Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

O-0022/2008 (B6-0016/2008)

Debates :

PV 23/04/2008 - 11
CRE 23/04/2008 - 11

Votaciones :

Textos aprobados :


Debates
Miércoles 23 de abril de 2008 - Estrasburgo Edición DO

11. Estrategias europeas en materia de diversidad biológica (COP 9) y de prevención de riesgos biotecnológicos (COP-MOP 4) (debate)
PV
MPphoto
 
 

  Presidenta. − El siguiente punto es

– la pregunta oral de Miroslav Ouzký, en nombre de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, a la Comisión sobre la estrategia de la Comisión para la novena reunión ordinaria de Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (COP 9) y la cuarta reunión de las Partes en el Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología (COP-MOP 4) (O-0023/2008 - B6 0017/2008);

– la pregunta oral de Miroslav Ouzký, en nombre de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, al Consejo sobre la estrategia del Consejo para la novena reunión ordinaria de Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (COP 9) y la cuarta reunión de las Partes en el Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología (COP-MOP 4) (O-0022/2008 - B6 0016/2008).

 
  
MPphoto
 
 

  Miroslav Ouzký, autor. − (CS) Señora Presidenta, señor Ministro, señor Presidente en ejercicio del Consejo, para empezar me gustaría mencionar algo que no tiene nada que ver con mi pregunta, me gustaría formular una queja. Mientras los cuerpos de policía, en el marco de sus obligaciones, se aseguran en todos los países de que los políticos o los diputados puedan llevar a cabo su trabajo, la policía francesa intenta impedir que los diputados al Parlamento Europeo trabajen. A la entrada de esta institución un agente de policía me ha impedido entrar, incluso después de haber visto mi identificación, porque supuestamente se estaba produciendo una manifestación a las puertas del Parlamento. Creo que esto es escandaloso y espero que este asunto se debata en el Parlamento. Por supuesto, esto no guarda relación con mi pregunta, pero déjenme decirles que ahora mismo no estaría hablando aquí si no hubiese dado un rodeo para entrar por otra puerta del edificio.

En nombre de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria formulé una pregunta tanto al Consejo como a la Comisión en relación con la próxima reunión de Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica y Seguridad de la Biotecnología en Bonn. La pregunta principal formulada tanto al Consejo como a la Comisión se refiere a la aclaración de los objetivos de esta Conferencia. También desearíamos saber si el Consejo y la Comisión tienen previsto que los diputados al Parlamento Europeo participen en la misma. Debo decir que nuestra comisión quiere algo más aparte de las consabidas resoluciones y acuerdos. Queremos saber cómo se van a ejecutar y a aplicar y cómo se van a poner en práctica.

Desearía preguntar si la Unión Europea y las instituciones Europeas son conscientes del papel principal que desempeñan en este ámbito, en la lucha contra la pérdida de diversidad biológica. Si queremos ser líderes, debemos dejarlo absolutamente claro. Me gustaría preguntar si entendemos realmente que la financiación de todos estos programas y decisiones constituye una necesidad fundamental y que tales programas y decisiones no pueden ponerse en marcha ni adoptarse sin un apoyo financiero adecuado. También espero que tanto la Comisión como el Consejo comprendan las repercusiones de la escasez de agua en la región mediterránea, y las consecuencias de las sequías y el cambio climático en la propia diversidad biológica.

La comisión también quería saber si se prestará una atención especial a la diversidad biológica marina y costera y si la Comisión y el Consejo son conscientes de la importancia de la participación de los gobiernos regionales y locales, así como de las empresas, en la lucha contra la pérdida de diversidad biológica. También me gustaría saber si todos nosotros comprendemos realmente la importancia de la sostenibilidad de la gestión forestal y la gestión de los cultivos, y especialmente de la producción de biocarburantes, algo que se está convirtiendo en un tema cada vez más candente. Como saben, la producción de biocarburantes forma parte del paquete climático objeto de examen en la actualidad y el uso y el desarrollo sostenibles de los biocarburantes es una cuestión muy importante. Por otra parte, sabemos que tiene unas repercusiones muy negativas sobre la diversidad biológica.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidenta. − Gracias. Me encargaré de transmitir su queja y tal vez se pongan en contacto con usted en relación con la cuestión que ha suscitado.

 
  
MPphoto
 
 

  Janez Podobnik, Presidente en ejercicio del Consejo. (SL) Permítanme dar las gracias a la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria y a su presidente, el señor Ouzký, por la pregunta oral dirigida al Consejo y a la Comisión. Esta pregunta pone de manifiesto la gran importancia que usted concede al problema, extremadamente sensible, de la diversidad biológica.

Junto al cambio climático, la diversidad biológica constituye la principal prioridad de la Presidencia en el ámbito del medio ambiente. La novena reunión ordinaria de Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (COP 9) se celebrará en mayo en Bonn y, por consiguiente, constituye un importante acontecimiento para la Unión Europea en general, así como para la Presidencia eslovena.

En el marco del programa de dieciocho meses de las Presidencias alemana, portuguesa y eslovena, el Consejo ha llevado a cabo algunas acciones intensivas preparatorias para que esta importante reunión tenga éxito en términos de una mejor protección y una utilización sostenible de la diversidad biológica a escala mundial. El Consejo ha señalado que la Unión Europea se ha comprometido a cumplir el objetivo a escala mundial gracias al que pretende frenar de forma significativa el ritmo de la pérdida de diversidad biológica para 2010, así como a lograr el objetivo de la UE de detener la disminución de diversidad biológica en Europa también para 2010. Por consiguiente, mi repuesta a su pregunta es sí, la Unión Europea quiere y debe conservar su papel de líder mundial en este ámbito.

El Consejo ha subrayado que la Unión Europea se esfuerza por desempeñar un papel activo y constructivo y que, en la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica de mayo se esforzará por lograr resultados de amplias miras pero realistas. El Consejo también ha declarado que, para lograr el objetivo sobre diversidad biológica a escala mundial para 2010, es urgentemente necesario seguir aplicando más medidas concretas a todos los niveles.

Debemos aplicar el Convenio a escala nacional y comunitaria. La Unión Europea ha contraído el compromiso político de alcanzar los tres objetivos del Convenio sobre la Diversidad Biológica, a saber, la protección y la sostenibilidad del uso de la diversidad biológica, el acceso a los recursos genéticos y el reparto de los beneficios derivados de su uso.

Las decisiones adoptadas para definir las tareas prioritarias de la Unión Europea para la novena reunión de Conferencia de las Partes se adoptaron en primer lugar en el Consejo de junio del año pasado y de nuevo en marzo de este año. Permítanme enumerar algunas de ellas. Debemos hacer hincapié sobre la importancia de una ejecución acelerada de todos los programas de trabajo del Convenio sobre la Diversidad Biológica y mejorar las sinergias entre las políticas en materia de cambio climático y diversidad biológica, con vistas a lograr el mayor número de beneficios posible. El Consejo sigue señalando la necesidad de una cohesión a todos los niveles en la aplicación de los acuerdos internacionales en materia de medio ambiente.

Debemos hacer hincapié sobre la importancia de que en la novena Conferencia se examine el problema de la producción, el comercio y el uso de biocarburantes y biomasa y su efecto sobre la diversidad biológica y los ecosistemas. En este sentido, resulta aún más importante determinar claramente algunos criterios sostenibles para la producción de biocarburantes. Deberíamos subrayar la importancia de la aplicación del programa para la diversidad biológica forestal y la reducción de la deforestación y la degradación de los ecosistemas forestales. El Consejo hace hincapié sobre la importancia de los bosques para la adaptación y la mitigación de los efectos del cambio climático y para la conservación de la diversidad biológica.

Debemos garantizar una ejecución rápida e integral del programa de trabajo para las regiones protegidas. En este marco debemos también ofrecer ayuda técnica y financiera —preguntaba usted acerca de la financiación—, es decir, apoyo financiero para crear regiones protegidas en todo el mundo. La novena Conferencia debería adoptar criterios ecológicos para determinar qué zonas marinas de alta mar necesitan protección. Cabe destacar también la importancia de subrayar el papel del sector privado, especialmente las PYME, en la aplicación del Convenio.

Por último, la Unión Europea ha tomado la firme decisión de continuar su participación activa en la planificación y la negociación del procedimiento internacional en materia de acceso a los recursos genéticos y el reparto de los beneficios derivados de su uso. La Unión Europea se esforzará por concluir las negociaciones antes de la celebración de la décima reunión de Conferencia de las Partes en el Convenio.

Para terminar, en la reunión se examinarán más de 20 cuestiones diferentes. Únicamente he hablado de las que el Consejo considera de fundamental importancia para lograr los objetivos del Convenio, especialmente el objetivo sobre la diversidad biológica para 2010. Ésta será la última reunión antes de que venza el plazo en 2010, de forma que se trata de una fecha límite para la adopción de medidas concretas. Como esta reunión se celebrará en Europa, la promoción de las prioridades y los esfuerzos de la Unión Europea revestirá una importancia aún mayor.

También he estado examinando la propuesta de resolución que sus Señorías votarán en el Parlamento Europeo mañana. En nuestra opinión la resolución resume bien las principales prioridades y objetivos que la Unión Europea debe lograr en Bonn.

 
  
  

PRESIDE: Edward McMILLAN-SCOTT
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 
 

  Margot Wallström, Vicepresidenta de la Comisión. − Señor Presidente, en primer lugar, desearía dar las gracias al señor Ouzký por haber formulado esta importantísima pregunta. Creo que todos hemos observado cómo en 2007 las cuestiones medioambientales adquirieron visibilidad en nuestro programa político. El cambio climático ocupaba los titulares de los informativos y la imaginación popular.

Pero la pérdida de diversidad biológica constituye una amenaza mundial a la que debemos enfrentarnos con la misma urgencia, y ambas cuestiones se encuentran vinculadas. El cambio climático y la diversidad biológica se encuentran vinculados. Si no reconocemos la relación que existe entre ambas cuestiones, podemos poner en peligro el éxito de nuestros esfuerzos por lograr mejoras en ambos ámbitos.

¿Cómo podemos detener la pérdida de diversidad biológica? Creo que Europa realizó algunos progresos en este ámbito a través de la puesta en marcha de las actividades recogidas en la Comunicación de la Comisión de 2006 titulada «Detener la pérdida de biodiversidad para 2010 - y más adelante». Sin embargo, se requieren mayores esfuerzos. Concretamente, necesitamos involucrar a otros sectores, aparte del de la conservación de la naturaleza, como la agricultura, la pesca y la energía.

Una cooperación internacional efectiva también resulta esencial y nos hemos comprometido firmemente a trabajar a través del Convenio sobre la Diversidad Biológica a proteger la diversidad a escala mundial.

La novena reunión de Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica, que se celebrará junto a la cuarta reunión de las Partes en el Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología, ofrece una gran oportunidad para avanzar en la protección de la diversidad biológica y, como estas reuniones se celebrarán en Alemania, Europa debe desempeñar un papel especial en relación con ellas. Tenemos intención de impulsar la aceleración de los esfuerzos internacionales hacia el logro del objetivo de reducir significativamente la pérdida de diversidad biológica a escala mundial para 2010.

A comienzos de marzo, el Consejo adoptó algunas conclusiones que establecen en términos generales el mandato político y las principales prioridades para la UE en estas reuniones, que se pueden resumir en siete puntos.

En primer lugar, queremos llegar a un acuerdo sobre nuevos compromisos para reforzar la aplicación, especialmente en lo que respecta a la ejecución de los programas del Convenio sobre la Diversidad Biológica en zonas protegidas y en materia de diversidad biológica de los bosques.

En segundo lugar, queremos garantizar que la adaptación al cambio climático y las medidas de mitigación también contribuyen al logro del objetivo en materia de diversidad biológica para 2010. Las decisiones que se tomen en Bonn deberían contribuir al debate después de Bali sobre la reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques.

En tercer lugar, promoveremos la adopción de criterios para la identificación de las zonas marinas vulnerables que es necesario proteger. Además, también tenemos intención de lograr que las partes contratantes contraigan ciertos compromisos en relación con el modo en que se deben aplicar tales criterios.

En cuarto lugar, queremos desarrollar directrices internacionales de promoción de modos respetuosos de la diversidad biológica para mejorar la producción y el consumo de biomasa, incluidos los biocarburantes.

En quinto lugar, queremos identificar los principales elementos de un régimen internacional de acceso a los recursos genéticos y el reparto de los beneficios derivados de su uso.

En sexto lugar, pretendemos llegar a un acuerdo sobre el establecimiento de un mecanismo internacional sobre asesoramiento científico en materia de diversidad biológica.

Por último, en séptimo lugar, promoveremos una decisión en el ámbito de la responsabilidad y la reparación de los daños derivados de los movimientos transfronterizos de los organismos vivos resultantes de la biotecnología.

Por otra parte, la Comisión siempre facilita la participación de los diputados al Parlamento en las delegaciones de la Comunidad que negocian acuerdos multilaterales. Yo misma tengo una experiencia muy positiva al respecto. Acojo con satisfacción la participación de los diputados al Parlamento Europeo en la COP 9 y la COP-MOP 4, tal como se denomina a las reuniones en este contexto. Naturalmente, me dispongo a escuchar ahora sus prioridades y expectativas en relación con estas reuniones.

 
  
MPphoto
 
 

  Pilar del Castillo Vera, en nombre del Grupo PPE-DE. – Señor Presidente, señor Ministro representante del Consejo y señora Comisaria, yo intervengo esta tarde en nombre de la diputada Gutiérrez Cortines.

Lo primero que quiero manifestar es que desde el Parlamento apoyamos claramente de manera muy decidida la reunión de la Conferencia de las Partes de la Convención para la Diversidad Biológica que celebran las Naciones Unidas.

Vinculado a ello, la resolución que se votará mañana trata de reforzar los principales objetivos e intenciones de la convención mundial en los siguientes sentidos: en primer lugar, favorecer la mayor protección de los recursos naturales de la fauna y de la flora; en segundo lugar, promover un uso sostenible del suelo para favorecer la conservación de las especies y de la naturaleza; y, luego, conservar también nuestro capital genético natural.

En ese sentido entiendo que se deben tener en cuenta programas de conservación, los modelos que se han aplicado ya en la Unión Europea, fundamentalmente me refiero a Natura 2000 y Hábitats, que han demostrado ser de gran utilidad.

Por otra parte, creo que se debe trabajar de una manera sistémica con modelos integrales y flexibles porque, al fin y al cabo, la naturaleza es un sistema dinámico, en constante evolución y afectado por todas las clases de demandas de uso que tiene la propia naturaleza, tanto para la agricultura como para otras funciones.

Creo, además, que se deben utilizar más criterios científicos y de formación, y también creo que se tienen que tener en cuenta todos los aspectos económicos y de viabilidad en este sentido.

La opinión de los propietarios y los incentivos para los propietarios son un asunto importante y, en este sentido yo haría dos preguntas a la Comisión. ¿Cómo contempla la aplicación de métodos científicos en la catalogación e identificación de variedades de especie o espacios a preservar? ¿Cómo contempla los incentivos para propietarios de todos los niveles?

 
  
MPphoto
 
 

  María Sornosa Martínez, en nombre del Grupo PSE. – Señor Presidente, señor Ministro representante del Consejo, señora Comisaria, todos nosotros somos conscientes de que la pérdida de diversidad biológica está conllevando efectos medioambientales, sociales, económicos y culturales de largo alcance, que se han visto exacerbados por los efectos negativos del cambio climático.

Las consecuencias de esta situación son aún peores para los más pobres. La Convención sobre la diversidad biológica es el instrumento legal internacional más importante para luchar contra la pérdida de diversidad biológica. Pero tenemos un problema: la carencia de recursos financieros representa un gran impedimento para alcanzar los objetivos de la convención. Por ello, pido al Consejo y a la Comisión que promuevan asignaciones presupuestarias para la conservación de la biodiversidad biológica en todos los presupuestos pertinentes en los que puedan influir.

Quisiera subrayar aspectos en los que hace especial hincapié la propuesta de resolución: el reconocimiento de la pérdida constante de biodiversidad en la Unión Europea, que ya es un hecho, el impulso para adoptar un régimen internacional de acceso y reparto de los beneficios de los recursos genéticos, que sea justo, equitativo y jurídicamente vinculante, así como impulsar la aplicación de los compromisos existentes en favor de una mejor conservación y gestión sostenible de la biodiversidad marina, con vistas a protegerla de las prácticas destructivas y de las actividades pesqueras no sostenibles que afectan a los ecosistemas marinos.

Quisiera terminar diciéndoles que ha llegado la hora de actuar firmemente y de intentar resolver todos estos problemas, ya que, aunque pienso que todavía hay tiempo –ustedes y nosotros lo sabemos–, éste corre en contra nuestra y de esa biodiversidad que queremos proteger.

 
  
MPphoto
 
 

  Johannes Lebech, en nombre del Grupo ALDE. (DA) Señor Presidente, la novena reunión de la COP sobre diversidad biológica no podría haberse celebrado en un mejor momento. En las últimas semanas se ha dicho y se ha escrito mucho acerca de los biocarburantes, y debemos ser muy claros: los biocarburantes no se pueden producir a expensas de la diversidad biológica. Actualmente estamos considerando las propuestas de la Comisión para una directiva que promovería el uso de energía sostenible, especialmente biocarburantes. El Parlamento debe garantizar que se establecen unos criterios estrictos en relación con la sostenibilidad medioambiental de la producción de tales biocarburantes. No lograremos luchar eficazmente contra el calentamiento global si reducimos las emisiones de CO2 de los vehículos y al mismo tiempo aumentamos las emisiones de este gas talando bosques y destruyendo plantas para producir carburantes, algo que libera enormes cantidades de CO2 procedentes del suelo. La reunión de Bonn constituirá una buena oportunidad para subrayar la importancia de una producción de biocarburantes que se ajuste a los requisitos de la sostenibilidad tanto dentro como fuera de la UE.

En 2002, las partes contrajeron el compromiso de reducir significativamente la pérdida de diversidad biológica para 2010 a escala mundial, nacional y regional. Cabe destacar la importancia de que las partes sigan trabajando para lograr este objetivo. El Convenio de las Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica constituye el marco general de la protección de la diversidad biológica. Desgraciadamente, muchos acuerdos internacionales terminan firmándose con los denominadores comunes más bajos. Esto es inaceptable cuando se trata de la protección de la naturaleza. La UE debe fijar unos niveles elevados para sí misma e intentar subir el listón en los acuerdos internacionales. La UE también debe hacer mejor las cosas en relación con la protección de la diversidad biológica. Por el momento, algunas veces decimos una cosa y hacemos otra. Esto podría menoscabar nuestra credibilidad. No obstante, la Comisión y los Estados miembros deben ejercer la presión necesaria para lograr una mayor protección de la diversidad biológica, especialmente en zonas boscosas y agrícolas, ya que tales zonas están sometidas a una mayor presión a medida que se producen cada vez más biocarburantes.

¿Cómo podemos garantizar que la diversidad biológica y los biocarburantes no resulten mutuamente excluyentes? Podemos lograrlo si imponemos requisitos más estrictos. Entonces tal vez será posible lograr ambas cosas. La COP 9 nos ayudará a que así sea.

 
  
MPphoto
 
 

  Zdzisław Zbigniew Podkański, en nombre del Grupo UEN. (PL) Señor Presidente, la conservación de la diversidad biológica es uno de los problemas a los que nos enfrentamos hoy a escala mundial. No se trata únicamente de preservar la belleza, sino también el equilibrio natural y el bienestar de la humanidad.

Hace muchos años que hemos sabido de la existencia del problema de la contaminación química y otros efectos negativos de nuestro modo de vida, como el deterioro del medio ambiente, el cambio climático, la contaminación, la deforestación y el daño causado a los hábitats. El efecto invernadero se ha convertido en una cuestión candente en los últimos años. Desgraciadamente, hemos hecho caso omiso del problema de la contaminación biológica ocasionada por los organismos modificados genéticamente, y todos hemos sido cómplices de ello. Hemos pasado por alto el hecho de que mientras la contaminación química se puede revertir con el tiempo, la contaminación biológica es a menudo irreversible.

Por consiguiente, debemos tomar una decisión carente de ambigüedad respecto a si estamos a favor de la diversidad biológica o a favor de los OMG. Debemos decidir qué nos preocupa más, los seres humanos y su medio ambiente o los intereses de Monsanto y empresas similares que obtienen enormes beneficios de los OMG. Si queremos preservar la diversidad biológica también debemos asegurarnos de determinar cuáles son las especies naturales más gravemente amenazadas. Sería posible entonces establecer objetivos para su protección e impedir la extinción de otras especies en el futuro. Deberíamos recordar que es fácil ocasionar daños y a menudo imposible recuperar la situación inicial.

 
  
MPphoto
 
 

  Marie Anne Isler Béguin, en nombre del Grupo Verts/ALE. (FR) Señor Presidente, es verdad que no es la primera vez que hablamos de la diversidad biológica y que pedimos al Consejo y a la Comisión que defiendan tal diversidad. El hecho de que se haya logrado hacer del cambio climático una prioridad de la UE es un paso positivo, pero debemos ser conscientes, no obstante, de que las Convenciones sobre la diversidad biológica y la desertificación se han visto un poco eclipsadas por el cambio climático.

Sabemos hasta qué punto es importante la diversidad biológica o, en definitivas cuentas, la protección de la naturaleza, para nuestra propia supervivencia, porque somos testigos de que el proceso de erosión de la diversidad y de extinción de las especies continúa a pesar de todo lo que hemos hecho a escala europea o mundial. Creo que debemos rendirnos a la evidencia y reconocer que aunque podamos mitigar los cambios climáticos, no podemos hacer lo mismo por las especies. Cuando una especie desaparece, desaparece para siempre.

Debemos integrar en nuestras iniciativas esta cuestión, lo evidente de este hecho. Si consideramos, por ejemplo, que tenemos instrumentos excelentes, como Natura 2000 y las Directivas sobre aves y sobre hábitats para luchar precisamente contra la degradación de la diversidad biológica en la Unión Europea, y que aún existen Estados miembros que se muestran reticentes a aplicar Natura 2000 y a aportar recursos económicos para esta iniciativa, nos damos cuenta de que aún queda mucho camino por recorrer.

Por ello, espero verdaderamente que la Comisión siga apoyando Natura 2000 y siga prestando apoyo a esas dos Directivas. También pediría que, en el marco de la reunión de Bonn, se estableciesen criterios para los biocarburantes y se lograse llegar a un acuerdo sobre la creación de un grupo de expertos intergubernamental sobre la diversidad biológica análogo al Grupo Internacional de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), ya que de este modo podríamos ayudar a las partes a aplicar los mismos instrumentos que aplicamos nosotros mismos y que ellas aún no han puesto en práctica.

 
  
MPphoto
 
 

  Jens Holm, en nombre del Grupo GUE/NGL. (SV) Se estima que existen alrededor de 14 millones de especies de animales y plantas diferentes en el mundo. Esta riqueza es indicativa del fantástico planeta en el que vivimos y la responsabilidad que tenemos en cuanto a su protección. No obstante, esta diversidad biológica se encuentra amenazada. Más de 30 000 especies están en peligro de extinción actualmente. La principal amenaza procede de nosotros, los seres humanos, y el sistema económico que hemos construido, basado en un crecimiento y un consumo constantes. Creemos que tal crecimiento es posible a través de la competencia en lugar de la planificación y a través del transporte en lugar de la producción local. No podemos extrañarnos entonces de que nos enfrentemos a una catástrofe climática y al empobrecimiento biológico.

Sin embargo, podríamos invertir esta tendencia. El hecho de que la UE y sus Estados miembros hayan firmado el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica es, naturalmente, positivo, y puede constituir un importante instrumento. Con arreglo a la Convención nos comprometemos, por poner sólo un ejemplo, a elaborar planes de acción para proteger la diversidad biológica y establecer una red mundial de zonas protegidas, tanto terrestres como marinas. No obstante, la mayor parte del trabajo debe desarrollarse a escala comunitaria. Debemos trabajar sobre los principios básicos que sustentan esta cuestión, pues de otro modo nunca seremos capaces de resolver los problemas medioambientales a los que nos enfrentamos.

Quisiera hacer hincapié en tres aspectos. El primer lugar, la locura del transporte: la UE se fundamenta en la eliminación de las barreras entre Estados miembros. Los bienes de consumo se producen en los lugares donde su producción es más barata. Así, sólo entre 1993 y 2000 el transporte de larga distancia por carretera aumentó un total de un 30 %. Cuando la UE y los Estados miembros subvencionan infraestructuras, las carreteras siempre reciben sumas mucho mayores de las que se destinan a los medios de transporte sostenibles. En los nuevos Estados miembros de la antigua Europa oriental, la UE está llevando a cabo una verdadera política del asfalto, con la concesión de cuantiosas subvenciones a la construcción de autopistas. Sin embargo, se deberían promover los ferrocarriles, y no las autopistas. Por ello, le pido a la Comisión que examine la política de subvenciones.

Hablando de subvenciones, se podrían hacer muchas cosas en relación con las ayudas a la agricultura, que ascienden a 55 000 millones de euros anuales. Las ayudas que tienen unas repercusiones directas negativas sobre el medio ambiente no deberían desembolsarse, y las ayudas a la agricultura deberían destinarse a financiar medidas medioambientales y la agricultura orgánica. La protección de la diversidad biológica y las soluciones para mitigar el cambio climático deberían constituir los principales objetivos de la política agrícola, y no el rendimiento máximo de los cultivos.

El mercado interior constituye el tercer problema fundamental que se debe abordar. Soy consciente de que una afirmación de este tipo es casi sacrílega, pero la UE simplemente no puede seguir permitiendo que el mercado siga prevaleciendo sobre una política medioambiental de aplicación gradual. Hace algunas semanas, el Comisario Verheugen me respondió diciendo que en los últimos cinco años la Comisión había llevado ante el Tribunal de Justicia a algunos Estados miembros en 19 ocasiones en relación con el medio ambiente o la salud pública. Lo realmente preocupante es que en todos esos casos el Tribunal adoptó la misma posición que la Comisión, es decir, los Estados miembros no aplicaron medidas para proteger el medio ambiente o la salud pública. Si queremos actuar con seriedad, debemos aplicar una protección medioambiental digna de ese nombre. Ahora mismo no contamos con ninguna garantía en ese sentido y, desafortunadamente, el Tratado de Lisboa tampoco nos va a proporcionar ninguna. La política de mercado interior volverá a prevalecer.

Para resumir, en nuestra resolución pedimos la sostenibilidad de los biocarburantes. Me gustaría aprovechar esta oportunidad para formular la siguiente pregunta, especialmente al Consejo: ¿está dispuesto a elaborar no sólo criterios medioambientales, sino también normas sociales para los biocarburantes, por ejemplo, para garantizar una remuneración aceptable, derechos sindicales, etc. en relación con los biocarburantes que se comercializan en la Unión?

 
  
MPphoto
 
 

  Johannes Blokland, en nombre del Grupo IND/DEM. – (NL) Señor Presidente, señor Presidente en ejercicio del Consejo, Comisaria, hace dos semanas representé a la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria y a la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático en el Consejo informal sobre medio ambiente en Eslovenia. Se trataron dos cuestiones principales: el problema del cambio climático y la protección de la diversidad biológica. Se prestó especial atención a la diversidad biológica, la biomasa y los biocarburantes en relación con la diversidad forestal. Se examinaron el potencial de la biomasa forestal para el suministro de energía, sobre todo los biocarburantes de segunda generación, y los criterios de sostenibilidad para el uso de la biomasa de los bosques. Fue una conferencia muy positiva, y me gustaría dar las gracias al señor Podobnic por ello.

Somos conscientes de que muchas especies se encuentran en peligro de extinción debido a la deforestación y las talas ilegales. Tales especies se enfrentan a cambios radicales en su entorno y ello les impide sobrevivir. Los bosques albergan una amplia variedad de especies de plantas y animales. Por consiguiente, resulta fundamental detener la deforestación en la medida de lo posible para proteger la diversidad biológica. Lo anterior se debe aplicar no sólo a los países fuera de la Unión Europea, sino ciertamente también a los Estados miembros de la UE. Se deben promover las buenas prácticas forestales, especialmente porque los bosques resultan muy valiosos en diversas áreas. La deforestación ocasiona la erosión del suelo, sobre todo en las regiones montañosas, y altera el equilibrio hídrico, lo que también tiene repercusiones importantes en la diversidad biológica.

El calentamiento global también puede afectar al número de especies. El ámbito de distribución de las especies está cambiando considerablemente, lo que pone en grave peligro a algunas de ellas, especialmente en las zonas septentrionales. La tala de árboles en las zonas tropicales parece agravar el calentamiento, en parte porque reduce significativamente la capacidad de almacenamiento del CO2. No obstante, algunos estudios publicados en los últimos años, en Nature and Science, por ejemplo, muestran que el incremento de la superficie boscosa produce a su vez el aumento de las emisiones de metano, un gas de efecto invernadero 23 veces más potente que el CO2. A medida que la temperatura y la luz solar aumentan, se emite una mayor cantidad de metano. Se emite una cantidad de metano considerablemente mayor especialmente en las zonas tropicales. La reforestación hace aumentar la capacidad de absorción de CO2, pero sus efectos son anulados en parte por el aumento de las emisiones de metano. En cualquier caso, el resultado es positivo, ciertamente en las zonas no tropicales.

Por último, los factores que acabo de mencionar que afectan negativamente a la diversidad biológica desgraciadamente se ven agravados por la actual producción de biocarburantes, que está teniendo unas repercusiones negativas concretamente sobre los bosques tropicales. Se está sustituyendo a los bosques que albergaban una amplia diversidad de especies por plantaciones que albergan muy pocas. Además, estas últimas tienen efectos negativos en términos de gases de efecto invernadero, capacidad de absorción y precios de los alimentos. Me complace que este hecho se haya recogido en la resolución. En cualquier caso, debemos permanecer vigilantes en lo que respecta a los biocarburantes de segunda generación.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − El que lo haya escrito no significa que debe leerlo completo si el tiempo que le ha sido asignado no lo permite.

 
  
MPphoto
 
 

  Avril Doyle (PPE-DE). - Señor Presidente, a la luz de este debate y de la celebración ayer del Día de la Tierra, me gustaría subrayar la urgente necesidad de comprender en mayor medida el concepto de la diversidad biológica y sus implicaciones para nuestra sociedad. Se trata de un concepto muy poco conocido.

Prácticamente todos los ecosistemas de la Tierra se han transformado radicalmente debido a la acción del hombre. El índice actual de biodiversidad aumenta ahora más rápidamente que nunca antes en la historia de la humanidad, y no parece que este proceso se vaya a frenar.

Muchas poblaciones de animales y plantas se han reducido tanto en número de ejemplares como en extensión geográfica. Aunque la extinción de las especies forma parte de la historia de la Tierra, la actividad humana de los últimos años ha multiplicado el índice de extinción al menos por cien en comparación con el ritmo natural. Según la Lista Roja de la UICN, entre el 12 y el 15 % de las especies de grupos bien estudiados se encuentra en peligro de extinción. En general, las especies más amenazadas son las situadas en la parte superior de la cadena alimentaria, con una baja densidad de población, una vida más prolongada, una reproducción lenta y un hábitat limitado a una pequeña zona geográfica.

Dentro de muchos grupos de animales, como los anfibios, los mamíferos africanos y los pájaros que habitan tierras agrícolas, la mayoría de las especies han experimentado un declive en el tamaño de sus poblaciones y su extensión geográfica. Las excepciones se deben casi exclusivamente a la intervención humana, como la protección en reservas, o las especies que tienden a sobrevivir en paisajes dominados por el hombre.

Es necesario sensibilizar a la población acerca de la huella ecológica cada vez mayor de los seres humanos, una huella que se extiende más allá de las fronteras de la UE, así como de las consecuencias directas que nuestros estilos de vida tienen sobre las poblaciones indígenas que habitan el mundo en vías de desarrollo. Aunque la mayoría de nosotros comprendemos ahora en alguna medida la magnitud del problema del cambio climático, muchos no han establecido el vínculo existente entre este tipo de cambio y la pérdida de diversidad biológica.

En este sentido, creo que necesitamos asociar el trabajo del Convenio sobre la Diversidad Biológica y la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático. En efecto, incluso llegaría a cuestionar si seguimos necesitando una COP aislada sobre diversidad biológica. Deberíamos abordar esta cuestión —y yo asistí a la COP que se celebró el año pasado en Nueva York—.

Sí, convengo en que la mitigación del cambio climático y las medidas de adaptación, incluida la reforestación, deben contribuir a la conservación de la diversidad biológica. Acojo con satisfacción los comentarios de la Comisaria Wallström acerca de la diversidad biológica marina. Debemos incluir los corales de aguas frías y los montes marinos, que albergan ecosistemas ricos y a menudo únicos. Existen enormes lagunas en nuestro conocimiento científico sobre las repercusiones del cambio climático en el mar. Debemos recordar que los océanos ocupan más del 70 % de la superficie de la Tierra y que el 97 % de toda el agua del planeta se encuentra en los océanos, que ofrecen el 99 % del espacio habitable de la Tierra.

Enseguida termino mi intervención, señor Presidente, para que no le siga subiendo la tensión arterial. Seamos sinceros. Será imposible lograr los objetivos fijados en Johannesburgo hace seis años. No sigamos engañándonos inútilmente y dejemos de pronunciar discursos huecos.

 
  
MPphoto
 
 

  Anne Ferreira (PSE). – (FR) Señor Presidente, señora Comisaria, señor Ministro, Señorías, la Comisión de Medio Ambiente ha adoptado una buena resolución y espero que la Comisión Europea y los Estados miembros tengan en cuenta las diferentes recomendaciones que contiene, especialmente la exigencia de dar muestras de iniciativa y de convicción en la Conferencia de Bonn, y también de actuar dentro de la Unión Europea para detener, da aquí a 2010, la pérdida de diversidad biológica.

Me gustaría abordar tres de los puntos suscitados por esta resolución. Para empezar, la cuestión de los biocarburantes, de los que algunas de sus Señorías ya han hablado. Su coste en términos de medio ambiente es considerable, tanto para los bosques como para las tierras agrícolas, y las repercusiones de su desarrollo sobre los recursos alimentarios siguen aumentando. No debería existir competencia entre los recursos agrícolas destinados a la alimentación y los destinados a la industria, independientemente de si se trata de la producción de biocarburantes o de productos agroquímicos. El vínculo entre la alimentación y la agricultura se debe dejar claro.

También tenemos la diversidad biológica marina. Hemos tardado mucho en abordar este asunto. Apoyo plenamente la exigencia de la resolución de actuar muy rápidamente, especialmente en lo que se refiere a la creación de zonas marinas protegidas.

El último punto del que me gustaría hablar se refiere a los OMG. Disponemos actualmente de estudios que demuestran sus repercusiones negativas sobre el medio ambiente y, especialmente, los suelos. Sabemos que su diseminación conlleva la contaminación de los cultivos tradicionales, lo que plantea un problema para la conservación de la diversidad biológica.

Por otra parte, la concentración industrial en el sector de las simientes y su control por parte de algunas multinacionales plantean otro problema. Se trata de una situación que la Comisión y los Estados miembros no deben descuidar.

Por último, la Conferencia de las Partes en Curitiba, Brasil, de marzo de 2006, decidió mantener la moratoria sobre las semillas suicidas. Fue una decisión excelente, pero hoy nos podemos preguntar si esta moratoria resulta suficiente y si no sería necesario prohibir la utilización de estos tipos de semillas modificadas genéticamente de uso único.

En relación con estas dos cuestiones, ¿cuáles son las intenciones de la Comisión y los Estados miembros en la Conferencia de las Partes de Bonn? ¿Se han hecho ya alguna idea de los criterios de sostenibilidad que se podrían presentar en Bonn en relación con los biocarburantes?

 
  
MPphoto
 
 

  Marios Matsakis (ALDE). – Señor Presiente, como le ocurría a la señora Doyle hace algunos instantes, yo también creía que tenía más tiempo para intervenir, pero aprovechando su generosidad, voy a limitarme a hablar un minuto y medio.

La diversidad biológica es fundamental para salvaguardar la supervivencia de los ecosistemas de la Tierra y para mantener la valiosa variedad genética de las características específicas que distinguen a cada especie. Este Parlamento reiteró su preocupación por la pérdida de diversidad biológica en su importante resolución de 22 de mayo de 2007, pero uno de los principales obstáculos para detener la pérdida de diversidad biológica es, me temo, la falta de acción efectiva tanto por parte de la Comisión como por parte del Consejo, instituciones que dan la impresión de preocuparse por el asunto en buena parte sólo en teoría, pero que en la práctica carecen de falta de voluntad y determinación para garantizar que se produce la plena aplicación de las directivas correspondientes y el cumplimiento real de los compromisos tanto internacionales como comunitarios.

Esperemos que, aunque nos encontramos ya en una fase tardía, la Comisión y el Consejo actúen de forma decisiva y constructiva para contribuir a la protección efectiva de la diversidad biológica, en parte a través de la adopción de una posición firme en la próxima conferencia de Bonn.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Señor Matsakis, en efecto, tanto la señora Doyle como su grupo tenían asignado el tiempo que les he concedido, así que échele la culpa a su grupo y su deficiente comunicación con usted, porque siempre he aplicado la norma de que, si un diputado habla en un idioma que no es su lengua materna, le concedo un poco de tiempo más —y no sólo cuando ese idioma es el inglés—.

 
  
MPphoto
 
 

  Hiltrud Breyer (Verts/ALE). – (DE) Señor Presidente, todos los que hemos intervenido hoy aquí hemos manifestado nuestro compromiso para lograr una mayor protección de las especies y una mayor diversidad biológica. Todos sabemos que las directivas en materia de conservación de la naturaleza y la red de conservación de zonas naturales creada por Natura 2000 constituyen uno de los logros de la Unión Europea. No obstante, todas esas bonitas palabras y esos compromisos no deben desviar la atención del hecho de que, tal como ha dicho la Comisaria, las cuestiones climáticas no han sido las únicas que han acaparado los titulares, también lo han hecho, desgraciadamente, la conservación de las especies y la naturaleza.

Demasiado a menudo las especies en peligro de extinción se describen como elementos molestos que impiden o dificultan el desarrollo de los proyectos de construcción. Por eso considero vergonzoso que precisamente en Alemania, que albergará la Conferencia de las Partes, los gobiernos conservadores de algunos Länder, como el de Hesse y el de Baja Sajonia, hayan presentado una iniciativa en el Bundesrat que menoscaba los logros de la UE que mencionaba antes.

El hecho de que Alemania pida la creación de más zonas de conservación de la naturaleza y una mayor protección de las especies amenazadas en los países más pobres, al tiempo que intenta diluir los esfuerzos de la Unión Europea en materia de conservación natural, cuestiona la credibilidad de sus actuaciones. Pero desgraciadamente no se trata sólo de Alemania. De improviso, el Grupo de los Liberales en el Parlamento Europeo también organizó un seminario sobre esta cuestión. El ataque del señor Stoiber a la conservación de la naturaleza en Europa se produjo exactamente del mismo modo, so capa de una «simplificación».

Espero que usted, señora Comisaria, vuelva a manifestar una voluntad firme frente a la Unión Europea de que cualquier intento...

(El Presidente interrumpe a la oradora).

 
  
MPphoto
 
 

  Péter Olajos (PPE-DE). – (HU) Gracias, señor Presidente. El señor Matsakis ya ha mencionado los problemas de la aplicación, y yo simplemente desearía poner un par de ejemplos. En Europa y en la cuenca de los Cárpatos la protección de nuestros bosques se ha convertido en un problema cada vez más acuciante. En algunos lugares se prende fuego a la masa forestal, en otros se destruye y en otros más simplemente se sustrae. En los Cárpatos, por ejemplo en Sajólád, se ha expoliado entre un 30 y un 40 % de los bosques. Las talas ilegales reducen la diversidad biológica, son causa de la erosión y contribuyen al 20 % de las emisiones de gases de efecto invernadero. Para detener todo esto, cuatro de nuestros colegas parlamentarios remitieron una declaración por escrito a la Comisión acerca de una ley que permitiese la venta en la UE únicamente de madera y productos forestales procedentes de talas legales y controladas. Pediría a sus Señorías que firmasen en apoyo de la declaración del 23.

La conservación de la diversidad biológica es un objetivo nacional importante. El incumplimiento del Gobierno húngaro de las obligaciones que le incumben en relación con los lugares Natura 2000 es tal que esta semana, en la que celebramos el Día de la Tierra, el Rally por Europa central, parte del Dakar Series, se organizó sin ningún impedimento a través de zonas protegidas, e incluso a través de lugares Natura 2000. No se realizó ninguna evaluación de impacto ambiental, no se elaboraron planes de rehabilitación o protección y ni siquiera se expidieron autorizaciones para la organización de la competición. No hay ingresos que puedan compensar la pérdida medioambiental que ello ocasiona. Sin embargo, tampoco lo hacemos mejor en lo que se refiere a nuestras aves. Hace sólo dos semanas la Comisión Europea remitía a Hungría un dictamen motivado, ya que las autoridades húngaras no han elaborado medidas nacionales para proteger a las aves silvestres.

Pero no quiero poner sólo ejemplos negativos. Recientemente un acuerdo único en Europa, de carácter voluntario, fue firmado también por Hungría, gracias a una iniciativa emprendida por mí, para poner fin a la muerte de las aves en los cables del tendido eléctrico. En el marco de un proyecto para lograr un cielo sin obstáculos, la población, las empresas eléctricas y el Estado acordaron una serie de medidas como la disposición racional de los cables, su aislamiento, etc., para lograr un «pasillo aéreo» seguro en Hungría para las aves para 2020. Se trata de un acuerdo pionero, de gran importancia, y merece la atención y el apoyo de Europa. Gracias.

 
  
MPphoto
 
 

  Magor Imre Csibi (ALDE). – (RO) En la reunión de Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica que se celebrará en Bonn se va a examinar también el problema de la diversidad biológica de los bosques.

Se trata de una cuestión sensible para la que aún no se ha encontrado una solución sostenible. La diversidad biológica forestal se encuentra amenazada por la deforestación ilegal que se produce en todo el mundo. Tal deforestación redunda en una reducción significativa y en gran parte irreversible de la diversidad biológica. Además, la deforestación constituye el tercer factor más importante del calentamiento global.

En su resolución de noviembre de 2007 sobre comercio y cambio climático la Comisión de Pesca manifestó su posición en relación con el significativo impacto de la deforestación sobre el clima, los beneficios económicos a largo plazo y la importancia de la conservación de los bosques intactos.

Asimismo, aprecio la iniciativa de la UE en relación con el Plan de Acción forestal sobre aplicación de las leyes, gobernanza y comercio.

He mencionado las acciones europeas que, desafortunadamente, no han logrado los resultados deseados. Por ejemplo, en la aplicación del Plan de Acción, el 70 % de los países de la UE no lograron llevar a cabo ninguna acción concreta hasta abril de 2007.

Necesitamos encontrar una solución global lo antes posible. Invito a los delegados de la UE en la Conferencia de Bonn a apoyar la redacción de una definición normalizada de lo que significa la tala ilegal y a apoyar una explotación racional de los bosques.

Por otra parte, insto a que se entablen debates en relación con la puesta en marcha de un mecanismo que supervise la legalidad de las talas y la comercialización de madera a escala mundial.

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Seeber (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, el lema de la Unión Europea es «unidos en la diversidad», pero, como todos sabemos, la diversidad natural en el mundo ha disminuido de forma alarmante durante los últimos 150 años. Actualmente los índices de pérdida de diversidad biológica de nuestro planeta son entre 1 000 y 10 000 veces superiores a la media histórica. La UICN enumera actualmente alrededor de 15 600 especies en peligro de extinción en el mundo. La FAO estima que los principales países productores de trigo y maíz han perdido más del 80 % de sus variedades originales, y estas cifras son únicamente la punta del iceberg, ya que sabemos que hasta la fecha sólo se han identificado y descrito 1,7 millones de los aproximadamente 13 millones de especies vivas que pueblan la Tierra. También sabemos que el cambio climático está agravando la situación. No obstante, somos igualmente conscientes de que esta pérdida de diversidad biológica reduce nuestra capacidad de respuesta especialmente al cambio climático, por lo que nos enfrentamos a un difícil dilema.

Desafortunadamente, debo preguntar a la Comisión por qué no estamos integrando la sostenibilidad y la diversidad de las especies en todos los ámbitos de nuestras políticas. ¿Por qué no reforzamos nuestra I+D en materia de coexistencia de las especies y, por ende, los seres humanos?

Cualquiera que siga este debate podría tener la impresión de que el establecimiento de unos cuantos hábitats protegidos y la protección de las aves resultan suficientes. Sin embargo, se trata sólo de la punta del iceberg. ¿Por qué no implicamos a nuestros ciudadanos para que participen en estas tareas y puedan desempeñar un papel también ellos en la resolución de estos problemas que nos atañen a todos? La Comisión debe hacer sus deberes, y lo mismo digo del Parlamento Europeo y el Consejo. La asistencia a conferencias y la firma de declaraciones simplemente no basta. Ha llegado el momento de actuar, ¡y eso significa actuar juntos!

 
  
MPphoto
 
 

  Anders Wijkman (PPE-DE). – Señor Presidente, creo que si hay que hacer algo para intentar detener la pérdida de diversidad biológica, lo primero que habría que hacer sería detener la destrucción de los bosques tropicales. Todos los años se destruyen entre 14 y 15 millones de hectáreas. Hemos estado debatiendo esta cuestión durante años y no hemos realizado ningún progreso.

El auténtico problema es que los servicios que presta el ecosistema, tanto si hablamos de los sumideros de carbono, como de la diversidad biológica o de la regulación del clima o los sistemas hidrológicos, no tienen un valor real en el mercado. Nuestro sistema económico es deficiente en este sentido, y mientras no compensemos a los propietarios de los bosques por todos estos valores —de modo que no sea más rentable talar los bosques que mantenerlos intactos—, el índice de deforestación seguirá aumentando.

Existe una solución: incluir los bosques en el comercio de emisiones. Sin embargo, la Comisión es contraria a esta propuesta y tiene sus razones. El problema es que no ofrece alternativas, y todos sabemos que la Convención sobre la Diversidad Biológica cuenta con unos recursos financieros muy limitados, y parece que esta situación no cambiará en el futuro.

Sé que la Comisión se preocupa tanto como nosotros por la deforestación de los trópicos, pero el problema es ¿qué alternativa propone? Necesitamos un paquete. Necesitamos un enfoque integral que aborde el cambio climático, los sumideros de carbono, la diversidad biológica y la protección de los medios de vida de los pobres. Las DG de Medio Ambiente y de Desarrollo deberían colaborar estrechamente. Por el momento no ha sido así. Por favor, dennos una alternativa para que podamos poner algo sobre la mesa que podamos debatir, si no, me temo que la deforestación continuará y también seguirá produciéndose una pérdida de diversidad biológica.

 
  
MPphoto
 
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE-DE). – (PL) Señor Presidente, la producción agrícola se ha vuelto más intensiva para satisfacer la demanda creciente de productos agrícolas y materias primas para otros usos diferentes del consumo. Esta intensificación se debe concretamente a la producción de biocarburantes y biomasa. Sabemos que la agricultura intensiva es perjudicial para la diversidad biológica. En este contexto, surge la pregunta de cómo conciliar la conservación de la diversidad biológica con el desarrollo intensivo de la economía y las infraestructuras.

Una gestión moderna de la diversidad biológica exige un mayor control de los procesos desarrollados y una inversión adecuada en investigación científica. Nos hemos aprovechado del desarrollo económico y éste debería dedicar una parte de sus beneficios, es decir, una parte de las ganancias, al mantenimiento de la diversidad biológica. Fundamentalmente, necesitamos comprender que la conservación y la protección del medio ambiente requieren que se emprendan acciones tanto a nivel mundial como local. Cada uno de nosotros debe actuar como individuo, al igual que deben hacerlo todos los sectores de la economía. Es un desafío que nos atañe a todos.

 
  
MPphoto
 
 

  Paul Rübig (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, Señorías, me interesaría saber si la Comisión, en relación con el chequeo de salud de la PAC, ha reflexionado acerca del modo de avanzar en este ámbito, especialmente a la luz de las próximas perspectivas financieras. El hecho es que las energías renovables y los biocarburantes son importantes problemas a los que nos debemos enfrentar, y se deberían incorporar al marco financiero del chequeo de salud.

Lo anterior desempeñará un papel esencial en relación con las cuestiones relativas al CO2, que estamos obligados a reducir con arreglo al Protocolo de Kyoto. La pregunta concreta es: ¿qué propuestas va a presentar la Comisión a este respecto?

 
  
MPphoto
 
 

  Hubert Pirker (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, debatimos hoy cómo conservar la diversidad biológica para la próxima generación, al tiempo que adoptamos medidas completamente contraproducentes. Tras la euforia inicial que rodeó a la producción de biocarburantes, ahora sabemos que tal producción tiene efectos negativos, y no sólo porque son necesarios 9 000 litros de agua para la producción de un litro de biocarburante, que, por otra parte, origina emisiones de óxido nitroso, mucho más perjudiciales que las de CO2. También sabemos que los cultivos energéticos ponen en peligro e incluso destruyen la diversidad de las especies.

A la luz de todos estos nuevos descubrimientos y en interés de la conservación de la diversidad biológica, ¿se está considerando la posibilidad de suspender las decisiones adoptadas en materia de adición de biocarburantes a los combustibles tradicionales? ¿Se está considerando invertir en investigación y tal vez el desarrollo de una estrategia alternativa, puesto que no sabemos nada acerca de las repercusiones y resultados negativos?

 
  
MPphoto
 
 

  Janez Podobnik, Presidente en ejercicio del Consejo. (SL) En primer lugar, me gustaría darles las gracias por un debate en el que han participado de forma muy activa. Convengo con ustedes en que es un verdadero arte hablar de forma sucinta, sintética y sencilla sobre un problema tan grave y complejo como el de la diversidad biológica. Ésta fue una de las razones, señor Presidente, por las que tuvo usted problemas para intentar que todo lo que se quería decir no superase el tiempo previamente asignado al debate.

Permítanme comentar brevemente el debate. Empezaré con la primera de las observaciones, en las que sus Señorías confirmaron la posición del Consejo de que el cambio climático y los efectos sobre la diversidad biológica se encuentran relacionados y son interdependientes. El debate ha sido amplio y ha abordado numerosas cuestiones que atañen al contenido, más reducido, de la reunión de Bonn. También se ha mencionado el estilo de vida del hombre moderno del siglo XXI, desde las políticas en materia de residuos y transportes, hasta la cuestión de la producción y el consumo sostenible, entre otras cosas.

Puedo asegurarles que estoy convencido de que la Unión Europea cuenta con excelentes mecanismos y medidas. Ya dije en mi introducción que nuestro principal objetivo era asistir a la reunión de Bonn y esforzarnos por lograr la aplicación de las medidas, avanzar de forma realista y seguir en nuestro camino desde las palabras a la acción.

Han preguntado acerca de los recursos financieros. Hemos definido y acordado mecanismos financieros a escala comunitaria. Me gustaría subrayar que en Bonn el Consejo trabajará para lograr nuevos e innovadores recursos financieros. Y me refiero a escala mundial y no sólo a nivel europeo. También me gustaría señalar la necesidad de asociar a todos los sectores que afectan a la diversidad biológica. Haría hincapié especialmente sobre el papel del sector privado. Las tres Presidencias, alemana, portuguesa y eslovena, se han esforzado por garantizar que en Bonn se suscitará la cuestión de la participación del sector privado en relación con el problema de la diversidad biológica. La Conferencia sobre empresa y diversidad biológica celebrada en Portugal tuvo mucho éxito. Esperamos que en Bonn podamos seguir desarrollando las soluciones propuestas en Portugal.

Me gustaría dar las gracias al señor Blokland, que mencionó la reunión informal de Ministros de Medio Ambiente celebrada en Liubliana. El señor Blokland participó en tal reunión en nombre de dos de sus comisiones y me gustaría agradecérselo. Abordamos la cuestión de los bosques, la explotación sostenible de los mismos, la influencia que tienen en la diversidad biológica y la posibilidad de utilizar la biomasa forestal para producir biocarburantes de segunda generación.

Me gustaría transmitirles que el Consejo es consciente de la seriedad y la complejidad de los criterios de la sostenibilidad de la producción de biocarburantes y biomasa. Ésta fue también la razón por la que convinimos y cooperamos con la Comisión para crear un grupo de trabajo que, en el COREPER del próximo mes, propondrá soluciones aceptables en materia de criterios de sostenibilidad de la producción de biocarburantes. Posteriormente, tales criterios se convertirán en parte integrante de las dos directivas que actualmente se encuentran en curso de adopción. Desearía dar las gracias especialmente a aquéllos que, además de los efectos sociales y los efectos negativos de la producción de biocarburantes, han mencionado sus efectos sobre la diversidad biológica. A veces nos olvidamos de ello.

Me gustaría terminar estos breves comentarios reiterando que estamos trabajando a escala mundial para crear una red de zonas terrestres y marítimas protegidas. La Unión Europea posee un buen instrumento, bastante efectivo, llamado Natura 2000, del que cabe destacar que se aplica de forma coherente tanto a nivel nacional como europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Margot Wallström, Vicepresidenta de la Comisión. − Señor Presidente, creo que este animado e informado debate refleja el interés de esta Cámara en estas cuestiones. Les doy las gracias por ello. Sé que hablo en nombre del Comisario Dimas cuando les agradezco el interés que el Parlamento tiene en relación con este asunto. Reconozco a algunos antiguos colegas en la lucha por la protección del medio ambiente y la diversidad biológica.

El homo sapiens es una especie bastante interesante, porque podemos llegar a la luna, podemos lograr la comunicación de masas a través de las tecnologías de la información y, por supuesto, podemos hablar. Sin embargo, no podemos crear un rinoceronte o una anguila o una florecilla azul, y cuando estas criaturas desaparecen, lo hacen para siempre, como sus Señorías han señalado con razón.

Permítanme comentar algunas cosas que creo que revisten el principal interés. Me gustaría empezar con la cuestión de los biocarburantes, porque también se está produciendo un debate muy animado ahora mismo en todos los medios de comunicación a propósito de ello y porque supone un gran problema y un desafío para todos nosotros. Como todos saben, el Consejo Europeo acordó un objetivo de un 10 % de biocarburantes sujeto a unas condiciones muy concretas, y nuestra posición en la Unión Europea se resume en el deseo de contar con biocarburantes sostenibles que no tengan repercusiones negativas para el medio ambiente o la producción alimentaria. En la Comisión consideramos los beneficios a largo plazo de los biocarburantes en términos de reducción de las emisiones de CO2, porque les recuerdo que la alternativa actual es sólo el petróleo. La seguridad del suministro y la agricultura: contamos con nuevas oportunidades gracias a los principios establecidos. Un objetivo limitado del 10 %, unos criterios sólidos en materia de sostenibilidad y el desarrollo de biocarburantes de segunda generación —éste es el auténtico desafío: garantizar que avanzamos lo más rápido posible para lograr el uso de biocarburantes de segunda generación.

Pero debemos actuar también a escala internacional sobre estas cuestiones y asegurarnos de que se fijan unos criterios sostenibles y no se agrava la crisis alimentaria.

Permítanme decirles también, en respuesta al señor Wijkman, que la cuestión de la deforestación en su conjunto se abordará en una comunicación, creo que en el verano o a comienzos del otoño, de forma que se podrá incluir también en las negociaciones.

Por otra parte, es necesario tomar en consideración el debate que se está produciendo ahora mismo y asegurarnos de que preparamos adecuadamente un debate positivo con vistas a la adopción de una buena decisión en materia de deforestación. También debemos prepararnos en este sentido para las negociaciones sobre el cambio climático.

Me gustaría decirle a la señora Doyle que tal vez la cuestión principal no reside en intentar integrar todas las negociaciones entre las diferentes Conferencias de las Partes, sino más bien asegurarnos de que logramos los mayores beneficios conjuntos cuando aplicamos las medidas en materia de lucha contra el cambio climático y cuando garantizamos el mantenimiento de nuestros objetivos en materia de diversidad biológica.

Así, creo que esto es lo que debemos hacer ahora, especialmente en lo que respecta a la protección de los bosques tropicales y la garantía de que disponemos de los criterios de sostenibilidad necesarios para la producción de biocarburantes.

Pienso que no deberíamos fijarnos un objetivo que sabemos que resulta imposible de lograr o que nos condujese a una situación política imposible en términos administrativos o de otro tipo, sino que tendríamos que intentar lograr el cumplimiento de los objetivos acordados. Lo anterior se aplica a todo el debate en materia de legislación y reglamentación y objetivos ambiciosos. Ya los hemos fijado. Ahora es cuestión de cumplirlos y, naturalmente, de trabajar, como intentaba decirles, sobre los siete puntos que hemos establecido para las negociaciones, asegurarnos de que también trabajamos a escala internacional con nuestros socios para garantizar que contamos con una buena base de conocimientos científicos que intentaremos transformar en la aplicación de unos principios muy concretos. Esto es lo que puedo decir en general.

Por último, el plan de acción establecido trata exactamente de la integración y de garantizar que también consideraremos la política agrícola común.

Por consiguiente, creo que desde este punto de vista se trata de garantizar que convenceremos tanto a los Estados miembros como a todas nuestras instituciones para hacer todo lo posible para cumplir nuestros objetivos.

No me extenderé más. Soy consciente de la necesidad de respetar nuestro calendario, así que de nuevo les doy las gracias por el debate y les aseguro que el Comisario Dimas tiene intención de asistir personalmente a la parte de la reunión ministerial de la COP 9. Estoy segura de que desea ver a algunos de ustedes allí y también de que contaremos con su apoyo para lograr que estas importantes reuniones tengan éxito.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Se cierra el debate.

La votación se celebrará mañana.

Declaraciones por escrito (artículo 142)

 
  
MPphoto
 
 

  Genowefa Grabowska (PSE), por escrito. (PL) Apoyo totalmente la resolución en cuestión.

La novena reunión de Conferencia de las Partes en el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica se celebrará en Bonn en mayo de 2008. Representantes de diversos países evaluarán la pérdida de diversidad biológica que se está produciendo en todo el mundo. Los participantes también examinarán la cuestión del reparto justo de los beneficios derivados de la explotación de los recursos genéticos. La pérdida de diversidad biológica en los bosques tiene consecuencias especialmente negativas. Afecta al índice de deforestación y acelera la crisis climática. Yo también comparto la preocupación de que el cambio climático conduzca a un mayor deterioro de la diversidad biológica en el mundo y resulte en la degradación del medio ambiente y la extinción de ciertas especies. Lo anterior tendrá, a su vez, unas repercusiones negativas sobre el desarrollo humano y la lucha contra la pobreza. Sabemos ya que la deforestación y la degradación de los bosques han provocado el 20 % de las emisiones mundiales de dióxido de carbono.

En este contexto, la credibilidad de la Unión Europea se encuentra gravemente comprometida debido a la aplicación inefectiva de los Estados miembros de la legislación relativa a la diversidad biológica y las Directivas sobre aves y hábitats. La resistencia a emprender determinadas acciones políticas está produciendo efectos negativos análogos. Por ejemplo, podríamos mencionar los insuficientes esfuerzos realizados para cumplir los compromisos contraídos en relación con la detención del proceso de pérdida de diversidad biológica en el territorio de la UE para 2010. También se carece de la voluntad necesaria para entablar negociaciones relativas a los instrumentos necesarios para acceder a los beneficios derivados de la explotación de los recursos genéticos y compartir tales beneficios, así como para asignar financiación adicional específica con vistas a la aplicación de las convenciones en los países en desarrollo.

 
  
  

PRESIDE: Diana WALLIS
Vicepresidenta

 
Última actualización: 21 de octubre de 2008Aviso jurídico