Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2502(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

RC-B6-0022/2009

Debates :

PV 14/01/2009 - 14
CRE 14/01/2009 - 14

Votaciones :

PV 15/01/2009 - 6.6
CRE 15/01/2009 - 6.6
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0028

Debates
Miércoles 14 de enero de 2009 - Estrasburgo Edición DO

14. Proclamación del 11 de julio como día en memoria de las víctimas de la matanza de Sbrenica (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 
 

  El Presidente. − El siguiente punto del orden del día es la proclamación del Consejo y la Comisión del 11 de julio como día en memoria de las víctimas de la matanza de Sbrenica.

 
  
MPphoto
 

  Alexandr Vondra, Presidente en ejercicio del Consejo. − Señor Presidente, Sbrenica, como todos sabemos, fue un crimen espantoso. La masacre de más de 8 000 serbios en Sbrenica y sus alrededores es uno de los momentos más oscuros en la historia de Bosnia y Herzegovina, de la antigua Yugoslavia y también de Europa en su conjunto. Es, sin duda, la mayor atrocidad cometida en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Mirando al pasado, se podría haber hecho mucho más y mucho antes. Sbrenica constituye un fallo colectivo de la comunidad internacional, incluida la UE. Es una enorme vergüenza y lo lamentamos profundamente. Es nuestra obligación moral, humana y política que Sbrenica no se repita.

En la celebración del décimo aniversario de la masacre de Sbrenica, el Consejo expresó su renovada condena de los crímenes cometidos y manifestó su compasión por las víctimas y por sus familiares.

El Consejo, recordando las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas 1503 y 1534, subrayó que la cooperación completa y sin restricciones con el TPIY continúa siendo un requisito esencial para el progreso permanente hacia la UE. Lograr que los restantes fugitivos que siguen eludiendo a la justicia internacional comparezcan en La Haya sería un tributo apropiado a las víctimas de Sbrenica así como un gran paso hacia la paz, la estabilidad y la reconciliación permanentes. Por lo tanto, el Consejo sigue decidido a que los autores de los crímenes de Sbrenica y Bosnia y Herzegovina en general, así como del resto de la región de los Balcanes Occidentales, comparezcan ante la justicia.

Al mismo tiempo, la integración europea ha demostrado a lo largo de la historia ser de gran ayuda en curar heridas e injusticias del pasado y debemos, por lo tanto, centrarnos también en el futuro. La UE como elemento integrador generó paz, estabilidad, confianza y prosperidad en la Europa de la segunda mitad del siglo pasado. Apoyar a los Balcanes Occidentales en su camino hacia la UE es, por lo tanto, una de las prioridades de la Presidencia checa en el ámbito de las relaciones exteriores. La reconciliación es crucial para la integración y dicha reconciliación resultará difícil si no se hace justicia.

Después de 13 años es hora de cerrar el vergonzoso episodio de Sbrenica. El arresto del ex Presidente Karadžić ha demostrado que no existe impunidad para crímenes tan monstruosos como los crímenes contra la humanidad. Pero todavía falta traer al General Mladić a La Haya para ayudar a las familias de las víctimas de Sbrenica a superar su pasado y abrazar su futuro.

La UE continuará haciendo todo lo que está en su poder para conseguir que esto ocurra. Pero es necesario hacer mucho más para que Sbrenica pase de ser un triste recuerdo histórico a un lugar donde la vida ofrece perspectivas de futuro. El compromiso de la comunidad internacional no tiene lugar en un vacío: se combina de forma activa con acciones locales a nivel estatal así como con ambas entidades. Se han llevado a cabo muchos esfuerzos positivos.

La mejor forma de garantizar el futuro de Sbrenica es a través del desarrollo económico y la creación de puestos de trabajo para mejorar las condiciones económicas y sociales de la población de la región de Srebrenica. Las autoridades de la República Srpska, así como el Consejo de Ministros y la Federación de Bosnia y Herzegovina han concedido financiación e inversión para la región de Sbrenica. Las cantidades asignadas tenían como objetivo la recuperación de Sbrenica incluyendo construcción, reconstrucción, desarrollo de infraestructuras, promoción de empresas, mejora de servicios públicos, proyectos con rendimientos sostenibles y educación.

Todos los esfuerzos a nivel local han sido apoyados por la conferencia de donantes para Sbrenica que se organizó hace tan solo un año, en noviembre de 2007. Esta podría ser una buena ocasión para hacer un llamamiento para proporcionar inversión adicional para esta ciudad y su región.

Es de máxima importancia que Sbrenica no se olvide nunca y que el esfuerzo conjunto continúe. Todos nosotros en la UE, la comunidad internacional y las autoridades locales perseguimos trabajar juntos de forma constructiva para mejorar las condiciones de vida en la zona de Sbrenica. Únicamente la perspectiva de una vida mejor puede ayudar a reducir la tensión política, creando un espacio para el diálogo y, por lo tanto, permitiendo a los familiares de las víctimas, todavía en duelo, seguir adelante. Éste sería el mejor homenaje posible a las víctimas de Sbrenica.

 
  
MPphoto
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión. − Señor Presidente, en julio de 1995 cerca de 8 000 adultos y niños fueron asesinados o desaparecieron en Sbrenica. Los máximos tribunales del Derecho internacional han calificado esta masacre con el nombre adecuado: genocidio. Mientras continuamos nuestros esfuerzos por hacer que los responsables rindan cuentas ante la justicia, creo que es correcto que recordemos a las víctimas y expresemos nuestra compasión por sus familias. Hoy, por lo tanto, me uno a ustedes en el apoyo a esta iniciativa para reconocer el 11 de julio como el día de conmemoración del genocidio de Sbrenica.

Sbrenica destaca como un símbolo de horror y de duelo inconsolable. El recuerdo es tan doloroso como necesario. Es necesario porque no podemos y no debemos olvidar. Es necesario contrarrestar el recuerdo selectivo de aquellos que todavía hoy niegan lo ocurrido. El reconocer lo que ocurrió en julio de 1995 es fundamental para la reconciliación en Bosnia y Herzegovina y en el proceso regional. La proclamación del 11 de julio como día europeo en memoria de las víctimas de Sbrenica debería constituir un paso adelante en el proceso de reconciliación en Bosnia y Herzegovina y en la región. Considero que se trata de una oportunidad para lanzar un mensaje, no solo de respeto y recuerdo, sino también de esperanza por el futuro; un futuro en el seno de la Unión Europea, construido sobre la base de una reconciliación que permita la curación gradual de las heridas.

Sin embargo, el reconocimiento por sí solo no es suficiente. La justicia es igualmente esencial. Considero que es importante que todos los responsables de estas atrocidades comparezcan ante la justicia, sean acusados y paguen por los delitos que han cometido. Es, por lo tanto, inaceptable que después de tantos años el General Mladić siga en libertad. La Comisión apoya sin reservas el trabajo del Tribunal Penal Internacional para Yugoslavia, el TPIY. Acogemos con satisfacción la cooperación de Bosnia y Herzegovina con el TPIY y su manejo de los casos transferidos por el Tribunal a las jurisdicciones locales. Nosotros, al igual que la Comisión, aprovechamos cada oportunidad para animar a las autoridades a continuar con sus esfuerzos y garantizar que todos los delitos son debidamente procesados.

Además de la justicia de los tribunales, nosotros podemos ofrecer una segunda vía de justicia para las víctimas; una vida mejor para sus seres queridos que han sobrevivido. Este objetivo es la esencia de los esfuerzos de la UE en los Balcanes Occidentales. Deseamos que los países de la región progresen hacia un futuro europeo común. Deseamos ser testigos de una Bosnia y Herzegovina próspera en el seno de un contexto regional estable en el que las fronteras no tengan tanta importancia y se restablezca la confianza entre países vecinos. Somos conscientes de que esto supone un largo camino, pero si de la historia de la Unión Europea y su proceso de ampliación podemos aprender algo es que este largo camino merece la pena para todos los que en el participan.

Nosotros no podemos hacer todo el camino hacia la Unión Europea por Bosnia y Herzegovina. Tendrá que cumplir las condiciones por sí mismo y superar sus retos internos, pero nosotros podemos ayudar. Nosotros le ayudaremos y deseamos que este país triunfe como señal de victoria ante aquellos que habían diseñado otros planes.

 
  
MPphoto
 

  Doris Pack, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (DE) Señor Presidente, señor Presidente en ejercicio del Consejo, señora Comisaria. ¡Nunca más a la guerra, los campos de concentración y el genocidio! Después de los horrores de la Segunda Guerra Mundial nadie en Europa se podría imaginar que algo así podría ocurrir de nuevo.

Sin embargo sí ha ocurrido: a mitad de la década de los noventa, seis años después de la caída del Muro de Berlín, mientras la Europa Occidental y la Central crecían en paz, la historia se repite de nuevo en Bosnia-Herzegovina. Los errores de la comunidad internacional –muchos años de mirar hacia otro lado, de relaciones casi despreocupadas con los maleantes del lugar, de apretones de manos amistosos con criminales como el General Mladić– han reforzado su aceptación y la de sus cómplices, quienes siguen en libertad después de saldar los años de expulsiones étnicas, de limpieza étnica, con una masacre.

Hasta hoy, Mladić no ha tenido que rendir cuentas ante la justicia. ¿Quién le está escondiendo? ¿Quién le está ayudando y por tanto asumiendo una carga de culpa aún mayor? Muchos de los autores de los crímenes siguen todavía en libertad y algunos, incluso, viven todavía en Bosnia-Herzegovina entre las desconsoladas familias de las víctimas. Debemos insistir, por lo tanto, no sólo al Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia en La Haya, sino también a los tribunales de guerra locales en Bosnia y Herzegovina, que lleven a cabo su trabajo apropiadamente.

Este día de conmemoración que hemos proclamado tiene como intención remover conciencias, marcar una señal para no olvidar y una demostración a las desconsoladas familias de que compartimos su duelo. De hecho, quizá este día sirva para sensibilizar a las conciencias sobre estos horribles crímenes, incluso a aquellos que todavía no creen que realmente hayan ocurrido, como prueban las grabaciones de video, y así poder sentar las bases para la necesaria reconciliación. La paz no puede darse sin el reconocimiento de la responsabilidad directa e indirecta de esta masacre. Les debemos esto, como mínimo, a las víctimas y a sus familias, así como la condena de los autores del crimen.

 
  
MPphoto
 

  Richard Howitt, en nombre del Grupo del PSE. – Señor Presidente, cada año en el Reino Unido en la conmemoración de las guerras del siglo XX, utilizamos las palabras «los recordaremos al ponerse el sol y al amanecer». Éstas son palabras muy emocionantes para mí y para mi generación; mis padres sirvieron al país durante la Segunda Guerra Mundial. Incluso para las generaciones posteriores, la celebración no es un simple tributo para todos aquellos que sirvieron a su patria. Es un recordatorio de los malhechores y del coste de la guerra en vidas humanas, un aviso para aquellas generaciones y una salvaguarda para años venideros a favor de la paz y en contra de los conflictos.

Ésta es la importancia de la conmemoración y, como ha dicho la señora Comisaria esta tarde, el reconocimiento es absolutamente crucial para la reconciliación de las generaciones actuales.

Todos somos conscientes de la carnicería que ocurrió en Sbrenica en 1995. Ocho mil adultos y niños musulmanes fueron asesinados mientras buscaban refugio en una zona declarada segura en Sbrenica por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Aunque esto ocurrió hace ya casi catorce años, es justo y apropiado que conmemoremos a las víctimas y que recordemos los acontecimientos y el odio racial que desembocaron en este terrible hecho.

Tan sólo el mes pasado, se creó un grupo en la red de contactos Facebook que se jactaba de tener más de mil miembros y que abiertamente ensalzaba el genocidio de Sbrenica. El grupo, cuyo nombre se traduce como «Cuchillo, Alambre, Sbrenica» promovía la matanza de adultos y niños en Sbrenica, únicamente sobre la base de ser musulmanes bosnios. También mencionaba su respeto por los actos del General Mladić, lo cual sirve para añadir más evidencia de que la libertad de Mladić solamente sirve para exacerbar el odio y dar munición a aquellos que buscan agudizar las tensiones del pasado.

Gracias a una enérgica protesta pública, el grupo de contacto se eliminó de Facebook rápidamente pero no antes de que en tan sólo un mes, entre diciembre de 2008 y enero de 2009, más de mil personas firmasen como miembros del grupo.

La conmemoración de las víctimas de Sbrenica es un claro mensaje a aquellos que ensalzan los actos de Ratko Mladić y de Radovan Karadžić de que no permitiremos que esto se repita de nuevo y de que están solos y aislados en sus opiniones.

Un tribunal de Bosnia escuchó el mes pasado las declaraciones de los psicólogos sobre el intenso trauma de los supervivientes de la matanza de Sbrenica. El tribunal escuchó que uno de los problemas a los que se enfrentan muchos de los supervivientes es que no se pudieron despedir de sus familiares.

Aunque no podemos atrasar el reloj para dar una segunda oportunidad a estos familiares, podemos garantizar que este genocidio no se olvide y que los responsables comparezcan ante la justicia.

 
  
MPphoto
 

  Jelko Kacin, en nombre del Grupo ALDE. – (SL) Nuestra Unión Europea surgió de la experiencia de la Segunda Guerra Mundial. Tenemos una memoria histórica común y documentada que ha hecho posible la construcción de un futuro europeo común. Sbrenica es un horroroso testimonio de que en 1995 se repitieron en Europa los horrores de la Segunda Guerra Mundial de la forma más atroz.

Sbrenica es un símbolo de la limpieza étnica. Sbrenica es sinónimo del asesinato despiadado e inhumano de niños y adultos: es sinónimo de genocidio. Sin embargo, Sbrenica también representa el ocultamiento de los asesinatos y la destrucción de las fosas comunes. Debemos construir Sbrenica en nuestra memoria histórica común y en las bases del proceso de ampliación de la Unión Europea hacia los Balcanes Occidentales. No debemos tolerar estereotipos discriminatorios y excluyentes sobre naciones individuales, debemos luchar con culpabilidad colectiva. Los responsables del genocidio de Sbrenica deben comparecer ante el Tribunal de la Haya, deben comparecer en juicio y ser enviados a prisión y debemos trabajar juntos para construir Sbrenica y hacer posible un futuro europeo para Sbrenica, para su población y para la totalidad de Bosnia y Herzegovina.

Como mínimo, debemos intentar empatizar con los traumas y tormentos de aquellos que han de vivir con el recuerdo atroz de un delito, de aquellos que tienen que vivir sin sus seres queridos. Me gustaría agradecer a la Conferencia de Presidentes por el apoyo unánime de la propuesta de invitar a jóvenes bosnios y serbios de Sbrenica a visitar juntos el Parlamento Europeo cada año, con el objetivo de que, en un lugar alejado de Sbrenica y de las presiones y el estrés de su entorno, puedan pensar, planificar y construir un futuro común y más atractivo para Sbrenica y para la totalidad de Bosnia y Herzegovina. Esta resolución…

(El Presidente interrumpe al orador.)

 
  
MPphoto
 

  Milan Horáček, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señor Presidente, la resolución habla sobre las Naciones Unidas y sobre las instituciones europeas en términos manifiestamente críticos. Las deficiencias de los mecanismos de decisión en el ámbito de política exterior y de seguridad no impidieron los terribles crímenes que se cometieron en Sbrenica. La ausencia de una voz única sigue constituyendo, en la actualidad, un defecto de la Política Europea de Vecindad, como se ha comprobado una vez más en el debate de hoy sobre el conflicto de Gaza.

No podemos olvidar la masacre de Sbrenica y por este motivo acogemos con satisfacción y apoyamos la iniciativa de la proclamación del 11 de julio como día en memoria de las víctimas de este genocidio. Al mismo tiempo, sin embargo, ambas partes se deben reconciliar, algo que únicamente se puede lograr a través de una reevaluación consistente de los acontecimientos. Es inaceptable, por lo tanto, que las partes culpables y aquellos acusados de este delito sigan en libertad. Considero que Mladić así como los otros culpables deben comparecer en juicio.

 
  
MPphoto
 

  Erik Meijer, en nombre del Grupo GUE/NGL. (NL) Señor Presidente, la ciudad de Sbrenica es conocida en todo el mundo por la masacre de 8 000 hombres musulmanes en 1995. Las mujeres y niños que sobrevivieron actúan correctamente al continuar recordándonos lo ocurrido. Después de mi visita a Sbrenica en marzo de 2007, pedí a la Comisión Europea que contribuyese al mantenimiento de un nivel de renta y de empleo sostenibles a través de proyectos de promoción del turismo, con el objetivo de que Sbrenica contase con atractivos además de su historia y del principal monumento conmemorativo. Sbrenica es también un símbolo del fracaso de las visiones optimistas de las intervenciones humanitarias y las zonas de seguridad.

Debería haberse clarificado desde el principio que la presencia militar extranjera podría ofrecer tan sólo falsas ilusiones. Dicha presencia militar transformó a Sbrenica en una base operativa contra el entorno serbio mientras hacía inevitable que finalmente fuese devorada por su mismo entorno. Si el ejército holandés no hubiera estado presente en Sbrenica, no se habría generado una situación de guerra ni la necesidad de venganza por parte de los serbios. Las víctimas son un motivo no sólo para hacer que los señores Mladic y Karadzic comparezcan ante la justicia, sino también para reflexionar de forma crítica sobre el fracaso de las intervenciones militares y de todos los esfuerzos por lograr la unidad de Estado en una Bosnia étnicamente dividida.

 
  
MPphoto
 

  Bastiaan Belder, en nombre del Grupo IND/DEM. (NL) Señor Presidente, «Una voz de Sbrenica, grandes lágrimas corren por sus mejillas. Me abrazó, me besó y me dijo: “¡Por favor, mamá, vete!” Se lo llevaron; me negué a ir, me arrodillé y les rogué: “¡Por favor, mátenme a mi pero no a él!” Se han llevado a mi único hijo. No quiero ir a ningún sitio. Mátenme y será nuestro fin.”»

Éste es el estremecedor relato de una mujer bosnia que perdió a su marido y a su hijo de doce años en la matanza de Sbrenica en julio de 1995. Su voz y la de todos los que sufren con ella nos rondan hoy en la memoria gracias, en parte, a la inestimable investigación de científicos concienciados como la profesora Selma Leydesdorff de Ámsterdam.

Ciertamente ahora que la Unión Europea ha ofrecido a la región de los Balcanes Occidentales la posibilidad de acceder a la Unión, los horrores de Sbrenica continúan siendo un símbolo y una obligación prioritaria, tanto de palabra como de hecho. En otras palabras, se trata de tener en consideración a los que hemos dejado atrás. Sbrenica, julio de 1995. En aquel momento yo era corresponsal extranjero para un periódico holandés y viví de cerca la escena de combate bosnia. No sabría por dónde empezar a contarles la vergüenza y la desolación que sentí sobre el concepto internacional de zona segura, sobre todo como ciudadano holandés.

«Kom vanavond met verhalen, hoe de oorlog is verdwenen, en herhaal ze honderd malen, alle malen zal ik wenen.» [Ven esta tarde a contarme historias sobre como ha desaparecido la guerra y las repetiré cien veces, lloraré cada una de ellas.] Desde ahora, las palabras de este famoso poeta de la cultura del recuerdo de mi país, sobre la Segunda Guerra Mundial también nos acompañarán el 11 de julio cuando conmemoremos a las lloradas víctimas de Sbrenica y Potocari.

 
  
MPphoto
 

  Dimitar Stoyanov (NI).(BG) Gracias, señor Presidente. Esta tarde nos hemos reunido para recordar un terrible delito que, pertinentemente, se ha denominado genocidio y que representa una gran tragedia humana en nuestra historia más reciente. Pero cuando leo la declaración que se presenta junto con la resolución y el proyecto de resolución, veo que tan sólo refleja una parte de la tragedia y una parte del genocidio.

Menciona los nombres de aquellos que se han hecho famosos en el mundo entero: Mladić, Karadžić, Krstić y otros. Pero no veo recogidos los nombres de los musulmanes que también cometieron delitos en Sbrenica y durante este horroroso conflicto. ¿Dónde está el nombre de Naser Orić, al mando de la división musulmana número 28? ¿Por qué no se menciona en esta resolución la masacre en Kravica, un pueblo cristiano, en el día de Navidad en 1993? ¿Por qué no hay descripciones de las docenas de casos de pueblos cristianos de la región de Sbrenica que fueron destrozados por las llamas de los combatientes musulmanes? Debemos dejar de defender una postura unilateral y de aplicar una doble moral al analizar estos terribles acontecimientos. Cualquiera que defienda que los cristianos asesinaron a los musulmanes en Bosnia y Herzegovina y que lo contrario no ocurrió es un hipócrita. ¿Se ha molestado alguien en verificar esto? Se argumenta que Sbrenica está llena de fosas comunes, lo cual es cierto. Pero, ¿se ha molestado alguien en comprobar en cuántas de estas fosas comunes se ha enterrado a cristianos?

No debemos olvidar que ocurrieron cosas en ambos lados y no debemos pretender que los cristianos no existen o que no tienen derechos humanos, como si fuesen animales.

 
  
MPphoto
 

  Anna Ibrisagic (PPE-DE). - (SV) Señor Presidente, ¿Qué se puede decir en dos minutos cuando tenemos que describir y hablar sobre lo que ocurrió en Sbrenica, cuando tenemos que aprender a recordar estos acontecimientos para que no se vuelvan a repetir?¿Que más tendremos que ver y que más hay que decir sobre Sbrenica? ¿Qué puedo transmitir desde este estrado, como la única miembro de este Parlamento nacida en Bosnia y refugiada de guerra, que no podría expresar, como miembro sueco del Parlamento, si no hubiese sufrido esta experiencia de la guerra? La mía, señor Stoyanov, es una historia real de aquel momento.

Quizá lo más importante que puedo transmitir es el sentimiento de esperanza cuando todavía creía que si tan sólo alguien en Europa viese lo que estaba ocurriendo, el mundo reaccionaría. También puedo expresar mi desesperanza cuando me di cuenta de que me habían abandonado a mi propia suerte y que la ayuda no llegaría. Recuerdo las manchas de sangre en el asfalto, los llantos de los niños hambrientos, la expresión vacía de una niña de diez años cuando contaba cómo ella y sus hermanos y hermanas tuvieron que enterrar a sus padres y después mover sus cuerpos a otra tumba cuando los soldados intentaron eliminar la evidencia de la masacre en un pueblo cercano al nuestro. Recuerdo la expresión de mi padre cuando nos enteramos de que mi tío y mi primo estaban en un campo de concentración. Recuerdo mi propia desesperación cuando, una mañana, no tenía ni una gota de leche para alimentar a mi hijo de un año.

Sin embargo, lo que recuerdo más nítidamente y que nunca olvidaré es el indescriptible sentimiento de soledad cuando finalmente una se da cuenta de que la desgracia, la desesperación y la agonía que una sufre ha sido vista por todos, que el mundo entero ha sido testigo de nuestro sufrimiento y que nadie ha hecho nada por evitarlo. Es precisamente este sentimiento el que comparto con la gente de Sbrenica, señor Stoyanov. Es este sentimiento el que les transmito, junto con todas las demás víctimas de la guerra de los Balcanes.

El hecho de que el Parlamento Europeo vote mañana sobre el día de conmemoración de las víctimas de Sbrenica me trae algo de paz. Este día de recuerdo no devolverá los familiares fallecidos a la gente de Sbrenica pero, para todos aquellos que hemos sido víctimas de la guerra, significará un reconocimiento de que Europa ha visto nuestro sufrimiento, de que no estamos solos y de que Europa recordará los acontecimientos para que no se repitan de nuevo.

Yo personalmente espero, y trabajaré por ello, que Sbrenica junto con Bosnia y todos los demás Estados de los Balcanes llegarán a ser miembros de la familia europea lo antes posible. Esto es lo mínimo que podemos esperar ante la vergonzosa incapacidad de Europa de prevenir este genocidio y permitir que Ratko Mladić siga en libertad.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  Diana Wallis (ALDE). - Señor Presidente, me gustaría agradecer a la señora Comisaria por sus comentarios de esta tarde en apoyo de esta iniciativa. El pasado julio tuve el privilegio, la obligación y la humillante experiencia de acudir en nombre del Presidente de nuestro Parlamento a la ceremonia conmemorativa en Sbrenica. La ceremonia me ha marcado para siempre, es algo que no olvidaré nunca. Miles de personas reunidas bajo los calurosos rayos de sol del mes de julio: dignificada, triste, una ceremonia conmemorativa, del recuerdo y, por supuesto, de duelo.

Pero debemos recordar porque nosotros, todos nosotros como europeos, tenemos una sensación de déjà vu sobre Potočari, una sensación de complicidad. Todos hemos visto en nuestras pantallas de televisión escenas anteriores a la masacre, antes de la huída a Tulsa. Sentimos una impotencia y una desesperanza que quizá compartimos. No podemos decir «nunca más», pero podemos decir que lo recordaremos, que trataremos de aprender y que ayudaremos a los afectados a seguir adelante. Éstos deberían ser los objetivos de este Día Europeo de Conmemoración. Nunca olvidaré mi experiencia. Nunca olvidaré a las madres, las hijas, las familias que conocí durante ese período. Espero que podamos ofrecerles algo positivo y duradero para el futuro.

 
  
MPphoto
 

  Zita Pleštinská (PPE-DE). – (SK) Apoyo el reconocimiento del 11 de julio como día de conmemoración del genocidio de Sbrenica, cuando la comunidad internacional fracasó en su intento de intervenir en el conflicto y proteger a la población civil. Considero que ésta es la mejor forma de expresar nuestro respeto por las víctimas de la masacre. Durante los varios días de carnicería que siguieron a la caída de Sbrenica, más de 8 000 adultos y niños perdieron la vida. Miles de mujeres, niños y ancianos fueron deportados y un gran número de mujeres fueron violadas.

No podemos olvidar a las víctimas de las brutalidades cometidas durante la guerra de la antigua Yugoslavia. Creo que todos los países de los Balcanes Occidentales apoyarán el reconocimiento de este día.

Debemos enviar un mensaje claro a las generaciones futuras para que no permitamos que se repita otra Sbrenica. Creo firmemente que se llevará a cabo un mayor esfuerzo por hacer que los que todavía son fugitivos comparezcan ante la justicia y que así muchas familias puedan por fin conocer la suerte que corrieron sus padres, hijos, maridos y hermanos.

 
  
MPphoto
 

  Pierre Pribetich (PSE). – (FR) Señor Presidente, la superación de las tensiones del pasado y cualquier esfuerzo por estabilizar los Balcanes Occidentales únicamente depende de que éstos superen su propia historia. Este acto sumamente simbólico de proponer un día europeo de conmemoración, el 11 de julio, es parte de este proceso y persigue varios objetivos. En primer lugar, persigue el objetivo de rendir un homenaje a todas las víctimas de las atrocidades cometidas en Sbrenica y a sus familias y, en segundo lugar, persigue el objetivo de recordar a todos los ciudadanos y a todas las personas de la necesidad de estar alerta y de que la incapacidad de los Estados para actuar inevitablemente conduce a tales atrocidades. También persigue el objetivo de señalar que la Unión Europea debería crear una verdadera política común de seguridad y defensa para así poder intervenir en nombre de los principios y valores que nos unen y nos guían. Finalmente, persigue el objetivo de repetir a los países de los Balcanes Occidentales que su destino natural es unirse pronto a nosotros, pero esto implica su cooperación abierta en todo momento con el Tribunal Penal Internacional para lograr que los criminales de guerra comparezcan ante la justicia. Éste es nuestro mensaje, el mensaje del Parlamento a las generaciones actuales y futuras, para que el tiempo no se transforme en un óxido que corroe nuestros recuerdos, sino que el tiempo devuelva nuestros recuerdos a la vida.

 
  
MPphoto
 

  Jelko Kacin (ALDE). - (SL) Me gustaría continuar con mi discurso porque los familiares de las víctimas me han pedido que exprese su agradecimiento por la comprensión y el apoyo que han mostrado al presentar esta resolución.

Gracias a todos ustedes que han respondido a la invitación de participar en el debate de hoy. Me gustaría, asimismo, aprovechar esta oportunidad para finalizar mi discurso con dos puntos. Esta resolución no se centra en el pasado, si bien también se ocupa de los fallecidos. Esta resolución se centra en los vivos y en lograr un futuro mejor para ellos.

 
  
MPphoto
 

  Călin Cătălin Chiriţă (PPE-DE) . – (RO) La masacre de Sbrenica en julio de 1995, junto con todas las atrocidades cometidas durante la guerra que acompañó a la desintegración de la antigua Yugoslavia, es una página negra en la historia de Europa.

Hay una trágica lección histórica que nos permite comprender una vez más la necesidad de que la Unión Europea desarrolle la capacidad de adoptar medidas eficaces en lo relativo a su política exterior de seguridad y defensa y, especialmente, en lo relativo a la Política Europea de Vecindad. ¿Por qué? Precisamente para que podamos luchar contra problemas como la vulneración de los derechos humanos y los principios del Derecho internacional, los conflictos regionales, el nacionalismo extremista y el separatismo étnico, problemas que hicieron posible las atrocidades cometidas en Bosnia.

Europa necesita una Unión Europea más fuerte y más abierta y que cuente con una política de prevención que evite la repetición de tales atrocidades.

 
  
MPphoto
 

  Alexandr Vondra, Presidente en ejercicio del Consejo. − Señor Presidente, permítame concluir el debate de hoy sobre Sbrenica.

En primer lugar, quiero garantizar que el Consejo sigue decidido a hacer que los autores de los crímenes de Sbrenica, en Bosnia y Herzegovina, así como en el resto de la región de los Balcanes Occidentales, comparezcan ante la justicia.

Nuestra misión PESD en Bosnia y Herzegovina continúa ofreciendo apoyo y asistencia al TPIY y a las autoridades pertinentes.

Sbrenica es, y seguirá siendo, un factor delicado e importante en la vida política de Bosnia y Herzegovina y también de la UE y de la comunidad internacional.

Permítame aprovechar esta oportunidad para instar a los líderes políticos de Bosnia y Herzegovina a abstenerse de utilizar esta dolorosa y atroz experiencia histórica para fines políticos. En su lugar, deberían comprometerse activamente con guiar su país hacia un futuro mejor. Existe la necesidad de continuar con los esfuerzos conjuntos, no sólo en Sbrenica, sino también en la totalidad de Bosnia y Herzegovina. Si Sbrenica tuvo lugar porque no existía un espíritu europeo suficiente, entonces debemos hacer todo lo posible para ayudar a este país a embarcarse en el camino adecuado. Esto significa embarcarse en el camino hacia la UE.

El primer paso hacia Europa se logró con la firma del acuerdo AEA que constituye el comienzo de un largo proceso de adhesión. Sin embargo, se necesita mucho más, más coraje y confianza para luchar por una reconciliación sin reservas apoyada por perspectivas tangibles de integración.

Todos tenemos la obligación con los fallecidos de no convertir en víctimas a los vivos. Ésta es nuestra obligación con las generaciones futuras.

 
  
MPphoto
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión. − Señor Presidente, señora Ibrisagic, yo era una de las personas que estaba viendo la televisión cuando estos terribles acontecimientos tuvieron lugar. Todos pensábamos que las zonas seguras eran eso; zonas seguras. Y a mí, como a muchos otros, me impactó terriblemente cuando escuchamos lo que había ocurrido; o cuando lentamente nos percatamos de la realidad.

Considero que en la Unión Europea únicamente hemos aprendido lo que tenemos que hacer mediante lecciones difíciles para después, poco a poco, elaborar la política común exterior y de seguridad. Éste fue el primer punto, por así decirlo, y después hemos avanzado porque hemos tenido que ser testigos de esta masacre porque no hemos permanecido unidos.

Una vez más, no puedo sino rendirles homenaje por estar hoy aquí y hablar sobre la reconciliación de una forma tan abierta. Debe de ser muy difícil para aquellos que viven con el recuerdo, pero considero que la posibilidad de que Bosnia y Herzegovina llegue a ser miembro de la Unión Europea en el futuro es, quizá, algo que puede ayudar en la reconciliación con las terribles atrocidades cometidas.

 
  
MPphoto
 

  El Presidente. − He recibido seis propuestas de resolución(1) presentadas en conformidad con el apartado 2 del artículo 103 del Reglamento.

Se cierra el debate.

La votación sobre la resolución tendrá lugar mañana (jueves 15 de enero de 2009).

 
  

(1)Véase el Acta

Última actualización: 16 de abril de 2009Aviso jurídico