Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2008/2552(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

B6-0142/2008

Debates :

PV 23/04/2008 - 14
CRE 23/04/2008 - 14

Votaciones :

PV 24/04/2008 - 7.8
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2008)0181

Debates
Miércoles 23 de abril de 2008 - Estrasburgo Edición DO

14. Acuerdo de libre comercio con el Consejo de Cooperación del Golfo (debate)
PV
MPphoto
 
 

  Presidenta. – El siguiente tema es el debate sobre la pregunta oral presentada a la Comisión por Helmuth Markov, en nombre de la Comisión de Comercio Internacional, sobre la situación actual de las negociaciones sobre el Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y el Consejo de Cooperación del Golfo (O-0032/2008 - B6-0020/2008).

 
  
MPphoto
 
 

  Androula Vassiliou, Miembro de la Comisión. − Señora Presidenta, se podría decir que las negociaciones del Acuerdo de Libre Comercio con los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) comenzaron hace 17 años. En realidad, sólo se ha debatido acerca del contenido del Acuerdo desde 2002. Tanto la Comisión como los representantes de los Estados miembros en el Consejo esperamos terminar las negociaciones lo antes posible. Sabemos que el Acuerdo de Libre Comercio contribuirá a la intensificación de las relaciones entre nuestras regiones. Las negociaciones del Acuerdo de Libre Comercio avanzaron a un paso acelerado en 2007 y culminaron con la visita del Comisario Mandelson a Doha en diciembre de 2007, hecho que supuso un importante empuje político. Hemos avanzado mucho en todos capítulos y estamos más cerca que nunca de llegar a un acuerdo.

Sin embargo, existen algunas cuestiones importantes para garantizar el verdadero acceso preferente de la UE al mercado del CCG en una situación de no discriminación en relación con los otros actores. Dichas cuestiones son los derechos de exportación, algunas excepciones en el área de los servicios energéticos, especialmente por parte de los Emiratos Árabes Unidos, y ciertas disposiciones horizontales del Acuerdo, como la competencia y la propiedad intelectual. En enero se canceló una ronda de negociaciones. Desde entonces, el CCG no ha hecho ninguna aportación. Esperamos que la próxima ronda se pueda celebrar a principios de mayo, al mismo tiempo que la reunión del Comité conjunto UE-CCG, que está programada para el 6 de mayo.

Nuestro objetivo sigue siendo avanzar en la próxima ronda y concluir las negociaciones tan pronto como sea posible, idealmente, de ser posible, durante los primeros meses de la Presidencia francesa. El objetivo del Acuerdo de Libre Comercio es crear una relación preferente entre la UE y el CCG, acorde a los principios y disciplinas de la OMC. Por lo tanto, se avanzará hacia la liberalización de prácticamente todo el comercio entre las partes. Asimismo, el objetivo del Acuerdo es prestar apoyo a los Estados miembros del CCG en relación con sus políticas de diversificación económica, mediante el fomento de la aplicación de mayores reformas económicas y la posibilidad de que se incrementen las inversiones extranjeras, además del aumento de las inversiones interiores en la región.

El Acuerdo de Libre Comercio incluye importantes compromisos en relación con el comercio de servicios e inversiones por ambas partes y con el acceso mutuo a los mercados públicos de adquisiciones, también en los sectores de la energía y el transporte. El Acuerdo contempla un calendario ambicioso para la liberalización de los aranceles, incluido en el sector químico. Por último, abarca áreas no arancelarias, como los obstáculos técnicos al comercio, las normas sanitarias y fitosanitarias y los derechos de propiedad intelectual.

Esta Cámara ha manifestado su preocupación por el hecho de que el Acuerdo de Libre Comercio que se está negociando con el CCG no contenga cláusulas relacionadas con los derechos humanos y las normas sociales y medioambientales. Por lo tanto, permítanme aclarar, en primer lugar, que el proyecto actual de Acuerdo de Libre Comercio UE-CCG sí que incluye varias cláusulas no comerciales relacionadas con los derechos humanos, la migración, las medidas antiterrorismo y la no proliferación de armas de destrucción masiva. Dichas cláusulas se acordaron con el CCG hace algunos años. Sin embargo, en la última ronda, el CCG cuestionó de manera sustancial la redacción de la cláusula de suspensión relacionada con la aplicación de los elementos políticos esenciales del Acuerdo. Además de dichas cláusulas, el preámbulo del Acuerdo hace referencia a la necesidad de reforzar el proceso de desarrollo económico y social en los países del CCG, sin olvidar la protección del medio ambiente. También se hace referencia al hecho de que las partes no deberán fomentar las inversiones extranjeras directas mediante la disminución o la flexibilización de sus normas nacionales relacionadas con el medio ambiente y el etiquetado. Asimismo, se prevé la realización de consultas en el caso de que una medida acordada o propuesta parezca ser incoherente con estos principios.

En las negociaciones del Acuerdo de Libre Comercio UE-CCG se tomaron en consideración los resultados y las conclusiones de un estudio de evaluación del impacto sobre la sostenibilidad que se realizó entre 2001 y 2004, especialmente en lo referente a los sectores que los consultores determinaron como importantes para permitir un desarrollo económico más sostenible en el CCG: el sector de los servicios y algunos sectores industriales. A petición de esta Cámara, en febrero proporcionamos las directrices de negociación para el Acuerdo de Libre Comercio UE-CCG, incluidas todas las actualizaciones, de conformidad con los procedimientos acordados y las normas de confidencialidad.

Por último, permítanme hacer hincapié en que se ha informado oportunamente al Parlamento Europeo acerca de la evolución de las negociaciones del Acuerdo de Libre Comercio UE-CCG y que la Comisión seguirá informando al respecto.

 
  
MPphoto
 
 

  Tokia Saïfi, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (FR) Señora Presidenta, desde 1988 se negocia la conclusión de un Acuerdo de Libre Comercio entre la Comunidad Europea y el Consejo de Cooperación del Golfo, y parece ser que, por fin, la negociación pronto producirá resultados.

Acojo con satisfacción los acontecimientos recientes, porque la conclusión del Acuerdo de Libre Comercio es esencial para aumentar y reglamentar las relaciones comerciales entre la Unión Europea y los Estados del Golfo. Por lo tanto, la conclusión del Acuerdo debería dar lugar a una nueva etapa de cooperación más dinámica entre nuestras dos regiones en muchas áreas estratégicas de gran importancia para ambas partes, en las que antes no se cooperaba.

El Acuerdo de Libre Comercio ayudará a eliminar los obstáculos no arancelarios, así como todos los subsidios públicos y compensaciones, especialmente los relacionados con el acceso a las materias primas, de conformidad con las normas actuales de la OMC. Las oportunidades y retos que impone la creciente importancia de los fondos soberanos deberían ser objeto de un examen y diálogo profundos y de una cooperación constructiva entre el Parlamento Europeo y los Estados del Golfo.

El objetivo en esta área es mantener un ambiente positivo que propicie las inversiones, haciéndolas más transparentes. Por lo tanto, los gestores de dichos fondos deben ser capaces de proporcionar más información al mercado sobre los orígenes de sus recursos, sus metas de inversión y sus estrategias. No obstante, Europa debe garantizar su capacidad de atraer dichos fondos, que generan crecimiento, innovación y empleo, en el contexto actual de gran competencia internacional para atraer capital productivo.

La conclusión del Acuerdo de Libre Comercio hará que los Estados del Golfo sean más receptivos a las opiniones de sus socios europeos y, por lo tanto, permitirá la diversificación y aceleración de nuestros intercambios comerciales.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Carnero González, en nombre del Grupo PSE. – Señora Presidenta, me gustaría, en primer lugar, agradecer a la señora Comisaria sus explicaciones e, inmediatamente después, afirmar que, como Grupo Socialista, consideramos que la firma del Acuerdo de Cooperación con el Consejo del Golfo es un objetivo que compartimos.

En efecto, tenemos que conseguirlo lo antes posible. Será en beneficio de Europa, será en beneficio de los países que componen el Consejo de Cooperación del Golfo. Pero también es cierto que el mandato para negociar este acuerdo es un mandato muy antiguo, es un mandato que no contiene las cláusulas necesarias para concentrarse en temas que son clave en el mundo de hoy como, por ejemplo, los derechos humanos, las cuestiones laborales o las medioambientales.

Y, por lo tanto, a mí me alegra oír de la Comisaria que la Comisión va a hacer todo el esfuerzo necesario para incluir esas cuestiones en el Acuerdo. De otra manera, sería absolutamente incomprensible, porque no estamos hablando solamente de comercio o de intercambio económico.

Mire, son países muy importantes ?todos lo sabemos?, tienen una de las mayores riquezas que hoy se pueden evaluar en el planeta, el petróleo, imprescindible para la vida de nuestras sociedades.

Pero en aquellos países no solamente hay petróleo, también vive gente, hombres y mujeres; hombres y mujeres nacidos en esos países y hombres y mujeres que vienen de otros países a trabajar allí, y a mí me da la impresión de que en aquellos países no se respetan los derechos humanos como se deberían respetar, por ejemplo, con respecto a la libertad de expresión o la libertad de asociación. Por ejemplo, con respecto a la no igualdad de la mujer, uno no deja de sentir vergüenza e indignación cuando lee, por ejemplo, noticias como las referidas por Human Rights Watch en el sentido de que las mujeres, en algunos de esos países, necesitan el permiso de un llamado «guardián», que puede ser su padre, su marido o incluso su hijo, para trabajar, viajar, estudiar o incluso tener acceso a los servicios de salud. Eso, sencillamente, es inaceptable, totalmente inaceptable.

Pero, claro, también podemos hablar de la situación de los ?como decía antes? inmigrantes que trabajan en aquellos países, que son una gran fuerza laboral. ¿Se garantizan sus derechos o no? Y, por cierto, ¿cuál es la preocupación medioambiental de países productores de petróleo tan importantes como los del Consejo de Cooperación del Golfo? ¿Les interesa el cambio climático o les interesa el precio del crudo?

Esto hay que decirlo con amistad, pero con absoluta claridad. Y, por eso, nosotros estamos contentos de que la resolución que mañana votaremos haya incluido finalmente apartados tan importantes como el 17 y el 19 ?de los que nos sentimos coautores? que, por ejemplo, hacen referencia a los derechos humanos en tanto que asunto de una cláusula que debe ser esencial en el Acuerdo de Libre Comercio que se va a firmar con el Consejo de Cooperación del Golfo o, por ejemplo, a la necesidad de que las partes ratifiquen los convenios de la Organización Internacional del Trabajo.

Aun así, nosotros hemos presentado otras enmiendas que esperamos que los grupos puedan apoyar, reforzando esas cuestiones. Pero, atención, no mandemos un mensaje equivocado a países amigos, los derechos humanos se defienden se tenga petróleo o no.

 
  
MPphoto
 
 

  Ramona Nicole Mănescu, en nombre del Grupo ALDE. – (RO) El debate sobre la evolución de las negociaciones del Acuerdo de Libre Comercio entre la Comunidad Europea y el Consejo de Cooperación del Golfo ha merecido toda mi atención, ya que visité recientemente la región junto con la Delegación del Parlamento Europeo para las Relaciones con los Estados del Golfo.

Entre los temas que se abordaron en el marco de las reuniones interparlamentarias, cabe señalar la negociación de este Acuerdo.

Los representantes del CCG afirmaron que los europeos estaban presionando para obtener acceso ilimitado a muchas oportunidades de inversión, mientras que el CCG esta interesado no sólo en adquirir capital, sino también en la necesidad de disponer de tecnología y conocimientos especializados en materia de gestión.

Por una parte, las negociaciones deberían haberse concluido en 2006, pero, como hemos dicho, siguen en curso y los motivos son imputables a ambas partes.

La Unión Europea opina que los miembros del CCG carecen de coordinación y que deben aplicar reformas, mientras que los miembros del CCG protestan por la interminable lista de requisitos que se exige que cumplan los Estados del Golfo.

Algunos de los requisitos más importantes fueron recordados por el Comisario de Comercio, el señor Peter Mandelson: el acceso al mercado, la identificación del origen de los productos, las licencias gubernamentales, las medidas de protección de las inversiones y los criterios de garantía de éstas en el CCG.

Por este motivo, opino que, mediante la conclusión del Acuerdo de Libre Comercio, ambas partes comprometerán a cooperar económicamente, con los siguientes beneficios mutuos: el desarrollo de la cooperación energética, el desarrollo económico y tecnológico de la región e, implícitamente, un mayor efecto en la protección medioambiental, la creación de un mercado común y un aumento de las inversiones europeas, por citar sólo algunos.

Por otra parte, el problema del respeto de los derechos humanos es un tema muy delicado de debate en la región. La Unión desempeña una función muy importante en la economía mundial y, al mismo tiempo, es uno de los principales defensores del respeto de los derechos humanos fundamentales.

En las conversaciones que mantuve con los representantes de las ONG más activas de la región, quedó de manifiesto que las negociaciones del Acuerdo de Libre Comercio representan una oportunidad para presionar a los Estados del Golfo a fin de que otorguen mayores libertades civiles y políticas a sus ciudadanos.

Por este motivo, cuando se negocia sobre cuestiones económicas, implícitamente, se debe prestar mayor atención a la legislación relacionada con el respeto de los derechos de los trabajadores inmigrantes y las mujeres.

 
  
MPphoto
 
 

  Caroline Lucas, en nombre del Grupo Verts/ALE. – Señora Presidenta, mi Grupo está de acuerdo en que se solicite a la Comisión que proporcione más información al Parlamento sobre las negociaciones del Acuerdo de Libre Comercio y, en particular, que transmita el mandato de la negociación y una evaluación actualizada de los impactos sobre la sostenibilidad.

Asimismo, estamos de acuerdo en que es necesario que se incluya un capítulo estricto en el Acuerdo de Libre Comercio sobre el desarrollo sostenible, en vista de la precaria situación de los Estados del Golfo en lo que respecta a las normas sociales y medioambientales. Por este motivo, nos preocupan las sugerencias formuladas por la Dirección General de Comercio consistentes en que, en vista de que las negociaciones del Acuerdo de Libre Comercio con los Estados del Golfo comenzaron hace mucho tiempo, cuando las cuestiones del desarrollo sostenible eran aparentemente menos importantes, ahora sería ya demasiado tarde para cargar las negociaciones con dichas cuestiones, por ejemplo las cláusulas relacionadas con los derechos humanos.

Opino que se debe afirmar rotundamente que es inaceptable políticamente, y esperamos que la Dirección General de Comercio recuerde que es necesario que el Parlamento confirme los resultados finales de las negociaciones.

No obstante, mas allá de nuestra preocupación por las normas sociales y medioambientales del comercio en la región del Golfo, debemos examinar con más cuidado qué tipo de comercio se pretende liberalizar mediante el Acuerdo de Libre Comercio con los Estados del Golfo. Claro está, sabemos que la UE está interesada en disponer de acceso ilimitado a los recursos energéticos y en eliminar todos los obstáculos comerciales, como los derechos de exportación o las restricciones cuantitativas. Por supuesto, sabemos que la UE intenta dejar fuera de la competición a otras economías industrializadas y emergentes, con la finalidad de obtener las mejores condiciones de acceso. Sabemos que la UE es consciente del aumento de los precios de la energía y quiere vender más a esta región para equilibrar su balanza comercial. Por supuesto, es totalmente incoherente con los objetivos declarados de la política sobre el cambio climático de la UE.

Imaginemos un escenario diferente: que la UE no buscara equilibrar sus relaciones comerciales mediante la liberalización total, sino que empleara los desequilibrios comerciales como un incentivo para fomentar el desarrollo y la aplicación de la energía renovable; que la UE no participara en la carrera internacional destinada a asegurarse el acceso al petróleo, sino que insistiera en que en los acuerdos multilaterales se garantizara a cada país una parte justa de los recursos mundiales, cada vez menores.

Nos gustaría que esta ambiciosa hipótesis fuera realidad. No obstante, opinamos que, en relación con la toma de la decisión de si esta Cámara debe o no aprobar el próximo Acuerdo, el mínimo necesario es que el Parlamento insista en que se incluya un capítulo estricto sobre el desarrollo sostenible en el Acuerdo de Libre Comercio.

 
  
MPphoto
 
 

  Avril Doyle (PPE-DE). – Señora Presidenta, no cabe exagerar la importancia de celebrar un Acuerdo de Libre Comercio que funcione adecuadamente. Las exportaciones de la UE a los Estados miembros del CCG han aumentado constantemente desde la década de 1980. Actualmente, el CCG es el sexto mayor mercado para las exportaciones de la UE, y la UE es el primer socio comercial del CCG. En 2005, las exportaciones de la UE al CCG fueron de alrededor de 50 000 millones de euros, mientras que las importaciones de la UE procedentes del CCG fueron de cerca de 37 000 millones de euros.

La Comisión espera que el volumen comercial se doble poco después de que se firme el Acuerdo. Además, por primera vez, entiendo que se prevé que el Acuerdo propuesto incluya cláusulas sobre los derechos humanos, la no proliferación y las medidas antiterrorismo, lo que es claramente satisfactorio.

Desgraciadamente, el Acuerdo ha acumulado mucho retraso y cuando el señor Mandelson visitó la región en febrero de 2007, usted, Comisaria, dijo —cito bien sus palabras— que la visita del señor Mandelson daría un empuje al Acuerdo de Libre Comercio.

Sin embargo, entiendo que, cuando estaba allí, el Comisario llegó a culpar al proteccionismo árabe del Golfo de ser una de las causas del retraso de la firma del Acuerdo de Libre Comercio. ¿Sigue opinando la Comisión que ésta es la causa y que este tipo de declaraciones fomentará la conclusión de acuerdos internacionales?

A pesar de los contratiempos encontrados para llegar a un acuerdo comercial, los Estados miembros del CCG se han comprometido con la Comisión a armonizar los reglamentos de seguridad aeroportuaria, lo que es positivo. Actualmente, se podrían confiscar los productos libres de impuestos adquiridos por pasajeros que transitan en los aeropuertos de países del Golfo o de la Unión Europea, debido a las restricciones actuales de seguridad aeroportuaria relacionadas con los líquidos.

Sin embargo, diversos países del CCG se han comprometido con la Comisión al solicitar el reconocimiento de la seguridad, en virtud del Reglamento (CE) nº 915/2007. Según entiendo, esto permitirá que los pasajeros transiten desde terceros países con sus compras libres de impuestos, siempre que el país haya sido reconocido como seguro. Gracias a esta aplicación, se ha establecido con éxito una cooperación técnica y práctica con la UE, y se debe elogiar a la Comisión por haber actuado en esta área.

Dicho ejemplo de cooperación práctica representa un fomento para la conclusión de un Acuerdo de Libre Comercio más amplio, que podría entrar en vigor más tarde. Sin embargo, me gustaría que dichos acuerdos y dicha cooperación se aceleraran y se ampliaran.

Un Acuerdo de Libre Comercio debería ser una manera de promover la cooperación científica y de apoyar el desarrollo sostenible de los Estados del Golfo. Por el momento, existe muy poca cooperación científica entre Europa y los Estados del Golfo, a pesar de que el potencial es grande.

La cooperación en materia científica es especialmente importante en lo que respecta al cambio climático y la política energética. La Unión Europea importa actualmente cerca del 50 % de sus necesidades energéticas, y aproximadamente el 20 % procede del Golfo.

Se debe reforzar el Acuerdo de Libre Comercio en el área de la lucha contra el cambio climático y, por lo tanto, acojo con satisfacción el estudio de viabilidad planificado por la Comisión sobre esta área.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE). – Señora Presidenta, permítame comenzar por los aspectos positivos. En primer lugar, quiero dejar constancia de mi agradecimiento al señor O’Sullivan, Director General de Comercio, que respondió rápida y positivamente cuando le solicitamos que nos transmitiera los mandatos de la negociación. Los recibimos en el plazo de una semana después de que visitara nuestra comisión y le solicitáramos que nos proporcionase dichos mandatos.

También acojo con agrado el avance importante que se está logrando en las negociaciones y reconozco, como ya lo han hecho otros, que el Acuerdo debería abrir los Estados del Golfo al comercio de la UE, lo que será positivo para los intereses de la UE.

Asimismo, acepto sin reservas el hecho de que cualquier Acuerdo de Libre Comercio que negociemos representará una mejora en comparación con el Acuerdo de Cooperación de 1989 y, Comisaria, como usted nos ha recordado y la señora Doyle acaba de decir, yo también acojo con satisfacción el hecho de que el Acuerdo de Libre Comercio contenga diversas cláusulas no comerciales sobre cuestiones tales como los derechos humanos, la migración, las medidas antiterrorismo y la no proliferación de armas de destrucción masiva.

No obstante, lamento que las cláusulas sociales, medioambientales y las relacionadas con el empleo que estamos negociando con los Estados del Golfo sean mucho menos estrictas que las que estamos negociando en la nueva ronda de acuerdos de libre comercio. No podríamos aceptar las normas que parecemos estar dispuestos a aceptar para los Estados del Golfo en el caso de las negociaciones con Corea o con el ASEAN, por ejemplo.

La Comisión ya nos ha dicho —y podríamos haberlo anticipado— que es así porque estamos negociando sobre la base de un mandato de negociación antiguo, que no se ha renovado desde 2001. Sin embargo, no he escuchado explicar a nadie de la Comisión, sea el Comisario responsable, la Dirección General de Comercio o la Comisaria que está presente aquí esa tarde, por qué seguimos negociando con arreglo a un mandato antiguo. Es difícil no sospechar que la Comisión sabía que iba a ser demasiado difícil negociar acerca de la sostenibilidad moderna, las cláusulas de desarrollo y las cláusulas relacionadas con el empleo con los Estados del Golfo. De la misma manera, ¿por qué no se ha actualizado la evaluación del impacto sobre la sostenibilidad desde 2004? Una vez más, me gustaría escuchar explicaciones convincentes al respecto.

Me gustaría decir que estoy muy preocupado —el señor Carnero ha mencionado la situación de las mujeres, preocupación que comparto— por los derechos de los trabajadores inmigrantes en los Estados del Golfo. Estas personas representan el mayor grupo de trabajadores en los Estados del Golfo, y no alcanzo a ver cómo les protege este Acuerdo de Libre Comercio. ¿Qué va a hacer la Comisión para garantizar que las normas principales de la OIT se respeten en los Estados del Golfo en relación con los trabajadores inmigrantes?

Por último, Comisaria, su colega la señora Ferrero-Waldner se reunió con la organización Human Rights Society de Bahréin la semana pasada. En la reunión se abordaron las preocupaciones relacionadas con los derechos humanos y los trabajadores inmigrantes. En el periódico Gulf Daily News se citan sus palabras, con las que apoyó plenamente la inclusión de cláusulas relacionadas con los derechos humanos en todos los acuerdos de libre comercio. ¿Cómo aplicará la Comisión dicha promesa?

 
  
MPphoto
 
 

  Kader Arif (PSE). – (FR) Señora Presidenta, como ya se ha señalado, la Unión Europea viene negociando la conclusión del Acuerdo de Libre Comercio con el Consejo de Cooperación del Golfo desde hace casi 20 años.

Desde entonces, el mandato de la Comisión para la negociación apenas ha cambiado y, ciertamente, no se ha actualizado adecuadamente. El resultado de ello es una situación cuando menos sorprendente en la que la Unión no emplea los mismos criterios para su negociación con los Estados del Golfo que los que utiliza con los otros socios comerciales, como Corea o los países del ASEAN. En concreto, el mandato para la negociación no prevé la inclusión en el futuro Acuerdo de ninguna cláusula sobre las normas sociales ni de ningún capítulo ambicioso sobre el desarrollo sostenible. La cuestión del respeto de los derechos humanos apenas se menciona. Dado que estos elementos deben formar parte de las prioridades de la acción europea, deberían no sólo estar plenamente integrados en el futuro Acuerdo de Libre Comercio, sino que deberían estar sujetos a cláusulas de suspensión, para aquellos casos en los que no se cumplan los compromisos. Es la responsabilidad de la UE asegurarse de que todos los acuerdos comerciales que negocia garanticen la promoción y el respeto de los principios democráticos de los derechos humanos, las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo y las normas medioambientales.

En el caso de los Estados del Golfo, se debe prestar especial atención —el señor Martin acaba de señalarlo— a las condiciones de vida y los derechos de los trabajadores inmigrantes. Hay muchos de estos trabajadores en la región, que son la base de su rápido crecimiento, pero que, a menudo, trabajan en condiciones vergonzosas e inaceptables.

De manera más general, por encima del comercio que se debe desarrollar en un marco de relaciones comerciales armoniosas, Europa y sus Estados miembros deben incrementar su diálogo político y social. Por lo tanto, debemos aplicar un Acuerdo de Libre Comercio que no sólo no tenga efectos negativos para las personas que viven en la región sino que, por el contrario, consolide sus derechos políticos, económicos y sociales. Por este motivo, es esencial, por ejemplo, que nos aseguremos de que, durante las negociaciones sobre los servicios, se respete la necesidad de garantizar un servicio público universal accesible, sostenible, asequible y que tenga un alto nivel de calidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Paul Rübig (PPE-DE). – (DE) Señora Presidenta, Comisaria, señoras y señores, estamos todos de acuerdo en que es muy importante que nuestra prioridad sea mejorar las relaciones con los Estados del Golfo. Europa y los Estados del Golfo tienen muchos intereses comunes: por un lado, Europa es el mercado más fuerte del mundo y, por el otro, los Estados del Golfo nos suministran recursos únicos. Desde ese punto de vista, es esencial que intensifiquemos nuestras relaciones con dichos países sin perder de vista el contexto mundial.

En la OMC se debate acerca de la cuestión «Todo menos armas», y ésa debería ser la norma. Debemos llegar a una solución tan pronto como sea posible, por el interés de ambas partes. Debemos tomar más medidas para fomentar los intercambios en las áreas de la investigación, los conocimientos en general y los conocimientos especializados, y debemos intentar vincular más estrechamente los sectores educativos. La conclusión conjunta de la Carta de la Energía es también importante.

 
  
MPphoto
 
 

  Androula Vassiliou, Miembro de la Comisión. − Señora Presidenta, doy las gracias a los señores diputados por sus intervenciones relacionadas con las negociaciones del Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y el CCG. Me gustaría hacer hincapié en el hecho de que la Comisión seguirá informando al Parlamento del avance de las negociaciones.

Me ha llamado especialmente la atención el interés demostrado por los señores diputados en que se incluya una cláusula política en el Acuerdo, y me gustaría asegurarles que esta cuestión ya se aborda en las negociaciones. Asimismo, puedo confirmar algo que ya se ha dicho: esta cuestión fue abordada durante la visita de la Comisaria Ferrero-Waldner a la región del Golfo la semana pasada. De hecho, los países del Golfo manifestaron su determinación a concluir el Acuerdo de Libre Comercio y reconocer la importancia de flexibilizar más esta cuestión.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidenta. – Señora Doyle, ¿deseaba plantear una cuestión reglamentaria?

 
  
MPphoto
 
 

  Avril Doyle (PPE-DE). – Señora Presidenta, lo dejaré por ahora, aunque, ya que no hemos utilizado los cinco minutos del procedimiento de solicitud incidental de uso de la palabra, la práctica habitual en los debates es que, incluso si un diputado ya ha intervenido, puede plantear una pregunta breve, de modo que todos podamos emplear el procedimiento de solicitud incidental de uso de la palabra o, al menos, si es posible, obtener un minuto más.

Lo dejaré estar por esta vez, pero era únicamente por este motivo, ya que esta tarde sólo se ha empleado una vez el procedimiento de solicitud incidental de uso de la palabra. Tenía una pregunta más para la Comisaria, pero lo dejaré estar.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidenta. – Señora Doyle, puede formular la pregunta si lo desea. Lo que pasa es que no lo solicitó.

 
  
MPphoto
 
 

  Avril Doyle (PPE-DE). – Señora Presidenta, quiero hacer entender a la Comisaria que, a la luz de la prevaricación y el retraso y la posterior cancelación de las negociaciones de enero, del escaso contacto que se ha producido desde entonces y de los años que lleva pendiente esta cuestión —sólo se han celebrado una o dos reuniones al año—, dudamos de que el CCG desee establecer un Acuerdo de Libre Comercio.

De alguna manera, ya ha contestado a la cuestión, pero ¿existe la determinación de concluir un Acuerdo de Libre Comercio con la UE? ¿No es adecuado que nos lo preguntemos, dado el tiempo que hace que negociamos?

 
  
MPphoto
 
 

  Androula Vassiliou, Miembro de la Comisión. − Me gustaría manifestar sencillamente que esperamos que sí que exista tal determinación. Como saben, la reunión que estaba planificada para el pasado mes de enero no se celebró, pero esperamos que en la próxima reunión de mayo se produzcan negociaciones de relevancia. Eso esperamos.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidenta. – He recibido una propuesta de resolución(1) en virtud del apartado 5 del artículo 108 del Reglamento del Parlamento Europeo.

Se cierra el debate.

La votación se celebrará mañana a las 12.00 horas.

Declaraciones por escrito (Artículo 142)

 
  
MPphoto
 
 

  Roberta Alma Anastase (PPE-DE), por escrito. – (RO) Como miembro de la Delegación para las Relaciones con los Estados del Golfo del Parlamento Europeo, me gustaría destacar la importancia de que se concluya el Acuerdo de Libre Comercio entre la Comunidad Europea y el Consejo de Cooperación del Golfo tan pronto como sea posible. La conclusión del Acuerdo en 2008 constituiría una premisa esencial para intensificar las relaciones comerciales entre las dos regiones. La necesidad de garantizar la seguridad energética de la Unión Europea refleja la importancia y la urgencia de esta cuestión.

Tomando en consideración que el comercio actual se centra en el área energética, es esencial que el futuro Acuerdo contemple clara y plenamente la cooperación en este ámbito y su consolidación. Así se multiplicaría y facilitaría el logro de proyectos comunes en el área energética, incluso con los Estados miembros de la UE de la región del Mar Negro, que se beneficiarían de nuevas oportunidades de desarrollo y cooperación.

Por lo tanto, es prioritario establecer un calendario bien definido para la finalización de las negociaciones actuales, así como formular el fin principal de los beneficios mutuos, que conducirán no sólo al refuerzo de las relaciones económicas entre la UE y los Estados del Golfo, sino también a la consolidación de la estabilidad y el desarrollo sostenible en general.

 
  

(1)Véase el Acta.

Última actualización: 21 de octubre de 2008Aviso jurídico