancias lo requieran, sobre las violaciones de los derechos humanos en este país, sino que también deberíamos acoger con satisfacción y apoyar las reformas que en los últimos tiempos se están produciendo discretamente.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidenta. - Se cierra el debate.

La votación se celebrará hoy al término de los debates.

 
  

(1)Cf. Acta.

Última actualización: 20 de octubre de 2008Aviso jurídico