Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2008/0208(CNS)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0450/2008

Textos presentados :

A6-0450/2008

Debates :

PV 18/11/2008 - 15
CRE 18/11/2008 - 15

Votaciones :

PV 20/11/2008 - 6.8
CRE 20/11/2008 - 6.8
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2008)0560

Debates
Martes 18 de noviembre de 2008 - Estrasburgo Edición DO

15. Mecanismo de ayuda financiera a las balanzas de pagos de los Estados miembros - Apoyo financiero a los Estados miembros (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede al debate conjunto de:

- el informe (A6-0450/2008) de la señora Berès, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre la propuesta de Reglamento del Consejo por el que se modifica el Reglamento (CE) nº 332/2002 por el que se establece un mecanismo de ayuda financiera a medio plazo a las balanzas de pagos de los Estados miembros (COM(2008)0717 - C6-0389/2008 - 2008/0208(CNS));

- la declaración de la Comisión sobre el apoyo financiero a los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 

  Pervenche Berès, ponente. (FR) Señor Presidente, tras este título oscuro, cada cual está evaluando la importancia del debate que celebramos esta tarde tras la petición de financiación por parte de Hungría, que primero se dirigió al Fondo Monetario Internacional (FMI). La Unión Europea ha estudiado el asunto para verificar las condiciones en las que podría prestar ayuda a uno de los Estados miembros.

Es cierto que se celebró un debate entre los diputados de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios con respecto a las causas por las que Hungría acudió primero al FMI. Esa es una pregunta para Hungría como país, como miembro de la Unión Europea desde hace ya algunos años, así como para las instituciones de la Unión Europea en el sentido de que, evidentemente, en este momento, no hemos podido desarrollar este clima de confianza, este clima de solidaridad, este clima de cooperación, lo suficiente como para permitir que un país como Hungría, en su difícil situación actual, considere que su primer círculo de solidaridad, su primer círculo de cooperación, debería ser la Unión Europea.

Por último, considero que el plan llevado a cabo para un mecanismo de ayuda a las balanzas de pagos, basándose en el artículo 119, logrado por iniciativa de la Comisión y el señor Almunia, a quienes doy las gracias, permitirá que se encuentre una solución adecuada junto con el FMI.

Evidentemente, todos pensamos que, por desgracia, la situación de Hungría no representa un caso aislado y debemos consolidar de algún modo la protección que permita que la Unión Europea cumpla estas peticiones.

En la resolución que hemos aprobado en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y que espero que reciba el apoyo del Pleno mañana, pedimos a la Comisión que examine si los bancos de algunos Estados miembros de la Unión han contribuido a empeorar esta situación y cómo lo han hecho. Creo que esta es una información importante de la que debe disponer el Parlamento Europeo en el próximo debate y que, sin duda, el grupo de Jacques de Larosière examinará después.

También hemos dicho que fundamentalmente pensamos que la propuesta del Consejo consistía en aumentar el nivel de los mecanismos hasta un umbral determinado, el cual hemos aceptado, creyendo que este, quizá, no sea el último debate que celebremos con la Comisión. En este momento, comprendemos que esta es la base de un acuerdo en las negociaciones con el Consejo y, por lo tanto, aceptamos esta situación.

En el futuro, esperamos que la Comisión Europea, el Consejo y el Parlamento aprueben con regularidad estas cantidades, porque, en 2002, cuando el Parlamento Europeo votó sobre el Reglamento que ahora estamos modificando, pedimos que se organizara una actualización periódica. Obviamente, y por desgracia, tengo que decir que estábamos en lo cierto. Por lo tanto, ahora se lo pedimos de nuevo, señor Comisario, y creo que es razonable pedir que se lleve a cabo de esa manera.

Por último, en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, solicité los instrumentos y procesos del artículo 100 del Tratado que nos permitieran actuar para apoyar a algunos Estados miembros en mayor medida y no solo en problemas con las balanzas de pagos. Lamentablemente, no recibí el apoyo de la Comisión de Asuntos Económicos y Financieros a este respecto, pero aprovecho mi posición como ponente para instar a la Comisión a que examine este mecanismo que el Tratado nos ofrece y que, hasta la fecha, no hemos explotado por completo.

 
  
MPphoto
 

  Joaquín Almunia, miembro de la Comisión. − (ES) Señor Presidente, señora Berès, Señorías, cuando los padres fundadores de la Unión Europea redactaban el Tratado de Roma, tuvieron ya la previsión de establecer, en uno de sus artículos, un mecanismo de ayuda a los Estados miembros que vieran seriamente amenazada su balanza de pagos.

Aquella previsión, aquel artículo del Tratado de Roma, ha ido atravesando las sucesivas reformas de los Tratados y hoy está en el actual Tratado, en el artículo 119, que ha sido la base legal utilizada por la Comisión para, después de muchos años de inutilización o de no utilización de esa base legal, basarse en la misma para acudir en apoyo de un Estado que necesitaba ayuda, que necesitaba ayuda urgente, como era el caso de Hungría.

El artículo del Tratado está desarrollado en un Reglamento del año 2002, que es el que hemos utilizado para el caso de Hungría y que es el que ahora también proponemos reformar, en cuanto al techo máximo de las cantidades que se pueden disponer, para salir en ayuda de Estados con dificultades de esa naturaleza.

Ayer debatíamos en esta Cámara los diez años de la Unión Económica y Monetaria. Esta tarde hemos debatido la situación económica. Hemos discutido ayer y hoy aquí, hemos analizado aquí las dificultades de la situación y, desgraciadamente, hay algunos países miembros de la Unión Europea que no están en la zona del euro y cuyos desequilibrios macroeconómicos y financieros les sitúan en una posición particularmente vulnerable frente a la presión de los mercados.

En el caso de Hungría, las autoridades húngaras, a la vista de esas dificultades, en un momento determinado acudieron al Fondo Monetario Internacional e inmediatamente después de haber establecido contacto con el Fondo Monetario Internacional se pusieron en contacto con la Comisión Europea.

El procedimiento, y yo se lo dije así a las autoridades húngaras, no es adecuado para un Estado miembro. Lo lógico es acudir primero a las autoridades europeas y después, si es necesario, —y en el caso de Hungría, sin duda, lo era— acudir juntos al Fondo Monetario Internacional.

Debo decirles a sus Señorías que el Fondo Monetario Internacional y su Director Gerente, señor Strauss-Kahn, han manifestado una posición absolutamente abierta a esa cooperación del Fondo con la Comisión Europea, con las autoridades europeas y con los Estados miembros de la Unión Europea, los miembros de la zona del euro, que tienen necesidad de acudir a las facilidades previstas también en el Fondo.

Hemos actuado, en el caso de Hungría, en cooperación. Aunque el inicio del procedimiento no fue el adecuado, al final el resultado ha sido adecuado, hemos actuado en cooperación: la Unión Europea aporta a Hungría 6 500 millones de euros en un paquete global de ayuda de 20 000 millones y, esa misma vía, pero en este caso con el procedimiento adecuado, tomar contacto primero con las autoridades europeas para ir juntos a establecer contactos con el Fondo Monetario Internacional, está siendo, en estos momentos, utilizada en el caso de otro país.

Desgraciadamente, la situación es tan difícil como para pensar que no va a ser el último caso, o como para estar preparados por si acaso hay otros supuestos, otros Estados miembros que tienen necesidad de este tipo de ayudas. Y esa es la razón por la cual, a la vez que presentamos al Consejo la propuesta para salir en apoyo de Hungría, utilizando el artículo 119 del Tratado y el Reglamento del 2002, presentamos también una propuesta para ampliar el techo máximo de la facilidad establecida por el Reglamento del 2002, hasta 25 000 millones de euros.

Ojalá no tengamos que utilizar esos recursos, pero no hay que descartar la posibilidad de utilizarlos. Si hay que utilizarlos debemos manifestar la solidaridad, la misma que los padres fundadores establecieron en el Tratado de Roma en el año 1957 y también hay que tener previsto el caso de una posible ampliación del techo de 25 000 millones si fuese necesario. Por eso, lo que le pido al Parlamento en el momento de discutir esta cuestión, es que manifieste en el futuro, si fuese necesario, la misma disposición que agradezco hoy al Parlamento de expresar su opinión de forma rápida y flexible en una ayuda, en una ayuda que, por su propia naturaleza, por sus características, tiene que ser urgente.

Hay elementos en la resolución que plantea el Parlamento, junto con el debate de la propuesta del aumento del techo de la facilidad de la balanza de pagos, que yo comparto. Elementos de preocupación en cuanto a la vulnerabilidad de algunos de nuestros Estados miembros y a la necesidad de analizar cómo podemos protegernos todos y proteger a los Estados miembros afectados por esa especial vulnerabilidad que se ha manifestado en el caso de Hungría, pero que se puede manifestar en el caso de otros países.

Tenemos que hacer compatible esa defensa de la estabilidad de las economías de los Estados miembros, de las posiciones financieras de los Estados miembros, con la libre circulación de capitales, con los principios en los que se basa el mercado interior, pero tenemos que ser conscientes de que debemos reaccionar ante riesgos innecesarios, ante situaciones en las que algunos intereses privados ponen en riesgo intereses superiores de los ciudadanos de los Estados miembros, de la seguridad económica y de la seguridad en general de nuestros Estados.

Tomo buena nota de las sugerencias que están en ese proyecto de resolución del Parlamento; las analizaremos en la Comisión y daré cuenta a la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de nuestras consideraciones y también, como dice la señora Berès, se lo trasladaré al señor De Larosière para que su grupo nos presente sus consideraciones en el plazo, de aquí a marzo, establecido para su trabajo.

 
  
MPphoto
 

  Zsolt László Becsey, en nombre del Grupo del PPE-DE.(HU) Gracias por concederme la palabra, señor Presidente. En realidad nos encontramos ante una situación triste, ya que necesitamos debatir una petición de ayuda inmediata. Sin embargo, yo diría que puedo hacer un comentario positivo porque la Unión Europea finalmente, tras muchas consultas —lo cual no resultó nada sencillo—, descubrió el artículo 119 y la base jurídica por la que puede ofrecer dicha ayuda. Durante mucho tiempo, como indican las noticias que llegaban de Hungría, no pudieron encontrar una base jurídica para hacerlo.

Antes de ir más lejos, examinemos las razones. Una razón es la convergencia —como ya debatimos ayer— o más bien la carencia de ella. Durante los últimos años, no se ha reinvertido en movimientos de capitales de este a oeste en la UE y, en consecuencia, hay un enorme flujo de capitales desde los Estados miembros del este hacia los del oeste. Esto significa que afrontamos un continuo desequilibrio en la balanza de pagos, que, además, impedirá una convergencia real.

El otro problema es que obviamente el sistema de vigilancia está incompleto, puesto que los países que no utilizan el euro pueden simplemente contraer deudas en moneda extranjera. Si he entendido correctamente, hasta ahora la Unión Europea no contaba con toda la autoridad —aunque en mi opinión tiene una sola voz— para decir a estos países «tened cuidado, no permitáis que los ciudadanos y las empresas contraigan deudas irracionales e ilimitadas en moneda extranjera, porque podría haber problemas si entráramos en crisis» y, en efecto, han surgido problemas.

Por lo tanto, la vigilancia debe ampliarse para abarcar esto y ya debería haberse ampliado hace mucho tiempo, porque como digo, la Comisión tiene una voz fuerte en Europa Central y del Este y puede expresarse.

Ahora ha llegado la crisis. El Gobierno húngaro primero recurrió al Fondo Monetario Internacional (FMI) por miedo, esto lo sabemos, pero ellos dicen que por supuesto intentaron acercarse a la UE también y que esta intentó sistemáticamente hallar una base jurídica. El Gobierno también dice que carece de la capacidad suficiente para analizar la crisis. Ante esto yo propongo que la creemos. No debería ser normal que todos tengan que basarse en el FMI siempre que necesiten análisis de las crisis. ¿Qué pensará de nosotros el mundo exterior si intentamos utilizar los fondos del FMI para rescatar a Estados miembros de entre 1 y 1,5 millones de habitantes de un desequilibrio en la balanza de pagos?

Un mecanismo de crisis no funcionará si un sistema, en época de crisis, tiene que detener el flujo de capitales procedente de un país que no pertenece a la zona del euro, por ejemplo en la esfera monetaria, ya que entonces es cuando el flujo realmente comienza a funcionar. Ni siquiera el Banco Central Europeo puede hacer mucho, puesto que a pesar de la cobertura en florines húngaros, no desea realmente ayudar con el problema de liquidez, aunque todo lo que Hungría necesitaba era liquidez en moneda extranjera, ya que los bancos no estaban muy endeudados.

Por lo que respecta al informe húngaro, su análisis de 2006 comenzó con una mejora de la situación. Me recuerda un poco a Chernobyl en 1986, cuando el primer día informaron de que no había ningún problema y a partir de entonces la situación seguía mejorando. Al final nos preocupaba que hubiera radiación negativa. También en este caso, todo el mundo está olvidando. Comenzamos con lo que sucedió hasta 2006 y desde entonces ha habido una grave carencia de vigilancia de los flujos financieros.

Me gustaría señalar que este límite máximo de 25 000 millones de euros es muy bajo. Eso incluye desde el principio que queramos trabajar con el FMI, mientras que es difícil imaginar una situación más aterradora que depender del FMI.

Sería muy importante, desde luego, que el Parlamento Europeo participara y al mismo tiempo actuara con rapidez. A mi juicio, ambas cosas están pasando a la vez y por eso me siento agradecido con la Comisión y el Parlamento. No obstante, quisiera insistir en que deberíamos crear un mecanismo que impida que se repitan los diversos contratiempos que sucedieron en relación con la crisis húngara y que no ha contribuido en absoluto a aumentar el prestigio de la Unión Europea en Europa Central y del Este. Gracias por haberme concedido la palabra, señor Presidente.

 
  
MPphoto
 

  Szabolcs Fazakas, en nombre del Grupo del PSE.(HU) Gracias por concederme la palabra, señor Presidente. Señor Comisario, Señorías, puesto que no soy miembro de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, por favor permítanme plantear la cuestión que nos ocupa desde una perspectiva distinta. La crisis financiera del año pasado en Estados Unidos ha llegado a Europa este año y ha hecho temblar los cimientos de nuestros mercados financieros, que hasta ahora habíamos creído que eran estables.

En lugar de diseñar una solución unificada de la UE, solo tras muchas dudas fuimos capaces de abordar la crisis con una respuesta armonizada e individualizada que está costando varios miles de millones de euros por país. Estas soluciones nacionales específicas no pueden ser el modo de gestionar las crisis en los nuevos Estados miembros de la UE, que son incapaces de mover miles de millones de euros por sí mismos. En un principio, estos países confiaban en que, como sus bancos no estaban implicados en transacciones sospechosas y especulativas en el extranjero, esta crisis crediticia internacional no pudiera afectarles.

Sin embargo, la falta de liquidez y la crisis de confianza que acompañaba a la crisis financiera internacional han sacudido en gran medida las finanzas de esos Estados miembros que dependen del crédito extranjero y los ataques especulativos a las monedas nacionales han contribuido más a este caos. En esta situación era importante que los Estados miembros recibieran ayuda no solo moral sino concreta, tangible y financiera de la Unión Europea y que la UE ampliara su protección a estos países que todavía no pertenecen a la zona del euro.

Esto no se trata simplemente de solidaridad, fruto del principal valor europeo, sino de un interés europeo común por prevenir un efecto dominó al impedir que no llegue a ser insolvente ni un solo banco, por no hablar de todo un país.

Teniendo esto en cuenta, ahora estudiamos el aumento del mecanismo de ayuda de 12 000 a 25 000 millones de euros. En este contexto, el Banco Central Europeo concedió a Hungría un paquete de rescate de 6 500 millones de euros, ya que la crisis de los mercados monetarios había afectado gravemente a este país. Esta fue una solución muy justa y digna, ya que Hungría no solo ha encabezado la reforma y la unificación europea durante décadas, sino que también, desde el año pasado, ha reducido a la mitad su déficit presupuestario de alrededor del 10 %, de acuerdo con el programa de convergencia adoptado en 2006; ese programa se ha aplicado sistemáticamente desde entonces y el déficit este año se está reduciendo hasta el 3 %.

A fin de que continúe el proceso de consolidación que precisa la UE, se necesita ayuda de los órganos financieros internacionales. Como consecuencia de la crisis financiera y crediticia, actualmente toda la economía mundial afronta dificultades; aunque los Estados miembros de la UE por separado están intentando solucionarlas con sus propios instrumentos y según sus propios objetivos concretos. A fin de que los nuevos Estados miembros, que no cuentan con dichos instrumentos a su disposición, no salgan perdiendo en el proceso, lo que se necesita para que Europa supere la crisis conjuntamente no es solo armonizar las actuales medidas sino adoptar una estrategia europea común para hacer frente a la crisis económica.

Espero que este paquete de rescate financiero constituya el primer peldaño de esta escalera y que una vez que se haya adoptado, podamos concentrar todo nuestro esfuerzo conjuntamente en resolver la crisis de la economía real. Gracias por haberme concedido la palabra.

 
  
MPphoto
 

  Zbigniew Krzysztof Kuźmiuk , en nombre del Grupo UEN. – (PL) Señor Presidente, hablando en nombre del Grupo UEN sobre el Reglamento del Consejo por el que se establece un mecanismo de ayuda financiera a medio plazo a los Estados miembros de la UE, me gustaría señalar a su atención las siguientes cuestiones: en primer lugar, la situación de los mercados financieros mundiales está causando un impacto cada vez más perjudicial en la economía real, con el resultado de que se espera que el PIB descienda en 2009 en Estados Unidos y en muchos de los Estados más desarrollados de la Unión Europea.

En segundo lugar, puesto que esos países constituyen el mercado principal para los nuevos Estados miembros de la UE, esto pone en peligro su crecimiento económico y, por lo tanto, tendrá un efecto negativo en su balanza de pagos. En tercer lugar, de ser así, sin duda debemos apoyar el aumento del límite máximo de la ayuda financiera comunitaria hasta 25 000 millones de euros para cada Estado miembro no perteneciente a la zona del euro, porque solamente un límite tan elevado garantizará la eficacia de cualquier ayuda comunitaria que se conceda.

En cuarto lugar, si un Estado miembro que no pertenezca a la zona del euro necesita ayuda financiera inmediata, el Consejo, la Comisión y el Parlamento deberían actuar con suficiente rapidez para evitar que disminuya la confianza en su eficacia.

En quinto y último lugar, acogemos con satisfacción la rápida respuesta de la Comisión Europea a las necesidades financieras de Hungría, concedida a pesar del hecho de que Hungría había acudido en primera instancia al Fondo Monetario Internacional y no a la Comisión Europea.

 
  
MPphoto
 

  Nils Lundgren, en nombre del Grupo IND/DEM. (SV) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, cuando me documenté sobre el asunto que estamos debatiendo, el problema de la balanza de pagos, me sentí como Marcel Proust con su magdalena en su obra En busca del tiempo perdido. Hay un aroma de los años cincuenta y sesenta en el planteamiento del problema.

¿El problema de la balanza de pagos? Esto es algo para lo que asignaremos 25 000 millones de euros. ¿A santo de qué deberíamos hacer esto? ¿Es esto lo que estamos haciendo hoy? Esto se hace con la intención de que aquellos países, aquellos pobres países, a mi parecer, que forman parte de la UE pero no de la unión monetaria y que es posible que necesiten ser rescatados de un destino peor que la muerte: el problema de la balanza de pagos. En ese caso, esto ha sido creado por la propia Unión Europea, por supuesto. En realidad, de lo que estamos hablando aquí ya no existe.

Mi propio país, Suecia, forma parte de la UE y la apoya con lealtad, aplicando todo lo que se decide a escala comunitaria mucho mejor que la mayoría del resto de países, pero no formamos parte de la unión monetaria. Con gran acierto, en mi opinión. Sin embargo, si ahora tuviéramos problemas en Suecia, ¿tendríamos entonces un problema de balanza de pagos? La respuesta es por supuesto que no. Naturalmente, es posible imaginar que Suecia empezara a gestionar mal su economía y experimentara un aumento de salarios y una tasa de inflación mucho más elevada que en otros países. ¿Qué pasaría entonces? ¿Tendríamos un problema de balanza de pagos? No, la corona sueca se devaluaría para compensar esto. No pasaría nada más. Este también es el caso de otros países en la misma situación, como por ejemplo el Reino Unido.

¿Cuál es el problema entonces? Pues bien, el problema es que, si estos países son miembros de la Unión Europea —que deberían serlo— pero no son miembros de la unión monetaria —que no deberían serlo— entonces estarán obligados, como ustedes pretenden, a mantener un tipo de cambio fijo equiparado con el euro. En el peor de los casos estaría obligado a mantener un tipo de cambio fijo con sus socios comerciales más importantes. Está claro que si un país gestiona mal su economía, experimenta una tasa de inflación más elevada o sufre un contratiempo estructural en su sector de exportación más importante, sus exportaciones descenderán y sus importaciones aumentarán. De pronto la pregunta es ¿cómo va a financiarse esto?

Sin embargo, esta es una situación totalmente artificial. Está completamente pasado de moda para los países que no son miembros de la unión monetaria optar por fijar su tipo de cambio y entonces necesitar que les rescate el Fondo Monetario Internacional o la UE o cualquier otra organización. ¿Por qué debería pasar esto? Es una forma de política económica que está completamente anticuada. Un país se incorpora a la unión monetaria —eso puede ser lo correcto a veces, es cierto— o permanece fuera, valiéndose por sí mismo con su propia política monetaria independiente, y soluciona sus propios problemas. Si el país cuida de sí mismo, no pasará nada en particular. Si se gestiona mal, la moneda se devaluará para compensarlo. Esto tampoco es especialmente peligroso.

Por lo tanto, me gustaría señalar que, aunque estamos discutiendo si deberíamos asignar 25 000 millones de euros para este fin, se trata de un objetivo que realmente no se necesita en absoluto. Se trata de un problema que hemos creado nosotros mismos o más bien ustedes mismos lo han creado. Pónganle fin. Esos países que son miembros de la UE pero que no pertenecen a la unión monetaria deberían mantener un régimen con un tipo de cambio flotante. Entonces desaparecería el problema.

 
  
MPphoto
 

  Sergej Kozlík (NI). – (SK) El límite para la ayuda mutua a un Estado miembro que no pertenece a la zona del euro y que está experimentando dificultades en la balanza de pagos o está corriendo el riesgo de graves problemas a consecuencia de un desequilibrio general en su balanza de pagos es de 12 000 millones de euros. Los ejemplos de Dinamarca y Hungría demuestran que las consecuencias de las crisis financieras en algunos Estados pueden ser tan graves que, si dicha crisis ocurriera en un Estado más grande, entonces este límite sería demasiado reducido.

Por lo tanto, me gustaría destacar que no considero que la razón principal para el aumento de este límite sea ni la ampliación de la Unión Europea ni el mayor número de Estados fuera de la zona del euro, como se afirma en la exposición de motivos. Necesitamos ser conscientes de que los problemas financieros en algunos Estados miembros se deben principalmente a políticas económicas y sociales contradictorias. La crisis económica agrava estos problemas y los hace más profundos, presionando de ese modo para que aumenten los niveles de ayuda. Hungría es solo un ejemplo típico.

Apoyo un aumento del límite de la ayuda a medio plazo hasta 25 000 millones de euros. Pero también respaldo la opinión del Parlamento Europeo de que no hay necesidad de crear un proceso especial que permita que la Comisión revise este límite fuera de los habituales procedimientos de toma de decisiones. Creo que este tipo de planteamiento mantendrá elevados niveles de diligencia en el sistema de ayuda al tiempo que dará suficiente margen de actuación.

Menciono esto porque Hungría es un ejemplo de libro, ya que sus dirigentes políticos han sido incapaces de decidir las medidas de reforma y recuperación durante mucho tiempo. Durante el análisis final, la aprobación y la aplicación de dichas medidas también podrían disminuir el impacto de la crisis financiera en este país y reducir la necesidad de ayuda financiera de la Unión Europea.

No obstante, por otro lado, debo defender a Hungría por el hecho de que las nuevas normas de los mercados financieros no deben permitir el flujo excesivo de liquidez por parte de los bancos filiales a los bancos matrices y que debe mantenerse un nivel suficiente de supervisión sobre los bancos centrales nacionales.

Es verdad que quien actúa deprisa puede que tenga que pagar dos veces, pero también es verdad que quien acepta el dinero deprisa no siempre lo devolverá a tiempo o en su totalidad. En consecuencia, es fundamental que el sistema establezca normas claras respecto a la ayuda, basadas en un régimen de medidas de recuperación que abarque tanto programas como asuntos prácticos.

 
  
MPphoto
 

  Dariusz Rosati (PSE). - (PL) Señor Presidente, señor Comisario, me gustaría comenzar respondiendo brevemente a dos declaraciones realizadas por mis colegas diputados. En primer lugar, me gustaría señalar que los países que no pertenecen a la zona del euro no necesitan mantener un tipo de cambio fijo equiparado con el euro. Polonia es un ejemplo de país con un tipo de cambio flotante. En segundo lugar, me gustaría decir que incluso un país que tenga una política nacional perfecta y no cometa errores podría resultar afectado por la crisis, debido al efecto contagio. Por supuesto, la situación húngara debe su origen en gran medida a una política gubernamental incorrecta, pero Hungría también había resultado afectada por una fuga de capitales, que no se produjo por la situación húngara, sino por causas exteriores.

Señor Comisario, deseo apoyar la propuesta de la Comisión. Me parece que ha de tenerse en cuenta el hecho de que todos estamos en un mercado único y que la situación de cada país concreto es de importancia para los demás países. Por consiguiente, deberíamos ser conscientes de los lazos que nos unen y tener un sentimiento de responsabilidad conjunta hacia nuestros socios. La propuesta también es una expresión de la solidaridad europea, que debería estar entre los principales valores en los que se basan nuestras medidas.

La cantidad de 25 000 millones de euros propuesta por la Comisión parece razonable, aunque por supuesto podría haber situaciones que necesiten más dinero y, por tanto, también apoyo la propuesta de conceder a la Comisión el derecho a decidir la revisión del límite cuando haya necesidad urgente de hacerlo así. Desde mi punto de vista, la aplicación del procedimiento completo que implica el consentimiento del Parlamento o una consulta parlamentaria sería poco práctica en dichas circunstancias. Supongamos que ocurre una crisis durante el verano, cuando el Parlamento no se reúne. Es difícil imaginar que esperaríamos seis semanas a que el Parlamento se reuniera antes de ayudar al Estado en cuestión. Así que apoyo la propuesta de la Comisión que le otorga el derecho a aumentar el límite en un periodo de tiempo muy breve.

Permítanme decir que entiendo que la propuesta carece de referencia para una posible actuación por parte del Banco Central Europeo. El Banco concedió un préstamo a Hungría. Esta actuación debería estar coordinada y pienso que debería incluirse una referencia. Por último, creo que la propuesta no debería referirse al artículo 100 del Tratado. El artículo 100 aborda situaciones muy distintas y por eso debería tratarse por separado.

 
  
  

PRESIDE: Edward McMILLAN-SCOTT
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 

  Edit Herczog (PSE). (HU) Gracias, señor Presidente. Señor Comisario, señora Berès, es precisamente el principio de solidaridad lo que hace que Europa sea algo más que una asociación económica y le permite mostrar las características de una fuerte comunidad política. Cuando comenzó la crisis, parecía por un momento que Europa se dividiría en dos económica y socialmente, pero gracias a la rápida y eficaz actuación de la Comisión, pudimos evitar que eso sucediera.

Hungría acudió primero a la Unión Europea a pedirle ayuda. Sin embargo, los 20 000 millones de euros que necesitábamos de ayuda, o financiación, no habría sido posible conseguirlos únicamente de esa fuente.

Señorías, me gustaría agradecer al señor Comisario y al Parlamento Europeo su rápida respuesta y la solidaridad de nuestros diputados, lo cual demuestra el valor de ser europeo. Gracias por su atención.

 
  
MPphoto
 

  Harald Ettl (PSE).(DE) Señor Presidente, la propuesta de modificar el Reglamento sobre la ayuda a los Estados miembros que no pertenecen a la zona del euro, a fin de incrementar el límite de 12 000 a 25 000 millones de euros, cuando se encuentren en graves dificultades de pago, se ha hecho en el último momento.

El principal requisito para asegurar que funcionen estas medidas ad hoc es que la UE no cometa los mismos errores que el Fondo Monetario Internacional (FMI) a la hora de responder a las peticiones. En el FMI, el señor Strauss-Kahn por sí solo no es una garantía de una política sensata. Conocemos muy bien el tratamiento de electrochoque utilizado para países devastados por las crisis al estilo neoliberal.

Asimismo conocemos muy bien a quienes se han aprovechado de esto anteriormente. Espero que se logre una estabilidad mejor y más sostenible utilizando el instrumento de la UE, basado en el ejemplo de Hungría. Hungría concretamente nos demuestra que la UE tiene que darse cuenta de que fue la oposición conservadora quien obstruyó al Primer Ministro de Hungría con respecto a las medidas de reforma y estabilidad. La estabilidad de Hungría seguro que no se logrará poniendo fin al gasto social únicamente, pues en realidad este gasto ya es demasiado elevado de todas formas; esto solo ayudará a los populistas de la derecha antieuropea. Sí, se ha presionado a Hungría, especialmente debido a la rápida devaluación del florín húngaro, de la cual han sido responsables en parte los fondos de cobertura.

En el caso de Islandia, el FMI ha demostrado que todavía está aplicando tratamientos de electrochoque, por ejemplo mediante la imposición de elevados tipos de interés base en detrimento de la economía nacional afectada, en este caso la economía nacional de Islandia. Señor Comisario, por favor tenga en cuenta que no deseo que mi vecina Hungría se hunda en el conflicto social debido a medidas correctoras como estas basadas en responder a peticiones. Hungría necesita medidas de apoyo y que generen confianza de la Unión Europea, que, después de todo, no solo ayudará a Hungría sino a todos nosotros.

 
  
MPphoto
 

  Paul Rübig (PPE-DE).(DE) Señor Presidente, creo que este debate tiene lugar en el momento oportuno.

Me gustaría recordarles que Hungría es el país que ha utilizado el déficit presupuestario en mayor medida: -5 %. Esto nos demuestra que la estabilidad en este país también tiene un trasfondo político. No tiene sentido que, en el futuro, abandonemos al Estado —y después de todo, esto se refiere a todos los contribuyentes— a los riesgos que suponen algunos negocios. En este caso estoy completamente de acuerdo con el señor Ettl, no podemos cargar a los contribuyentes con los riesgos de los fondos de cobertura y derivados puesto que esto limitaría el poder adquisitivo.

Esto es precisamente lo que necesitamos en Hungría: más poder adquisitivo. Necesitamos a personas que inviertan de nuevo en el país y en las empresas y esto significa que necesitamos reducciones tributarias para que la inversión sea posible otra vez y no solo para las empresas sino, sobre todo, para los empleados. Creo que estoy sacando las conclusiones correctas. Los factores decisivos consisten en que se concedan subsidios, por ejemplo para medidas de eficacia energética, que se den beneficios de inversión y que se lleve a cabo la adecuada devaluación progresiva.

Me gustaría pedir al Comisario Kovács, que es de Hungría, que ponga en funcionamiento las iniciativas apropiadas a escala europea.

 
  
MPphoto
 

  Mairead McGuinness (PPE-DE). - (EN) Señor Presidente, he bajado a la Cámara aunque estaba viendo el debate en mi oficina solo para hacer una puntualización general.

En Irlanda contamos con el sistema de garantías bancarias debido a la crisis y ahora tenemos más unidad en la UE en cuanto a la forma en que tratamos este asunto. Pero ahora nos damos cuenta de que será necesario volver a capitalizar nuestros bancos, con mayor urgencia de la que creíamos en un principio. Deseo expresar que espero que eso suceda, porque tenemos un problema real, como ya ha dicho el orador anterior. Necesitamos personas que gasten e inviertan y simplemente no hay líneas de crédito disponibles. Creo que es muy importante que se actúe con rapidez para restablecer la confianza y el capital en el sistema bancario.

 
  
MPphoto
 

  Marian Zlotea (PPE-DE) . – (RO) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, me alegra que esta tarde tengamos la oportunidad de discutir un asunto tan importante, la crisis económica, que está afectando no solo a los Estados miembros, sino al mundo entero.

En consecuencia, necesitamos encontrar soluciones a este problema. El apoyo mutuo a los Estados miembros debería representar uno de los avances que debemos realizar en este sentido. Sin olvidar que queremos que los Estados miembros de la UE recurran a este fondo cuando sea necesario, debemos apoyar la decisión que tomaron los líderes políticos europeos en la cumbre de la semana pasada.

Creo que este fondo de ayuda financiera europeo para los Estados miembros necesita aumentarse hasta al menos 25 000 millones de euros por una razón: necesitamos salvar esta economía de mercado. Antes de terminar, me gustaría decir que confío en que tomemos las medidas necesarias para superar esta crisis, tanto a escala europea como mundial. Necesitamos con urgencia hallar los recursos necesarios para prevenir los problemas a los que nuestros ciudadanos van a tener que hacer frente, como el desempleo. Todos deseamos lo mejor para la UE.

 
  
MPphoto
 

  Margarita Starkevičiūtė (ALDE). - (LT) Me gustaría dar las gracias al señor Comisario por señalar con bastante acierto que este problema está vinculado a la cuestión de cómo hacer que la libre circulación de capitales sea compatible con la estabilidad macroeconómica de las naciones. En realidad no me gusta que mis colegas diputados digan que este es un problema para los países pobres de la Unión Europea. Señorías, si las economías de Alemania y Francia fueran a crecer en un 2 % y 3 %, eso no supondría ningún problema para aquellos de nosotros que nos hemos integrado en el mercado común. Por lo tanto, si también se necesita algún tipo de medidas para estimular las economías nacionales, los países mencionados deberían aplicarlo y entonces no estaríamos hablando de fondos de estabilización. A decir verdad, no necesitamos ese dinero, sino garantías de que el mercado común europeo funcione bien y crezca. Si existen dichas garantías, que deben lograrse mediante nuestro trabajo conjunto, entonces todos los problemas se resolverán.

 
  
MPphoto
 

  Joaquín Almunia, miembro de la Comisión. − (ES) Señor Presidente, quiero dar las gracias a sus Señorías por el apoyo que manifiestan en la mayoría de sus intervenciones a las decisiones y a las propuestas de la Comisión en relación con el tema que estamos debatiendo.

Quisiera hacer tres comentarios muy rápidos a tres de las cuestiones que han sido evocadas en sus intervenciones. En primer lugar, coincido con la preocupación del señor Becsey en cuanto a los riesgos que supone el endeudamiento de familias y empresas en moneda extranjera, en países que tienen un tipo de cambio flotante y que tienen riesgos de una excesiva volatilidad de su tipo de cambio, como ha sido el caso de Hungría. Sabe el señor Becsey de mi preocupación porque la vigilancia presupuestaria y económica que ejercemos desde la Comisión a veces no es suficientemente escuchada o atendida, o no llega a tener los efectos deseados cuando se hacen comentarios sobre este tipo de riesgos.

Somos, creo, más eficaces en la vigilancia presupuestaria. El caso de Hungría es muy positivo en ese sentido, por el ajuste presupuestario tan importante que ha tenido lugar en ese país desde el año 2006 hasta aquí. Pero, en cambio, en los riesgos en cuanto al endeudamiento en moneda extranjera no hemos tenido éxito. Espero que, a partir de ahora, con las circunstancias, no solo en Hungría, sino en otros países de la Unión Europea, derivadas de la crisis y de la excesiva volatilidad en muchos indicadores financieros y, en particular, en los tipos de cambio, este tipo de comentarios y de recomendaciones sean más escuchados.

El señor Lundgren ya no está aquí, pero ha hecho comentarios que no se corresponden en absoluto con la realidad. Criticaba a Hungría y a la Comisión por recomendar a Hungría tener un tipo de cambio fijo, y aquí el caso es exactamente el contrario, es decir, el tipo de cambio en Hungría es flotante y la excesiva volatilidad del tipo de cambio ha agravado los problemas y ha sido uno de los elementos que ha provocado la crisis que ha motivado la petición de esta ayuda. Por lo tanto, cuando se hacen comentarios críticos, deberían basarse en una buena información y no en una información totalmente equivocada y, sobre todo, si se hubiera quedado aquí en el debate hasta el final, podría haber sido consciente de que su información estaba totalmente equivocada. Como no ha sido así, espero que alguna de sus Señorías se lo comunique al señor Lundgren.

Por último, en relación con los comentarios hechos por el señor Rübig sobre el déficit, no es cierto que Hungría tenga un déficit del 5 %. La reducción del déficit ha sido bastante más importante. En 2008 el déficit va a estar claramente por debajo de estas cifras, va a estar por debajo del 3 %, y en el compromiso al que ha llegado Hungría, como condicionalidad de esta ayuda, el objetivo del déficit para el año próximo es el 2,6 %. Por lo tanto, si se cumplen esos objetivos de reducción del déficit –y espero que se cumplan–, Hungría tendrá otro tipo de problemas, y sin duda los tiene y los va seguir teniendo, desgraciadamente, pero el año que viene ya no tendrá un déficit excesivo.

 
  
MPphoto
 

  Pervenche Berès, ponente. (FR) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, quisiera hacer cuatro observaciones.

La primera es que el señor Comisario nos está pidiendo que demos una respuesta rápida y flexible a cualquier nueva petición. Creo que el Parlamento Europeo ha demostrado que puede estar a la altura de las circunstancias. Hoy estamos aceptando el umbral de 25 000 millones de euros para modificar el reglamento de responsabilidad de 2002, en tanto que conocemos las condiciones para negociar con el Consejo, pero por supuesto, nos estamos mostrando abiertos y dispuestos, por desgracia, a prever otros contextos posibles.

Mi segunda observación es recordarles que, para nosotros, una de las lecciones de esta etapa de integración europea es que, para cada Estado miembro, tanto si pertenece a la zona del euro como si no, el primer círculo de solidaridad, el primer círculo de debate, debería ser la Unión Europea. Espero que hoy eso quede claro para todos nosotros, para las instituciones y para los Estados miembros.

Mi tercera observación es señalar con satisfacción el compromiso de la Comisión de hacer públicas, o primero examinar y después hacer públicas, tanto en nuestra Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios como en el grupo del señor De Larosière, las lecciones que deben aprenderse de la situación que se ha producido en Hungría.

Mi última observación es que nos demos cuenta de que, en esta crisis, todo el mundo creía que habría dos canales de transmisión de la crisis, los complejos mercados financieros por un lado y la economía real por el otro.

De hecho, ahora entendemos que hay un tercer canal de transmisión, es decir, los movimientos de capital que pueden afectar incluso a los mercados financieros más simples y transparentes. Por eso es tan importante la combinación de la economía real y los mercados financieros, cuyo alcance, creo yo, todavía no hemos calibrado por completo. Por desgracia, cada día que pasa estamos descubriendo más aspectos de la crisis y afrontamos un problema que necesita que mostremos flexibilidad e inteligencia colectiva para hallar soluciones adecuadas.

Considero que el Parlamento, de nuevo ha demostrado que puede y desea contribuir a encontrar soluciones adecuadas a cada nuevo aspecto de esta crisis al mismo tiempo que espera que, por fin, encontremos también lo que necesitamos para permitir que nuestra economía haga frente a los retos en estos tiempos difíciles.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. − El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar el jueves, 20 de noviembre de 2008.

 
Última actualización: 28 de agosto de 2009Aviso jurídico