Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2007/2269(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0168/2008

Textos presentados :

A6-0168/2008

Debates :

PV 21/05/2008 - 4
CRE 21/05/2008 - 4

Votaciones :

PV 21/05/2008 - 5.13
CRE 21/05/2008 - 5.13
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2008)0224

Debates
Miércoles 21 de mayo de 2008 - Estrasburgo Edición DO

4. - Informe de 2007 sobre los progresos de Turquía (debate)
PV
MPphoto
 
 

  Presidente. − El siguiente punto es el informe de la señora Ria Oomen-Ruijten, en nombre de la Comisión de Asuntos Exteriores, sobre el Informe 2007 sobre los progresos de Turquía como país candidato (2007/2269(INI)) (A6-0168/2008).

 
  
MPphoto
 
 

  Ria Oomen-Ruijten, ponente. − (NL) Señor Presidente, desde el último informe sobre Turquía, se han producido varios avances en este país. Estoy pensando en la promulgación de la Ley de bases y, incluso en fecha más reciente, la modificación del artículo 301, que debe dar lugar a ulteriores reformas, necesarias para garantizar la libertad de expresión plena. Sin embargo, también está claro que Turquía ofrece un panorama diverso, y que queda mucho más por hacer, no sólo para cumplir con los acuerdos con Europa, sino también para atender las promesas realizadas a su propia población.

Se trata de un informe equilibrado. Confío en que algunos temas recurrentes que se tratan en el texto no lleven a ninguna parte, puesto que, de ese modo, el informe mantendrá su equilibrio. He mencionado todos los problemas en el informe, y hay tres mensajes importantes.

En primer lugar, nos preocupan las consecuencias del caso del partido AKP visto ante el tribunal. Esperamos que el Tribunal Constitucional respete los principios del Estado de Derecho, la normativa europea y las directrices de la Comisión de Venecia sobre la prohibición de partidos políticos. Acogemos favorablemente el hecho de que, en 2007, la democracia triunfara sobre los intentos del Ejército de trastocar el proceso político. No obstante, también nos preocupa que siga habiendo fuerzas activas que tratan de desestabilizar el país. Indudablemente, se requiere en estos momentos diversas reformas y la modernización del país. El Primer Ministro Erdoğan ha prometido que 2008 será el año de las reformas, y nos complacerá procurar que cumpla tal promesa. El Gobierno ha de utilizar ahora la sustancial mayoría parlamentaria de la que dispone para poner en marcha reformas con determinación, reformas que son vitales si Turquía pretende convertirse en una democracia próspera y moderna sobre la base de un Estado laico y una sociedad pluralista, y que, ante todo, sirvan los intereses de la propia población turca.

Un tercer asunto. El proceso constitucional constituye una oportunidad idónea para elaborar una nueva constitución civil, con la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales como elemento central. Tal es el único modo de establecer un sistema de garantías y equilibrios para salvaguardar la democracia, el Estado de Derecho, la cohesión social y la separación entre religión y Estado. Al repasar las cifras recientes, se observa que el mantenimiento de la separación de religión y Estado genera tensiones en la sociedad turca. Sin embargo, en torno al 72 % de los turcos de nivel de formación elevado les preocupa la naturaleza laica de Turquía, el 60 % de los ciudadanos en todas las grandes ciudades, y casi al 50 % del resto de la población turca. Tal inquietud es aprovechada por los jueces y los fiscales que utilizan sus competencias para desatender la mayoría parlamentaria y actuar de manera muy independiente. Un sistema judicial en un país sometido al Estado de Derecho debe ser independiente, pero también imparcial. La nueva constitución representa la única vía para que el Gobierno turco reforme el país y establezca la separación de la religión y el Estado, así como el sometimiento de éste al Estado de Derecho, con el fin de ganarse nuevamente la confianza de la población.

Esto requiere que se garantice una amplia participación de todos los órganos de la sociedad civil en el proceso constitucional. En mi opinión, eso equivale a alcanzar un acuerdo sobre la modernización con todos los partidos políticos, las minorías étnicas y religiosas y los interlocutores sociales. La modernización debe garantizar que los derechos individuales de los ciudadanos, así como sus libertades, se adecuen a lo dispuesto en el Convenio para la protección de los derechos humanos.

Debemos continuar las negociaciones entre la UE y Turquía con respeto, pero también sin hipocresía, de manera que podamos ser francos y sinceros entre las partes. Encuentro sumamente desafortunado que mi colega, el señor Lagendijk, sea atacado cuando alude abierta y sinceramente a los casos en que se han cometido errores y cuando solicita además la cooperación de todos los partidos políticos en el proceso de reforma.

En resume, señor Presidente, queda aún mucho por hacer respecto a la posición de las minorías religiosas en Turquía, la de los kurdos y otras minorías, el desarrollo socioeconómico de las regiones, las mejoras en la situación de las mujeres, el diálogo entre el Gobierno turco y los interlocutores sociales, en el que llamo la atención en particular respecto al movimiento sindical, a menudo sujeto a presiones, la cooperación constructiva en la búsqueda de una solución a la cuestión de Chipre, y la buena vecindad en la región. En breve, rogaría que se cumplan las disposiciones adoptadas.

Señor Presidente, vuelvo a subrayar que, en mi opinión, sólo una sociedad que se permita conducirse con arreglo al respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales, y que se base en la democracia, el Estado de Derecho y una economía de mercado de orientación social podrá transformarse en una sociedad pacífica, estable y próspera.

 
  
  

PRESIDE: MARTINE ROURE
Vicepresidenta

 
  
MPphoto
 
 

  Janez Lenarčič, Presidente en ejercicio. − (SL) Para empezar, me gustaría expresar mi agradecimiento por el informe preparado por la señora Ria Oomen-Ruijten, que, en opinión del Consejo, constituye una importante contribución al debate sobre el proceso de adhesión de Turquía.

La Presidencia eslovena ha venido alentando a Turquía para que progrese en su proceso de aproximación a la incorporación a la Unión Europea. En el Consejo existe un debate actualmente en curso sobre los ocho informes restantes acerca de las revisiones de la adecuación de la legislación; los denominados informes de evaluación. Si los preparativos técnicos avanzan adecuadamente, puede que podamos abrir dos nuevos capítulos en la conferencia sobre adhesión de la UE y Turquía que se celebrará en junio.

En lo que atañe a las reformas en Turquía, convenimos con la valoración del Parlamento Europeo de que el presente año es decisivo para el proceso, y creemos que Turquía no debe perder esta oportunidad.

Un programa de asociación con vistas a la adhesión revisado, que fue aceptado en febrero de este año, define las principales áreas de prioridad en las que el país debe acelerar sus reformas. Lógicamente, será el progreso efectivo de tales reformas el que influirá directamente en el curso ulterior del proceso de negociación.

Me gustaría subrayar asimismo que compartimos las inquietudes del Parlamento Europeo respecto a los procedimientos contra el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP). La Presidencia publicó una declaración en la que hizo hincapié en que la separación de los poderes ejecutivo y judicial constituye un principio fundamental de todas las sociedades democráticas, y que tal principio ha de respetarse. Realizaremos un seguimiento pormenorizado de los acontecimientos. Confiamos en que el resultado del procedimiento se atenga a las normas democráticas, con arreglo a los principios del Estado de Derecho, y en que el proceso de reformas requerido no se vea afectado por tal procedimiento.

Permítanme continuar aludiendo a algunos aspectos de la afirmación de las libertades básicas y el respeto por los derechos humanos. Éstas son las áreas en las que las reformas en Turquía revisten especial importancia.

En lo que atañe a la libertad de expresión, acogemos favorablemente la enmienda del artículo 301 del Código Penal. Constituye un paso en la dirección correcta; sin embargo, para garantizar en la práctica la libertad de expresión, será necesario también que dicho artículo se aplique de manera adecuada. Aparte de ésta, otras disposiciones también han de armonizarse con las normas europeas.

Por lo que se refiere a la libertad religiosa, celebramos la aprobación de la Ley de bases, otro paso adelante en la dirección correcta. Asimismo, subrayamos que han de redoblarse los esfuerzos en esta área, con el fin de garantizar el pluralismo religioso, de conformidad con los criterios europeos.

En lo tocante a las relaciones entre lo civil y lo militar, el resultado de la crisis constitucional del pasado ejercicio confirmó que el proceso democrático reviste una enorme importancia. En cualquier caso, las fuerzas armadas siguen ejerciendo una influencia política significativa. En este sentido, es necesario reforzar el control democrático civil sobre el Ejército, y consolidar además el control ejercido por el Parlamento sobre el gasto de defensa.

En cuanto a la situación en el sudeste del país, condenamos sin paliativos los atentados terroristas, y manifestamos nuestra solidaridad con el pueblo turco. Apoyamos el esfuerzo de Turquía por proteger a su población y en su lucha contra el terrorismo. No obstante, al mismo tiempo, queremos advertir de que es absolutamente necesario respetar las disposiciones del Derecho internacional, además de procurar la preservación de la paz y la estabilidad en el conjunto de la región.

Como todos ustedes saben, la Unión Europea evalúa los progresos de Turquía sobre la base de su cumplimiento de los criterios políticos de Copenhague, y de las disposiciones del marco de las negociaciones para Turquía. El Consejo evaluará asimismo la ejecución del protocolo adicional al Tratado de Ankara. En este sentido, lamento que Turquía no haya cumplido aún sus obligaciones, y que no se haya avanzado hacia la normalización de las relaciones con la República de Chipre.

No obstante, entre los aspectos importantes del progreso en las negociaciones de adhesión figuran, sin lugar a duda, los esfuerzos emprendidos para lograr unas buenas relaciones con los vecinos, y la resolución pacífica de los conflictos, de conformidad con el documento constitucional de las Naciones Unidas.

Gracias.

 
  
MPphoto
 
 

  Olli Rehn, Miembro de la Comisión. − Señora Presidenta, permítame en primer lugar agradecer a la señora Oomen-Ruijten y a la Comisión de Asuntos Exteriores un informe muy sólido, riguroso y equilibrado. En las negociaciones de adhesión con Turquía se han abierto seis capítulos hasta la fecha y, como señaló el señor Lenarčič, podrán abrirse otros dos durante la Presidencia eslovena, a saber, los relativos a la ley de sociedades y la propiedad intelectual.

Permítanme que recuerde en este contexto un principio rector simple, pero absolutamente esencial, de la política de ampliación de la UE, que se aplica a todo país candidato, incluida Turquía: el ritmo de las negociaciones depende del progreso alcanzado en las reformas jurídicas y democráticas, y sobre todo, de la ejecución de éstas. En otras palabras, las conversaciones técnicas sobre los capítulos permiten realizar las paredes y las habitaciones de la casa, puede incluso que el tejado en ocasiones, mientras que las reformas jurídicas y democráticas constituyen propiamente los cimientos de la construcción de todo nuevo miembro de la UE. Además, todo constructor sabe que, en primer lugar, hay que sentar unos cimientos muy sólidos antes de seguir adelante y erigir las paredes. En definitiva, primero las reformas, y después el avance en las negociaciones técnicas.

Por esta razón considero tan pertinente el informe de la señora Oomen-Ruijten. La Comisión comparte sus puntos de vista sobre la lentitud en el ritmo de las reformas. Con todo, ciertas reformas legislativas sí han tenido lugar. Compruebo que usted acoge favorablemente la nueva Ley de bases y, a petición suya, la Comisión informará de la misma y de su ejecución en nuestro próximo informe de situación sobre Turquía, el otoño que viene.

Por otra parte, la reciente revisión del infame artículo 301 representa un paso adelante. Lo que cuenta en última instancia, sin embargo, es su ejecución pertinente para garantizar la libertad de expresión de todos en Turquía.

Además de las libertades fundamentales de expresión y religiosa, resulta esencial un mayor avance en áreas tales como los derechos culturales y lingüísticos, los derechos de las mujeres y de los niños, y los derechos de los sindicatos. En definitiva, resulta absolutamente esencial adoptar un enfoque renovado respecto a las reformas relacionadas con la UE, que debe facilitar asimismo la superación de la crisis política actual.

Tal es el mensaje que transmitió el Presidente Barroso durante su reciente visita a Turquía. Tanto el Gobierno, como los partidos de la oposición deben entablar un diálogo y una búsqueda de soluciones de compromiso respecto a las cuestiones sensibles que dominan el debate nacional, incluido el proceso de reforma constitucional. Tanto el laicismo, como la democracia han de defenderse en este contexto.

Lamento que la Ley del defensor del pueblo haya sido bloqueada durante dos años por el Tribunal Constitucional. Celebro el hecho de que inste usted a su desbloqueo, de manera que pueda establecerse una Oficina del Defensor del Pueblo sin demora. Todos sabemos lo importante que ha sido la función del Defensor del Pueblo para que las autoridades asuman responsabilidades y se promuevan los derechos de los ciudadanos en los Estados miembros de la UE.

La esencia de estas reformas consiste en garantizar la transformación de Turquía en una sociedad abierta y moderna, con pleno respeto de la libertad y la democracia, la diversidad y la tolerancia, es decir, del laicismo democrático.

La misma existencia de nuestra Unión se fundamenta en los valores básicos de la democracia, el Estado de Derecho y los derechos humanos que todos compartimos. Constituyen la base del espíritu de familia y el contrato matrimonial, en palabras de Jacques Delors, con los que nos hemos comprometido los europeos.

En el marco de negociación con Turquía se describen con detalle tales valores, y es deber de la Comisión ocuparse de su seguimiento. El papel de la Comisión en el proceso de adhesión puede describirse como el «del amigo que dice la verdad», aún cuando, en ocasiones, ésta no sea bien recibida en partes de la UE o en Turquía.

En este sentido, no podemos permanecer indiferentes respecto a lo que sucede en los países candidatos, y menos aún, respecto a los acontecimientos que afectan a nuestros valores democráticos compartidos. Tomo nota de su inquietud respecto a las consecuencias del caso de la proscripción del AKP. Indudablemente, el fallo del Tribunal Constitucional debería ser compatible con los principios democráticos y el Estado de Derecho, incluidas las directrices de la Comisión de Venecia del Consejo de Europa.

Deseamos que Turquía supere este caso sobre la base del respeto por los valores europeos. Turquía no puede permitirse otro año malgastado en reformas, y hemos de ver progresos, y no una regresión, en el cumplimiento de los principios democráticos.

Permítanme concluir con un breve comentario acerca de Chipre. Ha llegado la hora de que los líderes de las dos comunidades pongan fin al estancamiento y avancen hacia la reunificación de la isla. Confío en que Turquía contribuirá plenamente a la consecución de una solución. La Comisión respalda un proceso renovado de las Naciones Unidas, y apoyará plenamente a las dos comunidades de la isla para que asuman los compromisos difíciles y necesarios que resulten pertinentes.

 
  
MPphoto
 
 

  Emine Bozkurt, ponente de opinión de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género. (NL) Recientemente se han promulgado en Turquía leyes sociales y de empleo importantes. Un objetivo significativo consiste en atraer a más mujeres al mercado de trabajo, puesto que la participación en la economía es imprescindible para reforzar la posición de la mujer.

Huelga decir que los derechos de la mujer son derechos humanos. Es importante que las mujeres puedan acogerse a derechos fundamentales, así como a los de género y reproductivos, y que no sean víctimas de criterios tan ambiguos como los que aluden a lo que va «en contra de la decencia pública». Tales opciones también resultan esenciales para las organizaciones de homosexuales. En Turquía, es urgente disponer de instrumentos para el seguimiento de estas cuestiones y la introducción de la consideración de las cuestiones de género. Por tanto, me gustaría que se estableciera una comisión de derechos de la mujer en el Parlamento turco, con plenas competencias legislativas.

El próximo año se celebrarán en Turquía elecciones locales. A escala nacional, el número de diputadas se ha duplicado, pero es necesario hacer más. La proporción a escala local sigue siendo inferior al 1 %, lo que supone un enorme reto si se pretende que la representación justa de las mujeres en la política se convierta en una realidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Giorgos Dimitrakopoulos, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (EL) Señora Presidenta, permítame felicitar en primer lugar a la señora Oomen-Ruijten por su informe, así como por su cooperación a lo largo de este período.

El informe envía un mensaje inequívoco a Turquía, respecto a que su camino hacia Europa, y su ingreso en última instancia en la familia europea, atravesará las siguientes etapas.

En primer lugar, ha de seguir consolidando las reformas en todos sus sectores y estructuras.

En segundo lugar, debe mostrar un respeto pleno y absoluto por los derechos humanos y de las minorías.

En tercer lugar, las tropas turcas deben retirarse de Chipre, y Turquía ha de contribuir a la consecución de una solución justa y duradera para el problema de dicho país. Es hora ya de que todos prestemos nuestro apoyo a las iniciativas del Presidente Christofias en esta dirección.

En cuarto lugar, Turquía debe mantener relaciones de buena vecindad en general, y con Grecia en particular. Esto significa que las violaciones de la región de información de vuelo deben terminar, al igual que las provocaciones de toda índole.

Lógicamente, hay fuerzas en el país que desean la desestabilización, mientras que algunos ciudadanos turcos albergan la esperanza de vivir en una Turquía más democrática, progresista, desarrollada, medioambiental y socialmente concienciada, amante de la paz, y de orientación europea. A estos ciudadanos debe transmitírseles el mensaje de que su lucha no es en vano, y esto es lo que consigue el informe de la señora Oomen-Ruijten, al igual que el debate que celebramos aquí hoy.

 
  
MPphoto
 
 

  Hannes Swoboda, en nombre del Grupo del PSE. – (DE) Señora Presidenta, señor Presidente en ejercicio, Comisario, señorías, me gustaría comenzar agradeciendo a la señora Oomen-Ruijten su cooperación, altamente provechosa y constructiva. En nombre de mi Grupo, quisiera asimismo manifestar nuestra solidaridad con el señor Lagendijk: rechazamos todos los injustos ataques dirigidos contra su persona.

Quisiera limitarme a comentar una sola cuestión fundamental, a saber, la amenaza de prohibición de dos partidos, el AKP y el DTP. En ambos casos, queremos dejar muy claro que tales prohibiciones serían completamente inaceptables para nosotros, y constituirían un importante impedimento para el avance de Turquía hacia la adhesión a la Unión Europea. Nos resulta incomprensible, con arreglo a nuestra interpretación de la democracia, que sencillamente, un tribunal deniegue a posteriori a numerosos votantes el derecho a influir en la situación política de su país mediante la emisión de su voto por el partido de sus preferencias. Es un hecho inaceptable en el caso del partido en el gobierno, y también en el del Partido para una Sociedad Democrática (DTP). Existen principios jurídicos y democráticos fundamentales en juego que militan en contra de tal curso de acción.

Por lo que respecta al DTP, en lugar de aprovechar la oportunidad de dirigirse a los representantes del pueblo kurdo y entablar un diálogo, puesto que, junto con los turcos, rechazamos el terrorismo, se ha puesto en marcha una iniciativa para prohibir también este partido. Soy consciente de que no todos los miembros del DTP están dispuestos a participar en tal diálogo. En ese caso, ha de formularse sencillamente un planteamiento que permita desarrollar este diálogo de manera apropiada. Por tanto, dirigimos inequívocamente un llamamiento a todas las fuerzas moderadas en Turquía para que hagan cuanto esté en su mano para garantizar que estos dos partidos puedan seguir formando parte del espectro político turco.

Sabemos que se trata de un proceso largo y sin final definido, pero debe tener una meta, y ésta ha de ser la adhesión. Es una meta que, en la Unión Europea, debemos hacer cuanto podamos por alcanzar, en comunicación con nuestros ciudadanos. En cualquier caso, Turquía también debe hacer cuanto esté en su mano, mediante la ejecución de las reformas necesarias.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Graf Lambsdorff, en nombre del Grupo ALDE. – (DE) Señora Presidenta, yo también deseo comenzar agradeciendo sinceramente a la señora Oomen-Ruijten su cooperación, tan constructiva en esta ocasión como lo fue el pasado otoño. Un consenso sustancial es una característica de este informe. Los grupos parlamentarios convienen en que Turquía debe seguir realizando mejoras continuas de motu propio, pero debe acelerar el ritmo de las mejoras. También estamos de acuerdo en que eso es algo que podemos, y de hecho, debemos esperar de un candidato a la adhesión.

Creemos asimismo que las reformas deben procurarse a pesar de la importante crisis política interna. Me gustaría retomar una cuestión que el señor Swoboda acaba de plantear: la Unión Europea no considera favorablemente este proceso de prohibición. El Comisario Rehn tiene razón al señalar que hay que defender el laicismo y la democracia; de lo contrario, como el señor Swoboda, preveo que nos enfrentaremos a un problema democrático fundamental que generará grandes tensiones en las negociaciones de adhesión.

Lo que es importante señalar es que muchos de los problemas de los que estamos hablando existen desde hace tiempo, por lo que es necesario subrayar algunas cuestiones concretas en esta ocasión. El año pasado, acogimos favorablemente el hecho de que el Gobierno turco hubiera recibido un mandato claro e inequívoco de emprender nuevas reformas. Instamos a que dicho mandato se utilizara para dar un verdadero impulso a las reformas. Ahora celebramos la aprobación de la Ley de bases. Se trata de un paso positivo, pero, teniendo en cuenta la situación en su conjunto, debo decir, y creo que existe unanimidad también a este respecto, que estamos todos decepcionados, en general, con lo que se ha conseguido.

Consideremos la reforma constitucional: se ha visto eclipsada por el debate sobre el pañuelo en una medida tal, que no se ha logrado ningún avance efectivo en la renovación fundamental de la constitución turca. El debate sobre el pañuelo atañe también a la cuestión de la libertad religiosa y de opinión, pero no debe utilizarse para la opresión cultural de las mujeres que adoptan actitudes laicas.

Otro asunto importante, especialmente para el Grupo Liberal, es el de la libertad de expresión. La denominada reforma del artículo 301 es poco satisfactoria desde nuestro punto de vista. He conversado con muchas personas en Turquía, y muy pocas creen que dicha reforma sea seria y fundamentada, sobre todo ahora que se trata de un artículo simbólico. Hay muchos otros artículos del Código Penal que limitan la libertad de expresión. No pretendo enumerárselos ahora, pero queda mucho trabajo por hacer en este ámbito.

Otra cuestión que me gustaría mencionar brevemente es la de las relaciones con Turquía en el marco de la UE y de la OTAN. Queremos subrayar que esperamos que Turquía muestre una actitud positiva respecto a las misiones de la Política Europea de Seguridad y Defensa (PESD). Comprendemos las dificultades existentes. No obstante, esperamos de un candidato a la adhesión que ponga de manifiesto un espíritu europeo cuando está en juego la seguridad de personal europeo en misiones como EUPOL y EULEX.

 
  
MPphoto
 
 

  Joost Lagendijk, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (NL) Señorías, como probablemente habrán visto, en las dos últimas semanas el Comisario y yo hemos sido objeto de numerosas críticas formuladas por ciertos círculos en Turquía. Se ha afirmado que no comprendemos bien Turquía, que no nos damos cuenta verdaderamente de lo que sucede en este país.

Debo admitir que, en ocasiones, suceden cosas en Turquía que no comprendo. Por ejemplo, no puedo entender que a muchos ciudadanos turcos no les parezca un problema que el partido en el gobierno, que obtuvo el 47 % de los votos en las últimas elecciones, corra el peligro de ser prohibido por el Tribunal Constitucional. Tampoco comprendo que las recomendaciones del Consejo de Europa sobre la prohibición de partidos políticos se pasaran por alto tan alegremente, porque está claro que el caso contra el AKP no cumple en absoluto los criterios. Lo que tampoco entiendo es que se pase por alto tan fácilmente que, al prohibir al AKP y al DTP, en torno al 90 % de los votos en el sudeste se declararon nulos, con todo lo que ello conlleva. Tampoco comprendo que se armara un escándalo en Turquía porque el Comisario y yo criticáramos el hecho de que, en nuestra opinión, un caso político es aquel que, si da lugar a la prohibición del partido en el gobierno, tendrá verdaderamente consecuencias graves. Desde mi punto de vista, es nuestro deber señalar tal circunstancia, y debemos seguir haciéndolo.

En cualquier caso, hay otras cosas que no entiendo. No comprendo por qué les resultó imposible a las autoridades permitir que los sindicatos se manifestaran pacíficamente en Estambul el 1 de mayo, incluso en la plaza de Taksim, un lugar tan simbólico desde 1977. Tampoco entiendo por qué fue imposible para las autoridades distinguir entre los alborotadores y los sindicatos que trataban de ejercer sus derechos democráticos. Tampoco entiendo por qué fue necesaria tanta violencia excesiva contra pacíficos manifestantes e inocentes transeúntes.

Para concluir, quiero manifestar la esperanza de que este Parlamento continúe, como en el informe, promoviendo reformas, pero también criticando al Gobierno y a la oposición si tales reformas no se producen, de un modo que describiría como claro, explícito, con respeto por los puntos de vista de los demás, pero sin tabúes. Creo firmemente que, si eso sucede, en Turquía y en la Unión Europea acabaremos entendiéndonos mejor los unos a los otros.

 
  
MPphoto
 
 

  Konrad Szymański, en nombre del Grupo UEN. – (PL) Este informe, excelente por otra parte, no será bien recibido en Ankara. Por una parte, reconocemos los esfuerzos realizados, en concreto, la aprobación de la Ley de bases, la reforma del Código Penal en lo que respecta a la libertad de expresión, y los cambios constitucionales anunciados. Por otro lado, quedan por resolver aún ciertas cuestiones, entre las que figuran la libertad religiosa para los credos ajenos al Islam, la injerencia en las actividades del Patriarcado Ecuménico, y el lento progreso de la investigación sobre el asesinato de Hrant Dink y los tres cristianos de Malataya. Ocurre además que ciertas disposiciones del Acuerdo de Asociación no se han cumplido. Escribimos de cada uno de estas cuestiones el año pasado. Podría concluirse que el tiempo pasa muy lentamente en la región del Bósforo.

En lugar de presionar a favor del proceso de integración plena, quizá deberíamos establecer un marco jurídico para fijar un tipo de cooperación entre Turquía y la Unión que conviniera más a ambas partes. Esta opción podría abordarse de inmediato. La dimensión política de tal marco podría trascender perfectamente la Política Europea de Vecindad. El paquete de medidas alternativo no generaría tensiones como las que se experimentan actualmente en Ankara y las capitales europeas respecto al debate acerca de la plena integración de Turquía en la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Vittorio Agnoletto, en nombre del Grupo GUE/NGL. – (IT) Señora Presidenta, señorías, nos abstendremos respecto a esta resolución, sobre todo a la vista del modo en que se elude la cuestión kurda. En particular, no creo que las acciones de Turquía en el norte de Iraq puedan describirse meramente como «operaciones militares desproporcionadas»; por el contrario, deberíamos declarar que se trata de una franca violación del Derecho Internacional.

La cuestión kurda no puede reducirse únicamente a un asunto social. Se trata fundamentalmente de una cuestión política, y debemos indicar al Gobierno, sin ambages, que ha de iniciar conversaciones con las autoridades locales de la región kurda y con el DTP. No podemos mantenernos en silencio respecto al hecho de que no se haya mencionado en absoluto la sentencia del Tribunal de Luxemburgo respecto al estatus diferente otorgado al PKK en las listas de terroristas, como ha sucedido hasta la fecha.

Creemos que se han dirigido numerosos llamamientos a Turquía respecto a la cuestión turca, pero que, hasta la fecha, no se ha observado cambio sustancial alguno. Tal es el motivo de nuestra abstención.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Georgiou, en nombre del Grupo IND/DEM. – (EL) Señora Presidenta, he leído el informe a cargo de mi colega la señora Oomen-Ruijten con gran interés y respeto, y la felicito.

No obstante, aunque lo he intentado, no he conseguido que me cuadre con lo que sucede en la realidad. Los acontecimientos en Turquía nos impiden observar qué tipo de futuro emergerá de este país, con sus rasgos asiáticos inherentes.

Turquía ha tratado de llevar a cabo reformas en el pasado. No olvidemos las reformas de Tanzimat, o las de Abdul Hamit y Hatt-ý Hümayun. Se llevan intentando reformas durante cientos de años, sin resultado.

La decisión del Tribunal Constitucional constituye una amenaza inquietante: partidos políticos que son suprimidos. No comprendo por qué Turquía no tiene que seguir el ejemplo de Europa, si es un país en vías de adhesión y si…

(El Presidente interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 
 

  Philip Claeys (NI).(NL) Me gustaría decir al señor Swoboda que, en realidad, ya se ha prohibido un partido político en Europa. Me refiero a Bélgica, donde Vlaams Blok, el mayor partido flamenco, fue prohibido en la práctica en 2005. Obviamente, tal hecho no es excusa para que Turquía prohíba partidos políticos también.

Dicho esto, estoy asombrado, señora Presidenta, de que el Consejo y la Comisión se muestren satisfechos con los cambios cosméticos aplicados al desgraciadamente famoso artículo 301 del Código Penal turco, que seguirá imponiendo las mismas restricciones a la libertad de expresión. Ahora es un delito punible insultar a «la nación turca», y no «insultar lo turco». Se trata simplemente de una cuestión de semántica, lo que puede seguir dando lugar a penas de prisión.

No hay que modificar el artículo 301, hay que suprimirlo, junto con todas las disposiciones jurídicas que entran en conflicto con la libertad de expresión y los derechos democráticos fundamentales. Si no se obra así, las negociaciones, sencillamente, deberán interrumpirse, como siempre se ha prometido. Se prometió que el proceso de negociación avanzaría al ritmo de las reformas en Turquía. Pues bien, en realidad, no es el caso, y no cabe duda al respecto, puesto que se cree ya que dos nuevos capítulos se abrirán en breve. Si la Unión Europea aprueba mejoras cosméticas como ésta, pierde toda credibilidad, y el resto del proceso de negociación se convierte en una farsa grotesca.

 
  
MPphoto
 
 

  Werner Langen (PPE-DE).(DE) Señora Presidenta, me gustaría comenzar expresando mi más sincero agradecimiento a la señora Oomen-Ruijten. Ha presentado un informe de situación franco y sincero, perfecta continuación de los informes que aprobamos en ejercicios anteriores.

No obstante, hay un aspecto respecto al que mantengo una posición de mucho mayor escepticismo que usted y que el Comisario Rehn. No observo que Turquía haya realizado ningún progreso a lo largo del pasado ejercicio. Por el contrario, se ha producido un estancamiento general. Estamos enormemente interesados en una Turquía moderna, democrática, estable y de orientación occidental, que mantenga estrechos lazos económicos, políticos y culturales con Europa. Sin embargo, si se consideran los hechos, se aprecian todo tipo de indicios de estancamiento.

Hemos de encontrar aún una solución a la cuestión de la Unión Aduanera. Turquía mantiene un estatus especial respecto a la Unión Europea en lo que atañe a Chipre. En este proceso de reforma, hemos formulado una propuesta respecto al artículo 301, pero les recordaría que el antiguo Primer Ministro Tansu Çiller prometió reformas en 1995, hace 13 años, antes de que avaláramos la Unión Aduanera, y no ha sucedido nada. La solicitud de una prohibición se encuentra encima de la mesa, y esto pone de relieve la falta de madurez democrática de Turquía: los partidos no se muestran ni remotamente inquietados por que el partido en el gobierno pueda ser prohibido, y al propio Primer Ministro pueda prohibírsele el ejercicio de la política. El Ejército es tanto un factor de estabilidad, como un impedimento para la democracia. Esta contradicción tampoco se ha resuelto, y observo indicios de un nuevo nacionalismo en Turquía, que resulta evidente en numerosas áreas. La conducta respecto al Presidente de nuestra delegación, Joost, Lagendijk, pone de manifiesto que no se trata en realidad de la libertad de opinión. Por el contrario, existe un deseo de ejercer presión en público, de todos los modos posibles, con el fin de influir en la opinión pública. No podemos estar de acuerdo con tales actitudes.

En mi opinión, actualmente, no existe razón alguna para el optimismo en lo que atañe a Turquía, y hemos de considerar seriamente otras opciones. El informe es directo y sincero respecto a esta cuestión, y debemos apoyarlo.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Marinus Wiersma (PSE).(NL) Yo también deseo rendir tributo a la ponente y al modo en que ha elaborado el informe. En el se muestra claramente la dirección que el Parlamento desea seguir, que consiste en negociar la integración en la Unión Europea, y nada más.

El de 2008 se anunció como el año de las reformas en Turquía. Obviamente, apoyamos tal ambición, pero estamos esperando a ver cómo se desarrollan los acontecimientos internos en Turquía. El señor Swoboda se ha extendido a ese respecto. Si las cosas no van bien, tendremos que tratar con una Turquía que, en realidad, no podrá actuar.

Hablando de reformas, también me gustaría llamar la atención respecto al artículo 301 del Código Penal, que se utiliza para restringir la libertad de expresión en Turquía de diversas maneras. El Gobierno ha anunciado que desea modificar tal artículo. Creemos que esa declaración constituye un paso adelante, pero lo que más nos gustaría, y creemos que es la mejor solución, es que el artículo se suprima definitivamente, junto con otras disposiciones restrictivas, para poner fin a una práctica que, por desgracia, persiste aún, y que consiste, en concreto, en el abuso de tales artículos para restringir la libertad de expresión.

En segundo lugar, me gustaría unir mi voz a la del señor Lagendijk para señalar que también nos indignó la manera en que intervino la policía en la manifestación del 1 de mayo en Estambul. Comprenderán que, para nosotros, como socialdemócratas, para los que el 1 de mayo es una ocasión importante, fue algo muy preocupante. Confiamos en que no vuelva a suceder jamás, y apelamos a las autoridades para que garanticen que así sea.

Por último, una observación respecto a la cuestión kurda. Queremos que exista verdaderamente un debate político en Turquía, y que se busque una solución política mediante la descentralización, pero también, por ejemplo, a través de la promoción del uso del kurdo en general. Creo que es un asunto importante que debe subrayarse nuevamente hoy.

Por último, quiero llamar la atención respecto a una cuestión que hemos debatido reiteradamente, la expresión de apoyo a la iniciativa del Presidente del Gobierno español, señor Zapatero, y de su homólogo turco, el señor Erdoğan, acerca de lo que denominan la «Alianza de Civilizaciones». Confío en que el Parlamento apoye finalmente hoy nuestras enmiendas sobre esta cuestión.

 
  
MPphoto
 
 

  Andrew Duff (ALDE). - Señora Presidenta, en primer lugar, me gustaría defender a Joost Lagendijk de los escandalosos ataques vertidos contra su integridad por el CHP y ciertos periodistas nacionalistas. Joost Lagendijk es un buen amigo de Turquía, y un excelente presidente de la CPM. Los que atacan a Lagendijk, atacan a este Parlamento, y pretenden sacrificar la democracia en el altar de un laicismo agresivo. Nuestro mensaje debe ser absolutamente claro: si el Tribunal Supremo de Turquía sigue cerrando partidos políticos, acabarán con toda perspectiva de integración de Turquía en la Unión.

 
  
MPphoto
 
 

  Cem Özdemir (Verts/ALE).(DE) Señora Presidenta, también me gustaría comenzar agradeciendo a la ponente su excelente cooperación y un informe muy equilibrado. En el informe se ponen de relieve las cuestiones fundamentales que señalan los propios ciudadanos turcos: por ejemplo, la solución al problema kurdo sobre la base del consenso, salvaguardando los derechos de todos los grupos étnicos en Turquía, el problema del pañuelo en el país, que comprende el respeto de los intereses de aquéllas que no desean utilizarlo, y el problema de la libertad religiosa que debe aplicarse a todos en Turquía, incluidos alevitas, cristianos y el Patriarca Ecuménico de Estambul, por ejemplo.

Decimos todo esto porque somos amigos de Turquía, y porque queremos una Turquía europea integrada en la Unión Europea. Por esta razón expresamos tales críticas, como lo harían dos amigos entre sí. La Unión Europea también puede hacer más. Señales como las enviadas por el señor Sarkozy (que Turquía, haga lo que haga, nunca se incorporará a la Unión Europea), ciertamente, no ayudan.

 
  
MPphoto
 
 

  Roberta Angelilli (UEN).(IT) Señora Presidenta, señorías, me gustaría agradecer a la ponente la excelente labor que ha realizado para determinar con gran claridad la situación política, social y administrativa actual en Turquía.

Con independencia de que la postura de uno respecto a la adhesión de Turquía a la Unión Europea sea positiva, tibia o decididamente hóstil, no puede discutirse que Turquía se encuentra muy rezagada en lo que se refiere a modernización y derechos humanos. Hay que admitir que se han realizado algunos esfuerzos, pero la corrupción es una auténtica plaga, y la cuestión de Chipre sigue sin resolver, por no mencionar el hecho de que queda mucho trabajo por hacer en lo que atañe a las relaciones con los armenios. Está también la cuestión kurda, la violencia contra las mujeres sigue siendo un doloroso problema, y lo mismo sucede con los matrimonios forzosos y los crímenes por honor.

También es causa de preocupación la situación relativa al registro de nacimientos y los bajos niveles de escolarización. Indudablemente, esta lista no es exhaustiva, y ofrece únicamente una visión instantánea de una situación que el Parlamento debe seguir con gran exhaustividad y firmeza. No pueden existir soluciones de compromiso en lo que se refiere a la libertad y a los derechos básicos…

(El Presidente interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 
 

  Adamos Adamou (GUE/NGL).(EL) Señora Presidenta, siempre y cuando Turquía cumpla rigurosamente todos los criterios de Copenhague, así como las obligaciones que ha contraído con arreglo al Acuerdo de Asociación y el Protocolo adicional del Acuerdo de Ankara, puede y debe acceder a la UE.

No nos cabe duda alguna de que el objetivo es la plena adhesión de Turquía, y que una asociación de algún tipo no constituye una alternativa. La perspectiva de la integración de Turquía en la UE ejercerá presión para que el país respete los derechos humanos de todos sus habitantes, incluidos los kurdos y las minorías religiosas.

A pesar de nuestras inquietudes respecto al proceso judicial actualmente en curso respecto a la cuestión del partido en el gobierno y la modificación superficial del artículo 301 del Código Penal, creemos que Turquía ha logrado algunos avances. No obstante, si se pretende que su trayectoria hacia la adhesión se recorra sin dificultad, Turquía debe actuar como anteriores países en vías de adhesión, y cumplir las obligaciones que le atañen conforme al tratado con el conjunto de la UE.

En este sentido, Turquía debe cumplir sus compromisos, abrir sus aeropuertos y puertos de mar a las aeronaves y embarcaciones de la República de Chipre, y levantar el veto que pesa sobre la participación de Chipre en organismos internacionales.

Actualmente, en un contexto en el que podemos observar los avances logrados gracias a los esfuerzos de las comunidades grecochipriota y turcochipriota tras el acuerdo de 21 de marzo entre los dirigentes de las dos partes en Chipre, Turquía ha de abstenerse de entorpecer el proceso.

 
  
MPphoto
 
 

  Bastiaan Belder (IND/DEM).(NL) La República de Turquía se descalifica a si misma para poder incorporarse a la Unión Europea. No puede extraer otra conclusión del maltrato infligido a su pequeña minoría cristiana, compuesta quizá por 100.000 miembros, lo que equivale aproximadamente al 0,1 % de la población total. A la luz de los criterios de Copenhague, el Consejo, la Comisión y el Parlamento tampoco tienen otra opción.

La persecución directa a la que se han visto sometidos los ortodoxos sirios y otros cristianos en el sudeste de Turquía, Tur Abdin, durante muchos años, constituye una acusación directa contra el Estado turco. ¿Puede pertenecer a la Unión Europea un país en el que aquellos de sus ciudadanos que asisten a servicios cristianos son interrogados regularmente al respecto por la policía y los servicios de seguridad? Interrogatorios que, además, se combinan con amenazas respecto a su vida personal o su empleo e, incluso, con torturas. Situaciones en Turquía, autodescalificación del país. No obstante, la cuestión es: ¿cuán sincera es la Unión Europea consigo misma en lo que atañe a esta cuestión?

 
  
MPphoto
 
 

  Sylwester Chruszcz (NI).(PL) Señora Presidenta, respeto enormemente la nación turca y soy plenamente consciente de los siglos de relaciones estrechas y de buena vecindad entre mi país, Polonia, y Turquía. Sin embargo, tengo que decir que la idea de la incorporación de Turquía a la Unión Europea resulta imposible de comprender.

Aunque Turquía ha tenido presencia en el territorio europeo durante siglos, no es, en términos culturales, un país europeo. Debemos cooperar con Turquía en la medida de nuestra capacidad, pero las consecuencias de la adhesión de un país musulmán a un club europeo son difíciles de cuantificar. De hecho, la situación actual en Turquía indica que las autoridades de Ankara no arden en deseos de integrarse en Europa.

Además de las relaciones de Turquía con la Unión Europea, también me gustaría aludir a sus relaciones con Armenia. Me complace que en la propuesta de resolución del Parlamento Europeo se inste al Gobierno turco a suspender su bloqueo económico de Armenia. No obstante, es lamentable que en el documento no se aluda al genocidio armenio.

 
  
MPphoto
 
 

  Jacques Toubon (PPE-DE).(FR) Señora Presidenta, el informe a cargo de nuestra colega Ria Oomen-Ruijten es exhaustivo, sincero y valiente, en un período muy difícil para Turquía, y deseo felicitarla por su labor. No obstante, el informe pertenece a un género que, en mi opinión, resulta cada vez más irreal. El Parlamento y muchas otras instituciones siguen adelante con sus pretensiones, como si nuestras incesantes enseñanzas pudieran cambiar Turquía. Esto, de hecho, constituye el quid de la cuestión: la contradicción entre este país, esta nación, este gran pueblo, su evolución y el proyecto que deseamos llevar adelante juntos.

Turquía es un Estado-nación, uno de los últimos en su género, uno de los más fuertes y uno de los más conscientes. Su unidad es de índole nacionalista, y esto puede discernirse claramente en relación con el reconocimiento del genocidio de Armenia. Su política se inspira cada vez más en una religión única, aún cuando esto suponga una marcha atrás respecto a los aspectos laicos que conforman el fundamento de su constitución. Manifiesta su deseo de independencia, mientras que aquí deseamos aplicar un principio de integración y de delegación de poderes y soberanía. La consecuencia no es otra que una colisión frontal entre las dos partes.

No caigamos en falsas ilusiones, abstengámonos de impartir tantas instrucciones a los turcos, y de hacerles creer que estamos dispuestos a aceptar su adhesión sin que se satisfagan en realidad los criterios de Copenhague, o a rechazarla a causa de tales criterios, cuando lo que está en juego en realidad es nosotros mismos, y lo que queremos que sea nuestro proyecto europeo. Por otra parte, definamos una estructura de asociación duradera, basada en un planteamiento en que todos ganen, para permitir a Turquía asumir su papel como potencia regional, y a la UE seguir adelante con la construcción de su identidad en el mundo.

 
  
MPphoto
 
 

  Véronique De Keyser (PSE).(FR) Señora Presidenta, puesto que sólo dispongo de un minuto, iré directamente al grano.

La postura conciliadora de la ponente, la señora Oomen-Ruijten, ha evitado un buen número de escollos. Sin embargo, queda uno, y consiste en el desacuerdo respecto a la enmienda 14 relativa a la salud reproductiva. Los socialistas creen que tal enmienda no reviste una importancia menor, ni representa un mero problema de mujeres. Es una indicación de una clara separación entre la Iglesia y el Estado, y un símbolo de laicismo.

Si ya no queremos que el laicismo turco sea defendido por el Ejército o por golpes de estado judiciales dejemos que las mujeres se ocupen del tema. Ellas lo defenderán con su propio cuerpo. En un país en el que se siguen cometiendo asesinatos por honor, los llamamientos a favor de los derechos sexuales de la mujer equivalen a oponerse a los excesos fundamentalistas desde todo punto de vista.

 
  
MPphoto
 
 

  István Szent-Iványi (ALDE). - (HU) Señora Presidenta, no restemos importancia a la situación: la cuestión de la adhesión de Turquía ha alcanzado una fase crítica. Se ve refrenada tanto por las incertidumbres en la política nacional turca, como por las dudas que alberga la Unión Europea respecto a Turquía. En esta situación, es importante reiterar que el proceso de adhesión es flexible y abierto, pero que el objetivo común es la integración en la UE. Nos hemos comprometido con su consecución, al igual que Turquía.

Sirve nuestros intereses estratégicos que Turquía se convierta en parte del cuerpo político de Europa a largo plazo. La condición de miembro asociado a través de la Unión Mediterránea puede complementar el proceso de integración, pero no sustituirlo. Turquía también tiene que hacer mucho más de lo que ha hecho hasta la fecha para consolidar sus instituciones democráticas, reforzar el control civil del Ejército, reformar el sistema judicial, y promover los derechos humanos y de las minorías. Tenemos la responsabilidad conjunta de garantizar que este proceso sea un éxito, porque será nuestro fracaso, y no sólo el de Turquía, que las negociaciones se vayan a pique. Gracias.

 
  
MPphoto
 
 

  Mogens Camre (UEN).(DA) Señora Presidenta, Turquía es demasiado grande y diferente para convertirse en miembro de la UE. Si Turquía quisiera vivir realmente con arreglo a las famosas palabras de Kemal Atatürk: «sólo hay una civilización», no estaríamos aquí año tras año declarando que, indudablemente, Turquía no está dispuesta a cumplir las demandas de la UE respecto a la adopción de los valores europeos, ni a abandonar los valores otomanos. Turquía confía claramente en acabar cansando a la UE, limitándose a negociar sin cumplir nuestras exigencias fundamentales de cambio. Por 34º año consecutivo, Turquía ocupa más de un tercio del territorio de un Estado miembro de la UE. Chipre en su conjunto sufre la ocupación turca, y la que más sufre es la región ocupada. Resulta obvio que la gran mayoría de los ciudadanos europeos no quieren que Turquía se convierta en miembro de la UE. Parece también que una proporción creciente de los ciudadanos turcos tampoco desean la adhesión. Es hora de poner fin a estas actuaciones teatrales. Turquía puede tener un acuerdo comercial ampliado. Europa no tiene sitio en el futuro que Turquía trata de crear.

 
  
MPphoto
 
 

  Ioannis Kasoulides (PPE-DE). - Señor Presidente, felicito a Ria Oomen-Ruijten por su planteamiento equilibrado, justo y riguroso respecto a un asunto tan controvertido. Los golpes militares comienzan a pasar de moda y son sustituidos por un golpe de estado a manos de la judicatura. Resulta increíble que la constitución y las leyes permitan el derrocamiento judicial del gobierno elegido democráticamente por el 47 % de la población, por un cargo totalmente desproporcionado en relación con la sentencia requerida, en comparación con los estándares de la UE, el Consejo de Europa o la Comisión de Venecia.

Los principios de la UE son incompatibles con un «Estado en la sombra», y con que el Ejército dificulte al Gobierno que éste responda a sus nuevos desafíos: respecto a Chipre, para demostrar, ahora que se han reiniciado las negociaciones, que Ankara tiene la voluntad política de alcanzar una resolución basada en los principios en los que se basa la UE, sin la presencia de las tropas turcas en la isla, ni el derecho de intervención militar unilateral; en cuanto a los derechos humanos y la libertad de expresión en el artículo 301; respecto a los derechos de las minorías religiosas no musulmanas y el Patriarca Ecuménico Ortodoxo; respecto a las obligaciones de Turquía relativas al Protocolo de Ankara; en cuanto a cuestiones como los crímenes pasionales contra mujeres, y la conspiración de silencio que existe sobre el asunto; respecto a la cuestión del genocidio armenio y el bloqueo de Armenia; etc.

Tales son los retos que afronta Turquía si pretende probar que es un país candidato destinado a convertirse en miembro de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria-Eleni Koppa (PSE).(EL) Señora Presidenta, Turquía tiene un lugar en la familia europea y nuestro único objetivo debería consistir en su plena adhesión. La Unión debe cumplir sus compromisos. Turquía, por su parte, debe cumplir los criterios de Copenhague y las obligaciones que ha contraído.

No obstante, durante el año pasado se lograron muy pocos avances en el ámbito de los derechos humanos. La revocación del célebre artículo 301 y de todas las disposiciones que se mofan de la libertad de expresión sigue siendo el objetivo último.

Además, la situación en la zona suroriental del país requiere una atención inmediata. Condenamos la violencia y creemos que ha de hallarse una solución definitiva por medios pacíficos. No se puede contrarrestar la violencia con más violencia. Por ello, creo que se debería llevar a cabo una investigación exhaustiva sobre el uso que las aeronaves de los Estados Unidos han hecho del territorio turco en relación con el secuestro clandestino de sospechosos y su traslado a Guantánamo.

Deberíamos aspirar a la creación de una sociedad pacífica, democrática y estable. Por dicha razón, nos preocupa especialmente la evolución reciente de los acontecimientos en Turquía derivada de las repercusiones de la posible prohibición del Partido para la Justicia y el Desarrollo (AKP).

Permítanme que concluya felicitando a la ponente…

(La Presidenta interrumpe al orador.)

 
  
MPphoto
 
 

  Marios Matsakis (ALDE). - Señora Presidenta, todos sabemos que el principal obstáculo al avance de Turquía hacia la democracia es el Ejército turco, un ejército que no sólo controla a millones de soldados a quienes dependen de éstos, sino que, asimismo, ejerce control sobre los partidos y los procesos políticos, la policía y el servicio secreto, buena parte del estamento judicial (incluidos los tribunales supremo y constitucional), así como sobre los asuntos religiosos, educativos, sociales y económicos del país..

Desde la revolución del Genera Atatürk allá por el decenio de 1920, Turquía se halla, en realidad, bajo una dictadura militar, de manera directa o indirecta. Recientemente, la perspectiva de adhesión a la UE ha dado ocasión a ciertos valientes como los dirigentes del partido AKP de desafiar la supremacía del Ejército. Tenemos el deber de ayudar a esas personas no sólo con palabras, sino asimismo con actos. El Ejército obtiene la mayoría de su fuerza del apoyo que le brinda Occidente. Los Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Italia y España conceden miles de millones de euros de ayuda directa y procedentes de lucrativas empresas comunes de defensa. Estos países y otros, incluidos Rusia y China, tienen la obligación de poner fin a todo este apoyo económico destinado al Ejército turco hasta que se establezca y se consolide una verdadera democracia en el país.

 
  
MPphoto
 
 

  Mario Borghezio (UEN).(IT) Señora Presidenta, Señorías, sólo unos fuertes intereses geopolíticos y geoeconómicos, y no el interés y la voluntad de nuestro pueblo, favorecen la entrada de Turquía en Europa.

Este informe parece una enciclopedia de razones en contra de la adhesión a la Unión Europea de un país que cada día está más islamizado, donde los muftíes predican públicamente que las mujeres que no llevan velo son adoradoras de Satanás. La Constitución turca es un florilegio de normas que se cumplen y que son contrarias a los derechos humanos a los que nosotros brindamos un apoyo continuo.

El informe es, en cambio, muy genérico en lo tocante a cuestiones fundamentales: Chipre, el genocidio armenio y la cuestión kurda. Además, al ingresar en Europa, las normas de este país islámico, que prohíbe estrictamente el consumo de alcohol, se impondrán asimismo sobre nuestros pueblos, comprendidos aquéllos de gloriosos orígenes celtas, desde los irlandeses hasta los bretones pasando por nosotros, los padanos, que estamos orgullosos del amor que le profesamos a nuestros vinos y cervezas.

 
  
MPphoto
 
 

  Francisco José Millán Mon (PPE-DE). - Señora Presidenta, el informe de Oomen-Ruijten que hoy aprobaremos es un informe serio, equilibrado en líneas generales y exigente.

Recoge los progresos alcanzados, pero pone también de relieve las reformas pendientes.

Todos celebramos que el año 2008 sea considerado por las autoridades turcas el año de las reformas, porque sabemos que las negociaciones de adhesión las requieren. Además, estos cambios serán buenos en sí mismos para Turquía.

Dada la amplia mayoría de que goza el Gobierno turco en su Parlamento, las reformas no deben retrasarse. Con su adopción, los ciudadanos de la Unión Europea podrían también comprobar la solidez del compromiso de Turquía con la adhesión a la Unión y a sus valores, incluido el respeto de los derechos y libertades.

En este sentido, el informe subraya nuestro firme deseo de que no se produzcan acontecimientos que perturben gravemente la vida política democrática del país.

Señorías, reformas sí. Y también cumplimiento de los compromisos. Entre ellos, sigue pendiente la normalización de las relaciones con Chipre y el cumplimiento del protocolo adicional del Tratado de Ankara.

Y otro asunto muy importante para la Unión es el control de la inmigración. Por ello, es necesario evitar los flujos de inmigración ilegal, que, en ocasiones, tienen en Turquía un lugar de tránsito, y luchar contra las mafias que se lucran de estos flujos.

Hay que controlar las fronteras exteriores y favorecer el retorno de los ilegales. En estas tareas es necesaria la colaboración de Turquía y lamento, por ello, que no se haya alcanzado todavía un acuerdo de readmisión.

Señorías, el terrorismo es también una amenaza real en Turquía y en la Unión Europea. Debemos intensificar nuestra cooperación para combatir más eficazmente esta plaga.

Y voy terminando. Hay otro amplio campo, como el de la política exterior, en el que la Unión Europea y Turquía deben concertar más sus posiciones. Me refiero, por ejemplo, al Mediterráneo o al Asia Central.

También tenemos muchos intereses coincidentes en el ámbito de la seguridad energética, uno de los grandes desafíos de nuestro tiempo.

En suma, señorías, Turquía y la Unión Europea se necesitan mutuamente y en esta conciencia hay que seguir trabajando.

 
  
MPphoto
 
 

  Béatrice Patrie (PSE). - (FR) Señora Presidenta, Señorías, me complace el equilibrio de este informe, que transmite una señal positiva a Turquía. Los socialistas procurarán que las negociaciones de adhesión se desarrollen favorablemente durante la Presidencia francesa. Precisamente porque estamos a favor de la adhesión, no puede proyectarse sombra alguna sobre los actos que atañen a nuestros valores democráticos comunes.

No se puede tolerar que intelectuales como el periodista de origen armenio, Hrant Dink, pongan en peligro sus vidas al referirse a determinados periodos de la historia de Turquía. No se puede tolerar que se perpetúe la tesis oficial que banaliza el genocidio armenio, denominándolo gran tragedia, y que desprecia el sufrimiento de un pueblo cuya cifra de deportados es comparable al número de víctimas británicas de la gripe.

Al igual que el filósofo Bernard-Henri Lévy, creo que la negación del genocidio forma parte del propio genocidio. Asimismo, insto a las autoridades turcas a que emprender el camino razonable de la verdad y que contribuyan a la rehabilitación de todas las minorías nacionales.

 
  
MPphoto
 
 

  Gunnar Hökmark (PPE-DE). - Señora Presidenta, ante todo desearía dar las gracias a la señora Oomen-Ruijten por este informe. En éste se destaca que Turquía, en muchos ámbitos, forma parte ya de los proyectos europeos y subraya asimismo la existencia de un desarrollo, de un avance en lo que respecta a la reforma de la sociedad turca. Asimismo, destaca que tales reformas y tales cambios se están produciendo muy lentamente y que queda mucho por hacer.

Nos plantea, sin embargo, una pregunta fundamental: ¿Están mejor la Unión Europea y los valores europeos con una Turquía que cumpla todos los requisitos y que haya realizado todas las reformas que se destacan en el informe, o estaríamos mejor con una Turquía que, acaso, pueda inclinarse en el futuro hacia otras partes del mundo, hacia otros valores? Creo que la respuesta a esta pregunta es bastante obvia, lo que pone de manifiesto que, por supuesto, hemos de mantener la presión en cuanto a todas reformas que deben llevarse a cabo en Turquía en lo tocante a la libertad de expresión, la reforma del apartado relativo al artículo 301, la libertad de culto, la igualdad de derechos de hombres y mujeres, no sólo en la legislación sino asimismo en la realidad, y, desde luego, la necesidad de una solución al problema de Chipre, así como otra serie de cuestiones. Desde esta perspectiva, si las negociaciones de adhesión deparan todos estos resultados, es muy importante que la Unión Europea se muestre abierta a la adhesión de Turquía, ya que ello fortalecería los valores europeos, Europa y la Unión Europea, lo que creo que es la conclusión obvia y necesaria de este debate.

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Howitt (PSE). - Señora Presidenta, me permito comenzar dando mi beneplácito al equilibrado y concienzudo planteamiento de la ponente y, desde luego, del Comisario y de la Presidenta sobre este importante informe. Hago hincapié en tres puntos.

A mis amigos turcos: la detención de 530 sindicalistas el 1 de mayo de 2008 representó una violación del derecho fundamental de la OIT a la libre asociación y de los criterios de Copenhague. Por favor, protejan a los sindicalistas, lo que incluye la prevención de nuevos ataques contra el sindicato turco de transportistas Tümtis.

A los que se oponen a la adhesión de Turquía: no exploten con fines políticos el procedimiento iniciado por el Tribunal Constitucional contra el partido AKP. Tras la crisis del nombramiento presidencial, las elecciones se celebraron y se obtuvo una victoria democrática. Hoy, de un modo u otro, espero que la democracia vuelva a vencer.

A los señores Claeys, Langen, Belder y Toubon y a todos cuantos tratan deliberadamente de socavar el apoyo de la opinión pública a la adhesión de Turquía mediante las expresiones y las amenazas empleadas durante el debate de esta mañana: la opinión pública turca debe comprender que no representan a la mayoría, que no hablan en nombre de este Parlamento y que no tendrán éxito en su intento de obstruir sus perspectivas europeas.

 
  
MPphoto
 
 

  Elmar Brok (PPE-DE).(DE) Señora Presidenta, Señor Presidente en ejercicio del Consejo, Comisario, Señorías, Turquía es hoy un país más importante que nunca para la Unión Europea. El proceso de reforma emprendido en Turquía debe, pues, apoyarse y es importante para nosotros contar con una Turquía democrática basada en el Estado de Derecho.

Ciertas cuestiones, sin embargo, son merecedoras de nuestra preocupación y aquéllas se expresas en el informe de la señora Oomen-Ruijten. La cuestión es si Turquía posee una capacidad de reforma suficiente. Si contemplo lo que está sucediendo con el artículo 301 del Código Penal, la libertad de culto y la Ley relativa a las fundaciones, los derechos de las minorías, etc., es obvio que el Gobierno de Erdoğan está tratando de lograr avances pero que siempre se queda corto, dado que, a todas luces, se han alcanzado los límites de la capacidad de reforma interna.

Cuando me entero, al mismo tiempo, de las afirmaciones que se refieren, a la ligera, a la prohibición del partido en el gobierno y que, un par de semanas después, se vuelve a constituir con otro nombre, prescindiendo de ciertas personas que ya no podrán dedicarse a la política, ello significa que...

(La Presidenta interrumpe al orador.)

 
  
MPphoto
 
 

  Emilio Menéndez del Valle (PSE). - Señora Presidenta, el fundamentalismo islámico violento, que pretende dañar a Occidente, pero que perjudica igualmente al islam, está en auge en Oriente Medio y en el Magreb.

El fundamentalismo islámico radical, aunque no violento, está asimismo en alza en varios países. De ahí el importante papel que, de cara al mundo musulmán, puede jugar Turquía en relación con la Unión.

Lo puede hacer en su calidad de país oficialmente laico, pero, obviamente, de raíces y cultura musulmanas, lo que es un activo para las relaciones entre la Unión Europea y ese mundo.

Por eso, mi Grupo ha presentado dos enmiendas par felicitar a Turquía, copatrocinadora con España de la Alianza de Civilizaciones, proyecto oficialmente auspiciado por las Naciones Unidas, conviene no olvidarlo, porque, mediante dicho proyecto, demuestra Turquía su compromiso para facilitar el entendimiento entre Occidente y el mundo árabo-islámico.

 
  
MPphoto
 
 

  Vural Öger (PSE).(DE) Señora Presidenta, señora Oomen-Ruijten, permítanme que elogie este informe y exprese mi respeto por el mismo. Es un informe equilibrado y justo y traza la línea que deberíamos seguir hoy.

Tenemos razón en insistir en que Turquía tiene que redoblar sus esfuerzos. El objetivo de lograr una democracia estable y próspera en Turquía no sólo redunda en beneficio de este país sino que representa asimismo un importante interés estratégico de la UE.

Me preocupa la actitud del próximo Presidente en ejercicio del Consejo, el señor Sarkozy. Su política sobre Turquía no tiene como objetivo la adhesión de este país a la UE. Insiste en que las referencias Turquía como país candidato a la adhesión se supriman de los documentos de la UE y en que Francia sólo aprobará la apertura de capítulos de negociación que no tengan como objetivo una adhesión plena. Está en juego la credibilidad de la UE. Permítanme que insista: Pacta sunt servanda! El inicio de las negociaciones de adhesión se aprobó por unanimidad, lo que significa que Francia también dio su beneplácito.

En lugar de transmitir señales negativas, la UE debería obrar de manera constructiva con Turquía. En esta Cámara hemos decidido por mayoría que, con Turquía,…

(La Presidenta interrumpe al orador.)

 
  
MPphoto
 
 

  Evgeni Kirilov (PSE). - Señora Presidenta, la señora Oomen-Ruijten ha elaborado un informe muy equilibrado y objetivo sobre Turquía que es merecedor de todo elogio. Existe un importante consenso entre los Estados miembros vecinos en cuanto a que Turquía debería contar con una perspectiva clara en lo que respecta a su adhesión a la UE. No en vano, los países vecinos están siempre más al corriente de la situación. Turquía ha logrado inmensos avances en las reformas emprendidas para alcanzar las normas democráticas europeas. Por supuesto, queda mucho por hacer pero tenemos que animar a Turquía en este proceso; tenemos que fomentar las fuerzas de reforma proeuropeas en Turquía, tanto en el partido gobernante como en la oposición.

En cuanto a la resolución pendiente del Tribunal Constitucional a propósito de la prohibición del partido AKP, desde luego, no es aceptable. Creo que deberíamos conservar la calma, ya que estoy seguro de que Turquía tendrá la sensatez suficiente para superar una posible crisis.

Nosotros, los países vecinos, deberíamos apoyar a Turquía y hacer cuanto podamos para potenciar la cooperación transfronteriza bilateral y trilateral y lograr que las relaciones de vecindad alcancen un nuevo nivel de calidad. Ello incluye la resolución de los problemas bilaterales pendientes, como sucede con el caso de…

(La Presidenta interrumpe al orador.)

 
  
MPphoto
 
 

  Reinhard Rack (PPE-DE).(DE) Señora Presidenta, la señora Oomen-Ruijten ha presentado un informe sobrio y objetivo. Se refiere a los avances logrados y llama la atención sobre los múltiples interrogantes y los problemas sin resolver. La cuestión fundamental sólo se alude de manera indirecta: ¿Si Turquía completara sus reformas, tendría derecho a la adhesión? La legislación comunitaria en vigor ofrece una alternativa política al final del proceso de negociación, tanto para la Unión Europea como para la propia Turquía. Por ello en Austria, y en cualquier otro país, pedimos que la conclusión de las negociaciones quede abierta. La adhesión es una opción pero no tiene por qué ser una conclusión a priori.

 
  
MPphoto
 
 

  Pierre Pribetich (PSE). - (FR) Señora Presidenta, Señorías, dado que Turquía forma parte de la historia europea, dado que Turquía participa de la cultura europea, dado que Turquía constituye una oportunidad económica y demográfica para la Unión Europea, esta postura favorable a la adhesión me permite ser aún más exigente: exigente en relación con los principios democráticos, exigentes en cuanto a la laicidad y exigente en lo que atañe a los derechos humanos.

La Unión Europea se construyó sobre la base de valores y principios de los que no podemos renegar a través de un silencio ensordecedor, durante un procedimiento de adhesión, en nombre de la diplomacia. Turquía debe reconocer el genocidio armenio, un acto histórico y simbólico que testimoniaría su madurez política. Desde junio de 1987, el Parlamento se ha pronunciado con convicción y firmeza acerca de dicho reconocimiento. ¿Hemos de presentar, veintiún años después, una formulación tan blanda? De aceptarla, el Parlamento estaría dando un paso atrás. Señorías, les insto a que voten a favor de la enmienda 23, para expresar con fuerza a las autoridades…

(La Presidenta interrumpe al orador.)

 
  
MPphoto
 
 

  Zbigniew Zaleski (PPE-DE).(PL) La mentalidad de los turcos ha cambiado poco desde los tiempos de Kemal Atatürk. Su tradición religiosa les lleva por su propia senda, la cual es distinta de la de nosotros los europeos. La proximidad geográfica no equivale a cercanía cultural. Además, los códigos sociales no escritos no apuntan a que el pueblo turco esté gravitando hacia la identidad europea.

La pregunta que cabe plantearse es si Turquía desea cambiar y adoptar nuestro modelo sociopolítico, lo que el artículo 301 parece contradecir. ¿Tenemos derecho a dar lecciones a los turcos y decirles qué deben hacer? A través de sus enmiendas, el Grupo Socialista en el Parlamento Europeo desea imponer una solución ideológica al pueblo turco, que está contento tal y como está. Apenas se han logrado avances en las reformas y el Ejército sigue teniendo gran importancia. ¿Hemos de imponer el bienestar sobre la nación a la fuerza, modificando su identidad, su tradición y su cultura? Sea como fuere, ¿es realmente posible que todo ello cambie?

Señora Presidenta, el Consejo decidió de buena fe entablar las negociaciones, de manera que Turquía pudiera convertirse en un puente entre Europa y el Islam. Ahora no está convencido de que su decisión fuera la correcta. No nos queda sino hacernos ilusiones.

 
  
MPphoto
 
 

  Joel Hasse Ferreira (PSE).(PT) Señora Presidenta, en general saludo y apoyo el informe de la señora Oomen-Ruijten, particularmente donde se manifiesta preocupación sobre las repercusiones del proceso de prohibición del partido AKP. Por otro lado, la resolución de la cuestión de Chipre goza ahora de una fabulosa oportunidad que debe aprovecharse.

Como se indica en el informe, también es fundamental que el Gobierno turca continúe las reformas, respetando el pluralismo y la diversidad en una Turquía democrática y laica, y que todos los ciudadanos puedan desarrollar su identidad cultural en el seno del Estado democrático turco.

Claro que también son necesarios progresos en otros ámbitos, tales como la defensa de los derechos sindicales, y mayores avances en el camino de una igualdad de género efectiva. Sin embargo, el informe reconoce que ya se han logrado una serie de avances necesarios para la modernización de Turquía.

Señora Presidenta, la marcha de Turquía hacia la plena integración debe proseguir en las condiciones acordadas por el Consejo y votadas en este Parlamento. Ni más ni menos.

 
  
MPphoto
 
 

  Panayiotis Demetriou (PPE-DE).(EL) Señora Presidenta, todos sabemos de la existencia, hoy, de un clima nuevo en Chipre. Tanto los grecochipriotas como los turcochipriotas desean una solución al problema de Chipre y ansían servir a los intereses de su país por el bien de ambas partes. Es precisamente ahí donde interviene Turquía, ya que las fuerzas turcas ocupan una parte de Chipre. Turquía controla la situación políticamente y ha llegado ya la hora de se dé cuenta de que debe abandonar dicha política. La resolución del problema de Chipre redundará en interés de Turquía. Sobre todo el Ejército, que ha estado ejerciendo una influencia negativa a lo largo de todo el proceso, tiene que darse cuenta de que el problema de Chipre debe resolverse.

Ha llegado la hora de poner fin a la ocupación y la injerencia de Turquía, de modo que los grecochipriotas y los turcochipriotas puedan convivir en paz en la UE. Podemos lograrlo y creo que podemos vivir en paz.

 
  
MPphoto
 
 

  Janez Lenarčič, Presidente en ejercicio del Consejo. (SL) Habida cuenta del poco tiempo de que dispongo y del ruido que reina en la sala, trataré de ser muy breve.

El debate que acaba de concluir y, sobre todo, el informe elaborado por la señora Oomen-Ruijten, han confirmado un extremo del Consejo ya era consciente: todo proceso de reforma es complicado. Ello se aplica asimismo a Turquía.

En este proceso, el Estado se enfrenta a importantes dilemas referidos a valores, tales como el laicismo, la democracia y los derechos humanos.

Ello se manifiesta de manera obvia en los procesos que se han mencionado en numerosas ocasiones, se citan en el informe y también han sido objeto de examen por parte del Consejo, procesos como los incoados contra partidos políticos, en el debate sobre el velo de la mujer, en la situación de la mujer en general, en la libertad de culto y en la libertad de expresión, entre otras cuestiones.

Querría hacer hincapié en lo siguiente: en los ámbitos en os que Turquía ha logrado avances, tales avances son obvios aunque no son suficientes. Son obvios los avances logrados en el sistema judicial penal, en la legislación básica, en la situación de la mujer: fíjense tan sólo en la cifra de mujeres que hay en el Parlamento, que ha aumentado. Desde luego, los avances logrados en todos estos ámbitos siguen sin ser suficientes.

En cuanto a Chipre, desearía subrayar que las expectativas del Consejo en relación con Turquía se centran fundamentalmente en dos cuestiones: en el desempeño de este país de una función constructiva durante las negociaciones celebradas bajo los auspicios de las Naciones Unidas y en la aplicación del protocolo añadido al Tratado de Ankara. Tales son las tareas principales, aunque hay otras.

En todos estos asuntos será útil, por supuesto, que Turquía tenga un objetivo. Dicho objetivo se ha facilitado, fue objeto de acuerdo mutuo cuando la Unión Europea concedió a Turquía el estatuto de país candidato, y las negociaciones de adhesión han continuado sobre la base de dicho requisito previo.

La Presidencia eslovena ha convertido las negociaciones de adhesión con Turquía en uno de sus objetivos principales y esperamos que este objetivo se logre, de modo que podamos abrir nuevos capítulos de negociación en un futuro próximo.

Por supuesto, la consecución del objetivo final no es segura; dependerá de las negociaciones de adhesión, del éxito que cosechen las reformas y, de nosotros, los Estados miembros, así como de los países candidatos.

 
  
MPphoto
 
 

  Olli Rehn, Miembro de la Comisión. − Señora Presidenta, deseo dar las gracias a la ponente y a sus Señorías por un debate muy serio y responsable en un momento crítico para las relaciones UE-Turquía. He tomado nota de sus mensajes, que también se han codificado en el proyecto de Resolución y en las enmiendas de transacción.

Desearía centrarme en tres mensajes concretos. El primero de ellos es que es fundamental relanzar plenamente las reformas, de modo que se potencien las libertades fundamentales de los ciudadanos turcos y se ayude a la propia Turquía a cumplir los criterios de Copenhague.

El segundo mensaje consiste en que los derechos de los ciudadanos deben respetarse en la vida cotidiana de la sociedad. Comparto la preocupación expresada en la enmienda de transacción 32 sobre el uso excesivo de la fuerza ejercido por la policía turca en contra de los participantes en la manifestación del primero de mayo de este año. Es importante que insistamos en que la libertad de asociación y el funcionamiento pacífico de los sindicatos representan un derecho fundamental con arreglo al Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos.

El tercer y último mensaje se refiere a que el Parlamento Europeo está, obviamente, muy preocupado por el asunto de la ilegalización del partido. Ilegalizar un partido no es y no puede ser un asunto común. No se puede tomar a la ligera en una democracia europea.

Así pues, este año vuelve a haber mucho en juego en Turquía y en las relaciones UE-Turquía. La mejor medicina para revitalizar verdaderamente el proceso de adhesión de Turquía a la UE consiste en garantizar que las reformas avancen, que se entable un verdadero diálogo político en Turquía y que se respeten la democracia y el laicismo.

 
  
MPphoto
 
 

  Ria Oomen-Ruijten, ponente. − (NL) Desearía dar las gracias a mis colegas, que han desarrollado una excelente cooperación. Como he dicho antes, sólo si permanecemos unidos podremos dejar claro que el proceso de reforma en Turquía es necesario. Todos nosotros podemos transmitir una señal favorable aprobando el informe por una gran mayoría. Ello ayudará a la reforma turca y garantizará el respeto de las libertades individuales y la consolidación del Estado de Derecho. Todo ello es necesario para una sociedad moderna en la que hombres y mujeres vivan bien.

Insto de nuevo a sus Señorías a que se abstengan de practicar juegos políticos al proceder a la votación de las enmiendas y a que procuren que se logre una mayoría absoluta amplia a favor de este informe sobre Turquía durante la votación en el Pleno.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidenta. - El debate queda cerrado.

La votación se celebrará hoy.

Declaraciones por escrito (artículo 142)

 
  
MPphoto
 
 

  Tunne Kelam (PPE-DE), por escrito. – Turquía, como mayor Estado con perspectivas de adhesión, es y será un socio y aliado de importancia estratégica para Europa. Redunda en interés de todos desarrollar una relación fiable basada en valores y en el respeto mutuo. La UE debe apoyar al Gobierno elegido democráticamente y debería condenar los intentos de socavarlo.

Sin embargo, para que la candidatura a la adhesión a la UE de un país se consolide es necesario que éste reconozca a todos los Estados miembros de la UE y mantenga unas relaciones normales con cada uno de ellos. Aunque la situación actual presenta síntomas de consolidación, vuelvo a instar a Turquía a que cumpla por fin un criterio de adhesión fundamental y reconociendo a la República de Chipre y retirando de la misma sus tropas armadas.

El cumplimiento pleno de los criterios de Copenhague sigue siendo una condición clave para la adhesión a la UE. El Gobierno turco ha logrado importantes avances en este ámbito. En 2007, la democracia se fortaleció en este país. Sin embargo, se aguarda una iniciativa encaminada a la resolución duradera del problema kurdo, lo que incluye la oferta de posibilidades reales de estudiar y emplear la lengua kurda. También esperamos que se adopten medidas convincentes para poner fin a la violencia de motivación religiosa contra las minorías cristianas y para garantizar la igualdad de oportunidades, de modo que todas las comunidades religiosas puedan erigir libremente sus lugares de culto.

 
  
MPphoto
 
 

  Lasse Lehtinen (PSE), por escrito. (FI) Señora Presidenta, deseo dar las gracias a la ponente por su equilibrado informe. En mi opinión, transmite una señala honesta y crítica y, al mismo tiempo, positiva y optimista a Turquía. Apoya las iniciativas de reforma emprendidas por las fuerzas progresistas y moderadas de Turquía mencionando explícitamente los aspectos de la sociedad en los que el país ha logrado avances. Al mismo tiempo, expresa su preocupación por la situación relativa a la libertad de expresión, la igualdad de género, los kurdos y otras minorías y el uso de la violencia por las autoridades. Hemos de recordar que hemos entablado unas negociaciones de adhesión basadas en los criterios de Copenhague.

Si el país cumple los criterios y respeta los principios de un país europeo regido por el Estado de Derecho, no veo motivo por el que haya de bloquearse la adhesión. La Turquía que se acaso se adhiera a la UE dentro de diez o veinte años será distinta de la de hoy. Si de verdad deseamos una Turquía democrática, estable y pacífica, deberíamos evitar al menos el cerrarle en las narices la puerta de la adhesión. Que no se nos acuse de populismo barato y xenofobia. Una Turquía europea redundará en beneficio no sólo de la UE y del propio país sino, asimismo, del mundo entero. Se le debería dar una oportunidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Csaba Sógor (PPE-DE), por escrito. (HU) Estamos debatiendo la adhesión de Turquía, es decir, si este país, con su legado asiático, puede convertirse en europeo. El reconocimiento del genocidio de los armenios, la garantía de los derechos de la minoría kurda, la igualdad de oportunidades para las mujeres: tales son algunos de los múltiples problemas fundamentales. Nos referimos a las expectativas y a las normas de la Unión Europea y, mientras tanto, siguen existiendo problemas dentro de la misma UE en lo que respecta a la democracia y a los derechos humanos y de las minorías.

En Rumanía nos estamos preparando ahora mismo para la celebración de las elecciones locales. Hace unos pocos días, el pasado volvió a asomar la cabeza, de nuevo, en Timişoara (Temesvár): mediante votación mayoritaria, la comisión electoral del Condado Timiş sancionó una queja presentada por un particular en la que se solicitaba la retirada de diversos carteles pertenecientes a la RMDSZ, la Unión Democrática de los Húngaros de Rumanía.

Los únicos votos a favor del representante del RMDSZ provinieron del Partido Democrático Liberal, PDL, y de dos juezas integrantes de la comisión electoral. La actitud antiminoritaria y antihúngara demostrada por los miembros de ciertos partidos políticos es intolerable e inaceptable. ¿Qué podemos esperar de Turquía si dentro de la UE seguimos enfrentándonos a problemas tales? Un sentimiento antirromaní en Roma, la culpa colectiva en Eslovaquia, los comportamientos antihúngaros en Timişoara ...

 
  
MPphoto
 
 

  Feleknas Uca (GUE/NGL) , por escrito. – (DE) Lamentablemente, desde comienzos de este año nos siguen llegando noticias tristes y preocupantes a propósito de las incursiones transfronterizas del Ejército turco, de los muertos y heridos en combates librados en el suroeste del país y en la frontera entre Turquía y la zona septentrional de Iraq y de los desproporcionados y brutales ataques de las fuerzas de seguridad, de los que fueron víctima sobre todo mujeres y niños, durante la edición de este año del festiva kurdo de Nevroz.

El informe de la diputada neerlandesa Ria Oomen-Ruijten expone ciertos puntos de importancia pero es en exceso timorato en vista de la gravedad de la situación en Turquía. Así, para no molestar a los responsables turcos, no exige con la claridad obligada que Turquía se atenga a elementos fundamentales de una reforma necesaria. A mi juicio, tales elementos están muy claros:

1. medidas civiles para restringir y controlar la influencia del Ejército en Turquía;

2. el abandono definitivo de la idea de que el problema kurdo puede resolverse por medios militares y un claro compromiso con la consecución de una solución política y con la reconciliación;

3. la derogación incondicional del artículo 301 del Código Penal y de cualquier otro artículo que restrinja la libertad de pensamiento y de opinión;

4. una clara manifestación de la voluntad política de lograr la plena emancipación de la mujer.

El informe debería haberse expresado de un modo más claro y resuelto al respecto.

 
  
  

PRESIDE: HANS-GERT PÖTTERING
Presidente

 
Última actualización: 21 de octubre de 2008Aviso jurídico